viernes, 8 de octubre de 2010

Mirame Otra Vez: Capitulo 1


Esta es la última historia que se le ocurrio a mi loca cabeza, así que espero que la disfruten.

Summary: ¿Edward quería una zorra?. Una zorra le iba a dar. Todos van a van a saber quien es Isabella Swan. Van a tener que mirarme otra vez a partir de mañana. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.



Capitulo 1


A las cinco años mis padres decidieron que debíamos mudarnos, a mi padre le habían ofrecido una muy buena oportunidad de trabajo en un pueblo llamado Forks, la jefatura de la policía local, el sueldo era muy bueno y además de la confianza que le estaban dando a alguien tan joven como él hacia que la oferta fuera imposible de rechazar.

Así que el 5 de Septiembre nos mudamos a este tan verde pueblo, yo a penas y tenia amigos antes así que eso no me preocupo para nada.

Nos tardamos un poco en instalarnos, ya que con este nuevo trabajo venia una casa para nosotros, una de las más grandes del pueblo, debido al gran turismo era que la importancia de mi padre era enorme.

El 13 de Septiembre ya estábamos completamente instalados y yo lista para comenzar el colegio, fue el mejor cumpleaños de mi vida.

Flash Back

- Tranquila Bella – me sonrió mi madre – cuando llegues saldremos a comer con tu padre… ya eres toda una señorita de seis añitos – me dio un fuerte abrazo que le respondí

- Chau mami – le di un besito en su mejilla y entre al colegio

La verdad es que no me gusto mucho el colegio nuevo, nadie me hablaba y me sentía muy mal, me hubiera gustado por lo menos hacer un amigo.

A la hora del receso me senté solita en un tronco caído algo alejado de los juegos donde estaban todos los niños, cuando ya estuve lista, saque mi lonchera y la abrí, ahí una sonrisa se me dibujo al ver como mi madre me había preparado un mini pastel con una velita, al lado habían unos fósforos, desde hace un tiempo ya había aprendido a usarlos, era mi tradición pedir un deseo yo solita, después en el pastel grande pedía otro.

Cuando hube prendido la vela cerré los ojos y pensé en mi deseo.

Quiero un mejor amigo.

Apague la velita y sonreí, con mucho cuidado la saque y me dispuse a darle un mordisco al pastel.

- ¿Estas de cumpleaños?

Levante mi vista y ahí, frente a mi estaba el niño mas lindo que había visto nunca, mi corazoncito se comenzó a acelerar mucho, una vez había escuchado a mi mamá decirle a mi papá que eso le pasaba cuando él estaba cerca, quizás este niño algún día iba a ser para mi lo que mi papá era para mi mamá.

- Si – el típico sonrojo llego a mis mejillas

- ¿Cuántos cumples? – se sentó a mi lado

- Seis – susurre bajito

- Yo también tengo seis – me sonrió y vi que le faltaba un diente - ¿Cómo te llamas?

- Bella – ya no me sentía tan tímida, este niño me caía bien

- ¿Bella?... es un nombre algo raro – lo mire con algo de pena, no le gustaba mi nombre – es raro pero muy lindo – me volvió a sonreír – y a ti te queda muy bien

- ¿Y tu como te llamas?

- Edward… y… ¡Feliz cumpleaños! – contrario a cualquier cosa que pude pensar, Edward se acerco y me abrazo.

Edward, Edward algún día seria mi esposo, sonreí con ese pensamiento.

Fin Flash Back


Cada 13 de Septiembre pensaba en ese día, si, Edward a sido mi mejor amigo por estos diez años, pero ni cerca de ser mi esposo, el hermoso niño se convirtió en un hermoso hombre, mas que eso, en un sexy hombre, hace dos años ya que Edward perdió su virginidad y desde ese día no ha dejado de follar con cuanta zorra se le cruce, no le hace asco a nada, a nada excepto a mi, claro, y es que quien se va a fijar en la santurrona Isabella Swan, si ni el mas nerd se da vuelta a mirarme, si no fuera porque Edward me habla y es mi amigo, creo que pasaría callada todo el día en el colegio.

Después de él no volví a tener amigos, las chicas no se me acercaban porque decían que me gustaba Edward, no es que fuera mentira, y los chicos tampoco se me acercaban porque Edward no los dejaba.

En fin, mi vida era Edward Cullen, mi mejor amigo… nada más.

Me vestí como cualquier otro día, después de todo nadie se iba a percatar de mi, sin importar que fuera mi cumpleaños.

Llegue al colegio en el autobús, aunque por fin ahora iba a poder venir al colegio en auto, sabia por mi madre, que mi padre me había comprado uno, ya había sacado mi licencia de conducir y sabia que mañana ya podría venir en el.

No vi a Edward en las primeras horas, aunque sabia que siempre se las saltaba para encerrarse en algún cuarto solitario con su zorra de turno.

El día paso mas rápido de lo que pensaba, no había hablado con nadie, así que a penas sonó el último timbre me apresure a juntar mis cosas porque sabía que con mis padres saldríamos a comer.

Iba por el pasillo cuando una gran mano me detuvo.

- Hola Bella – me gire y me encontré con los azules ojos de Riley, el otro mejor amigo de Edward, aunque a mi ni me hablaba

- Hola Riley – mis mejillas se tiñeron de rojo como siempre que hablaba con alguien que no fuera Edward

- Feliz cumpleaños – frente a mi tendió una rosa roja que mire con los ojos abiertos

- Gracias… ¿Es para mi? – señale la rosa

- Por supuesto

- Muchas gracias de verdad

- Yo… pensaba que… ¿Te gustaría salir algún día?

¿Alguien me estaba invitando a salir?

¿A mi?

- Yo…

- No puede – esa voz la conocía a la perfección

- ¡Edward! – lo llamo Riley – Amigo… no te vi en todo el día… ¿Con quien estabas ahora?

- Con nadie – me llamo mucho la atención la voz hostil de mi amigo – Vamos Bella

- ¿A dónde?

- ¡Vamos! – me miro de una manera en la que solo atiné a asentí

- Adiós Riley – le sonreí – y gracias – levante la rosa

- Mañana hablamos Bella… Edward – lo miro entrecerrando los ojos

Edward me tomo de la mano y me arrastro hasta su volvo, me subí en silencio y así estuvimos por un rato.

- ¿Por qué te portaste así con él? – le interrogue

- Porque Riley solo quiere quitarte tu virginidad

- ¿Qué? – lo mire extrañada

- Nada – meneo la cabeza

- Bueno – preferí dejar el tema - ¿A dónde vamos?

- A celebrar tu cumpleaños

- Pero mis papas…

- Ya les avisé – me miro y sonrió – y este año cenaremos juntos

Manejo hasta el mejor restaurante de Port Angels, tenia una mesa reservada y todo fue de ensueño, al final de la velada llego un mini pastel idéntico al que tenia el día que nos conocimos.

- ¡Feliz cumpleaños! – me sonrió cuando estaba la vela llameando frente a mi – pide un deseo
Que Edward me mire como mujer.

Apague las velas con los ojos aun cerrados, si una vez se me había cumplido el deseo, podía pasar otra vez ¿no?.

El resto de la velada fue perfecta, Edward se porto como todo el caballero que sabia que era.

Nos subimos de vuelta en su volvo y emprendimos el camino hacia Forks, con Edward éramos casi vecinos, sus padre también estaban muy bien acomodados, se podía decir que éramos parte de la clase alta de Forks, aunque Edward sacaba mucho mas provecho que yo.

Él usaba los autos de lujo de su familia, vestía ropa de marca, tenía un celular último modelo, en fin, lo que podría tener un chico popular de 16 años, en cambio yo me conformaba con lo que fuera.

Íbamos por la mitad del camino, estaba bastante solitario, cuando Edward se desvió y se estaciono entre el bosque, apago el motor y se giro hacia mi.

- Ya tienes 16 años Bella – la mirada que me dio me hizo sentir algo de calor en mi cuerpo

- Lo se – quise bromear

- Y bueno… ya eres toda una mujer – se me acerco de una manera que hizo que mi corazón latiera aun mas rápido – y… ya es hora de que vayas conociendo el mundo…

- No… entiendo – tartamudee

- Bella… ¿Te he dicho lo hermosa que eres? – me acaricio la mejilla de una forma totalmente diferente a como lo hacia siempre

- Edward… no… entiendo

- Ven – se me acerco y me desabrocho el cinturón de seguridad, y en un ágil movimiento me sentó a horcajadas sobre él y me movió de tal forma que sentí como su hombría comenzaba a despertar.

- Que… - no pude hablar mas porque un gemido involuntario salio de mi

- Me encantas

No me dejo decir nada mas porque su boca ataco la mía sin piedad, era mi primer beso y definitivamente no dejaba nada a la imaginación, su lengua hizo contacto con la mía y ahora yo, involuntariamente me moví sobre su erecta polla, se sentía tan rico que me volví adicta y los movimiento no cesaron.

- Si cariño – bajo sus besos por mi cuello – mas rápido… te mueves muy rico

- Edward… - lo mire a los ojos y ahora yo ataque a sus labios

Había deseado muchas veces que Edward se fijara en mí, sabía que conmigo seria distinto, cuando él estuviera listo se olvidaría de todas las zorras y por fin podríamos estar juntos.

Las manos de Edward comenzaron a explorar mi cuerpo, cuando se topo con mis senos me moví con mayor ahínco sobre su polla, estaba mojadísima, había escuchado y leído sobre la excitación de la mujer, pero una vez mas, era mil veces mejor experimentarlo.

- Bella – me saco la polera que tenia por la cabeza dejando mis pechos al descubierto, ahora solo cubierto por su brasier – eres exquisita

Bajo su boca hacia ellos y comenzó a chuparlos, corrió la tela hacia un lado y succiono mi pezón, eso si que envió una ola de vibraciones hacia mi mojadísimo centro.

- Mmm se siente rico Edward – lo agarre del cabello y acerque mi boca a la de él

- Vamos al asiento trasero

Nos pasamos hacia atrás y me acostó para ponerse sobre mi, me termino de despojar de mi ropa y él también se desnudo, cuando vi su polla sin nada de por medio me sentí nerviosa, no podía creer que esto iba a pasar y mucho menos en el asiento trasero de un auto.

- Edward yo…

- Mámamela – su voz salió como una orden

Por sus ojos supe que era mejor obedecerlo, jamás me había planteado hacer esto, menos a Edward y mucho menos ahora, así que haciendo acopio de mis vagos conocimientos me la metí en la boca, era tan grande que me atragante, era una sensación bastante rara, no quería hacerlo, pero Edward me tenia sujeta del cabello, no podía hacer mas que seguir los movimiento que él guiaba.

- Edward – me lo saque de la boca – no quiero hacerlo

- Bueno – bufo

Se supo sobre mí y se posiciono en mi entrada.

- Se cuidadoso por favor – rogué

- Tranquila – su punta comenzó a entrar en mí

- ¡Espera!... yo… no estoy muy segura – lo mire a los ojos

- Tranquila – ahora su rostro era totalmente tranquilizador

- Edward – tome su rostro entre mis manos – te quiero

- También te quiero

Me beso y entro en mi golpe, me dolió mucho, pero rápidamente el enorme dolor se transformo en placer absoluto, las embestidas de Edward se tornaron desquiciadas, ahora entendía porque le gustaba tanto practicar el sexo, esto era exquisito y ahora que por fin estábamos juntos iba a ser perfecto, por fin había perdido mi virginidad, pero lo que lo hacia perfecto era que fue con la persona que amaba.

- EDWARD!!!!!!! – grite al alcanzar mi orgasmo

- Mmm Bella – se dejo caer sobre mi – estuvo bastante bien – se levantó con cuidado y se subió los pantalones

- Edward – me levante y me tire a sus brazos, lo amaba tanto – por fin estamos juntos

- ¿De que hablas? – me separo de él y me miro a los ojos

- De que por fin somos novios

- Bella – se carcajeo y me dejo completamente helada – te adoro – tomo mi rostro entre mis manos – eres mi mejor amiga pero esto fue solo sexo… yo… no podía permitir que alguien como Riley tomara tu virginidad

- Edward – unas rebeldes lágrimas se escaparon de mis ojos - ¿Qué dices?

- Digo que pensé que seria un muy buen regalo darte tu primera vez… ahora puedes estar segura que no se la diste a cualquiera – me sonrió y acaricio la mejilla – pero no por eso vamos a estar juntos… tu eres mi mejor amiga… como mi hermana

- Entiendo

El dolor en mi pecho era enorme, sabia que Edward era un verdadero patán con las mujeres pero jamás pensé que podría serlo conmigo.

Edward quería una zorra.

Una zorra le iba a dar.

Todos van a van a saber quien es Isabella Swan.

Van a tener que mirarme otra vez a partir de mañana.

7 comentarios:

  1. oooooooooooohhhh!!!!!! esto si que es diferente pero igualmente bueno ya me engancho la historia y ese edward yo lo hubiera golpeado o pateado o algo parecido de puro coraje pero creo que bella si sabe como vengarse, huuujjjuuu por ella, soy de mexico y me gusta tu blog lo encontre a travez de noel, cuidate que estes bien. haaaa soy anissa luna.

    ResponderEliminar
  2. Que buena historia joha como todas as que he leido de ti gracias por alegrar nuestras vidas con tus historias

    ResponderEliminar
  3. awwwwwwwwwww esta muy bueno el fic felicitaciones joha

    ResponderEliminar
  4. Que buena historia joha como todas as que he leido de ti gracias por alegrar nuestras vidas con tus historias

    ResponderEliminar
  5. esto se va a poner bueno. El queria una zorra y ella se lo iba a dar ademas asi dejara de comportase como un idiota. me encanto, no dejes de escribir

    ResponderEliminar