miércoles, 20 de octubre de 2010

Mirame otra vez - Capitulo 7


Septimo capitulo, espero que lo disfruten.

Summary: ¿Edward quería una zorra?. Una zorra le iba a dar. Todos van a van a saber quien es Isabella Swan. Van a tener que mirarme otra vez a partir de mañana. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 7



Estaba muerta, cansadísima, me dolía todo el cuerpo y no era precisamente por la actividad que había tenido con Edward ayer, era mas que nada por todo el estrés que se me estaba acumulando, por fin era sábado, hoy llegaba Bree, eso de verdad me tenia muy contenta, hace mas de un año que no veía a mi amiga y en estos momentos la necesitaba mucho.

Esta saliendo de un relajante baño cuando mi teléfono celular comenzó a sonar, no me apresure en contestarlo porque sabia por el sonido que era solo un mensaje de texto, cuando lo abrí me encontré con algo que había olvidado.

Bells, recuerda que hoy te daré tu sorpresa, para a buscarte a las 8.
Besos Riley.


Sonreí al pensar en lo que me esperaba hoy, de verdad que tenía mucha curiosidad por como seria estar con él.


Mire la hora en el celular y este recién marcaba las 11 de la mañana, Bree llegaba a la 1 así que aun tenia tiempo para arreglarme, por supuesto que mi amigo vendría a buscarme, aunque no le gustara volver a ver a su prima. Esa era una conversación pendiente con Edward, a pesar de que le he preguntado muchas veces el porque de su rencor no termina de darme una respuesta concreta y eso de verdad me molesta, siento que hay algo que me esta ocultando.

Me pare en seco mientras me embetuna con crema cuando una horrible idea me cruzo por la cabeza

¿Será que hay entre ellos?

¿Alguna relación incestuosa?

No me sorprendería de Edward, lamentablemente, pero de Bree… ella es la única en este mundo que sabe lo que siento por mi mejor amigo y se supone que ella es mi mejor amiga, así que si se acostara con Edward estaría rompiendo alguna clase de código entre amigas ¿no?.

Sacudí un par de veces mi cabeza para alejar esas idea, no me hacia muy bien estar dándome manija con ideas que no me llevaban a nada.

Termine de arreglarme, puse un poquito mas de esmero porque quería que Bree viera parte de mi cambio, se que le agradaría ya que mas de alguna vez me había insinuado que me escondía bajo mis ropas y que sabia que mi cuerpo estaba bien formado.

- ¡Bella! – bufe, ese Bella me tenia harta

Amo a mi madre, pero ¡Vamos!

¿Qué le cuesta subir a hablarme en vez de gritarme?

Me levanto y acuesto con sus gritos, peor aun así la quiero.

Me eché un poco de perfume, tome mi bolso y baje.

- Estas hermosa bebé – Renné se me acerco y me dio un beso en la frente – veo que estas muy contenta – me miro a los ojos y sonrió

Ella misma me había llevado ya un par de veces en estas semanas de compras, poco a poco mi closet estaba cambiando, amaba que mi madre me entendiera sin hacer preguntas, porque ni una sola vez me había preguntado el porque de mi cambio de look.

- Si – le sonreí de vuelta – extraño mucho a Bree

Escuche un bufido y recién ahí gire mi vista para encontrarme con Edward sentado en el sofá.

- ¿Nos vamos? – se puso de pie y comenzó a jugar con las llaves de su auto

- Hola Bella ¿Cómo estas?, Bien gracias Edward – dije todo rápido y con mi mejor tono sarcástico

- Hola Bella – lo vi apretando la mandíbula - ¿Cómo estas amiga?

¿Era idea mía o Edward de verdad estaba de malas?

- Hola – me acerque a él y le di un beso en la mejilla

Pareciera que ese gesto lo relajó un poco porque cuando lo volví a mirar me regalo una de sus típicas sonrisas.

- Vamos ¿si?

Solo asentí con la cabeza y lo seguí mientras mi madre se despedía con la mano.

Nos subimos a su auto sin decir una sola palabra, sin darme cuenta comencé a jugar con mis manos, estaba nerviosa, quería preguntarle a Edward si se había acostado con Bree pero no quería parecer una novia celosa, jamás le había preguntado por sus conquistas y no quería empezar ahora que ya hemos tenido sexo.

- Deja de pensar tanto y dispara

Me gire a mirarlo y a pesar de tener los ojos fijos en la carretera pude ver por su perfil como una coqueta sonrisa se dibujaba en su rostro.

- No… es solo que – separe mis manos y pase una por mis cabellos para sacar los que había caído en mi rostro – no quiero que te enojes o pienses mal

- Vale – soltó el aire que tenia contenido – tiene que ver con Bree

- Sip – remarque bien la p y me acomode mejor para verlo – quiero saber porque te llevas tan mal con ella

- No me llevo mal – lo vi como comenzaba a tirar de su cabello, estaba nervioso

- Si no me quieres decir no importa – me cruce de brazos y fije mi vista en la ventana

- No te enojes – no necesite mirarlo para saber que había vuelto a endurecer sus facciones

- No me enojo… solo no te rogare mas… es tu problema si no quieres contarme

- ¿Mi problema? – levanto un poco la voz, pero solo un poco

- Si… porque te advierto que mi cabecita da para muchas conjeturas – me gire a mirarlo y procure en clavarle mis ojos en los suyos

- Así que supongo que estás ideando cosas estúpidas como siempre

- ¿!Ahora soy estúpida!? – me removí un poco mas en el asiento, estaba comenzando a enojarme de verdad

- No… solo tus conjeturas… apuesto que estás pensando es idioteces como que Bree me mato a Miky – Miky era su perro, murió cuando teníamos 14 y a pesar de que ya éramos grandes Edward lloro mucho – o que me acosté con alguna de sus amigas - ¡Rayos! que no fuera por ahí porque iba a adivinar - ¿Es eso verdad?

Se giro hacia mí y ya no había ni un solo dejo de enojo, ahora estaba totalmente contento como si hubiera descubierto la cura para el sida.

- ¿Qué? – entrecerré los ojos - ¿Qué es lo que pienso? – lo desafié

- Piensas que me acosté con Bree

De solo ver y escuchar la forma en que lo dijo supe que era mentira, él no se había acostado con ella porque o si no lo hubiera negado, no le gustaba que yo supiera que tantos coños habían acogido a su polla.

- No era eso – me enfuruñe como todo una niña, odiaba ser tan transparente para él

- Y si no era eso… ¿Qué es entonces? – me desafió con la mirada, así que tenia que hacerlo quedar mal

- Pienso que no se soportan porque tu – lo apunte – estas secretamente enamorado de mi y Bree también… así que entre los dos luchan por mi amor

Me largué a reír por la gran estupidez que había salido de mis labios, pero cuando sentí mi carcajada sola me di cuenta que faltaba la de Edward, cuando gire a verlo estaba con las manos apretando el volante y la vista perdida en la carretera.

- ¡Vamos! – lo golpee en el brazo – no era para que te enojaras, si solo era una broma para distender el ambiente

- Lo se – una sonrisa algo rara apareció en sus labios

- Se que no piensas en mi en ese sentido – trate de tranquilizarte – ya hablamos eso, no quiero que ahora no podamos decirnos bromas

- Esta bien – comenzó a relajarse

- Se que algún día me lo dirás – ahora yo me puse seria – esperare a que estés listo

- No es tan fácil – se rindió

- ¿Es algo familiar? – mi tono de voz ahora era totalmente de comprensión

- Algo así – arrugo la frente, eso solo lo hacia cuando estaba pensando mucho sobre algo

- Esta bien – le sonreí – yo también te tengo secretos – le saque la lengua y me reí

- ¿Así? – me siguió el juego - ¿Cómo cual?

- Como que hoy me acostare con Riley – levante ambas cejas en su dirección

- ¿Te das cuenta que eso ya no es secreto?

Me golpee en la frente en un gesto bastantemente dramático y comenzamos a reír juntos.

- Bueno – me encogí de hombros – no me gusta tener secretos contigo – iba a hablar pero lo interrumpí – y no te estoy reprochando nada – me sonrió y respiro hondo - ¡Llegamos!

Chille cuando Edward aparco el auto en el aeropuerto, estaba a unos momentos de ver a mi mejor amiga, todavía era temprano así que tenia tiempo para hablar con ella antes de mi cita con Riley.

Nos bajamos y yo ya estaba buscando el vuelo cuando Edward aun venia caminando, estaba en hora, así que en unos diez minutos saldría del embarque.

- ¡Estoy emocionada! – le di un pequeño empujón a mi amigo

- Me alegro

Paso uno de sus brazos por mis hombros y aunque mi corazón se acelero no fue como antes, creo que por fin estaba superando mi amor por Edward y podríamos ser totalmente amigos sin mis tontos sentimientos de por medio.

Ahora que lo pienso ese era un secreto que le tenia, aunque no lo era tanto, le confesé esa noche que lo quería pero después lo desmentí, quizás algún día le diga a Edward Cullen cuanto lo amé… claro que para eso tendría que dejar de amarlo por completo.

- ¡Bellita!

Gire mi vista buscando a la dueña de esa voz, entre toda la gente se venia abriendo paso una pequeña chica que cargaba un enorme carro con maletas.

- ¡Bree! – me solté del brazo de Edward y salí a su encuentro – te extrañe amiga – en cuanto la tuve cerca la apreté a mi cuerpo

- Yo también – era un poco mas baja que yo así que quedaba apretada a mi pecho

- ¿Cómo estas amiga? – me separe para verla mejor pero sus ojos vagaban por mi cuerpo – ¿Te gusta mi nuevo look? – le sonreí para demostrarle que estaba bien

- Te ves muy sexy – me hizo una asentimiento – mejor que si lo hubiera hecho yo – ya varias veces ella misma se había ofrecido para realizarme un New Look – es sexy pero sigues siendo tu… perfecto

- Gracias – me sonroje un poco

- Así que ya no eres virgen – la mire con los ojos muy abiertos por su confesión, porque no tenia una pizca de pregunta en su tono - ¿Fue con Edward?

La hice callar y la moví porque estaba comenzando a llamar la atención.

- Tenemos mucho que hablar – declare firme

- Bien – me apunto con uno de sus delgados dedos – pero quiero la versión extendida

- Lo prometo – levante la mano en señal de promesa

- Ahora – me puso de puntillas buscando algo - ¿Dónde esta el coso que tengo por primo?

- ¿Coso? – la mire con el cejo entrecerrado

- Claro… coso… porque su coso parece ser lo único que funciona

- Supongo que por coso te refieres a la enorme serpiente que escondo en mis pantalones – me gire para mirar a Edward que tenia una sonrisa de suficiencia dibujada

- No primito – le golpeo levemente el hombro – eso seria cosito minúsculo

- ¿Es cosito Bella? – me miro sonriendo aun mas

- Ya saben como son las cosas – levante ambas manos – no tomo bando por ninguno de ustedes dos – los apunte a ambos

- Bien – bufo Bree – por coso me refería a tu cerebrito – le pincho con un dedo en la cabeza – ya me dijo mi padre que estas en el cuadro de honor nuevamente – se giro hacia mi - ¿Puede ser mas nerd?

- Los nerd no tienen sexo… y yo tengo mucho – se apresuro a responder Edward

- ¿Nos podemos ir? – ambos me miraron – creo que todo el aeropuerto se entero de la vida sexual de Edward

- Vamos – mi amigo se dio media vuelta y comenzó a avanzar

- ¡EY! – el grito de Bree se escucho muy fuerte – ¡Lleva mis maletas!

- Vamos – me puse a su lado – yo te ayudo

- Gracias – me sonrió

Comenzamos a avanzas y Edward ni se inmuto, parece que esto iba a dar para largo, y yo necesitaba la razón del porque se llevaban tan mal.

Si o si lo iba a descubrir.

________________

Besos, Joha!

1 comentario:

  1. siiii yo tambien quiero saber porque se llevan tan mal los primitos, que oscuro secreto habra, jajajaj ya me estoy haciendo ideas locas como bella, o no tan locas??? haaaa ya estoy bien enganchada con la historia ya quiero leer mas, que estes bien joha cuidate.

    ResponderEliminar