lunes, 22 de noviembre de 2010

Sexcall ¿Cual es tu mayor fantasia sexual? - Capitulo 9


LO SIENTO!!! Mañana si o si capitulo nuevo de MOV, es que he andado con dolor de cabeza y me cuesta concentrarme en escribir. Besos y Comenten!!!

Summary: ¿Por qué el cielo me odia? Justo en mi último día de trabajo este infierno se convirtió en mi paraíso. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 9


Edward POV

Decir que quería darle un muy buen golpe en medio de su lindo rostro por haber interrumpido ese tan fogoso beso, es quedarse corto, quería arrancarle cada rubio cabello de su cabeza y quemarlo por ahí, pero como soy todo un caballero, me contuve.

- Tanya… ¿Qué pasa? – me gire hacia mi amiga, y ese rubor tan agradable en ella había aparecido

- Bellita – la rubia se cruzó de brazos y nos miró sonriendo – veo que han puesto en marcha su acuerdo - ¿Bella le conto?, bueno, parece lógico, es su mejor amiga – pero deberían tener cuidado – miro por la ventana y su sonrisa se ensancho – tu cita acaba de llegar – apunto hacia la ventana

- ¡Mierda! – mi ángel miro por todos lados como buscando algo - ¿Dónde demonios están mis zapatos? – comenzó a buscar por la sala, le mire los pies y los tenia calzados, pero eso me hizo sentir mal, era evidente que Jasper la ponía nerviosa

- Los tienes puestos – por más que quise sonar gracioso no pude

- Cierto – respiro hondo y el timbre sonó – Edward – llego a mi lado – por favor escóndete… no quiero más rumores – me miro como solo ella es capaz de hacerlo y aunque no me agradaba la idea, lo hice

- Ok… - la rubia estúpida me guio hacia una sala, cuando entre me di cuenta que era la cocina

- Jasper – desde aquí se escucha excelente lo que hablan en la sala

- Así que te gusta Bella – me gire hacia Tanya y esa maldita sonrisa no se le borraba del rostro

- No… es mi amiga

- La mía también… y por más que me gustaría besarla… no la miro como si fuera el sol - ¿Cómo es eso que quería besarla?, creo que noto mi duda – ahhh… por cierto… soy bisexual – se notaba algo de entusiasmo en su voz – hoy lo descubrí… Bella me ayudo

- Estas preciosa – esa maldita voz me saco de mi nube

- ¿A dónde vamos? – el nervio en la voz de Bells se sentía a kilómetros

- Sorpresa – si hasta puedo imaginar su estúpida sonrisa en su estúpido rostro de niño chico

- Y así es como termino de confirmar que te gusta Bella – volví a girarme hacia la rubia después de que sentí la puerta cerrarse

- No entiendo – me cruce de brazos y la encare

- Te gusta Bella – ahora su rostro era un tanto más serio – se te nota… pero – tomo aire – algo me dice que si lo de ustedes fuera… seria serio… y Bella necesita – rebusco las palabras correctas en su diminuto cerebro – como decirlo – y la tarada aun no encontraba las palabras - ¿Con cuántas mujeres te has acostado?

- ¿Perdón? – y eso a ella que mierda le importaba

- Responde – bufe por lo bajo

- Muchas – la verdad es que aunque trata no podría darle un número exacto

- Y Bella con nadie… ella necesita experiencia – por algún jodido motivo le encontré razón y eso no me gusto – por tu rostro sé que sabes que estoy en lo cierto – maldita bruja

- Ok… supongamos que te sigo – me apoye en el mueble de cocina

- Nada – se encogió de hombros – yo me acostado con muchos hombre y mujeres y sé que me ha servido para encontrar mi lugar… no el lugar de una zorra eh – me levanto la mano aclarando – ahora ya soy capaz de saber qué es lo que busco

- Aunque no lo creas - sonríe y medio bufe – te entiendo a la perfección

- Bueno… por eso te pido – me miro directo a los ojos – no le arruines esto – le fruncí el ceño – sé que viniste a arruinarle la cita

- ¿Eres bruja? – rio con fuerza

- Nop – negó con la cabeza – soy una mujer bastante intuitiva

- Es bueno saberlo – lo dije muy bajo así que no estoy seguro que me haya escuchado

- Bueno – enderezo su postura – aclarado ese punto… ¿Quieres tener sexo conmigo ahora? - ¿De verdad me estaba preguntando eso?

- Tanya – busque la forma más sutil de rechazarla – no me acostaría contigo ni aunque fueras la última mujer – la mire de arriba abajo y tenía que reconocer que en otro momento le hubiera dado tan duro hasta que no pudiera caminar, pero definitivamente había cambiado – bisexual en el planeta

- Bien niño bonito – me sonrió – me gusta que sepas respetar a mi amiga – miro el reloj de péndulo que colgaba en una de las paredes de la cocina – ahora si me disculpas – hizo un gesto de levanta y acomodar su busto – me voy a tener un poco de sexo… así que te pediría que te retiras

- Eres directa… ¿Sabias?

- Bells siempre me lo dice

No me quedo más remedio que salir de ahí y disponerme a pasar una muy solitaria noche conmigo mismo.

Bella POV

Si antes pensaba que Jasper era un encanto, estaba equivocada, es mucho más que eso, creo que es el chico por el que espere tanto tiempo, me llevo al mejor restaurant de la zona, me dejo pedir, no se las dio de macho rudo ni nada por el estilo, no me hizo escena de celos cuando el camarero coqueteo conmigo, nada… y la charla… la charla fue excelente, aunque no tengamos los mismos gustos, supimos escucharnos y comprendernos en lo que decíamos.

Había solo algo que me estaba molestando, y mucho… no había tratado de besarme en ningún momento, y sé que mi experiencia no es grande, pero podría jurar que eso es lo que tratan de hacer los chicos en las citas.
Ya estaba llegando al final la velada, y él como el hombre caballeroso que es, me acompaño hasta la puerta de mi casa.

- La pase muy bien Bella – su sonrisa era capaz de iluminar hasta la noche más oscura

- Yo también – no pude evitar el leve sonrojo que se agolpo en mis mejillas, pero estaba tan oscuro que dudo que lo haya visto

- ¿Podemos repetirlo?

- Si – conteste tan rápido y tan ansiosa que me golpee mentalmente

- Excelente – y esa maravillosa sonrisa se ensancho

- Bueno…

- Si… hay un concierto de una banda que mencionaste… creo que es el próximo martes – MENTIRA… ¿Estaba hablando de Musse?... o sea no solo me prestó atención si no que iría a verlos por mí, definitivamente Jasper es el hombre por el que espere

- ¿Musse? – pregunte con algo de cobardía en la voz

- Si

- Pero no te gusta – y de nuevo vine mi golpe mental, a este paso iba a quedar tarada

- Pero a ti si – lentamente, muy lentamente acerco una mano para acariciar mi mejilla – nos vemos – y cuando pensé que finalmente me iba a besar, dejo un beso en cada una de mis mejillas, y debo decir que me moje algo con ese gesto

- Nos vemos – escondí mi rostro y entre en la casa

Esa noche casi no pude dormir, pensé en Jasper la mayor parte de la noche, y no digo que toda, porque una buena parte pensé en Edward y esos besos que me dejaban a punto del orgasmo y otra parte pensé en esa voz que si me llevo varias veces al orgasmo, pero después de mucho analizar, descubrí que Edward y la voz sexy solo eran cosas irreales, él único real en esta historia era Jasper.

Al otro día me levante justo para ir al trabajo, gracias al cielo ya era viernes, así que no dude en que hoy pondría en marcha mi trato con Edward, quizás no consumáramos, pero necesito urgente aprender el juego de la seducción.

Llegue a la oficina y no fue mucho lo que paso, más bien poco, no pude salir a comer a la hora de almuerzo porque me mantuve todo el día terminando la entrevista, quería salir luego de esto y así poder dejar luego mi trabajo de infierno y concentrarme en escribir cosas que no tuvieran que ver con ello, así que aproveché al máximo mi tiempo, así el lunes cuando me fuera a “entrevistar”, no tendría que volver, diría que lo hice todo en una sola entrevista.

Lo único que distrajo mi día fue un mensaje de texto que me llego de Jasper indicándome que le había encantado nuestra cita y que no podía venir a verme porque también estaba ocupado, pero creo que fue mejor así, no sé en qué punto estábamos como para vernos, definitivamente aun no empezamos ninguna relación.

Cuando levante la vista hacia el reloj que colgaba en mi pequeña oficina, vi que marcaba las cinco, me apresure en guardar todo y me dirigí a la oficina de mi amigo, rezando porque aun estuviera ahí, no sabía si hoy tendría alguna cita de sexo furtivo o no, sé que aún no empezábamos con el trato así que quizás quería sexo antes de empezarlo.

- Señorita Swan - ¿alguna vez el señorita se había escuchado más como… maldita perra, zorra, prostituta, adicta a las pollas y mil adjetivos más?, claro, ese placer es solo de Alice

- ¿Esta Edward? – le sonreí porque sabía que lo molestaba

- Si… pero no se podrá atenderla – sonrió con suficiencia como si ella pudiera detenerme

- Estoy segura que para mí esta – me pase la lengua por los labios para darle una no tan equivocada impresión, porque si… por primera vez venia por sexo a la oficina de mi amigo – así que con permiso

No espero su respuesta pero la escuche refunfuñar mientras entraba a la oficina, toque un par de veces y abrí sin esperar respuesta, Edward estaba guardando sus cosas asi que llegue justo a tiempo.

- ¿Ya te vas? – supuse que no me sintió entrar porque se exalto un poco al escuchar mi voz

- Si – me sonrió – no te vi en todo el día – si… es que deje todo listo para la entrevista del lunes – comencé a jugar con mis manos… ¿Qué tan difícil es pedirle un poco de sexo a tu amigo?

- Ahhhh que bien – cerro su maletín y lo dejo sobre la mesa

- ¿Qué vas a hacer ahora?¿Tienes alguna cita o algo?

- No… ¿porque? – se cruzó de brazos y se apoyó en su escritorio, estoy segura que sabía por dónde venia

- ¿Puedo ir contigo a tu casa? – de golpe fue más fácil

- ¿Para…? – se estaba haciendo el tonto y lo supe

- Edward – hice un muy infantil puchero – sabes porque

- Para tus lecciones – me sonrió de costado

- Exacto

Se me acerco peligrosamente y me beso, fue un beso un tanto más gentil pero aun así ardiente, lamentablemente se separó muy rápido.

- Bien… hoy veremos la primera lección

- ¿Cuál? – cuando me di cuenta ya me estaba arrastrando fue de la oficina con su mano apoyada en la parte baja de mi espalda

- Hasta el lunes Alice – vi a la secretaria de mi amigo y si su mirada matase yo ya estaría mil metros bajo tierras, Edward llamo el ascensor y me empujo adentro con algo más de fuerza

No tuve tiempo de reaccionar cuando me acorralo en una de las paredes y con su rodilla comenzó a tocar mi centro, ese solo roce hizo que me empapara por completo

- ¿Adivinaste cuál es la primera lección? – rápidamente me soltó dejando aún más confundida, pronto las puertas del ascensor se abrieron dejándonos en el estacionamiento, como buen caballero que también es, me abrió la puerta para entrar

- ¿O sea que la primera lección es acorralarme en un ascensor y dejarme toda excitada y con las bragas estrujando? – arranco el auto con una gran sonrisa

- Nop… pero es bueno saber que te mojes por mi

- Tú te poner duro por mí – no sé dónde mierda saque confianza pero en un ágil movimiento mi mano aprisiono su pene que comenzaba a endurecerse

- Bella – lo dijo con los dientes tan apretados que sé que le gusto

- Entonces – apreté un poco más mi agarre - ¿Cuál es la primera lección?

- Esa misma – lo mire sin entender – juegos previos – me sonrió y aumento la velocidad del auto.

________

Besos, Joha!!

3 comentarios:

  1. genial ....yo quiero lecionescon edward

    ResponderEliminar
  2. OMG!!! yo tambien quiero que Edward me enseñe todo eso...

    ResponderEliminar
  3. uy que buen maestro es ed jajajaja o gran maestro enseñame jajajaj solo espero que bella caiga y deje a el rubiecito feo ese jajajaj para eso esta alice jajajja salidos

    ResponderEliminar