martes, 25 de enero de 2011

Rescatame - Capitulo 12


Hola!!!. Nuevo cap de Rescatame. Besos!!

Summary: Vivo un infierno y ruego porque algún día llegue un ángel a rescatarme, pero se que es imposible, así que es mejor escapar a mi lugar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 12


Mi corazón seguía latiendo descontroladamente, por un momento pensé sinceramente que se me saldría del pecho.

Lleve mis dos manos a mi corazón y cerré los ojos tratando de regularizar.

- Dios – bufe – Esme… de verdad quieres matarme… casi me da un infarto

Sentí unos reconfortables brazos rodearme, sabia muy bien de quien eran así que solo me deje reposar en él.

- Mi niña – hablo Esme – les advertí que tuvieran cuidado… Emmett esta furioso y creo que todo te esta saliendo bien… no lo echen a perder por no tener cuidado

- ¿Qué quieres decir? – fruncí el ceño confusa

- Lo que Esme trata de decir es que… - por fin escuchaba la voz de Edward, si hasta había pensado que se había quedado mudo – ya te has enfrentado a Emmett, acusando de todo y hasta de infidelidad… pero si el encontrara que tu también tienes un amate – hice una mueca, no consideraba para nada a Edward mi amente – todo se podría venir abajo… él también podría denunciar infidelidad y hacerse la victima

- ¿Entiende mi niña? – no vi cuando Esme se me acerco y comenzó a acariciar mis cabellos

- Algo… pero no dejare que Emmett me acuse de nada – hable con firmeza

- Bella – Edward tomo mis manos entre las suyas – Esme tiene mucha razón… y aunque parezca injusto, para la justicia no importaran tus motivos para tener un amante

- ¡Tu no eres mi amante! – exclame furiosa

- Lo se… - se dejo caer en el sofá – para nosotros esto no es una relación de amantes – los apunto a ambos – pero ante los ojos de los demás tu estas casada y mantienes una relación extra marital conmigo

- Mi niña – Esme volvió a abrazarme – estas tan cerca de salir de este infierno que te paso algo y lo arruine

- Entiendo todo y prometo tener mas cuidado

- Otra cosa impórtate que me gustaría saber es… ¿Dónde tienes todas esas pruebas y fotos que mencionaste?

Dude un momento, este no era para nada el mejor lugar para hablar, recién estábamos diciendo que debíamos tener mucho mas cuidado, y tampoco quería involucrar mucho mas a Edward en esto, así que creo que aun no era el momento de develarme mi escondite a nadie.

- Digamos que están muy bien guardados – les sonreí – Esme – me gire a mirarla - ¿Dónde esta Emmett y Rosalie?

- Emmett salio a penas lo dejaste solo y a la chica nueva no la he visto – se encogió de hombros

- Esta en el cuartucho del fondo – le dije con una sonrisa - ¿Puedes decirle que la espero en la sala por favor?

- En seguida mi niña – se giro y tomo el pomo de la puerta – cuidado ustedes dos – se giro para mirarnos con un dedo debajo del ojo

En cuanto la puerta se cerró a sus espaldas sentí los fuertes brazos de Edward rodeando mi cintura.

- Supongo que no podrás venir a dormir conmigo – sus labios rápidamente se apoderaron de mi cuello enviándome un montón de descargas calientes a mi sexo

Después de que conocí el placer del sexo… no… de hacer el amor con Edward, era muy difícil controlar el deseo que siente mi cuerpo cuando lo tengo tan cerca.

- Mmm… no me tienes – susurre – que me dan ganas de tirar todo por la borda

- Paciencia mi niña… muy pronto podremos gritarle al mundo nuestro amor

- Rezo por ese día

Sin mas me gire y busque sus labios como si de ellos saliera el aire que respiro y es que tampoco estaba tan mal, estar cerca de Edward aunque solo fuera viéndolo me bastaba para estar tranquila y encontrar la fuerza que me ayudaba a seguir.

- Necesito tenerte – gemí en su oído y mordí su lóbulo

- No podemos ahora… Rosalie te debe estar esperando – se separo de mí

- ¡Esa perra! – hable con los dientes apretados – si cree que esto es lo mismo que era antes esta muy equivocada

- Haz lo que consideres correcto pero cuídate – frunció el ceño – esa mujer no me gusta para nada

- Mejor así – lo apunte con el dedo – mira que te estoy observando – entrecerré los ojos y eso solo provoco una profunda carcajada por parte de Edward

- ¿Cómo puedes pensar en que me interese en esa rubia desteñida? – a pensar de que su voz sonó entre risas pude entenderlo

- Mejor así – baje la vista

- Ven

Me acerco a su cuerpo y volvimos a unir nuestros labios pero esta vez solo fue un beso sin mayores deseos.

- Voy a hablar con la mucama mejor

Me puse de puntillas para besarlo y salí rumbo al salón, me pare afuera y alise mi ropa antes de entrar, sabia que Rosalie le diría a Emmett cualquier cosa que pasara así que tenia que tener mucho cuidado con ella.

- Rosalba – erre su nombre a propósito y la escanee – te pido que cuando estés en casa uses tu uniforme – le di una sonrisa cínica – así no hay confusiones, recuerda que eres la mucama y no la señora de la casa

- Yo… - la vi apretar los puños y se que también lo estaba haciendo con sus dientes

- Hace ya mucho tiempo que se fue nuestra última mucama – un escalofrío me recorrió el cuerpo al pensar en la paliza que me había dado Emmett cuando Jessica se fue, pero le di la espalda a Rosalie para evitar que viera mis emociones – así que la casa no esta en sus mejores condiciones

- Espero que no espere que tenga todo listo en un solo día – su tono de verdad me molestaba, era demasiado altivo

- No Rosalba – le sonreí – te daré una semana para que tengas todo impecable – su rostro se desfiguro inmediatamente – por ahora quiero que para mañana en la noche tengas reluciente la sala y el comedor… vendrán mis padres a cenar

- Pero…

- Nada – hable fríamente – si no puedes con el trabajo me avisas y contrato a otra persona

- Emmett me contrato – se cruzo de brazos – no puede despedirme

- Querida – me le acerque – no me importa si te acuestas con él – le sonreí y ahora si que su rostro se desfiguro y soltó sus brazos – pero la que paga tu suelo soy yo… Emmett es solo un trabajador en mi empresa… y espero que ambos recuerden siempre eso

- Él dijo que no tendría que limpiar la casa que solo vendría aquí como…

- ¿Su compañera de cama? – me burle – tendrá que ser de la tuya… porque si pones un solo pie arriba – apunte las escaleras – el poco dinero con el que pienso dejar a Emmett después del divorcio será nada

- Bien – gruño entre dientes

- Y una cosa mas Rosalba – le mire las manos – espero que te cortes esas uñas… no me gustaría tragarme una en la ensalada

- Si señora

Se giro sobre sus talones y salio de la sala, sabía muy bien que toda esta conversación llegaría a oídos de Emmett pero era mejor que entendiera que todo esto no era un juego.

.
.
.

Desperté con energías nuevas, tenia muy bien pensado lo que haría este día, así que me aliste con mucho ahínco, porque quería llegar luego a donde me dirigía.

Baje a desayunar y sin decirle nada a Esme le pedí que le pidiera al chofer que prepara el coche, nunca hacia uso de Garrett, las verdad es que su sueldo era solo para que aparentara estar a mi disposición, pero como no tenia permitido salir, estaba todo el día en casa sin hacer nada.

Pase por la sala y sonreí al ver a una muy despeinada Rosalie en cuatro patas limpiando el piso, preferí no decirle nada, tampoco quería humillarla como tantas veces mi esposo lo hizo conmigo.

Salí y Garrett se veía bastante nervioso.

- Señora – estaba al lado de la puerta pero no la abría – yo no se si…

- Vamos – no le dije nada mas porque sabía que Emmett le había dado órdenes de que no podía salir de la casa – tengo muchas cosas importantes que hacer.

En cuanto toque los asientos de cuero deje caer la cabeza, esto que iba a hacer debería haberlo hecho hace mucho, le di las indicaciones a Garrett y me dispuse a disfrutar del paisaje.

.
.
.

El día había sido verdaderamente agotador, pero el viaje también me había servido para saber que Garrett estaba cien por ciento de mi lado, él también sabia muy bien lo que pasaba en la casa y me había ofrecido su ayuda, declaración o lo que hiciera falta.

- ¿Dónde mierda estabas? – me rugió Emmett en cuanto entre a casa

- De compras – me encogí de hombros y le mostré la bolsa – mis padres vendrán a cenar y quiero darles una buena impresión – mire por sobre su hombro la sala – veo que la nueva mucama se esmero de verdad

- No tienes derecho a tratarla así – gruño

- ¿Cómo? – lo mire inocentemente

- Tu…

- Ya se lo dije a ella, si no puede con el trabajo buscare otra mucama y tu podrás cogertela tranquilamente en otra parte – me levante de hombros – ahora mejor me voy a vestir

Pase por su lado pero en vez de ir a mi cuarto fui a la cocina, por mi emoción de la mañana se me había olvidado por completo decirle a Esme que le había prometido a mi padre el cordero especial que ella hace.

- Hola – la sonrisa que tenia no se borraba con nada

- Hola mi niña – Esme se movía con gran agilidad por la cocina

- Esme se me olvido decirte que…

En cuanto Esme se dio vuelta vi que es sus manos estaba la bandeja con el cordero listo para entrar al horno, sonreí por lo bien que me conocía mi nana.

- ¿Te ha dicho que eres la mejor? – le sonreí

- No… pero se que lo piensas – me dio un beso en la mejilla y siguió con su trabajo

Yo me apresure a alistarme porque ya se nos venia la hora encima. Entre a bañarme y comencé a vestirme, nunca me había demorado tanto así que ahora tampoco fue la excepción.

En poco tiempo estuve vestida y maquillada, solo me faltaba peinarme pero recordé que no había visto a Edward en todo el día y que lo más probable es que tampoco pudiera verlo ahora, así que le envié un mensaje de texto.

Amor, siento no poder verte hoy.


Te amo.


Bella.


Comencé a peinarme y mientras arreglaba mis bucles sonó mi celular.

Yo también


No pienses que te he olvidado


Estoy preparando una sorpresa.


Te amo


Edward

Sonreí solo de la alegría de saber que Edward esta al pendiente mío.

Baje a la sala y en cuanto toque el suelo me encontré con que mis padres ya había llegado, estaban ambos sentados junto a Emmett en la sala.

- ¡Hola! – me acerque a mis padres y deje un beso en sus mejillas – hola amor – con el vomito prácticamente en mi boca deje un casto beso en sus labios, sabia que debía aparentar junto a mis padres

- Hola hija – mi padre me sonrió muy complacido – que bueno que nos invitaste

- Saben que pueden venir cuando quieran – me senté junto a Emmett – además Esme esta preparando su cordero al horno

- ¡Excelente!

- Hija – hablo mi madre – te conozco demasiado bien y se que hay alguna razón por la que nos hiciste venir

- Bueno – les sonreí ampliamente y recordé mi salida de esta tarde

- Bella – hablo bajito Emmett y dio un ligero pero seguro apretón a mi pierna

- Amor – le sonreí irónicamente – estoy también es para ti

Puse mi mano sobre la de él y lo sentí temblar.

- Padre… estuve mirando unos informes de la empresa

Juro que Emmett jadeo cuando escucho mis palabras, me hubiera gustado ver su cara, peor no estaría bien voltear a verlo ahora.

- ¿Emmett te los mostró? – frunció el ceño mi padre, sabia muy bien que a él no le gustaba ver a mujeres implicadas en los negocios

- No Charlie – él muy cobarde de apresuro a contestar

- Bueno padre – ignore a Emmett – lo que pasa es que estuve viendo que hay mucho trabajo y la empresa cada día crece más… así que decidí algo

- ¿Qué cosa hija? – se que el interés de mi madre era mas que nada curiosidad

- Quiero interesarme mas en la empresa – hable

- ¿Quieres trabajar? – mi padre frunció el ceño, sabia que eso si no le gustaría

- No precisamente

- Bella… amor – Emmett tomo mis manos entres las suyas – dinos por favor que es lo que quieres decir… nos tienes en ascuas

- Bien – me acomode mejor en el sofá – hoy estuve en la Universidad y me inscribí en algunas clases… familia – les sonreí – ¡Volveré a estudiar!

Aunque el rostro de todos los presentes denotaba cualquier cosa menos alegría, eso no bajo para nada mi buen humor, mi nueva vida estaba comenzado poco a poco y eso ya era algo inevitable.

_________________

Besos, Joha!!

1 comentario:

  1. Que emocionante hoy se se amarro bien los pantalones esta chica!!

    ResponderEliminar