martes, 15 de febrero de 2011

Princesita - Capitulo 11

Hola!!. Chicos, espero que les guste el capitulo. Mañana subo Resiste y si se portan bien tambien el segundo capitulo de Caminos Encontrados. Besos!!!

Summary: Isabella Swan es una princesa bastante fuera de lo normal... generalmente son los hombres los que tienen muchas amantes, por eso ella no se quiso quedar atras. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 11


Las siguientes horas vagamente las recuerdo, solo se que sentí tanto dolor como jamás había sentido, y lo peor de todo es que me gusto ese dolor porque sabia que tenia un fin mayor.

Me peinaron, me maquillaron y apretaron mi corsé como jamás lo habían hecho, lo que generalmente duraba una media aproximadamente todos los días, hoy duro alrededor de tres horas y ni siquiera había podido mirarme al espejo aun, pero sabia que todo era por él, mi futuro esposo, Edward, solo quería que recordara por siempre mi imagen en el día de nuestra boda.

Ya habían terminado y por fin pude respirar.

- Estas hermosa – me sonrió mi cuñada

- Lo sabría si me dejaras verme – estaba impaciente, quería que todo comenzara y sobre todo terminara luego

- Todavía no – me tomo por los hombros – aun falta algo

- ¿Qué? – me toque el cabello, el vestido y mire mis zapatos, todo estaba en su lugar

- Esto – me gire hacia las puertas que eran abiertas para dejar entrar a mi futura suegra

- Reina Elizabeth – le hice una pequeña venia

- Por Dios Bella – abrí un poco los ojos por como me nombro – lo se… se que te dicen Bella…. Y ahora seremos familia así que podemos nombrarnos con menos formalidad – me gusto mucho eso, me dio mas confianza

- Por supuesto… - busque como decirle

- Lizzie – me volvió a sonreír – así es como me dicen todos

- Lizzie – le respondí – me gusta

- Bueno madre – llamo la atención Rose - ¡dáselo! – parecía muy emocionada

- Cierto – tomo con ambas manos un pequeño cofre que traía y en el cual no había reparado – Esto – abrió el cofre – es para ti

- ¿Para mi?

Extendí mi mano y en ella Lizzie puso un hermoso colgante, tenía un zafiro y una esmeralda entrelazados por una banda de diamantes, era ostentoso pero a la vez fino y simple, una rara y exquisita mezcla.

- Edward – entendí que se refería a su esposo – me lo dio cuando anunciaron nuestro compromiso – su rostro de enamorada me dio muchas esperanzas para el futuro – dijo que era una especia de mezcla entre los dos… entre nuestros ojos – aclaro

- Es hermoso – lo levante un poco mas para verlo mejor – pero…

- Lo quiero de vuelta – me apunto con un dedo y si no hubiera sido por su gran sonrisa me hubiera sentido intimidada

- Algo prestado – declaro Rose – toma – me extendió su mano – algo azul

- Que... – abrí mucho los ojos cuando vi lo que me extendía

- Lo mande a hacer especialmente para ustedes – me guiño un ojo al darme la hermosa liga

- Es preciosa – puse una pierna en una de las sillas y me subí la hermosa liga azul que me dio Rose

- Algo nuevo – del cofre Lizzie saco unos pendiente de diamantes, me los puse sin chistar – los manda tu futuro marido – me sonrió y ame aun mas el regalo

- Y algo antiguo – me gire rápidamente hacia la voz

- Padre – una enorme sonrisa se dibujo en mi rostro

- Hija – llego a mi lado y me dio un beso en la mejilla – ¿Me podrían dejar a solas con mi hija por favor?

Todos asintieron dejándonos solos en mis aposentos, me senté en el borde de mi lecho, vi que mi padre necesitaba hablar conmigo, lo único que espero es que no sea de sexo, odiaría esa charla con él.

- Hija – se notaba mas nervioso, por supuesto que se venia “La Charla”

- Padre... Lizzie ya me explico todo sobre la noche de bodas – no era tan mentira, algo me había dicho pero quería evitarme a toda costa hablar de sexo con mi padre, él aun piensa que soy una niña inocente y no me gusta mentirle.

- Lo se – sonrió – no es de “eso” es…. – conocía esa expresión en él, solo la tenia cuando hablaba de mi madre y ese era el único tema capaz de apenarme hoy, por eso ni siquiera había querido pensar en ello

- Mi madre – murmure y él solo asintió

- Tu madre – lleno sus pulmones de aire antes de continuar – ella… dejo esto para ti – de su saco sacó una carta

La tomé con las manos un poco temblorosas, de la misma forma la abri y me dispuse a leerla.

Hija

No sabes como me gustaría estar hoy ahí contigo, verte con ese hermoso vestido blanco, verte lista y enamorada para pasar a ser una señorada casada, porque de eso estoy segura, el día que te cases será por amor y si no es así y estas leyendo estas líneas de tu enferma madre es que te doy la autorización para no casarte.

Fui muy feliz con tu padre y contigo, me dieron la vida que siempre quise, y eso es lo que quiero para ti, todo, así que ve por ello, no dejes que te humillen ni que te pasen por encima, las mujeres no somos el genero débil, es hora de demostrarlo y se que lo harás.

Se feliz hija, ama y recibe amor, esa es la manera de ser feliz.

Me gustaría ser yo quien te pusiera esto en tu cabeza pero tu padre lo hará bien, se que ha practicado.

Se feliz.

Te ama, tu madre


No alcancé a reaccionar cuando sentí algo sobre mi cabeza, levante la vista para ver como mi padre dejaba la tiara de mi madre en mi tocado, una lagrima abandono mi ojo derecho arruinando a penas mi maquillaje.

- Tu madre me pidió que te la pusiera yo mismo – la dejo acomodada y beso mi mejilla

- Es hermosa – lloriquee

- Ven – tomo mi mano y me guió al gran espejo que reposaba en mis aposentos – eres hermosa – me giro hacia el espejo

Por fin pude ver mi atuendo completo y las lagrimas se cambiaron por sonrisas, de verdad me veía bien, no me daba pena decirlo, me veía hermosa y sobre todo excitante para Edward, aunque nadie dijo nada, pero el escote del vestido era solo para él, una pequeña muestra de esta noche.

- ¿Vamos? – me extendió su brazo el que no dude en tomar

- Vamos

Comenzamos a bajar por la escaleras y todo sirviente que encontrábamos nos hacían algunas venias y me daban sus mejores decesos, la sonrisa que se me dibujo al verme quedo plantada en mi rostro, cuando por fin llegamos a las puertas que daban al jardín , donde se realizaría la boda, nos detuvimos.

- Hija... lo que dijo tu madre es verdad – me gire a verlo - ¿Estas segura?

- Estoy segura – fije mí vista al frente

Tres cosas pasaron al mismo tiempo, las puertas se abrieron, la música comenzó a sonar y con mi padre emprendimos el camino por el pasillo hacia el altar.

Mentiría su dijera que vi la decoración, a los invitado o si quiera el padre que me esperaba al final del pasillo, mentiría, solo vi a alguien, a Edward, verlo parado con el traje del reino de Volterra hizo que mis finas y nuevas bragas se mojaran pero también hizo que mi corazón latiera mas rápido que nunca, me excitaba pero sobre todo lo amaba.

- Espero que sepas cuidar a mi hija y llevar el reino de Fork – cuando sentí su piel caí en cuenta que este era uno de esos momentos, esos momentos en que todo cambia, se que se dan muy pocos en la vida, este era uno y tenia que disfrutarlo.

La ceremonia comenzó y a penas pude ponerle un poco de atención, solo estaba centrada en el magnifico hombre que tenia a mi lado y en lo feliz que seriamos juntos.

- Princesa Isabella Marie Swan… ¿aceptas por esposo al príncipe Edward Antony Cullen… para amarlo, respetarlo y llevar juntos a la prosperidad al pueblo que Forks?

- Acepto – solo respondí, no pensé

- Príncipe Edward Antony Culle… ¿aceptas por esposa a la Princesa Isabella Marie Swan… para amarla, respetarla y llevar juntos a la prosperidad al pueblo que Forks?

- Por supuesto que acepto – me gire a verlo y estaba tan seguro como yo

- Ahora… por el poder que me confiere la corona y Dios es que los declaro marido y mujer… pude besar a la novia

Con mucho cuidado, Edward levanto mi velo y me dio el más dulce y gentil beso que jamás nadie me había dado, la pasión y premura por lo que nos esperaba esta noche paso a segundo plano, ahora había algo mas… amarnos.

- Te amo – me beso la punta de la nariz para sellar su promesa

- Te amo – bese su mejilla para hacer lo mismo

Era el primer “Te amo” dicho y recibido por mi, y definitivamente no pudo ser mejor.


_________________

Besos, Joha!!


2 comentarios:

  1. Me encanta... espero que no tengan ningún problema en esta nueva etapa... espero el siguiente.

    ResponderEliminar
  2. que capi tan maaaasss lindo me conmovio mucho, mas la carta de renne, que para mi decia mucho del amorque ella tenia hacia bella, porque le dio consejos y salidas a un matrimonio que no fuese por amor, la esperada boda uffff hasta yo me estaba impacientando, pero aver que pasa de ahora en adelante porque no creo que esto se acabe asi de facil y el te amo de el final haaaaa (suspiro), me encanto, mis mejores deseos joha que estes bien.

    ResponderEliminar