viernes, 18 de febrero de 2011

Rescatame - Capitulo 15


Hola!!!. Nuevo capitulo de Rescatame, espero sus opiniones. Acabo de subir Sexcall a Fanfiction. Besos!!

Summary: Vivo un infierno y ruego porque algún día llegue un ángel a rescatarme, pero se que es imposible, así que es mejor escapar a mi lugar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 15


Hacer el amor con Edward era el paraíso, amaba verlo con los ojos cerrados y gimiendo mí nombre.

Su esmero por darme placer y hacerme sentir bien eran lo mejor que nadie había hecho nunca por mí, estaba segura que anteponía mi bienestar por sobre el suyo, por eso para mí fue tan importante que me enseñara a complacerlo porque con Edward descubrí que también hay mucho que disfrutar al ver contento y feliz a la pareja.

Solo de recordar sus gemidos, gruñidos y movimientos mientras yo le hacía el amor con mi boca era un detonante potente para mi propia liberación.

Sus movimientos fueron lentos y concisos, supo decir las palabras excitantes y tiernas al mismo tiempo capaces de hacerme sentí la mujer más especial del mundo, sus manos recorrieron cada centímetro de mi cuerpo memorizándome en cada caricia.

Edward me indico lo que le gustaba hacer y que le hicieran, la verdad es que con Emmett había tenido que hacer muchos cosas de las que no me siento nada orgullosa y que para mí no significaron nada más que el más profundo asco y vergüenza de mi vida.

Edward podía pedirme las más pervertida fantasía sexuales y para mí no significaban ni la mitad de lo que era con Emmett, solo el saber cómo su corazón y el mío latían por amor me bastaba para que cualquier cosa se convirtiera en algo puro y placentero.

Me hizo el amor tantas veces que perdí la cuenta, alce la sima más veces de las que puedo recordar y aun así mi cuerpo seguía clamando por el suyo.

No sé cuánto tiempo estuvimos en esa cama pero supe que había sido harto cuando mi estomago reclamo por comida, solo basto que Edward me mirara para saber lo que quería, pero aun así mis mejillas se colorearon un poco.

- Creo que unas hamburguesas con papas fritas serán más que suficientes para calmar al monstruo que está despertando

- ¡Ey! – le di un pequeño golpe en el pecho – mira que yo no soy ningún monstruo

- Tu no – acaricio mi cabello y lo acomodo a un lado para que no molestara en mi rostro – pero el que vive dentro de ti si – acaricio de tal forma mi vientre que un nudo se formo en mi garganta

- Nadie vive ahí adentro – murmure y supe que había notado mi pena

Hace mucho tiempo soñaba con tener un hijo, de pequeña ponía cojines en mi vientre y simulaba estar embarazada, sabía que era normal a esa edad, pero cuando me case vi como el sueño comenzaba a hacerse realidad, después de que descubrí la verdadera careta de Emmett todos esos sueños se esfumaron, fue gracias a Esme y a los anticonceptivos que me da que no me embarace, para mi hubiera sido una salida, Emmett estaría contento, no me golpearía y tendría a alguien por siempre conmigo, pero sabía muy bien que ese era el acto más egoísta de este mundo, traer a alguien a un infierno en el que estoy metida solo me hubiera hundido aun mas.

- ¡Ey! – giro mi rostro y lo pego su frente a la mía – cuando todo pase me asegurare de que haya alguien ahí adentro – acaricio mi vientre mientras dejaba un beso en mis labios

- Y será muy querido – deje de lado cualquier pena y le sonreí al maravilloso hombre que tenía en frente

- Ahora será mejor que tapes tu cuerpo para que podamos comer algo

De un solo salto dejo la cama y se enfundo sus bóxers.

El servicio a la habitación fue bastante bueno, tenían de todo para comer, pero eso me dio la idea de que este no era un motel cualquiera, y si sumábamos la habitación mas el servicio de comida, la cuenta comenzaba a subir considerablemente y yo no podía permitir que cada vez que quisiéramos buscar un lugar para estar solos y tranquilos gastara tanto dinero que sabía muy bien no le sobraba.

Debía tratar de convencerlo sobre el departamento.

Más que eso, solo lo haría, total no es necesario el consentimiento para comprar algo a nombre de otro, sacaría dinero de la cuenta de mi abuela y compraría un departamento a nombre de Edward así que ahorraba que Emmett se enterara antes de tiempo de lo mío con él, porque como me recordó Esme, no dudaría en usarlo en mi contra.

- No quiero que te bajes – me cruce de brazos y refunfuñe como nenita chica

- Y yo tampoco lo quiero, pero ten en cuenta que no podemos llegar juntos – razonaba conmigo con mucha paciencia

- Pero podemos decir que te encontré en la calle

- Bella – acaricio el dorso de mi mano – ya mucho nos arriesgamos no llegando a casa, no le agreguemos mas complicaciones… saber que Emmett tiene muchas forma de enterarse de las cosas así que…

- Entiendo – bufe un poco mas conforme

- Te amo – se acerco para besarme y se bajo

No estaba nada contenta con tener que volver a esa casa, pero ya había pasado un día entero desde que salí, así que no podía seguir estirando mi suerte.

Ya estaba oscuro, era de noche así que en cuento llegue a casa subí a mi cuarto a sacar todos los documentos de la herencia de mi abuelo.

Hace un tiempo había visto una serie donde una chica tenía una madre un tanto religiosa que no la dejaba hacer casi nada, así que ella escondía todo debajo de las placas del suelo, eso me había servido mucho a mi porque encontré un buen escondite para estos papeles tan importantes.

Había pensado en dejar las pruebas contra Emmett acá pero no quería arriesgarme, si encontraba esto no podía hacer mucho sin mi firma, pero los otros documentos significaban toda mi libertad.

Cerré con llave la puerta a pesar de que sabía que no estaba mi esposo, no quise arriesgarme. Hace mucho que no usaba el escondite así que me costó un poco encontrar la tabla correcta, cuando lo hice la saque y todo estaba tal cual yo lo había dejado.

Todo estaba en orden, mi abuela se había preocupado mucho para que pudiera disponer del dinero en cualquier lugar y cuando quisiera, a veces pienso que mi abuela sabia de la vida que tendría con Emmett y que por eso arreglo todo de esta forma, pero si fuera así o no, me había dado una muy buena vía de escape.

Me dormí esperando porque la mañana llegara lo más pronto posible, no pensaba decirle nada a Edward, no me gustaba tener que ocultarle cosas pero algo dentro de mí me decía que así era lo mejor.

Mañana temprano visitaría a un corredor de propiedades para que me buscara un sencillo y hermoso departamento, mientras más pronto lo tuviera sería mejor.

.
.
.

Abrí los ojos y como ya era costumbre, una sonrisa se dibujo en mi rostro.

No perdí tiempo en la cama, me metí al baño y me prepare para salir lo más pronto posible, tampoco dejaría que el chofer me llevara, esto tenía que hacerlo con el mayor cuidado posible, así que me vestí de lo mas casual posible y en mi sencillo bolso meto todo, la chequera que había dejado disponible para mí la abuela bastaba para pagar el pie del departamento.

Maneje hasta la corredora de propiedades con mucha cautela, me sentía que estaba haciendo algo incorrecto, pero rápidamente deseche esas ideas.

- Hola – salude a la recepcionista

- Hola, buenos días… ¿En qué puedo ayudarla?

- Ando en busca de un departamento

- Bien – comenzó a tipiar en su computador - ¿En qué sector?

- Por este mismo – había manejado algo lejos y la verdad es que donde estaba era bastante modesto y lindo

- Bien – dio una última tecleada y se levanto – acompáñeme por aquí por favor – me indico que la siguiera por un pasillo

- Gracias

Nos detuvimos en una puerta y la chica se giro hacia mí.

- La señorita Camber la atenderá

La chica golpeo y abrió la puerta para mí indicándome que entrara.

- Hola

Me saludo una escultural pelirroja que a pesar de tener una mirada matadora inspiraba gran confianza.

- Hola – me apresure a extenderle la mano – un gusto

- Tome asiento por favor señorita…

- Swan

- Victoria – me sonrió – bien, dígame en que puedo ayudarla

- Estoy buscando un departamento por esta zona – la chica igualmente que la recepcionista comenzó a escribir en el computador

- ¿Algo en especial? – me miro esperando mi respuesta

- Solo que no sea muy extravagante y que sea acogedor

- Creo que esta de suerte señorita Swan

Se giro con su sillón y comenzó a rebuscar en unas carpetas que estaban en el estante a su espalda.

- Este me acaba de llegar hoy a primera hora

Extendió ante mí unas fotos de un departamento que era más de que había pensado.

- El dueño del edificio decidió mandar este a nosotros porque es el único que queda y no quiere seguir dejando el letrero de “En venta” – dibujo las comillas en el aire haciéndome sonreír

- Es hermoso – me incito a ojear los papeles y así lo hice, no necesite mucho más para saber que era el que yo quería - ¿Lo conoce?

- Si… hace unos días fui al edificio y es ideal para una mujer sola

- Oh, no soy sola – me sonroje al pensar en Edward

- Mas perfecto aun, es seguro, acogedor, del tamaño justo… la verdad – bajo la voz como si fuera a decir un secreto – yo no lo dejaría pasar

- Lo quiero – afirme sonriente

- Podríamos ir ahora y así cierra el trata hoy mismo

- ¿De verdad? – sonreí - ¿No hay problemas?

- Para nada – se levanto de su silla y tomo su cartera

- No puedo creer haber tenido tanta suerte – hable más que nada para mi

Yo misma maneje hasta el edificio y cada vez me enamoraba mas del lugar, como había dicho Victoria era el departamento perfecto.

Ella se encargo de hablar con el dueño y de que tuviera listo los papeles, yo no podía pensar en mucho mas, mire el departamento por dentro y solo podía pensar en que este lugar iba a ser testigo de la hermosa vida que me esperaba junto al amor de mi vida, junto a Edward Cullen.


___________________

Besos, Joha!!


1 comentario:

  1. Que lindo, aunque no creo que Emmet la deje asi como asi...
    Espero el siguiente

    ResponderEliminar