sábado, 19 de marzo de 2011

Resiste - Capitulo 28


Hola!!. Ahora si es el capitulo completo. Mañana subo MOV. Dejenme sus impresiones sobre el capitulo y sus apuestas sobre lo que viene. Besos!!!

Summary: Sin esperar nada mas le dio una rápida apretada a mi entrepierna, la que aunque no se puso dura comenzó a reaccionar, enseguida se giro como si no hubiera pasado nada y salio de mi casa… Creo que si tendré que aprender a Resistir. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

- Mira nenito… quizás estas acostumbrado a hacer lo que se te plazca pero con Bella no va a ser así… ella está tratando de mejorarse y no voy a dejar que vengas a importunarla

- Yo se que usted es una persona mayor y eso – quise golpearlo ahí mismo pero tuve que apretar mis manos en puños para no abalanzarme sobre él – y créeme que solo por el cariño que le tengo a Demetri es que no te rompo la cara

- Mejor date media vuelta y vete por donde viniste

No espere por su respuesta, yo mismo me di media vuelta y camine los pasos que me separaban del pasadizo, ya había perdido por lo menos cinco minutos de estar con Bella y en estos tiempos eso era mucho, perder un segundo de estar a su lado para mí era mucho.

Camine unos pasos más y cuando me agachaba para entrar por el pasadizo es que sentí como tiraban de mi ropa haciéndome caer hacia atrás, quede tendido sobre mi espalda mirando el estrellado cielo y tuve que cerrar los ojos para controlar mi temperamento, ya había aguantado mucho de este niñato por esta noche y por fin había llegado a mi limite.

- ¡Oh! No hiciste eso – me levante con mucha agilidad, agradecí mi buena elongación

- Oh si lo hice – lo mire de pie frente a mí con sus brazos cruzados sobre su pecho y su mirada arrogante dirigida hacia mí

- No me gusta la violencia pero creo que te estás buscando un golpe mío, mira porque mejor no…

¡MIERDA!

Tuve que llevar ambas manos a mi rostro para tomar mi nariz, pensé que se me iba a salir en cualquier momento, el muy maldito me había golpeado y casi podría jurar que me había roto la nariz. Sentí como un liquido caliente se escurría por mis dedos así es como supe que estaba sangrando, pero por alguna ilusa idea saque mis manos de mi rostro y las mire, estaba oscuro pero no me costó verlas llenas de sangre.

¡MALDITO… LO IBA A MATAR!

Me abalance sobre su cuerpo y lo tacleo en un solo movimiento, comencé a golpearlo repetidamente hasta que sentí que alguien me tomada por la espalda.

Aun forcejando logre ponerme de pie y controlar un poco mi ira. El infeliz estaba tendido en el suelo y por lo que note estaba algo inconsciente.

- Ya papá – al escuchar la voz de mi hijo fue como si me mandaran un cable a tierra – anda a ver a Bella, ya es tarde y debe estar preocupada – y ahí estaba mi segundo cable a tierra

Cerré los ojos y respire honda, la rabia ya había pasado y ahora solo quería ir a ver a mi novia.

- ¿Qué haces aquí? – me gire para ver a mi hijo junto a dos chicos mas

- Iba camino a un bar cuando James me llamo para decirme que me devolviera… que Félix quería ver a Bella y que estaba desesperado – mire por detrás del hombro de mi hijo y reconocí a uno de los chicos como James

- Hola James – trate de sonreírle pero el golpe de mi nariz tiro y arrugue todo el rostro por la incomodidad

- Hola cuñado – rodé los ojos, con razón era amigo de mi hijo – ahora será mejor que vayas a ver a mi hermanita porque ya debe estar como loca

Bella, volví nuevamente a pensar en ella y sin siquiera darles las gracias por impedirme matar al infeliz, me di la vuelta y volví a encaminarme al pasadizo.

- ¡EY! Cuñado… toma – alcance justo a tomar un pañuelo que voló hacia mí

- Límpiate esa nariz papá… esta asquerosa – hizo una mueca de asco que me llevo a preguntarme qué tan mal estaba

Tome el pañuelo y lo pase por m rostro, el dolor ya era más agudo pero preferí no pensar en eso, me limpie un poco mas y después de saludarlos con la mano si logre entrar al centro de rehabilitación.

Prácticamente corrí por los jardines para llegar donde Bella, en poco tiempo estuve frente a su puerta la que abrí sin pensarlo mucho, necesitaba urgentemente mi dosis de ella.

Ella estaba de pie y dando vueltas por toda la habitación se notaba a leguas que estaba nerviosa y preocupada, todo era mi culpa, eso lo sabía, me había tardo mucho. Se estaba comiendo las uñas y tenía sus ojitos llorosos, si no le hablaba ahora pensé que en cualquier momento se podría poner a llorar.

- Amor – la llamé para sacarla de su estado

- Edward – volteo hacia mí y corrió hasta que engancho sus piernas en mi cintura – ¡Oh Edward!... pensé que te había pasado algo malo

Me sentí muy feliz ante ese progreso, hace unos días me hubiera dicho “Pensé que ya no querías verme”, estaba mejorando mucho en su autoestima y estaba convencido que en parte era por las visitas nocturnas que le hacía.

Se separo de mí con toda la intención de besarme pero de un segundo a otro sus ojos se deformaron pasando de la pena a la rabia.

- ¿Quién te hizo esto? – desenganchando sus piernas para tocar el suelo, alzo sus manos y algo reticente tocó mi nariz

Me hubiera gustado no reaccionar pero casi chille como niñita con su tacto que aunque era dulce dolía como la mierda.

- Bella…

- ¡NO! – sonó firme y decidida – no me vengas con excusas… ¡Dime que te paso!... ¿Te asaltaron? ¿Te metiste a defender a alguien en una pelea?... ¿Qué?... ¡DIMELO!

No quería decirle la verdad pero tampoco quería mentirle y mucho menos perder nuestro tiempo discutiendo sobre esto.

- Edward… - su voz sonó calmada ahora pero de la forma en que me miro supe que tenía que decirle la verdad

- Félix me golpeo… ¡Pero yo lo deje peor! – no se porque agrego lo ultimo pero mi parte más egocéntrica quiso quedar bien

- Ese maldito… - rugió entre dientes - ¿Cuándo lo viste?

Se me acerco nuevamente y comenzó a examinar mi rostro pero esta vez apenas y rozo un poco mi piel.

- Por eso llegaste tarde… lo viste ahora – entre comillas agradecí que lo afirmara porque eso me evitaba tener que decírselo yo mismo

- Bueno… digamos que tuvimos un encontrón antes de que entrara

- ¿Qué quería?

Tomo mi mano y me guio hasta que quedamos sentados en su cama, me miraba de una forma totalmente distinta, ella se veía preocupada por mi y estoy seguro que quería cuídame.

- ¿Qué? – le sonrió cuando la vi morderse el labio

- Espérame aquí

Se levanto raudamente y entro al baño que tenía en su cuarto, solo tardo un par de segundos en salir con un bote de alcohol y algodón. Mi corazón si que salto al ver como ella iba a cuidar de mi.

- Recuéstate – palmeo sus piernas cuando se sentó. Sin chistar hice lo que me pidió y descansé mi cabeza en sus muslos – ahora… dime lo que paso

- Quería verte y… - tuve que interrumpirme por unos segundos porque el contacto del liquido en mis heridas me hizo crisparme de dolor – no lo deje – mantuve respiraciones constantes a través de mi boca para amenguar el ardor

- ¿Y porque no lo dejaste? – me levante un poco para verla, le iba a reclamar por hacerme esa pregunta pero su coqueta sonrisa me indico que ella quería escuchar mi respuesta

- Porque eres mi novia y él no tiene ningún derecho a verte

- ¿Celoso Cullen?

- Mucho – me levante mejor y la atraje a mi cuerpo – nosotros nos pertenecemos y nadie tiene porque meterse

- Completamente de acuerdo

Nos acurrucamos en su cama y por unos cuantos minutos nos mantuvimos en silencio, yo acariciaba sus cabellos mientras ella pasaba sus manos por mi pecho.

Mire un poco mas su cuarto, en estos días que la había visitados lo último que tenía en mente era ver su cuarto, pero ahora lo hice y note que en la mesa de arrimo había un florero con flores frescas, aunque era solo un detalle le daba bastante vida al espacio, sus cosas se mantenía como las había dejado Demetri. Mire al otro rincón y en el pequeño escritorio note una foto de nosotros dos en un marco dorado, esa foto no estaba ahí antes de eso estaba seguro.

- ¿Qué ves? – Bella levanto su cabeza y seguí mi vista – James me la trajo hoy – respondió a mi duda mental

- No recuerdo que la hayamos tomado

Aunque estaba lejos podría jurar que esa foto era de la noche de navidad en su casa, cuando salimos al patio e intercambiamos regalos, se veía a Bella recargada sobre mi hombro y a mi rodeándola con mis brazos, hasta a la distancia y a través del papel se notaba el amor que nos profesábamos.

- Yo tampoco… pero James la tomo con su celular y me la trajo hoy… dijo que era un aliciente para que saliera luego de acá

- Saldrás luego – bese su frente

- ¿Sabes? – se sentó a la indio en la cama quedando frente a mi

- Dime – ame su entusiasmo

- Hoy Tanya me dijo que no creía que estuviera mucho tiempo… dijo que he avanzado bastante

- Eso es muy bueno amor – por mucho que odiara a la doctorcita tenía que agradecerle eso

- Voy a salir luego para graduarme y que tú me entregues el diploma

Hice lo posible para que no notara el cambio de mi rostro, yo no podría entregarle el diploma pero aun así estaría con ella.

- Por supuesto – le sonreí lo mejor que pude

- También estuve pensando en la Universidad y James me dijo que hay un muy buen programa en NYU así que quiero ir ahí

- Bueno, Deme dice que es muy buena Universidad y además está cerca de casa – dije casa para que supiera que mi casa también era de ella - ¿Y ya sabes que quieres estudiar?

- Servicio Social – su seguridad saltaba a la vista de cualquiera – lo pensé mucho y ya lo decidí

- Me alego amor – la atraje a mí y bese profundamente sus labios

Seguimos besándonos por unos minutos más, no pasamos a mayores, solos nos acariciamos inocentemente por el resto de la noche, demasiado pronto los primeros rayos de sol se colaron por las cortinas haciéndome burla e indicándome que ya tenía que irme.

No me costó tanto esta vez dejar a Bella, se veía contenta y por lo que me dijo hoy tenia sesión y quería contar un poco mas de sus experiencias para ayudar a algunos chicos que aun no se atrevían a hablar.

A penas salí ya estaba Demetri esperando por mí, me llevo a casa donde a penas y alcance a cambiarme y tomar un café antes de correr al colegio, hoy quería llegar antes porque me faltaban unos exámenes por corregir, aun no sabía que iba a hacer cuando lo dejara pero no quería quedarme sin hacer nada así que la próxima semana me pondría a buscar empleo.

Llegue al colegio y ni bien me estacione vi que estaban Charlie y Carlisle apoyados en su auto, supuse que esperando por mi porque ambos tenían su completa atención en mi persona.

- ¿Qué paso?

Me acerque con miedo a que se hubieran llevado a Bella a la india o algo así y que ya no pudiera verla más.

- Tenemos que hablar Edward – hablo Carlisle

- Pasemos a nuestra oficina por favor – agrego esta vez Charlie

- ¡No!... lo que tengan que decirme díganmelo ahora – poco a poco comenzaban a llegar los estudiantes pero a penas y había un par

- No creo que…

- Por favor – interrumpí a Charlie – díganmelo aquí

Me cruce de brazos y espere, preferí estar al aire libre y cerca de mi auto por si tenía que correr al aeropuerto o algo así.

- Los padres de Leah hablaron con la comisión de padres y…

Deje de escuchar, fuera lo que fuera por lo menos sabía que no tenía relación con Bella sino con el colegio, y aunque estaba seguro que no era algo bueno me quede más tranquilo.

- Lo sentimos mucho – vi el verdadero sentimiento en las palabras de Carlisle – pero tienes que irte del colegio

- Un momento – cerré los ojos para reacomodar mis ideas - ¿Porque me despiden?

- Se enteraron de tu relación con Bella y como dijo Carlisle, nuestra única opción es que dejes el colegio… amenazaron con demandarnos por avalar la pedofilia y…

- Lo sentimos mucho

- Lo entiendo – trate de infundirles mi tranquilidad

- Edward – me detuvo Charlie cuando vio mis intenciones de irme – sabemos que eres buena persona y si te alejamos de Bella es porque creemos que es lo mejor para su recuperación y…

- Entiendo – no quise alargar mas el asunto – voy a entrar a recoger mis cosas y me voy

Pase por el lado de ellos y entre por última vez al lugar donde había conocido al amor de mi vida, quizás ya no tenía el trabajo pero si tenía lo más importante… a Bella.


____________________

Besos, Joha!!!

1 comentario: