jueves, 17 de marzo de 2011

Princesita - Capitulo 14

Hola!!. Chicos, les aviso que estoy editando este fics, lo sigo dejando por quienes no lo han leido pero cuando este termina lo volvere a subir con sus correcciones que espero que sean para mejor. Besos!!

Summary: Isabella Swan es una princesa bastante fuera de lo normal... generalmente son los hombres los que tienen muchas amantes, por eso ella no se quiso quedar atras. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 14


- Hola… bienvenida – me apresure a saludarla, tantos años fingiendo hicieron que mi mejor cara de nenita buena no fuera difícil de conseguir

- Princesita – me hizo una pequeña venia – un gusto conocerla – la note algo nerviosa cuando por detrás mío se acerco mi esposo

- ¿Ángela no? – ese fue el aporte de Edward – lo siento… es que apenas recuerdo haberte visto – vi como la perra tenso su mandíbula ante lo dicho por mi esposo – amor – se dirigió a mi – ve a enseñarle a la nueva criada sus tareas – me sonrió y ame esa nota de cinismo en él – lo siento – puse cara de disculpa hacia Ángela – doncella – se corrigió

- Si Príncipe – agache el rostro para demostrar una sumisión que por supuesto no poseía

- Te acompaño hija – se apresuro a ofrecer Lizzie

- No… tranquila Su Majestad… yo la guiare

- Hija – gire hacia la voz de mi padre – después hablaremos – sentí el tono lo que indicaba que la conversación que se venia también lo seria

- De acuerdo padre – le hice una venia y me gire hacia la perra – Señorita Ángela – me merecía un premio por mi tan buena actuación – sígame por favor

- Claro Princesita – de reojo vi muy bien como la muy maldita miraba de los pies a la cabeza a mi esposo

Dios, seria tan dulce mi venganza, la iba a disfrutar tanto…

La guíe por los pasillos hasta la cocina, donde por supuesto no entre, jamás lo había hecho y no lo haría ahora, luego le indique las habitaciones hasta por ultimo guiarla a la mía, bueno, mía y de Edward, donde comenzaba la primera parte de mi plan.

- Entra Ángela – la invite una vez que Demetri y James abrieron las puertas para nosotras

- Es hermosa su habitación Princesita – se quedo parada en medio de la estancia

- Muchas gracias – me acerque hasta el lecho y ahí me senté – ven… - golpee a mi lado – siéntate junto a mi

- Muchas gracias – bajo la mirada y se sentó, vi como poso sus ojos en la sábana que colgaba desde el balcón con la mancha de sangre en el – veo que consumo su matrimonio con el Príncipe

Aunque su rostro tenía una sonrisa, para un tonto pasaría por sincera, pero para una reina de la mentira y el engaño como yo, era imposible.

- Si… pero… - use todas mis fuerzas para comenzar a sollozar – no… lo siento – me gire y busque un pañuelo en mi mesa de noche mientras aprovecha de sonreír un poco

- ¿Esta bien Princesita? – se me acerco y puso una de sus sucias manos en mi hombro - ¿Quiere que llame a alguien… al Príncipe quizás?

- ¡NO! – solté de golpe y solloce mas fuerte aun

- Ya… tranquila – a pesar del asco que le tenía, me acerque y la abrace como si la vida se me fuera en ello

- Lo siento… debería haberte hecho caso a tiempo – me separa y limpie un poco mis lagrimas de cocodrilo

- ¿De que habla? – la sentí tensarse y escondí una sonrisa

- De la carta – aun me costaba un poco hablar por los espasmos que me quedaron de mi falso llanto

- ¿Qué… carta? – la oí tragar en seco

- Tranquila… tú me lo advertiste… y yo debería haberte hecho caso… Edward podrá no ser un viejo pero es mucho peor – levante la vista para verla y tenia los ojos abiertos como plato

- Princesita… yo… quise advertirla – ahora era ella la que comenzaba a sollozar – el Príncipe es así…

- Lo se… - mire por todos lados y baje la voz – anoche – solloce para darle realismo – él… él – me le acerque aun mas – trajo a una de esas mujeres – hice un gesto de asco – de esas… que… - solloce mas fuerte – que se les paga… y me obligo…

Rompí en llanto, creo que ya había dicho lo suficiente para poder darle a entender lo que necesitaba, así que ahora solo quedaba el aporte de mi amado y ya el resto vendría solo, más bien, la perra vendría sola.

- Princesita… yo… quizás esto no me lo debería decir…

- Es que… él dijo que siempre seria así

Casi vi por sus ojos pasar la idea que tanto quería que tuviera, ya estaba todo en marcha.

Y para darle el toque de gracia, entró mi esposo en ese momento.

- ¡Isabella! – fijó su vista en mi, con rapidez y decisión se acerco al lecho y me tomo del brazo en forma brusca – ¡Te he dicho que no andes llorando frente a las criadas! – vi de reojo como Ángela también se levantaba y algo de ira la inundaba

- Lo… siento – ahora mi sollozo ya era un llanto en pleno, mire a Ángela y mi amado esposo siguió mi vista

- ¿!Que haces ahí parada!?

- Lo siento Príncipe – le hizo una venia que claramente dejaba ver parte de sus pechos

- No… - me soltó y puso esa sonrisa torcida que tanto amaba, sabia que era para mi pero se la dio a ella - ¿Ángela cierto?

- Si – vi que se creyó que la sonrisa era para ella, lentamente y con su caminar casi felino, Edward se comenzó a acercar a ella

- Bien… veo que por fin mi esposa hace algo bien – puso un dedo en su barbilla y la levanto – una doncella hermosa es lo que necesita Isabella – lo dijo a solo centímetros de su boca

Fue genial, eso sumado a lo que yo había dicho me dejaba claro los pensamientos que estaban pasando por la mente de Ángela.

- Bien – le soltó con brusquedad el rostro – vete – le señalo la puerta con la cabeza – por ahora no te necesitamos – y volvió a su semblante frío

Ángela solo asintió y se fue, todo era perfecto.

- Lo siento Príncipe – seguí llorando hasta que escuche como se cerraba la puerta – he sido una mala esposa – puse mi mas inocente puchero y me acerque a mi esposo – merezco un castigo – comencé a juguetear con sus botones

- Si – me tomo algo brusco del cabello, tiro de el y eso solo logró arrancarme un gemido, pero de placer, siempre de placer – has sido una perra… y a las perras se les castiga

Con mas fuerza de la necesaria me tiro sobre el lecho, el que actuara con esa brusquedad y me hablara así lograron que tuvieran mis ropas intimas estilando… solo deseaba que me penetrara hasta mas no poder, hasta soportaría una que otra nalgada… ¡Si!... unas buenas nalgadas mientras me daba por atrás… nada mas rico que eso.

Cuando vine a darme cuanta me estaba tocando los senos que ya estaban afuera del vestido, levante la vista para encontrarme con esos ojos verdes de un color mucho mas oscuro y profundo… profundo como quería que me metiera su pene… adentro… bien adentro, sin querer había vuelto a fantasear.

- Estas pensando en cosas malas – lenta y tortuosamente se comenzó a despojarse de sus ropas – apuesto a que piensas en como te follaban tus amantes – me apresure a negar - ¿No?... entonces ¿Por qué te tocas?... tienes los pezones hinchados

Baje la mira y mi esposo tenia razón, estaba excitada y lista para que me castigaran.

- ¿Piensas en mi mientras te tocas? – asentí mientras bajaba mis manos ahora hacia mi sexo - ¿Piensas en ti montándome? – aunque amaba esa imagen que puso en mi mente, negué

- No… - probé hablar y apenas y había salido mi voz

- ¿Piensas en que te doy por atrás? – gemí audiblemente mientras asentía – así que a la perra le gusta por el culo

Dios… ahora tuve que dejar caer la cabeza, no aguante mas y me penetre con dos dedos, una cosa era pensar en Edward metiéndomelo por el coño pero otra cosa era pensar en Edward metiéndome su enorme polla por el culo, eso prácticamente me hizo alcanzar mi orgasmo.

- No… - tenia los ojos cerrados así que no lo vi venir, me di cuenta solo cuando saco mi mano de mi intimidad – ese es mi trabajo

Con gran habilidad me despojo de mis ropas, que aunque dejaban mis senos y me sexo al descubierto, aun las traía puestas.

- ¡En cuatro! – me dio vueltas y le obedecí al instante – veamos que tan abierto tienes el culo… - me masajeo las nalgas y sentí sus dedos jugando alrededor - ¿Ya te lo han metido por acá? – dos de sus dedos me penetraron sin control

- Siiii – gemí

- Realmente toda una perra – saco los dedos al instante - ¿Tienes algún orificio virgen?

- No… ningún lugar… merezco castigo… lo se – de pronto sentí su polla acariciando mis nalgas, no puede evitar contornearme buscando algo de fricción

- Tranquila Princesita – detuvo mis caderas – la veo impaciente

- Necesito… – no espere más y baje mis manos en busca de mi clítoris

- Si te tocas no te follare – sentí la voz suave y calmada de Edward en mi oído, eso me hizo tomar las ropas de camas con ambas manos y esperar, era lo único que podía hacer – Bien..

- Ahhhhhhhhhhh

Grite fuerte y de golpe al sentir como su gran masculinidad se abría paso por mis nalgas, James y Demetri, hasta Carlisle no lograban compararse con el ancho que tenia el pene de mi esposo, eso hizo que me doliera un poco.

- ¿Te duele? – no hice ningún gesto, el poco dolor ya estaba convirtiéndose en placer - ¿Es que esos inútiles la tienen tan chica que no te dolía?

Reí por las ocurrencias de Edward, pensar en el pene de mis amantes en estos momentos parecía que le hacia bien a su ego así que le seguí el juego.

- Nadie lo tiene tan grande como tu – me dio una rica nalgada

- Bien – me volvió a golpear – me gusta que lo sepas… que nadie te folla como yo

Las palabras se terminaron y dieron paso a unas embestida con desenfreno, Edward estaba disfrutando de metérmelo por el culo y a mi no podía hacerme mas feliz, era genial poder compartir todo esto con él, a pesar de todo el show, de las malas palabras y hasta de los golpes, sabia que todo esto era con amor y eso lo hacia sencillamente perfecto.

- ¡MIERDA!.... me corro… te voy a empapar – me dio un ultimo golpe junto a una ultima estocada

- SIIIIII – chille de la pura felicidad de volver a alcanzar el cielo junto al amor de mi vida

Nos dejamos caer juntos y abrazados, desnudos, sudados y satisfechos, pero sobre todo enamorados.

- Fue genial – me acurruque aun mas a él

- ¿Te dolió? – lo vi y esta acariciando mis nalgas, yo solo negué – te deje rojo… lo siento… yo…

- Tranquilo – me estire y deje un beso en sus labios – fue perfecto

Nos quedamos unos minutos en silencio hasta que él lo rompió.

- Bella…

- Dime – no nos estábamos viendo, yo tenía mi rostro enterrado en su pecho

- ¿De verdad no te importa hacer un trío con Ángela?

________________

Besos, Joha!!!

9 comentarios:

  1. Hola aqui comentando debido a tu peticion no soy nueva aqui en tu blog te vengo siguiendo desde fanfiction, pero nunca comento es solo por falta de tiempo pero quiero que sepas que siempre estoy aqui, me encantan tus historias y a pesar de que casi todas ya las lei en FF las leo de nuevo aqui... :)
    por cierto cuando actualizas RESCATAME aunque estoy triste por como van las cosas con ellos pero me encanta esa hstoria...
    no dejes de escribir por que lo haces genial....

    bueno me despido, que estes bien Joha

    besosssss

    ResponderEliminar
  2. hola uff sin palabras estos dos si q son perversos.. y cielos.. jamas se cansan aunq eso de estar con angela suena prometedor..jajaja vaya ojala sigas escribiendo y aunq lo dudes somos muchas las q estamos contigo aunq no comentemos..oks.. cuidat

    ResponderEliminar
  3. Super bueno este giro de la historia son una gran incognita, nunca se sabe con que saldran!! son geniales ;) Sigue escribiendo....no me dejes con la curiosidad ok

    ResponderEliminar
  4. Hola Joha... que puedo decir... primero no me gustan los fic donde se mezlca tantos personajes en las cosas del sexo.... hahahaha peor que puedo hacer ademas de que escribes muy caliente y que wow >! haces que minete viaje asi queque tas perdonada.... madre mia me lei de tiro el fic... lo juro .... me recomendaron y bueno aqui esta.... estos dos son asi o mas cachondo y ese Edward dioos que em castigue a mi tambien.... en fin .... gracias por tus ilustres letras de super lemmon salvaje... cada vez quedo con al boca mas abierta

    ResponderEliminar
  5. hola soy nueva aqui estas historias son buenísimas porfis termina Mírame Otra Vez esa es la que mas me gusta GRACIAS CUIDATE....

    ResponderEliminar
  6. hola soy nueva aqui estas historias son buenísimas porfis termina Mírame Otra Vez esa es la que mas me gusta GRACIAS CUIDATE....

    ResponderEliminar
  7. lo bueno que ya me acostumbre y ahora cargo mi aguita con hielos para todos lados, esque cuando estoy leyendo y alguien llega para preguntarme algo hasta se me va la voz, esto siempre esta taaann hot, en serio y cuanta creatividad en la cama para estos dos (mejor dicho cuantas ideas me das :P ), ya quiero saber que pasa entre ellos, ni si quiera puedo imaginar la respuesta de bella a la peticion de edward, super bien el capi, cuidate joha que estes bien.

    ResponderEliminar
  8. Hola Joha... que puedo decir... primero no me gustan los fic donde se mezlca tantos personajes en las cosas del sexo.... hahahaha peor que puedo hacer ademas de que escribes muy caliente y que wow >! haces que minete viaje asi queque tas perdonada.... madre mia me lei de tiro el fic... lo juro .... me recomendaron y bueno aqui esta.... estos dos son asi o mas cachondo y ese Edward dioos que em castigue a mi tambien.... en fin .... gracias por tus ilustres letras de super lemmon salvaje... cada vez quedo con al boca mas abierta

    ResponderEliminar
  9. hola uff sin palabras estos dos si q son perversos.. y cielos.. jamas se cansan aunq eso de estar con angela suena prometedor..jajaja vaya ojala sigas escribiendo y aunq lo dudes somos muchas las q estamos contigo aunq no comentemos..oks.. cuidat

    ResponderEliminar