martes, 22 de marzo de 2011

Princesita - Capitulo 15

Hola!!. Chicos, FF sigue malo, tengo Rescatame pero es de lo que sigue en FF, asi que vere que pasa o sino me mudare definitivamente al Blog. Besos!!

Summary: Isabella Swan es una princesa bastante fuera de lo normal... generalmente son los hombres los que tienen muchas amantes, por eso ella no se quiso quedar atras. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 15


Los primeros rayos del alba pegaron de golpe en mis ojos, tanto que no puede evitar abrirlos y removerme de los calidos brazos que me mantenían presa.

Lo sentí moverse a mi lado, ya debían estar por entrar las doncellas a prepararme y no iba a permitir que vieran a mi esposo desnudo, ese era solo un placer del que yo podía disfrutar.

- Levántate dormilón – comencé a dejar besos que apenas rozaban su piel a lo largo de toda su espalda.

Me detuve antes de acercarme a su redondo y bien formado trasero porque se en que iba a desencadenar todo si no lo hacia.

- Mmm – me tomo de la cintura y me apreso

- Se que estas despierto – trate de soltarme pero su agarre era fuerte y tampoco es como si de verdad quisiera hacerlo

- No… mentira… estoy dormidito como un bebé – enterró aun mas su cabeza en la almohada

- Si… bebé… - me burle – pero los bebes no pueden hacer ciertas “cositas”… ¿Seguro que eres un bebé? – puse mi mejor voz de nena grande

- ¡NO! – se levantó y se sentó de golpe – soy un niño grande

- Bueno… entonces el niño grande se va a levantar porque no quiero que nadie vea al niño pequeño

- ¡Eyy!... ¡mi niño no tiene nada de pequeño!

- Lo se – me estire y deje un beso en la comisura de sus labios – ahora mueve tu hermoso trasero fuera de acá

- Bella – se levanto del lecho pero su rostro estaba evidentemente mas serio

- Lo se – baje la mira y respire hondo antes de seguir – pero es lo que quiero hacer

- No tienes que hacerlo si no quieres – se sentó frente a mi y tomo mi rostro en mis manos

- ¡Tengo que hacerlo!

- ¡No! No tienes… no quiero que te lastimes

- Ya estoy lastimada – una solitaria lagrima rodó por mi mejilla

- Mi amor – me abraso y me sentí algo mas tranquila

El solo hecho de pensar en lo que tenia que hacer ahora me hacia sentir tantas cosas que me confundía, lo único de lo que estaba segura es de que nada de lo que estaba sintiendo era bueno, dolor, coraje, ira, furia, muchos sentimientos y que a mi parecer ninguno me sacaba la presión que tenia en mi pecho.

- Voy a estar acá para lo que necesites

- Lo se – le di un beso en la frente y me levante – ahora a vestirse

Cuando llegaron las doncellas a prepararme Edward ya se había ido para darnos mayor privacidad, sus palabras seguían retumbando en mi cabeza, me gustaría ser cobarde y no hacer nada, pero si hay algo que he aprendido en mi vida es a ser valiente a afrontar lo que me pasa.

No baje a desayunar, alegue dolor de cabeza, me reí internamente por eso, esa era la típica excusa de las viejas flojas de la corte, para todo se excusaban en sus “dolores de cabeza”.

Calcule el tiempo y cuando ya supuse que cada uno estaba en sus actividades diarias me encamine por lo pasillos del palacio, los cuadros y retratos que colgaban de las paredes me infundieron el valor que me faltaba, afirme el paso y seguí caminando, cuando estuve frente a la puerta, gire la manija sin haber llamado antes.

- Hola

Lo vi delante mío y recuerdos de toda mi vida pasaron frente a mi.

- ¡Hija! – mi padre dejo su lugar y se acerco a mi - ¿Estas bien? – borro su sonrisa y la reemplazo por un gesto de preocupación

- Si – fui fría y cortante, no quería serlo pero era lo que me salio - ¿Podemos hablar?

- Claro – se sentó en un sofá mas largo y me indico que lo acompañara - ¿Pasa algo?

- Si – mantuve mi vista gacha

- ¿Estas bien?

- Yo si – levante la mirada y me encontré con esos ojos que son tan míos, mis ojos, los ojos de mi padre - ¿Y tu?

- Si – sentí algo de titubeo en su voz – estoy bien – y para rematar su acto esbozo una cínica sonrisa

- ¡MENTIROSO! – me levante de golpe y cuando me di cuenta las lagrimas ya caían a montones por mi rostro

- Hija – se levanto también y me tomo por los hombre - ¿Qué te pasa?

- NADA – le grite – pero a ti si

No di mas, me aferre a su pecho como no lo hacia desde que mi madre murió, llore por ella, por él, por mi, no quería esto, no lo quería, solo quería quedarme así por siempre, abrasada a mi padre, recordar cuando era pequeña y él se quedaba toda la noche leyéndome cada vez que había tormenta, jamás me dejo sola… hasta ahora.

- Bella – me separo de su pecho y clavo sus ojos en los míos - ¿Qué va mal mi pequeña?

- Lo se todo – sorbí algo de la tristeza que seguía amenazando con salir

- ¿Qué es lo que sabes? – cuando me di cuenta ya estábamos sentados nuevamente en el sofá

- Que te vas a morir

Desde que ayer escuche la conversación de mi padre con Carlisle que no lo había dicho en voz alta, Edward lo adivino, no se como pero lo adivino, yo jamás dije las palabras.

Se va a morir, mi padre se va a morir.

Flash Back

Iba a ver a mi padre, necesitaba alguna explicación por su renuncia tan inminente al trono, jamás pensé que renunciaría antes de muerto, iba a golpear la puerta cuando unas voces me detuvieron.

- Charlie… deberías decirle a Bella – esa era la voz de Carlisle

- ¡No! – la voz de mi padre sonó firme y decidida – no quiero que se angustie

- Pero…

- Nada… quizás hasta esta embaraza y no quiero que nada la perturbe

¿Qué era eso que no quería decirme?

- Pero Charlie… ¿Qué pasara con ella cuando de un día a otro ya estés muerto? ¿No crees que deberías advertirle de tu enfermedad?

En ese momento todo ajeno a mi cuerpo dejo de existir, solo dos palabras retumbaban en mi memoria.

Muero… Enfermo.

Mi padre se iba a morir

Fin Flash Back


- Así que lo se todo… no lo niegues

- Hija – mi padre me abraso y cuando pensé que iba a llorar unos espasmos que indicaron que no eran de llanto, eran de risa

- ¿Por qué te ríes? – me separe de él para verlo y todavía estaba riendo

- Es que… escuchaste mal

- ¿Cómo? – me aleje unos centímetros mas de él

- No voy a morirme – no se cuando se fue pero el aire regreso a mis pulmones

- Carlisle…

- Carlisle tiene razón… si estoy enfermo

Aquí me perdí.

- Entonces…

- Tengo unos problemas a la presión… nada grave pero es conveniente que me aleje de tanto ajetreo… es por eso que renuncie al trono

- Pero el trono es lo más importante para ti

- No… lo mas importante para mi es verte feliz y conocer a mis nietos, nada me asegura una larga vida, pero si esta en mis manos evitar cualquier cosa que la acorte lo haré, quiero verte como Reina, quiero ver a mis nietos jugando por el jardín, quizás hasta los vea casarse

- ¿Y porque Carlisle dijo que te ibas a morir?

- Porque quiere asustarme, él cree que debías haberlo sabido por cualquier cosa… en fin – suspiro – ya lo sabes

- Prométeme que nunca… ¡NUNCA! Mas me vas a ocultar algo así… que al menor dolor de cualquier cosa me lo harás saber

- ¿Ves? – se levanto bufando – por eso no quería decírtelo… ahora me trataras como un viejo invalido – parecía un niño refunfuñando pero prefería eso sabiendo que no estaba enfermo y que no se iba a morir

- Te amo – me colgué de él

- También te amo hija… ahora ve a buscar a tu esposo que tenemos que hablar de la coronación

- Esta bien – me separe y le hice una venia – es una de las ultimas – me reí

- ¡Ve! – me apuro

Salí del despacho de mi padre como una persona nueva, con una totalmente renovada perspectiva de la vida, la vida es una sola y hay que aprovecharla.

Camine dos pasos lejos de la puerta y me tope con mi esposo.

- ¿Estabas escuchando?

- Si – ni se preocupo por mentir

- Gracias – me arroje a su cuello, entrelace mis manos y bese sus adorados labios

- ¿Por qué? – logro preguntarme cuando lo solté

- Por ser mí esposo, por amarme

______________

Besos, Joha!!!

2 comentarios:

  1. fiuuff que bueno que se aclaro lo de charlie, yo tambien pense que se iva a morir y que estaba preparando todo antes de irse, haaayy cosita quiere que bella se embarace, ya quiere nietos, me gusto mucho el capi, cuidate joha que estes bien.

    ResponderEliminar
  2. Nunca pense que harian una pareja perfecta; a su modo pero perfecta. Me sigo preguntando que pasara con Angea... uhuh... a esperar.

    ResponderEliminar