viernes, 8 de abril de 2011

Rescatame - Capitulo 21


Hola!!!. Nuevo capitulo aca y en fanfiction mañana porque ahora estoy muerta. Besos!!!

Summary: Vivo un infierno y ruego porque algún día llegue un ángel a rescatarme, pero se que es imposible, así que es mejor escapar a mi lugar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 21


Ya había pasado otro mes mas y las cosas iban de mal en peor, lo único que me consola y mucho era ver que mi vientre ya se notaba un poco más prominente, lo acariciaba y le hablaba, eso sí, no le contaba mis penas, mis penas no se las podía contar a nadie, solo Victoria a quien había visto un par de veces más sabia que algo me pasaba pero no mucho, en todo caso ya me estaba acostumbrando a mi vida.

- ¿Estás bien mi niña? – estaba sentada en el jardín acariciando mi vientre cuando sentí a Esme en mis espaldas

- Si Esme – le sonreí y recibí el batido que me estaba extendiendo – gracias – rápidamente le di un sorbo

No tenía muchos antojos pero si me daba más hambre de la normal, o por lo menos me obligaba a comer más ya que quería que mi bebé naciera sano y fuerte.

- Ya se te nota la pancita – sin esperar nada Esme tomo asiento a mi lado y acaricio cariñosamente mi pequeño bultito

- Lo sé – sonreí mirándome

- Cariño – alce inmediatamente la vista, conocía ese tono de Esme - ¿Estás segura de que estás haciendo lo correcto?... digo… Edward, él…

- Él debe estar muy feliz ahora – esa era una de las otras cosas que me hacia mejor, por lo menos el hombre que amaba ahora era libre

Victoria me había dicho que ya habían ocupado el departamento así es como supe que no lo había rechazado, me alegró mucho saberlo después de todo ese siempre fue mi objetivo, ese lugar seria un nuevo comienzo para ambos, ahora por lo menos lo era para uno de nosotros.

- Lo está – vi un dejo de nostalgia en las palabras de mi querida casi madre

- Se lo de la invitación – mire al horizonte al hablar, no quería ver la reacción de Esme – así que…

- ¿Cómo lo supiste?

- Estaba en la sala cuando llego el correo – apreté un poco mis manos en puños pero rápidamente las solté, no tenía derecho a ponerme así

- Bella él…

- Esta bien – le sonrió con la mejor sonrisa que encontré – me alegra que haya encontrado a alguien con quien compartir su vida… se que la chica a la que escogió lo va a ser muy feliz

- Pero Bella…

- Esme – la mire fijamente – te lo ruego, no quiero saber más de él, Edward se va a casar y a iniciar una nueva vida, yo estoy embarazada y pienso hacer lo mismo así que por favor… solo te pido que no me lo vuelas a nombras

- ¿Estás segura de esto mi niña?

- Cien por ciento

Me recosté sobre el pecho de Esme y me acurruque buscando su calor, me hubiera encantado estar así con mi madre, pero Renée apenas y me llamaba y cuando lo hacia se preocupaba más de la salud del “heredero” que de otra cosa, de hecho, hasta osó advertirme que sería muy bueno que fuera hombre.

Esme pronto se fue a seguir con sus labores y yo decidí ir a recostarme un momento, hoy tenia hora con mi obstetra y por supuesto que mi abnegado esposo iría conmigo, en este mes se había portado casi como un buen esposo, ya no llegaba tarde y ni siquiera me gritaba. O sea, se que Emmett no es un buen hombre y sé que sabe que el bebé no es de él así que supongo que solamente está tratando de pasar la página y quizás… solo quizás, podamos tener una vida tranquila.

Llegue a mi cuarto y ni siquiera me costó mucho, pronto encontré el mundo de los sueños, un mundo donde era feliz con Edward… por eso era un sueño.

.
.
.

- Amor – me removí escuchando a lo lejos una voz – amor… ya es tarde, debemos irnos

- Mmm - ¿Edward?... ¿Edward esta aquí?

Abrí los ojos y por supuesto, todo era un sueño, era mi esposo quien estaba acariciando mis mejillas y sonreía al ver mi rostro confundido. Solo por un segundo vi al chico con el que me case, del que alguna vez me sentí enamorada.

- Bella, tenemos hora con la obstetra… vámonos

- Cierto – me senté en la cama y refregué mis ojos

- Te voy a dejar un momento para que te arregles – beso el tope de mi cabeza – te espero abajo ¿sí?

Asentí y lo vi salir del cuarto.

Solo me refresque un poco y estuve lista, no había dormido mucho pero sentí muy reparador el sueño.

Cuando baje Emmett inmediatamente se levanto del sofá donde está y se apresuro a llegar a mi lado. Me condujo hacia su auto, que él mismo condujo por cierto.

El viaje paso entre los llenadores sonidos de la música.

Hace mucho que no salía de la casa, yo misma había decido aplazar mis estudios, sabía que era peligroso que anduviera por las calles y sinceramente tampoco me sentía con ánimos de estudiar, estaba algo depresiva y no quería que eso le hiciera mal a mi bebé, han sido tantos años encerrada que unos meses más, por una buena causa, no me harían gran diferencia.

Mire la calle y todo parecía distinto, encontré edificios que nunca antes había visto, letreros con propaganda que ni siquiera conocía y gente, mucha gente que camina libre de la vida, libre como no lo era yo. Nuevamente busque refugio en mi vientre y solo con acariciarlo me sentí en una paz interior.

- Llegamos – salí de mi letargo para ver que ya estábamos en el estacionamiento del centro medico

- Ahhh, cierto

Comencé a desabrochar el cinturón de seguridad, cuando lo logre soltar ya Emmett me esperaba con la puerta abierta.

Como era una consulta privada no se demoraron nada en atendernos, la doctora Weber comenzó con unas preguntas de rigor que Emmett también se apresuro a contestar, me gusto un poco eso.

- Isabella… vaya a ponerse esa bata… haremos una ecografía

- Bien – me dirigí al apartado donde me puse la bata

Ya me había hecho una ecografía hace un mes pero hoy ya se vería mas formadito el bebé, por eso mismo pedí que esta fuera en 3D quería verle la carita aunque se le notara poquito, además la doctora dijo que íbamos a ver si nos mostraba su sexo.

- Listo – Emmett estiro la mano y me ayudo a subirme a la camilla

- Bien, comencemos… recuerda que esta frio – me recordó la doctora Weber

Puse el gel frio en mi vientre, no pude evitar dar un respingo pero duro muy poco. La habitación no tardó en inundarse con los latidos del corazón de mi bebé y por milésima vez desee que Edward estuviera aquí conmigo.

- Mira amor… se ve su carita – seguí la mirada de él y aunque se veía aun poco llore al ver la pantalla

Era mi bebé, aunque apenas y se viera ese que estaba ahí era mi bebé, mío y de Edward, un hermoso bebé concebido con mucho amor.

- Bueno… todo está bien – comenzó a mirar la pantalla la doctora – lo único malo es que no podremos saber su sexo, pero si quieren saberlo vengan en unas dos semanas mas y puede que ya se muestre

- Eso sería muy bueno… vendremos en dos semanas entonces

- Pero a mí no me importa saber – interrumpió a Emmett. Lo poco bonito que se estaba portando se echó a perder con ese comentario

Mi teoría de que su único interés era que el bebé fuera varón estaba tomando más fuerza, sobre todo después de escuchar sus palabras.

- Entonces… - La doctora Weber se vio algo incomoda con nuestro intercambio de palabras

- Vendremos en dos semanas

Ante tal determinación en las palabras de mi esposo preferí guardar silencio, no quería pelear y mucho menos en un lugar público y delante de una mujer que no tenía porque soportar este tipo de escenas.

No espere que me dijeran nada, solo me levante de la camilla y corrí a cambiarme de ropa, preferí escapar antes de soltar palabras que no me llevarían a ningún lado. En muy poco tiempo estuve lista y salí para encontrarme solo con la doctora Weber.

- Su marido fue a tomar la próxima hora – se noto algo nerviosa – lo siento si…

- Tranquila – le sonríe – lo que pasa es que aun decidimos si queremos saber el sexo o no, puede que lo sepa Emmett y yo prefiera guardar la ignorancia

- Cual decisión será la correcta

- Muchas gracias por todo – tome mi cartera que estaba ahí y salí

A penas abrí la puerta de la consulta sentí que golpee a alguien así que me apresure a ver si esa persona estaba bien.

- Lo siento mucho – corrí para ver un bulto encorvado en el suelo

- Estoy bien

Me erguí enseguida al escuchar esa voz, podrían pasar años, siglos y mucha agua debajo del puente pero nunca podría no reconocer su voz, su voz que todas las noches me hablaba en sueños y me decía que todo estaría bien.

- Edward – mi voz salió como cualquier cosa menos como la mía

- ¿Bella? – se levanto afirmándose el estómago, creo que donde le había pegado

- ¿Estás bien? – mire hacia abajo para ver si me encontraba con algún golpe visible

- Si – él inmediatamente poso su vista sobre mi vientre y abrió los ojos desmesuradamente al ver el pequeño bulto que se marcaba aun mas con la blusa que llevaba puesta – te ves muy bonita – agrego

- Muchas gracias – me sonroje

Ni siquiera me importo que mi esposo estuviera tan cerca, tenía a mi lado a Edward y como sabia que solo serian unos segundos pensaba disfrutarlo.

- ¿Qué estás haciendo aquí? – miro el lugar

- Tenia consulta médica – señale la puerta por donde había salido y donde se leía a la perfección la palabra “obstetra”

- Veo…

- ¿Y tú?

- Edward, acá estabas cariño – ambos dirigimos nuestra mirada a una hermosa rubia que se nos acercaba

- Ya iba Kate – le sonrió Edward

La chica llego a su lado y la verdad es que ambos se veían muy bien juntos, los mire bien y me fije que Edward estaba muy bien vestido, parece ser que le había servido de mucho el cambio… estar sin mí.

- Yo… me tengo que ir – apreté lo mas que pude mi cartera a mi cuerpo

- Acá estabas amor – cerré los ojos al sentir como Emmett me abrazaba por la espalda – mira… si no es el jardinero – miro despectivamente a Edward

- Claro señor… pero aunque amaba mi trabajo debo decirle que ya no soy jardinero… ahora soy abogado

Se me hincho el pecho hasta el cielo al ver como Edward le respondía a Emmett, estaba tan orgullosa, había logrado terminar sus estudios. Le dirigió una mirada picara a Kate y ella le respondió… me hubiera gustado enojarme pero él se veía bien y con eso me bastaba.

Definitivamente Edward estaba mejor sin mí.

_____________________

Besos, Joha!!!

3 comentarios:

  1. Hola me encanto y dios como que el ya se olvido de ella o eso fue lo que entendi...Besos...

    ResponderEliminar
  2. me parece q hbo un malentendido!!! no creo para nada q Edward se haya casado y mucho menos q Kate sea su novia... bueno estoy ansiosa!!!besotes johis espero leerte rapidito el siguiente; se te adora!!

    ResponderEliminar