jueves, 23 de junio de 2011

Rescatame - Capitulo 32


Hola!!!. Chicos, capitulo completo, ya le queda poquito a este fic :(. Besos!!

Summary: Vivo un infierno y ruego porque algún día llegue un ángel a rescatarme, pero se que es imposible, así que es mejor escapar a mi lugar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 32


- ¿Qué?

- Eso… casemos, creo… creo que ya hemos pasado por todo y el ver a nuestra hija aquí… creo que es una señal

- Pero…

- ¿No te quieres casar conmigo?

- Es eso es que el momento… el lugar

Mire a Edward y no sabía que decir, nos miramos fijamente pero ninguno reaccionaba, la situación me estaba comenzado a preocupar, no se suponía que esto tenía que ser así, de hecho debía ser todo al revés.

- Edward…

- Dame un momento – alzo su dedo y después lo bajó – yo tenía el anillo… mi mamá me ayudo a reservar en un restaurant y tu mamá te compró un lindo vestido… tenía todo listo para pedírtelo antes de que naciera Marie… pero ahora… - miro hacia todos lados como si estuviera buscando una cámara escondida o algo

- Lo siento, yo no pensé que… - ahora me sentía pésimo por mi maldito ataque de “di lo que piensas”

- No amor – corrió los pocos centímetros que nos separaban y acuno mi rostro con sus manos – es solo que fue sorpresivo

- Dije lo que sentía… de verdad quiero casarme contigo

- Y yo quiero casarme contigo – susurro besando suavemente mis labios – así que si – me sonrió mostrando todos sus perfectos dientes – acepto casarme contigo

- ¿De verdad?... ¿Nos vamos a casar?

Edward tomo mi cintura y me alzo solo un poco, solo el gorgoteo de nuestra hijo nos hizo darnos cuenta en donde estábamos, ella se estaba moviendo y tal parecía ser que entendió que sus padres se iban a casar porque podría jurar que estaba feliz.

- ¿Viste mi amor? – susurre golpeando un poquito la incubadora – tu padre me dijo que si… nos vamos a casar

- Si mi amor… nos vamos a casa y tu vas a estar ahí

Estuvimos con Marie solo un momento más ya que yo aun no estaba del todo recuperada del parto. Pensaba que mi estado emocional iba a cambiar mucho por la condición de mi hija peor el verla ahí, viva y sanita era lo único que necesitaba para darme cuenta que su ceguera solo era una condición y que si nos informaban adecuadamente no sería un impedimento demasiado grande.

Nos despedimos de nuestra pequeña con lágrimas en los ojos por parte de ambos. La doctora del área de neonatología nos dijo que en desde hoy podía estar en los cuneros de adelante para que nuestros familiares la vieran y que dependiendo de su estado podrían permitirme alimentarla, cuando me dijo esto último, inconscientemente lleve mis manos hacia mis pechos que estaban hinchados de leche, ni siquiera me había dado cuenta como estaban y que no había podido darle de comer a mi hija, ni siquiera podía llegar a imaginarme como se sentiría el darle de comer, así que cuando la imagen se puso en mi mente desee con todas mis fuerzas que llegara ese momento.

- Bien – la enfermera me estaba acomodando las mantas de la cama mientras Edward había salido a buscar a nuestra familia – antes de que venga su familia le voy a enseñar a sacarse la leche

- ¿Sacarme la leche? – la mire extrañada y por alguna razón subí las sabanas y me cubrí con ellas

- Sus pechos están hinchados y necesita sacarse leche antes de que le empiecen a doler…

- Pero… se supone que debería alimentar a Marie

- Ella todavía no puede recibir su alimento así que… - me paso una cosa rara que no supe cual era cada lado y la quede mirando extrañada

- No – se la devolví con decisión – quiero que cuando me salga leche sea para ir directamente al estomago de mi hija

- Pero están muy hinchados y…

- La entiendo pero de verdad que no – le sonreí para no sonar tan perra pero que viera que estaba decidida

- Bien – me sonrió, creo que comprendiéndome – supongo entonces que hare entrar a su familia

- Gracias

La enfermera salió y volví a quedarme sola, no fue tanto tiempo pero tampoco entraron enseguida, alcance a pensar en lo que se venía, si mis cálculos eran correctos entre hoy y mañana me deberían dar el alta, ya no creo que sea hoy así que lo más probable es que fuera mañana. Toque mi vientre y sentí un tímido tirón en lo que supuse fue toda la zona trabajada, no recuerdo muy bien como fue el parto y el dolor es algo que más que nada se asemeja a una suposición, se que dolió mucho pero no se cuenta, no recuerdo que me doliera una zona en particular, solo fue… dolor.

- Hola hija – Lizzie fue la primera en acercarse a mi cama - ¿Cómo estás?

- Muy bien – les sonreí con sinceridad – vi a mi hija y eso es lo único que necesitaba para estar completamente bien

- La vimos – aclaro Esme – es hermosa… igual que tu cuando eras bebé

En el fondo de la habitación vi a Edward hablando algo con mi padre, él tenía el rostro serio y mi novio-prometido se notaba bastante nervioso así que supuse que estaban hablando de mi pedida de matrimonio.

- Ten – mi madre tendió hacia mí una pequeña bolsita de regalo

La abrí y tuve que rodar los ojos al ver una crema ante estrías en ella, esto era tan Renée que termine rompiendo en carcajadas, quizás para muchos, incluyéndome, podía sonar como algo demasiado superficial pero ahora que lo pensaba un poquito y que estaba en la situación no lo veía tan así, o sea… es obvio que si podía hacer que mi cuerpo luciera un poquito mejor después del embarazo no era algo malo ¿No?

- Bien… familia – Edward se aclaro la garganta atrayendo la atención de todos – quiero contarles que Bella y yo nos vamos a casar

- ¡Ohhhh hija! – Esme se tiro a mis brazos dejándome casi sin respiración

Todos comenzaron a felicitarnos tan rápido que ni siquiera supe quien de los cinco hablaba primero.

- Un momento – hablo Carlisle – hijo… ¿Quién se lo pidió a quien?

- Ehhhh – Edward inmediatamente se puso de todos los colores llamando la atención de los presentes – Bella – murmuro haciendo que ahora todos estallaran en carcajadas

- Pero si… - Carlisle contuvo la risa – me pediste el anillo de tu abuela

- Lo sé pero – me miro fulminándome con la mirada – Bella se me adelanto

- ¡Ey! – le tire un cojín en el rostro – por lo menos yo no me quede muda con la proposición ni comencé a tartamudear

- ¡Edward! – chilló Lizzie - ¡Pero si practicamos esto!

- Hija – mi madre me hablo al oído – esta familia es un poco rara – miro especialmente a mi suegra - ¿Segura que quieres unirte a ella?

- Madre – la mire sonriente – dudo que nosotros seamos mucho más normales

- Bueno… - hizo una mueca con los labios como si estuviera dudando

Después de eso seguimos hablando de todo un poco, hasta que mi madre comenzó a soltar ideas para la boda, por supuesto que mi suegra daba otras y hasta me sorprendió mucho ver a Esme acalorarse al discutir con ellas, ya no solamente tenía dos opiniones, si no que ahora tenía tres ya que Esme tenía ideas muy fijas que no soltaba por todo.

Como había predicho, al día siguiente me dieron el alta, asa que antes de irnos del hospital con Edward nos pasamos a ver a nuestra hija y fijamos los horarios con la enfermera para poder estar con ella en las tardes, pregunté sobre si le podía dar leche y me dijeron que eso aun no sabían pero que se vería con el tiempo, as que por ahora me quedaba esperar.

Ya habían pasado dos días más y con Edward estábamos algo ansiosos sobre el avance de Marie, para mañana teníamos una cita con el especialista que nos guiaría desde ahora en adelante, tratamientos, remedios, todo. Por ahora estaba yendo yo sola a verla ya que Edward estaba trabajando mucho, parecía ser que sus jefes estaban tomando en cuenta su perseverancia y ya no solo le daban más trabajo sino también más responsabilidades, ni siquiera tenía un año en el bufet y ya había rumores de un asenso, cosa que lo ponía demasiado contento ya que ambos sabíamos que los tratamientos de Marie podían ser algo costosos y eso definitivamente era algo de lo que Edward quería encargarse.

- Hola Marie – entre a la sala de incubadoras y le sonreí a mi hija

Me acerque hasta quedar a su lado y acerque la silla conjunta para no poder cansarme mientras le hablaba, a pesar de que aún le queda un tiempo más para que le dieran el alta, yo ya la veía mucho mejor, se notaba mas grandecita y ya no tan frágil como al principio. Sus ojitos verdes se abrieron y se enfocaron en ningún lado, a estas alturas no se notaba su ceguera pero ya nos habían dicho que cuando saliera de la incubadora y comenzara a reaccionar a los sonidos externos se notaria un poco más.

- ¿Sabes?... con tu papi nos vamos a casar – metí mis manos por la rendija que ya estaba sin los guantes de látex así que pude tocar su manito – eso sí… vamos a esperar hasta que salgas de aquí porque queremos que estés cono nosotros en este día tan especial

Marie gorgoteo y sonrió un poco, hasta en eso se notaba más grandecita, ya no había ni rastro del frágil bebé que vi por primera vez, ahora estaba mi fuerte y hermosa hija.

- Te amo hija – acaricie su carita – y ya verás como falta poco para que llegues a casa… vas a amar tu habitación – ya teníamos todo acondicionado para su situación así que estaba segura que la iba a amar

Me quede una hora más hablando con mi hija hasta que llego la enfermera Taner. No sé porque pero esta vez note en ella una sonrisa bastante diferente a la de los otros días.

- Hola – me saludo

- Hola

- Señora Cullen – seguían llamando así y yo ahora menos que nunca pensaba corregirlos – le tengo una muy buena noticia – cualquier noticia buena era buena ¿no?, así que pude toda mi atención en ella – desde hoy puede alimentar a Marie

- Oh

A penas y abrí la boca porque me quede procesando la información, se que solo habían pasado unos días desde el nacimiento de mi hija pero ya me estaba desesperando por no poder alimentarla, sentía que eso era lo que faltaba para terminar de crear ese vinculo madre e hija. No sé si escuche bien, pero en algún momento de mi vida me parece haber escuchado decir que ese vinculo de madre, de que puedas saber que le pasa a tu hijo, las puntadas en el pecho y todo lo que ello conllevaba se formaba en ese momento, en el momento justo en que alimentabas a tu bebé por primera vez.

- Venga… siente – me indico una silla en un rincón

Aun sin terminar de caer por completo hice lo que me dijo y tome asiento, desde donde estaba pude verla abrir la incubadora y tomar a Marie, ayer me habían dejado tomarla cuando la sacaron para cambiarle pañales pero prefería no hacerlo, ella era mucho más frágil que cualquier bebé y si ya de por si los bebes son delicados, mi hija lo era mucho más. La enfermera Taner tomo a Marie con mucho cuidado y comenzó a acercarse hacia mí. Con mucho miedo y cuidado extendí mis brazos como ella me indico y espere hasta sentir el cálido cuerpecito de mi hija en ellos.

- Ey… hola mi niña – le sonreí sin poder evitar que una lágrima se cayera por mis ojos

- Ahora… - la enfermera Taner me ayudo a abrir mi blusa que por suerte era abotonada – solo saque su pezón y acerco a su boca – le sonrió a Marie que se veía algo ansiosa – ella sabrá que hacer… es instintivo

- Bien

Suspire antes de hacerlo, la chica se dio vuelta y nos dejo solas, como me había indicado saque mi pezón y lo acerque hasta sus rozados y chiquititos labios y por supuesto que ella inmediatamente me busco, tomo mi pezón entre sus labios y fue una sensación totalmente distinta, siempre me pregunte si se sentiría igual que cuando Edward lo hacía pero era algo demasiado diferente, nada que ver, esto era algo que daba un placer en otro nivel… porque si… sentía correr ese vinculo madre-hija, con Marie por fin nos habíamos afianzado.

- Mi pequeña – solté un par de lágrimas más y seguí dándole de comer

Después de un rato que ella no dejaba de hacerlo comencé a sentir un dolor algo suave y fue justo cuando entro la enfermera Taner.

- ¿Duele? – me miro dándome a entender que no me valía mentir

- Algo

- Cambie de seno – me sonrió y me golpee mentalmente por no haber pensado en eso antes

- Bien

Le hice caso pero cuando quise quitarle la leche a Marie ella protesto, eso me hizo sonreír pero inmediatamente le puse el otro, siguió alimentándose hasta que ella misma decidió parar, no sé que tanto tomo pero por lo que me explico la enfermera Taner, con diez minutos por seno estaba bien, de hecho ella por ser prematura debería tomar un poco menos.

Luego de que Marie volvió a su incubadora vino la doctora y me explico que su peso estaba subiendo considerablemente y de acuerdo a su estado de prematura, si todo salía bien, en una semana más podíamos tenerla en casa, cosa que por supuesto me puse de muy buen humor.

Hoy más que nunca me costó dejarla, creo que el darle leche si me había revolucionado más que cualquier cosa.

Cuando llegue a casa estaba todo tal cual lo había dejado, estaba algo cansada así que opte por pedir comida china, llame a Edward para que la comida no se enfriara y corte antes de decirle todas las buenas noticias, esas eran cosas que debía decírselas de frente, arregle los platos y ordené la cocina cuando note que el contestador del teléfono estaba parpadeando, leí “4 nuevos mensajes” así que le di play.

- ¡Hija! – chilló la voz de mi madre – encontré el vestido perfecto para ti, ya vas a ver como lo vas a amar, pero te recomiendo que bajes un poquito de peso para que se te vea mejor – rodé los ojos, eso era típico de ella pero me gustaba verla tan entusiasmada – bueno hija, si encuentro algo mas te aviso

Reí cuando termino el mensaje pero inmediatamente comenzó el siguiente.

- ¡Perra!... ¿te casas y no le cuentas a tu mejor amiga?... ya verás Isabella Swan… mañana mismo me dejo caer tu casa y tendrás que contarme todo con lujos de detalles

La voz de Vicky se apago y continúo el siguiente mensaje.

- Querida, no lo vas a creer encontré el lugar perfecto para la ceremonia, es hermoso y muy romántico pero no le digas a tu madre porque lo mas probable es que lo odie, ya saber cómo es… nada le gusta

Dios, ella dos eran iguales, y por fin vino el último mensaje.

- Mi Bells, hable con Félix y no adivinas… tiene el mejor fotógrafo del mundo disponible para el día que elijan, se que aun no lo hacen oficial ni nada y que Edward ni siquiera te ha dado el anillo pero pensé que te gustaría saberlo, bueno… ¡llámame!

Y… el fin, por fin terminó los mensajes de las cuatro locas obsesionadas con mi boda, si no las quisiera tanto ya las habría golpeado.

De pronto me quede pensando en lo que dijo Esme, tenía razón, Edward ni siquiera me había dado el anillo aun, estaba pensando en eso cuando sentí la puerta abrirse, corrí para ver que era Edward.

- Pero amor – me queje – te dije que me avisaras para encargar la comida china

- Lo sé – me sonrió y se veía algo nervioso – pero antes quiero mostrarte algo – estiro su mano así mi y note que la puerta seguía abierta – vamos – tome su mano y me guio hacia fuera del departamento

- ¿Dónde vamos?

- Sorpresa

Me guio por las escaleras hasta que llegamos a la azotea, iba a decirle que no podíamos estar ahí cuando me tapo los ojos para abrir la puerta y me los destapo cuando llegamos por completo, lo que veía no lo podía creer, estaba todo decorado como en las películas, flores, una cena, cojines en el suelo, velas, música, chocolates, champan, todo… absolutamente todo lo que se puede imaginar en un cuadro romántico.

- Así tenía que ser – me guio hacia el centro y se puso de una rodilla – Isabella Swan… ¿Te casarías conmigo?

Y saco el anillo que brillo ante mis ojos, mire el lugar y volví a mirar a Edward, este era el sueño de cualquier chica y después de haber vivido un infierno por tantos años yo lo estaba teniendo, todo… el príncipe, mi bebe, mi petición romántica… todo… si alguien me dijo alguna vez que yo no merecía esto, se equivoco, porque aquí estaba yo, Isabella Swan estaba teniendo su cuento de hadas.

- Si – deslizo el anillo por mi dedo para tomarme en brazos y comenzar la segunda parte del cuento

________________

Besos, Joha!!

19 comentarios:

  1. Me encantooooo! Todooooo completitooo! nomas q no se pongan romanticos, no quedran salir preñados d nuevo xD

    ResponderEliminar
  2. En serio me encantan todas tus historias y esta es mi muerte adoro a edward, es tan lindo el hombre ideal que todas quisiéramos tener en casa, lo amo!!!!, espero actualices pronto te mando saludos y besos.

    ResponderEliminar
  3. En serio me encantan todas tus historias y esta es mi muerte adoro a edward, es tan lindo el hombre ideal que todas quisiéramos tener en casa, lo amo!!!!, espero actualices pronto te mando saludos y besos.

    ResponderEliminar
  4. omggggggg.. que lindooooo!! me encanta este edward tan romanticooo lo amo!!!.. joha que buen capiii.. todoo hasta cuando le dio de amamantar a Mari.. me encantooooooo
    besotes actualiza prontooooo chaoooooo

    ResponderEliminar
  5. awwwwwwwwwwww me encantooooooooooooooooo.................. muy cute todo..... cuando bella amamanto a marie por primerz vez fue superrr cute...... los msjs d las 4 en la contestadora super comico... y edward mas bello imposibleee

    ResponderEliminar
  6. awwwwwwwwwwww me encantooooooooooooooooo.................. muy cute todo..... cuando bella amamanto a marie por primerz vez fue superrr cute...... los msjs d las 4 en la contestadora super comico... y edward mas bello imposibleee

    ResponderEliminar
  7. awww que hermoso!!! :')

    ResponderEliminar
  8. awww que hermoso!!! :')

    ResponderEliminar
  9. me encanta,me encanta,siiiiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
  10. me encanta,me encanta,siiiiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
  11. Que bello!! Fue todo muy lindo----

    ResponderEliminar
  12. aaaahhhh!!!!   que romantico, me encanto todo el cap....

    y marie hay cosita se a de ver hermosa, hay yo hubiera querido ser la enfermera jajaja para ver esa escena tan especial como es la conexion madre e hija....

    hay me encanta como escribes Joha....

    besosss

    ResponderEliminar
  13. Hermoso, bellísimo, lleno de ternura...

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Wue romantico por fin sera feliz que Marie regrese pronto a su casa y se recupere

    ResponderEliminar
  15. esta historia es tannnnnnnnnnn tiernaa !! me encanta como manejan lo de marie!! y eso de que bella le propusiera matrimonio a edward fue muyy original johaa !! muyyyyy pero muyyyyy buen capituloo

    ResponderEliminar
  16. esta historia es tannnnnnnnnnn tiernaa !! me encanta como manejan lo de marie!! y eso de que bella le propusiera matrimonio a edward fue muyy original johaa !! muyyyyy pero muyyyyy buen capituloo

    ResponderEliminar
  17. Wue romantico por fin sera feliz que Marie regrese pronto a su casa y se recupere

    ResponderEliminar
  18. me encanta,me encanta,siiiiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar