miércoles, 29 de junio de 2011

Rescatame - Capitulo 33


Hola!!!. Bueno, aca les dejo el capitulo, mañana quiero subir "A mi manera". Besos!!

Summary: Vivo un infierno y ruego porque algún día llegue un ángel a rescatarme, pero se que es imposible, así que es mejor escapar a mi lugar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 33


Nuestros labios se encontrar a mitad del camino para unirse en un fiero beso. Iba a ser la esposa de Edward Cullen y todo por fin iba a terminar de estar en su lugar, todo tal cual siempre lo había soñado.

- ¿Eres feliz? – me miro y la noche estrellada le dio una luz especial

- Demasiado – suspire – y ¿sabes?... me merezco esto – mire a nuestro alrededor – ya era hora de que yo también tuviera mi cuento

- Y muy merecido

Una suave música comenzó a sonar y note que Edward tenía el control remoto en la mano, nos mecemos el ritmo de ella, lenta y calmadamente, no teníamos prisa así que nos tomamos nuestro tiempo para disfrutar el uno del otro. Las manos de Edward encontraron apoyo en la parte baja de mi espalda y las mías se engancharon su cuello, nos mecimos al ritmo de la música y yo me deleite con los suaves murmullos de ella que Edward estaba cantando en mi oído. La noche estaba estrellada creando una cúpula perfecta para ambos y dándole el toque justo para que este momento no lo olvidara nunca por el resto de mi vida.

- Prepare la cena – habló en un susurro – así que – apretó aun mas su agarre - ¿Qué te parece si comemos?

- Me parece perfecto

Nos besamos por última vez y nos sentamos alrededor de la pequeña mesa que abastecida de comida, había de todo un poco y me sorprendió mucho que fuera comida china, sonreí y quede mirando a mi futuro esposo pidiendo una explicación.

- Dijiste que querías comida china – se encogió de hombros

- Así es… pero esto – apunte la exquisita mesa – no lo cocinaste tú

- ¿Cómo sabes? – reí mas fuerte ante su tono ofendido – yo pude haber pasado toda la tarde cocinando esta cena de la cual estas dudando su procedencia

- Bien – tome un arrolladito primavera – comeré esto – hable un poco con la boca llena – suponiendo que mi prometido lo cocino

- Bien hecho

Comimos riendo y hablando de todo un poco, por supuesto que Marie fue nuestro tema principal, Edward había estaba averiguando y ya le teníamos varias cositas que servían para desarrollar sus otros sentidos.

- Kate me recomendó un móvil con sonidos… así desarrolla aun mas la audición

- De hecho – apunte – creo que ya la tiene mucho más desarrollada

- Nuestra niña será muy inteligente – comento

-Lo será… solo… ¡Dios! – apreté los dientes – si un solo niño osa burlarse de ella aunque sea una sola vez…

- Ella se defenderá muy bien – me interrumpió – porque le ensañáramos que tiene que ser fuerte y no usar su ceguera como excusa – lo mire embobada – Marie sabrá que es una chica capaz de ponerse de tu a tu como cualquiera… es igual de fuerte que su madre

- Te amo – murmure

- Y yo a ti – rió

Tome un sorbo de agua y él me siguió.

- ¿Cómo quieres que sea nuestra boda?

- No se – fruncí el ceño e hice una mueca al recordar los mensajes de las cuatro locas – no quiero algo muy grande

- ¿Cómo fue tu boda con Emmett? – suspire ante los recuerdos

- Enorme… había tanta gente que no recuerdo prácticamente nada, ningún invitado fue mío porque ni siquiera Esme pudo asistir como invitada, todos fueron invitados por mis padres o por él

- Entonces supongo que no quieres otra boda enorme

- Supones bien – le di la razón – de hecho… solo con nuestra familia y amigos me basta

- Bien – comenzó a asentir – eso es muy conveniente para mis planes

- ¿Qué planes? – lo mire con el ceño fruncido

- Sobre la fecha – hablo relajado – quiero que sea luego… muy luego, en cuanto Marie salga de la clínica quiero que nos casemos

- Pero eso puede ser en un par de semanas – acote lo que ambos sabíamos

- Por eso… pronto

- Bien – asentí – entonces… nos casaremos en menos de un mes

- Solo lo haremos oficial – se levanto y me ayudo a mi también – porque ya hace mucho que somos un matrimonio… una familia

- Menos de un mes entonces – volví a repetir

Nos dejamos caer sobre los cojines y nos amamos a la luz de la luna y las estrellas, nuestras caricias no nos dieron treguas y nos demostramos una vez más el amor infinito que procesábamos por el otro.

Los días luego de nuestro compromiso oficial pasaron demasiado rápido al igual que la salud de Marie mejoro, como ninguna bebé prematura estuvo dada de alta en dos semanas, así que hoy era ese día, hoy iríamos a buscar a nuestra hija a la clínica.

Los preparativos para la boda estaban a cargo de todos nosotros, cada uno hacia lo suyo, todo iba a ser demasiado intimo y pequeño así que más que nada nos encargamos de nuestros trajes y de la comida, la decoración estuvo por completo a cargo de mi madre. Había pensado en casarme con un vestido de color pero luego de una charla con ella note que podía lo mas bien hacerlo de blanco, ya perdí la opción de una boda por la iglesia y aunque creo mucho en dios y en los santos no lo hago tanto en los sacerdotes así que la verdad no me preocupaba, en lugar de eso decidimos que uno de nuestros amigos se ordenara por internet y que nos casara… el elegido fue Jasper quien estaba extasiadisimo de poder casar a su hermano, así que nada podía estar más perfecto.

En cuanto al lugar, mis padres volvieron a ofrecer su casa, desde pequeña siempre soñé casarme en esos hermosos jardines así que podía ser más perfecto, nada frio y antipersonal como mi boda anterior, en esta me estaba involucrando hasta en los últimos detalles.

La boda seria la próxima semana ya que aun faltaban unos detalles y además queríamos que Marie se acostumbrara a estar en casa antes de cualquier cosa. No tendríamos luna de miel por mutuo acuerdo, no estamos en posición de separarnos de nuestra hija ahora que por fin la teníamos con nosotros, ya después podríamos tomarnos unas mini vacaciones.

- ¿Lista? – la voz de Edward me trajo de vuelta a la realidad

- Si – Salí del auto por la puerta que Edward mantenía abierta para mí

- Tranquila – me abrazó – todo estará perfecto

- Lo sé… es solo que… ¿voy a estar sola con ella en casa? – murmure - ¿y si soy mala madre?

- ¿Sabes que eso es imposible verdad?

- ¿Cómo lo sabes?

- Porque te conozco – abrió la puerta de la clínica para mí – y se que podrás lo mas bien con ella… de hecho has estado haciendo muy bien acá… haces prácticamente de todo así que no veo la diferencia

- ¿Y si no llora cuando le duele algo?

- Eso no pasara – beso mi cabeza – y si cualquier cosa pasa yo estaré ahí también… recuerda que el papel de papá no me lo puedes quitar – rió

- Lo se

Entramos a donde nos estaba esperando la enfermera Taner con Marie ya en sus brazos y lista para irnos.

- Hola mi niña – en cuento escucho mi voz extendió sus bracito hacia mi - ¿me extrañaste? – abrió sus ojitos y ahora ya se le notaba un poco más la mirada perdida – estas hermosa hija – acaricie sus cabellos del mismo color de su padre, solo eran unas pelusas pero le quedaban perfecto

- ¿Y para el papá no hay abrazo?

El ruidito que hizo nuestra hija cuando escucho la voz de Edward no tiene precio, prácticamente rogo por su padre y por supuesto que él se derritió ante ella.

- Mi linda princesa – la tomó logrando que Marie agarra en su pequeña manita una buena porción de su despeinado cabello

- Perdón – nos interrumpió la voz de la enfermera – solo deben firmar esta orden y listo – me extendió el papel con una sonrisa

- Ah, ok – lo hice rápidamente entregándole todo

- Una cosa – se sonrojo la chica – sería bueno que la trajeran de vez en cuando… digo – se apresuro a corregirse – solo por…

- ¿Bree cierto? – sabia su nombre pero siempre era bueno mantener las distancias, ella sintió – Marie estará viniendo periódicamente y prometo siempre pasar a verte

- Muchas gracias – la vi con intención de acerque a mi hija así que la quite de los brazos de su padre y se la acerque – adiós pequeña

- Ahora que estamos los tres ya podremos casarnos – sonrió Edward meciendo a Marie

La chica se veía muy jovencita y me enterneció mucho que se encariñara con nuestra hija, aunque la verdad era muy difícil no hacerlo, ella se hacía querer por sí sola. Edward recogió el bolso con sus pocas pertenencias y se lo colgó al hombro para que nos encamináramos a la salida. En el auto ya teníamos instalada la sillita para recién nacidos así que la acomodé mirando hacia atrás y nos fuimos rumbo a nuestro departamento, el viaje fue mucho más largo que de costumbre ya que Edward condujo como un abuelito y se negó a sobrepasar los 50 kilómetros por hora, bueno, no es quisiera que anduviera como un loco pero tampoco era necesario ir tan lento.

- No nos mataremos si vas un poco más rápido – ironicé

Edward solo me dio una de sus miradas y disminuyó aun más la velocidad, no tenia caso pelearle esto así que me dedique a ver el paisaje y preocuparme de mi hija. Por supuesto que después de un tiempo más largo logramos llegar a casa.

- Yo la bajo – Edward prácticamente me empujo para ser él quien sacara a Marie de su sillita

- Tranquilo yo bajo el bolso – tuve que alzar la voz en el último momento porque ya había desaparecido dentro del edificio

Como ya me había quedado sola me tome mi tiempo y comprobé que el auto estuviera cerrado antes de subirme al ascensor, cuando llegue frente a la puerta note que Edward estaba afuera cargando a Marie.

- ¿Por qué no has entrado? ¿No tienes llaves? – me apresure a buscar la mía pero note que él si tenía las suyas en sus manos

- Entremos juntos – cargó todo el peso de nuestra hija en una mano y extendió la otra hacia mi

Tome su mano sin dudarlo y deje que me guiara hacia dentro de la casa. Nada mas bastó que pusiera un pie adentro para que me diera cuenta del porque Edward quería que entráramos juntos. Ahí, de pie en nuestra sala esta toda nuestra familia y seres queridos, sin faltar nadie todos estaban esperándonos a nosotros y a nuestra hija.

- Hola mi Marie – mi madre se apresuró a quitarle a Edward a Marie de los brazos y tomarla en los suyos - ¿Cómo está la niña más linda del mundo?

- ¿Sabias de esto? – murmure en el oído de mi novio

- Claro – me abrazó y beso mi frente - ¿si no como crees que entraron?

- ¿Cómo estas hija?

- Muy bien Esme – la abracé – me alegra verlos acá – mire a todos

- No podías dejar de estar con ustedes en este día tan especial – me devolvió el abrazo – y… ¿Cómo estas para tu boda?

Nos alejamos un poco del resto y me senté junto a Esme en el sofá, hace mucho que no tenía un tiempo para hablar a solas con ella, por mucho tiempo fue mi único apoyo y la persona que impidió que me volviera loca, así que ahora no podía evitar sentir nostalgia por la falta de contacto que mantenemos, pero bueno, yo tengo mi familia y Esme se ve muy feliz con Félix.

- Me da mucho gusto verte tan feliz – solté lo que estaba pensando – por un tiempo pensé que no te conocería pareja nunca

- Ya ves – se encogió de hombros – el amor llega cuando uno menos se lo espera

- Y él se ve que se muere por ti – mire al novio de Esme – se ve muy buena gente

- Lo es – suspiró – y a veces me arrepiento de habérselo puesto tan difícil

- Teníamos miedo… es normal después de todo lo que me viste pasar a mi… además – la mire entrecerrando los ojos – me aventuro a adivinar que Félix es tu primer hombre en mucho tiempo

- Yo… - el sonrojo de mi segunda madre me lo dejo todo más que claro – no hablare de ese tema contigo… aun eres una niña

- Claro – me reí – pero sabes – suspire mirando como toda nuestra familia hablaba entre ellos y como todos se desvivían por mi hija – solo por ver esto – apunte a nuestro alrededor – vale cien por ciento haber vivido todo lo que viví

- Puede ser pero…

- No – la corté – sé que hay cosas que nadie se merece pero yo sabía que algún día llegaría un ángel a rescatarme de ese infierno – puse toda mi atención en Edward quien en ese momento se giro para sonreírme – y ¿sabes? – me gire a verla – no me equivoque… Edward llegó en el momento justo

- Cuando lo conociste – rememoró – lo note enseguida – sonrió mirándome – note como ese brillo en tus ojos volvía a ti… hacia tanto que no te veía brillar así que supe que algo en Edward te daría un poco de esa felicidad que tanto te merecías

- Que nos merecemos – pase mi brazo por su hombro y la apegué a mí

Nos quedamos hablando un par de cosas más de la boda y de algunas ideas que tenía Esme, decía que aunque fuera pequeña e intima tenía que ser hermosa porque yo me lo merecía.

Elizabeth se había encargado de la comida junto a Alice que parecía mucho más relajada a nuestro alrededor así que cuando paso el tiempo justo nos sentamos a comer, aunque claro, algunos se tuvieron que conformar con el sofá porque nuestra mesa no era tan grande.

- Por fin puedo saludarte amiga – se quejo Victoria

- No seas celosa – la moví con el brazo – pero tengo que dividirme para alcanzar para todos

- ¡Claro señorita solicitada! – se burlo mientras tomaba un sorbo de su bebida – por cierto… ya tengo lista tu despedida de soltera – me apuntó y se puso demasiado seria cuando abrí la boca para hablar – ni se te ocurra protestar – me costó mucho reservar una mesa en “La Boca” – alzó un dedo para volver a silenciarme – así que te aviso – puso énfasis en la última palabra – que este viernes tenemos un cita

- Esta bien – vi su sonrisa ante mi rendición – pero – me apresure a hablar – se te olvida que tengo una hija y que no puedo dejarla sola

- Claro – rodó los ojos – y a ti se te olvida que esa hermosa niñita – apunto a mi beba – tiene un papá que se puede quedar con ella

- Pero…

- Erik le organizo la despedida de soltero a Edward – me cortó – así que la de ellos será el sábado y la nuestra el viernes… está todo arreglado, tu solo necesitas mover tu trasero hacia allá, nada mas

- Bien – me rendí cuando me quede sin argumentos

Después de sonrisa satisfecha de mi amiga seguimos comiendo y hablando de todo un poco, Lizzie, Alice, Esme y mi madre serian las únicas que nos acompañarían ese día, bueno, tampoco tenía más amigas así que eran justo las personas que quería que estuvieran conmigo.

Ya todos estaban listos para irse cuando mi padre se acerco hasta mí, nuestra relación estaba de lo mejor pero hoy a penas y habíamos hablado.

- Hija…

- Papá – le sonreí - ¿Cómo estás?

- Bien – lo vi agachar la vista y demorarse un poco en volver a alzarla – yo quería agradecerte todo esto – suspiro – ver a mi nieta y a ti bien es lo único que quería… es…

- Papá – lo interrumpí poniendo mi mano en su hombro – esto se lo ganaron ustedes… ustedes dieron el primer paso y se lo mucho que les costó… prestaron su casa para el baby shower de Marie… se lo merecen

- Hicimos tantas cosas mal…

- Pero se dieron cuenta – me encogí de hombros – ahora sé que no es fácil ser padre – suspire – me aterra que alguien haga sentir inferior a Marie por su ceguera y sé que muchas veces no estaré ahí para defenderla… se que sufrirá mas de alguna vez por algún motivo pero… yo estaré ahí, pienso que lo hare bien pero eso no lo sabré hasta que pase – le sonreí

- Lo harás muy bien – se me acercó y me besó la frente haciendo que me tensara un poco ya que mi padre nunca tenia esos gestos de cariño conmigo – Esme supo criarte como nadie

- Pero tengo la sangre Swan – le sonreí y supe que le gusto escuchar eso

- Eres toda una Swan y sé que a mi madre le gustaría mucho verte hoy – puso sus ojos en mi hija que estaba en los brazos de mi madre – y se que estaría más que feliz de saber que esa pequeña tiene su nombre

- Lo sé… se lo puse porque será tan fuerte como la abuela Marie

- E igual que su madre

Me abrazo para despedirse, luego de besar nuevamente mi frente, mi madre se acercó a nosotros y tomó la mano de mi padre, a ella también la abrace y me susurro algunas palabras parecidas a las de mis padre, estaba demasiado emocionada con su nieta y no le daba vergüenza demostrarlo, era toda una abuela chocha. Luego de ellos ya no quedaba nadie, así que cerré la puerta de nuestro departamento y me gire para ver mi familia.

- ¿Vamos a dormir? – estiro su mano hacia mí y no dude ni un solo segundo en tomarla


______________

Besos, Joha!!

29 comentarios:

  1. me encanto el capitulo bien tierno y bien por ellos que a pesar de todo aun estan juntos y superaran los problemas...Besos...

    ResponderEliminar
  2. que lindo me gusto mucho que a pesar de las adversidades al final del camino consiguieron ser felices...


    besos  Joha.....

    ResponderEliminar
  3. O yo estoy muy sensiblona o todo me emociona. Me pusiste la piel de gallina en este capítulo. Fortaleza no les falta y felicidad espero que tengan todavía mucha más.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. muy lindo!!! me a encantado van a ser una hermosa familia!!!!

    ResponderEliminar
  5. awwwwwwwwwww que lindoss !! pobre bella se preocupa tanto por su ñiñaa !! pero con una madre tan fuerte dudo que esa niña salga debil o facil de ofender :)

    bella se merece toda la felicidad del mundo despues de todo lo que paso, bien dice un dicho no hay mal que por bien no venga ;-)

    ResponderEliminar
  6. awwwwwwwwwww que lindoss !! pobre bella se preocupa tanto por su ñiñaa !! pero con una madre tan fuerte dudo que esa niña salga debil o facil de ofender :)

    bella se merece toda la felicidad del mundo despues de todo lo que paso, bien dice un dicho no hay mal que por bien no venga ;-)

    ResponderEliminar
  7. tan perfectooo!! al fin Bellita tiene lo qe se merece :D y Edward un padre tan lindo, es un PAPACITO!!! jajjaja
    va qedando tan poqitoo, repito esta historia es increible, desde el inicio (aunqe llore un monton :D) pero ahora vienen nuevas historias y estoy ansiosa por leerla...
    exito Joha

    ResponderEliminar
  8. tan perfectooo!! al fin Bellita tiene lo qe se merece :D y Edward un padre tan lindo, es un PAPACITO!!! jajjaja
    va qedando tan poqitoo, repito esta historia es increible, desde el inicio (aunqe llore un monton :D) pero ahora vienen nuevas historias y estoy ansiosa por leerla...
    exito Joha

    ResponderEliminar
  9. Huuy que linda y tierna familia :) ame el capitulo, demasiado hermoso C:

    ResponderEliminar
  10. Huuy que linda y tierna familia :) ame el capitulo, demasiado hermoso C:

    ResponderEliminar
  11. AH QUE TIERNO CAPITULO.

    EDWARD ES TAN DUCE X3!
    MARIE TAN TIERNA
    Y BELLA TAN FUERTE

    TODO ESTA EN SU LUGAR.Y TODOS LO PERSONAJES HAN CAMBIADO TANTO QUE AHORA TODO ESTA SU SITIO :D!

    ResponderEliminar
  12. *-* LO AMÉ ASDASKDK LOS PAPÁS DE BELLA SON COMPLETAMENTE DISTINTOS :3 ESME ES FELIZ, BELLA TAMBIÉN, NESSIE YA ESTA CON ELLOS... VEO UN FINAL CERCANO :c

    ResponderEliminar
  13. omg la familia perfecta no creen...

    ResponderEliminar
  14. ojala y si sean una familia feliz ya se lo merecen

    ResponderEliminar
  15. oHH esperemoss q sip!
    pero joHita despues de lo de Resiste..
    mejor estar a la expectativa.. . .jiji
    besitos Johaa!!

    ResponderEliminar
  16. oHH esperemoss q sip!
    pero joHita despues de lo de Resiste..
    mejor estar a la expectativa.. . .jiji
    besitos Johaa!!

    ResponderEliminar
  17. aww que hermosa beba es marie =)que bonita familia y con marie todo se hace mas bonito =D
    saludos

    ResponderEliminar
  18. awwwwwwwwwwwwwwwww que lindooo !! amo a mariee , es tan tiernaaa ... y muyyy inteligente :)

    ResponderEliminar
  19. Eso espero después de todo, la vida no les ha regalado nada en absoluto, todo lo han logrado por sí solos, al menos, dentro de las limitaciones de Marie, se merecen felicidad y suerte.

    Besotes

    ResponderEliminar
  20. absolutamente tiernoooo!! es tan tiernita Marie la adore

    ResponderEliminar
  21. awww que lindo *_* si, familia feliz :)

    ResponderEliminar
  22. me encanto el capitulo bien tierno y bien por ellos que a pesar de todo aun estan juntos y superaran los problemas...Besos...

    ResponderEliminar
  23. que bello capitulo claro que Bella sera una gran madre y que bello edward

    ResponderEliminar