viernes, 8 de julio de 2011

A Mi Manera - Capitulo 2

Bueno, chicos, aca esta el capitulo, este fic se me hace mas dificil escribir así que ojala q les guste. Besos!!

Summary: Isabella Swan lo tiene todo, poderosa, fría y calculadora, acostumbrada a vivir en un mundo de hombres aprendió a tener el control sobre los demás… ¿Que pasará cuando un joven y tímido Edward Cullen llegue a su empresa y despierte su curiosidad? ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 2


El tic tac del reloj de pared sonaba en la amplia y silenciosa habitación haciendo que los nervios de Bella se pusieran cada vez mas de puntas, el tiempo seguía pasando pero Jane aun no hacía sonar su teléfono para decirle que el nuevo interno estaba esperándola. Así que por enésima, Isabella vez miró el lento reloj y maldijo al aire porque solo habían pasado siete minutos desde que entró a su oficina, sus nervios no tenían justificación alguna y eso no le causo la menor gracia.

Casi un mes había pasado desde la última vez que la castaña tuvo sexo rudo y salvaje como a ella le gusta, por eso sus hormonas no pudieron controlarse ante semejante espécimen, odiaba acostarse con cualquier y más aún porque no muchos aceptaban su forma de llevar el acto, a ella le gustaba dominar y tener el control en todo momento, así que encontrar a un hombre que hiciera que sus bragas se mojaran y que además no le molestara estar amarrado, definitivamente no era algo fácil de encontrar. Ahora su pobre coño estaba pidiendo a gritos que entraran en él y Bella no tenía tiempo ni ganas de buscar a un nuevo aprendiz, el ultimo solo le había durado dos meses y había sido más que nada una pérdida de tiempo… maldito Ethan y su complejo por tener el control, solo bastó que una vez se soltara las amarras para que Isabella hiciera valido el contrato que lo había obligado a firmar, y con eso dio termino a su ultimo sumiso.

¡Es que no había un puto hombre en todo Nueva York que aparte de ser caliente le gustara que lo dominaran!

Un mes… un maldito mes había pasado sin tener una puta polla penetrándola, así que como era más que obvio, el carácter de La Cobra no estaba en su mejor momento. Eso sí, tenía muchas esperanzas en que eso cambiara una vez que el nuevo interno atravesara su puerta… pocas veces se equivocaba y había visto gran potencial como sumiso en Edward Cullen.

Volvió a mirar el reloj y contempló por un momento sus opciones, siempre se había destacado por hacer las cosas bien y pedirle a ese chico que se la follara sobre su escritorio era algo que definitivamente no se clasificaba como cauteloso, así que respiró hondo y frotó sus muslos para calmar un poco el dolor punzante que le demandaba olvidarse de todo y amarrarlo a la silla para montarlo sin parar… aunque eso si era algo que se salía del área segura.

Las cagó, Isabella no actuaba por sin meditar las cosas, ella estudiaba las opciones y evaluaba la mejor antes de dar el primer paso, en cambio ahora había llamado al nuevo interno a su despacho mandado a la mierda todos sus códigos autoimpuesto, seguramente no faltaba nada para que el chico golpeara su puerta así que se obligó a pensar la mejor forma de girar todo esto de una forma más segura.

- Señorita Swan – escuchó la voz de su secretaria en el intercomunicador – el señor Cullen esta acá

Apretó el botón para responderle y acomodo su garganta para hablar sin titubeos – Hazlo pasar

Hace mucho que no tenía que contar hasta tres para controlar sus impulsos pero esta vez sí tuvo que hacerlo y eso solo provocó que su temperamento subiera unos cuantos grados más. Cuando sus puertas dobles dieron paso al nuevo interno de su empresa, inmediatamente su ágil cerebro encontró la mejor forma de hacer que esa improvisada reunión no se viera como un patético intento de pedirle sexo.

- Señor… - por más que trataba de recordar su nombre no podía, solo tenía la ligera impresión de que no era un nombre común - ¿Edmun?

Y si, su temperamento bajo por lo menos un grado al ver la mueca de desagrado en semejante hermoso rostro, amaba provocar eso en las personas en general, hacerlas saber que ella estaba al mando… esa sensación de poder y superioridad era casi tan excitante como las drogas o el sexo.

- Edward… Cullen

El pobre titubeo del joven incitó que ese sentimiento de necesidad volviera a crecer en su pecho y tuvo que frotar sus muslos una vez más para que su húmedo coño se calamara un poco.

- Señor Cullen – desvió la mirada hacia unos papeles sin sentido que descansaban en su escritorio – lo mandé a llamar porque hay algo que quiero discutir con usted

- Yo… soy nuevo… este es mi primer día de trabajo y yo no…

- Tranquilo – tuvo que morder su labio inferior y enterrar sus perfectas uñas en la palma de sus manos para no lanzarse a su cuello y someterlo como nunca había sometido a nadie antes – la razón… – y ¡Maldita sea!, su puta voz estaba irreconocible. Isabella aclaró su garganta y continuó – no es fácil ser mujer en este mundo de hombres – cruzo sus piernas y se dio unas ligeras vueltas sobre la silla – así que he usado todas mis herramientas para lograr llegar a donde estoy – tomó un bolígrafo de la mesa y comenzó a jugar con él, sacaba y entraba la punta simulando lo que de verdad quería que entrara y saliera… pero de su cuerpo – y no – se apresuró a aclarar - … no hablo del sexo

- Yo jamás pensaría algo como eso

La postura recta y la sinceridad en sus palabras la descolocaron un poco, ella no sabía que Edward Cullen era muy distinto a cualquier hombre que había tenido el lujo… o desdicha… de cruzarse en el camino de La Cobra.

Era extraño y aun no entendía del todo que hacia ahí sentado, pero luego de que le indicaran que tenía que presentarse en la oficina de la jefa mayor hizo lo posible por no pensar en ello y ni siquiera se tomó un segundo para cuestionar tal orden… así era Edward, si alguien con un rango superior a él le decía algo, él cumplía sin siquiera chistar. Así que si, ahí estaba ahora, escuchando a esa hermosa pero fría y para nada alcanzable mujer.

- Veo que eres de esos empleados que no cuestiona las órdenes

En sus casi diez años metida en la dominación había visto a alguien tan malditamente caliente y sobre todo, sumiso… no, no practicaba BDSM, esto era algo mas instintivo, si tenía ganas de usar algún juguete lo hacía, si estaba de ánimos para que la amarran a ella también lo hacía, aunque esto último nunca se le había dado, no cerraba las puertas, nunca hacía daño a su sumiso pero no soportaba la idea de tener sexo sin tener ella el control, quizás algunos de sus pequeños traumas la habían hecho así pero eso era escarbar en el paja y a Isabella Swan le gustaba ser dominante solo porque si, no tenía ni un padre abusador ni una violación infantil a quien culpar, ella era domínate porque le gustaba el poder, nada más ni nada menos… de hecho hasta se podría decir que era una dominante nata, de naturaleza.

- Sé reconocer muy bien a quienes les debo respeto

“Respuesta equivocada”, murmuro su lado más oscuro, esas palabras eran las que cualquier Dom quería escuchar y ahora su nuevo prospecto estaba frente a ella prácticamente ofreciéndose en bandeja y rogando porque lo hiciera su sumiso. Aunque por supuesto, eso era algo que Isabella ya había pensado en hacer realidad independiente de su disposición, no por nada decían que sus ojos hipnotizaban.

- Muy bien señor Cullen, pero retomando el tema anterior – hizo una pausa solo para darle un toque de dramatismo al momento – lo que quería decir cuando dije que utilice todas mis armas féminas es que use la más conocida por toda mujer… mi instinto

Los ojos cargados de ese espeso chocolate miraron fijamente a Edward quien por un segundo creyó las estupideces y calumnias dichas por la señorita Scott. Cerró los suyos y volvió a mirar a su jefa pero sin mirarla a los ojos, no quería creer en las habladurías pero prefirió prevenir que lamentar.

- No entiendo… usted me pidió que viniera y yo…

- No necesito leer tu curriculum para saber que te graduaste como el mejor de tu clase en la Univerdisad estatal, que te graduaste unos años antes para poder comenzar a trabajar luego y ayudar a tu familia, que tus metas están fijadas desde hace mucho tiempo y… - dudó un segundo pero prefirió guardarse su ultimo instinto, no porque pudiera herirlo sino porque ya tendría el momento para usarlo - ¿Cómo estuve?

- Bastante bien – Edward no era de avergonzarse por su precaria situación así que por mas intimidado que se sentía hizo su mayor esfuerzo por no bajar la vista

- Y es por eso que te mandé a llamar… quiero que sepas que nunca – resalto la palabra haciendo contacto directo con sus ojos – me equivoco… así que tendré un ojo sobre ti

Edward pasó saliva por su garganta sin proponérselo, es que más allá de que su jefa le haya dicho que estaría vigilándolo, vio por primera vez una oportunidad real de lo que tanto había soñado… una oportunidad, nada más, es lo único que pedía.

- Muchas gracias señorita Swan – y por primera vez, Isabella presencio su sincera y hermosa sonrisa

- Tengo muchas expectativas en ti – pese a que ella se refería a otro ámbito, él no tenía porque saberlo… aun – así que espero que no me decepciones

- No lo haré – contestó demasiado rápido

La disposición e inocencia de Edward hicieron mucho mejor el día de la castaña - Bien… ahora puedes volver a tu trabajo – le hizo un gesto con la mano que él entendió enseguida poniéndose de pie – ah – interrumpió su salida – y si alguien te pregunta algo… diles que La Cobra solo quería chuparte la vida – sonrió con sus energías renovadas

El chico solo asintió con la cabeza automáticamente pero algo asustado, los ojos de Isabella dejaban en claro que no le afectaba en lo más mínimo lo que dijeran de ella, y por primera vez en su vida… Edward Cullen admiró a alguien de verdad.

.
.
.

- Deberías comer algo – susurró su padre por enésima vez

- Lo haré en cuanto termine esto

Aunque estuviera muy cansado, Edward no dejó de sonreírle a su padre, llevaba ya una semana trabajando en Swan S.A. y sus horas de sueño se habían reducido considerablemente. La charla que tuvo con Isabella en su primer día de trabajo solo lo motivó a pedir más trabajo, quería que sus jefes directos también notaran lo que ella vio en él, porque eso sí, ella no se había equivocado, él era muy inteligente y capaz y eso lo sabía de sobra, sus mismos profesores de la Universidad comunitaria se lo habían dicho infinidad de veces, solo le faltaban las oportunidad y ahora que por fin tenía una, no la iba a dejar pasar.

Luego de ese día no había vuelto a hablar con Isabella pero si la había visto un par de veces cuando bajaba a dejar algún papel, ella era hermosa e imponente, inalcanzable para él, pero por más que Edward tratara, no podía dejar de pensar en esa mujer y eso lo hacía odiarse ya que solo estaba consiguiendo distraerlo de lo verdaderamente importante, sabía que Isabella Swan despertaba los más bajos instintos en cualquiera que se hiciera llamar hombre así que no debía sentirse especial por ello. Solo bastaba una mirada de La Cobra para que cualquiera perdiera los estribos, él lo estaba comprobando en carne propia y… jamás pensó decirlo pero la señorita Scott tenía la razón, la jefa máxima tenia ojos que hipnotizaban.

Aunque así también, aparte de lo que Isaballa Swan despertaba en los instintos masculinos de Edward, en ella también veía alguien digna de admiración y que se estaba ganando una posición como nueva ídola. Y prefería pensar solo en la castaña de esa forma ya que se le hacía más fácil para él verla aun mas inalcanzable de lo que ya era.

- Ten – miró a su padre, de pie frente a él lo notó mucho más cansado

Tomó la tasa con el humeante café y trató de disipar un poco el frio de su cuerpo – Esta demasiado helado… deberías volver a la cama

- Estoy harto de la cama – murmuro sentándose junto a su hijo – además ya me siento bastante mejor

- La próxima semana tendré mi primer cheque así que iremos al hospital para que te controlen

- Te preocupas mucho hijo y yo… yo no me lo merezco… no después de…

- Eres mi padre – lo miró con seriedad – y pasara lo que pasara eso ya no tiene importancia, hay cosas que no se pueden cambiar – murmuro con un evidente dejo de tristeza que dejo de lado tan pronto llegó – pero si podemos prevenir lo que viene… empezando por tu salud

- Rosalie estaría muy orgullosa de ti hijo… eres su vivo retrato

Edward solo pudo hacerle una mueca a su padre ya que cada vez que pensaba en su madre algo se removía dentro de él y eso no era para nada bueno, ahora necesitaba estar concentrado y no tenía tiempo para sentimentalismos. Volvió a mirar al hombre que le dio la vida y vio como se desaparecía por la pequeña puerta que daba a su cuarto, el reloj de pared marcaba mas de las 11 de la noche pero él quería terminar de clasificar esos papeles antes de irse a dormir, no era nada complicado, solo las fichas de los empleados de su piso, tampoco eran muchos pero a Edward se le había ocurrido un sistema que hacía que demorara un poco más de tiempo pero que dejaba todo mucho mejor ordenado.

.
.
.

- Cálmate – el tono tranquilo de su amigo logró que resoplara por enésima vez – no sacas nada con ponerte así

- Es que… - siguió paseándose por su oficina como si eso le quitara los nervios – el mandito ni siquiera me mira… solo agacha la cabeza cada vez que nos vemos

- Pero eso es lo que te gusta a ti – se encogió de hombros – que los hombres agachen la cabeza ante tu presencia

- ¡Mientras me los follo Jasper, no mientras quiero atraparlos!

Jasper Hale era su mejor amigo, abogado, se conocieron en Harvard cuando ambos no eran más que unos adolecentes incomprendidos, la primera noche que salieron de copas se emborracharon tanto que terminaron follando como dos conejos en la habitación de él. A la mañana siguiente hubieron arrepentimientos por parte de ambos, pero no los típicos, primero fue porque Isabella sabía que esa no era la forma de sacar la rabia que tenia adentro por la reciente noticias que había recibido y él porque era gay, nada más.

Aunque ella no lo recordaba con precisión, esa noche le contó todo lo que había descubierto esa semana y él la apoyo sin más, no la cuestionó ni busco saber la historia completa, tampoco quiso darle consejos estúpidos y sin sentido que pese a parecer correctos solo eran una mierda, aceptó lo que ella le dio y no la dejó sola hasta que considero que sus instintos asesinos se hayan aplacado, esa había sido la única vez que Bella consideró realmente la opción de matar a alguien así que le debía mucho más que el hombro prestado a su amigo. Fue la primera y única persona que lo supo y Bella tenía intenciones de que eso se quedara así. Confiaba su vida en Jasper y tenía una buena sospecha que podía ser el único hombre con el que se sintiera de esa forma, no era porque fuera gay o porque la haya visto y apoyado en su peor momento, era solamente porque estaban destinados a estar juntos, solo eso.

Desde eso ya han pasado ocho años y él sigue siendo su apoyo, además de su abogado y el encargado de redactarle esos “contratos de confidencialidad”.

- Bueno… quizás es gay – no lo conocía pero le bastaba la descripción de su amiga para follárselo en su mente

- Ya quisieras – le sacó la lengua en un gesto que solo él tenía el deleite de ver – pero este niñito es mío

- ¿Y cuántos años tiene? – a su amiga en general le gustaban los hombres de su misma edad o un poco más grandes, no soportaba la inestabilidad de los más jóvenes así que le sorprendió un poco el escucharla referirse a él como “niñito”

- 20 – sonrió con sorna, por supuesto que Isabella no se conformó con su instinto y averiguó lo que pudo aunque los datos que estaban en el computador eran bastantes paupérrimos

- ¿Así que ahora te gustan los más jóvenes?

- No es eso… además este niño – hizo énfasis en la palabras – no lo es tanto, su madre murió hace cinco años y se ha hecho cargo de su padre enfermo desde entonces

- ¿Mandaste a Tyler a investigar?

Tyler era un chico que habían conocido en la Universidad, tenia complejo de espía y servía mucho que su padre fuera agente de la CIA. Tenía muchos contactos y más allá del dinero que ganaba, amaba la adrenalina de esconderse y sacar los más oscuros secretos que algunos se esforzaban tanto por esconder, por eso que desde hace mucho, en un pequeño círculo, lo usaban hasta para espionaje corporacional.

- Si… pero hay muy poca información – y ahora una enorme sonrisa sádica se instaló en su rostro – creo que tendré que sacársela a azotes

- Isabella – rezongó – ya verás que consigues lo que quieres… recuerda que estuve ahí cuando pasaste por tu mayor reto

- ¡Eso no fue un reto! – habló entre dientes al recordar esa maldita clase de finanzas – eso fue que el maldito profesor tenia saña conmigo

- Tengo ese momento gravado en mi mente – se burlo su amigo apuntando a su cerebro – aun recuerdo tu rostro de frustración al no poder hacer un simple “ITO”

- ¡No fue mi culpa! – chilló con rabia – además… le dije a ese viejo de mierda que eso no me iba a servir de nada y así ha sido… en mi puta vida empresarial he tenido que hacer un puto ITO

A pesar de que la voz de Isabella sonaba en un nivel bajo, solo bastaba verla y escucharla para saber que estaba enfurecida y es que siempre había sido la niña genio, siempre entendía todo a la primera así que la única vez que no entendió algo, se enfureció a tal punto que destruyo el auto de su profesor con sus propias manos, en el fondo sabia que él no tenía la culpa pero en todo siempre tiene que haber un responsable y ella no iba a asumir ese rol. No era nada complicado, solo un ejercicio de bonos y de precios futuros pero en esos momentos había descubierto un poco más de esa absurda verdad que la carcomía, así que su cerebro no estaba conectado de la mejor forma, contrató un tutor pero ni aun así pudo con las malditas derivadas. Por eso se fue por el lado más fácil, simplemente sobornó al encargado de los computadores de la Universidad y por primera y única vez, Isabella no solo no aprendió algo sino que tuvo el reconocimiento por algo que no había hecho.

- Ya cálmate – volvió a molestarla su amigo – en fin – se puso de pie y enseguida ordenó su perfecta vestimenta – mañana te paso a buscar para que vayamos a comprar tu atuendo para el cumpleaños de la zorrita… es el viernes así que solo nos queda mañana – la apuntó

- ¿Buscas hacer peor mi día? – le rugió entre dientes

El solo escuchar el nombre de su pequeña prima hacia que se pusiera de peor humor, odiaba a esa familia por completo y no soportaba la idea de tener que pasar dos horas fingiendo, era una experta en poner sonrisas cínicas pero con los Dwyer eso era algo que se escapaba por completo de su control.

Jasper se fue de su oficina dejándola con un peor estado anímico del que la encontró, pero solo eran las once y aun le quedaba mucho por hacer.

Pasó el resto del día hablando con potenciales clientes y coqueteando lo justo y necesario, pese a que se había jurado no usar el sexo como arma en los negocios, no podía evitar usar sus encantos de mujer para ello, además, nunca sobraba escuchar halagos por montón.

A las cinco de la tarde llamó a su padre para preguntarle cómo le había ido en el doctor, le gustaba acompañarlo pero eso solo la ponía nerviosa y por ende a su padre. Los chequeos periódicos al corazón de Charlie lo ponían de mal humor, él siempre tan contento y lleno de vida cambiaba cada vez que pisaba la clínica. Su hija rogaba acompañarlo pero él lo prefería así, por eso no le gustó tener que comunicarle lo que le habían dicho, “Van a hacer una interconsulta” murmuro rogando porque su hija no hiciera un escándalo por ello. Bella lo escucho en silencio y cuando notó que se padre estaba bien se despidió y cortó el teléfono.

Inmediatamente llamó a la clínica y puso el grito en el cielo, quería saber que mierda significaba eso de la interconsulta así que cuando le dijeron que solo era por prevención juró entre dientes que el médico se las vería con ella, su padre era un hombre fuerte y por eso le dolió tanto escuchar su tono medio asustado. Solo el jefe de la clínica logró calmar un poco en ánimo de La Cobra y únicamente después de prometerle que cambiaran al médico de su padre pudo respirar un poco más tranquila.

Cuando el día terminó, Isabella se apresuro a bajar el único piso que la separaba de la salida, así que se aferró a sus cosas y llegó a donde estaba su auto, eso sí, no le gusto para nada lo que estaba viendo. Jasper pese a ser gay amaba los autos y por eso sabia lo básico, aunque tampoco es que necesitara saber mucho para darse cuenta que cuando el capó estaba arriba es porque algo no estaba bien.

Se acercó hacia su chofer y lo escucho maldecir y golpear con fuerza una parte del motor, cerró los ojos y tomó una profunda respiración antes de preguntar lo que ya suponía.

- ¿Qué pasa Thomas?

- ¡Señorita! – el hombre saltó hacia atrás e inmediatamente volvió a maldecir por lo bajo, necesitaba su trabajo y rogaba porque ese percance no lo dejara sin el – el auto… se descompuso y…

La verdad es que no sabía que había pasado con el auto, hace unos momentos estaba bien pero de pronto ya no arrancó, Thomas era un hombre muy cuidadoso y es por eso que Charlie lo había dispuesto como el chofer de su hija, lo conocía hace mucho y sabia que él podría cuidar muy bien de su pequeño tesoro.

- Repite lo que acabas de decir – el pobre hombre tembló ante las voz de su jefa

- Lo siento mucho señorita – volvió a excusarse – pero le juro que no se qué pasó… el auto estaba en perfectas condiciones y…

Isabella masajeó sus sienes con sus dedos índices teniendo cuidado de que su perfecta manicura no le hiciera daño. Estaba cansada y no había sido el mejor día, lo único que quería era llegar a su casa, darse un baño y acostarse, en cambio ahora debía tomar un taxi, cosa que odiaba más que nada. Desde hace unos 7 años que no andaba en uno, la última vez fue cuando aún era una estudiante mucho más humilde que ahora, así que en estos momento, para esta Isabella Swan era prácticamente inimaginable subirse a un auto que ha usado tanta gente.

- Señorita… - ella alzó su mano y eso bastó para que el hombre se detuviera y no siguiera hablando

- Tomaré un taxi – le dio una última gélida mirada al hombre y luego de acomodar su abrigo y su bolso de dio media vuelta

Caminó con mucho cuidado ya que sus Jimmy de diez centímetros amenazaban de forma constante con enterrarse en alguna de las imperfecciones del suelo, lo cual no le daba el mejor pronostico a La Cobra, ya que tropezarse era algo que definitivamente no encajaba en ella. Cuando logró llegar a donde paraban los taxis solo bastó un minuto para que sintiera la presencia de alguien a su lado.

- Yo pensaba que usted tenía auto

- Esta malo – sabía muy bien quien era pero ni siquiera dio señales de voltearse a verlo. Por instinto volvió a acomodar su cartera – así que no me queda nada más que tomar un taxi – bufó con ganas la última palabra haciéndola sonar como algo maligno

- Bueno… suerte con eso – y aunque el joven no lo hacía a menudo, soltó una risa al pensar en su jefa en tal situación

El día de Edward había sido prácticamente fabuloso, uno de los jefes de área había quedado fascinado con su trabajo y lo había alabado, sabía que no era mucho para algunos pero para él significaba más de lo que podía pedir. Por eso ahora su ánimo era tan bueno, aunque claro, pese a que estuviera danzando entre algodones, no le tomó mucho darse cuenta que había bromeado con su jefa y eso era algo que estaba completamente fuera de lugar.

Raudamente el joven acomodo su precario abrigo que con suerte lo cubría un poco del gélido día que hacía en Nuava York, llevaba una semana parándose en ese paradero a la misma hora para esperar por el autobús así que era más que obvio que ver a Isabella Swan de pie en el le provocó una evidente curiosidad.

- Yo… lo siento yo…

Y ahí volvía ese sonrojo que hacía que las bragas de Isabella se mojaran a tal punto que tuvo que entrar su manicura en la palma de sus manos para controlar sus más bajos instintos. Miró a Edward con detenimiento y notó que la broma que había hecho recién era algo que no se veía a menudo… quizás Edward y ella tenían más de algo en común.

- Tranquilo, de hecho yo quería… - por supuesto que no iba a desaprovechar esa oportunidad para hacer un movimiento

Aunque no le gusto para nada escucharlo prácticamente riéndose de ella, si le gusto mucho verlo más distendido en su presencia.

- ¡Oh!… mi autobús

Y antes de que La Cobra pudiera siquiera abrir la boca, un enorme, destartalado y maloliente autobús se paró frente a ellos haciendo que su prospecto se despidiera de ella con la mano y se metiera a adentro dejándola con la palabra en la boca.

Definitivamente Edward Cullen iba a ser un caso difícil para Isabella Swan.


___________________

Besos, Joha!!!

44 comentarios:

  1. Definitivamente.. amo tus historias!.. kero a Edward sumisooooooo!! siiiiiiiiii!! pro favor!

    ResponderEliminar
  2. Me encanto! Esta buenísimo que por una vez los papeles estén invertidos! Besos y hasta el próximo CAP!

    ResponderEliminar
  3. Me encanto! Esta buenísimo que por una vez los papeles estén invertidos! Besos y hasta el próximo CAP!

    ResponderEliminar
  4. marrrrrrr!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!10 de julio de 2011, 23:37

    recien lei el primer capitulo y ahora el adelanto me gusta mucho como va la cosa!!ansiosa es poco po la continuacion!! ,,, besos

    ResponderEliminar
  5. Está interesante, ese cambio de roles me gusta, pero me preocupa lo que comentas al principio, que este fic te cuesta más que otros.

    ¿Es posible qué estés un poco saturada? Me refiero a que tienes muchos fic sin terminar y me pregunto si no sería mejor para tí, ir terminando, para concentrarte sólo en uno o dos. Eeeehhhh, sólo es una sugerencia, no te lo tomes a mal que yo disfruto como un bebé en una feria leyéndote, pero entiendo que puedas estar en una espiral un poco complicada.

    Me da un poco de pena la situación de Edward y me pregunto que pasaría con su padre...

    Eres fantástica

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Hola..!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Dios encanto el capitulo..
    pobre dejaron a la cobra con a palabra en la boca .. aja
    ya quiero ver accion..!!! ajaja
    aunque no le sera facil a Bells...
    eso de ALice Zorrita me encanta y jasper GAY..!! genial..

    ResponderEliminar
  7. hay esto promete mucho jajajaja

    creo que a bella no le bendria nada mal un poco de humildad heee
    no se que le habra pasado pero cmo que se pasa de soberbia...

    y a edward le hace falta un poco de maldad.....

    besos  JOHA.....

    ResponderEliminar
  8. hola k tal??
    me encanta la historia, es gracioso ver a bella en este papel.. me gusta muxo.
    bueno haber que tal evolucionana las cosas con edwar.

    un besito y cuidate.

    ResponderEliminar
  9. jajajaja pobre La Cobra que hara para poder llamar la atencion del chico.....Besos...

    ResponderEliminar
  10. el final me mato jajajjaa esta historia promete y me dejo intrigada lo qe ocurrio con estos chicos, con ganas de mas XD
    nos vemos en otro cap :D

    ResponderEliminar
  11. Evangelina Alberto11 de julio de 2011, 0:46

    oh bella ya encontraste tu nuevo reto lol, espero q puedas con el lol... me encanto el cap estuvo bueno lol

    ResponderEliminar
  12. Nunca me había tocado un fic donde bella fuera la dominante pero se me hace tan atractivo que solo puedo preguntar¡¡¡ CUANDO SUBIRÁS EL SIGUIENTE CAPITULO??

    Y edward pobre creo que este fic saca todos los estereotipos que se pueden esperar¡¡¡¡ 

    ResponderEliminar
  13. joha acaco de leer los 2 capitulos muy bueno el fic desde el 1 capitulo quede enganchada!!!bella dominadora  y edward sumiso tienes grandiosas ideas...

    ResponderEliminar
  14. hahaha poobre cobraaa !! jiji ella tan acostumbrada a que todo le salga facil !! wow esta historia es tan diferente y cool !! aki el de los sonronjos moja bragas es edward y el timido sumiso !! muyyyyyyyyyyyyyyyyyy buen capitulo johaa ! muyyy bueno :D

    ResponderEliminar
  15. mega wow!!! lo único que no me gusto fue que me pusieras a Jasper de gay!! T.T... POR QUEEE!!!????  me dejas intentar convertirlo en hetero!!! anda anda, dime que siiii!!!! jajajaja...

    bueno me alegro que que Edward se la este poniendo difícil jajajaja.... que le cueste a Bella =P... 

    besos

    Ro-Ro

    ResponderEliminar
  16. Me imagino qe Edward... Creo nose 

    ResponderEliminar
  17. Jajaja quiere causarle un ataque a Bells con su indiferencia acaso? jejeje

    ResponderEliminar
  18. Creo que debe ser Edward, no veo quien mas puede ser.
    Espero para leer que paso en esa oficina :P

    ResponderEliminar
  19. se lee genial!!! ya quiero leerlo!!

    ResponderEliminar
  20. jajajaja valla que cambio no m eencanta....Besos...

    ResponderEliminar
  21. edwardddddddddddddd!!!!!!!!!!!!!1 sin duda algunaaaaa... mmmmmm que habra pasado en esa oficinaa para que ella ni siquiera lo quiera mirarrrr... wwwwoooooooooooo me eimagino muchas cosaaasssss

    ResponderEliminar
  22. genial el adelanto vamos aver el capitolo para saber kien es el muchacho jejeje

    ResponderEliminar
  23. por su puesto debe de ser edward; muero por leer el capitulo completo.

    ResponderEliminar
  24. es Edwarcito XD, espero 

    ResponderEliminar
  25. Hola casi estoy segura que es Edward espero con ansias el capi
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  26. Evangelina Alberto11 de julio de 2011, 0:47

    obvio q es el papi chulo EDWARD!!

    ResponderEliminar
  27. ahhhh cuando subes el capitulo??? bastante interesante

    ResponderEliminar
  28. Huuy la cobra anda media desesperada!!! mas mas mas quiero mas!! XD ajajajaj buenísimo Joha tomate tu tiempo no mas para escribir aca esperamos

    ResponderEliminar
  29. Esta historia a pasado a ser una de mis favoritas de tu autoria! Como dije la vez anterior me encanta la idea de que Bella sea la que tenga el poder, y ver an Edward Sumiso hace q se me enchine la piel!, muero por leer mas de esta historia! Por cierto el video que hiciste te quedo muy bueno!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  30. jajajajjaja!!!!!!!!!!!!! y que le va a costarrr alguien tan lindo como Edward vale la pena la luchaa xq lo que le espara es mucho mucho mucho mejorr!! jajajaja Isabella vas a tener un duro trabajoo.. ajaja
    Johaaa como siempre genialll lindo capi.. besotes

    ResponderEliminar
  31. es Edwarcito XD, espero 

    ResponderEliminar
  32. por su puesto debe de ser edward; muero por leer el capitulo completo.

    ResponderEliminar
  33. genial el adelanto vamos aver el capitolo para saber kien es el muchacho jejeje

    ResponderEliminar
  34. se lee genial!!! ya quiero leerlo!!

    ResponderEliminar
  35. Jajaja quiere causarle un ataque a Bells con su indiferencia acaso? jejeje

    ResponderEliminar
  36. mega wow!!! lo único que no me gusto fue que me pusieras a Jasper de gay!! T.T... POR QUEEE!!!????  me dejas intentar convertirlo en hetero!!! anda anda, dime que siiii!!!! jajajaja...

    bueno me alegro que que Edward se la este poniendo difícil jajajaja.... que le cueste a Bella =P... 

    besos

    Ro-Ro

    ResponderEliminar
  37. joha acaco de leer los 2 capitulos muy bueno el fic desde el 1 capitulo quede enganchada!!!bella dominadora  y edward sumiso tienes grandiosas ideas...

    ResponderEliminar
  38. hola k tal??
    me encanta la historia, es gracioso ver a bella en este papel.. me gusta muxo.
    bueno haber que tal evolucionana las cosas con edwar.

    un besito y cuidate.

    ResponderEliminar
  39. Hola..!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Dios encanto el capitulo..
    pobre dejaron a la cobra con a palabra en la boca .. aja
    ya quiero ver accion..!!! ajaja
    aunque no le sera facil a Bells...
    eso de ALice Zorrita me encanta y jasper GAY..!! genial..

    ResponderEliminar
  40. jaja!!! mui buena! él tan centrado y bn portado solo pensando en el trabajo!! y una Bella mui diferente!! muy padre!!

    saludos!
    xOxO

    ResponderEliminar
  41. Jajaja!! esta Bella es de temer 
    y Edward tan nice dan ganas de comérselo jajajaj!!

    ResponderEliminar