lunes, 11 de julio de 2011

Rescatame - Capitulo 34


Hola!!!. Ohhhh, no le queda nada. besos!!

Summary: Vivo un infierno y ruego porque algún día llegue un ángel a rescatarme, pero se que es imposible, así que es mejor escapar a mi lugar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 34


- ¡Bella!... ¡Baja ahora!

Me había estado ocultando por buenos diez minutos junto a mi hija, pero tal parecía ser que eso se había acabado. Marie me dio una sonrisa de apoyo, amaba esos gestos que tenia, ahora entendía mejor eso de que iba a desarrollar un sexto sentido, sus sonrisas lo decían todo, no necesitaba mirar fijamente a nadie para dar a entender lo que quería y aunque esos ojos verdes para muchos no tuvieran vida, para mi eran los más vivos del mundo ya que pocas veces los dejaba fijos en la nada.

- Mi niña… ¿Qué te parece si me haces un ladito en tu cuna?

Ensanche aun más mi sonrisa al ver como mi hija me regala una aun más hermosa sonrisa. Sentí los pasos de mi madre acercándose a el cuarto de mi hija, porque si, mis padres habían tomado de una de las vacías habitaciones de la casa y la había decorado ellos mismo para Marie, quizás para algunos el gesto no era mucho pero para mí si ya que eso quería decir que esperaban tener a mi hija en su casa más de una vez.

La habitación era muy bonita y aunque no me acuerdo mucho, creo que se parecía mucho a como estaba decorada la mía cuando aún era una bebé, o sea, sé que no me debería acordar pero en esos tiempo nadie se preocupaba mucho por mi y la decoración me duró unos cuantos años mas hasta que yo misma tome las tiendas y comencé a cambiarla de a poco. Un cuadro con una foto de nosotros tres, Edward, Marie y yo descansaba en la mesita de noche dándole un toque aun más familiar y cálido a la habitación.

Desde que nació mi hija y con todo lo que había pasado, yo no me enteré mucho pero sé que mis padres y Edward se han unido bastante, si hasta Lizzie y mi mamá había declarado una tregua porque sé que en el fondo solo peleaban de celosas y malcriadas que eran, ambas quería estar en todo y ser la abuela chocha pero creo que fue una charla con Esme lo que las hizo aterrizar aun mas.

- ¡Aquí estas! – cerré los ojos y contraje mi rostro cuando la puerta se abrió – vamos hija… tenemos que péinate y maquillarte aun

- Lo sé – suspiré – pero mamá – me di vuelta para encararla – se suponía que sería una boda sencilla

- Y lo será – suspiró derrotada – pero aun así quiero que te veas hermosa cuando camines por el altar… más hermosa aun

Si alguien me hubiera dicho que mi madre me diría estas cosas en un momento como este, de verdad que no hubiera creído una sola palabra.

- Bien – me rendí – vamos

Tomé a Marie en brazos y seguí a mi madre hacia el improvisado salón que habían hecho en la habitación de al lado, ahí ya estaban Victoria y Alice terminando de arreglar, no eran muchos invitados así que todos los más cercanos aun, nos habíamos arreglado acá.

- ¿Nerviosa? – la chica se veía más nerviosa que yo, cosa que se me hizo extraño

- No – le sonreí – estoy segura de esto…

- Si… - bajó la vista y poco a poco comprendí lo que le pasaba

- ¿Estás bien con Jasper? – hizo una mueca que me dio a entender que por ahí iba la cosa

- Si… es solo que todo esto de la boda y que el vaya oficiarla…

- ¿Te dijo que se quiere casar? – negó rápidamente con la cabeza y suspiró con fuerza

- Creo que no se quiere casar

- Alice – hice que me mirara – ustedes aun son jóvenes… no se casen aun, disfruten, vivan y después se casan, si se aman de verdad veras como no hay ningún problema, créeme que es mejor esperar que equivocarse como lo hice yo, me apresure – hice una mueca casi de asco – pensé que Emmett sería el único que se fijaría en mi y ya sabes cómo terminaron las cosas

- ¿Sabes? – me sonrió con ganas – me alegra haberme equivocado contigo… eres una muy buena persona Bella

La abracé solo por un segundo porque de pronto entró mi suegra haciendo un escándalo de que debíamos apurarnos porque estábamos atrasadas, la boda era a las cinco de la tarde y eran recién las dos, pero preferí guárdame mis comentarios porque creo que las mujeres cambiaban un poco cuando se trata de una boda.

Luego de un rato todas las mujeres salieron dejándome sola con mi madre, yo estaba sentada en un improvisado tocador mientras ella hacía no se que en mi pelo, se que debía dolerme peor estaba siendo demasiado gentil.

- Puedes tirar mas fuerte – murmure refiriéndome al peinado

- Lo sé – el suspiro que salió de su pecho fue tan pesado que no me gustó

- Mamá – mire al frente, al espejo y me encontré con sus ojos azules a punto de estallar - ¿Qué pasa?

De un solo movimiento dio vuelta la silla y se hinco frente a mí, ya no tenía los ojos rojos ni estaba a punto de llorar, ahora si estaba llorando.

- Mamá…

- Solo quiero decirte algo – apretó sus manos sobre mis rodillas y me miro fijamente – si alguien… quien sea – enfatizo poniendo esos ojos tan Renée Swan – alguna osa volver a ponerte una mano encima, quiero que me lo digas, no importa nada, lo único que quiero es que sepas que pase lo que pase con tu papá vamos a estar contigo

- Lo se

Le sonreí con mucha sinceridad porque de verdad sabia que sus palabras eran ciertas, aun me costaba estos momentos pero no dudaba, quizás en estos más de 20 años de mi vida me fallaron pero el saber a ciencia cierta que ellos iban a estar ahí para mí era algo que me daba paz en el alma por completo.

- Bien – me dio un ligero abrazo antes de volver a girar mi silla

Aun no éramos muy de piel pero ninguno de nosotros lo éramos así que tampoco había nada raro en eso. Mi madre siguió arreglándome y tuve que darle la razón porque las tres horas que teníamos de ventaja se pasaron volando.

- Estoy nerviosa – murmure apretando los manos ya que no podía hacer mucho mas

Mi vestido y peinado eran simples pero aun así mi vestido era blanco, yo era pura para Edward y eso nadie me lo iba a quitar ni convencer de lo contrario.

- Pensé que no te ibas a poner nerviosa – se burlo Esme

- Pues pensaste mal – me toque el estomago y procuré que el nudo que tenia no se me subiera

- Mi niña – Esme se me acercó y acomodó mi velo – sabes que todo está bien… son solo nervios normales

- Si… pero…

- Ya es hora – la voz de mi padre interrumpió mis pensamientos

- Bien – Esme le sonrió a Charlie – mi niña – volvió a mi – ya sabes que estaré para ti ahí… como siempre – me miro con sus ojos color miel tan fijamente que sentí que me estaba viendo el alma

- Como siempre – repetí para después abrazarla

Ya todos estaban en sus lugares, solo faltaba Esme que se había quedado un poco mas peor cuando ella salió solo quedamos mi padre y yo.

- ¿Vamos?

Puso su brazo en jarra y yo no dude en tomarlo.

- Se que tu madre habló contigo – bajamos las escaleras y demasiado pronto estuvimos frente a las puertas del jardín – pero solo quiero que sepas que ambos estamos para ti

- Y no sabes cómo se los agradezco – lo mire a la vez que abría las puertas haciendo que me detuviera instintivamente

- Respira – susurró en mí oído a la vez que tomaba mi mano con un poco mas de fuerza – solo respira y mira a Edward

En lo último noté un matiz divertido que hizo que me relajara un poco más. Miré a padre quien por segunda vez me tenía tomada de la misma forma, todo era tan igual pero tan distinto a la vez que me obligó a detener mi marcha. Volví mi vista y mire rápidamente a los escasos invitados, creo que la mayoría eran de Edward, familiares y compañeros de trabajo, todos estaban mirándome así que supe que tenía que hacer algo, mire nuevamente a mi padre y asentí con la cabeza, él me sonrió y seguimos nuestro camino.

No fue mucho lo que nos tomó, el pasillo era considerablemente más corto que en mi anterior boda pero este se me hizo más infinito porque no hallaba la hora de llegar donde Edward, ¡Oh mi Edward!, me miraba con sus ojos verdes resplandeciendo, tanto que hasta podría jurar que me vi reflejada en ellos. Nos miramos fijamente por un segundo y ya estaba a su lado, en cuanto mi padre tomó mi mano y la puso sobre la de mi pronto esposo el mundo dejo de tener importancia para mi, ahora solo éramos nosotros dos… bueno, así fue hasta que nuestra Marie lloriqueó un poco atrayendo nuestra atención, ambos miramos a nuestra hija y luego nos sonreímos.

- Edward… cuida a mi hija… mira que yo no cometo el mismo error dos veces – nunca en mi vida había amado tanto la frialdad de mi padre porque ahora era para demostrarme cuanto me quería

- Con mi vida

Y tomados de la mano ambos nos volteamos hacia Jasper que nos miraba con una sonrisa de superioridad muy acorde con su vestimenta tan… vistosa. Aunque era túnica negra y el gorro con forma rara era algo más estridente.

La ceremonia fue corta y muy acorde, pese a que Jasper aun era un adolecente y no se bien como consiguió el permiso para casarnos siendo menos de edad, se mantuvo muy centrado y en su papel, hasta podría apostar que se había escrito un discurso con lo que tenía que decir. Mi hija se mantuvo callada en todo momento, ni siquiera balbuceó pero en cuanto su padre me besó comenzó a gorgotear sin parar, debo suponer que era su forma de decirnos lo feliz que estaba por nosotros.

La caminata por el pasillo de vuelta fue aun más corta y pronto nos encontramos en los brazos de todos nuestros familiares, la felicidad que desbordábamos todo hicieron que mis ojos se humedecieron. Como los invitados eran pocos no tardamos mucho en recibir los saludos así que cuando nos vimos libres de ellos Edward me arrastró hacia un rincón del patio.

- Por fin eres mi esposa – me apegó a su cuerpo y volvió a besar mis labios de manera casta – no sabes cómo espere este momento Isabella Swan

- Tanto como yo supongo… te esperé una vida Edward Cullen – lo mire amenazante – no sé porque demoraste tanto en aparecer

- Porque fui un idiota… pero ahora estoy aquí y no te libraras de mi tan fácilmente

- Ni tú de mí

Nos besamos estaba vez de forma un poco mas apasionada peor tuvimos que cortas el beso antes de que pasara a mayores, no estábamos juntos desde que me pidió matrimonio así que nuestras hormonas estaban algo revolucionadas pero ya tendríamos tiempo para eso en nuestra noche de bodas. Aunque no nos gustaba mucho dejar a Marie encargada aun fuera con nuestros padres, hoy era una excepción ya que mis padres nos habían regalado una noche en el Ritz de Port Ángeles y no la pensábamos perder, así que por eso dejamos el beso y nos fuimos a buscar a nuestra hija.

- Mi niña – quité a Marie de los brazos de Victoria – no creas nada de lo que esta bruja te está diciendo – le hablé solo a mi hija y me dio cosita verla riéndose pero con la mirada perdida

- Bruja tu – me sacó la lengua mi amiga – a esa niña le hará muy bien crecer en mi compañía

- Claro – le saque la lengua de vuelta

La celebración fue tan intima que parecía una reunión familiar, mis padres se habían encargado prácticamente de todo y aunque muchas cosas eran sencillas, aun así todo era elegante, una extraña combinación pero a la vez perfecta.

Cuando Edward me sacó la liga se produjo un profundo silencio ya que no podía alcanzarla con los dientes, le tomo tres intentos lograrlo y cuando finalmente la tuvo en sus manos la tiro directamente hacia Félix que dibujo una enorme y algo contagiosa sonrisa en sus labios.

En cuanto al ramo hice algo que una vez vi en una boda cuando era una niña, tomé un vaso de agua y me puse de espaldas, en el primer intento salpico a todas con agua hacia que hasta Marie que estaba en los brazos de mi madre riera con ganas. Cuando tire el ramo de verdad me volteé rápidamente para ver cómo caía directamente en los brazos de Esme, me hubiera gustado darle en ramo yo personalmente per la tradición era tirarlo, aunque parece que el destino esta cien por ciento conmigo.

- ¿Lista para irnos?

Ya habíamos hecho todos los otros rituales, cortamos el pastel juntos, bebimos champaña con los brazos cruzados y abrimos los regalos, no eran muchos pero si muy útiles, todos para la casa, cosas que nunca están de más y se agradecen, pero ya era hora de irnos y como los padres de Edward y Esme con Félix se quedarían en casa de mis padres, todos ellos serian los encargados de quedarse con Marie, nos costó un poco separamos de ellas porque después de semanas de estar lejos, ahora que por fin la teníamos íbamos a dejarla, aunque solo fuera por una noche.

- Ya váyanse – mi madre me quito a Marie y se la llevó lejos

No nos quedó nada más que despedirnos y encaminarnos al hotel, íbamos en auto para hacer más fácil el retorno, no era demasiado tarde pero si era casi de madrugada así que Edward condujo un poco más lento de lo normal y por eso cuando llegamos al hotel eran prácticamente las 4 de la mañana, pero aun así no nos preocupamos porque teníamos todo el día de mañana aun.

- Supongo que estas cansada y no quieres que te cruce en brazos ¿no?

Estábamos afuera de la habitación y yo quería que alzara en brazos pero parece que él no quería así que le quité la tarjeta y abrí la puerta pero no alcancé a dar ni medio paso cuando me alzo dejándome con el corazón acelerado y muy sonriente.

- Sabes que iba a hacerlo igual

En cuanto la puerta se cerró no demore y ataque los labios de mi esposo, estaba cansada pero nunca para hacer el amor con él y muchos menos hoy que por fin habíamos unido el único vinculo que nos quedaba, ahora éramos esposos y ya nada ni nadie podría sepáranos, quizás un papel no es mucho pero necesitábamos esto, por Marie y por nosotros mismos también.

Aun en brazos de mi esposo sentí como la blanda cama golpeaba en mi espalda haciendo que me estirara y relajara un poco más, pero no quería quedarme abaja así que nos rodé y me senté a horcajadas de mi esposo.

- Vas a matarme – gimió alzando sus caderas

Noté inmediatamente lo excitado que estaba y como mi vestido se había subido, sentí a la perfección su anatomía presionando mi sensible y necesitada humedad. No lo dude y me moví simulando montarlo porque lo necesitaba… sí que lo necesitaba y ahora mismo.

- Bella… amor

- Edward – seguí restregándome hasta que no di más y tuve que yo misma comenzar a estimular mis pechos

- Oh amor

No sentí cuando fue pero de pronto estuve nuevamente con mi espalda pegada al colchón de la cama y con Edward sobre mi embistiendo sin parar, pero yo no quería sexo con ropa, no éramos adolecentes, yo quería tenerlo en mi interior ahora, por eso lleve mis manos a su pecho y comencé a despojarlo de sus elegantes ropas, mi vestido era sencillo así que bajando el cierre lo tuve fuera de mi cuerpo sin problemas, solo quede con mi ajuar blanco y recostada en la cama.

- Eres la visión del pecado

- Entonces te invito a pecar

Lo llamé con mi dedo índice y por supuesto que no dudo en volver a atacarme con sus calientes labios, el fuego que sentí en mi sexo era insoportable, necesitaba más así que alce mis caderas y se lo di a entender.

Por supuesto que no demoramos en unirnos y no importaba cuantas veces hiciéramos el amor, con Edward siempre era perfecto, ahora estábamos calmados y haciendo el amor, recorriendo nuestros cuerpos, teníamos una vida entera por delante y no había necesidad de apresurarnos, aunque si debo reconocer que después de esta ronda quería que me follara sin piedad, siempre era lindo hacer el amor y tener sexo salvaje, tener contenta a la princesa y a la puta que llevamos a dentro, ahora fue el turno de la princesa y ya sería el turno de la puta.

Cuando terminamos en un perfecto orgasmo me acurruque, como siempre, en el sudoroso pecho de mi ahora esposo y por siempre amor.

- ¿Lista? – lo miré hacia arriba y ambos sonreímos

- Si – ahora me senté sobre su sexo penetrándome sin parar – vamos a satisfacer a la puta que llevo dentro

Me moví como si no hubiera mañana, porque para el sexo salvaje así tenía que ser. Las manos de Edward se aferraron a mis caderas y me ayudo a moverme con mucha rapidez pero demasiado pronto me hizo darme vuelta y quedando en cuatro y con el culo levantado al aire.

- Creo que alguien quiere que la folle con fuerza

- Si!!! – chillé ante la anticipación que se venía y moví mi culo rogando porque me penetrara luego

- Entonces… - me metió su polla tan adentro que me balance perdiendo un poco el equilibrio - ¿te gusta duro y fuerte?

- Duro y fuerte – confirme

- Dure y fuerte te follare entonces

Y así lo hizo, si antes había sido gentil haciéndome el amor ahora fue salvaje follándome sin piedad y haciendo que alcanzara un rápido y contundente orgasmo.

Si alguien me hubiera dicho que después de tal pésima experiencia podría ver el sexo como algo bueno, después de tantos años siendo violada podría dejar que me follaran así… no, no lo hubiera creído, pero ahora un año y medio más tarde de cuando pensé que mi vida ya no tendría vuelta… acá estaba feliz y satisfecha.

_______________

Besos, Joha!!

28 comentarios:

  1. Awwwww! qe lindo charlie :) este charlie me cae mejorr :D

    ResponderEliminar
  2. ya me cae bien charlie, hay q emocion ya se van a casar

    ResponderEliminar
  3. la boda por dios¡¡¡ despues de todo el sufrimiento ya era justo ya quiero leer por fissss¡¡¡¡ 

    ResponderEliminar
  4. Hola, se ve bueno el capitulo... me gustan mucho tus historias, son interesantesy muy buenas...Att: Isabel

    ResponderEliminar
  5. Huuuuuuuuuuuuuuuuuuuy que lindo me muero muerta parece que ya estamos llegando al final :S quiero leer este casamiento esta hermoso ame la frase de charlie 

    ResponderEliminar
  6. me gusto la catitud, mas vale tarde qe nunca, no??
    esperando el cap completo y pon tu mano en hielo, ayuda a aliviar el dolor XD
    cuidate

    ResponderEliminar
  7. lo ame joha no veo las horas de leer el capitulo!!!! tomate tu tiempo se por experiencia propia lo que es tener la mano lastimada... espero que te mejores...

    ResponderEliminar
  8. kee bonitoo charlie :') yyy marie <3 y la boda xD yyy la luna de miel
    kee bonitooo todoo

    ResponderEliminar
  9. aww tan bellos los padres de bella !! era justo que le dieran el cariño de hija que ella se mereciaa !! me alegra mucho0o !! y dioss muchacha que noche de bodas!! Que Envidiaa !! Bella sos Una Maldi... Suertuda jjajaja

    ResponderEliminar
  10. aaaa que lindo me gusta, por que nose pude ser bella me gustaria estar en su lugar, estos padres si me gustan

    ResponderEliminar
  11. joha me a encantado!!!! muy tierno me, ahora si me gustan los padres de bella y que noche de bodas de a tenido como siempre excelente!!

    ResponderEliminar
  12. joha me a encantado!!!! muy tierno me, ahora si me gustan los padres de bella y que noche de bodas de a tenido como siempre excelente!! rosi(no habia dejado mi nombre jaja)

    ResponderEliminar
  13. wow,jeje..este..um..que intenso no? jajajajaa chica tengo días poniendome al día..el trabajo y la escuela...en fin...tus escritos son maravillosos..procurare ya no perderme...

    ResponderEliminar
  14. me encanto; cuantos capitulos le faltan a la historia???

    ResponderEliminar
  15. ow!! amo estos tortolos :D jejeje al fin son felices

    ResponderEliminar
  16. Por dios¡¡¡¡ por fin se casaron y que noche de bodas jaajajjajaja me encanto la parte de vamos a satisfacer la puta que llevo dentro jajajajaja y que lindos charlie y renne hay no se por que presiento que le queda tan poquito a esta historia pero se lo merecen seran felices

    ResponderEliminar
  17. ahhh se casaron al fin!!!! qe linda boda y Marie siempre presente XD y la noche de bodas mmmmmmm yo tambien me qero casar si va a ser asi jajajajja
    Joha gracias por el cap. y va qedando poqito, esta historia es increible gracias por escribirla :D
    exitoo

    ResponderEliminar
  18. Bueno esta Bella me dejo anonadada jaja, s e puso un poco perv en la noche de bodas!!! xD
    Muy bello cap, la boda todo, los padres de Bella!
    Besoss!!

    ResponderEliminar
  19. Muy lindo y jodidamente divertido al final!!!

    Me encantó

    Besos

    ResponderEliminar
  20. hay por fin se casaron que lindo....

    hay ya me hacia falta un lemons jajajaja

    realmente eres una de mis autoras favoritas....
    espero que alla un siguiente cap vdd...

    besosss JOHA......

    ResponderEliminar
  21. hahahahaha no encontré la barrita de comentario arriba y yo como .-. ¿qué pasó? pero ya la encontré, es obvio :). Me encantó el capítulo se casaron *-* Marie se alegró y se satisfago tanto a la princesa como a la puta interna de Bella. Gracias por el cap y espero actualices pronto :D

    ResponderEliminar
  22. awwww! me encantó! se casaron por fin *-* podrán ser felices junto con Marie^^ me gustaría leer más de esa pequeñita :D

    ResponderEliminar
  23. wauuuu yo tambien quiero sexo duro y salvaje con Edward!!! jjqjqjq creo que sobra decir que me encanto el capi xD

    ResponderEliminar
  24. kee bonitoo charlie :') yyy marie <3 y la boda xD yyy la luna de miel
    kee bonitooo todoo

    ResponderEliminar
  25. ya me cae bien charlie, hay q emocion ya se van a casar

    ResponderEliminar
  26. Awwwww! qe lindo charlie :) este charlie me cae mejorr :D

    ResponderEliminar