lunes, 15 de agosto de 2011

Sexcall... ¿Cual es tu mayor fantasia sexual? - Capitulo 36


Hola!!. Subo capitulo mientras actualizo la lista con todos los capitulos, despues escribo Saraes. Besos!!

Summary: ¿Por qué el cielo me odia? Justo en mi último día de trabajo este infierno se convirtió en mi paraíso. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 36


Bella POV

Inhalé y exhalé un par de veces antes de que me atreviera realmente a tocar el timbre, estaba frente a la casa de Alice y por un momento me arrepentí sobre lo que estaba a punto de hacer.

O sea.

¿Qué le diría?

Hola Alice, vengo a darte un puñetazo por ser una grandísima hija de perra y estarnos acosando.

No, no podía decirle eso porque de lo único que estaba segura es que no sabía nada.

O sea, tenia sospechas y podría firmar con mi sangre que si fue Alice, porque las fotos son de hace mucho y ella es la única que ha estado tanto tiempo obsesionada con Edward.

No sabía que hacer pero tampoco podía quedarme de brazos cruzados mientras alguien estaba tratando de arruinarnos la vida.

- ¿Bella? – levante la vista para encontrarme con Jasper - ¿Qué estás haciendo aquí?

Lentamente comenzó a acercarse a mí pero me costó un momento darme cuenta que venía en dirección a la casa de Alice

- Hola – le di una fingida sonrisa

- ¿Qué estás haciendo aquí? – miro hacia atrás a la casa – yo – volteo rápidamente a mirarme – venia a ver a un amigo que…

- Jasper – lo corte – se perfectamente quien vive en esta casa – la apunte con mi mentón

- No… yo…

Rápidamente comenzó a soltar palabras sin ningún sentido, ya tenía suficiente el tener que lidiar con el supuesto de que Alice nos estaba acosando.

- Jasper… de verdad que no tienes porque darme ninguna explicación, nosotros ya no…

- Lo sé – bajo un poco la vista – pero es que tu no entiendes – se acerco hasta mi y me tomo por los hombros – yo de verdad te amo es que lo que paso no fue nada… fue solo un error mío

- ¿Entonces que haces en la casa de Alice? – lo mire frunciendo el ceño

- No cariño – me toco la mejilla pero yo en el segundo di un paso hacia atrás – no es lo que piensas… ella me llamo y dijo que tenía que decirme algo… la escuche tan alterada que vine a ver que le pasaba

- Jasper – suspire cansada – no me importa – me encogí de hombros mientras lo miraba fijamente – tu eres libre de hacer lo que se te plazca… además yo estoy con Edward así que… - ya no sabía cómo seguir explicando lo mismo

- Edward no es lo que tú crees – me cruce de brazos y lo mire desafiante

- ¿Qué quieres decir con eso?

- Que yo conozco a Edward hace mas de 10 años y no sabes la cantidad de mujeres que he visto pasar por su vida, y eso que solo es lo que yo sé… deben haber un montón que mantuvo escondidas, un hombre así no es para una chica como tú cariño – me sonrió y me dieron ganas de golpearlo

- Jasper te recuerdo que fue a ti al que encontré en nuestra cama con otra – no quería que pensara que estaba celosa pero tampoco iba a dejar que hablara tantas sandeces de Edward

- Pero Bella… tú no eres una chica para alguien como él – quiso volver a acercárseme pero alcance a esquivarlo

- ¿Y cómo es una chica como yo?

- Una chica tierna, de familia, de esas que le presentas a tus padres, eres la clase de chica que sabes que se convertirá en la madre de tus hijos

Eso era todo, Jasper por fin había tocado mi fibra, había estado tan bien todo este tiempo para estar parada frente al que puso ser el padre de mi hijo neo nato, es que pensar que lo que paso fue mejor porque me libero de un hombre infiel y que no valía la pena, me hace sentirme la peor mujer, siento que me alegro de la muerte de mi hijo cuando es lo más doloroso que me pudo pasar nunca.

- Yo no soy eso Jasper – hable con dolor – no pude ser la madre de tu hijo

- Pero amor – dio un paso que detuvo al ver mi rechazo – eso solo fue una horrible tragedia

- La peor – murmure

- Dame otra oportunidad – en un descuido mío llego hasta mi lado y tomo mis manos entre las suyas – te prometo que esta vez todo será distinto

- ¡JASPER!

Y para llenar el cupón tenía que aparecer quien faltaba, me golpee mentalmente por haber venido y haberme metido en una situación que estaba segurísima se pondría mucho peor.

- Mejor me voy

Quise pasar por el lado de Jasper pero fue más rápido y me tomo por la cintura, no alcancé ni siquiera a pensar en soltarme cuando sentí un empujón.

- ¡Alice! – gruño Jasper

- ¡NO! – chilló ella – estoy harta de esta perra… siempre quiere tener todo lo que es mío

- Yo no tengo nada que ver aquí – me solté del agarre de Jasper – así que mejor me voy

- ¡NO! – rugió Alice mientras se ponía frente a mi – dime de una vez que estás haciendo aquí

No quería que esto ocurriera así pero la situación se estaba dando así que no iba a huir.

- Venia a verte – hable lo más segura posible

- ¿Para qué? – a pesar de su corta estatura la sentí muy a mi par - ¿Para restregarme como me quitaste a Edward?... ¿Cómo cada noche tengo que escuchar tu nombre mientras Jasper llega al orgasmo’

- ¡Mentira! – intervino el aludido – es no es verdad… no hemos vuelto a…

- Cada noche – sonrió Alice mientras se cruzaba de brazos – cada noche llega llorando y rogando porque le abra la puerta y las piernas – me miro como esperando mi reacción pero sinceramente yo no tenía ninguna intención de que esto me afectara

- Alice… yo estoy con Edward… puedes hacer con Jasper lo que se les plazca a ambos

- ¡Claro! – llevo sus manos a su corto cabello y comenzó a tirar de ellos – ahora me refriegas en la cara que estas con él

- No… yo solo venia a preguntarte algo…

¿No se suponía que las preguntas venia a hacerlas yo?

¿No se suponía que venía a pedir explicaciones?

Bien Bella, esto es lo justo que tenias que hacer, ponerte a temblar frente a la perra que se le ofreció en bandeja de plata a tu novio y que mas encima mide como veinte centímetros menos que tu.

Bufe, respire y alce el mentón, haría exactamente lo que había venido a hacer.

- Quiero que dejes de ser una loca sicópata y dejes en paz a mi novio – me cruce de brazos para darle un toque más aterrador a la situación

- ¿LOCA SICOPATA? – chillo tan alto que tuve que tocarme los tímpanos para asegurarme de que no me los había reventado

- Alice no es necesario que… - si no fuera porque volvió a hablar habría olvidado por completo la presencia de Jasper

- Déjame – vi como se libraba de un agarre de él – esta estúpida – me apunto – ¡me está llamando loca sicópata! – me apunto y vi la vena de su cuello levantarse

- Yo solo quiero que nos dejes vivir en paz – alce un poco la voz para que me escuchara

- Mira – se me acerco amenazadoramente – yo dejo en paz a tu Eddie y tu alejas tus garras de mi Jasper perra barata

¿Perra barata?

Esta que se ofreció a Edward desnuda en su oficina… ¿Acaba de llamar perra barata?

- ¡No proyectes en mi lo que tú eres! – cada vez los tonos de voz iban aumentando mas y mas

- Chicas… por favor – se puso Jasper entre medio

- ¡TU NO TE METAS! – casi no me reconocí por lo histérica de mi voz – yo… lo siento pero…

- No lo sientas cariño – quiso acercárseme pero de pronto sentí como me daban un empujón

No supe si reírme o llorar cuando me encontré sentada en el suelo, no estaba en edad para estarme agarrando a golpes, pero esta me estaba buscando y me iba a encontrar.

- ¡Te voy a matar! – no sé cómo me levante tan fácilmente pero de pronto fui consciente de cómo me arrojaba sobre ella

- ¡Déjame!

Aunque sus cabellos eran cortos pude, de alguna forma, tomarla de ellos y dejarla sentada tal cual había estado yo, quiso levantarse pero me arroje sobre ella y de ahí no se bien que paso pero si de pronto sentí como algo impactaba sobre mi ojo derecho y lo que me quedaba de cordura se perdió.

Cuando chica una vez me había agarrado a golpes con un chico que quiso besarse, se sorprendió de que supiera golpear, pero siendo hija del jefe de policías era imposible que no supiera defenderme.

Hubiera seguido golpeándola pero unos fuertes brazos me separaron de su pequeño cuerpo.

- ¡Déjenme! – patalee en el aire

- Señorita… debo informarle que esta arrestada

Inmediatamente deje de removerme y puse verdadera atención a lo que acababa de escuchar.

¿Arrestada?

- ¡Suélteme! – chille y pronto mis pies tocaron el suelo - ¿Qué acaba de decir?

- Señorita… – el policía frente a mi tenía su vista fija en su libreta de anotaciones así que supuse que esperaba por mi nombre

- Swan – bufe y gire mi vista para ver cómo entre dos policías trataban de controlar a Alice

- ¡DEJAME ESTUPIDO!... TE VOY A DEMANDAR

De muy mala forma entre los dos la esposaron y metieron en el furgón policial, así que volví a mirar al policía y trate de cooperar lo más posible.

- Bien señorita Swan… le voy a pedir que me acompañe por favor – me indico otro furgón al que subí por propia voluntad

- Bells yo te sacare – escuche como me hablaba Jasper a quien no había arrestado

- Saca a Alice – le devolví – yo llamare a Edward… así que preocúpate por ella

El viaje al departamento de policías fue relativamente corto, pero tuve tiempo para pensar en lo mal que había reaccionado, jamás debería haber llegado a los golpes con Alice, pero es que creo que ya era hora de que alguien le pusiera un párale. Aunque no me sentía del todo mal por golpearla me di mucha rabia que no pude cumplir mi objetivo principal.

O sea, no obtuve ninguna pista sobre el chantaje que nos estaba haciendo.

- Señorita Swan… por favor – no me di cuenta cuando nos detuvimos así que tome la mano que me extendía el policía y me dirigió a la estación

- Señor – hablo él – la señorita Swan es la otra involucrada en el caso de disturbios

- Bien… puede retirarse – antes de irse me dio una mirada y después se perdió de mi vista

- Swan – frunció el ceño el otro policía – espero sinceramente que no tenga nada que ver con mi buen amigo Charlie

No supe se alegrarme o no pero vi una oportunidad que decidí tomar.

- ¿Conoce a mi padre? – hable contenta

- Así que es la hija de Charlie – se relajo en su asiento – con su padre – me apunto con su pluma – fuimos amigos en la academia, recuerdo que en ese tiempo su esposa Renée estaba embarazada

- Señor – me acerque un poco – de verdad lo siento… pero lo que paso es solo un mal entendido… si conoce a mi padre sabrá que no me educo para meterme en problemas – trate de darle una buena sonrisa y creo que resulto porque me la devolvió

Sin decirme nada tomo el teléfono y desde donde estaba reconocí a perfección los números que marco.

- Hola… Charlie… habla John – estaba hablando con mi padre, tenía que estar tranquila porque sabía que me sacaría pronto de aquí – a que no adivinas a quien tengo frente a mi detenida por disturbios en la vía pública – no sé qué mierda le dijo mi padre pero de pronto John comenzó a reír como malo de la cabeza – entiendo – asintió – hare eso entonces… espero que cuando vengas a visitar a tu hija pases a ver a tu viejo amigo – silencio nuevamente – igualmente… dale mis saludos a Renée… adiós

- Bien… - me removí nerviosa en mi asiento

- Señorita Swan me temo que tendrá que pasar la noche acá – mi boca literalmente llego al suelo

- ¿Qué dijo? – me levante de golpe – mi padre tiene que haberle dicho que me sacara o que…

- Señorita – me miro serio y cruzo sus brazos sobre su pecho – su padre cree que sería bueno que pasara una noche en prisión… después de todo es una experiencia que todos deben pasar

- ¡Maldito Charlie! – rugí

- Ahora la escoltare a su celda

- ¡No! – de pronto recordé lo que me dijo mi padre una vez – tengo derecho a una llamada – lo vi con burla

- Bien – me dio una moneda y me apunto el teléfono que colgaba de una pared

Rápidamente tome la moneda y me dirigí al teléfono.

No sabía muy bien que le diría a Edward, o sea, es avergonzó decirle a tu novio que estas en prisión.

Solo una vez, dos veces, tres veces.

- ¿Hola? – contesto no de la mejor forma así que tome aire antes de seguir

- Edward… - no sé si me escucho porque prácticamente susurre

- Bella

- Necesito que vengas por mi – esperaba no tener que decir el motivo pero no me queda mucha opción

- 30 segundos más – me sonrió John

- ¿Dónde estás?

Ok, aquí venia lo que no quería decir.

¡Dios!, que vergüenza más grande, me pase la mano por la frente y tome aire para comenzar a hablar.

- Edward…

- Bella dime donde estas y porque necesitas que te vaya a buscar – por su tono supe que ya se le estaba agotando la paciencia

- Yo… estoy en la cárcel – solté por fin

_____________________

Besos, Joha!!

2 comentarios:

  1. jajajajajajajaja me sigue encantando jajajajaja

    pero el siguiente esta mejor, por que como lo recuerdo muy bien jajajajaja
    es exitante jajajajaja que calor heeee

    besos JOHA.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuando actualizas porfavor ya quiero el otro siiiiiiiiiiiiiiiiiiii

      Eliminar