miércoles, 5 de octubre de 2011

A Mi Manera - Capitulo 8

Bueno, chicos, aca esta el capitulo completo, prometo ahora demorarme mucho menos. Besos!!

Summary: Isabella Swan lo tiene todo, poderosa, fría y calculadora, acostumbrada a vivir en un mundo de hombres aprendió a tener el control sobre los demás… ¿Que pasará cuando un joven y tímido Edward Cullen llegue a su empresa y despierte su curiosidad? ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.


Capitulo 8


Un silencio sepulcral se instauró en la enorme oficina llena de lujos y con la mejor vista de todo Nueva York, a simple vista era la torre perfecta para que cualquiera se sintiera el amo del mundo, pero Isabella Swan era la dueña del mundo… quizás mucho más de lo que ella misma creía, nadie cerraba contratos tan millonarios como ella, nadie controlaba a los mayores inversionistas del mundo entero como ella, a nadie le temían tanto como a ella, a nadie envidiaban tanto, hombres y mujeres, como a ella… porque ella si era la dueña del puto mundo.

Y no lo era porque se sentara en lo más alto de su castillo a contemplar a los simples mortales, lo era porque había dedicado los últimos años de su vida a serlo… con un solo objetivo, algo simple y tan banal como tratar de sonsacar en parte el dolor que le había dejado primero perder a su madre y luego a su novio de esa forma tan horrible. Si, a nadie le puede caber duda de que Isabella Swan era una de las mujeres más poderosas del mundo, tres años consecutivos como la número uno en Forbs solo era una muestra más así que para el mismo mundo que la miraba hacia arriba soñando con tener solo una mínima parte de su suerte sería prácticamente imposible la visión que se estaba desarrollando en esa oficina.

La Cobra jamás estaría derrotada, llorando y recordando el pasado en los brazos del asistente más humilde de Swan S.A., el último peldaño de la escala empresaria, pero no solo era cierto, también era la segunda vez que se repetía la escena solo que ahora se le debía sumar el hecho de que el pobre joven había firmado recientemente su sentencia… se había sentenciado a pertenecerle por completo a esa fría, dura pero a la vez frágil y dañada mujer.

Los dedos de Edward no dejaban de enredarse en esos cabellos marrones con algunos tonos rojillos que eran capaces de atrapar la mirada de cualquier persona que gustara de las cosas hermosas. Palabras de aliento y ruegos porque dejara de llorar eran lo único que podía darle, “Lloré… desahóguese” “Todo va a pasar” “Él la está mirando desde arriba y está orgulloso”. Quizás nada tenía mucho sentido pero en esos momento algo era algo, además, si ella se lo hubiera pedido él hubiera encontrado la forma de darle sus ojos pero no podía, y aunque el momento no fuera el mejor para ninguno de los dos, el joven Cullen no podía estar más agradecido de ser él el encargado de consolarla, parecía un regalo de los dioses, una por otra, tenía que escucharla llorar por otro hombre pero a la vez era su hombro en el cual caían majestuosas lagrimas.

- Todo estará bien… se lo prometo… solo déjeme estar a su lado…

- Estoy tan dañada… siempre algo lo mismo – los ojos rojos miraron a Edward encogiéndole aun más el corazón – no eres el primero… ¿Lo sabes no?

Él solo pudo asentir. Por supuesto que lo suponía pero era muy distinto escucharlo de sus labios – Yo firmé el contrato y estoy a su disposición… – trató de mantener un poco las formas pero era demasiado difícil teniéndola entre sus brazos – estoy dispuesto a empezar las lecciones cuando usted lo disponga – y en ese momento todo tuvo sentido para Edward, una sola sonrisa maliciosa de Isabella Swan valía mucho más que mil sonrisas tiernas

- Entonces Edward Cullen… hoy te inicias como sumiso… mi sumiso

Era un caos su cabeza. Sabía lo malditamente mal que había hecho, no una, sino dos veces había dejado que su sumiso la viera llorando y desmoronada, sabía que no era nada pero para quien ella elegía dominar en el sexo tenia que ser todo.

Ya no había forma de salir de esto, si él la había visto así de frágil hace un par de semanas y aun no circulaba ningún rumor de ello en los pasillos de su imperio era porque Edward no era uno más como el resto… quizás y solo quizás cabía la posibilidad de que él fuera distinto. Ahora ya no había tiempo para seguirle dando vueltas al asunto, él la conocía en las formas que nadie más que pisara la tierra la conocía pero aun así faltaba lo más importante… que la conociera desnuda y dominándolo.

Por lo que le había escuchado decir ese día era lunes 12 de Septiembre, lo que significaba que había pasado los últimos dos días encerrada ahí y rogando porque Tayler se apiadara de ella y la fuera a buscar, no había ido en los nueve años pasados y no fue ese así que ya no tenía más sentido estar ahí… ahora iba a iniciar una nueva era de su vida y aunque lo más probable es que en un año más volviera al piso 50 de Swan S.A., ahora su futuro tenia nombre y apellido… Edward Cullen.

- Ahora voy a irme – con toda la gracia del mundo se puso de pie. Podía no haberse bañado ese día y estar vestidas con las ropas más simples de su costoso armario pero de todas formas seguía siendo La Cobra – pero… ¿Recuerdas como te esperó Thomas el viernes? – Edward solo asintió rápidamente mientras él también se ponía de pie – bien… hoy en la noche será lo mismo

Él volvió a asentir sin estar completamente seguro de que decir así que dijo lo único que le parecía lo indicado – Si señora

Isabella sonrió satisfecha a la vez que de reojo vislumbraba su bolso botado en el sofá más cercano, tenía que pasar a un baño a mejorar un poco su aspecto. Se giró dispuesta a irse cuando algo totalmente ajeno a su objetivo con Edward la molestó, no estaba muy convencida de hacerlo pero su instinto que nunca se equivoca le dijo que siguiera adelante.

- Edward – él ya había llegado a la puerta del ascensor cuando se giró ante su voz - ¿Sabes lo que es el FODA?

FODA no era lo mismo que BDSM, quizás también eran cuatro letras con su respectivo significado, pero las primeras Edward las conocía al revés y al derecho, había hecho tantas presentaciones y trabajos utilizando el FODA que podía recitar sobre el sin necesidad de pensarlo mucho. Pero aun así no tenía idea que tenía que ver eso en ese momento, quizás él había malentendido y lo que Isabella quería decir tenía relación con el BDSM y no con un plan estratégico.

- Se lo que es un FODA – asintió aventurándose – son las fortalezas, oportunidad, debilidades y amenazas de una organización

- Bien… ¿sabes? Yo conozco las dos primeras a la perfección de esta empresa, las debilidades no duran mucho porque las se cortar de raíz pero las amenazas… las amenazas son algo con lo que tengo que liderar cada cierto tiempo

- No entiendo mucho

- Hay una nueva empresa… ellos creen que pueden hacerme la competencia porque Edward – en la mirada de ella ya no había atisbos de dolor ni de lujuria ahora solo era Isabella, la Presidenta de Swan S.A. – nadie… puede hacerme la competencia pero aun así no me dejo llevar por nada y me gusta conocer a mis amenazas… así que como hoy necesito el día libre te dejaré esa misión a ti

- ¿A mí? – el joven alzó una cuantas octavas su tono de voz mientras se golpeaba el pecho – pero yo…

- Para mañana en mi escritorio quiero un informe completo de Wylon Enterprise, quiero su propio FODA, todo de ellos, quiero cualquier cosa que encuentres aunque sea lo mas mínimo… y Edward – agregó – esto no te lo pido como tu señora… te lo ordeno como tu jefa y créeme cuando te digo que de este trabajo pueden depender muchas cosas para ti en la empresa

Él solo pudo ensanchar su sonrisa ante eso, esta era la oportunidad que estaba esperando – Mañana en su escritorio tendrá todos los detalles de Wylon Enterprise

- Bien… y lo ultimo – alzó un dedo índice casi frente a su rostro – una cosa es el trabajo y otra la intimidad… con ninguna bromeo… ambas son iguales de importantes pero no se mezclan

- Si señorita Swan – su tono había sabido cambiar de un chico sumiso a un empleado mas

- Bien… ahora si me retiro

Mientras ella se perdía por uno de los pasillos del enorme piso, él se apresuraba a llamar al ascensor para comenzar con su tarea asignada.

¡Mierda! exclamó con entusiasmo, esta era la oportunidad que estaba buscando y aunque parte de su cerebro no dejaba de gritarle que eran sus servicios sexuales prestados y los pronto a prestar los que le habían conseguido el trabajo, también parte de él comprendía que Isabella jamás pondría en manos inexpertas algo tan importante como las posibles amenazas para su imperio.

La hora del almuerzo había pasado y la tarde también pero para Edward era como si el tiempo se hubiera esfumado, llevaba prácticamente todo el día en un modesto computador portátil que se había logrado conseguir con la señora Cope y sentado en una de las salas de estar. No tenia oficina ni implementos así que esas eran sus únicas herramientas, además, tampoco es que necesitara mas, había logrado recolectar suficiente información a través de internet, quizás lo justo para entregar un buen informe al día siguiente, pero él no se quería conformar con eso así que rezando porque le respondieran, envió un mail a una periodista que recientemente había publicado un artículo sobre Wylon Enterprise, quizás podría haberse hecho pasar por un estudiante y haber pedido en la propia empresa ayuda pero eso para Edward Cullen era casi espionaje corporativo y por ende estaba fuera de sus opciones. La periodista había hecho una investigación certificada y por gracias del cielo había aceptado reunirse con él al día siguiente.

- Te va a doler la espalda – los dedos del joven dejaron de moverse sobre las teclas del computador para alzar la vista y ver al señor Félix de pie frente a él

- Oh… eso no importa, ya estaba terminando

- ¿Sabes? – a Edward no le pareció raro que él le quisiera hablar, después de todo era el que mejor lo trataba en ese piso – yo también empecé como tu – y sin pedir permiso tomó asiento a su lado – un día se me cayó un libro de economía justo en pie de la señorita Isabella, ella recién había llegado a la empresa, aun no era la Presidenta, pero no sé como supo ver que yo podía hacer mas… habló con su padre y ese día me dieron trabajo extra… – le sonrió a Edward que lo miraba atónito y fascinado por ir descubriendo más de la mujer que le quitaba el sueño – yo tenía mucho miedo por todo lo que decían de ella y puede que sea verdad – se encogió de hombros – pero todo eso no me importa y no me incumbe… ella es la mejor jefa que pueda haber y no porque nos pague más o nos traté mejor… sino porque siempre da la oportunidad de que demostremos lo que valemos… claro que muchos han sido despedidos o le han fallados, pero quienes de verdad queremos trabajar siempre tendremos oportunidades para

- Ella me dio este trabajo – el joven alzó un poco la computadora – y esperó que esta sea mi oportunidad para hacer mas

- Lo será Edward… desde ese día yo también trato de ver mejor a la gente y a ti – lo apuntó con su dedo índice – te tengo fe

Cuando Félix se fue Edward no demoró nada en terminar lo que le quedaba, no sabía bien como entregar el informe así que más temprano le había pedido su mail de la empresa a Jane procurando que no lo malentendiera y cuando ya todo estuvo listo le mandó una copia adjunto, ya mañana temprano imprimiría otra y se la llevaría el mismo a la señorita Isabella.

. . . Se sentía una mierda, el cuerpo le dolía y los ojos le escocían pero por primera vez el dolor físico sobrepasaba al emocional, si, sentía su corazón doler pero no como antes, ya habían pasado diez años y de alguna forma cada año se hacía todo más fácil, sabía a ciencia cierta que nunca olvidaría por completo a Tayler y tampoco es que quisiera hacerlo, al contrario, lo que Isabella quería era recordarlo sin sentir sufrimiento, quería recordarlo y pensar en los maravillosos momentos que vivieron juntos, como aquella vez que la raptó del colegio para llevarla Empire State y jurarle que el mundo seria suyo pero no por el dinero ni por sus apellidos sino porque eran libres, ese día cuando solo tenía 15 años Isabella se enamoró por primera y única vez, con el sol cayendo sobre el rostro de su novio y la brisa de viento moviéndole los cabellos ella supo que no necesitaba nada más para ser feliz que tenerlo a él a su lado. “Te prometo que cuando nos casemos seremos más libres aun… porque estaremos juntos” esa quizás había sido la frase más rara pero a la vez con más sentido que había escuchado nunca Bella, hasta ese momento había pasado su vida entera en una cajita de cristal construida por su padre pero fue Tayler, con sus chaquetas de cuero, sus motocicletas y sus ideales de libertad y de vivir la vida que la habían llevado a conocer otro mundo, un mundo en donde el vestido perfecto para el próximo coctel era lo de menos.

El agua siguió cayendo sobre el desnudo y algo maltratado cuerpo de Isabella, Bella… ya no dejaba que nadie excepto su padre y Jasper la llamaran así pero tampoco es que tuviera la confianza con alguien más para darle esa ventaja… quizás Edward, pero no, él le había demostrado ser mucho más de lo que ella pensaba pero no debía mezclar las cosas, además, aun le quedan pruebas por sortear.

Cuando salió del baño vio la hora y solo eran las seis de la tarde, aun tenía tiempo antes de salir al departamento. Se vistió como siempre, impecable y lista casi para una fiesta. Ya estaba preparada cuando el teléfono sonó, no necesita ver el visor para saber quién era.

- Estoy bien… lo juro

- Mi niña… te perdiste el homenaje… ayer toda la ciudad…

- No me importa papá – se sentó al borde de la cama y apretó los ojos para no volver al dolor – yo estuve con él a mi manera

- Siempre a tu manera mi chiquita… ¿Cuándo dejaras entrar a alguien más?, ya han pasado diez años y…

- Hoy tengo una cita – cerró los ojos apretándolos con fuerza. Su aun maltrecho cerebro se había desconectado de su boca – es solo…

- Bien… eso me parece excelente, se que estas fechas son difíciles para ti y me alegra mucho saber que no estás sola

Volvió a abrir los ojos y se dio cuenta que no todo había salido mal – Es solo una cita padre… pero dime algo… ¿Cómo estaban los padres de Tayler?

- Bien… la ceremonia fue linda y todos preguntaron por ti, a Elena le gustaría que la pasaras a ver, dice que hace varios meses que no vas

- Si… el trabajo – esa era siempre su excusa pero la verdad es que era casi insoportable ir a un lugar que prácticamente era un templo para su novio muerto

- ¿Sabes? Creo que es el primer año que te escucho mejor… dale mis saludos a ese hombre que seguramente te sacara más de una sonrisa

- Por su puesto papá – no lo iba a negar, Edward sí que le sacaba sonrisas

Hablaron un poco mas de cosas banales, de la empresa, de unos nuevos inversionistas, de Wylon Enterprise y de sus tíos. Tal parecía ser que los rumores de la separación ya habían llegado a oídos de Charlie Swan y de boca de la misma Victoria quien no había perdido tiempo en ir a llorarle pero según lo que escuchaba de boca de su padre él no tenía intenciones de ayudarla mas allá de lo políticamente correcto.

Cuando cortó con su padre Jasper la llamó, con él se entretuvo menos porque parecía ser que esa noche ella no sería la única en gozar un poco, su amigo tenía una cita con la chica misteriosa así que quedaron de acuerdo en juntarse a comer al día siguiente para hablar de todos los detalles.

Cuando Thomas la dejó en la entrada de su departamento pequeño inmediatamente salió en búsqueda de Edward. Ella entró hasta su piso y en él se preparó de la forma correcta, se quito la ropa modesta que llevaba y se puso unos de sus trajes, nada de cuero ni de pezones al aire, no, era una especie de bata de satín que tapaba muy bien sus partes intimas pero que dejaba mucho a la imaginación. Sus juguetes estaban esparcidos por todo el lugar ya que nadie se atrevería nunca a entrar ahí, además, los juguetes no rozaban en lo extraño, solo un par de esposas, cuerdas, unos ricos y excitantes aceites, algunos dildos , otros dilatadores anales y un par de cosas más que aun no era el momento para usar, iban a ir de a poco, ella no era sádica así que no le interesaba hacer que Edward saliera corriendo asustado.

Ya estaba todo dispuesto, unos cuantos inciensos especiales para la ocasión, música sensual, velas con aramos afrodisiacos y luz tenue… todo invitaba a pasar la mas excitante noche de placer.

La cuerda que estaba sobre la mesa seria su primer instrumento así que la dejó cerca para no tener que moverse mucho. Como la otra vez, Edward entró directamente quedándose de piedra, duro, no solo de cuerpo, por la impresión de semejante diosa frente a él.

- Llegas a tiempo – murmuró la mujer

- Cuando Thomas llegó – se tuvo que aclarar la garganta al ver que sus palabras se le atoraban – yo ya estaba afuera

Iba a agregar que el informe que le había pedido estaba listo y completo pero recordó eso de separar las cosas y entendió que era mejor así. Isabella lo invitó a sentarse mientras ella seguía de pie, por supuesto que él lo hizo pero sin dejar de tiritar por los nervios.

Los tacones altos de Isabella resonaron en piso flotante del departamento mientras se acercaba a la mesa para tomar la cuerda que había dejado antes ahí. Los ojos de Edward se pasearon por todo el departamento notando por primera vez el ambiente que La Cobra había creado, también, pese a la oscuridad pudo notar un par de esposas en una mesa cerca junto a algo que parecía ser un consolador. Por último sus ojos se posaron en la mujer que le quitaba el sueño y que hacía que su polla creciera como nada, algo tenía en las manos que no le daba la mejor de las impresiones, si, se había interiorizado un poco más en la dominación y sabia más o menos lo que tenía que esperar para esa noche.

- ¿Qué es eso? – pese a que estaba asustado se mantuvo sentado en el mismo lugar todo el tiempo

La Cobra le dio una mirada que lo hizo encogerse. ¡Mierda! pensó. Sabía que no debía hablar a menos que ella se lo pidiera explícitamente así que las preguntas, era más que obvio que también se consideraban como hablar.

- Te lo dejaré pasar – lo apuntó con la cuerda – pero que te quede claro que no habrá una segunda vez – antes de cometer el mismo error, él prefirió solo asentir con la cabeza

La tensión en el cuarto estaba al límite, ambos aun conservaban sus ropas casi por completo si no fuera por el escaso vestuario de ella, pero eso no escondía sus excitaciones. Pese a estar sentado, la prominente erección de Edward se dejaba ver, al igual que los pezones de Isabella se mostraban a través de su blusa de seda.

- Esto… – Isabella miró el lazó que tenía entre sus manos como si fuera la mas grande, gruesa y húmeda polla – esto es una cuerda… para amarrarte – volvió su vista al asustadizo joven y le sonrió maquiavélicamente

Las palabras no salían por la garganta de Edward. Los puntos del contrato se repasaban una y otra vez por su cabeza recordándole como los había estudiado detalladamente y como al final había firmado aceptando todo sin siquiera chistar… así que no tenia porque tener susto en esos momento.

- ¿Tienes miedo? – al agacharse, su profundo escote quedó a merced de Edward quien no pudo evitar concentrar su atención ahí

Estaba ahí, no iba a flaquear – No – contestó con firmeza – no tengo miedo señora

- Bien… - se enderezó volviendo a acariciar la cuerda – entonces prepárate para perder tu virginidad

La manzana de Adán de Edward tiritó pero no por miedo, lo hizo por la excitación de verla acariciando esa cuerda pero más aun cuando sintió el mismo artefacto pasando por encima de su cuerpo, en su cuello sintió los hilos enredados que amenazaban con atarlo a algún lugar. Sintió también los dedos de Isabella pasando por su cuerpo, no le había dicho que se moviera pero tampoco que no lo hiciera así que lo mejor era quedarse quieto y esperar por la siguiente orden.

- Ya te expliqué lo que significa BDSM – él sintió con rapidez – y también te dije que no me gusto mucho el sadomasoquismo pero si la dominación y la sumisión así que para empezar… supongo que sabes para lo que es la cuerda ¿No?

- Si señora

Ella asintió satisfecha por ver su temple – Bien… ¿Y estás de acuerdo con esto?

- Si señora

- Leíste el contrato y supongo que sabes que tiene derecho a una palabra de seguridad… es momento para que la elijas… recuerda que si la dices es muy probable que el contrato se rompa para siempre

Eso es lo que no le gustaba a él así que estaba más que convencido que no la usaría nunca - Si, ya la pensé y quiero que sea “Ángel” – si, lo había pensado mucho y quería que fuera lo que sabía que ella podía

A Isabella le pareció un poco extraño pero ni de cerca lo relacionó con ella así que asintió satisfecha – Excelente, ¿Y recuerdas los sabores?

- Si… vainilla es para seguir, cacao es para tener cuidado y chocolate es para detenerse por completo

- Muy bien Edward… ahora lo último… vio que no pusiste ninguna condición en los límites así que sabiendo que no tienes experiencia en el sexo quiero darte la posibilidad de que ese punto cambie cuando estés más interiorizado en el tema

- Muchas gracias señora – respiró hondo, no sabía lo que le gustaba y lo que no así que estaba más que agradecido por eso

- Ahora que estamos claros… – se paró frente a él y lo invitó a levantarse

Las manos de Isabella comenzaron a soltar los botones de la camisa de Edward sin soltar la cuerda, le costó un poco pero en un mínimo de tiempo ya lo tenía con el torso desnudo, así que no demoró en rodearlo quedando ahora detrás de él, le tomó las manos y se las amarró con la cuerda, sabía hacer los mejores nudos, ella no daba la opción a que se desataran en caso de emergencia, para ello estaban las palabras de seguridad.

Ya lo tenía con las manos amarras y solo con los pantalones puesto, al tener sus manos atrapadas en su espalda su pecho marcaba de forma extraordinaria sus músculos haciendo que el pozo en las piernas de La Cobra creciera.

- Ven

Lo tomó de la cuerda y prácticamente lo arrastró hacia un diván que claramente estaba diseñado para el sexo. En él lo dejó caer sin ningún cuidado haciendo que la espalda de Edward rebotar un poco.

Los ojos del joven se cerraron un poco pero inmediatamente los abrió para ver el momento exacto en que Isabella se sacaba la bata dejando su cuerpo desnudo antes sus ojos, era la primera vez que veía a una mujer desnuda en vivo y en directo y aunque para muchos sonara como un chico tonto, agradecía haber esperado por ella.

Las torneadas piernas de Isabella parecían infinitas pero de alguna forma conectaban con unas caderas firmes, con un coño húmedo y expectante en el cetro, su cintura era delgada pero demasiado acorde con sus caderas… sus pechos eran cosa de otro nivel, duros, redondos y bien formados eran el marco perfecto para unos pezones rojos que invitaban de cualquier forma a chuparlos, Edward ya lo había hecho así que se moría por hacerlo de nuevo. Por ultimo su rostro… lo que había enamorado a Edward, esos ojos chocolate profundo y esa sonrisa de dientes perfectos que había rodeado hace pocos días su pene dándole su primer orgasmo.

Si… esta noche prometía en mas de alguna forma.

Quizás era ella su ama, él era su sumiso, ella era mayor, él era un inexperto, ella era su jefa y él un simple empleado pero en esos momento nada importaba en realidad, para Edward ellos solo eran dos personas con historias un tanto profundas y a lo mejor hasta algo lastimadas que buscaban la forma de complementarse, se necesitaban mutuamente y lo estaban consiguiendo a través de la dominación- sumisión.

36 comentarios:

  1. OMG! La verdad nose, creo que obvio en una dominacion o talvez sea bonito, pero no se sabe
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Conmigo....me ofresco voluntariamente para iniciarlo.....
    Estoy segura que tu nos sorprenderas Joha como siempre y será un encuentro inolvidable tanto para Edward como para Bella.

    ResponderEliminar
  3. ....Ke edward se desenfrene y tome el control bella keda plop y se deja llevar pork le encanto y le recuerda su ex muertito

    ResponderEliminar
  4. espero que  bella sea un poco suave edward se esta iniciando en ese mundo... seguro que nos sorprendes joha y vamos a quedar felices y con ganas de leer mas como siempre

    ResponderEliminar
  5. OMG!!! yo tbm quiero atar a Edward!!! lol... lo azotooooooooo jaja bien ahiii .. Ed se va venir antes de si quiera tocar a Bells.. lol

    ResponderEliminar
  6. vallla esto si que va a estar buenisimo jajajaja .....Besos linda....

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que cómo decidas será genial, pero si me gustaría que ella se quedase pasmada, que él no fuese tonto e inocente, sino más bien fuerte, que llegara ella primero, así La Cobra será, a parte de dominante, tierna y dulce también.
    Ya sabes, el romanticismooooooooo jajajajajaja

    Besotes preciosa

    ResponderEliminar
  8. D:  como tu decidas esta bien, pero dios que capitulo, ya quiero leerlo, Joha no tardes en publicar plis!!

    ResponderEliminar
  9. pobresito Eddy!!! que Bella no sea tan dura con él... es su primera vez y lo puede asustar y traumar!!! pero me muero por leer el cap

    ResponderEliminar
  10. si dale un chin de romanticismo!! que es su primera vezz!! :)

    ResponderEliminar
  11. Ahhhhh!!! Que emoción!!!!!!!! Muero por leer el CAP completo! Si es posible actualiza antes de la alineación con elenin! Por las dudas!!!!! Besos!!!!!!!! Me encanta esta historia! Vicky!

    ResponderEliminar
  12. Pues Joha... solo sorprendeme!

    ResponderEliminar
  13. Uhhhh se leer candente!!!!quiero leerlo :-p

    ResponderEliminar
  14. COMO TU DECIDAS... JODER LA PRIMERA VEZ NUNCA SE OLVIDA... NO LO OLVIDES

    ResponderEliminar
  15. Como quieras Joha, solo sorprendenos como siempre lo haces, pero que sea inolvidable para ambos !!! Dios pero que al menos lo trate con carino ya que es la primera vez de  Edward!!! Estoy que muero por leeer ese capitulo!!!

    ResponderEliminar
  16. Huuy quiero leer mas! te quedo buenisimo el capitulo huyuuuy espero el próximo, se ve prometedor

    ResponderEliminar
  17. wow me encantó!! :D 

    ResponderEliminar
  18. wow!! increible!! me gustaria mucho que bella se perdiera un poco! y que edward no fuera tan inocente! aunque asi la historia esta perfecta!siguelaaa!

    ResponderEliminar
  19. vaya--- no tengo comentarios... pobre niño...

    ResponderEliminar
  20. Nooooooooooo justo justo! hahaha , Dios esa pareja jamás me aburre, sobre todo Edward jijiji . Buenísimo capi! :)

    ResponderEliminar
  21. me quedé con las ganas!  quiero maas! ajajaj a algunas no les gusta como es Edward :/ lo que es a mí, me encanta la personalidad que tiene, he leído muchos fics y en ninguno había sido así es algo nuevo e interesante. Amo que sea tan tierno e ingenuo y aprender todo de una maestra como La Cobra es algo inolvidable y va a poder experimentar y como lo dije antes, aprender muchas y diferentes cosas y maneras de hacer esas cosas. En fin, amo la historia y los personajes y personalidades en ella.
    Insisto, me quedé con las ganas de más, no puedo esperar para ver las reacciones de Edward hacia las cosas que le haga su Señora... ajaj

    ResponderEliminar
  22. Johaaaaa!!!! por qué nos haces esto!!! dejarlo en la mejor parte! :( jajaja pobre Edward que va a tener su primera vez con la malvada de Bella! jaja espero que al menos sea considerada y le de un toque de romanticismo *-* pero bueno, sé que siempre nos sorprendes! :D SALUDOS! ^^

    ResponderEliminar
  23. Me has dejado sin palabras, cada vez Edward va conociendo mas caracteristicas de Bella, su vulnerabilidad y su capacidad de dar oportunidades y esta a un paso de conocer a su dominante, el será el sumiso perfecto para ella y espero que en algun momento los papeles se inviertan y el pueda tomar el control y  ella se convierta tan solo en una dulce mujer enamorada......

    ResponderEliminar
  24. Ojala que la deje sin habla! xD
    Me imagino que prepara algo dulce, no tan rudo para la primera vez de Edward y salga corriendo en pelotas!!!
    Wow me gusto mucho este cap, hay mucho, saboree cada palabra!!
    Me morire en la espera, por que lo cortaste en la mejor parte, pero habra que esperar, gracias por el capitulo!!
    Besos Joha.

    ResponderEliminar
  25. HOLA K TAL???
    me encanto el capitulo..ya estoy deseando leer el siguiente haber que pasa jajaj .


    un besito y cuidate

    ResponderEliminar
  26. Wow te quedo de lujo joha el capitulo !! me encanto ! pero hey que mala eres como nos dejas asiiiii :@ esperare con ansias el siguiente cap :D

    ResponderEliminar
  27. la verdad es que estaría guay que edward fuera un poco más espabilado porque es bastante ingenuo y pánfilo,jejeje creo que se va a llevar más de una sorpresa con esta isabella tan decidida y dispuesta

    ResponderEliminar
  28. Muy bueno deseando ver que es lo que tiene preparado la cobra, y como  será para Edward ,las impresiones que tendrá Bella, que le hará sentir el......, ojalá ella llegue a perder el control y encuentre mas sorprendente a Edward , Un saludo y enhorabuena

    ResponderEliminar
  29. ooooooooooooo Mira la hora jamas me habia quedadao hasta las 3 am  por leer un fic la verdada lo iba dejar a mañana porque estaba haciendo una tarea pero no pudeeee fueron ams las ganas de saber con k me sorprenderiass estoy triste se acbo mirame otra vezy fue la segunad historia tuya que lei aqui estaraemos mi Joha esperoq ue Dios ilumine esa cabexita tuya

    ResponderEliminar
  30. AHHHHHHHHHHHHHH Edward va a dejar de ser puro de cuerpo xD............Que le tendrá planeado la Cobra?

    ResponderEliminar
  31. joha por favor actualiza pronto!!! no veo la hora de leer como edward pierde la virginidad a manos de la cobra....

    ResponderEliminar
  32. buen capitulo Joha--- Edward si que tiene que debutarr como buen semental jajaja ya se es CASTO peroo tiene q demostrarse que no es soso..  lol.. uy quiero ver el prox capitulooo

    ResponderEliminar
  33. OMFG! QUIERO QUIERO MAS!
    espero que actualices pronto Joha
    Besos

    ResponderEliminar