martes, 31 de enero de 2012

Sexcall... ¿Cual es tu mayor fantasia sexual? - Capitulo 44


Hola!!. Nuevo capitulo aca :) . Besos!!

Summary: ¿Por qué el cielo me odia? Justo en mi último día de trabajo este infierno se convirtió en mi paraíso. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.



Capitulo 44

Edward POV

Estaba demasiado nervioso, como nunca, mis manos me sudaban y no me dejaban pensar con claridad, así no era como quería hacer las cosas, pero una vez más, contando cuando le iba a proponer que fuera mi novia, Bella se me adelantaban en mis planes, aunque ahora técnicamente no fue ella la que se adelanto, más bien fue el porotito.

Hace una semana que había hablado con mi padre para que sacara de la bóveda el anillo que me había heredado mi abuela antes de morirse, aunque sabía que ese anillo era mío hable con él y le pregunte sobre si no tenia inconvenientes en que se lo diera a Bella, mi padre por supuesto que se puso muy contento, eso sí, tuve que rogarle que guardara el secreto de mi madre, hace una semana ni siquiera conocía a mi novia y se pondría imposible si se hubiera enterado de mis planes en esos momentos.

 Error, aunque ahora la conocía y las circunstancias eran totalmente distintas, aun así me hizo una escena y me arruino mi propuesta, creo que hasta me orine un poco en los pantalones cuando mi dulce madre me dejo al descubierto frente a mi novia, tuve que improvisar pero cuando escuche las palabras que salían de mis labios me felicité a mi mismo porque la verdad es que era imposible que cualquier mujer se me negara, mucho menos Bella, íbamos a tener un bebé y era obvio que casarnos seguía en la lista, quizás los planes se vieron un poco movidos a como los tenia, quería que nos casáramos y después que se embarazara pero las cosas pasan por algo y así estaba perfecto para mí.

- No

¿Dijo no?

¿Bella dijo no a mi propuesta de matrimonio?

¿Bella dijo no a mi muy hermosa y conmovida propuesta de matrimonio?

- Un segundo – me levante de mi incómoda posición y me senté en la silla que tenia detrás mío – creo que no te sientes muy bien – la mire con ojos suplicantes, rogaba porque me dijera que todo era una broma

- No – volvió a decir esa filosa, corta y muy dolorosa palabra – no necesito pensar nada… no me voy a casar contigo

Ok, algo no cuadraba acá, Bella estaba llorando de brazos y cruzados y antes los ojos de cualquiera se vería que ella es la ofendida.

- ¡Es tu culpa! – apunte a mi mamá – no me dejaste hacer esto bien – me queje

- ¡No es mi culpa! – se defendió – es que no era el momento oportuno

- Amor – Carlisle apareció detrás de ella y la tomo por los hombros – creo que es mejor que los dejemos un momento a solas

Vi como mis padres se retiraban, menos mal que a Carlisle se le ocurrió llevarse a mi madre al piso de arriba porque ya veía que en cualquier momento se volvía a meter donde no la han llamado.

- Bien amor – sentado frente a ella la tome de las manos – ahora… ¿Me dirás que si?

- No – volvió a sollozar

- ¿Por qué? – se que chille y soné casi como una mujer pero es que necesitaba respuestas

- Porque no quiero verme gorda – sorbió un poco de sus lagrimas – se que no me pides matrimonio por mi porotito – automáticamente se llevo las manos a su vientre y sonrió, yo también le decía porotito as que supongo que nuestro hijo ya tenía apodo – yo sé que es tonto, pero siempre soñé con casarme de blanco y en un vestido de princesa y prefiero que lo hagamos después, cuando mi porotito ya haya nacido… no quiero hacerlo apurada y mal

- Bien – la bese en la frente – te entiendo y prometo que tendrás la boda de tus sueños

Por supuesto que mi hermosa novia tendría la boda de sus sueños, de eso me encargaría yo mismo, aunque para eso tuviera que organizarla con la loca de mi madre, pedirle ayuda a la loca de Tanya e incluir a loca de mi suegra… si, esta boda sería cosa de loco, pero con amor, mucho amor.

.
.
.

Ya me dolía la cabeza, amo a mi hermosa novia, prometida sin que lo sepa, muy pronto esposa, y madre de mi porotito, pero juro que si la veía una vez más colgar el teléfono le gritaría y de verdad que no quería gritarle, o sea la amo y todo pero de verdad me estaba exasperando.

- ¡Deja de hacer eso! – me queje

- ¡NO ME GRITES!

No sé qué mierda, pero mis ojos se humedecieron en cuanto abrió la boca, quise contener las lagrimas pero en unos segundos estaban brotando por mis ojos, no me sentía tan nenita desde que a Esme se le ocurrió jugar a como hubiera sido su hija y me vistió con vestidos y me maquillo, tenía 8 años pero aun así quede marcado por siempre, si quería una hija que molestara a Carlisle, él era el encargado de dársela, no por eso tenía que traumar a su pobre y único hijo.

- No amor – corrió a abrazarme y por alguna estúpida razón eso acrecentó mi llanto – perdón, estuve averiguando y estarás sensible, se me olvido que no puedo gritarte mucho

- ¡Maldito síndrome! – me queje mientras me secaba las lagrimas

- Perdón – comenzó a repartir besos por toda mi cara - ¿Qué quieres de cenar?, pide lo que quieras que yo te lo preparare

Bien, esto no estaba tan mal después de todo.

- Quiero carne asada con papas a la crema – reconozco que use un poco mi tono sufrido, pero todo valía la pena si la recompensa eran los hermosos labios de mi novia

- Ahora voy a llamar a mis padres

Esta era la idea, mientras Bella saluda a sus padres yo mandaría por mail la ecografía, ahorrándonos así que por alguna extraña razón revisaran su correo mientras hablaban con su hija.

Bella POV

- Bien – me apresure a marcar los números en el teléfono

- ¿Hola?

- Hola mamá… ¿Esta papá? – quería hacer esto lo más rápido posible

- Si acá esta

- Pon el altavoz por favor – mire a Edward y le hice una seña para que mandara el correo

- Bien – note su voz rara, sabía que algo pasaba

- Hola Bellie

- Hola papá – bien, ahora era yo la que estaba sudando, o sea esto no era algo malo, de hecho era muy bueno – mamá… ¿Puedes revisar tu correo por favor?

- Hija – no, el tono no - ¿Qué pasa?... sé que pasa algo, dímelo antes de que tome el primer avión hacia LA y te lo pregunte en la cara

- Mamá – me masajee la sien, por eso no quería hacer esto – solo por favor, hazme caso

- Bien – refunfuño y de lejos sentí como comenzaba a teclear en el computado

- ¡No lo abras! – grite antes de que abriera el correo

- ¿Hija que pasa? – ahora mi padre estaba preocupado

- Tengo algo que decirle – en mi espalda sentí como Edward me abrazaba – estoy embarazada… ¡Habrán el mail! ¡Habrán el mail! – cerré los ojos y espere por alguna reacción de ellos

Silencio, no sé bien cuanto tiempo fue, pero para mí fueron años, así que solo seguí esperando.

- ¡Soy abuela!

Eso sonaba a alegría ¿No?

Que mi mamá este contenta era bueno, peor ¿Y mi padre?

- ¡Soy abuelo!

Bien, eso también suena a un Charlie muy contento, mire a Edward y nos sonreímos, esto había salido muy bien.

Un momento, ¿esos eran sonidos de besos? ¿Se estaban besando? Más bien sonaba como si se estuvieran comiendo, asco, asco, asco.

- SIII – grite bien fuerte para interrumpirlos – estoy embarazada y ustedes son abuelos

No sé bien que me dijeron en los minutos siguientes, fueron tantas cosas que me basto con saber que estaban felices, después de un tiempo prudencial y que les contara sobre el síndrome de Edward corte, no quería perder más tiempo de mi vida escuchando como mis padres se comían mientras hablaban por teléfono con su única hija, o sea, un poco de respeto, yo jamás le haría eso a mi porotito ¿no?

Edward POV

Después de pensarlo mucho, esperar a Bella se durmiera y tomarme un vaso de leche, si leche, porque no me iba a arriesgar con el ron, este síndrome es raro y capaz que hasta le paso el alcohol que tome a mi porotito, así que será solo leche para mí por estos meses. Sigo, después de alargarlo lo más que pude mande el segundo mail en el día, peor este tenía una connotación muy distinta, de la mejor forma posible redacte el mail donde les pedía a Esme, Tanya y Renée que me ayudaran a preparar una boda sorpresa de ensueño para Bella para dentro de dos semanas, nada difícil ¿No?

Puede que sí pero sé que ella son súper mujeres y ahora que sea posible, sabía muy bien que con esto estaría en deuda con ellas por siempre así que volví a darle un sorbo a mi vaso de leche antes de enviarlo, apreté el botón y cerré los ojos, había firmado mi sentencia de muerte pero mi dulce Bella lo valía.

Me disponía a cerrar mi sesión de correo cuando me llego uno con un asunto más que claro.

“Fotos tuyas Eddie”

Maldita sicópata, abrí el correo, JJ se alegraría de que tuviera más pruebas, pero casi me caigo de culo al ver estas fotos, eran fotos de hoy donde Bella y yo salíamos de la clínica con la foto de la ecografía en nuestras manos, ya no era chistoso y sea quien sea que estaba detrás de esto me las pagaría, cuidaría a mi familia con mi propia vida.

_____________________

Besos, Joha!!

1 comentario:

  1. Me encanto ,esas hormonas volveran locos a todos valla y por lo visto esta psicópata no deja de molestar,sigue asi nena y gracias....Besos...

    ResponderEliminar