jueves, 3 de mayo de 2012

Lounder - Capitulo 3


Chicos,por fin el tercer capitulo y por fin Edward y Bella se conocen

Summary: Una fría noche en Forks lleva a la despreocupada e inmadura Bella Swan directo a un destino que no eligió, una búsqueda que no quiere realizar y a un chico mucho peor que ella. Solo juntos podrán luchar contra los Lounders. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.
Capitulo 3

El techo de la habitación del motel en el que me estaba quedando tenía tantas grietas que me era imposible poder concentrarme por completo. Mañana iba a partir rumbo a Nueva York, bueno, la verdad es que solo pienso llegar a Chicago, ya que no pensaba subirme en un bus durante 20 horas solo para llegar antes donde… ¿Cómo es que se llama?

Oh si, Edwin o algo por el estilo. Cerré los ojos y traté de conciliar mi sueño.

- Me llamo Edward

Gemí audiblemente. Por lo menos para mí antes de ver a Edward – Lo siento… pero no tenías que meterte en mis sueños solo para corregirme tu nombre

- No lo hice por eso, es solo que se me olvidó darte un dato importante

- ¿Y ese seria…? – lo alenté ya que de verdad que quería dormirme cuanto antes

- El alcohol espanta a los Lounders. Sé que ya has matado a un par pero ellos son de verdad una mierda y es mejor que sepas esto para que por lo menos llegues entera a Nueva York

- Gracias por dato – fruncí el ceño porque de verdad esto más raro aun – aunque aún no sé porque tengo que ir yo hacia allá… tenemos la misma distancia

- Nueva York es la ciudad de los Lounders, dejémoslo así por ahora

Rodé los ojos – Es bien

- Recuerda Bella… tener una botellita de ron es como tener un escudo

- Prefiero el vodka

- Bien chica – me alzó los pulgares y sonrió. La verdad es que era bastante guapo – nos vemos en unos tres días

- Adiós

Murmuré antes de conciliar mi tan anhelado sueño. Traté de no pensar en Edward porque aun no lo conocía y no me parecía una buena opción soñar con alguien a quien no le visto el rostro en vivo y en directo.

.
.
.

Mi trasero estaba literalmente cuadrado ya que al final me decidí por un bus que iba directo desde Minneapolis hasta Chicago y sin escala, así que llevaba 7 penosas horas sentadas en el mismo duro asiento. Por ahora estaba estirando mis piernas aunque no podía quedarme mucho tiempo parada ya que eran las 6 de la tarde y yo aun necesitaba buscar donde quedarme.

Después de preguntar por aquí y por allá preferí quedarme cerca del terminal de buses ya que mañana saldría rumbo a Nueva York. Me costó un poco decidirme por un viaje directo pero eran 10 horas con dos horas de paradas mejor a perder otro día. El bus salía a las 10 de la mañana así que iba a estar llegando cerca de las 22 horas a la ciudad de los Lounder… y de Edward.

Gracias a un lindo chico supe que a la vuelta de la esquina había un motel económico y limpio así que después de guiñarle un ojo me encaminé hacia allá. En estas dos semanas que llevaba viajando había conocido mas de algún chico guapo pero mi instinto “desinteresado” seguía sin dejarme pensar en nadie más, quizás… ¿No será que mi destino es este tal Edward? Tan rápido como llegaron esos pensamientos se fueron, Edward no era mi destino amoroso de ninguna forma, si ya tenía más o menos aceptado que iba a tener que compartir un par de cosas con él pero solo en lo referente al trabajo, además, estaba segura que un chico como aquel tenia mas de alguna puta disponible para que le bajara el calentón. Qué pena por él porque yo no iba a  ser una más en su lista.

¿En qué mierda estoy pensando?

Me dejé caer en la cama y reí ruidosamente por mi estúpido pensamiento, Edward ni siquiera había demostrado algún interés en mí y yo ya estaba pensando en que quería meterse en mis pantalones.

¿Por qué sigo pensando en Edward?

Cerré los ojos y tarareé una canción cualquiera queriendo desviar mis pensamientos pero no me fue muy bien porque su imagen volvió a aparecer entre mis ojos.

- ¡Deja de pensar en mi! ¡Me llamas!

- ¡Es tu culpa! – le escupí – si me dieras mas información podría dejar de pensar en tu carita feíta

- Mi carita es parecida a la tuya… recuerda que el cambio nos hace similares

Bufé. No quería recordar mis ojos café y mi cabello chocolate porque eso hacía que volviera la nostalgia - ¡Te odio!

- No me odias… pero ahora duerme y deja de pensar en mí

- Si, ¡Claro!

Le saqué la lengua infantilmente y volví a mi realidad. Recién eran las 7 de la tarde así que  aun podía salir a dar una vuelta. Me puse una chaqueta gruesa porque el viento de Chicago estaba corriendo fuerte y no quería resfriarme ahora. Di un par de vueltas hasta que me topé con un teléfono, hace algunos días que no hablaba con mis padres así que no me costó nada decirme a llamarlos. El teléfono sonó dos veces antes de que contestara mi mamá.

- Hola mamá

- ¡Bella! ¡Charlie es Bella! ¡Ven!

- ¿Cómo están? – miré a mi alrededor y toda la gente caminaba demasiado rápido como para poner su atención en mi

- Sabemos que no estás e Florida – bueno, solo era cosa de tiempo para que lo supieran así que no me molesté en negarlo – por lo que nos gustaría saber si estás bien

Suspiré. De fondo escuché como mi madre le decía a mi papá en voz baja que estaba hablando conmigo, supongo que ahora estaba en el altavoz – Estoy bien… - eché una miradita a mi alrededor y no supe si decirles o no donde estaba

No, era mejor no decirles – Bueno, - ahora mi padre quien hablaba – pero si necesitas algo, dinero, hablar o lo que sea nos llamas

- Lo sé papá – sonreí – y se los agradezco pero creo que esto está bien… este viaje era lo que necesitaba

- Y ahora que ya sabemos que todo está bien cuéntanos algo interesante de tu viaje hija… ¿Has conocido mucha gente?

Inmediatamente pensé en uno que otro Lounder y sonreí – Si mamá, he conocido algo de gente, pero a nadie digno de recordar

- Hija, por favor cuídate, trata de no quedarte en pueblos muy chicos y no viajes de noche

- Mamá, sabes que las películas de terror son ficción ¿no? – traté al máximo de que eso no sonara como una burla

- Lo sé – bufó y por la risa de fondo supe que mi padre se había reído de ella

- Bueno, ustedes saben que yo estoy bien, ahora cuéntenme como están ustedes y todo por allá

- Todo bien Bella, tus amigos vinieron a verte dos días después de que te fuiste y se sorprendieron bastante de que te hayas ido pero al final te entendieron

- De hecho hay varios rumores en el pueblo sobre ti – la emoción en la voz de mi madre me asustó un poco – algunos dicen que quedaste embarazada de no sé quién y qué mandamos a un convento. Otros dicen que quedaste en Harvard y que siempre negaste tu inteligencia porque Forks es muy poca cosa para ti

- ¡Oh espera Renée! – y lo que si era extraño es escuchar a Charlie excesivamente emocionado – el mejor es el que dice que una noche de truenos y relámpagos desapareciste de tu cuarto misteriosamente, que toda la casa estaba cerrada por dentro y que nosotros estamos como medio drogados así que por eso no te buscamos

Rodé los ojos. Así es vivir en un pueblo – Por lo menos supongo que han tenido con que entretenerse

- ¡Nooo! – gritó mi madre de pronto – el mejor de todos los rumores es ese que dice que te volvimos una especie de superhéroe y que ahora luchas contra el mal por todo el mundo

- Reneé, creo que nos haría bien salir de este pueblo aunque sea de viaje

Mientras ellos se reían y me comentaban un par de cosas más yo pensaba en como el ultimo rumor, el más loco y descabellado de cierta forma era el que mas se acercaba a la realidad. Hablamos por unos minutos más antes de que el pitito del teléfono me dijera que debía colgar, me despedí de mis padres con la promesa de no perder el contacto, no me pedían que los llamara todos los días pero sí que les hiciera saber que estaba bien.

Después de colgar me paseé un poco mas por las calles de Chicago pero sin alejarme mucho del sector en donde estaba mi motel, no me encontré con ningún Lounder pero si con una licorería, dudé al principio en entrar pero al final mandé al diablo todo y compré una botella de vodka y un jugo de naranja, además de una pequeña petaca que disimulaba muy bien el verdadero contenido liquido que llevaba. Esperaba sinceramente que este tal Edward tuviera razón porque no quería que me detuvieran por beber en la vía pública solo porque él me había hecho una mala broma.

Después del primer sorbo lo sentí, era como si mi cuerpo creara una especial de escudo. Raro, más raro que la mierda pero mi vida era así ahora y prefería no darle más vueltas.

Volví a mi cuarto un tanto borracha y sin haber matado a nadie, esperaba mañana tener más suerte en Nueva York.

.
.
.

Unos golpes para nada cariños en la puerta me hicieron despertar, mi cabeza dolía y estaba frio, no quería moverme solo dormir pero debía levantarme y emprender camino a mi rumbo final.

Solo cargaba una mochila en mi espalda así que fui la primera en subirle al bus, busqué mi asiento y me acomodé para dormir pero no llegué a hacerlo ya que un maldito Lounder se tuvo que sentar a mi lado, no me reconoció como los otros, supongo que el efecto del alcohol aun estaba presente, pero por mas que no lo hiciera yo sí y estaba malditamente incomoda por ello. No supe bien que era, tenia vibras realmente malas, quizás era un asesino, un cabrón o un asqueroso violador.

Cerrando los ojos busqué mi sueño, eso sí, antes le di un nuevo sorbo a mi petaca que me hizo tener un plácido sueño. Parece que el alcohol también aplacaba en algo sus malas vibras, lo agradecí ya que ahora no podía hacer mucho.

Lo siguiente que supe cuando abrí los ojos era que estábamos en nuestra primera parada, en cuanto me di cuenta salté de mi asiento y lo busque. Estaba hablando por teléfono.

- No… dejas ahí, ya llegaré yo y veré que hacer con las malditas, las haré ver que conmigo no pueden jugar

- ¿Y yo si puedo jugar?

Antes que se diera vuelta por completo se encontró con mi puño que lo tiró directo al puto. Parece que el maldito tenía una trata de blancas o algo por el estilo, bueno, ya no más.

- ¿Quién…?

- Me alegra saber que no sabes quién son yo querido – me agaché a su lado y lo tomé del cabello – porque eso quiere decir que el maldito alcohol sirve para algo

No tenia ningún arma por lo que estaba vez me tuve que conformar con el cinturón de mi chaqueta, lo estrangulé en nada, creo que esta vez todo se me hizo tan fácil porque él no alcanzó a ponerse sobre aviso.

Aun no sabía que pasaba con sus cuerpos pero si estaba más que segura que no eran encontrados por la policía o si no ya me hubiera enterado sobre el Lounder que maté en Forks. Bueno, creo que era una duda más para Edward.

El resto del viaje me lo pasé durmiendo, nadie extrañó al Lounder tampoco, así que fue mejor para mi, más relajada y sin tanto frio pisé por primera vez La gran manzana. Apenas salí al frio de la ciudad comprendí porque Edward dijo que esta era la ciudad de los Lunders. Hace un tiempo vi una película, de la cual no recuerdo el nombre, era sobre una chica que resultaba ser la hija del diablo o algo así y hablaban de Nueva York como la ciudad de Dios, Nostradamus también la nombró así y no porque aquí fuera donde había nacido ni nada por el estilo sino porque Nueva York era posiblemente la ciudad que más lo necesitaba, bueno… quizás ahora era la ciudad que más nos necesitaba a nosotros.

A penas bajé del bus comencé a caminar sin rumbo fijo, supuse que mis pies me iban a llevar solitos donde Edward. Poco a poco me comencé a adentrar en barrios más oscuros pero no tuve miedo, solo un poco de asco al sentir tanta presencia “Lounderiana” por aquí. ¿Esa palabra existirá? Ni idea.

De reojo vi como un chico pasaba por mi lado - ¡Hermosa!

- Gracias – rodé los ojos y seguí caminando. No era un Lounder, solo era un perdedor buscando algo de sexo con consentimiento

¡Iug!

Odiaba tener una idea de lo que la gente quería, sé que no es como leer los pensamientos pero si es una idea bastante clara de lo que no quiero saber. Seguí caminando buscando alguna señal del borracho Edward o de algún Lounder que me diera un poco de diversión. Puse mi mejor entusiasmo a la hora de “ver” los pensamientos de la gente y nada, me metí por un callejón bastante oscuro y sucio, una buena guarida para algún maldito y ¡Bingo! Ahí estaba. Sentía claramente sus pensamientos, era un hombre con un deseo casi animal de sexo.

¡Iug! De nuevo. No me gustaba esto pero un Lounder es un Lounder y ya que había encontrado algo que me gustaba hacer no iba detenerme. Apuré el paso hacia su vibra y ¡Bingo! Ahí estaba, apoyado en una pared besando a una mujer. Una mujer mas que se salvaría, mi pecho se hinchó como ya se estaba haciendo costumbre, creo que esto de salvar gente me gustaba y se me daba bien así que con mi pecho hinchado y mis manos en puños separé al animal de la pobre chica.

- Creo que eso no es correcto Casanova – Si, vi Buffy y durante un par de años quise ser como ella así que no iba a desaprovechar estas oportunidades para decir algo gracioso e inteligente – vamos chica – la miré guiñéndole un ojo – la señorita no necesita tus manos sobre ella. – le sonreí a la chica - Vete… yo me encargo de este – lo apunté con la cabeza pero la chica no se movía pese a que mi tono era de lo mas conciliador - ¡Vete! Anda… ve

- ¿Quién diablos eres tú, entrometida? – oh, oh, la chica se cruzo de brazos sin ninguna intención. Parece ser que mi instinto había tenido una pequeñita falla - ¿Quién…?

Se giró hacia el chico a quien aun tenia tomado de la chaqueta – Ve tranquila Margaret… yo tengo algo que hablar con la señorita Bella

Inmediatamente giré mi rostro enfocando bien mi vista para verle el rostro. Estaba oscuro pero aun pude reconocer sus rasgos… era Edward – Oh, oh

- Si… oh, oh… me jodiste una buena follada Bella – pese a que aun no podía cuadrar todo lo que estaba pasando conseguí soltarlo – gracias – acomodó su chaqueta para después extender su mano hacia mi – Edward Cullen… encantado… compañera

- Bella – no me costó nada tomar su mano ya que inmediatamente sentí su vibra – al fin te conozco

- Si – se rascó la cabeza en un gesto para nada sexy – pero me arruinaste la primera distracción que tengo hace mucho

- Lo siento… pensé que eras un Lounder

Se olió la ropa y frunció el ceño pero fue cuando bajó su vista hacia su entrepierna que sonrió – Si, parece que me dejé llevar con demasiado fuerza

- Sentí tu vibra desde lejos

- Pero yo no te sentí a ti – se me acercó y me olio, inmediatamente me corrí un paso hacia atrás – ahhh, veo que seguiste mi consejo

Yo ya no me sentía alcoholizada peor supongo que aun me quedaban algunos residuos por lo que solo me encogí de hombros. El callejón seguía oscuros pero los ojos de Edward eran suficientemente brillosos como para darle luz al lugar.

- ¿Por qué me siento rara hacia ti? – no medí la dimensión de mis palabras hasta que salieron de mi boca

Él solo pasó un brazo por mis hombros. Si fuera cualquier otra persona lo hubiera sacado de un manotazo – Eso es porque estamos predestinados lindura – pese a que movió sugestivamente sus cejas supe que no lo hacía de manera lujuriosa

- No pienso acostarme contigo – lo dije solo para constatar un hecho

- Ni yo – sacó la lengua – esto es algo puramente profesional, estamos destinados porque juntos somos invencibles contra los Lounders

- Tienes mucho que explicarme

- Si, lo haré. Pero ahora vayamos a mi casa porque Emmett nos debe estar esperando

Comenzamos a caminar aun en la misma posición - ¿Quién es Emmett?

- Mi mejor amigo – cuando lo dijo sentí como una sombra pasaba por su corazón

Raro, esto estaba siendo más raro de lo que esperaba. Me dejé guiar por Edward hacia un lugar que no se veía para nada agradable, creo que ni ahora que sé que soy más fuerte que antes me vendría a meter acá pero no dije nada, de todas formas no hizo falta.

- Ya estamos buscando un mejor lugar. Emmett dice que ahora que acepto mi destino y que una chica viene a vivir con nosotros necesitamos un lugar que por lo menos tenga baño

Jadeé al pensar que no tenían baño. No era una chica cómoda pero un baño cuenta como una comodidad básica, no un lujo – Entonces…

- O sea, tenemos algo que aparenta un baño pero que no cuenta como baño – fruncí el ceño – ya lo verás

La puerta de entrada eso era una puerta de madera, sin seguro ni nada. Pero pese a toda la fachada del lugar por dentro era otra cosa, todo estaba ordenado y había un aroma bastante tentador… ¿Muffin?

- Emmett hizo todo esto – me pareció ver algo colorado a Edward cosa que encontré de lo más tierna – así que puedes sentirte como en tu casa

Dejé caer mi mochila mientras mi compañero se perdía por el lugar. Lo recorrí una vez con la vista hasta que un hombre grande y con el ceño fruncido apareció en mi campo visual. Nos miramos de esa forma por unos segundos hasta que él cambio su expresión.

- ¿Así que tu eres Bella? ¡Bienvenida! – por un momento pensé que iba a darme uno de esos extraños abrazos apretado pero en un lugar de eso me dio una, demasiado fuerte, palmadita en la espalda. Gracias a mis “poderes” que no me dejó el hombro dislocado - ¡Oh vamos! si sé que esto no es nada para ti – y si, lo volvió a hacer pero esta vez con un poco mas de fuerza

Busqué a Edward con la mirada por la habitación y lo encontré tomando leche directamente del cartón, interesado en cualquier cosa menos en nosotros – Hola… ¿Emmett?

- Si – asintió demasiado feliz – soy Emmett – extendió su enorme mano frente a mi pero esta vez fue su sincera sonrisa lo que me relajo y me hizo corresponderle el saludo mucho más confiada

- Muchas gracias por todo esto – apunté el lugar – no tenias porque hacerlo

Hizo un gesto con su mano - ¡Claro que sí! ¡OH! – casi grito – ¡te hice unos Muffin!

- Si… y están muy ricos – Edward volvió a parecer en la sala con un Muffin en la mano y con otro en la boca

- ¡No hables con la boca llena! – el reto de Emmett hacia Edward se me hizo extraño pero más extraño aun la mirada que le dio el grandulón al ojiverdes – ahora te traigo uno linda

Tomé asiento al lado de Edward en el sofá mientras este trataba de hacer funcionar una televisión bastante vieja, eso hizo que me asaltara una duda bastante importante.

- Edward – él solo murmuró algo dándome a entender que me escuchaba - ¿Cómo haces para vivir?... económicamente digo

- Tenemos una cuenta corriente en el banco pero nunca la he usado, solo sé que existe. Nunca he querido esta vida así que me alejo lo mas que puedo de ella

Cuando volvió a mi lado lo vi bien y lo entendí, esto tampoco era algo que yo hubiera elegido a la primera - ¿Entonces…?

- Supongo que solo haciendo trabajos. No lo sé – volvió a rascarse la cabeza. Parece que era una especie de tic suyo – supongo que ahora tendremos que tratar de hacer una vida más normal ya que tenemos menos posibilidades de que nos maten – aunque quiso hacerlo sonar como una broma no le resultó muy bien

- ¡Yo tengo trabajo! – volvió Emmett con una bandeja llena de Muffin y café recién hecho. Exquisito – y puedo conseguirle unos a ustedes

- Bien – asentí tomando algo para comer – eso es bueno, un trabajo

- Supongo – bufó Edward

Por los próximos segundos cado uno se dedicó a su comida sin decir nada más. Creo que todos estábamos pensado, no los conocía pero me sentía a gusto con ellos, eso ya era suficientemente extraño para mí por lo que dejé que mi cabecita vagara por todos lados y desenredada todas esas madejas que se estaban tejiendo, aun tenía mucho que hablar con Edward pero ahora solo quería disfrutar de mi Muffin y mi café.

- Bienvenida Bella – de la nada Edward me sonrió y fue lo único que necesité para terminar de confirmar que esta era mi vida y que me estaba gustando



_____________________

Besos, Joha!!!

21 comentarios:

  1. jejeje arruino el entretenimiento de ed!!! bien!!

    ResponderEliminar
  2. mmm se me hacen que sus personalidades van a chocar un poco.. parece que  a bella le gusta cazar lounder en cambio edward no queria saber nada de ellos...

    ResponderEliminar
  3. Maritza Olaya Maya27 de abril de 2012, 22:29

    Esa era la actitud Bella!!!! Creo que estos dos van a tener varias discusiones y peleas!! :P
    Ya quiero ver que sucede!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo también quería ser Buffy!! cuando empece el adelanto eso pense parece Buffy jajaja

    ResponderEliminar
  5. mierrrrrrd............. Esto va a ser Algo fuerte !! omggg se viene mucha accionnn ! Lo preciento

    ResponderEliminar
  6. y tabn presiento que voy a querer matarlos en algun momento....

    ResponderEliminar
  7. creo que esta relacion es extraña y muero por saber,me encanto ,gracias linda...

    ResponderEliminar
  8. mmmm yo creoo es mi parecer que al principio seran medio como perro y gato por la personalidaddd de amboss por ahii nada que verrr pero eso es lo que me parecee jajjajaa seraa interesante ver como se llevann y esperare ansiosaaa el capii completoooo!!!!! gracias por este adelantooo!!!

    ResponderEliminar
  9. uyyyyy re bueno cuando publicas el cap completo te felicito esta super esta trama.

    ResponderEliminar
  10. jajajaa muy  bueno genial manera de encontrarse xDD
    espero el capitulo completo pronto.!

    ResponderEliminar
  11. Jajajajajajajaja... Jamas imagine que así comenzaría su relación, no puedo parar de reír... Yo creo que por un tiempo será una relación de Amor-Odio hasta que se pierdan el asco jajajajaja....

    ResponderEliminar
  12. me ha encantado el capi, estoy deseando leer más y ver cómo avanza la relación de edward y bella, aunque supongo que sí llegan a algo más profundo a emmet le dolerá mucho

    ResponderEliminar
  13. me gusta mucho esta historia, es diferente y eso la hace mas atrayente, me descoloca un poco este Emett pero es solo cosa de acostumbrarse.
    y me gusto mucho el echo que no fuera una atraccion a primera vista o con las primeras palabras. Me gusta mucho cuando haces las historias tan diferentes, las siento más reales.

    ResponderEliminar
  14. ahhhhhhhhhhhhhhh me encantooooo!!! je pro fin se conocieronn y que manera de conocerse me re gustoo!! y emmett jee es la alegria del hogarr es que se lo ve super alegree !!! eso tambien me gustoo!!!! mmm estoy ansiosa por saber como sigue la relacion de edweard y bella mmmmm haber como les va ahora que estann juntosss...!! muy buen capi! yy emmett les conseguira trabajosss ...je!!! haber que pasa en el que siguee...!! besos y que tengas un buen fin de semanaaa Joha!!! adios!!!

    ResponderEliminar
  15. hasta que se encontraron!!!

    ResponderEliminar
  16. vaya¡¡¡¡¡ porfin se encontraron ¡¡¡¡   ahora que se enamoren¡¡¡¡ ajjajaja pobre emmet va a sufrir mucho xq el ama a edward ¡¡¡mhhhhmhmmhmh   
    bybyby

    ResponderEliminar
  17. Ay âme su encuentro, oseaaa es lo mas bobo que ah hecho Bells, aunque tmb Edward no ayuda mucho jajajaja... Pobre Emm le van a bajar el novio y eso no esta padre... Espero que en el próximo capitulo Ed le resuelva a Bells todas sus dudas... Joha eres un estuche de monerías.... :D

    ResponderEliminar
  18. Al fin pude entender bien como es mas o menos la situacion, me encanta! creo que es algo que no se ve muy seguido y es super distinto a las historias que estoy acostumbrada. Este encuentro... ufff memorable, y pues... vamos a ver que decide Edward con respecto a Emmet ya que se nota que algo con Bella no esta en planes muy cercanos...
    Espero el siguiente...

    ResponderEliminar
  19. ando leyendo esta nueva historia y no entiendo como no hay gente que aun no lleve la hilacion ... se ve genial, diferente a lo q escribes pero muy buena,,, ahora Emmett es gay OMG... no puedo creerlo... jaja peor sorprendente que no haya tanta atraccion entre los protagonistas en un comienzo.. eso me gustaa.. que se vayan descubriendo..

    ResponderEliminar
  20. Hola Joha! pues parece que este par se va entendiendo....

    ResponderEliminar