martes, 3 de julio de 2012

A mi manera - Capítulo 22


Capítulo completo!!. Besos.

Summary: Isabella Swan lo tiene todo, poderosa, fría y calculadora, acostumbrada a vivir en un mundo de hombres aprendió a tener el control sobre los demás… ¿Que pasará cuando un joven y tímido Edward Cullen llegue a su empresa y despierte su curiosidad? ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capítulo 22


Los ojos de Isabella estaban fijos en su novio, sabía que no tenía motivos para estar enojada con ella pero estaba enojada con el mundo y él había tenido la mala suerte de cruzarse en su camino.

Por años su único objetivo fue ver de pie El Tyler pero hoy tenía dudas, hoy veía hasta eso que no quería ver, que hasta el nombre es de una ridiculez extraordinaria, pero por supuesto que nadie le dijo nada y aunque lo hubieran hecho, ella no habría hecho caso. Pero ahora algo había cambiado, alguien la había cambiado y aunque fuera mucho más estúpido que el hombre de su hotel, sentía rabia hacía Edward, una rabia porque estaba cambiando sus pensamientos y sus sentimientos.

Lo miró y él se estremeció, la conocía lo suficiente como para saber que no era un buen momento y que era mejor dejar que pasara un poco de tiempo antes de volver a hablar. Además, él tampoco se encontraba del mejor ánimo, quizás por primera vez en su vida quería dejar caer su puño en el rostro de alguien.


- Creo… que será mejor que vuelva después

- ¿Por qué? - ¡Mierda!, su voz rugió calmada pero feroz - ¿Acaso tanto miedo me tienes Edward?

Él cerró los ojos pensando bien lo que iba a decir antes de abrir la boca – No amor… yo solo, no quiero molestarte así que creo que será mejor que hablemos cuando termine la jornada laboral

- Bueno, quizás para ese momento sea yo la que encuentre que no es el mejor momento – se cruzó de brazos al mismo tiempo que hacía sonar su tacón el parqué -. Ahora te agradecería mucho que cerraras bien antes de irte

El cobrizo quiso replicar pero cuando vio que Isabella tomó el teléfono supo que su tiempo había terminado así que con el ánimo por los suelos salió de esa oficina. No bien puso un pie afuera vio a Jane ya en su puesto de trabajo, ella le sonrió pero él no pudo hacerlo de vuelta, si para él había sido difícil para ella no lo sería menos. Bueno, por lo menos podía hacer una obra de bien.

- Jane – se acercó hasta su escritorio consiguiendo una plena atención -, yo… creo que es mejor que no te cruces en el camino de Isabella… ella… se siente un poco mal y…

La sonrisa de la joven se fue esfumando poco a poco, lleva el tiempo suficiente en esa empresa para saber cómo eran las cosas – Alguien le dijo que nos vio juntos ¿No? – el rostro compungido de Edward le dijo todo - ¡Oh mierda!, yo… necesito decirle que solo comimos juntos que… - comenzó a mover papeles en su escritorio hacía ninguna parte -, quizás si tú hablas con ella Edward

- Lo haré… solo que ahora no. Jane, mira, ella es todo lo que quieras pero no te va a hacer nada aparte de quizás hablar un poco más golpeado, sé que la conoces y sabes que no te hará nada…Bella no es una mala mujer

A veces era cansador tener que aclararle ese punto a gente que solo se hacía la idea que ellos querían sobre su novia.

- ¿Bella?

¡Mierda!, si había algo que tenía que mantener solo para ellos Edward, aparte de lo del BDSM, era como llamaba a su novia en la intimidad.

- Mira, lo que quiero decir es que por favor no le hagas caso… si te dice algo feo piensa que me lo está diciendo a mí y listo

- Gracias Edward – el rostro angelical de la joven de pronto se puso feroz -. Aunque eso no quitará que le pateé el culo a Diego

- ¿Diego?

- Sí, ese tipo de tipiado… lo vi mirándonos y sonreír, hace tiempo que me está pidiendo para salir y cuando le dije que no hoy en la mañana no me miró con buena cara… estoy segura de que fue él quien le vino con el comentario a la señorita Isabella

- Diego de tipiado – confirmó él y ella asintió -, ¿Qué piso es ese?

- El cuarenta tres… ¿Por qué?

- Porque alguien necesita aprender a meterse en sus propios asuntos

Sin esperar alguna reacción de parte de Jane Edward se subió al ascensor que siempre estaba abierto en el segundo piso y apretó el botón que lo llevaría hasta el piso cuarenta y tres. Los minutos se le hicieron eternos hasta que las puertas se abrieron, pero pese al tiempo que paso no disminuyó su determinación ni la presión que hacían sus manos al estar ambas apretadas en puños.

Cuando salió al piso respiró varias veces para no mal canalizar su furia, como en casi todos los pisos en ese había una recepcionista, así que ahí se dirigió. Parece que todos sabían quién era él porque en cuanto la mujer lo vio abrió los ojos.

- Hola… disculpe, busco a Diego… ¿Sabe dónde puedo encontrarlo?

- Oh, Diego, sí… él está en el cubículo 5 pero…

- Gracias

Con paso determinado Edward caminó los pasos que lo separaban de cubículo 5, tenía intenciones de hablar con él antes de golpearlo para asegurarse que era la persona que buscaba pero eso no fue necesario cuando el joven de ojos azules lo recibió con una socarrona sonrisa que le confirmó todo.

- Pero si es el novio de La Cobra

En su vida Edward le había dado un golpe a alguien… hasta ese momento. Su mano cerrada en puño impactó con fuerza sobre la quijada del joven que aunque estaba sentado se tambaleó consiguiendo que su silla chocara contra el borde del escritorio.

Con la respiración agitada, la mandíbula tensa y los puños apretados… nadie pensaría que Edward Cullen es un sumiso.

Diego llevó sus manos hacía su nariz que ahora sangraba, chillaba tanto que poco a poco la gente que comenzó a agolpar en el sector así que dejando un poco de lado su recién adquirida valentía, Edward supo que era el momento de salir de ahí. Pero antes se acercó hacía el joven.

- Más te vale mantener tu raíz solo para ti

- Me amenazas solo porque tu novia…

Y justo cuando la paz volvía a Edward tuvo que irse. Agarró al chico desde el cuello de su camisa y lo acercó – No te estoy amenazando… solo quiero que sepas que yo no me meto en la vida de nadie, Isabella tampoco así que nadie tiene derecho a meterse en la nuestra

- Esto te va a durar poco

Un empujón sobre la silla hizo que Diego se volviera a golpear con el borde del escritorio – No. Te. Metas. Soy una persona pacifista pero también tengo mi limite y el poco tino de la gente de este edificio me la esta colmando

Lo último ya no lo dijo tan bajo así que toda la gente que se había reunido a su alrededor pudo escucharlos. Para algunos solo fue una muestra más de la petulancia del joven pero para otros fue solo un chico defendiendo lo suyo. Como en todo, algunos lo apoyaron y otros lo repudiaron, pero la verdad es que a él solo le importaba una opinión.

Sin mirar a nadie en ese piso se giró sobre sus talones y voló hacía el ascensor. Era lógico que la noticia de lo que acababa de pasar se expandiera como aceite en el agua pero ya faltaban solo dos horas para terminar esa jornada laboral así que esperaba fervientemente que eso no fuera hasta mañana.

Por suerte para el joven Cullen nadie le dijo nada por el resto de la tarde, bueno, tampoco es que él les diera oportunidad de hacerlo ya que se enfrascó en su trabajo hasta que lo dejó completamente listo, quería mañana empezar con lo del hotel así que cuando se vino a dar cuenta ya más de la mitad del piso se había retirado y la otra mitad lo estaba haciendo. Terminando de apagar su computador se apresuró a juntar sus cosas para bajar al segundo nivel y ver si su novia aún estaba ahí.

Lamentablemente ya se había ido pero un gesto de Jane le dijo donde estaba. En el último piso de ese enorme edificio.

- Oh Edward… por cierto, ya todos saben lo que pasó con Diego

Ella se encogió de hombros y él solo puso imitarla. Mañana se llevaría un buen regaño de su jefe, pero eso era mañana, ahora debía concentrarse en su novia perdida en los recuerdos en el último piso.

.
.
.

La tarde de Isabella había sido una mierda, en todo el día no consiguió poner su cerebro en orden. Se equivocó al firmar dos contratos importantes lo que provocó todo un retraso ya que estos debían volver a ser impresos y autorizados desde Recursos Humanos y Finanzas, un absurdo protocolo para el que ella no tenía tiempo.

Aunque la verdadera gota que colmó su vaso fue el que el encargado del piso cuarenta y tres bajara a pedirle perdón por el horrible comportamiento de un chico llamado Diego, ella no supo quien era hasta que unió los cabos sueltos. Era el mismo intento de adolecente que había osado entrar en su oficina a la hora del almuerzo para comunicarle que su novio estaba comiendo con Jane. Si ella fuera la de antes se habría ahorrado el resto de los problemas despidiéndolo pero ahora ni siquiera para eso tenía ganas.

El recuerdo de Tyler estaba más presente que nunca en su mente y no de buena forma.

Nueva York se alzaba ante ella desde el último piso de su imperio. Desde ahí los veía a todos pequeños a sus pies y es que no era solo una cosa circunstancial, era así en la práctica también.

El río Hudson resplandecía aceptando la puesta del sol, el crepúsculo se alzaba ante él vistiendo todo de un naranja demasiado extraño para ser real, pero es que… ¿Qué es real en Nueva York?, algunos viajan desde los lugares más recónditos del mundo por una oportunidad, otros dejan todo por ver la gran manzana pero la verdad es que ninguno sabe que Nueva York es una ciudad maldita… así como ella, esa ciudad está maldita porque es su ciudad.

- La vista de acá es hermosa… creo que nunca vi el río Hudson así

Ella también lo pensaba pero no tenía intenciones de decir ni una sola palabra. No estaba enojada, solo confundida, pero eso era mil veces peor, la confusión es algo muy peligro para alguien que acostumbra a estar en poder. Sin moverse de su lugar, Isabella sintió como su chico se posicionaba detrás de ella, su cuerpo la quemaba por la cercanía, quería voltearse pero no se lo permitió.

Edward estaba desesperado, se le hacía imposible estar tan cerca de ella y no tocarla así que levantó sus manos y las dejó caer suavemente sobre sus hombros.

- Bella… vamos, amor…

Los dedos ya no tan tímidos de Edward se comenzaron a pasar por el cuerpo de su novia quien seguía imperturbable mirando como Nueva York abrazaba las luces y la calidez de la noche, gente iba y venía disfrutando de los placeres que les ofrecía una ciudad como esta. Quizás para muchos, cuando se oculta el sol es tiempo de ir a casa a descansar, pero para los Neoyorkinos no, es el tiempo de demostrarle al mundo de que está hecha la gente de La gran manzana.

- Vamos… Bella…

Los ojos de La Cobra seguían mirando como más luces se prendían, haciendo un esfuerzo casi inhumano por no cerrar los ojos y disfrutar lo que los dedos de su chico estaban haciendo en ella. Suaves e inocentes caricias consiguieron que sus bragas se mojaran y prácticamente la obligaran a perder su postura, lamentablemente para muchos, incluso para ella misma, su fuerza de voluntad era de acero.

Edward sabía que su novia estaba cerca de ceder por eso se aventuró y llevó su mano derecha un poco más abajo y la posó justo sobre su intimidad, cuando la sintió removerse sin apartarse sonrió. Luego de respirar profundo, hizo el camino con sus dedos hasta debajo de la falda, no tenía idea de moda pero si sabía que estaba muy agradecido de que no fuera una de esas faldas apretadas y de que su chica le fuera a los portaligas porque todo eso ayudó a que llegara sin ningún problema a donde quería.

La Cobra estaba presente en ella, así que no se volteó ni dijo nada, solo abrió un poco más las piernas indicándole a su chico que hacer, ya que si iba a ceder lo haría a su manera. Buscó apoyo en el enorme vidrio que le mostraba a toda la ciudad como la dueña del puto Nueva York estaba recibiendo las caricias más exquisitas de un hombre que solo era para ella… solo de ella.

- Oh… mi señora… esta tan mojada… ¿Me permitiría saborearla?

Antes de darse vuelta apretó los ojos para que él no viera su deseo irrefrenable. Cuando se vieron a los ojos él supo que ella le estaba dando su permiso así que se puso de rodillas con rapidez antes de que alguien se arrepintiera. Le sacó la ropa interior lo más rápido que pudo.

- Solo con la lengua… no utilices los dedos

Él entendiendo sus palabras llevó sus manos hacía su espalda y las cruzó, lo que menos quería hacer en esos momentos era molestar. Le costó un poco más pero supo abrir esos labios goteantes con los suyos, el primer gemido de Bella fue suficiente para que hiciera su trabajo con mayor ahínco.

La cabeza de Isabella estaba dando vueltas, quería enredar sus manos en esos cobrizos cabellos pero en cuantos sus dedos tocaron esas suaves hebras no lo apegó más a su intimidad sino que lo obligó a subir la vista hasta que sus ojos se toparan con los de ella, quería verlo sumiso de rodillas ante y ella y lamiéndole como lo estaba haciendo. Su lengua la follaba sin contemplaciones dándole todo lo que ella quería y más.

Ambos deseaban cerrar los ojos y dejarse llevar por el placer pero supieron encontrar las fuerzas para no dejar de mirarse. De alguna forma eso era mucho más placentero.

- Mueve la lengua en ochos… como si fuera un signo infinito… ¡Sí! Así… sigue así…

Las caderas de La Cobra se movieron ondulatoriamente sobre la boca de su sumiso perdiendo una parte de su autocontrol. Su orgasmo estaba cerca y ya no podía mantener la compostura, dejó de lado todo y empujó sobre sus labios íntimos la boca de Edward para que le diera lo que ella quería… quería algo pero por primera vez no estaba segura de lo que era.

- Edward…

Él la miró hacia arriba y la vio perdida en su placer. Él también necesitaba darle algo más, por lo que siguió sus instintos y tomó el pequeño clítoris de su ama entre sus dientes y le dio el tirón más ligero que fue capaz de controlar. Cuando sintió el primer grito sin contención de su ama supo que estaba haciendo lo correcto así que siguió intercalando sus lamidas y sus tirones hasta que se dedicó solamente a meter y sacar su lengua como si fuera su polla, la folló hasta que sintió sus paredes ceñirse sobre su lengua pero no dejó de embestirla así que la escuchó gritar sin control, en ese momento le besó los labios íntimos con fervor. Simuló lo mejor que pudo un beso que le permitiera chupar y succionar todos esos líquidos que ella acaba de regalarle.

- Sí… justo así…

Mientras seguía ondeando sus caderas para alargar su orgasmo, Isabella pensó en lo siguiente que quería hacer así que no espero hasta que Edward se separa, lo hizo ella. Su falta volvió s u lugar, le dio la espalda y tomó una silla que estaba olvidada en un rincón. Edward solo la siguió con la mirada, ni siquiera se puso de pie, esperó hasta que ella volvió a su lado junto a la silla.

- Sácate la ropa

Edward asintió y se puso de pie para hacerlo, lo quería hacer con rapidez pero trató de controlarse para no parecer demasiado ansioso, sacó su camisa dándole una buena visión de sus músculos, siguió con su pantalón y le dejó ver a través de su bóxer lo ansioso que estaba. Cuando quedó desnudo no pudo decir nada porque su ama lo obligó a sentarse de golpe. Su trasero desnudo y caliente se resintió un poco por lo helado del cuero pero eso pasó a segundo plano cuando ahora era ella quien se estaba desnudado.

Isabella procuró sacarse la ropa lo más sensual posible, quería enloquecerlo y lo estaba logrando, lo supo cuando vio que el pene de su sumiso dejaba caer un poco de liquido pre seminal. Sonrió de lado y llevó sus manos hacía su espalda, soltó su sostén dejando sus pechos al aire, siguió con su falda pero no lo hizo con los portaligas, esos los dejó puestos.

- Las manos atrás – solo vestida con sus portaligas y sus tacones altos se paseó alrededor de la silla hasta que tomó las manos de su chico

Tenía en las manos el sostén que recién se había sacado y con el le amarró las manos a Edward quien tuvo que apretar los labios y los ojos, lo único que quería era tocarla pero ahora eso estaba prohibido, se sentía indefenso pero por lo menos le quedaba el consuelo de tener su boca libre para saborear esos exquisitos pezones que encajan a la perfección.

- ¿Ves la ciudad? – le susurró al oído y él asintió -, bien… porque quiero que tengas claro que en esta puta ciudad se hace lo que yo quiera y lo que yo quiero es que tu solo seas mío… ¿Eres solo mío Edward?

- Sí señora… solo suyo

La punta de la lengua de Isabella lamió la oreja de Edward consiguiendo que su polla volviera a saltar.

- Bien… entonces le demostraremos a todo Nueva York quien es tu ama

Cuando la vio pasar frente a él no pudo evitar esbozar una sonrisa, lamentablemente esta murió en el mismo momento en que ella se sentó frente a él porque no lo hizo de frente, lo hizo dándole la espalda… hasta el placer de ver sus rosados pezones le era negado.

- Alza un poco las caderas

Él lo hizo y enseguida notó el coño apretado de su novia rodear su polla.

Isabella lo monto buscando apoyo en las rodillas del chico, estaba tan caliente y mojada que sabía que no iba a necesitar mucho para terminar, así que aprovechando que él no la estaba viendo apretó sus ojos y lo montó como una desquiciada. Tenía sus piernas juntas así que se creaba una fricción adicional que la estaba volviendo loca, pero no por eso disminuyó su ritmo, lo quería así, duro y rápido, pero no por eso iba a ser una perra.

- ¡Un poco más!... justo así… mételo duro… adentro… bien adentro

- Oh, mi señora… yo… solo quiero llenarla… quiero darle todo de mi

- Entonces dámelo – lo miró hacia atrás para que viera sus ojos deseosos

Haciendo uso de su basto conocimiento de los ejercicios kegel apretó lo más que pudo sus paredes para que Edward se corriera con ella… sentir su semen derramándose en su interior le provocaba un placer adicional.

Cuando ya sus brazos no aguantaban su peso se dejó caer hacía atrás dándole la oportunidad a Edward para que le besara el cuello. Un par de movimientos más de sus caderas y ambos llegaron a un perfecto orgasmo que los dejó con los ojos cerrados y queriendo más.

- Entonces… dime como es eso de que golpeaste a alguien del piso cuarenta y tres

El corazón del joven saltó asustado pero se relajó en el momento en que los dientes de su chica se enterraron en su cuello.



______________________________

Besos, Joha!!!

37 comentarios:

  1. aggh, estoy dividida porque disfruto leyendo de ambos pero hoy ando romántica y quiero sexo con amor, me encanta ver a la Cobra en esa faceta :3
    Chivy

    ResponderEliminar
  2. mm no se capaz que empieze con amor y termine con sexo salvaje... aunque prefiero amor me gusta mas cuando son romantios!! pero la cobra tiene una caracter especial vamos a ver que pasa

    ResponderEliminar
  3. holaa yy sii yo tambiennn digoo que con amorr jeeee me gusta cuando se ponen romanticoss los doss ...!!! jeee!!!! peroo bueno veremos que pasaa...!!! gracias por el adelantooooo!!!!!!!!! besoss!!!

    ResponderEliminar
  4. ammm a mi me encantaría que fuera con mucho amor, para después dar rienda a lo salvaje y la pasión,,pero haber que sucede!!! espero con muchas ansias el próximo capitulo,, nos leemos,,, besos!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Hola yo lo prefiero con amor pero conociendo a la cobra de seguro va a ser salvaje que tambien me gusta lo importante es que ellos disfruten en espera del capitulo completo
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  7. hola k tal???
    bueno no estataria mal una mezcla de los dos jajjaja.. aunque me encata ver a la cobra en faceta romantica.

    un saludo y cuidate

    ResponderEliminar
  8. SALVAJEEEEE!! Por favor!!
    YO QUIERO A LA COBRA DE VUELTA!! XD
    Waaaaaaa NO DEMORES =)

    Karla

    ResponderEliminar
  9. hahahahah un poquito de los dossssssssssss!! ME MAAAAAAAAAAAAAAATA

    ResponderEliminar
  10. ahhhhhh!!! por favorrrrr!!!!


    SEXO SALVAJE CON AMOR.....

    plis no tardes muchoooooooo............

    ResponderEliminar
  11. los dos los dos los dooooosss me encanta esta historia johita gracias por el adelanto

    ResponderEliminar
  12. jajaja yo creo que acabaran haciendo los 2 :D

    ResponderEliminar
  13. Ahhhhhhhhhh Sexo Salvaje!!!! Ahhhh tan hermoso mi Ed :3 Quiero que me acaricie asi!!!T.T

    Me fascina La Cobra, que aunque cede a Ed, nunca pierde su compostura!!!
    Quiero BDSM puro!!! *-*

    ResponderEliminar
  14. claro que salvaje ¡¡¡ sisisi¡¡¡¡¡
    jajajajaj porque todo lo que se hace en nombre del amor el bueno ¡¡¡ :)

    ResponderEliminar
  15. Oh santisima mierda!!!!! Necesito una ducha ahora mismo!! *-*

    Ahh amo a La Cobra y su actitud, su manera de mostrarle al mundo que ella es la Puta Ama!!! \O/

    Y mi Ed Grr golpeando a ese sapo infeliz!!! Hermoso, defendiendo su intimidad y la de su chica!!

    Amé el cap!!! Fue Sexo Rudo y Salvaje!!!

    ResponderEliminar
  16. La cobra a demostrado que edward es suyo!!! y edward a sacado carcarter defendiendo su relacion, me encanta!!!
    bueno la cobra anda medio confundica, edward cada vez se mete mas en su corazon no??
    excelente capitulo como siempre joha!!!

    ResponderEliminar
  17. ahhh me encanto!! buen golpe ed!! se lo merecia x metiche y ponzoñozo!!!
    ahhh la cobra sta confundida xk de nueva kuenta esta enamorada!! y vaya que la reconciliacion resulto muy salvaje biennnn x ellos!! pd. odio el chisme!!!

    ResponderEliminar
  18. haaaaaaa...QUERES MATARME NO??....ME MORÍ...AAAAAAA..QUIEN PUDIERA SER LA COBRA..AJAJJAJA....NENA...SUBÍ EL PROXIMO PRONTO!!!!! BESOS...MAGUI DE CULLEN...,,MAGALY GÓMEZ!!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Edward defendió lo suyo, buen golpe!!!! eso me encanto!!!!, yo quiero uno así!!!!!, dejo claro q su vida personal no es asunto de todo un publico, la cobra sintió celos! esta confundida, debe dejar pasar los viejos fantasmas, debe vivir, disfrutar se lo debe a si misma!!! y ed le ayudara!!!!, intenso lo q sucedió en el piso superior!!!!grrr!!!se lo merecen!!!te sigo leyendo!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Stefi : a mi manera , desde que la descubri no puedo dejar de leerla , el capitulo estuvo genial , amo esta faceta de bella y tambien cuando se deja llevar , me encanto que edward golpeara al chismoso! .
    Un beso!

    ResponderEliminar
  21. SI FUE RUDO!!!
    =)
    AUNQUE TIERNO!!
    WOOOOOOOOOOOOW LE PEGO!! BIEN HECHO EDDII!!

    JAJAJAJAJA YA QUIERO LEER EL ADELANTOOO

    Karla

    ResponderEliminar
  22. Joder!!!!! Muero!!! Que Cobra esta, es de cuidado sinceramente, jaja

    Maldito Diego, todo un niñato la verdad, bien merecido se tenia el golpe

    Buen capi, veremos como sigue, Besos

    ResponderEliminar
  23. Hola me encanta que Edward defienda su noviazgo ojala que hayan aprendido la leccion de no meterse con ellos tambien me gusto que Edward la busque que no la deje sola a Bella en estos momentos en que se siente confundida ojala se de cuenta de que ya es tiempo de dejar descansar a Tyler y se dedique a vivir de nuevo en espera del siguiente capitulo
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  24. hola k tal??
    me encatan me encanto al edward dominante y como defendia lo suyo jajajaja.
    linda capitulo.

    un besito y cuidate

    ResponderEliminar
  25. la doble cara de isabella me está volviendo loca, porque igual nos traes un capi en el que es toda tierna como luego en el siguiente pasa radicalmente a ser la cobra otra vez, va a terminar volviendo loco al pobre edward...
    me ha encantado esa faceta agresiva de edward defendiendo su relación

    ResponderEliminar
  26. Wow O.o es wow edward defendió su relación eso es bueno

    ResponderEliminar
  27. Wauuuuuuuuuuuuuuuuuuu asi que sexo salvaje... la Cobra y su poder y que weno que Edward puso en su lugar a ese chico jejejeje muy buen capitulo Joha... I like!!!

    ResponderEliminar
  28. Holaaa ahhh que capituloooo espectacular...mmm sexo salvajeee estuvoo muy hott!!!! yy bien por edward defendiendoo su relacion y poniendooo en su lugar al chismossooo esee jajajaja!!!!!! yy buenoo bella esta confundidaaa pobreeeee peroo buenoo tal vez sea tiempo de mirar adelantee y de dejar a tyler es decir que se centre bien en su relacion con edwardd y quee se de una oportunidadd para el amorrr con el...!!! los sentimientos de edward lo sabemos el la ama y bella tambienn pero buenooo ella es un pocoo mas dura y con todo lo de tyler estaa bien confusaa....!!! mee encantoo nos leemoss en el que sigue!! besos!!

    ResponderEliminar
  29. wow!!! q forma de hacer el lovE!!!!!

    me encanta ese Eddy que defienda lo suyo

    me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa quiero mas

    ResponderEliminar
  30. sisis¡¡¡¡¡ me encanat que edwrad tambien saque su lado agresivo y violento y defienda a su cobra "

    ResponderEliminar
  31. No estuvo mal, nada mal..., estuvo perfecto!!!

    ResponderEliminar
  32. sumiso, dominante, maldito y egoista, no importa pero amo a edward, es tan lindo y comprensibo con una muy perra bella, pero esk el amor asi es .... estuvo genial, y ese golpe k le dio edward a diego me encanto, eso le `pasa por idiota y metiche jajajaajaa
    espero pronto el capi proximo :D

    ResponderEliminar
  33. Me matas! acabo de terminar el semestre ufff al fin ya podre leer con mas tranquilidad a La cobra Wow como la amo, y ed cada cap este muchacho me enamora, osea ahora es RUDO?? increíble (por cierto se me hizo mega sexy ese golpe) Ellos son de las parejas que mas me agradan los dos están, no cambiando, mezclando sus personalidades para poder adaptarse y creo que van sacando su personalidad mas escondida D:
    Besos
    -Vale

    ResponderEliminar
  34. wow, Edward me gusta, me gusta mucho =D
    sabes?? me acabo de dar cuenta de que ya habías subido este capítulo, te juro que todos lo días le ando checando pero no lo había visto jeje

    ResponderEliminar