martes, 12 de octubre de 2010

Dejame Enseñarte - Capitulo 2


Segundo capitulo, sigo editando el fic, así que de verdad espero que sea para mejor, acepto segurencias sobre la edición.

Capitulo 2



En su vida entera había sentido lo que estaba sintiendo en ese momento, tuvo que mover la cabeza de lado a lado un par de veces para despejar algunas de las ideas que se le habían cruzado. Para Mar no fue muy distinto, esas maripositas en el estomago se le habían alborotado al máximo, definitivamente Luca no provocaba eso en ella.

- Ehhh – Simón volvió a mover la cabeza de un lado a otro y fijo sus ojos un papel que tenia en la mano – sus nombre señoritas…

- Estefania – se le acercó muy coqueta a su profesor – pero todos me dicen Tefy – caminó a su lugar en un caminar que solo utilizaba cuando quería llamar la atención les sexo masculino

- Valeria Gutiérrez – levanto la mano en señal de que era ella, cuando vió que su profesor la escucho se sentó detrás de Tefy

- Ok – Simón siguió chequeando los nombre en el pedazo de papel blanco que le tenia en mano, le costaba un poco controlar su pulso – ¿Y usted… alumna? – posó sus hermosos ojos en Mar

- Yo… - se apunto, rara vez Mar se ponía nerviosa frente a alguien y eso todos lo notaron – Marianella – dijo de una vez tratando de que su voz sonara firma – pero me dicen Mar



Casi sin pensarlo y como si su cuerpo se moviera solo se le acerco, se puso en puntillas y le beso la mejilla, eso era algo muy normal en ella, era muy cariñosa, pero cuando sus labios tocaron la piel de su profesor, la tensión entre ellos se notaba a kilómetros

– Perdón – puso su mano en su boca como si hubiera hecho algo muy malo

Se dirigió a su lugar al lado de Tefy sin mirar atrás y colorada como nunca antes se había puesto, cuando se sentó solo sintió la risita cómplice de la otra morocha, su amiga había notado muy bien que la actitud de Mar no era normal y tenia una ligera sospecha sobre el motivo de su comportamiento.

- Ehhh – el profesor trató de volver a la realidad y disimular su natural nerviosismo, así que mejor se giro y comenzó a escribir algo en la pizarra

- Perra – Tefy le dio un codazo a la morocha – no puedo creer como te miro el profe… que envidia – se cruzo de brazos e hizo un puchero muy típico de ella

- Mar – desde atrás se asomó Vale para susurrarle a su amiga – ¿es idea mía o te gusto el profe? – con un lápiz tomo uno de los casi lisos bucles de Mar

- Córtenla – la morocha silenció a sus dos amigas al mismo tiempo - nada que ver – ni si quiera quiso mirarlas para que no notaran el color que habían tomado sus mejillas, sin mas se concentro en su cuaderno, sin concentrarse realmente.

La hora de clase paso muy rápida para algunos y muy lenta para otros, pero por fin el timbre sonó y los libró a todos.

- Bueno chicos – habló el profesor cerrando el plumón que tenia en la mano – eso es todo por hoy… espero que nos sepamos llevar bien – las chicas del salón rieron automáticamente casi como si no tuvieran cerebro

- Viste – Tefy le pegó un codazo a Mar - ¿Viste como te miro?

- Cortala Tefy – cerró su cuaderno de un golpe – yo tengo novio – tomo sus cosas y salio del aula

Simon aun estaba ordenando algunas cosas, cuando Mar paso por su lado, ambos sintieron la presencia del otros pero prefirieron no mirarse, eso si, ninguno supo la razón de su actuar.

- No te enojes – habló l rubia llegando al lado de la morocha mas petiza

- No… tranquilas – suspiró mirando a sus dos amigas y regalándoles una de las sonrisas que solo ella sabía dar

- Una flor para otra flor – un hermoso ramo de rosas rojas se poso frente a los ojos de Marianella

- Gracias – trato de sonar emocionada pero apenas y lo logro – sos un amor – por inercia se puso de puntillas y beso los suaves labios de su novio

- Ehhh tortolitos – la otro morocha se puso entremedio de ambos y los separo – no coman delante de los pobres

- ¿Qué pasa Flaqui? – Luca posó sus ojos en Tefy mientras tomaba de la cintura a su novia - ¿celosa? – le sonrió como cada vez que quería joder a sus amigas

- Ja… - a pesar de que trato de sonar relaja su voz salió algo nerviosa– ¿pero…. que decís?... ja… celosa de vos – movía las manos rápido solo por los nervios

- Tranquila… era broma – besó la mejilla de su novia bastante despreocupado de todo lo demás

La situación era difícil para Tefy, pero ella misma había elegido que así lo fuera, así que pensaba que ahora solo le quedaba comerse lo que sentía y actuar como si nada.

- Si – se tocó el pelo, algo que siempre hacia en momentos tensos – me voy – apuntó al pasillo como tratando de buscar algo –… al baño

- Tonto – Mar le pegó en el hombro a su novio – se enojo

- Nada que ver…. Es así… la conocés – Vale se levantó de hombros restándole importancia a lo que acaba de pasar

- A todo esto Vale… Rama me dijo que te estaba buscando… no se… por algo de las clases de guitarra – mientras Luca hablaba a la rubia le comenzaron a subir los colores al rostro

- Ah – sin notarlo se comenzó a arreglar el uniforme y el pelo – voy a ver que quiere – se giro sin siquiera despedirse de sus amigos y emprendió camino por los pasillos del colegio

- Vaya no mas – la morocha se rio de su amiga aunque esta no la alcanzo a escuchar – ¡EY! – la rubia se volteo ante el grito de su amiga – no hagas nada de lo que yo no haría – le cerro un ojo y la rubia solo rió para continuar su viaje

Vale se acerco silenciosamente a un rubio de pelo corto que estaba sentado en el marco de una ventana muy concentrado en afinar su guitarra para oírla llegar.

- Ya esta afinada – le dijo sentándose junto a él

- Hola – una sonrisa se dibujo inmediatamente en su rostro

- Hola – se sonrojó un poco, pero en su nívea piel se noto bastante - ¿Cómo estas?

- Bien…. ¿Y vos? – el rubio dejó la guitarra a un lado y se acomodo para ver mejor a Vale

- Bien también – jugaba con sus manos para contener los nervios, algo aun mas extraño en ella, pero por el contrario, muy normal cuando estaba cerca de Rama

- ¿Querés que ensayemos? – le mostró la guitarra y dejo entrever una de sus mejores sonrisa

- Dale… - no dijeron mas, la verdad es que se les hacia difícil entablar con conversación, todo era mucho mas fácil con música entre ellos.

La música era un punto muy importante en ellos y en su relación, de hecho era la única relación que mantenían, con la música de por medio.

Mar y Luca estaban en su burbuja, aquella que acostumbraban a crear desde el momento en que ambos declararon los sentimientos que tenían por el otro, declarar su amor había sido lo mejor que les había pasado, los había liberado y hecho muy felices, tenían la relación perfecta que cualquiera pudiera desear.

- ¿Te gustaron las rosas? – abrazó a su novia apegándola mucho hacia su cuerpo

- Si – miro dentro de aula en un gesto automático

Simon seguía allí ordenando unos papeles, su novio comenzó a besarle el cuello y ella sin pensarlo se separó, no supo porque lo hizo, pero fue como un acto reflejo de su cuerpo.

- ¿Qué pasa? – Luca la miró sin entender la reacción de su novia

- Acá no da – puso distancia entre ellos y comenzó acomodarse su ropa – ¿porque mejor no me acompañás al cuarto a dejar las flores? – puso la carita de bebé que podia a Luca

- ¿Y si nos atrapan?.... sabés muy bien que los varones no podemos entrar al cuarto de las chicas

- ¿Tenés miedo Bustamante? – dijo en tono bastante juguetón cargándolo para que cediera – bueno – tomó las rosas y se giro sobre sus talones – voy sola

Mar siguió su camino al cuarto dejando a Luca atrás, pero este no tardo nada en seguirla. El cuarto estaba vacío, solo lo compartía con sus amigas Tefy y Vale, era el cuarto mas grande de todo el colegio y por sobre todo el mas hermoso. La cama de Mar era de dos plazas y ocupaba gran parte del lugar, en cuanto cruzaron el umbral de la puerta, Luca tomo los labios de su novia y comenzó a besarla con gran pasión, poco a poco comenzaron a avanzar hasta caer sobre la cama de la morocha, ella no se resistió, siguió el beso con igual pasión, ya habían pasado algunos días desde que no estaban juntos y las ganas las tenían acumuladas. Lentamente Luca comenzó a meter su fuerte mano bajo la remera de ella, la morocha solo se arqueo para sentir mejor el contacto, justo cuando el chicos se disponía a desprenderla de la prenda, la puerta del cuarto se abrió de golpe, de inmediato quedaron los dos se sentaron en la cama con una gran vergüenza que se notaba a millas de distancia.

- ¿Qué diablos es esto? – la voz denotaba claramente que ambos estaban en graves problemas


3 comentarios:

  1. no sabia que estaba esta novela!
    me gusto mucho mucho!
    espero que sigas postendo capitulos!
    un beso ♥

    ResponderEliminar
  2. buenisima, siguela xfas!!!claro si puedes....

    ResponderEliminar
  3. buenisima, siguela xfas!!!claro si puedes....

    ResponderEliminar