viernes, 29 de octubre de 2010

Sexcall ¿Cual es tu mayor fantasia sexual? - Capitulo 6


Sexto capitulo, esta noche subire capitulo de alguno de mis fics.

Summary: ¿Por qué el cielo me odia? Justo en mi último día de trabajo este infierno se convirtió en mi paraíso. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.


Capitulo 6


Bella POV

Aunque me lo negara mil veces, moría porque él me llamara nuevamente, deseaba con todo mi ser escuchar nuevamente esa voz capaz de llevarme al mismo cielo, si hasta me hizo hacer cosas que jamás de los jamás pensé en hacer, como saborear mi propia esencia producto del orgasmo, pero el momento era tan erótico y caliente que no lo pensé, solo lo hice, y aunque hubiera preferido probarlo a él, no estuvo tan mal, y escucharlo gemir fue aun mejor.

- Ohhh cariño… estoy listo para otra ronda… ¿Aguanta tu coño otra vez?

Un momento, ese cariño me sonó demasiado familiar, demasiado en exceso, fue como… como algo que he estado escuchando mucho en estas ultimas semanas, como a la voz de mi mejor amigo, como la voz de Edward, pero él no llamaría a una línea calienta, para eso tiene un ligue distinto cada noche, no tiene necesidad de masturbarse mientras escucha como una chica hace lo mismo por teléfono… ¿o si?


- Vamos Ovejita… ¿Aguantas o no?

Con mucho esfuerzo logre salir de mi aturdimiento, definitivamente era imposible que mi amigo llamara a SexCall, pero mas imposible es que mi mejor amigo fuera el responsable de mis únicos orgasmos, pero ahora que lo pienso, en una de esas quiso probar lo del reportaje… pero… no se… ¡No!... es imposible… definitivamente no es Edward.

- Ehhh lo siento Leoncito – volví a mi no voz sexy, si ni yo misma me reconocería – solo una sesión por llamada

- Pero si quieres te llamo de nuevo… espera…

- No… - lo corte – Leoncito ¿no crees que es mejor el sexo en vivo y directo? – si mi jefe me escuchara rechazando así una llamada seguramente me despediría, pero quizás eso es algo bueno

- Bueno – hasta pude sentir su sonrisa – dime donde y a que hora

- Eso no es lo que quise decir - ¿Acaso quería que me acostara con él?... ¿De verdad? – no soy prostituta – me enfurecí un poco

- No… yo no quise decir eso…

- No importa… nos hablamos Leoncito – y corte antes de nada… este León me estaba sacando de mi personaje y eso no era algo bueno

Ese día no volví a hablar con León, tuve otros clientes pero volví a fingir sin siquiera tocarme un pelo. Mientras estaba ahí empecé a pensar en el articulo, tenia que comenzar a escribirlo luego, o si no me iba a trazar mucho, lo que aun no terminaba de descubrir era como lo iba a ser para yo misma entrevistarme delante de mi jefe, tenia que buscar una solución y luego, ya iba saliendo cuando me tope con mi amiga.

- Bells – me llamo contenta Tanya – ¿Cómo esta la desaparecida de mi amiga?

- Tanya – le reproche – no estoy desaparecida sabes que lo del articulo me tiene los nervios de punta

- Claro – hizo un puchero – y como tienes nuevo amigo con quien llorar te olvidaste de mi

- Amiga – la abrase – sabes que tu eres mi mejor amiga… Edward también es mi amigo… pero es distinto

- Claro – bufo por lo bajo – distinto… bueno… - puso un sonrisa en su rostro – aunque esta muy bueno… te juro que le daría hasta que me canse

- Tanya – la mire con reproche – a ti no te gustaría estar con Edward

- Bueno – pareció pensarlo un poco – pero si hiciéramos un trío – mi miro tan seria que se lo creí por un momento

- Sabes – me puse seria – ya va siendo hora que te decidas

- Es que no es fácil – volvió a poner carita de niña – me encantan los dos… son tan distintos… pero tan rico – casi pude sentir su libido en el ambiente – y creo que lo mejor para decirme seria un trío – se puso contenta como si hubiera encontrado la cura para el cáncer – y si tu – me apunto – fueras mi amiga… me ayudarías… creo que a Edward le gustaría

- Tanya… yo no me acostaría ni contigo ni con Edward… ¿Y sabes porque?

- ¿Por qué eres frígida? – se notaba seria y eso me molesto

- No… porque yo no me acuesto con mis amigos

- En eso tienes razón – pareció volver a pensar – bueno – se encogió de hombros – ya encontrare a los adecuados

- Ok… me avisas cuando te decidas – cambie el tema – ahora mejor porque no nos vamos

- Ahhhh lo siento – se puso una mano en la boca – el jefecito te mando a llamar

- Uyyy – me tome el pelo – y ahora que mierda quiere ese cuadro

- No se… pero parece que es urgente

- Con mi suerte lo mas probable es que me quiera presentar a mi misma – tenia ganas de romper algo pero me contuve

- ¿Te espero?

- No… anda no mas – me le acerque y le bese la mejilla – te llamo cuando sepa que paso

- Ok… suerte – me grito cuando iba cruzando la puerta

Me hice los ánimos y entre en esa maldita oficina, sin siquiera mirarlo me senté en la silla frente a él y espere.

- Isabella… te tengo una buena noticia – lo mire para que continuara – te han elegido para un reportaje – eso ya lo sabia, porque no me cuanta algo nuevo – pero tranquila, protegerán tu identidad – eso también ya lo sabia – vendrá una periodista a entrevistarte… pero tendrás que atenderla sola – eso si que llamo mi atención, dirigí mi mirada a él – yo esta noche mi voy de viajes… lo siento pero no lo puedo posponer – ahora si creía que el cielo me quiere.

- Bueno – no pude evitar mi sonrisa de estúpida – no hay problemas yo la atiendo

- Espero que todo salga bien… esto es muy importante – aunque su tono fue el mejor ni lo tome en cuanta

- No se preocupe… todo saldrá bien – me levante de mi lugar – suerte en su viaje – no espere nada mas y salí disparada de la oficina.

Al días siguiente no podía estar mas feliz, iba camino a la oficina a decirle a Edward que hiciéramos la entrevista lo antes posible, no quería arriesgarme a que mi jefe llegara antes de tiempo, aunque en eso ni me iba a demorar, pero tenia que parecer que si había ido a verme a misma trabajar, aunque era enredado yo lo iba a desenredar.

Iba entrando al edificio cuando casi se me va el aliento al verlo parado delante mío.

- Hola Bella – esa sonrisa era tan hermosa con él

- Hola… ¿como estas? – sentí el rubor en mis mejillas y me maldije por eso mismo

- Bien… ¿Y tu? – se notaba algo nervioso y eso me hizo sentirme mejor

- Bien… Bella… yo hable con Edward

- ¿Si? – juro que voy a matar a mi amigo si dijo algo que no correspondía, había quedado en ayudarme pero nunca me aclaro como

- Si… y me comento que te gusta la comida italiana – asentí alentándolo a continuar – y yo… me preguntaba si quieras ir conmigo… como una cita

- Me encantaría Jasper – estoy segura que soné como una tonta

- Bueno… entonces te paso a buscar hoy a las 8 ¿dale?

- Si… ahhh espera – busque en mi cartera algún papel y le anote mi teléfono y mi dirección – ahí esta mi dirección y teléfono

- Excelente – vi su sonrisa y casi me olvido de respirar

- Nos vemos entonces

- Si – se acerco y me dejo un casto beso en la mejilla – nos vemos

Me subí al ascensor aun en las nubes, esto era mucha suerte para mi, mi jefe se va dejándome solucionado mi problema de trabajo doble y el chico que me gusta me invita a salir, nada podía resultar mejor.

- Veo que mi conejo te sirvió – levante la vista y tras las puertas del ascensor estaba mi amigo

- Si – no pude contener las ganas de tirarme a sus brazos – muchas gracias – le tome las mejillas y se las apreté

- De nada cariño – tuve un flash al escuchar el “cariño”, pero rápidamente deseche esas ideas de mi cabeza

- Eres el mejor amigo –n lo mire fijamente a los ojos

- Y tu la mejor amiga – me sonrió

Estaba tan absorta en el momento, que no fui conciente de lo siguiente que paso, Edward había juntado sus labios con los míos, moviéndolos a tal ritmo que me obligo a seguirlo, no presiono el beso, solo movimos nuestros labios sin profundizar nada, pero sentí algo muy raro dentro mío que no pude aguantar las ganas de rodearle el cuello y enredad mis dedos en sus revueltos cabellos y como si mi amigo leyera mi mente introdujo su lengua en mi boca provocando que la excitación llegara hasta la parte baja de mi vientre, ambos sabíamos que el momento se estaba calentando mas de la cuenta.

_________________

Besos, Joha!

1 comentario:

  1. oh mi Dios que es esto le pasa la cita a jazz y despues le planta tremendo beso eso si que no puede ser que se decida y mejor que sea el que la lleve a comer y no jazz para eso esta alice para consolarlo con su putifalda jajajajajaja osea alejate de mis tortolos o ya veran jajajaj buen cap saludos

    ResponderEliminar