martes, 26 de octubre de 2010

Siento - Capitulo 2


Segundo capitulo, disfrutenlo!!

Summary: ¿Eso es lo que quieres? – asentí por miedo a que no me salieran las palabras – Bella… dime que no me quieres – se acerco mas a mi cuerpo hasta dejarme atrapada entre el lavamos y su perfecto cuerpo. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 2


El camino a casa de Emmett fue de lo mejor, creo que esa era una de las tantas cosas que me tenían enamorada como una loca, no había segundo con él en el que estuviera triste, siempre me hacia reír de la mejor forma, era tan dulce y divertido. En cuanto tomamos una salida, la que supuse guiaría hasta su casa, lo sentí tensarse, se puso serio y mejoró su postura, algo raro en él así que como buena novia le hice sentir mi apoyo, deje mi mano sobre la suya que estaba apoya en la palanca de cambios y en cuanto me miro le sonreí, lo ví relajarse al instante.

- Estas nervioso – no se lo pregunte, lo afirme, pero le volví a sonreír para aliviarlo mas

- Un poquito – hizo el gesto con los dedito como cualquier niño chico, cuando vio mi fruncimiento de ceño me entendió – bueno… - volteo a mirarme, sin darme cuanta ya había estacionado el auto – mucho… es que… - tomo aire – mis papas son un poco efusivos y no quiero que te asustes… además – hizo un gesto como si hubiera comido limón, no pude evitar reír – mi hermana – soltó por fin – es algo…


- Algo… - lo anime a continuar al ver que se quedaba callado

- Algo… hiperactiva - me miro esperando mi respuesta

- ¿Cómo? – fruncí el ceño denuevo, me había perdido un poco

- Vamos mejor – salio del auto y se dirigió a abrirme la puerta como lo hacia siempre, todo un caballero – ya tendrás la oportunidad de verlo tu misma… - hizo un pausa mientras caminábamos – ahora – agrego mientras me abría la puerta de su casa - ¡Familia! – el grito que soltó fue tan de él

- Emm – lo regañe, que pensaría su familia si nos presentábamos a plenos gritos

- Tranquila – me acaricio la mejilla y me beso la punta de la nariz – ya están acostumbrados a mi… me quieren así

- Quien no te querría – me aferre a su fuerte brazo

- Hijo – una mujer hermosa, demasiado joven para ser su madre, se presento en la sala, tenia el cabello suelto hasta la cintura, era de un color exquisito, podría decirse que se parecía al cobre, no se parecía mucho a Emm, pero en cuento sonrió me di cuenta sin lugar a dudas que era su madre – veo que… - se acerco a mi – al fin conoceremos a la chica que te quita el sueño – cuando dijo eso no pude evitar el sonrojo - ¡Carlise! – gritó, pero no tan fuerte como el grito que había dado mi novio – llegó Bella

- ¿Bella? – una pequeña chica de lo mas mona se presento dando saltitos en la sala, de a poco comenzaba a entender lo que Emm me había dicho hace algunos minutos – Ohhh Bella… tenia tantas ganas de conocerte, Emm habla mucho de ti, y de verdad que pensé que nunca te traería, dice que tenia miedo que te espantáramos, pero por fin estas acá, así que ya no importa – me sorprendió que lo dijo todo sin casi respirar, pero se sentía tan sincera en cada una de sus palabras que solo le pude sonreír.

- Muchas gracias, de verdad que me alegra conocerlos por fin, Emmett habla mucho de todos ustedes

- También habla mucho de ti – en ese instante entro a la sala un hombre que parecía sacado de una revista de modas, solo cuando tomo por la cintura a Esme supe que era el padre de mi novio, definitivamente esta familia era toda hermosa – es un gusto tenerte aquí.

- Para mi también – les sonreí a todos para dirigir mi ultima miraba a mi Emm

- Bueno – Esme corto el ambiente de saludos – ahora que estamos todos podremos pasar al comedor

- ¿Cómo? – Interrogo Emm - ¿Y Eddie?

- Esta enfermo… dijo que - Esme le dio una cómplice y algo triste mirada a su esposo pero fue casi imperceptible – se sentía mal… así que no nos va a poder acompañar – me miro directo a mi – discúlpalo Bella

- No se preocupe… para la otra será – ya todos estaban de camino al comedor cuando algo en mi cabeza hizo clic… ¿Eddie? – Emmett – mi novio me miro - ¿Quién es Eddie?

- Mi hermano – tomo mi mano para guiarme y algunos recuerdos de hace mucho tiempo vinieron a mi mente, pero creo que no era el lugar ni el momento de recordarlos.

Edward POV

Tenerla conmigo, besarla, tocarla, era el mayor regalo que la vida pudo darme, no se hace cuanto tiempo que la amo, creo que de siempre, pero jamás pensé que ella correspondería mis sentimientos.

Lentamente, con mucha calma comencé a esparcir húmedos besos a lo largo de su cuello, la polera de pabilos que llevaba facilitaba en gran medida mi trabajo, con amor pero a la vez con gran deseo, la apoyé sobre la pared mas cercana, en cuanto el frío hizo contacto con su ahora acalorada piel me regalo el primer gemido de placer de la noche, el saber que solo era el primero de muchos hizo que mi erección que comenzaba a levantarse se termina por despertar completamente.

Ya sin tanta preocupación, y mas que nada con gran fuego, la despoje de su polera, casi me vine cuando sus maravillosos y bien formados pechos saltaron prácticamente sobre mi cara, iba sin sostén, cuando se fijo mi reacción rió fuerte y tomo mi cabeza para que me metiera uno se sus ya endurecidos pezones en mi boca, el contacto era maravilloso y combinado con sus gemidos, mas aun.

No soporte mas y la tuve que llevar a la cama, sin ninguna delicadeza la deje caer, al ver su rostro cargado de pasión me di cuenta que no le molesto, ya solo le quedaba un pequeño short con su cuerpo, el cual quite sin mayor problema arrastrando con el su ropa interior la cual ni miré, ya teniéndola desnuda frente a mi volví a su boca, desde ahí comencé a bajar, pase por al medio de sus pechos sin darles mayor importancia, ahora mi objetivo era otro, y cuando llegué ahí no me contuve, con mi bien entrenada lengua comencé a penetrarla sin mayor aviso.

- ¿Te gusta? – le pregunte cuando vi que cerro los ojos – Ohhhh estas tan mojada… y sabes tan bien

- Me encanta…. Ohhhh… dios… tu lengua….así amor… hazme el sexo oral como… ohhh… como solo tú sabes hacerlo

Al escuchar como sus gritos aumentaban y como sus caderas me seguían el ritmo, busque su clítoris para poder peñiscarlo, al ver que le encantaba seguí con mi tarea, pero quería darle mayor placer, así que metí dos dedos en su interior, masturbándola hasta el fondo, poco a poco, mientras aumentaba el ritmo de mis embestidas sentí sus paredes tensarse.

- Vamos amor – ahora solo la penetraba con mis tres largos dedos – vente para mi… quiero verte como te corres, volví mi boca a su feminidad y absorbí todos sus líquidos, nada mas exquisito que eso.

- Ohhhhhhhh… Edwarddddddddd - fue un gran orgasmo, lo supe al verla sobre la cama, totalmente sudada y sin poder moverse, eso hizo crecer mi orgullo de hombre y mi ya muy hinchada erección.

- Así amor… no hay nada que me caliente mas que verte como te vienes – volví a su boca y le di un tierno beso.

- Mi turno – no se de donde saco fuerzas pero se recupero y me dejo bajo ella.

Comenzó a despojarme de mis ropas con mucha habilidad, no se cuando pero ya estaba totalmente desnudo, solo fui conciente de mi cuando su boca empezó a morder la punta de mi pene.

- ¿Te he dicho lo mucho que me gusta tu pene? – me miro con los ojos llenos de deseo mientras se tragaba por completo mi masculinidad

- O siiiii… se que te encanta… vamos amor…. Me encanta como lo hacer… sigue.

Siguió con sus movimientos y pronto sentí que venia el orgasmo, al parecer ella también lo sintió porque con sus dos manos tomo mis testículos y les dios una deliciosa y tortuosa apretada, no aguante mas y me vine en su boca.

- Mmmmm… tu sabor es lo mejor que existe amor….

No aguanté mas y volví a costarla en la cama, de un solo golpe la penetre, el grito que dio fue excelente, lo justo entre amor, dolor, sorpresa y por sobre todo placer.

- Si… sigue… o dios…. Eres tan grande….

- Y tu tan estrecha… ohhh amor… - me acerque a ella y la bese con furia pero con un inmenso amor, esta vez llegamos los dos juntos al orgasmo.

.- Te amo Edward… ¿Lo sabes cierto? – me tomo el rostro mientras dejaba un casto beso en mis labios

- Tanto como te amo yo a ti mi Bella – y es que ella siempre seria MI BELLA.





……..




El sudor en mi frente ere insoportable, de nuevo ese maldito y a la vez tan placentero sueño, tenia que confesar que el saber que el amor de mi vida estaba en estos momentos en mi casa con mi hermano, su novio, no me ayudaba mucho, bueno, por lo menos tenia estos maravillosos sueños para consolarme, aunque sabia que nunca se harían realidad.


_____________

Besos, Joha!!

8 comentarios:

  1. Me gusto esta historia!!!!! Al fin es Ed el que ama en silencio...

    ResponderEliminar
  2. ayy porfis escribe el capitulo 4 esta mal que nos dejes con las ganas

    ResponderEliminar
  3. casi me da algo cuando dijo que su "amor" era bella, yo dije como, no que era virgen? y esta con los dos hermanos, pero fiuf era sueño de edward, como siempre la familia cullen me encanta, sobre todo la acitutd de alice, que estes bien joha cuidate.

    ResponderEliminar
  4. De primero opense que hiba a ser otras persona con la que estaría Edward, cuando lei Bella dije...... tiene que ser un sueño..... y....... adivine..... lol

    ResponderEliminar
  5. De primero opense que hiba a ser otras persona con la que estaría Edward, cuando lei Bella dije...... tiene que ser un sueño..... y....... adivine..... lol

    ResponderEliminar
  6. hola!! ya estoy leyendo este fic cuando pones el capi 4?? jajajaja me gusto!!! te dejo un 10 seguire leyendo.

    beso XOXO

    ResponderEliminar