sábado, 6 de noviembre de 2010

Juguemos a cambiar - Nuevo ONE


Bueno, nuevo ONE, este no esta basado en Bella y Edward, sino en Mar y Thiago de Casi Angeles, pero aun asi espero sus comentarios y opiniones. Este ONE se lo dedico a mi amigo Chris.

Juguemos a cambiar


Estaba concentrándome en la enorme polla de mi esposo que salía y entraba de mí, pero no pude, lo amo más que a nada en este mundo, pero últimamente el sexo con Thiago se estaba volviendo demasiado monótono.

- ¡No puedo! – exclamo frustrado y se acostó a mi lado

- Yo tampoco – bufe

- Te amo Mar – se giro para acariciar mi mejilla

- Yo también te amo – deje un casto beso en sus labios

- ¿Crees que ya perdimos el toque en hacer el amor? – lo mire y tenia su vista perdida en el techo

- No – gemí – yo creo que hemos hecho tanto el amor que nos falta un poco de sexo salvaje

Sin esperar mí respuesta se puso nuevamente sobre mi y me embistió sin control, ahora ya estaba mas sensible y sentí muy bien como sus frenéticas penetradas chocaban contra mi.

En un par de embestidas más ambos alcanzamos un orgasmo bastante decente, pero nada como antes.

- Definitivamente necesitamos terapia – se quejo

- ¿Y si buscamos otra solución? – hable sin pensar

- ¿Cómo? – volvió a girarse para quedar mirándome

- No se – me encogí de hombros – juguetes sexuales, disfraces o algo

- Cerca de mi oficina hay un Sex Shop

- Mañana salgo temprano

- Yo también…

- Te paso a buscar a las cuatro de la tarde entonces

- Me parece – se giro completamente hacia mí – de verdad que te amo… esto es solo…

- Lo se – acaricie su rostro – Thiago… eres el amor de mi vida… hemos pasado por tanto para estar hoy acá que dudo mucho que esto – nos señale junto a la cama – pueda destruir nuestro matrimonio

- Lo se Mar… pero… ¿Sabes lo frustrante que es no poder darle un orgasmo a mi esposa?

- Igual de frustrante que es para mí

Nos dormimos abrazados, mas que abrazados, pegados uno al otro como desde hacia cinco años lo hacíamos, desde el día en que comenzamos a vivir juntos, desde ese día no nos volvimos a separar.

Hace tres años que estamos casados, y desde la misma noche de bodas que deje los anticonceptivos y tratamos de que quede embarazada, pero desde eso ya han pasado tres año y nada, ni siquiera un retraso en mi periodo.

Thiago fue mi compañero de colegio de siempre, pero él era el chico popular y yo la pobre y rechazada nerd, el resto de la historia es la misma de siempre, él se dio cuenta que me amaba y yo siempre lo ame en secreto así que en el baile de fin de curso nos declaramos nuestro amor y no nos volvimos a separar desde entonces.

Desperté por la suaves caricias que estaba sintiendo en mi espalda, esa sensación no se iba con nada, las mariposas seguían ahí desde que tengo memoria pero era otra cosa la que me faltaba.

- Bueno días amor – Thiago beso suavemente el tome de mi cabeza

- Buenos días – me estire

- ¿Te bañas mientras preparo el desayuno?

- Claro – me levante con más energías

No me demore casi nada en prepararme así que cuando baje mi amado esposo ya tenia todo servido.

- He hecho una cita con el doctor Bauer – hable a penas entre, creí que era mejor decirlo de una vez

- ¿Cambiaste de idea? – me miro con el entrecejo junto

- No – dude – es que…. han pasado tres años – sin quererlo mis ojos se inundaron de lagrimas – no quiero seguir esperando, además… dicen que el tratamiento demora por lo menos dos años así que… - me encogí de hombros

- ¿Sabes que estaré siempre junto a ti cierto?

- Lo se – suspire pesadamente – y tú sabes que puede que esto no resulte… así que…

- No importa – me apretó a su duro pecho – por siempre – susurro las palabras de cuando me dijo que me amaba y las mismas que dijo cuando nos casamos

- Por siempre – repetí

El día en el trabajo fue de lo mas normal, nada digno de destacar, así que en cuanto el reloj marco las cuatro en punto tome mis cosas y fui a buscar a Thiago, nuestros trabajos estaban a dos cuadras de diferencia así que a las 4.15 ya estaba entrando a su oficina, pero no alcance a llegar mas allá del lobby porque él ya estaba esperándome ahí.

- ¿Ansioso? – me burle cuando lo tuve mas cerca

- Mucho

Paso un brazo por mi cintura y salimos del edificio, el Sex Shop no estaba muy lejos así que tampoco tardamos tanto en llegar, en cuanto entramos note como el lugar desprendía sexo por todos lados, desde el olor hasta la música.

Agarre con fuerza la mano de Thiago, porque la verdad es que una pareja que estaba al fondo vestida entera de cuero no me daba la mayor de las confianzas. Buscamos por algunos minutos entre las estanterías pero nada de lo que había ahí me llamaba la atención como para usarlo con mi esposo.

- Creo que no fue muy buena idea – bufe despacio

- Pero… tiene que haber algo – dijo mientras tomaba en sus manos unas esposas

- Esas dan alergia – hablo con firmeza una voz a nuestras espaldas

- Yo… - nunca había visto a Thiago colorado, pero ahora lo estaba y comenzaba a tartamudear mientras soltaba las esposas como si quemaran

- Tranquilo cariño – hablo la mujer – no tiene que darte vergüenza… a nosotras nos encanta que nos encadenen

- Y a nosotros nos encanta hacerlo – el hombre tomo a la chica de la cintura, la giro y metió su lengua hasta el fondo de su garganta, o por lo menos eso parecía

- Nosotros mejor nos vamos – atino a intervenir Thiago

- Si – agregue yo

- Esperen – nos interrumpió el joven – no empezamos de la mejor manera – estiro su mano frente a Thiago – soy Christian

- Thiago

- ¿Y su esposa? – me miro de una manera que me hizo sentir eso que pensaba que había perdido, moje mis bragas con una sola mirada suya y me sentí la peor esposa del mundo

- Mar – mi voz salió mas ronca de lo normal y Thiago lo noto

- ¿Tienen problemas de pareja? – nos miro a ambos

- Creo que eso no es de su incumbencia – hablo con firmeza mi esposo

- Lo siento – volvió a sonreír y mis bragas ya estaban empapadas – pero es que si fuera así creo que tengo una solución para ustedes

- Una muy buena – agrego la mujer y le dio una mirada a mi esposo que supe que ella también estaba mojada, pero por mi hombre

- Cambio de parejas – soltó por fin Christian

- ¿!COMO!? – exclamamos los dos al mismo tiempo

- Miren – hablo la mujer – vamos a nuestro departamento – se toco el pecho y se notaba que hablaba en serio – y vemos que pasa, puede que lleguemos a mas o a menos… ¿se entiende?

- Yo… - quería decir tantas cosas pero nada me salía

- Piénsenlo – Christian me extendió una tarjeta y cuando la tome sus dedos rozaron los míos, un gemido involuntario se me escapo peor Thiago lo escucho

- De acuerdo – hablo seguro – Dígannos donde tenemos que ir

- Bien – apunto la tarjeta – ahí esta la dirección… los esperamos en media hora

La pareja se dio vuelta y salio del lugar, dejándome completamente en shock, aun no alcanzaba a comprender que había acabado de pasar.

- ¿Qué mierda hiciste Thiago? – me separe de él y me aleje un poco

- Creo que esto nos vendrá bien… podremos afianzar la relación

- ¡Afianzar una mierda! – eleve un poco mas la voz – lo que quieres es follarte a esa – apunte por donde acaban de salir

- Así – me tomo de los hombros y me apego a la pared mas cercana, no había nadie cerca – ¿y tú no quieres follar con él?

Sin esperar mí respuesta levanto mi falda y metió uno de sus dedos en mi coño, en mi muy húmedo coño, gemí por inercia, pero lo que de verdad quería hacer era alejarlo de mí.

- Por eso están prácticamente goteando – se burlo – mira – saco su mano y acomodo mi ropa – si no quieres ir no vamos… es tu decisión

No hable, solo tome su mano y lo arrastre hacia la calle, ahí hice parar un taxi y le di la tarjeta, quizás algo así de loco era lo que necesitaba nuestro matrimonio.

Aunque no me da vergüenza reconocerlo, Thiago a sido el único hombre de mi vida, mi primer beso, mi primera vez, todo, no he conocido mas hombre que él, y creo que eso nos esta pasando la cuenta ahora.

- No hables – puse una mano en su frente una vez que lo vi con intenciones de hablar

Llegamos a la dirección indicada y se veía bastante normal, no voy a negar que me dió algo de miedo, pero ya estábamos aquí y no me iba a echar para atrás ahora,

- Respira – me dije a mi misma

- Eso estaría bueno – hablo bajo Thiago

Tocamos el timbre y fuimos recibidos por la mujer.

- No tardaron nada – mientras hablaba paso su mirada descaradamente por el cuerpo de mi esposo – entren

Se hizo a un lado para que entráramos y adentro se veía también todo muy normal, pero en cuanto llegamos a la sala nos encontramos con un verdadero templo del placer, las velas encendidas, los aceites acomodados en una mesa, en otra muchos juguetes sexuales, cojines esparcidos por todo el suelo, todo, absolutamente todo invitaba al sexo.

- ¿Una copa? – la chica nos extendió a ambos una copa

- ¿Qué es? – pregunte

- Un afrodisíaco suave – hablo Christian – no tiene nada extraño… es todo natural… solo un poco de chocolate mezclado con maní y apio… pruébenlo – nos animo

Me lleve la copa a los labios y la verdad es que sabia bien, mire a Thiago y ya había vaciado la copa.

Aquí vamos…

- Supongo que comenzaremos nosotros – detrás de la chica apareció Christian

Comenzó a pasar sus manos por todo su cuerpo hasta que llego a sus senos, donde los estrujo y tironeo, por los gemidos y el rostro de la chica supe que lo estaba hacinado muy bien.

Bajo su cabeza y comenzó a besarla en el hombro, ella echo su cabeza hacia atrás disfrutando a pleno de las caricias.

- Mmm – pensé que el gemido era de ella pero no, fue mío

- ¿Disfrutas pequeña? – me miro intensamente Christian

- Mucho – hable sin vergüenza

- Creo que Thiago debería comenzar a actuar

Thiago casi automáticamente guió sus manos a mis caderas y apego mi trasero a su muy despierta polla, se sentía mas dura que nunca, pareciera que su pantalón iba a explotar en cualquier momento.

- ¿Les gusta mirar? – pregunto Chris sin dejar de lamer el cuello de la chica

- Sigue haciendo eso – jamás había escuchado tan ronca la voz de Thiago

- ¿Y si hago esto? – bajo mis manos por el vientre de la chica hasta que llego a su intimidad

- Excelente – gimió mi esposo mientras imitaba el gesto

Él también guió sus manos hacia mi centro, y como solo se encontró con tela, no dudo es levantarme la falda, a la vez que sentí como sus dedos comenzaban a jugar con mi intimidad mi trasero choco contra su erección y la pude sentir mejor aun.

- Chúpamelo nena – gire mi vista y la chica esta de rodillas en el suelo mientras se metía el miembro de Chris en su boca - ¿Te gusta mi polla Mar?

- Mmm – no pude hablar porque Thiago me penetro muy duro con uno de sus dedos

- ¿Te gustaría chupármela?

Antes que pensara en responder ya me encontraba de rodillas en el suelo y con su enorme erección a un centímetro de mi boca, las ganas fueron mayores así que sin pensarlo mas me la metí entera en la boca, el sabor era totalmente diferente al de Thiago, pero no por eso peor.

- Ayy nena – sus manos se enredaron en mis cabellos – succionas como toda una puta

No tardo casi nada en correrse y no tuve oportunidad de saborearlo porque paso directo a mi garganta.

- Ahhhhh Thiago!!!!

Me levante del suelo para ver como mi esposo terminaba de darle un orgasmo con su lengua a la chica, el rostro de placer de ella ya lo conocía, era el mismo que había tenido yo muchas veces.

Las manos de Chris me tomaron por los hombros y me tiraron entremedio de los cojines pero justo cuando se puso sobre mi y su boca quedó a un milímetro de la mía se separo bruscamente.

- A mi esposa solo la follo yo

Ni siquiera tuve oportunidad de sonreírle a Thiago porque lo siguiente que sentí fue como su miembro me invadía por completo.

Y ahí estaba.

La sensación que creía perdida la había vuelto a encontrar, esas ganas de tocar el cielo, de sentir tanto placer que me creía desfallecer, todo volvió con solo una embestida.

- Mierda Mar – tomo mis caderas y aumento el ritmo – estas muy mojada – gruño

- Y tu muy duro – con mucho esfuerzo apreté mis paredes y lo vi prácticamente rodar los ojos hacia atrás de su cabeza

- ¡MIERDA! Me voy a correr

- Yo también amor – me levante un poco y bese sus labios – córrete conmigo

Hace tanto tiempo que no compartíamos un orgasmo así que pensé que me estaba volviendo frígida, pero todo estaba ahí, todo seguía donde mismo.
.
.
.

Me desperté con unas enormes ganas de vomitar, en cuanto puse un pie en el suelo todo comenzó a dar vueltas así que con mucho cuidado me dirigí al baño, casi no llego al retrete, pero alcancé a llegar y devolver lo que había comido hasta hace una semana atrás.

- ¿Estas bien? – no necesitaba girarme para saber que era Thiago

- Si – escupí lo ultimo y tire de la cadena – solo que creo que me indigeste

- ¿Quieres ir al medico? – tomo mi rostro entre sus manos tratando de examinarme

- No creo que…

- Me dejarías mas tranquilo

- Esta bien – bufe
.
.
.

A las seis de la tarde estábamos entrando a la consulta del doctor Bustamante, era un nuevo doctor así que no lo conocía, pero en cuanto entramos me encontré con el hombre al que hace un mes le había hecho sexo oral.

- ¡Mar… Thiago! – exclamó contento – que sorpresa verlos

- Hola – mis mejillas se agolparon de color carmín por la vergüenza

- ¿A que debo su visita?

- Mar no se siente bien – me gire a Thiago y se veía muy cómodo con toda la situación – ha tenido vómitos, mareos…

- Bien – nos sonrió a ambos – recuéstate… creo saber que tienes

Le hice caso y me recosté en la camilla, pronto llego Chris con una máquina que dejo a los pies de la camilla.

- Súbete un poco la remera – hice lo que me pidió y él se acerco a mi con un gel en la mano – puede que este frío – advierto mientras volcaba su contenido en mi vientre – veamos – comenzó a mover un aparato en mi y a mirar por la pantalla – bueno amigos… tengo el agrado de comunicarles que seré tío

- ¿Qué? – me senté de golpe - ¿Qué quieres decir? – pregunte con cautela

- No… no puede ser… nosotros – tartamudeo Thiago

- Mar… tienes 34 días de embarazo – nos sonrió a ambos – y eso da justo el tiempo que – pareció pensar en algo y luego soltó una carcajada – creo que el cambio de parejas les sirvió – se burlo

Yo también saque mis cuentas y hace 34 días era justo el día en que habíamos echo ese cambio, me tire a la camilla y pensé en todo, estaba embarazada… con Thiago íbamos a ser papas

- ¡Vamos a ser papas! – el grito de mi esposo me hizo espabilar

- ¡Voy a ser tío! – exclamó Chris y nos miro a ambos - ¿Vieron que el juego de cambiar sirve?

__________

Besos, Joha!


9 comentarios:

  1. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!! Me muero un one de Mar y Thiago y soy la primera ahora lo leo después de la twitcam y pongo que me pareció! Soy Feliz :)

    ResponderEliminar
  2. Me encanto pero mas que todo el one me gusto el final realmente buenisimo, muchas gracias amiga

    besos Christian

    ResponderEliminar
  3. ahaha me encantó!!! amo Casi ángeles!
    sigue subiendo caps de Dejame enseñarte...me gusta bastante :)
    felicidades por otro maravilloso One
    saludos
    Ceci :)

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Johaaa ... debo decir que tenía susto de que podría pasar, pero quedó bueno ! jajajaja ... sobre todo el final, me gustó mucho!

    un beso, Vero !

    ResponderEliminar
  5. Jaajajaj me ha gustado muchisisisimo!!!

    ResponderEliminar
  6. Bueniiiisimo Joha!!
    me encanto jajaja queiro mas ONE asi!! parece q les hiso fantastico el cambio.. les dio super mega energias! 1313 jajaj
    Genia espero leer mas historias!

    ResponderEliminar
  7. WOW estubo buenisimo el OS en verdad y el cambio con los personajes estubo realmente bueno... creo que eso seria xq ando apurada que me tengo q salir a mojarme jajaj cuidate mxo adioss

    ResponderEliminar
  8. ajaja me encanto!!
    la verdad que nunca habia leido un fic con los personal¡jes de casi angeles pero te digo que me encanto!!!!gracias por compartirlo con nosotras!!!!

    ResponderEliminar
  9. Me encanto pero mas que todo el one me gusto el final realmente buenisimo, muchas gracias amiga

    besos Christian

    ResponderEliminar