jueves, 11 de noviembre de 2010

Princesita - Capitulo 2

Segun capitulo, no se si hoy subire algo nuevo porque tengo prueba mañana, pero tratare. Comenten!!

Summary: Isabella Swan es una princesa baste fuera de lo normal... generalmente son los hombres los que tienen muchas amantes, por eso ella no se quiso quedar atras. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 2


Los primeros rayos del alba me despojaron de los adorados brazos de Morfeo, abrí los ojos sin muchas ganas, pero en cuanto recordé que hoy en la noche terminaba mi vida deje de lado el sueño y me di ánimos para continuar el día.

Me estiro en mi lecho y lentamente los recuerdos me inundaron, sé que todos deben pensar que la vida de princesa heredera al trono es fácil, pero no es así, la perdida de mi madre hace dos años me marco horriblemente, a los 15 años me entere que me quedaba sin ninguna compañía femenina y mi padre, aunque lo adoro y sé que él a mí también, no es lo mismo, pero es por ella, por la promesa que le hice que sé que está contenta, su ultimo deseo en su lecho de muerte fue que viviera la vida, no quería que cuando estuviera en mis últimos momentos me arrepintiera como supuso que lo hacia ella, y eso no me deja más tranquila, el saber que mi madre se arrepintió en parte de la vida que llevo, es ¡vamos!... ni si quiera llevo una vida por así decirlo.

Pero eso no importa, a mí no me va a pasar, yo sé que el sexo no es todo en la vida, pero por lo menos estoy consciente que no voy a ser una más de esas jovencitas que solo conoce un hombre en toda su vida, reconozco que en cierto punto se me va un poco la mano, pero es que digamos que volví un poco adicta…. Es que… ¿Qué más voy a hacer encerrada en este palacio?, mi padre casi no me deja salir por temor a que me secuestren o maten, y mayores entretenciones no hay… definitivamente me reusó a quedarme bordando a diario, en fin… todo termina hoy, bueno… no todo, una parte, tendré que desposar al viejo del príncipe Edward… ¡bah!... de solo pensarlo me da asco.

Me levante de mi lecho y corrí en primer cajón de mi tocador, rebusque debajo de todas las cosas y encontré el arrugado papel.

Princesa Swan:


Usted no me conoce, mi nombre es Ángela, soy habitante del reino de Volterra y le escribo porque me he enterado de que su padre la prometió al príncipe Edward, me da un profundo pesar el hacerme la idea de que una jovencita que podría tener mi edad tenga que cargar con desposar a un hombre como él, sé que probablemente lo dijeron que él no la supero mucho en edad, pero eso es mentira… él le dobla la edad y más, con facilidad podría ser su padre y no solo eso, es un hombre despiadado, a mi mista trato de comprarme mis favores sexuales a cambia de una monedas para comprar pan, soy pobre pero jamás me humillaría así.


Sé que puede que los escritos de una humilde chica pobre no cambien el destino de dos reinos pero le pido que haga hasta lo imposible por frenar esa boda, en sus manos esta su felicidad, yo cumplí con avisarle y ahora poder conciliar el sueño.


Con el mayor de los respetos… Ángela Weber

Volver a releer estas líneas solo me hace sentirme peor, por supuesto que hice de todo para frenar esta boda pero ya no hay escapatoria, ni mis mejores caritas de niña buena lo lograron, rápidamente guarde la carta en cuanto sentí que mi dama de compañía Jessica, abría las puertas.

- Señorita – llego a mi lado y me hizo una reverencia – su padre me informo que hoy saldrá temprano… he venido a vestirla

- Ehhh si – trate de dibujar una sonrisa en mi rostro pero no lo logre

- ¿Qué vestido se pondrá? – pregunto mientras se dirigía a mi armario

- El más sencillo – y el más fácil de quitar, aunque eso no lo iba a decir

- ¿Este? – me mostro un sencillo vestido sin muchos lazos

- Perfecto – es que James siempre se menea mucho a lo hora de quitarme esos lazos, aunque a Demetri me encanta hacerme esperar

Muy pronto estuve lista, salí hacia las caballerizas y ahí me esperan mis dos caballeros, por lo menos de alguna forma me iba a alegrar el día.

- ¿Lista princesa? – James me sonrió y ofreció su mano para que montara mi yegua

- Como siempre – el doble sentido de nuestras palabras se palpaba en el aire

- ¿Y a dónde quiere ir la princesa? – supuse a Demetri no le agrado quedar afuera de conversación

- Al lago – los mire y entendieron inmediatamente lo que quería, siempre iba ahí por algo de buen sexo, era alejado y nunca nadie se paseaba por esos lares

- ¡Excelente! – fue cómico como lo dijeron al mismo tiempo

En cuanto llegamos al lago salte del caballo y me acerque al agua, amaba nadar, me sentía completamente libre.

- ¿la princesa quiere que le ayude con su vestido? – la voz dura de Demetri en mis espaldas hizo que mis calzones de me mojaran inmediatamente

- Si – no me gire, me mantuve firme – quiero nadar un poco… desnuda – sentí a los dos caballeros pasar saliva por sus gargantas

- Como desee

Sin muchas complicaciones Demetri me despojo de mi vestido y yo, aun sin voltearme a verlos, quite mis enaguas y mis calzones, quedando completamente desnuda, me adentre a las aguas y di un respingo al sentir el frio contrastando con el calor de mi cuerpo, me hundí para despejar un poco mi cabeza y cuando salí, tenía a los dos mejores y más fornidos hombre listos para mí, desnudos y duros como me gusta.

- ¿Gustan acompañarme caballero? – Salí un poco del agua dejando las descubierto mis pechos y la vez me ya duros pezones

- Si es lo que la princesa desea…

- Es lo que la princesa tiene – concluyo James

No tardaron en llegar a mi lado, Demetri se posiciono detrás de mí y enseguida apego su cuerpo al mío, me abrazo abarcando mis senos en sus manos, no dudo en apretarlos y masajearlos mientras comenzó a dejar besos en mi cuello. James fue más astuto y ataco mis labios, acallando a si los gemidos que se comenzaron a formar, para no quedar atrás dirigió su mano hacia mi sexo, masajeo todos mis labios haciendo que el placer de mi bajo vientre aumentara aún más, ya los gemidos no se podían acallar de forma alguna, para buscar un poco de fricción comencé a mover mis caderas y me encontré con el endurecido miembro de Demetri presionando mi culo y nos dedos de James que encontraron mi centro y comenzaron con la danza que tanto amo.

- ¿Qué esto Bella? – la interrogación en la voz de Demetri me hizo girarme un poco

- Nunca habías elegido a dos al mismo tiempo – concluyo James

- Digamos que… - no pude seguir porque Demetri continua con la fricción de su pene y James aumento el ritmo de sus dedos, cuando encontré mi voz continúe – es una especia de… - respire hondo para seguir – prueba

- ¿Prueba? – James detuvo los dedos mágicos y yo gruñí por el acto

- Continua – baje mi mano y le indique que siguiera –para mi noche de bodas – aclare – me voy a casar con un viejo que no debe durar ni medio orgasmo y no pienso quedarme con las ganas así que… - era difícil hablar con tanto placer en el cuerpo – el que mejor me folle hoy… me va a tener ese día

- Bellita – Demetri tiro de mis cabellos hacia atrás y metió su lengua en mi boca – sabes que nadie te da más placer que yo – y sin esperar nada mas metió su pene por todo mi culo, no pude evitar citar por la sorpresa

- Pero – ahora me atrajo James – yo te he dado tres orgasmos en una sola embestida – y sin avisarme tampoco, embistió mi centro

- ¡MIERDA!.... sigan – moví mis caderas para adelante y para atrás marcando el ritmo

Demetri se entretuvo con mis pechos y James con mi boca, me metió la lengua tan adentro que pensé que me ahogaba.

- Yo también quiero – Demetri me corto el beso con James y me tomo de nuevo por los cabellos - ¿Qué lengua te gusta más? – y mientras Demetri masajeaba mi lengua con la suya, James devoró mis pezones

- No… se – el ritmo de más embestidas era tan que no podía ni pensar – quiero… que los dos… devoren mis pezones

- Como desees Bells – James ataco mi pezón derecho y Demetri el izquierdo pensé que no iba a poder pero lo logro

- ¿Te gusta? – ni siquiera se quien pregunto

- Siiiii – moví más aun mis caderas – denme duro – de pronto sentí una nalgadas por cortesía de Demetri

- ¿Te gusta? – volvió a nalguéame

- Si… dame más… pégame dudo… métemelo hasta el fondo

- ¿Y esto? – de pronto sentí los dedos de James haciendo círculos en mi clítoris y dando más placer aun

- Si… ¡Mierda!... si paran los mando a la horca… sigan… ohhhhh

- ¡Bella!

- ¡Bella!

Los tres logramos un muy buen orgasmo al mismo tiempo, la verdad que tenerlos juntos fue muy buena idea, porque por separados no hacen mucho que digamos, creo que aún no encuentro al hombre que me haga perder la cabeza por un orgasmo.

- Chicos – ya me encontraba poniéndome la ropa – creo que los dos han ganado

- Lo que pida la princesa es una orden – James me hizo una reverencia

- Usted dispondrá los términos

Y eso era lo que me encantaba, en el lecho tenían prohibido llamarme princesa o con respeto, peor fuera de el, el respeto tenía que volver y es por eso que estos dos eran de los mejorcitos, no falto el estúpido que espero llegar a Rey por darme un mediocre orgasmo.

Recogí algunas flores silvestres bastante bonitas, después de todo esa mi excusa para el paseo, y me dispuse a volver a palacio, en cuanto llegue un par de criadas me tomaron para vestirme, parecía que quedaba poco para que el vejete llegara, ni siquiera sé cómo alguien de su edad podía aguantar el viaje, mi padre me había mandado a hacer un vestido azul con un poco más de escote, es que para mi papel de la princesa casta y pura casi ni los usaba, me arreglaron mucho más de lo normal, también por órdenes de mi padre, se notaba que quería darle en el gusto al señor ese, cuando ya estuve lista comprobé mi estado y me encanto, me veía como toda una mujer, mucha mujer para un vejestorio.

Baje y sentí murmullos que se fueron haciendo más altos, en cuanto llegue al último escalón y mi torpeza se hizo presente y resbale con la punta del vestido, es que en verdad era mucha tela, cuando me dispuse a apoyarme en el barandal de la escara una nívea mano me afirmo el brazo, enviando las más excitantes corrientes eléctricas, lentamente levante la vista y me encontré con los más maravillosos ojos esmeraldas que jamás soñé.

- Gracias – mi sonrojo natural se hizo presente, tuve que bajar la mirada para que no notara la lujuria en mis ojos, seguramente este joven era parte de la escolta del vejestorio, espero que no sea tan leal como para no querer acompañarme en mi lecho

- Gracias a usted – cuando levante la vista me encontré con la más perfecta sonrisa del mundo, mis calzones inmediatamente se mojaron que hasta me dio pavor que pudiera oler mi excitación

- ¿Por qué? – disimuladamente solté su mano, por si seguía el contacto no iba a durar en desnúdalo y pedirle que me follara ahí mismo

- Por engalanar la noche con semejante belleza – y aunque el alago me encanto, me pareció raro que un simple escolta se tomara esas atribuciones con la futura esposa de su príncipe, aunque por la mirada lasciva que me envió supe que no me costaría tenerlo en mi lecho, cuando su boca se encontró con el dorso de mi mano sentí que si no lo tenía ya entre mis piernas iba a morir

- Usted exagera – y volvió mi sonrojo y trate de respirar para controlarme

- ¡Hija! – la voz de mi padre me ayudo a salir de mi excitación

- Padre – me acerque a él y lo tome de las manos

- Veo que conociste a tu prometido – me sonrió y seguí la dirección de su mirada para tomarme con esos hermosos orbes esmeralda – Edward Cullen – apunto al joven – mi hija Isabella

- Un gusto – volvió a besar el dorso de mi mano y yo aún no podía salir de mi ensoñación – futura esposa mía – y solo ahí caí en cuentas de que ese hombre si iba a calentar mi lecho, por siempre

- Un gusto… futuro esposo mío – trate al máximo de esconder la lujuria de mis ojos pero el solo mirar su tan fornido cuerpo hizo que las mejor fantasías se agolparan en mi mente.

De pronto algo nubló mis idea, la carta, Edward no era para nada un vejestorio… ohhhh esa tal Ángela era mujer muerta, que se prepare para la horca, porque con Isabella Swan no se juega.


______________

Besos, Joha!

6 comentarios:

  1. Muy buen cap, me encantó! ... ya estoy esperando el próximo ! jejeje

    Saludos, Vero

    ResponderEliminar
  2. me encanto!!!!
    lastima que angela sea una perra!

    ResponderEliminar
  3. lo de demetri y james estuvo hot, pero lo de la carta me dejo algo asi como no puede ser verdad, ufff que bueno que eran mentiras, de verdad mandaran a angela a la horca? yo si lo hacia y ya quiero ver que pasa, me gusta mucho la historia, cuidate joha que estes bien.

    ResponderEliminar
  4. lo de demetri y james estuvo hot, pero lo de la carta me dejo algo asi como no puede ser verdad, ufff que bueno que eran mentiras, de verdad mandaran a angela a la horca? yo si lo hacia y ya quiero ver que pasa, me gusta mucho la historia, cuidate joha que estes bien.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen cap, me encantó! ... ya estoy esperando el próximo ! jejeje

    Saludos, Vero

    ResponderEliminar
  6. Jajajajajaja Hay Dios Creeme Que Eso De James Y Demetri Estuvo Muy Muy Hot...Me Encanto C:

    ResponderEliminar