domingo, 5 de diciembre de 2010

Rescátame - Capitulo 7


Bueno, me tarde en actualizar pero ahora si, de ahora en adelante actualizare casi todos los dias. Besos!!

Summary: Vivo un infierno y ruego porque algún día llegue un ángel a rescatarme, pero se que es imposible, así que es mejor escapar a mi lugar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 7


Cerré los ojos y procure comenzar a disfrutar, se notaba que Edward sabia lo que estaba haciendo así que yo solo me deje llevar, entreabrí lentamente mis labios y le di paso a su lengua, enguanto se encontró con la mía un gemido se me escapo sin contemplación, estaba gimiendo y no de dolor, se sentía tan bien como jamás pensé.

Sin darme cuenta me encontré levantada del suelo, estaba flotando y no solo por el hecho de que Edward me tuviera alzada sino también porque me sentía flotando, en algún otro lugar donde todo era perfecto.

Lentamente nos fuimos separando, pero por un acuerdo mutua, eso si, Edward no dejo de repartir cortos besos sobre mis labios y rostro mientras nos alejábamos.

- Siento que te amo – apoyo su frente en la mía y suspiro – de verdad siento que lo hago

- Yo también siento que te amo – apreté un poco el agarre de mis brazos por alrededor de su cuello

- Bella – se alejo un poco pero en ningún momento soltó su agarre en mi cintura – déjalo… vamos juntos – vi un dejo de dolos en sus ojos peor siguió hablando – se que no puedo darte lo mismo que él pero te juro…

- Claro que no puedes darme lo mismo – sus ojos se nublaron aun mas así que me apresure a aclarar – con un solo beso me has dado mucho mas – acorte la distancia entre nosotros y deje un casto beso en sus hinchados labios

- Vamos… déjalo… no quiero estar un minuto separado de ti

- No es tan fácil – agache la mirada pensando en mi realidad – si pudiera ya lo hubiera dejado

- ¡Pero no lo amas! – ahora se alejo un poco mas de mi

- Claro que no lo amo… pero…

- Hay mas ¿Cierto?... hay cosas que yo no se

- Edward…

- ¿Es por tus padres? – vi una salida en su pregunta así que no dude en tomarla

- Si – conteste como autómata – ellos trabajan juntos… así fue como conocí a Emmett, mi padre confía en él, tiene puesta prácticamente su empresa entera en las manos de él y yo no puedo llegar y…

- ¿Y tu felicidad? – tomo mi rostro entre sus manos

- Eso no importaba

- Hablas en pasado – comenzó a dibujarse una sonrisa en su rostro

- Lo se – lo acompañe en su sonrisa – hablo en pasado porque de verdad que quiero hacer algo por cambiarlo… quiero tener un futuro – un extraño calor comenzó a subir por mi rostro y se agolpo en mis mejillas – contigo

- ¡Bella! – volvió a unir nuestros labios en un gesto totalmente espontáneo

- Edward – me separe casi forzándolo – tengo que pedirte algo – automáticamente endurecí un poco mis gestos

- Lo que quieras – cuando se dio cuenta que estaba mas seria también se enserió

- Necesito tiempo – junte mis manos y las frote cuando me di cuenta que estaban sudadas

Si Edward me dejaba dudaba mucho que tuviera las fuerzas para hacer esto, aunque suene patético lo necesito para dejar a Emmett, necesito sentir que esta conmigo, sola de verdad que no puedo.

- Se que no es algo fácil… verme con él pero yo no puedo dejarlo ahora… necesito arreglar muchas cosas y lo mas importante – me acerque un paso hacia él – no puede saber nada de esto

- Bella – cerro los ojos y los volvió a abrir – de verdad que dudo mucho que a tu esposo le importe para eso tiene muchas amantes, lo siento pero…

- Lo se – me encogí de hombros, de verdad que eso no me dolía – pero no es por eso… Edward mírame – ahora yo tome su rostro entre mis manos – es verdad cuando dijiste que hay cosas que no sabes, hay muchas cosas que no sabes y es mejor así, cuando todo esto termine te contare la historia completa, pero ahora es mejor así… créeme que lo haga para mejor

- Esta bien – volvió a apoyar su frente en la mía pero esta vez también rodeo mi cintura con sus brazos

El beso ahora pero con mucha mas pasión, nuestras lenguas batallaron hasta que el aire se hizo necesario, con Edward quería mas, mucho mas, así que no dude en pasar mis manos por su tan bien formado pecho y eso le dio el pie a Edward para tomarme de mi trasero y restregarme contra su ya creciente miembros, por primera vez no sentía miedo al sentir un pene erecto restregándose contra mi cuerpo, por primera vez era solo fuego y pasión.

Me removí algo inquieta necesitaba mas.

- Bella – me separo de su cuerpo, nuestras respiraciones estaban muy agitadas – no… así no

- ¿No…. quieres?

La poca confianza que estaba ganando se fue dispersando rápidamente, tanto que me separe un poco mas de él.

- ¡Claro! – su voz sonó muchas que emocionada así que eso me relajo bastante – pero será especial… no el patio de tu casa

Recién ahí caí en cuenta de donde estábamos, di un rápido vistazo y estábamos justo en medio del jardín, cualquiera podría vernos y esa no era para nada la idea.

- Yo…

- No te diste cuanta – termino por mi – no importa – me acomode el cabello detrás de la oreja – yo tampoco… pero te prometo que cuando te haga el amor será muy especial

- Lo se… porque será contigo y eso me alcanza y sobra

Los días comenzaron a pasar algo rápido, de vez en cuando tenia tiempo y la situación se daba me encontraba con Edward en la noche, no habíamos pasado de los besos peor solo el tenerlo cerca me bastaba.

Estaba muy feliz por como estaba mi vida hasta ahora, había querido decirle a Esme de mi relación con Edward pero no quería involucrarla si algo salía mal.

Hoy era viernes así que suponía que Emmett saldría hasta tarde y yo tendría mi oportunidad de pasar la noche con Edward y quizás solo quizás podríamos pasar de los simples besos, se que puedo sonar algo desperada y a pesar de que cada día mi amor por Edward sigue creciendo, siento que si me entrego a él se borraran parte de las heridas que ha dejado Emmett en mi cuerpo y alma.

Entre a bañarme para relajar mi cuerpo, hoy Edward había ido a la oficina con Emmett, últimamente pasa mas tiempo allá que en nuestro jardín, pero se que eso lo hacia feliz porque veía una buena oportunidad para surgir.

Me bañe con mucho cuidado, también aproveche el momento para depilarme bien, había parte de mi cuerpo que solo mantenía depiladas por higiene así que no era una depilación cuidada ya que lo que menos me interesaba era hacerle las cosas mas placenteras a mi adorado esposo, mientras menos sexy le resultara para mi era mejor, pero ahora quería que Edward sintiera lo tersa que puede ser mi piel, que cuando sus fuertes manos recorrieran mis piernas yo sintiera la punta de sus dedos estremeciéndome.

De pronto caí en cuenta de lo que estaban haciendo mis manos, me estaba masajeando los pechos y lo que no quería era darme placer yo misma, quería guardar todo para lo que me esperaba esta noche, así que me apresure a terminar con mi acicalamiento y corte el agua.

Salí envuelta en una toalla y así me pare frente a mi closet, no tenia nada lindo y mucho menos sexy, así que me conforme con tomar un conjunto de ropa interior negó de encaje pero era más lindo que sexy, aunque era lo único que serviría en este caso.

Me enfunde en un vestido con flores, era fresco justo para la primavera que estábamos viviendo, con mi cabello no hice mucho, deje los bucles caer por sobre mis hombros, y en cuanto a mi maquille tanpoco pude hacer gran cosas ya que maquillaje tampoco tenia mucho, así que solo me conforme con encrespar mis pestañas y un brillo en los labios, ya Edward me había dicho mas de alguna vez que le gustaba mi rostro natural, que me haca mas hermosa.

Baje por las escaleras con mi corazón latiendo a mil por hora, hoy era la noche libre de Esme así que todo era mas que perfecto, no habían mas empleados en la casa y Emmett hoy no llegaría, así que solo seriamos Edward, yo y una gran noche de pasión y amor.

Llegue a la primera planta y como supuse todo estaba en penumbras así que me dirigí a la cocina para buscar alguna botella de champaña, vino o algo así cuando sentí una presencia detrás mío, lo primero que pensé fue en Edward pero cuando el olor a alcohol, cigarrillos y algo mas me inmundo supe que no era él.

- Así me podrías recibir siempre – me tomo por la cintura, no alce a girarme y su pecho quedo pegado a mi espalda

- Emmett – tartamudee – pensé que hoy saldrías

- Naaa – me giro para dejarme frente a él – como podría salir si tengo a esta preciosura en casa

El muy maldito me tomo del cabello sin ninguna delicadeza y juntos sus ásperos labios con los míos, cuando quise forcejear para soltarme de él pero no me dejo, de hecho apretó su agarre de mi cabello y casi sentí que me lo sacaba de tan fuerte que lo hizo.

- Emmett – con mucho esfuerzo me logre soltar de él

- Vamos nena – me agarro con fuerza del brazo – vamos a tener un poco de sexo

- Emmett hay gente en la casa – comenzó a arrastrarme por los pasillos y ya habíamos llegado a la sala

- No – apretó su agarre – no hay nadie

- ¡Esta Edward! – exclame tratando de salvarme de lo que era seguro que me esperaba

- Nop – recalco mucho la p – Edward salio con su novia

- ¿Novia? – me pare en seco y mis ojos se estaban aguando y no por el agarre en mi brazo sino por el dolor de mi corazón

- Si… ahora vamos que me estoy enfureciendo

No sentí cuando me subió por las escaleras, no fui conciente de nada mas, solo del dolor en mi corazón.

______________________

Besos, Joha

2 comentarios:

  1. nooo!! quiero que pase algo entre edward y bella..
    no puede terminar asi...
    igual seguro fue un mal entendido!
    actualizalo rapido
    besos joha

    ResponderEliminar
  2. noooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!! que Edwar este..pero seguro hay una explicación lógica no!?

    ResponderEliminar