domingo, 19 de diciembre de 2010

Rescátame - Capitulo 9


Chicos, estoy trabajando en una feria navideña asi que voy a hacer todo lo posible por subir nuevos caps, recuerden que este viernes hay ONE por navidad. Besos!!!

Summary: Vivo un infierno y ruego porque algún día llegue un ángel a rescatarme, pero se que es imposible, así que es mejor escapar a mi lugar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 9


Sus labios se movían sobre los míos encajando perfectamente, sentía que este era mi lugar, donde siempre había pertenecido, así que solo me deje llevar.

Eleve mis manos hasta enredar mis dedos en sus cabellos, ahí los deje y acerque aun mas, si fuera posible, su boca a la mía, tenia hambre, hambre de sentirlo, hambre de él.

- Te amo Bella… se que es pronto pero – bajo sus labios hasta mi cuello y ahí perdí un buen poco de mi cordura

- Te amo Edward – le deje un casto beso en los labios

Nuestros labios volvieron a fundirse pero esta vez me tomo de la cintura y me vi en la necesidad de enredar mis piernas en su cintura, sentía sus manos recorriendo cada parte de mi cuerpo que cuando sentí un blando colchón chocar con mi espalda.

Por primera vez en mi vida no sentía asco de las manos que se estaban paseando por mi cuerpo, sentía placer mucho placer, pero tenia miedo, la voz de Emmett diciéndome lo poco que valgo se coló en mis pensamientos.

Inútil.


Ni un orgasmo decente puedes darme.


No tienes derecho a correrte.


Me da tanto asco tocarte… todo sea porque que engendres luego.


Prefiero follarme a una puta que a ti.

Tantas frases hirientes y mal intencionadas se siguieron colando en mis pensamientos.

- Amor… ¿Hice algo mal? – Salí de mis pensamientos para encontrarme con un Edward totalmente quieto sobre mí

- ¡NO! – exclame con algo de emoción excesiva

- Entonces…

- Tranquilo – me levante un poco para besarlo – solo malos recuerdos que estas borrando de mi mente

Acaricie sus cabellos y su rostro para demostrarle que todo estaba bien, poco a poco suavizó su rostro hasta volver a instalar en el una picara sonrisa.

Me recosté delicadamente en la cama y él volvió a poner sobre mi, pero procuro de la mejor manera que yo no sintiera los 90 kilos que seguramente pesa, otra cosa mas para comparar, Emmett ni siquiera se preocupaba que su cuerpo me ahogaba mientras él me embestía sin control.

Se que no debería pensar en mi esposo, pero eso solo me hace desear y amar aun mas a Edward, porque todo es tan distinto con él y lamentablemente las comparaciones son por inercia.

- Lo siento – susurre y quise alejarme pero él no me dejo – no te mereces que este con mi mente en otra parte

- Amor – me acaricio con delicadeza las mejillas – si estuvieras totalmente concentrada y no pensaras en lo que has pasado pensaría que no tienes corazón… es normal… pero de verdad espero que poco a poco dejes de pensar en él

- Ayúdame

Ahora fui un poco mas audaz y me senté a horcajadas sobre Edward, en cuento mi parte inferior rozo con la suya sentí como mis caricias comenzaban a surgir efecto en él y eso de verdad que elevo mi ego hasta el techo.

- No es la primera vez – me susurro

- ¿Qué? – lo mire interrogante – no te entiendo

- Esto – movió sus caderas y provoco un roce mas pronuncias – no es primera vez que lo provocas – subió sus manos por mis piernas hasta posarlas en mis caderas – la primera vez que hablamos y me dijiste esos versos de Romeo y Julieta me sentí un enfermo pervertido – rió musicalmente pero eso solo me confundió mas

- No entiendo – me quede quieta sobre él y apoye mis manos en su pecho

- Ese día probaste que mi amigo – levanto un poco sus caderas para que entendiera mejor sus palabras – se despertó con solo escucharte hablar… no te diré que soy casto ni célibe… pero – se sonrojo y bajo la mirada – me cuesta un poco excitarme – la ultima palabra apenas y la susurro

- ¿Por qué? – fruncí el ceño aun mas confundida

- Porque para mi es mas que sexo y la verdad que aunque lo he hecho, creo que el acto es mas que solo descargar el placer contenido… seria hipócrita decirte que nunca he tenido algún encuentro casual peor…

- Edward – puse uno de mis dedos sobre sus labios – los dos tenemos nuestro pasado y es hora que lo comencemos a dejar atrás… para avanzar juntos hacia el futuro

Me sorprendieron mucho mis palabras porque también se aplican a mi de gran manera, pero era verdad, íbamos a comenzar un futuro juntos de ahora en adelante y teníamos que dejar nuestros demonios en el camino.

No dijimos nada mas, ahora volvimos a fundirnos en un calido beso, creo que esta ya era toda la charla previa que podíamos tener.

Con mas confianza lleve mis manos a su camisa y comencé a desabrochas los botones uno por uno, él llego a mis labios y nuestras lenguas comenzaron a danzar, de pronto me sentí mas que húmeda y excitada… me sentí… caliente.

Por necesidad innata restregué mis caderas contra las suyas, necesitaba sentirlo, necesitaba sentir que tan excitado estaba él.

- Bella – gimió mientras dejaba caer su cabeza aun más hacia atrás

- Mmm Edward – gemí sin dejar de moverse – esto se siente… tan bien

Me mordí el labio para no gritar la sarta de palabras que se estaban formando sin mi consentimiento en mi traidor cerebro.

- No… te reprimas – su mano saco mi labio de entre mis dientes – quiero escucharte gemir

- Yo… - eran tantas las emociones que estaba sintiendo que no sabia que decir

- Esta bien – volvió a mover sus caderas pero ahora era un movimiento mas necesitado – nos amamos… esta bien… que pienses cosas… mmm

- Yo – sin saber lo que hacia baje hasta su pecho y comencé a lamerlo

- Eso amor… se siente tan bien…

Seguí con mi recorrido hasta que me tope con su cinturón, me moví hacia un lado para poder despojarlo de sus ropas, desabroche su cinturón y baje el cierre, él me ayudo levantando sus caderas, baje sus pantalones para encontrarme con un hermoso boxer azul cielo con un enorme bulto al medio.

Los dedos me picaron por tocarlo, peor no sabia como hacerlo y tampoco sabia si Edward quería que lo hiciera.

- Esta bien… todo lo que quieras hacer esta bien

Mi tiro sobre él y nos dio la vuelta para quedar sobre mi, con mayor maestría que la mía pronto me tuvo solo con ropa interior sobre la cama, por costumbre me sonroje y apegue mis brazos en mis costados, pero solo basto un roce de sus dedos en mi piel para que volviera a relajarme.

Bajo su boca y la llevo hacia mis pechos, atrapo uno de mis pezones en sus dientes y me sentí morir, era tanto placer que pensé que tendría mi orgasmo solo con eso.

- Eres exquisita… eres simplemente mas de lo que me pude imaginar

No me quise quedar afuera así que lleve mis manos hasta la cinturilla de sus boxer y metí mis manos entre la tela y su piel, enseguida me encontré con su miembro, estaba duro y algo húmedo, aunque no sabia bien que hacer hice caso a mi instinto de mujer y baje mi mano sobre su pene.

- ¡Bella! – gimió tan alto que supe que lo había echo bien

Baje su boxer para dejarlo totalmente desnudo y repetí la acción, esta vez Edward gimió sin ocultar su placer y se removió debajo mío, pero mas pronto de lo que pensé retiro mi mano de su cuerpo.

- ¿Qué…?

- Nada – cerro los ojos y respiro profundamente – así no… quiero estar dentro tuyo… quiero hacerte el amor

- Hazme el amor

Me termino de despojar de mis últimas prendas intimas y cuando por fin estuve desnuda, dos de sus dedos tantearon mi intimidad, me sentía muy excitada y húmeda, lista para recibirlo.

Saco sus dedos y beso mis labios, pero esta vez nuestras lenguas participaron por completo, mientras sentía como su lengua penetraba mi boca sentí como su pene me penetro a mi, era una sensación totalmente distinta, definitivamente nada se compara a hacer el amor.

- Amor… eres… Ahhhhh – nada coherente salía de la boca de Edward, solo gemidos sin control

- Yo… no puedo – me agregue a su espalda y enterré mis uñas en ella – yo… ahhhhh es….

Siguió entrando y saliendo de mi, sentía la burbuja formarse en mi vientre bajo, había tenido algo parecido a un orgasmo alguna vez, pero esto era otra cosa, esto si que era un orgasmo.

- Yo… EDWARD!!!!!!!! – casi me desgarre la garganta gritando pero se sentía tan bien que no me importo

- Te amo Bella – sentí como su caliente liquido me invadía por dentro

- Yo también Edward… te amo amor

Dejo caer un poco mas de su peso sobre mi y rodó llevándome con él, quede sobre su perlado pecho pero sabia que estaba en casa.

- Ha sido la mejor experiencia de mi vida – hable con sinceridad

- La mía también

- De ahora en adelante será así – lo mire directo a los ojos – solucionare todo con Em…

- No importa – me callo con un beso – ya mañana tendremos tiempo de pensar en el resto del mundo

Me abrazo mas a él y comencé a caer en mi propio sueño… mi realidad.

_______________

Besos, Joha!

3 comentarios:

  1. que bueno y que lindo..
    es hora que ya hagan algo contra emmet...
    suerte en la feria de navidad!
    ojala igual peudas actualizar
    besos

    ResponderEliminar