martes, 28 de diciembre de 2010

Sexcall... ¿Cual es tu mayor fantasia sexual? - Capitulo 13


Nuevo capitulo, estoy viendo si me inspiro para un ONE de año nuevo pero parece ser que vamos bien encaminados. Besos!!

Summary: ¿Por qué el cielo me odia? Justo en mi último día de trabajo este infierno se convirtió en mi paraíso. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 13


Bella POV

Siempre pensé que cuando llegara este momento iba a estar reventando de nervios, pero ni cerca, estaba relajada, pero eso solo se lo atribuyo al dueño de mis caricias.

Lentamente y con mucha delicadeza, Edward me recostó en su cama, en su enorme cama, por un momento tuve un flash de cuantas mujeres han pasado por ella y que yo solo seria una mas, pero rápidamente rechacé esa idea, yo nunca seria una mas para él y él nunca seria uno mas para mi, por eso todo esto se sentía tan bien.

- Bella… - me llamo en un susurro, con dedos muy hábiles bajo el cierre de mi vestido dejándolo caer y dejando así mis pechos totalmente ante él – eres hermosa

Arquee mi espalda al sentir como sus dedos se cerraron y pellizcaron alrededor de mis pezones, los gemidos comenzaron a salir de mi garganta incontrolablemente, para aumentar un poco mas mi placer, Edward comenzó a masajear mis pechos y cuando sentía que el mundo comenzaba a girar dirigió dos de sus dedos a su boca, una ves que estuvieron mojados los pasó por mi pezón mientras que su misma lengua se encargaba de mi otro pecho, el placer que sentía ya no tenia limites, me sentía tan mojada y excitada que pensé que me iba a correr y aun tenia mis bragas puestas.

- Edward – gemí a la vez que enterraba mis dedos en sus broncíneos cabellos

- ¿Qué quieres Mi Bella?... dime lo que quieres y te lo daré – levanto la vista y nuestras miradas se encontraron

- Te quiero a ti – le fui totalmente sincera

Él no dejo pasar ni medio segundo y ataco mis labios, sentí que me hacia el amor con su lengua, él solo era capaz de provocar tanto placer con lo que para muchos podría ser tan poco, sin dejar de atender mi hambrienta boca, bajo sus manos hasta mis bragas para dejarme totalmente desnuda frente a él, lo que me dió mas deseo aún, él estaba completamente vestido y yo también necesitaba sentirlo o moriría de combustión espontánea.

En un movimiento que trate que fuera audaz, nos voltee y quede sobre él.

- ¿Qué haces? – me pregunto cuando ya había comenzado a desabrochar su camisa

- Te desnudo – le sonreí y me sorprendí mucho de estar tan cómoda con mi desnudes

- Pero Bella… - supe que quería seguir hablando pero se interrumpió cuando mi mano rozo su masculinidad

- Edward… estas muy vestido – volví a sonreírle

- Bella – tomo mis manos y las alzo, su expresión seria fue lo que borro mi sonrisa de mi rostro

- ¿Hice algo mal? – un extraño frío recorrió todo mi torso desnudo

- ¡No! – enseguida dulcifico su rostro lo que me relajo bastante

- Yo… - no sabia que decir, por un segundo sentí que se cortaba el ambiente

- Cariño – tomo mis caderas y me dejo recostaba bajo él – esta noche es sobre ti – con ambas manos empezó a despejar mi rostro que había sido tapado por mis rulos chocolates

- Pero…

- Nada de peros – me interrumpió – esta noche es sobre ti – quise aclararle que solo teníamos esta noche, que después de hoy no iba a volver a pasar, pero cuando vi su hermosa sonrisa dirigida hacia mi, quise morderme la lengua y así lo hice

Sin hacer mucho caso a mi amigo, dirigí mis manos hacia sus pantalones, siempre me imagine en como seria desnudar yo misma a mi hombre, así que después de tomar aire hice mi mayor esfuerzo para hacerlo bien, desabroché el botón y baje el cierre, él no se quejo ya que él mismo termino por sacárselos, luego vino lo mejor, lo despoje de su boxer y su enorme erección se libero, inconcientemente pase la lengua por mis labios, pensé que esta iba a ser la ultima vez que lo tuviera así y me moría por probarlo, pero me contuve, sabia que el plan de Edward era otro y quería que lo siguiera.

- ¿Te gusta? – abrí los ojos que no se cuando cerré y lo mire

- ¿Qué…? – seguí su mirada hacia su erección

- Tranquila cariño… ya habrá tiempo – y sin darme oportunidad para responder volvió a atacar mis labios

- Ed… - iba a decir algo que olvide totalmente cuando sentí como dos de sus dedos entraban en mi embistiéndome sin parar

- Eso cariño – gimió en mi odio – mójate mucho… córrete… no quiero hacerte daño – cuando levante el rostro y vi su sincera preocupación, fue el mejor estimúlate y me corri muy fuerte, empapando los dedos de Edward

- Mmm – se llevo los dos dedos a la boca – estas más que lista

- Edward – un pánico nuevo me invadió por saber lo que se avecinaba

- Tranquila – me beso la punta de la nariz y solo pude reír ante el gesto – seré tierno

- Lo se

Y esta vez fui yo la que atrapo sus labios en un beso que más que nada estaba cargado de deseo, pasión y algo más, algo más que no supe identificar. Mientras nuestras lenguas batallaban la una con la otras, sentí como su miembro entraba en mi, justo cuando iba a chillar de dolor su lengua estuvo casi en mi garganta, dándome tanto placer que el dolor de su pene quitándome la virginidad paso a segundo plano.

- Shuuu – me tranquilizo mientras se metía un pezón en su boca – disfruta – y así aumento el ritmo de sus embestidas

- Edward – me aferre a él como lapa

Enrede mis piernas en su cintura y apegue aun mas nuestros sexos haciendo que sus embestidas llegaran mas profundo aun, pero como el placer era tanto y no tenia forma de expresarlo es que me afirme de su fornida espalda con uñas y todo, se que pude haberle hecho daño pero el gruñido que salio de su garganta fue de placer, arquee mi espalda para darle un mejor acceso a mis pechos, los que no demoro en atender.

- Edward – enterré mi rostro en su cuello, sentí que el orgasmo estaba cerca – ya casi…

- Cariño… córrete… dame tu primer orgasmo – aunque sabia que no era el primero, en algún punto si lo era, era el primero después de la primera vez que hacia el amor.

- ¡EDWARD! – me arquee aun mas cuando sentí mayor fricción de su miembro cuando mis paredes de cerraron a él

- OHHH BELLA – empujo tan fuerte que lo sentí mas adentro de lo que jamás creí posible

Los espasmos posteriores al orgasmo continuaron por no se cuanto tiempo, pero todo fue perfecto, sentí como Ed me arropaba y apega a su pecho, yo solo enterré mi rostro aun mas en su pecho, las palabras sobraban por el momento así que me deje guiar por ese mundo de los sueños, de pronto todo se volvió oscuro.

Edward POV

Me sentía en el séptimo cielo, todo había sido mucho mejor de lo que mi recorrida mente jamás imagino, hacer el amor por primera vez no estuvo ni cerca de cualquier experiencia sexual que he tenido en mi vida, y Dios sabe que he tenido, pero esto… esto no tuvo nombre… simplemente fue alcanzar el nirvana.

Estaba sumido en un sueño recordando lo bien que se sentía estar dentro de Bella, lo estrecha y mojada que se sentía alrededor de mi polla, lo rico que fue quitarle la inocencia, pero sobre todo, el gran amor que sentía por ella.

Estaba rememorando el momento en el que el orgasmo amenazaba con golpearnos cuando sentí como mi miembro se levantaba, había tenido sueños húmedos, sobre todo desde que reconocí mis sentimientos por Bella, pero esto era tan real que solo me limite a disfrutar.

Todo era tan rico que no podía estar soñando, cuando note unos dientes rodeando mi polla acompañado de un gemido es que caí, no estaba soñando, abrí los ojos y me encontré con la mejor escena de la puta vida.

Bella estaba en cuatro chupando mi polla de tal forma que cuando me miro llego a tener los ojos blancos de placer, saber que nunca le había hecho esto a nadie mas aumento mi libido y levante las caderas para embestir con mayor facilidad, quería llevar mis manos a sus cabellos pero temí que lo mal interpretara.

- ¿Te gusta como te chupo la polla? – mi miro y como vio que no contestaba le dio una larga lamida a mi pene

- ¡Mierda!... ¡Bella!... tienes la mejor boca – una sonrisa putamente inocente se formo en su rostro a la vez que me volvía a chupar de forma alucinante

Tenia mis manos aferradas a las sabanas, temía arrancarme los cabellos si las soltaba, de pronto sentí un par de mano tomándomela y guiándolas hacia los cabellos por los que me moría enredar mis dedos, cuando tuve esos mechones chocolates entre mis manos ya no me pude aguantar y ayude a mi ángel a marcar el ritmo, cuando note su lengua jugar con la cabeza de mi pene y arrastrar los dientes por su longitud cerré los ojos con mayor fuerza, me iba a correr muy fuerte.

- ¡Vamos cariño! – me volvió a mirar – déjame probarte

- ¡Bella! – tire la cabeza hacia atrás de placer

Mi ángel volvió a meter toda mi polla en su dulce boca pero esta vez se ayudo de sus manos masajeando mis testículos, baje la vista y la vi mirándome con los ojos desorbitados y sin dejar de chupar, me corrí como jamás me había corrido con una mamada, cuando escuche como mi semen pasaba por su garganta otro chorro salio de mi ya no tan erecto pene, fue casi como un segundo orgasmo, definitivamente la mejor mamada de la historia.

Cuando ya me recupere de mi súper orgasmo tome a Bella por los hombros y la puse a mi altura, la bese y me alcancé a probar a mi mismo, ella enterró su rostro en su pecho y sentí que por un momento todo estaba en su lugar.

- Te amo – las palabras abandonaron mis labios sin permiso, no esperaba una respuesta ni mucho menos

- Te amo – baje la mirada y me encontré con la sonrisa de mi ángel, definitivamente todo estaba en su lugar.


__________________

Besos, Joha!!

1 comentario:

  1. por fin!!! esta hora que esten juntos!
    pero ahora algo seguro pasa ya que ella dijo que iba a ser la ultima vez...
    veremos como sigue!
    besos..

    ResponderEliminar