lunes, 10 de enero de 2011

Sexcall... ¿Cual es tu mayor fantasia sexual? - Capitulo 14


Nuevo capitulo aca y en FF. Vere si mañana actualizo Resiste. Besos!!

Summary: ¿Por qué el cielo me odia? Justo en mi último día de trabajo este infierno se convirtió en mi paraíso. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 14


Bella POV

Hace una semana que había perdido mi virginidad y hace una semana que no había hablado con Edward, se que el trato era hasta perder mi virginidad y punto, pero aun así me sentí mal, el solo pensar que en estos momentos lo más probable es que este en la cama de alguna de sus conquistas.

No había tenido que ir a la revista ya que desde que entregue mi artículo me dieron días libre para “recuperar la creatividad” como me dijo la secretaria “zorra” de Edward, la verdad es que estoy casi segura que es él quien no quiere verme, y eso es lo que no entiendo, ya habíamos dejado todo claro… el “te amo” de ese día fue de amigos, y él debería saberlo, quizás piensa que me enamore de él y por eso se aleja, creo que eso es algo que tendré que aclararle.

Me mire por última vez en el espejo y trate de dejar de lado todos esos pensamientos, hoy tenía que concentrarme en otra cosa, en Jasper, hemos hablado mucho por teléfono estos días y creo que hoy se me va a declarar.

Pase mis manos por mis pantalones y mi blusa, trate de vestirme no tan provocativa, creo que esa etapa ya paso, así que escogí unos jeans a media cadera bien ajustados y una blusa blanca pegara al cuerpo, como era tan sencilla la decore con un colgante con el símbolo de la paz negro, creo que me dio un toque juvenil y medio elegante, me puse unos tacones no tan altos para combinar, deje mi pelo tomado en medio moño y me maquille suave igual que siempre, respire hondo una vez más, estaba nerviosa pero no sabía bien porque.

Me senté en mi cama y mire el reloj despertador que descansa permanentemente en mi mesa de noche, aun faltaban 20 minutos para la hora que acorde con Jasper, no sabia que hacer para matar el tiempo, si me ponía a leer no iba a durar mucho, no quise prender la televisión por lo mismo, en fin, el teléfono sonó justo para sacarme de mis cavilaciones.

- ¿Hola?

- ¡Amiga!

- Hola Tanya – bufe por su entusiasmo y me recosté en el cama

- Estas nerviosa – no fue una pregunta, ella me conocía mejor que nadie – tranquila Bells todo saldrá bien – no se porque pero algo me decía que se estaba refiriendo a algo mas

- Lo se – inconcientemente baje la mirada

- Pero es lo que quieres ¿Cierto? – ahora su tono de voz era algo menos alegre

- Si – trate de convencerme de nuevo – es lo que quiero – forcé mi voz a sonar mas segura

- Entonces… ¡ve por él ovejita! – y ahí volvió su felicidad

- ¡No me digas así! – me senté tan de golpe en la cama que hasta me maree un poco – sabes que quiero dejar eso atrás

- Muy pronto… muy pronto – su tono burlesco me dejo alerta, la conocía demasiado bien

- ¿Qué estas planeando? – me mantuve firme

- ¿Yo? – hasta pude verla apuntándose con carita inocentemente fingida – nada… amiga… te juro por mi vida sexual que YO no planeo nada – eso me hizo creerle porque si había algo con lo que Tanya no jugaba era con su vagina, pero aun así algo no me convencía

- Digamos que te creo

- Créeme

- Ok

- ¿Y…? – no alcanzo a preguntar porque el timbre me interrumpió

- Guarda tu pensamiento… llego mi futuro novio

- Entiendo… oye – ahora volvía la Tanya seria – disfruta… recuerda que toda experiencia es importante – y ella si que sabia de experiencia

- Lo haré… te quiero

- Igual – corte y tire el teléfono en la mesa más cercana para apresurarme a abrir la puerta

- ¡Hola! – se que me vi como estúpida al saludar a penas abrí la puerta pero no me importo

- Hola – Jasper se veía igual de guapo que siempre


- Te ves hermosa – me recorrió con la mirada para después posar su mar azul en mi rostro

- ¿No estoy demasiado sencilla? – con inseguridad volví a mirar mi vestuario mientras alisaba arruga inexistentes en el

- Estas hermosa – tomo una de mis manos y en gesto de lo mas caballeroso dejo un casto beso en su dorso – perfecta – susurro aun en mi mano - ¿Vamos? – me extendió su brazo el que rápidamente acepte

Me llevo hasta un restaurante con muchísima mas onda que el primero, no se veía tan elegante, mas bien cómodo, me sentí muy bien en cuanto entre. Rápidamente nos sentamos en una mesa con una muy linda vista hacia el letrero de Hollywood, Jasper se veía incomodo, así que para tranquilizarlo le di un suave apretón a su mano por sobre la mesa.

- Buenas noche – nos giramos hacia la que seria nuestra mesera, quien no tardo en abrir un poco mas su escote para dejar sus operados pechos a la vista de mi futuro novio - ¿Qué desean ordenar? – en seguida cada uno tomo su carta

- Yo quiero una ensalada cesar con pechuga de pollo a la plancha – cerro la carta y se la entrego a Miss Pechugas, me reí bajito cuando hice la conexión entre el sobre nombre y el plato

- Yo quiero lo mismo – cerré la carta aun riéndome

- Tráiganos una botella de champaña también – Jasper me miro ceñudo porque tuve que tapar mi boca para acallar la risa que amenazaba con salir

- Ok – sin mas, Miss Pechugas se dio vuelta y se fue al ver que mi futuro novio no la tomo en cuenta

- ¿Qué es tan gracioso? – apoyo los codos en la mesa y me miro expectante por mi respuesta

- Es que le puse un sobre nombre a la mesera que combina con el plato que pediste – me había acercado a él para no tener que hablar tan fuerte

- ¿Miss Pechugas?

- Si – me acomode en mi lugar sorprendida de que haya adivinado - ¿Cómo adivinaste?

- Porque yo pensé lo mismo – nos reímos juntos pero aun bajito

No pudimos hablar mas porque rápidamente llego nuestra comida, cominos aun burlándonos de la mesara, LA estaba lleno de gente que venia con la esperanza de triunfar, no niego que yo también soy una de ellos, pero jamás recurriría a mutilar mi cuerpo. Ya estábamos terminando de comer y aun Jasper no había abierto la botella de champaña, no pregunte nada porque intuía de que venia todo.

- Estuvo exquisito – deje mi cubierto sobre el plato indicando que ya había acabado

- Si – lo mire de reojo y vi que apretaba sus manos, me había prepuesto no ayudarlo, si no era capaz de declararse no era alguien con quien quisiera estar

- Bella – tomo mis manos entre las suyas – sabes que me gustas – le sonreí y no pude evitar un pequeño sonrojo - ¿Quieres ser mi novia? – ahora mi pregunta era ¿Quiero?

- Si – lo solté de golpe y mas que nada por inercia

- Gracias – sin más se acerco a mí y me dio un beso que aunque no me hizo ver estrellas me gusto bastante

El resto de la noche no paso a mayores, celebramos con la champaña, nos tomamos de la mano y nos besamos unas cuantas veces mas, me dejo en mi casa y se fue.

El sábado lo pase con Tanya, estuvimos todo el día en mi departamento comiendo y viendo películas, le conté con lujo de detalle mi cita con mi novio, hasta en algunos momentos tuve que actuársela, se ofreció para hacer de Jasper en el momento del beso pero me negué, creo que le gusta verme incomoda.

El domingo Jasper apareció por mi casa y por primera vez lo deje entrar, cocine para mi novio y para mi y pasamos unas horas viendo un Realty que no alcance a entender, mas que nada nos acurrucamos en el sofá disfrutando de nuestro noviazgo, fue lindo, me sentí muy bien del tiempo que pasamos juntos y me golpee mentalmente en el momento en que compare mi tiempo con mi novio con mi tiempo que solía pasar con Edward…

… Edward, el lunes me desperté con la fija idea de hacerlo hablar conmigo, si no me quería recibir no me iba a importar, era mi mejor amigo y necesita compartir mi felicidad con él.

Llegue a SexCall sabiendo que hoy llegaba el Cuadro viejo, rogué y me encomendé a los mejores santos, que ni se siquiera si existen, porque aceptara mi renuncia, ya había cumplido con auto entrevistarme, aunque eso era algo que él no podía saber. A penas cruce la puerta de SexCall la recepcionista me mando a la oficina del Cuadro, toque e inmediatamente me dejo entrar.

- Isabella – se veía tan contento que me asuste – que bueno verte – cuando se levanto de su silla y se me acerco para abrasarme si que me dio miedo

- ¿Igual? – se que sonó a pregunta pero necesita que me soltara

- Hiciste un esplendido trabajo… la nota nos traerá muchos clientes

- Ahhh – ahora entendí – me alegro… señor yo…

- Dime Marco querida – se sentó en su trono aun sonriendo

- Marco… quería hablar con usted de mi renuncia

- Ahhh si – abrió un cajón y saco un sobre y unos papeles – acá esta tu finiquito – me extendió el sobre y juro que lo tome por inercia, no me creía todo lo que estaba pasando – y… - rebusco entre los papeles – firma acá – me extendió uno y me paso una pluma

Leí el papel y era una cláusula de confidenciabilidad de que no podía hablar de nada de lo que pasaba acá, se refería a sus “trucos”, me reí de solo pensar que nunca use alguno, firme sin chistar y ahora la que saltaba de alegría era yo.

- Gracias – le devolví el papel, pero una duda me agolpo de pronto - ¿Por qué tenia todo listo?

- Digamos que alguien intervino para que te dejara ir – levanto una ceja sugestivamente y yo me perdí aun mas

- ¿Tanya? – era la única que sabia de esto

- No – tenia la vista fija en sus papeles – Edward Cullen

En ese momento juro que la sangre abandono a su suerte a mi cuerpo, me quede helada sin poder moverme.


_________________

Besos, Joha!!

1 comentario:

  1. ohh quiero que siga con edward...porque esa distancia?
    tenes cuenta en fanfiction¿ como es¿
    garcias..besos!

    ResponderEliminar