viernes, 7 de enero de 2011

Princesita - Capitulo 8

Hola nuevamente, aca les dejo capitulo en FF subi capitulo nuevo de Rescatame. Besos!!

Summary: Isabella Swan es una princesa baste fuera de lo normal... generalmente son los hombres los que tienen muchas amantes, por eso ella no se quiso quedar atras. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 8


En dos días mas seria mi boda, aun no puedo creer todo lo que ha pasado en tan poco tiempo, aunque insisto en que me sorprende la insistencia de mi padre en acelerar el matrimonio, pero me estado convenciendo de no tiene importancia.

Me he pasado la ultima semana con Elizabeth y Rosaline que me están ayudando con los preparativos, pero también trato de pasar mi tiempo con ellas para no estar a solas con mi prometido, y es que cada vez se me es mas difícil no follármelo donde me lo encuentre, pero se que la espera valdrá la pena y eso me reconforta.

Este día estaba prácticamente terminando así que ya puedo contar como solo un día para mi boda, todo ya estaba listo así que solo faltaba esperar el momento.

- Bueno mis queridos amigos – mi padre levanto su copa a modo de salud – quiero que brindemos por nuestros hijos – me sonrió – porque sean muy felices y traigan la prosperidad a nuestros pueblos

- Brindemos también por tener un nieto que herede lo mejor de nuestras familias – siguió Edward Padre

- Por el sucesor al trono de Fork

- Pero por sobre todo por el amor – agrego la reina Elizabeth

- Y por los hijos – me susurro Edward para que nadie escuchara

- Por la noche de bodas – le continué el juego y sin que se diera cuenta deslice lentamente mi mano por sobre sus ropas, me detuve justo antes de llegar a su preciada polla, sabia que si lo tocaba era muy probable que le saltara encima sin importarme nuestras familia

- ¡Por Edward y Bella! – volvió a brindar Charlie y estaba vez todos lo acompañamos

- Hijo – hablo Elizabeth – en tres días llega Lady Ángela – deje lo que estaba haciendo para poner plena atención – así que seria prudente preparar el cuarto que ocupara

- No se preocupe reina – me apresure a intervenir – todo esta mas que preparado para la estadía de Lady Ángela – se que nadie mas que Edward capto el sentido oculto de mis palabras

- Hija – la mire porque supe que me estaba hablando a mi, últimamente había agarrado la costumbre por tratarme así y debo reconocer que me hacia sentir muy bien – aun no entiendo el porque pediste a Ángela para ser tu dama de compañía

- Es mi culpa madre – intervino Edward, lo mire expectante por su respuesta – yo le hable lo bien que Lady Ángela atendía a las jóvenes de la corte de Volterra y como mi novia – tomo mi mano y dejo un casto beso en su dorso – solo quiere lo mejor para nosotros – esa maldita sonrisa cómplice hizo que me mojara – es por eso que solicito a Ángela

- Entiendo – siguió ella – es que cuando mande la misiva pensé que iba a rechazar la oferta pero acepto mas que encantada

- Claro – bufo Rosalie que no había emitido palabra alguna

- Rose – la miro su madre – tienes algo que agregar

- No madre – le sonrió irónicamente – yo nunca tengo nada que agregar

- Bueno, bueno – intervino mi padre – mejor cambiemos el tema – le dirigió una mirada a mi prometido que me asusto un poco, no estaba segura de lo que quisiera agregar – Edward – y aquí vamos – hay un tema que quería comentarte

- Lo escucho Charlie – mi padre le había pedido expresamente a Edward que no lo llamara por su titulo, que en todo caso muy pronto seria de él

- Es sobre Carlisle… – sentí como Edward se tenso en su lugar así que me apresure a poner mi mano sobre su pierna, pero esta vez no con fines sexuales sino solo para tranquilizarlo

- Padre – intervine, no quería provocar algún conflicto

- Hija… esto es importante – me dio una mirada para que confiara en él

- Continúe por favor – Edward se llevo la copa de vino a los labios, creo que para calmarse un poco

- Solo quería informarles – nos miro a ambos y ese tono autoritario que muy pocas veces he oído dirigido a mi se presento – que Carlisle esta invitado a la boda… él es un miembro muy importante para esta familia, y se que pidió la mano de mi hija – suavizó su rostro y me sonrió – solo por el incidente ocurrido – no era necesario aclarar mas, mi padre ya había hablado con los reyes el tema de mi NO virginidad – él de verdad lo único que quiere es ver a esta familia feliz

- Lo entiendo – continuo Edward – y es mas que bien recibido – ahora se poso sobre su rostro esa infernalmente caliente sonrisa, sabia que estaba tan tranquilo por lo que le haríamos a Carlise

- Les agradezco – ahora miro a todos los presentes – Carlisle ayudo mucho a mi esposa cuando murió – un dolor agudo me pego en el pecho ni bien los recuerdos llegaron – su muerte podría haber sido mucho mas dolorosa de no haber sido por ese buen hombre – una solitaria lagrima rodó por mi mejilla la que rápidamente seque antes que alguien se diera cuenta, pero Edward ya había tomado mi mano en señal de apoyo – eso es algo que siempre la agradeceré

- Te entiendo amigo – lo apoyo mi futuro suegro – eso es algo mas que comprensible y mi hijo lo entiende – y ahí estuvo la mirada autoritaria hacia Edward - ¿No?

- Por supuesto padre

- Bueno, creo que esta comida ha estado intensa – le agradecí mentalmente a Elizabeth de cortar el ambiente, recordar la muerte de mi padre no era algo que me gustara hacer – así que mejor hablemos de los preparativos – chillo tan emocionada que me dio risa

- Si… será una boda hermosa – siguió Rosalie

- Y para ti hija – la miro su padre – te tenemos una sorpresa para ese día

- ¿En serio? – la vi claramente emociona - ¿Y que es?

- Sorpresa hija – le sonrió su madre – pero estoy segura que será de tu agrado

- Ahhh – aplaudió mucho mas contenta – ya quiero ver mi hermano casado con Bella pata ver mi sorpresa

- Bueno, como digo, este matrimonio solo traerá felicidad – mi padre sonrió ante su comentario – se los dije ¿recuerdan? – miro a mis futuros suegros

- Cierto – asintió el Rey Edward – ni Elizabeth – miro a su esposa – ni la Reina Reneé estaban de acuerdo en un matrimonio arreglado con tanto tiempo – y es que yo ni siquiera había nacido cuando lo arreglaron, ni siquiera sabia si iba a ser mujer

- Pero ahora veo que estaba equivocada, ver a mi hijo feliz – le sonrió a Edward – es mi mejor pago como madre – ahora que vea a mi hija casada – volteo hacia ella – y que me den nietos y podré descansar en paz

No se porque pero sentí como una sombra negra cruzaba el rostro de mi padre que hizo que un frío propio me invadiera a mi, pero rápidamente rechace cualquier idea poco agradable, en menos de 48 horas estaría casada y tocando mi primer orgasmo luego de hacer el amor con mi marido, eso era lo único que debía preocuparme.

- Bueno – mi padre dejo su servilleta en la mesa – ha sido una cena muy agradable

- Si padre – me levante de mi lugar – mañana es un día ajetreado así que me retiro a descansar – hice una venia general – buenas noches – cuando mire a Edward le hice una disimulada mueca que se que entendió enseguida

Cuando llegue a mis aposentos Jessica ya estaba ahí con mis enaguas listas, así que no se demoro mucho en cambiarme por mis ropas de cama, yo misma me encargue de mi peinado y mi maquillaje, así que ni bien estuve lista, le di que se retirara.

No sabia muy bien cuanto tiempo demoraría Edward en venia, ya que tenia que aguardar a que todo palacio estuviera durmiendo, no nos íbamos a arriesgar tan cerca del matrimonio, mi padre en ese caso era muy estricto, no aceptaría ningún contacto con mi prometido por mucho que la boda estuviera tan próxima.

Me dedique a leer un libro ya que el sueño se estaba haciendo presente y no podía dormirme sin hablar con Edward aun, teníamos unos detalles que arreglar, pero no se en que momento caí en los brazos de Morfeo y ahí me quede hasta que Jessica me despertó.

- Princesita ya es hora de que se levante, la Reina Elizabeth espera por usted – solo eso fue necesario para abrir los ojos

- Entiendo – me senté en mi lecho

No demore mucho en prepararme, así que prontamente me reunió con la Reina y Rosalie que estaban en el jardín.

- Siento la tardanza – les hice una venia – creo que estaba mas cansada de lo que pensé, si ni siquiera se si Edward me visito

- Tranquila hija es normal el cansancio, además los nervios – me sonrió y supe bien a que se refería

- Claro – no pude evitar el sonrojo, pero no de vergüenza, mas bien fue de lo caliente que se pone mi cuerpo de solo pensar en la noche de bodas - ¿Qué tenemos para hoy?

- Solo la prueba del vestido – me dijo Rosalie sin apartar la vista de unos escritos que tenia – eso y quedas libre para descansar

- Bien… necesito hablar con Edward – suspire

- Lo siento hija – se me acerco Elizabeth – pero no lo veras hasta mañana

- ¿Por qué? – no podía ser, necesitaba hablar con él hoy

- Porque no se pueden ver… es mala suerte – frunció el ceño como si eso fuera algo que tendría que saber

- Entiendo – ya buscaría algunaza manera de hablar con él

- Bueno vamos a tus aposentos – nos apresuro la menor de los Cullen

Llegamos y la verdad es que había como cinco doncellas esperando para desvestirme, entre todas me pusieron mi vestido que la verdad era precioso y no es que fuera hombre me follaría sin parar, me veía realmente apetecible, luego de que todas se convencieron de que no había engordado desde hace dos días cuando me lo probé por ultima vez, me lo sacara para evitar desastres, ya había finalizado todo, ahora solo quedaba esperar.

- Bueno hija… te dejo descansar – miro a Rose – hija… vamos

- Madre… necesito hablar algo con Bella

- Bueno – nos miro a ambas – me alegra ver lo bien que se llevan y era verdad, me simpatizaba mucho mi futura cuñada

- Te escucho – me senté en una silla esperando que hablara

- Ten cuidado con Ángela es mala… quiere a Edward en su cama – una involuntaria sonrisa se poso en mi rostro

- Gracias por el consejo – trate que no se notara la ironía en mi voz

- Lo sabes ¿Cierto? – esta vez entorno un poco los ojos – tu y mi hermano son almas gemelas, serán muy felices juntos – entendí lo que quiso decir pero creí prudente no decir nada mas

- Seremos felices

- Descansa – dejo mis aposentos y supe que sabia mas de lo que debería

Comencé a buscar alguna oportunidad para hablar con Edward pero ya se me había informado que las comidas me serian traídas para no tener que cruzarlo.

Cuando ya había caído la noche, me aventure a salir de mis aposentos, rogando encontrare con él, pero no alcance a salir cuando lo que encontré fue mucho mejor.

- Buenas noches Princesita – me hizo una venia – venia a dejarle mis mejores deseos por su boda

- Muchas gracias – le devolví la venia y le sonreí lo mas seductoramente posible - Pero tengo otra forma de la que podrías desearme lo mejor

Sin esperar respuesta me lance sobre él devorando sus labios, sabia que esta vez era única y quería aprovecharla al máximo así que no dude en desabrochar su camisa y rozar su tan bien formado pecho.

- La extrañe Princesita

- ¿Cuántas veces te he dicho que no me digas princesa mientras me follas Carlisle? – ambos sonreímos al recordar todas las veces que nos hemos dicho eso

____________________

Besos, Joha!!

2 comentarios:

  1. no..como va a hacer eso?
    sera algun plan¿
    besos..

    ResponderEliminar
  2. nooooo!!!!! porque, bella porque????? no puede hacer eso, bueno lo esta haciendo pero no puede porque si hace eso, le da derecho a edward de irse a los brazos de angela, ahora si estoy emo T-T , no quiero que pase nada, solo entre bella y edward, seguire leyendo a ver que pasa, que estes bien joha.

    ResponderEliminar