viernes, 7 de enero de 2011

Siento - Capitulo 10


Hola!!!. Mañana escribire capitulo de algun fic, aun no se cual, pero esten atentos.

Summary: ¿Eso es lo que quieres? – asentí por miedo a que no me salieran las palabras – Bella… dime que no me quieres – se acerco mas a mi cuerpo hasta dejarme atrapada entre el lavamos y su perfecto cuerpo. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 10


Bella POV

No había pasado mucho tiempo desde la ultima vez que estuve en esta situación, aunque ahora era diferente, diferente para bien, porque ya conozco a la mayor parte de la familia de Emm, ahora solo conoceré a su hermano, y no se porque mierda siento esta sensación en el pecho, es como si tuviera un peso oprimiéndome y que no me deja respirar.

“Son los cuernos que le metiste a tu novio lo que te tiene así”

Esa maldita voz de subconsciente o lo que fuera, ya estaba colmando mi paciencia, sabia muy bien lo que había hecho y que tan mal estaba, por eso tome una decisión, le diría a Emm, a lo mejor el entendería o quizás me dejara, lo que sea que tenga ser lo aceptare, siempre es mejor ir con la verdad por delante, así por lo menos sabre que tan basura no soy.

Me volví a mirar al espejo y me agrado bastante el reflejo que me devolvió, ahora iba con unos jeans ajustados los justo y necesario y una blusa verde que se ceñía a mi cuerpo pero sin ser vulgar, iba mas informal que la primera vez pero también me sentía mas cómoda, no creo que el hermano de mi novio me supusiera problemas, mis problemas tenia nombre, o mejor dicho apodo, porque no se porque pero ni su nombre se, Eddie, ese era el “nombre” de mi opresión y no tenia nada que ver con mi cuñado Edward.

Mis papas se habían ido a pasar el fin de semana a la Push en plan romántico, me encantaba que hicieran esas cosas, mantiene viva la pareja, creo que desde esa vez cuando los escuche pelando diciendo que se iban a separar y Eddie me consoló que nunca mas tuvieron problemas, me alegro por ellos, se nota que se aman con el alma, el corazón y el cuerpo, así como yo a Emm ¿no?.

Como iba a estar sola en mi casa, mis papas y mi novio considerar que era mas prudente que yo me quedara en su casa, aun no se como mis padre le pueden tener esa confianza a mi novio, bueno, será porque me conocen a mi y saben que jamás le faltaría el respeto a dos personas como Esma y Carlise y mucho menos a su casa.

Mi reloj ya marcaba las 8 en punto y me novio debía estar por pasar, antes que nada lo haría entrar y le contaría todo y después que fuera lo que tuviera que ser. Justo a tiempo sonó el timbre y me trajo a la realidad, instintivamente mis manos comenzaron a sudar, era difícil lo que iba a hacer pero se que es lo correcto. Baje las escaleras corriendo y abrí la puerta de una vez, así era mejor, en cuento lo vi una sonrisa se dibujo en mi rostro, el solo ver la cara de niño hombre de mi novio me hacia olvidar cualquier cosa, por eso mismo tenia que decirle todo.

- Amor – me sonrió como tanto me gustaba – estas preciosa – me tomo de la mano y me hizo dar una vueltita – me encanta como te queda ese conjunto – después me tiro de la mano y junto nuestros labios en un casto beso

- Tu también te ves muy bien – aun me tenia aprisionada en sus fuertes brazos – necesitamos hablar – cambie el tono y lo mire fijamente, supe que entendió que era importante porque cambio su rostro a uno de seriedad.

- Es importante – no pregunto, solo afirmo

- Si – suspire – sentémonos – me hice a un lado y cuando entro a la casa cerré la puerta

- Ok – se sentó en el sofá y se puso en posición como esperando que hablara

- Ok… pero primero prométeme que me dejaras terminar y después puedes reaccionar como quieras – lo dije sin respirar, así era mejor

- Entendido…. Te escucho – me miro fijamente como animándome a hablar.

- Bueno – tome mucho aire hasta llenar mis pulmones y lo solté de una sola vez – yo he estado enamora de ti desde hace mucho, creo que desde que te vi la primera vez – vi como una sonrisa involuntaria se dibujo en nuestros rostros – la única persona que sabia de mis sentimientos por ti era un amigo que tenia, Eddie – rápidamente una punzada me dio en el estomago – él era mi confidente, mi amigo, mi todo, pero hace como cuatro años cambiaron a su papá de trabajo y se tuvo que ir – él solo asintió demostrándome que me seguía – pero antes de irse me beso, fue mi primer beso, pero fue eso, un beso, me beso y se fue y nunca mas lo vi – respire para soltar lo próximo – hasta ahora, ese beso jamás cambio mis sentimientos por ti pero supe que había algo mas, así que me prometí que cuando lo viera de nuevo lo volvería a besar y encontraría mis respuesta

- Así que lo besaste – su rostro reflejaba una gran decepción

- No… él me beso a mi, pero yo no lo detuve…. Y bueno – ahora me sonroje violentamente, por el rabillo del ojo vi como sus manos estaban en dos puños – él me dijo que volvió por mi, que me quería, yo estaba confundida, le seguí el juego, eso es totalmente culpa mía, lo reconozco, se que fui la peor perra del planeta, pero es que toda mi vida te quise a ti y fue la primera vez que alguien mas me confundía, y no se – me levante de hombros con mi vista fija en mi regazo – no tengo excusa – se agarre fuertemente la cabeza

- ¿Te acostaste con él? – su voz era firme y dura

- No – negué repetidas veces con la cabeza – fueron un par de besos y un poco mas… pero no… no me acosté con él…. Te amo a ti – volví a fijar mi vista en él y quise que pudiera ver que estaba siendo sincera

- ¿Lo sigues viendo?

- No… él me dijo que me quería, pero yo le dije que te quiero a ti, siempre te he querido, así que le pedí que no me buscara mas, pero te juro que entendería que tu me dejaras, y te juro que si es así no te lo recriminare, lo único que quiero es que algún día no me odies mas – lo ultimo lo dije a la vez que la primera lagrima dejaba mi ojo, no quería llorar porque sabría que después no podría parar y no quería que Emm siguiera conmigo por lastima

- Ok…. – se levanto de golpe del sofá – ¿Nos vamos? – levante la vista de mi regazo y estaba junto a mi con la mano estirada

- No… entiendo – negué con mi cabeza

- Tenemos una comida en mi casa, vas a conocer a mi hermano – me sonrió como solo él sabia hacerlo - ¿no me digas que se te olvido?

- Emm – me levante y quede junto a él

- Tranquila mi niña – me abrazo y me acuno y su gran cuerpo – te entiendo… créeme, a mi me costo mucho todo, yo antes era distinto – me miro y sonreí, sabia perfectamente a lo que se refería – por eso jamás tuve novia y no quiero imaginar lo que es para ti, uno necesita equivocarse, Dios sabe que yo lo hecho – levanto el tono de voz – pero lo importante es que uno reconozca sus errores

- No… - me largué a llorar como toda una Magdalena, definitivamente no merecía a este novio

- Tranquila shhhhh – me apretó mas a él y beso la cima de mi cabeza – bueno… entonces esto significa que si me beso con alguna rubia por ahí no importaría, total así quedaríamos a mano

- ¿QUE? – me separe bruscamente de él

- Es broma – se carcajeo como solo él sabia hacerlo, y solo él era capaz de hacer este tipo de bromas

- Estúpido – lo empuje y me largué a reír con él

- Bueno mi niña… mejor nos vamos – me tomo la mano - ¿Y tu bolso?

- Siii – corrí a buscarlo – hoy me quedo contigo… podríamos hacer una pijamaza con tus hermanos

- ¿Y no prefieres una piyamada con tu novio? – me levanto las cejas y su tono de voz fue bastamente sugerente

- Emm…. Ni lo pienses – lo apunte con el dedo

- ¡Cariño! – hizo un puchero – me la debes…. Acuérdate que besaste a otro

- Dios… - me encamine a la puerta, mi novio era el único que podía bromear con algo así y tan rápido

El camino a su casa fue una tortura, cada broma era peor que la anterior, si no lo paraba luego después las cosas se iban a salir de control y me muero de la vergüenza si es frente a su familia.

- Llegamos mi infiel novia – se bajo corriendo del auto y se apresuro a abrirme la puerta

- Emm – me puse seria – por favor… olvidémoslo… no mas bromas

- ¿Y que recibo a cambio? – hizo un mohín como un niño pequeño

- No eres tan astuto si tienes que preguntar – puse mi tono mas sexi y pase por su lado rozándole el brazo

No demoro ni medio segundo en pararse a mi lado y agarrar con gran fuerza mi cintura, estábamos frente a su puerta cuando sentí que apretaba mi trasero, casi se me cayo la cara de que alguien pudiera vernos, él solo se largo a reír y abrió la puerta, yo estaba desconcertada y él riendo.

- ¡Familia!... llegamos – siempre tan sutil

- Emm – lo regañe y me reí cuando se encogió de hombros, los dos nos pusimos a reír solo con mirarnos, parecía una risa histérica, no sentimos que alguien se nos acerco hasta que hablo

- Hola

Esa voz… dios… esto solo me pasa a mí. Con mucho cuidado dirigí mi vista al dueño de esa voz aterciopelada y mis pesadillas y miedos se materializaron ahí mismo, era él, mi Eddie.

- Amor – me tomo la mano mi novio – te presento a mi hermano Edward

- Un gusto – el muy caradura me tendió la mano y no tuve otra que responderle el saludo

- Igual

Definitivamente esto estaba mas jodido de lo que alguna vez pensé.

_________________

Besos, Joha!

2 comentarios:

  1. lo terminas asii¿ ya quiero saberque pasa en esa noche todos jutos...
    besos!

    ResponderEliminar
  2. haaaa ahora si hay problemas, podran negar que se conocen desde hace tiempo, yo creo que no, ademas cuando emmett escucho el nombre de "eddie" pienso que sospecho de su hermano, pero haaaaa como si nada edward saluda a bella, estuvo demasiado de infarto el final, que estes bien joha cuidate.

    ResponderEliminar