sábado, 5 de marzo de 2011

Princesita - Capitulo 13

Hola!!. Aca les dejo un nuevo capitulo de Princesita. Besos!!

Summary: Isabella Swan es una princesa bastante fuera de lo normal... generalmente son los hombres los que tienen muchas amantes, por eso ella no se quiso quedar atras. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 13


Decir que había tenido un orgasmo y había disfrutado del sexo era mentira, no conocía lo que era el placer hasta que tuve a Edward, mi esposo, dentro de mí.

El resto de la noche no descanse, en unas horas tuve mas orgasmos de lo que había tenido en una semana, y lo mejor es que mi amado esposo no se cansaba, con los de la guardia siempre era una sola vez, pero en cuanto Edward se descargaba volvía a endurecerse, creo que gran parte de eso también se debía a la abstinencia que había tenido.

- Mi amor… - tenia los ojos cerrados y los apreté mas fuertes, aun no me terminaba de recuperar – se que estas despiertas – él muy maldito comenzó a dejar besos por mi espalda

- Estoy durmiendo – rió sobre mi piel enviándome un par de cosquillas

- ¿Hablas dormida?

- Si – no me moví para nada

- ¿Gimes dormida?

Esta bien, esto ya era mucho, Edward tenia que entender que mi pobre coño necesitaba descansar aunque fueran unas horas.

- Edward… me diste por todos lados, en todas las posiciones, grite más fuerte de lo que grite nunca, disfrutamos toda la noche ¿Y quieres más?

Su sola sonrisa y su levantamiento de cejas me dieron mi respuesta, pero si estábamos en un matrimonio tenia que comenzar a ser firme, no más de veinte orgasmos por día.

- Esta bien – se dejo caer en el lecho – pero – se volvió a levantar, esta vez no tenia su sonrisa picara en el rostro

- ¿Qué…?

- Espera – se levantó dándome una buena vista de su trasero

- Edward… - no pude continuar porque lo que vi me dejo helada

Edward estaba parado delante mío con su daga en alto, quise decir algo pero mi voz no respondía, fueron tantas las cosas que pasaron por mi mente que no tuve tiempo de pensar en ninguna.

- ¿Qué…?

No me contesto, se me acerco y tiro de las ropas de cama dejándome totalmente desnuda y expuesta ante él, en los pocos segundos que habían pasado hice mi mejor esfuerzo para convencerme de que no era lo que parecía obvio, él no me dañaría, no lo haría.

Seguía como ido, alzo la daga junto a su mano vacía y la corto, abrí aun mas los ojos porque no entendía el sentido de eso, se acerco a la cama con la mano ensangrentada cerrada en un puño y dejo caer un par de gotas en las sabanas.

Poco a poco comencé a entender lo que mi amado esposo estaba haciendo.

- Edward… mi papá no espera…

- Lo se – dejo la mancha de sangre en la cama y se sentó junto a mi – es que – suspiro pesadamente – pero se que tu padre deseaba mas que nada que llegaras virgen… le diremos que si lo eras y punto, además – me sonrió torcidamente – también es por mi madre… por ella yo también hubiera sido casto, de hecho creo que en algún lugar dentro de ella lo cree

- Te amo – había escuchado todo lo que dijo y si fuera posible me hizo amarlo mas

- También te amo

Lentamente se puso sobre mí, repartió besos por todo mi desnudo cuerpo acompañándolo de sus dulces besos, bajo hasta mi sexo y ahí se entretuvo besándome de la manera mas intima posible, me llevo al orgasmo solo con su lengua.

- ¡Edward! – definitivamente no me cansaba de recibir este placer, aunque mi cuerpo se sentía exhausto encontraba las fuerzas para seguir

Subió sus besos hasta llegar nuevamente a mi boca, de ahí me penetro de una sola vez, aumento paulatinamente el ritmo hasta que ambos terminamos alcanzando nuestro cielo personal.

No se en que momento me dormí pero me despertaron los ruidos en las puertas de nuestra recamara.

- Mmm – me desespérese hasta que caí en cuenta que a pesar de saber sobre mi “no virginidad” venían las mucamas por las sabanas

Mi padre me había dicho que no le importaba ningún comentario de nadie, que él era el Rey y podía emplear su titulo para defenderme, así que agradecí mentalmente a Edward por lo que hizo, se que esto le daría una alegría.

- Edward – lo moví – vienen las mucamas y tu madre

- Bien – se levanto de un golpe y se enfundo en su bata para ayudarme a mí con la mía

Corrió a abrir la puerta y yo me quede al lado del lecho esperando por ellas.

- Bella – llego Lizzie a mi lado – es solo el protocolo… nosotros sabemos que…

- Madre – volvió Edward al cuarto – Carlisle – hizo una pequeña mueca al nombrarlo – se equivoco, Bella si era virgen

Las mucamas ya tenia las sabanas en alto dejando a vista y paciencia de todos, la mancha de sangre que demostraba una virginidad que no tenia, me gire para ver la solitaria lagrima que dejaba caer el ojo derecho de mi suegra, Edward tenia razón, esto la hizo feliz y haría mas que eso con mi padre.

- Bella – me abraso - ¿Fue cuidadoso? – me susurro lo ultimo

- Si Lizzie – la tranquilicé – de hecho – me acerque un poco mas para que nadie escuchara – creo que también era casto

- ¿De verdad? – si antes había soltado una lagrima ahora lloro a mares

- Si… tranquila – la abrase – nos amamos y fue muy bueno para los dos

- ¿Por qué lloras madre? – se acerco Edward

- Hijo – soltó mi agarre para abrazar o más bien asfixiar a su hijo

Después de que Lizzie se calmo soltó a mi esposo y junto a las mucamas, quienes por cierto no caían en su asombro, se que los rumores eran mucho, pero jamás se atreverían a decir nada.

Las sabanas se colgaron en el balcón para que todos vieran mi pureza, que menos mal, desde hoy nadie esperaría que tuviera.

Cuando termino el protocolo de la virginidad, las mismas mucamas me ayudaron a vestirme, así que una vez lista baje, ya era la hora del almuerzo, en el gran comedor ya estaban todos esperando por mí.

- Perdón por la tardanza – me excuse con una pequeña venia

- Hija – mi padre, dejando de lado cualquier protocolo, se levanto de su asiento y se acerco a mi para a abrasarme

- Padre – recibí su abraso, ya sabia que lo tenia contento

- Ya eres toda una mujer – susurro para mí

Luego cada uno se acomodo en su lugar y comenzamos a comer.

- Tengo una noticia que darles – mi padre dejo su servilleta en la mesa y capto la atención de todos

- Padre….

- Mas bien es una petición – me ignoro por completo, la verdad es que no me gusto mucho su mirada y menos su tono de voz

- Padre – esta bien mi tono y mi rostro también cambio

- Hija – me sonrió – Edward – le sonrió también – voy a abdicar al trono… quiero que sean los Reyes lo mas pronto posible

- ¿Por qué? – mi tono ya no era serie, de frente era histérico, mi padre siempre dijo que moriría siendo Rey y esto me asusto

- Porque quiero descansar – ya se veía mas tranquilo

- Esta bien – le devolví la sonrisa pero esto no se quedaría así

- Bueno – Edward padre cambio el tema – nos pondremos de acuerdo para la ceremonia

- Por dios – interrumpió a su esposo Lizzie - ¡Mi hijo será Rey!... Y dejo de ser casto – los rostros de todos los presentes no podían creer lo ultimo que dijo Lizzie pero se que lo dijo porque le salio del alma

- Madre – la interrumpió Edward

- ¿De verdad crees que era casto madre? – Rosalie por fin hablo y recién ahí me di cuenta que no sabia que había pasado con su sorpresa pero ya habría tiempo para eso

- Rosalie – el tono de su padre la hizo bajar la vista, este no era un tema para un par de damas como nosotras y menos para comentar en la mesa

- Su majestad – llego Demetri para hablarle a Lizzie – llego una señorita que dice que viene desde Volterra

- ¿Desde Volterra? – pregunto confundida mi suegra

- Si… dice que usted la mando a traer – una gran sonrisa se dibujo en mi rostro y me apresure a buscar a mi marido

- Ahhh… hazla pasar… Hija – me llamo – llego tu nueva doncella

- Buenas tardes – alce la vista para encontrarme con mi próxima victima – soy Ángela

Dios… Ángela… no sabes lo que te espera.


_________________

Besos, Joha!!


2 comentarios:

  1. :O... bueno ambos eran vírgenes.... jejeje... como les pueden creer eso???... huy pobre Angela, no sabes lo que te espera... :O...

    ResponderEliminar
  2. ternuritaaa la mama de edward, que cree por alguna razon que el era virgen y rose que la queria bajar de su nube, no me puedo imaginar que le hará bella a angela, bueno si es algo malo yo tambien lo haria, porque por poco y no hay boda y con un marido como ese, cuidate joha que estes bien.

    ResponderEliminar