miércoles, 6 de abril de 2011

Princesita - Capitulo 17

Hola!!. Hola!! espero que les guste el capitulo, subire Resiste en cuanto pueda. Besos!!

Summary: Isabella Swan es una princesa bastante fuera de lo normal... generalmente son los hombres los que tienen muchas amantes, por eso ella no se quiso quedar atras. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 17


Definitivamente antes de Edward no sabía lo que era el placer, el sexo con él era otra cosa, esta a otro nivel, y lo mas probable es que fuera porque nunca antes lo había hecho con amor.

El plan ya estaba trazado, no había marcha atrás, así que solo quedaba ponerlo en marcha.

- Edward – estaba con los ojos cerrados pero yo sabia que estaba despierto

- Mmm – rezongó, pero eso solo provocó mi risa

- Es tarde – me levante un poco para quedar sobre él – y… - me agache y deje un beso en su desnudo torso – hoy es el día – lo mire y seguía con los ojos cerrados, pero ahora una sonrisa surcaba su rostro

- Y… ¿Qué voy a hacer yo? – sabia perfectamente a que se refería

- No puedes penetrarla – declare con firmeza

- Pero puede chapármela – sonrió aun mas - ¿Puede chuparte a ti? – abrió los ojos de golpe esperando por mi respuesta – quiero verla haciéndote sexo con su lengua

- Pervertido – le di un pequeño golpe algo juguetón

Sentí como su miembro se comenzaba a despertar.

Me agache y sin previo aviso metí su pene de golpe en mi boca, en la primera embestida toco el fondo de mi garganta, tenia que reconocer que me excitaba el plan de esta noche pero tenia que dejar claro lo que era mío, porque eso es algo que no tolero… que toque lo mío.

- Dios Bella – enredó suavemente sus dedos en mis cabellos – lo haces tan rico… mmm

Seguí en mi labor, relajando mi garganta al máximo, me encantaba sentirlo bien adentro, para darle un mas pronto orgasmo con mis manos manejé sus testículos, sabia exactamente donde tocarlo para aumentar el placer.

- Siiii amor… así me gusta… succiona rico…. ¡DIOSSS! – abrí los ojos y lo vi tirando de sus cabellos – me voy a correr… traga todo por favor…

Unas cuantas chupadas mas provocaron un largo orgasmo en mi adorado esposo, pero esta vez no lo trague, me levante con mis mejillas llenas de él y cuando estuve a la altura de su rostro, lo pase por mi garganta, para que oyera el recorrido de su semen en mi, se que quizás no era lo mas romántico, pero en el sexo hay que ir variando, sobre todo cuando se tiene una pareja única, después de todo la rutina mata y lo que menos quiero es eso para nosotros.

- Te amo – suavizó su expresión y dejo un casto beso en mis labios – no hay nadie como tu – tomo mi rostro entre sus manos – escúchame algo – me miro con firmeza – NO HAY NADIE COMO TU… si tu me lo pides no hago nada con la perra

En su rostro no vi ni siquiera un dejo de mentiras, todo lo que estaba diciendo era absoluta verdad, y eso solo me hizo amarlo mas.

¿Eso es posible?

- Jamás pensé amar a alguien como te amo a ti mi esposo – le sonreí – en poco tiempo me cambiaste por completo

- Bueno – su sonrisa cambio a una un poco mas picara – no tanto… me gusta que sigas siendo una perra en la cama

- Una señorita en la mesa y una perra en la cama ¿No? – arquee un ceja

- Exacto… el sueño de cualquier hombre

- Y cualquier mujer

El resto de la mañana me la pase buscando la mejor forma de llevar a cabo mi plan, nada podía salir mal, Edward se encerró con mi padre en su estudio después del almuerzo, Lizzie y Rosalie salieron al pueblo a comprar un vestido para mi cuñada, quería verse perfecta para su prometido, me pidieron que las acompañara pero tuve que alegar un dolor de cabeza para no ir.

Ya era hora, tenía que comenzar cuanto antes.

Camine con paso decidido hacia la cocina, antes de entrar me bañe los ojos con la pomada que le había robado a mi suegra, me puse lo justo y necesario para que irritara mis ojos, tampoco es que quería quedar ciega.

- Permiso – entre con la cabeza gacha “ocultando” mi llanto

No necesitaba ver para saber quienes estaban en el lugar, el perfume a zorra barata me bastaba.

- Princesita – se acerco a mi Jessica, la verdad es que no me caía mal, pero tampoco bien – ¿Se encuentra usted bien?

- Si – le sonreí tratando de dar lastima – es solo – fingí pensar una excusa – dolor de cabeza

- Ángela – la llamo Jessica – prepara un té para la princesita

- Por supuesto – asintió ella, pude ver su perversa sonrisa, seguramente se estaba regodeando con mi “dolor”

- Ángela – la llame en un susurro - ¿Seria mucha molestia que me lo llevaras a mis aposentos?

- Por supuesto que no princesita – se apresuro a contestar Jessica por ella – ella solo cumple con su deber – la mire bien al rostro y vi verdadera preocupación en el, quizás Jessica era mas buena de lo que pensaba

- Muchas gracias Jessica – le sonreí con sinceridad

- Una ultima cosa princesita – detuve mi paso para poner mi atención en ella - Cuando vuelva a necesitar algo mande a alguien por ello… no es necesario que usted entre a la cocina – agacho la cabeza como avergonzada

- No me importa – me encogí de hombros – me agrada el ambiente de acá – “menos por alguien” pensé

No se porque pero era verdad, quizás me hacia falta relacionarme un poco mas con mis empleadas, ya que con mis empleados me relacioné en exceso, nadie dice que seremos grandes amigas, pero una futura reina tiene que saber quienes trabajan en palacio.

Asentí con la cabeza y salí rumbo a mis aposentos, necesitaba continuar con mi actuación.

En cuanto cruce el umbral de las puertas me tire en la cama y solloce un poco para practicar, no paso ni siquiera un minuto cuando sentí las puertas abrirse, en seguida agudice mi actuación aumentando mis sollozos.

Rápidamente unos pasos me indicaban que la perra se estaba aproximando, aunque la sentí a mi lado no levante la vista.

- Princesita – sentí sus sucias manos en mi hombro moviéndome, quise hacer arcadas pero me contuve – acá esta su té

- Gracias – me incorpore aun con la vista baja

- No hay de que – de reojo vi como esperaba que le hiciera alguna confesión

- Ángela – un “sollozo” se escapo “sin querer”

- Princesita – la muy puta se sentó a mi lado y me abrazó – no hay porque llorar… nada merece que una mucha tan hermosa como usted se eche a perder sus ojos

Si no supiera nada de ella puede que le hubiera creído sus palabras, pero tampoco era tan buena actriz, el veneno que destilaban sus notas era demasiado palpable.

- Princesita… - suspiro, parece que se estaba impacientando y yo no quería perder esta oportunidad, de esta noche no pasaba

- Ed… ward… él – solloce mas fuerte – no quiere estar conmigo – disminuí un poco mis sollozos – quiere… - me tape el rostro con ambas manos, si me largaba a reír perdería todo lo ganado – quiere estar con otra mujer – me reí por lo que venia – y quiere que yo lo vea… y yo… me dan miedos esas mujeres que él trata… - levante mi rostro para enfocar mi vista en ella – si solo tuviera confianza en ella lo haría… haría cualquier cosa por mi esposo

- Princesita – baje nuevamente la mirada, pero por el rabillo del ojo la vi sonreír – usted sabe que yo haría cualquier cosa por usted – no podía ser mas fácil esta puta, por ultimo hubiera disimulado un poco – yo… me sacrificaría por usted… por ustedes

La mire fijamente y por mas que trataba de esconder su sonrisa se le hacia bastante difícil.

- ¿De verdad? – estoy segura que mi rostro era de una retardada mental, pero todo esto era necesario

- Por supuesto – se apresuro a responder

- Pero a Edward le gustan cosas raras – hice un gesto de asco

- ¿Cómo raras? – en su rostro vi pasar la excitación

- Ya sabrás

Me levante y mire hacia fuera, Edward debería estar por llegar, todo estaba saliendo a la perfección, y como si lo hubiera llamado, justo en ese momento mi esposo apareció.

- ¡Isabella! – entro azotando la puerta

- Príncipe –agache la cabeza simulando sumisión

- ¡Ven acá! – él aun no había entrado al dormitorio en si, seguía en la sala

- Voy – mire a Ángela que me miraba con sorpresa – quédate aquí – apenas susurre

- Isabella… desnúdate – demando mi esposo

- Per…

- Nada de peros… quiero que me atiendas – miro detrás de mi y cuando vio que estábamos solos me dio un pequeño beso

- Le tengo una sorpresa – le sonreí con mucha malicia

- ¿Qué sorpresa? – se “burlo” - ¿Acaso ahora eres buena en el sexo?

- Yo… lo siento – me mordí la lengua para no estallar en carcajadas – pasa – me gire hacia los aposentos para ver salir a Ángela

- ¿Qué hace esta puta criada acá? – ame el trato que le dio

- Ella me ayudara a satisfacerlo – seguía con mi vista un tanto gacha

- ¿Eres buena mamando? – quise gruñir, ya no me estaba gustando esta parte del plan

- Puedo hacer lo que quiera mi señor

La mire y la vi haciendo una venia.

- Desnúdate – demando – Tu también Isabella

Lo hice con todo la excitación de lo que se aproximaba en mis venas.

- ¡Ven! – la llamo Edward – besa a mi esposa

Lo mire abriendo mucho los ojos y él solo me sonrió con picardía, él muy maldito quería ver esto. Después que lo pensé era mejor que me besara a mi a que lo besara a él, ese placer no se lo iba a dar a la muy puta.

Se me acerco ya desnuda, acompañando mí desnudes, junto sus labios con lo míos, no tardo en meter su lengua en mi boca, se notaba que la puta quería llegar rápido a mi esposo.

- Suficiente – le agradecí cortar este beso que no fue para nada excitante

- ¿Cómo lo quiere señor? – pregunto la muy descarada

- Ustedes dos me atenderán mientras yo estoy amarrado al lecho

Sonreí, el plan ya había comenzado.

______________________

Besos, Joha!!!

3 comentarios:

  1. Dios estos chicos me encantas y valla manera de hacer´pagar a Angela....Sigue asi hermosa...Besos

    ResponderEliminar
  2. mare miaaa pero diosss esto sii q esta bueno !! jajaja como m gusta este fics segui asi

    ResponderEliminar
  3. haaaa!!!! porbrecita angela ella bien sacrificada (que se note el GRAN sarcasmo que utilizo) "yo le ayudo en lo que usted quiera princesita", hay ajaaa si como no, para que pierden tiempo que le corten la cabeza y ya, ok creo que estoy mas enojada que bella, pero es que, por lo menos que angela no se vea taan mmmmmm......zorra desesperada?, ok ya me han dicho "no pidas peras a los olmos" pero hay voy pidiendo imposibles, en fin demasido buena la trama de la historia, cuidate joha que estes bien.

    ResponderEliminar