miércoles, 25 de mayo de 2011

Sexcall... ¿Cual es tu mayor fantasia sexual? - Capitulo 29


Hola!!. Capitulo nuevo aca espero que les guste. Besos!!!

Summary: ¿Por qué el cielo me odia? Justo en mi último día de trabajo este infierno se convirtió en mi paraíso. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 29


Edward POV

Decir que no estaba nervioso era mentira, porque si lo estaba, con la vida que llevaba hasta hace unos meses jamás había tenido que conocer a los padres de nadie, conocía a las mujeres, las llevaba a cenar, nos acostábamos un par de veces, les regalaba una que otra cosa y me iba, nada mas, no había sentimientos de por medio, y claro… menos padres.

Por lo que me había dicho Bella, el avión nos dejaba en Seattle, de ahí teníamos que tomar una avioneta hasta Port Ángeles y de ahí tomar un bus o rentar un auto, es decir mucho tiempo perdido para un fin de semana tan corto, lo que mas quería era que mi niña disfrutara de su tiempo con sus padres, así que hice algo que quizás a ella no le agrade del todo, pero tendría que entender que ahora como pareja podíamos tomar algunas decisiones en post del otro.

¿O no?

De verdad espero que si.

- Señores pasajes estamos pronto a aterrizar en el aeropuerto de Seattle, así que les pedimos que cierren sus mesas y abrochen sus cinturones de seguridad por favor

La voz de la azafata me saco de mis pensamientos, cariñosamente desperté a Bella que estaba dormida en mi hombro, jamás me iba a cansar de verla como abría los ojos después de dormir, esa desorientación al principio, seguida de su sonrisa cuando sus ojos se encontraban con los míos era simplemente lo mejor de mi día.

- Amor – deje un beso en su frente mientras comenzaba a abrir sus ojos – despierta

Mientras lo hacia, me estire y yo mismo le abroche el cinturón de seguridad, ella se volvió a acomodar en mi hombro pero ya despierta.

- Mmm tengo sueño – refunfuño

- Lo se… pero ya llegamos

No fue mas que dijera eso que se sentó bien de golpe y comenzó a arreglar su aspecto, se notaban sus ansias a kilómetros.

- Bien – respiro hondo – hay algo que tienes que saber – me gire a mirarla y tenia los ojos cerrados

- Bella…

- ¡Mispadresestanlocos! – lo dijo todo tan rápido que me costo algunos segundos separar las palabras y entenderlo

- Ok – la mire interrogante – el que tus padres estén locos es… ¿Bueno o malo?

- Bueno… ¡No!... malo… no se – hizo un muy adorable puchero – es que mira – se giro un poco hacia mi – mi padre hace preguntas que no debería por decirlo de alguna forma, preguntas algo personales, mi madre aun mas, siempre esta preguntando si ya perdi mi virginidad y mi padre dice que lo mejor es que llegue virgen al matrimonio, la verdad es que siempre espantaron a los pocos chicos que se atrevieron a ir a mi casa, pero no son sicópatas ni nada, solo son algo… especiales… ¿se entiendo?

- La verdad es que no – me rei un poco por su rostro de preocupación

- No importa – le resto importancia con la mano – ya veras cuando lleguemos… aun tenemos un par de horas para eso

- Bueno… la verdad es que…

- Señor disculpe – me gire y tenia a una azafata a mi lado – ya bajaron todos los pasajeros, solo faltan ustedes dos

- ¡OH! Disculpe – me desabroche el cinturón y me apresure a pararme – en seguida bajamos

Con Bella nos miramos y reímos, de verdad que cuando estábamos juntos el tiempo pasaba volando, no traíamos equipaje de mano así que no demoramos nada en bajar.

Cuando retiramos nuestras maletas de la cinta de equipaje, Bella se apresuro a buscar los pasajes de la avioneta, así que tuve que sujetarla del brazo para que no siguiera avanzado.

- Edward… la avioneta sale en 20 minutos… debemos apresurarnos

- No vamos en avioneta – al ver su rostro de confusión supe que debía explayarme mejor – es que yo pensé que era algo engorroso así que… bueno… hable con mi papá y él me dijo que podía usar el avión de la familia que esta acá y entonces yo…

- ¿¡Tienes un avión!? – ok, pensé varias preguntas de su parte menos esa

- ¿Si? – sonó mas a pregunta

- ¿Y porque no nos vinimos desde LA hasta Forks directo en el? – su rostro estaba entre molesto y confuso

- Porque… - agache la cabeza con un niño al que había atrapado en una travesura – me daba vergüenza – la verdad es que no se si me escucho la ultima parte porque apenas y la susurre

- Edward – tomo mi rostro entre sus manos y levanto mi barbulla para que nuestros ojos se encontraran

- Dime

- Se que tienes mucho dinero – hizo una mueca de desagrada pero sonrió rápidamente – y no se si alguna vez quiero saber cuanto – con sus palabras la acompañe en su risa – y se que sabes que no me gustan las cosas ostentosas… jamás te pediría que me comprar un avión – reí mas fuerte por eso – pero si ya tienes uno encuentro que es una verdadera estupidez gastar dinero en pasajes de primera clase cuando podríamos viajar mucho mas cómodos… ¿Entiendes lo que quiero decir?

- Mucho – la abrace y pegue a mi pecho, en cuanto la separe un poco bese el tope de su cabeza

- Entonces… ahora dime… ¿El avión tiene una cama?

- Si – le sonreí y pegue mis labios a los suyos – pero es de mis padres – hice un gesto de asco

- No importa – se encogió de hombros – tendrá que bastarnos con el baño

Se giro para caminar pero alcance a pegarle una palmadita en el trasero, eso solo la hizo reír más.

No me demore casi nada en ajustar todo para poder despegar, la verdad es que el avión de mi familia tampoco es que era un Boing, era un avión bastante cómodo para viajar en familia o ir a reuniones en cualquier parte del mundo, creo que esta era la primera vez que yo lo usaba, me había subido antes claro, con mis padres eso si, pero nunca lo había usado para mi provecho personal.

Mi niña se acurruco a mi lado en cuanto nos sentamos, por este viaje solo contábamos con una azafata, pero como era tan corto el trayecto la envié a descansar porque no necesitábamos nada.

No alcanzamos ni a tomar altura cuando ya tuvimos que prepararnos para descender, el pedir permiso en la pista de aterrizaje de Forks tampoco fue problema, de hecho se alegraron de poder usarla, parece que hace tiempo que nada aterrizaba ahí.

Bella se preparo para bajar en cuanto el avión se detuvo, y cuando digo que se preparo es que prácticamente ni se le veían los ojos cuando me voltee a verla.

- ¿De que te ríes? – aun entre tanta ropa pude ver que estaba molesta

- De que no puedo verte más que los ojos – seguí riéndome

- ¿Y tu no piensas abrigarte? – me tendió una chaqueta que ella misma se había encargado de traer

- No – negué fervientemente – necesito tener movilidad – comencé a mover mis brazos – o si no… ¿Cómo te atrapare cuando te tropieces?

- Ja ja muy gracioso – seguía media molesta – pero ya veras como la que termina riendo soy yo

- Linda – me acerque y la abrace pero aun a pesar de apretarla fuerte a mi pecho, no sentí sus curvas – no me gusta esta ropa – fruncí el ceño

- Pero es necesaria – se separo de mi – ahora mejor bajemos

La seguí de cerca, apenas la puerta del avión se abrieron entendí el porque de su tan abrigado atuendo.

Creo que tendré mucha suerte si es que se me vuelve a parar en la vida, el frío que hacia me calo hasta los huesos.

¿En que mierda estaba pensado para no abrigarme?

Estamos en pleno Noviembre, en obvio que acá no hace el calor de LA, pero claro, Edward Cullen quería demostrar que no siente frío y ahora tendré que sufrir las consecuencias cuando quiera poner en funcionamiento a Eddie y este no me responda.

- ¿Frío?

Mire hacia el frente y ahí estaba Bella con una gran sonrisa en su rostro.

- No – use todas mis fuerzas para que mi voz saliera como la de un hombre y no la de un pobre bebé con frío

- Ven – estiro su mano para que la tomara, no dude en hacerlo – vámonos

Nos subimos al auto que estaba esperándonos, pero en cuanto me senté en el asiento del conductor me pregunte si podría conducir.

- ¿Tanto frío tienes?

De verdad estaba pasándolo bien, peor no le daría el gusto.

- No tengo frío

- Edward – se saco la bufanda que traía y me la puso a mi – andas con pantalones cortos y camiseta… ¿De verdad que no tienes frío?

- ¿No?

- Edward – me miro reprobatoriamente

- De acuerdo – me rendí – me congelo – a penas lo acepte me abrace con mis propios brazos – pero que quieres que haga, cuando me vestí hacían mas de 23º… que sabia yo que cuando me bajara del avión estaría nevando

Claro, porque acá estaba nevando, quizás ese era un factor importante para que hiciera tanto frío.

- No se – se encogió de hombros – ¿Quizás porque por este lado del país hace frío todo el año?

- Aggg – apoye la cabeza en el volante – soy un tonto… pero estaba tan nervioso que no pensé… pásame la chaqueta por favor

Me la estiro aun riendo, pero no demore nada en ponerme y por fin me sentí mas en calor.

- ¿Nervioso? – levante la vista solo un poco para verla

- Si – susurre

- ¿Por qué? – frunció el ceño

- Porque jamás había conocido a los padres de nadie – de pronto sentí un pequeño calor y supe que venia de mis sonrojadas mejillas

- Lo se – se acerco y me acaricio las mejillas – pero quédate tranquilo… el secreto esta en no parecer asustado

- Entendido – respire hondo

- Ahhhh – me levanto el dedo índice – y trata de querer meterte en mis pantalones

- ¿¡COMO!?

- Generalmente a los padres no les gusta saber que tanto sexo tienen sus hijas… y a mi padre menos

Esta bien, podría hacer esto, estoy seguro, prendí el auto y me puse en marcha, no demoramos más de cinco minutos en llegar.

Bella no había querido avisarle a sus padres de nuestra visita, dijo que seria mejor darles una sorpresa y como ella era la que los conocía yo no tuve nada que objetar.

Pare el auto frente a una blanca y hermosa casa, era de dos pisos con un hermoso jardín, la típica casa de la familia americana, de pronto un flash de Bella y yo en una casa así me cruzo por la mente, seria muy lindo cuando tuviéramos nuestra propia familia.

- Bien – se saco el cinturón de seguridad y se giro a mi – ¿Me amas?

- Sabes que si – fruncí el ceño por su pregunta

- Esta bien… recuerda eso cuando conozcas a mis padre… y recuerda lo mucho que también te amo

Se acerco para besarme pero de pronto sentí su mano que viajaba a mi congelada entrepierna, separo sus labios se mi boca y los llevo a mi oreja.

- En la noche prometo hacerte entrar en calor – me mordió el lóbulo y me di cuenta que no había perdido a Eddie

¡Seguía vivo!

Aunque claro, no era momento para que despertara, pero en cuanto me baje del auto volvió a dormir.

¡Maldito frío!

Tomados de la mano caminamos hasta la entrada de la casa, Bella saco unas llaves de su bolso y abrió la puerta.

En cuanto entramos a la sala se sintió ese calor familiar que había, pero el que rápidamente fue encubierto por unos extraños gemidos.

- ¡OH NO! – Bella se tapo los ojos y pego su rostro en mi pecho

Ahora entendía porque Bella me advirtió sobre sus padres.

¡Estaban teniendo sexo en el sofá!

____________

Besos, Joha!!

5 comentarios:

  1. jajajjaa., eso si que es gracioso.. no me gustaria ver a mis padres teniendo sexo.... iuuuuuuu, que imagen... me da escalofrios solo pensarlo...

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajajajajaja.....noooooo   que horror charlie y rene desvergonzados.....jjajajajajaj

    ResponderEliminar
  3. dios pero que convencional me encanta....Besos..

    ResponderEliminar
  4. dios pero que convencional me encanta....Besos..

    ResponderEliminar
  5. jajajjaa., eso si que es gracioso.. no me gustaria ver a mis padres teniendo sexo.... iuuuuuuu, que imagen... me da escalofrios solo pensarlo...

    ResponderEliminar