martes, 23 de agosto de 2011

A Mi Manera - Capitulo 6

Bueno, chicos, aca les dejó el capitulo completo, espero que les guste :). Besos!!

Summary: Isabella Swan lo tiene todo, poderosa, fría y calculadora, acostumbrada a vivir en un mundo de hombres aprendió a tener el control sobre los demás… ¿Que pasará cuando un joven y tímido Edward Cullen llegue a su empresa y despierte su curiosidad? ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 6


- ¿Estás segura de esto cariño?

- Ya te dije que si – Isabella siguió revisando sus papeles y no quiso alzar la vista para ver a su amigo porque sabía que habían muy buenas probabilidades de que notara su poca decisión

- ¿Le compraste un celular?

- Si – contesto con voz monocorde mientras seguía revisando un par de contratos – necesito tenerlo ubicado

- ¿Quién se encargó de eso?

- Thomas

- Cariño – los papeles que tenía en sus manos se desaparecieron para obligarla a que lo mirara – ¡Ponme atención! – chilló logrando la atención de la castaña – te conozco mucho… por dentro y por fuera – Jasper sabía que eso estaba demás y lo entendió en cuanto sus palabras abandonaron sus labios haciéndolo fruncir tanto el ceño que sin querer Isabella estallo en una carcajada sincera

- ¿Por dentro y por fuera?... ese no es un comentario muy gay Jasper – se reacomodó en la cama y decidió que ya que había trabajado todo el día no estaba mal tomarse su tiempo en casa para dejar de lado el trabajo

- Bueno… de eso también quería hablarte – los ojos azules de su amigo le rehuyeron la mirada de Bella

- Háblame entonces – solo con Jasper Bella tenia esos momentos en que se sentía una mujer en pleno, de esas que se pintan las uñas, se arreglan el cabello y hablan de amores con su mejor amiga o amigo en el caso de ella - ¡Cuéntame todo!

- ¡No! – chilló – estábamos hablando de tu nuevo sumiso menos de edad

- Aun no es mi sumiso – lo apuntó con su dedo – y está cerca de cumplir los 21 así que no es tan chico

- Aun así es más joven que tu – se burló el rubio ganándose un cojinaso de su amiga – y por lo menos ya te dio un orgasmo… ¡Dios! la lengua que debe tener para solo haberte lamido y hecho llegar ya quisiera yo esa lengüita

- Y que lo digas – negó ella – tuve que alejarlo antes de hacer algo de lo que podía arrepentirme… no puedo darme el lujo de perder el control cuando ni siquiera lo he hecho firmar el contrato de privacidad

- ¿Sabes que él no dirá nada no?... es demasiado inocente para decirle a alguien cualquier cosa

- Puede que lo sea pero sé muy bien el dinero que le ofrecen ciertos periodistas a mis empleados por obtener cualquier cosa mía

- Si lo sé – se comenzó a reír el chico – aun recuerdo que gracias a… ¿Cómo se llamaba? ¿Meredith?... pobre, creo que aun no encuentra trabajo y todo por decirle a un pobre periodista que a Isabella Swan le dicen La Cobra – el tono dramático y sobre actuado de Jasper hizo que la historia fuera más graciosa para Bella porque de solo recordar el momento le daban ganas de volver a atravesarle el rostro a la chica de una cachetada

- Se lo merecía… y que agradezca que no la demandé porque estuve a punto de hacerlo… esa perra – murmuró con los dientes apretados

- En fin… dudo que Edward haga algo así por lo que puedes quedarte tranquila y quizás gozar un poco

- Solo apúrate con el bendito contrato ¿sí? – aunque trató de que su voz no saliera como una súplica no lo hizo muy bien porque Jasper la miró con una ceja alzada y una sonrisa socarrona en el rostro

- ¿Es urgente?

- ¡Te lo pedí el sábado!... nunca pensé que te demorarías tanto

- Cariño – rodó los ojos su amigo – recién es martes, recuerda que el sábado y el domingo no trabajo… pero por ser tu – los ojos cafés de Bella se ampliaron cuando vio a su amigo levantarse de la cama y caminar hacia su maletín de donde extrajo una carpeta celeste como todas las que usaba – te traje esto

Ella como un aloca se levantó y corrió a quitarle la carpeta de las manos – Eres un genio Jasper

- Es solo el contrato de privacidad… el otro estará listo en la semana, ya sabes que si no acepta… - mientras él se encogía de hombros ella lo taladraba con la mirada

- Aceptará

Isabella pudo respirar mucho más tranquila y contenta ya que no le gustó para nada tener que prácticamente esconderse ese día en su oficina, ayer por primera vez había gozado de esa tan ágil lengua de Edward así que ahora estaba más que consiente de que si lo veía antes de poder soltarle toda la verdad lo iba a hacer sin ningún papel de por medio que la resguardara en caso de que las cosas terminaran mal… y siempre terminaban mal así que prefería asegurarse ante todo.

Oh, los labios de Edward succionando sus pezones, eso definitivamente había sido de gran ayuda cuando el día anterior llegó a su casa y comenzó a jugar con sus juguetes personales, no había tardado nada en llegar nuevamente al orgasmo, ni siquiera había tenido que usar el conejito encargado de estimularle el clítoris, solo le había bastado un dildlo normal y esas exquisitas imágenes en su cabeza así que agradecía que mañana pudiera ponerle un punto a todo eso… ya necesitaba de esa polla sin uso con demasía.

- Veo que te pusiste contenta

- Si – de pronto Bella dejó de lado la carpeta y miró fijamente a Jasper – estoy contenta y te lo agradezco pero ni creas que me olvide que algo te pasa así que ahora que terminamos el tema de Edward empieza a cantar chiquita – lo molestó con el femenino como acostumbraba siempre a hacerlo

- Bueno, ese es problema… que ya no me siento tan femenino como antes

- No te entiendo… - negó varias veces con la cabeza

- Es que como que me están gustando las mujeres

- Ohhh

El único desliz que Isabella le conocía a Jasper Hale fue el que tuvo con ella y siempre supo que fue por el alcohol, la droga y por amor, si porque ellos se amaban, no de forma carnal pero si fraternal y el chico que nunca estuvo como una mujer y nunca sintió nada por alguien del sexo opuesto confundió ese sentimiento como algo mas haciendo que los dos compartieran un momento tan intimo, fue hermoso, ambos siempre supieron eso pero también siempre tuvieron claro que nunca pasaría mas allá, primero porque su amistad no valía un acostón cualquier y segundo porque Jasper estaba más que confundido con su condición sexual… él era gay.

- Si… la semana pasada fui a uno de estos bares que no te llevo – murmuró algo distraído mientras buscaba en su bolsillo un papelillo de marihuana, era el perfecto momento para darse un viaje

Claro, porque por muy exclusivos que fueron esos bar gay, Jasper tenía más que claro que su amiga correría peligro ahí, ya que más de una vez había escuchado a un par de chicas decir todo lo que le harían a La Cobra si la tuvieran en frente y nada de eso era muy inocentes, Isabella despertaba en las mujeres lesbianas las mismas o mas pervertidas fantasías que en los hombres.

El rubio prendió el cigarrillo y le dio una calada logrando encontrar un relax único, cuando su amiga lo vio disfrutando no dudó en pedirle un poco y así ambos distendieron el ambiente aun mas para continuar con su charla de amigos, en donde no habían condiciones ni prácticas sexuales de por medio.

- Pero… ¿no son todos gay ahí? – o sea, eso era lo que se asumía pero si ella misma lo hubiera acompañado alguna vez hubiera roto esa regla incierta

- No – él rodó los ojos volviendo a reacomodarse – andaba con unos amigos que eran amigos de unos conocidos míos y… - suspiró haciendo muecas raras en el rostro – me gusto de verdad… estaba tan asustada después de que casi una chica la besara a la fuerza que no se… quise protegerla y pasamos toda la noche hablando… después la fui a dejar a su casa y no se – volvió a suspirar pero ahora con mayor pesadez – la besé

- Bien – Bella primero asintió con la cabeza casi tratando de que sus ideas se le ordenaran un poco – la besaste y te gusta así que no le veo nada de malo… eres grande y ella también ¿no?

- Si… por supuesto pero…

- Pero nada – lo cortó antes de que se siguiera haciendo malas ideas – quiero que hagas lo que quieras… no quiero que te pongas a pensar… si algo sale mal sabes que siempre podrás contar conmigo ¿no?

- Eres la mejor amiga del mundo Bella Swan, es una pena que el mundo no lo vea así

- Es mejor, créemelo

Ya era tarde y mañana era día laboral por lo que Jasper se despidió de su amiga mucho más tranquilo que antes ya que escuchar que ella lo iba a apoyar siempre le servía de mucho. Bella también se quedó mucho más tranquila y feliz de saberse con el contrato de privacidad en sus manos, mañana sin falta haría que Edward lo firmara para poder contarle todo, la decisión seguía siendo suya pero tenía mucha confianza en que haría lo correcto, sabía muy bien que Edward Cullen sería su nuevo sumiso.

Con ese pensamiento positivo Isabella volvió a evocar como la pasada noche las imágenes de Edward succionando sus pezones y encontró un sueño exquisito en donde ella lo montaba hasta casi romperse por dentro.

.
.
.

Ya llevaba dos días sin ver ni saber nada de Isabella, por lo que Edward agradeció internamente a la señorita Scott de que lo enviara al segundo piso ya que esperaba tener una oportunidad aunque fuera de verla de lejos, sabía que no tenían una relación formal ni mucho menos pero aun así sentía esa necesidad imperiosa de verla y aunque tampoco tenía experiencia en esa área le parecía más que extraño que ella no se hubiera puesto en contacto con él, quizás se había arrepentido, quizás eso que pasó en su oficina el día lunes no la había dejado satisfecha y su poca experiencia lo había terminado por sepultar.

Un sobre con la mitad del sueldo del mes y su nombre escrito a máquina en el frente le indicaba que las cosas iban mejorando, el viernes en la tarde tenia hora al médico con su padre y ayer a penas dejó las oficinas corrió al mercado a abastecerse de las posible, pese a que era un simple ayudante y mensajero la paga había sido considerablemente buena y mucho mejor que la que acostumbraba a recibir en cualquier otro trabajo así que Edward disfrutó y se pudo dar el lujo hasta de comprarse una camisa nueva que llevaba puesta en ese momento, por supuesto que no era de marca pero sin lugar a dudas era mucho mejor que aquella vieja y percudida que en aquellos momentos descansaba en su pequeño cuarto.

“Muy bien hijo” fue todo lo que le respondió Emmett Cullen a Edward cuando este le confesó que ya había pedido una hora para el día viernes en la tarde en una clínica, no era de las mas privadas pero tampoco era un hospital, era una situación intermedia que el cobrizo esta en completas condiciones de pagar y es que el dinero pese a ya haber cumplido los objetivos que el joven tenía para el aun no se acaba, “Este es el fruto solo de tu esfuerzo Edward” lo había animado su padre cuando entre los dos contaron el restante del dinero para organizarlos y es que la camisa extra había sido un lujo pero no lo fue tanto cuando no consumió el resto de los dólares que quedaban por lo que la idea de hacer algo para Isabella con el restante seguía acosando, además, en dos semanas vendría un cheque igual de cuantioso que ese para el cual tenía menos cosas destinada, “Y pensar que solo soy el mensajero” murmuró para él mientras veía a su padre meter todos los billetes en un tarro de café que dejó en una repisa de la cocina.

El día anterior en su búsqueda de la mejor camisa había encontrado en una pequeña feria artesanal una correar de cuerpo café que no necesitaba ni siquiera un broche, no era para nada algo que él pesara que la castaña usaría pero aun así lo cargaba en sus bolsillos en esos momentos esperando por entregárselo, ella ya le había dado algo y era lo justo que él también le diera un regalo.

El celular que Isabella le había prometido le llegó el mismo lunes y por más que lo mantuvo prendido a todas horas este nunca sonó, comprobó muy bien que era uno último modelo y que hasta con internet contaba pero no lo tocó para ningún otro fin que no fuese esperar por la llamada de esa mujer que lo traía loco.

Cuando las puertas del ascensor se abrieron no pudo evitar pegar su mirada en las puertas dobles que siempre estaban cerradas, sus posibilidades eran nulas de verla y ni pensar en pedir hablar con ella ya que si estaba molesta por algo no pensaba tentar su suerte y empeorar cualquier cosa.

- Hola Jane

La chica abrió los ojos y levantó la mirada más rápido que pudo, lo había estado pensando desde el lunes cuando lo vio salir alicaído de la oficina de su jefa, Edward no soltó ni una sola blasfemia en contra de ella pese a lo que ella pudo haberle dicho, él era distinto y supo que si no se movía rápido iba a perder cualquier oportunidad que pudiera tener.

- Hola Edward… ¿Cómo estás?

- Bien… gracias – la mirada del joven se pasaba hacia las puertas cerradas rogando porque se abrieran mágicamente - ¿y tú?

- Bien también… yo… quería hablar contigo – las manos de la joven se retorcieron en señal de su nerviosismo

- Eh… está bien, pero ahora estamos en horario de trabajo – se trató de excusar

- Mira… no te dejo hablar porque me costó demasiado juntar las fuerzas para decirte esto así que te pido que solo te quedes ahí de pie y me escuches… ¿bien?

Aun sabia poco de su relación y no relación o lo que fuera que estaba teniendo con Isabella así que no sabía cómo reaccionar ante una situación como esa, por lo que prefirió quedarse quieto y con los brazos cruzados por sobre su pecho ya que si tenía las manos a los lados corría una buena posibilidad de balancearlas y demostrar su incomodidad ante la situación.

- Bueno… - continuo la chica suspirando hondo y rogando a quien estuviera allá arriba porque no le permitiera acobardarse ahora – yo estuve pensando y creo que tu y yo somos muy parecidos así que no creo que este mal que te lo diga… entonces yo pensé que tampoco estaría mal que almorzáramos juntos… no te pido que me invites porque no soy tonta y sé que… - iba a hacer una referencia a su escaso sueldo pero prefería no mandarse una metida de patas como esa en un momento crucial como este – en fin… yo podría pagar lo mío y tu lo tuyo… seria como hacernos compañía mutua

- Jane… - Edward quiso detener el enorme monologo de la chica pero no pudo ya que volvió a arremeter

- Es que yo no soy así – se tocó el pecho y riendo histéricamente – yo no invito a chicos a citas pero de verdad siento esto Edward… tampoco te estoy confesando mi amor per nosotros nos parecemos mas de lo que sabemos… lo sé – los ojos azules de Jane reflejaban una sinceridad a leguas que cualquier alma podía notar

- Jane, de verdad te agradezco lo que me estás diciendo pero yo… - dudo si decir lo que estaba pensando porque tampoco es que estuviera de novio con Isabella, sabía que estaba con ella y para él el solo haberla besado ya implicaba un compromiso así que arriesgándose a cometer una locura y quedar en vergüenza le hizo caso a su intuición – yo estoy con alguien Jane

- Ohhh – los ojos de la chica rápidamente encontraron el suelo y se quedaron ahí buscando parte de su orgullo perdido – entonces supongo que podríamos salir – se levantó de hombros tratando de parecer despreocupada – como amigos – frunció la cara entera ante su última posibilidad para no quedar humillada por completo y rogó por no ser rechazada esta vez

- ¡JANE! – levantó los ojos asustada y se giró rápidamente para ver como su jefa estaba de pie en su puerta de brazos cruzados y no con la mejor expresión en el rostro – podrías dejar de estarte ofreciendo y poner atención a tu trabajo – si hubiera podido Isabella la hubiera apuñalado con su mirada – hace diez minutos que estoy llamando a tu maldito teléfono… ¿Para qué mierda te pago? Estoy segura que no para estar tratando de meterte en los pantalones del resto de mis empleados

- Yo… lo siento – sus ojos azules le picaron pero sabía que si soltaba un solo sollozo todo sería peor, ya que esta vez su jefa llevaba algo de razón quizás no toda pero si se sentía como una maldita ofrecida. ¡Maldita sea! Se había arriesgado para nada, todo le resulto exactamente al revés de cómo esperaba - ¿En qué… puedo ayudarla señorita Swan?

- En nada – los ojos fulgurantes de Isabella dejaron el rostro de la frágil chica para pasar lentamente hacia los de su nuevo juguete – Edward… a mi oficina

Sin esperar la respuesta o una sola intervención por parte de ambos se dio vuelta y entró a su cueva en donde hizo un par de respiración para no perder el control, tenía ganas de golpear la frágil carita de Jane y darle un par de nalgadas de Edward pero tampoco podía culparlo mucho a él ya que sabía de su poca experiencia, cosa que tenía intenciones de arreglar inmediatamente.

- Siéntate – igual que hace dos días él obedeció sin dudar – ten – pero ahora que Isabella seguía de pie a su lado dejó una carpeta negra frente a él, había cambiado el color de la original – necesito que antes que nada firmes esto Edward – y cambiando totalmente el tono de voz poniendo uno mucho mas seductor dejó que sus manos subieran por los brazos de él hasta enredarse en sus hebras cobrizas – es solo una precaución, puedes leerlo sin ningún problema

- Yo… confío en… - dudo sobre si tutearla o no pero si ya la había tocado íntimamente y ella a él no tenía porque no hacerlo – ti – firmó sin leer nada y cerró la carpeta

- ¿Te gustó el celular? – tomó la carpeta y la dejó a un lado enseguida

- Si – inmediatamente Edward metió la mano a su bolsillo para sacar el celular pero en el topó el envoltorio de la pulsera que le había comprado, “Mejor después” pensó sacando solo el celular – acá esta

- Bien… tienes plan ilimitado con internet y de todo… es un I-Phone – le aclaró al notar su desconcierto – puedes usarlo con total libertad, mi número está gravado en el

- Muchas gracias – asintió mucho mas sonriente al darse cuenta que quizás podía llamarla cuando quisiera

Isabella había reconsiderado la opción de que Jane se encarga de entregarle el celular a Edward y en su lugar había dejado que su chofer Thomas lo hiciera, él ya estaba acostumbrado a hacer un par de cosas por ella y tenía plena confianza en él, confianza que la rubia secretaria estaba perdiendo desde que se le ocurrió poner sus ojos en el cobrizo.

Una mirada a la carpeta negra hizo que Isabella volviera al tema del contrato - Te aseguro que es solo para asegurarme que en caso extremo no dirás nada de lo que se hable hoy acá – pese a que ella jamás daba tantas explicación ahora se sintió con ganas de hacerlo ya que la confianza de Edward en ella le gustó de sobremanera

- Yo confío en ti – ahora lo dijo de corrido y mirándola directamente

- Bien

Sus ojos verdes llenos de sinceridad la animaron a explorar esos labios que hace dos días le habían dado tan fabuloso orgasmo, pese a todas sus prácticas jamás había llegado a uno solo con atención en sus pechos por lo que estaba más que segura del potencial de Edward, así que lo tomó por la cabeza y lo apegó a su cuerpo dejándolo sentir sus pechos endurecidos y todas las formas de su cuerpo. Ella aun no lo había tocado tan íntimamente por lo que ahora se aventuró y guio sus manos hacia abajo hasta que se encontró con el abultado miembro de Edward el cual frotó y masajee hasta que lo sintió embestir sobre sus manos, ese fue su cable a tierra necesitaba dejarlo y continuar con lo planeado.

- Bien – para poner un poco de distancia entre sus candentes cuerpos se sentó al bordé del escritorio mirándolo – como ya firmaste esto ahora puedo hablar con mayor libertad… así que necesito saber antes que nada Edward… - puso a funcionar sus ojos dándole una buena mirada al joven - ¿Qué sabes sobre los sumisos y dominantes? – ella sabía muy bien de los pocos conocimientos del joven así que no tenia caso preguntarle con algoritmos más complicados

- Yo… - Edward pensó y buscó en su cabeza pero mas allá las definiciones típicas no encontró nada – sumiso es alguien que acepta que le digan que hacer y dominante… es alguien a quien le gusta tener el control – frunció los labios

- Si… ¿Y en el sexo? – con la punta de su pie rozó las pantorrillas del joven - ¿Sabes que quiere decir ser sumiso o dominante en el sexo?

- No – negó el cobrizo de forma autómata aunque lo que estaba formando su casi inocente mente no estaba para nada lejos de la realidad

- Bien Edward Cullen… hoy sabrás todo sobre ser sumiso – lo miró fijamente y sonriendo logrando que el joven se pusiera nervioso – y dominante

Ambos buscaron una posición cómoda en sus asientos y se dispusieron a darle comienzo a su relación.



_______________
Besos, Joha!!

35 comentarios:

  1. Bella es una maldita xDDDDDD me choca a ratos que todos sean tan sumisos con ella ¬¬ pero como siempre estoy segura que nos vas a sorprender con un gran giro en la historia! :D saludos Joha!

    ResponderEliminar
  2. jajaja esta bueno que le hable asii a jane por ofreciida !! edward es de bella nada mas !! ansioo el cap completo

    ResponderEliminar
  3. jejeje q boooche!!! lol me encanta esto, amo a esta bella :D xD

    ResponderEliminar
  4. jojo si celosa!!! ya quiero leer el cap completoo!!! uff seria bueno que edward se relajara un poco ante ella y se rebelara jaja noo que ansias me tienes ansiosa no aguanto!! jaja
    saludos
    xx

    ResponderEliminar
  5. Wooow seguro se pondra celosa y castigara a Edward jjajajaj !

    ResponderEliminar
  6. sip!!!!!!!!!!!!!1111 celos x favor!! :D

    ResponderEliminar
  7. Siiiiiiiiiiiiiiiiiii muero por ver los celos de la Cobra!

    ResponderEliminar
  8. siiiiiiii celosa significa mas peligrosaa.. y eso conlleva a ser mas protectiva con su nuevo juguete jajaja.. relikeee

    ResponderEliminar
  9. yo!!!! que este muuy celosa jaja

    ResponderEliminar
  10. Ahhhh... yo quiero a La Cobra celosa.... jajaja esperando el próximo capa ansiosa Joha!

    ResponderEliminar
  11. Bells esta celosa acaso? jajajaj
    Pobre Jane xq esto no se quedará así!!!
    Xo

    ResponderEliminar
  12. Claro!!!!!

    Si siper celosa, mira ke dejó con ganas a Edward la vez pasada, ahora le toca sufrir a ella jajaja.

    Ke bueno se está poniendo esta historia, me muero x leer el capi completo.

    ResponderEliminar
  13. siii, que sufra con los celos por dejar al pobre de Edward con las ganas....

    ResponderEliminar
  14. jajaj ya me urgeeeeeeeeeee actualiza plissssssssss me dejaste picada esta Cobra es lo maximo jaja, en serio volvi a leer todos los capitulos jaja
    felicidades

    ResponderEliminar
  15. jajajaja buenisimo el adelanto ya quiero maaaassssss......

    ResponderEliminar
  16. Kate.Vulturi.Twilight-Love23 de agosto de 2011, 18:03

    YOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO...... YO QIERO Q ESTE CELOSA......
    MUY MUY CELOSAAAAA....
    AWWW EDWARD -BABA- LO AMOOOOO
    Besos, Cuidate.

    ResponderEliminar
  17. NO VEO las horas de leer el siguiente capitulo!!! me encanta joha .....edward de poco va a entrando en el mundo de la cobra 

    ResponderEliminar
  18. espectacular capitulo me encanta la inocencia de Edward es tan tierno pero nos dejaste picados con  la lección de sumiso y dominante ya me muero por ver que le hará la cobra, pobre Edward jajaja lo que le espera pero seguro lo disfrutará muchisimoooooo 

    ResponderEliminar
  19. ajaja ptm me encanta esta Bella.. es tan perra me encanta.. y Ed que tiernoo xD que historia...

    ResponderEliminar
  20. amo este fic es mi favorito me encanta el personaje de Edward y la Cobra jaja

    ResponderEliminar
  21. Evangelina Alberto24 de agosto de 2011, 1:09

    jejeje Dios estos dos son fuego!!! Bella es mi idolo lol... Pobre Ed lo q se le viene encima con esa Cobra lol

    ResponderEliminar
  22. es tan tierno!! ajajaja tan lindo.... se viene lo qe tanto esperamos 1313
    espero la leccion con ansias jajaja :D

    ResponderEliminar
  23.  hola k tal???
    jajaja me dejaste con ganas de leer mas.. este edward me encanta es muy inocente..

    un besito y cuidate

    ResponderEliminar
  24. que mala eres lo dejaste en el mejor momento!!! mi vida amo a este edward todo timido, atento!!!
     y la cobra celosa genial!!
    gracias pekena!! cuidate!

    ResponderEliminar
  25. uIXXXX, EN LO MEJOR Y LLEGÓ..., CORTEN!!!
    DIABLILLA

    BESOTES

    ResponderEliminar
  26. omggggggggggggggggggggggggggggggggg ! pobre el piensa que es un inexperto  no sabiendo que hizo venir a la cobra con tan solo la lengua !! Dios solo nuestro edward logra esas cosas !! me encanto este cap lo ame

    ResponderEliminar
  27. y dan comienzo a la tan esperada, me da tanta ternura este Edward...

    ResponderEliminar
  28. wooow!!! me da tanta ternura.. es tan hermoso e inocente.. me encanta.. ojala y todos los sentimientos sinceros q tiene hacia ella.. no desaparezcan cuando se empiece a comportar como la perra q es.. ojala y siga tierno y esponjoso.. (jajajajaj) hasta el final.. felicidadedes estuvo increible el capitulo..

    ResponderEliminar
  29. ahhhhhh me encantooooo... pro ya quiero el prox!!!!! bye cuidat q estes bien!!

    ResponderEliminar
  30. Hola Joha! buenisimo el cap... ansiosa esperando el proximo... besos

    ResponderEliminar
  31. omg!!!! jane de pena ajena, pobrecilla. Esta bella es toda una perra jajaja saluds :D 

    ResponderEliminar
  32. ahhhh wuuuw! que empiece la relacion! que nervios estuve genial el cap(;
    saludos
    xx

    ResponderEliminar
  33. opsss!!! y asi empieza! odale!! buenissimo!!  k pasara!!??

    saludos Joha
    xOxO

    ResponderEliminar
  34. en berda esta chica esta loca pero me encanta esa nueva actito de Bella y que Edward  sea el sumiso ,o chica sube el prosimo capi rapido ya que estoy loca para poder leer la reaccion de Edward

    ResponderEliminar