domingo, 11 de septiembre de 2011

A Mi Manera - Capitulo 7

Bueno, chicos, aca esta el capitulo, tiene de todo un poco pero es que la ultima parte tenia que ir hoy :). Besos!!

Summary: Isabella Swan lo tiene todo, poderosa, fría y calculadora, acostumbrada a vivir en un mundo de hombres aprendió a tener el control sobre los demás… ¿Que pasará cuando un joven y tímido Edward Cullen llegue a su empresa y despierte su curiosidad? ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 7


- Te lo voy a preguntar una sola vez mas… ¿Estás seguro de esto?

- Si – la respuesta del joven fue automática y no dejó lugar a la duda

- Bien… entonces el viernes a la 8 de la noche va a haber un auto esperando afuera de tu casa para llevarte a mí…

- Pero ¿Cómo sabrás donde vivo? – se arriesgo al tutearla y al dudar de su poder de información, él lo sabia pero su boca había dejado ir las palabras antes de que pudiera procesarlas


- Cariño – un dedo de La Cobra se paseo por todo el pecho de Edward haciendo estremecer desde la punta de los pies al cabello – yo lo sé todo… – cuando dijo lo último se aseguró de que su rostro estuviera lo suficientemente cerca para que su aliento lo rozara y para que las segundas intenciones de sus palabras quedaran claras – y es mejor que eso lo sepas desde ya

Edward tragó saliva algo ruidosamente pero si no lo hacia su voz se hubiera apagado – Si señora

Si, su naturaleza sumisa volvía a aflorar una vez más sin necesidad de que nadie se lo pidiera. Isabella ya había roto demasiado sus reglas autoimpuesta la semana pasada y eso mismo día hablando de mas en la oficina así que ahora tendría que poner mayor empeño en dejar la charla hasta ahí antes de que Edward volviera a decir algo que hiciera que sus bragas se cayeran.

- Ahora ve a trabajar – su voz salió pastosa y con dificultad haciendo que cerrara los ojos y se regañara mentalmente por dejar que un chiquillo tuviera ese poder sobre ella

- Bien

Sin decir nada Edward salió de esa oficina, quiso darle una última mirada a Isabella pero se contuvo, también quiso preguntarle si se verían nuevamente antes del viernes pero nuevamente prefirió no hacerlo y quedarse con la duda, el destino estaba jugando con ellos y era mejor dejarlo así.

La carga laboral de Edward había aumentado considerablemente pero no solo en peso sino también en responsabilidad, de a poco notó como Félix comenzaba a delegarles tareas con un tanto mas de responsabilidades que aunque aun no eran lo que él quería si lo estaban satisfaciendo mucho más profesionalmente. Su relación con sus compañeros de trabajo seguía sin ser mala pero tampoco pasaba a ser buena, era un chico esforzado que solo iba a trabajar y eso lo habían notado todos en sus pisos y en los aledaños en donde salía hacer sus encargos.

El sueldo que había recibido aun le rendía de sobremanera haciendo que su vida fuera mucho mas relaja, su padre había terminado por aceptar su ayuda cuando se dio cuenta de lo bien que le hacía al mismo hacerlo, las comidas diarias ya no eran paupérrimas, al contrario, el hombre Cullen había hecho una visita al supermercado con veinte dólares en el bolsillo haciéndolos rendir al máximo y llenando su despensa más que nunca, pastas, leche, arroz y unas cuantas cosas más provocaron que Emmett Cullen sollozara un poco al ver que era muy probable que no volvieran a pobreza absoluta, si… su vida estaba cambiando y todo gracias a su hijo.

El viernes a las 6 en punto Emmett estaba en la entrada de su departamento esperando por su hijo quien le había pedido que lo esperar alisto ya que por algún motivo andaba con el tiempo algo justo, por supuesto que el hombre se ofreció a ir solo al médico pero no hubo poder humano que convenciera a Edward de lo contrario, ni siquiera permitió que se encontraran en la clínica. En cuanto Emmett notó a su hijo acercarse decidió encontrarlo a la mitad del camino.

- Hola hijo

Hace una cuadra había dejado de correr por lo que su voz aun estaba agitada – Hola… ¿Vamos?

- Claro… - avanzaron hacia una parada de autobús pero el joven hizo parar al primer taxi que vio - ¿Qué…?

- Vamos – una sonrisa cálida hizo que el hombre Cullen se tragara sus palabras y se subiera sin chistar

- ¿Cómo te ha ido en el trabajo?

- Bien – era incomodo para ambos andar en taxi pero Edward sabía que era necesario si quería cumplir con el horario pactado por Isabella – me han mandado nuevamente unos papeles para revisar – le sonrió a su padre – y estos son mas importante, son unos presupuestos que mandaron varias empresas para la compra de nuevas fotocopiadoras, son presupuestos casi millonarios y me pidieron que los pusiera en orden… ¡Prácticamente me están pidiendo a mí que decida!

La alegría con la que le hablaba su hijo hizo que el hombre se relajara mucho mas – Eso es porque saben del potencial que tienes

Ambos se sonrieron justo cuando llegaban a su destino, el taxi solo había descontado un par de dólares más pero nada demasiado significante. Eran las 6.20 en punto cuando Edward estuvo pagando en recepción la consulta de su padre, estaban muy bien en la hora así que el doctor de turno no se demoró nada en llamar a Emmett Cullen quien entró a la consulta acompañado de su hijo.

- Hola – el doctor saludó a ambos hombres y los invitó a que tomaran asiento – Entonces señor Emmett… cuénteme porque lo tengo aquí hoy

- Bueno – una fugaz mirada a su hijo le dio fuerzas para comenzar a contarlo todo – hace unos cuantos años sufrí un accidente – el doctor inmediatamente tomó notas de cada palabra poniendo algo nervioso al hombre quien recibió un apretón de mano por parte de Edward – en él murió mi esposa – ante sus palabras se vio obligado a cerrar los ojos pero de todas formas continuo – y yo… caí en el alcoholismo, eso me provocó unas cuantas afecciones a los huesos y bueno… pese a que ya no bebo – aclaró con rapidez – no me he controlado hace mucho

- Bien – el doctor se puso de pie – súbase a la camilla que lo voy a revisar

La revisión a Emmett fue minuciosa pero típica, el doctor escucho sus latidos, revisó su garganta, oídos, pulmones y todo lo que se podía hacer en una consulta médica, cuando terminó el hombre quedó poniéndose la camisa mientras el doctor volvía a tomar asiento.

- No lo veo tan mal… pero necesito exámenes – eso lo dijo mirando a Edward ya que supuso que era él quien pagaba la consulta – si no es posible…

- Es posible – se apresuró a aclarar, su padre era lo más importante y se necesita exámenes es lo que iban a hacer – a partir de la próxima semana comienza a correr mi seguro de salud así que no será ningún problema – es verdad, ya por fin tendría un seguro de salud que aunque con esfuerzo lograba a cubrir a su padre también – solo dígame donde tiene que hacérselos

El hombre sonrió a sus pacientes y se dispuso a escribir la receta – Bien… estos los pueden realizar acá mismo – puso su firma y timbre antes de extendérsela al hombre mayor – y estas… son unas pastillas que le servirán para sus dolores de huesos – de reojo vio al hombre y le sonrió – son solamente suplemento de calcio así que no hay problema en que los tomé, una al día estará bien

- Doctor… una pregunta mas – lo interrumpió Edward – mi papá quería inscribirse en clases de cocina y yo quería saber si está bien que lo haga

- Yo le veo bien – volvió a sonreír el hombre – por lo que no encuentro ningún inconveniente, sus dolores de huesos son prácticamente normales por la edad y supongo yo la nula actividad física – Emmett asintió un tanto sonrojado – lo que si me preocupa es el hígado… yo supongo que tuvo cirrosis ¿no? – ambos asintieron inmediatamente – para eso entonces es que necesito los exámenes, para ver el estado del órgano y saber que tratamiento sería el más indicado a seguir

- Sus dolores entonces…

- Preliminarmente puedo decir que no son nada grave, de hecho, una camita diaria podría ayudar mucho, eso sí – los apuntó con su lapicera – nada de actividad muy fuerte, algo normal y a la primera dolencia quiero que venga a verme – eso lo dijo mirando directamente a Emmett – pero en unas clases de cocina deberían ser algo muy bueno para su salud en general… el cambiar de ambiente siempre hace bien al sistema nervioso y es el quien nos controla por completo

La broma última distendió mucho más el ambiente haciendo que los Cullen salieron de la consulta con una sonrisa. A penas estuvieron afuera Edward agendó la toma de exámenes para la próxima semana, solo eran unas radiografías y muestras de sangre que se realizarían el día lunes a primera hora por lo que solo alcanzaría a dejarlo ahí antes de ir a la oficina, la clínica no estaba tan lejos de casa así que un taxi era lo más eficiente en esos casos. De vuelta por supuesto que volvieron a tomar un auto que los dejó con gran rapidez en la puerta de su pequeño departamento.

En cuanto cruzaron las puertas Edward miró el reloj que colgaba de una de las paredes para notar que ya faltaba poco para las 8 de la noche, un baño rápido fue todo lo que alcanzó a darse antes de que tuviera que correr a vestirse, su padre solo lo miró sonriente, Edward aun no le informaba que iba a salir pero nada podía ser mejor para su salud que ver a su hijo viviendo la vida normal de un chico de 20 años.

- Veo que vas a salir – lo molestó riendo

Edward que estaba abrochando sus zapatos quedó congelado ante la voz de su padre – Si, yo… pero…

- Ey tranquilo – le sonrió mas grande aun – lo que me dijo el médico me animo mucho así que ve tranquilo y no te preocupes por la hora de llegado – lo amenazó alzando un dedo – quiero que lo pases bien

- Te amo papá

Un abrazo bien apretado que casi cortó la circulación de los hombres Cullen le dio Edward a su padre antes de darle un sonoro beso en la mejilla y desaparecer por la puerta de su departamento. Ni siquiera se le había ocurrido decirle de su salida a su padre y podría haberse sentido muy mal por eso pero solo con ver su sonrisa todo resquicio de arrepentimiento se esfumó dejándolo mucho más tranquilo para disfrutar de esa noche. Las palabras sumiso y dominante lo habían estado rondando sin dejar en paz su mente, ansiaba saber más sobre ello pero se rehusaba a hacerlo a través de internet o algo parecido, quería que fuera Isabella quien se lo explicara todo en detalle aunque sus vagas nociones y su actuar le daban una muy buena idea, es probable que cualquier otro hombre saliera arrancando en dirección contraria pero él no… él quería saber todo sobre este nuevo mundo que le ofrecía La Cobra.

Po supuesto que el auto estuvo afuera de su departamento a las 8 en punto, Edward reconoció al hombre como el chofer de Isabella pero por más que lo saludo gentilmente se tuvo que conformar con un asentimiento de cabeza. El camino hacia el lugar donde lo llevaban se hizo en nada pero era muy probable que para Edward haya sido así porque no dejaba de retorcer los dedos por los nervios, cuando el auto se detuvo se apresuró a abrir la puerta pero el hombre que lo llevaba ya estaba ahí haciéndolo por él y provocando un sentimiento de incomodidad en el chico.

- La señorita Isabella lo espera en el último piso

El edificio era demasiado modesto para ser donde vivía la dueña de Swan S.A. pero eso le dio cierta confianza al joven Cullen ya que quizás después de todo ella era mucho más sencilla de lo que todos pensaban. Se subió solo al ascensor y marcó el numero que le indicaron, cuando avanzó los diez pisos del edificio, Edward notó lo extraño que era que ahí si Isabella gozara de las alturas cuando prefería estar en el segundo piso de su imperio, seguramente ese era uno de los misterios de La Cobra que iría conociendo de a poco, las puertas del ascensor se abrieron y se vio obligado a avanzar cuando sus pies prácticamente se pegaron al suelo, cuando encontró las fuerzas para caminar lo hizo de una sola voz, con decisión antes de que el miedo lo volviera a embargar.

- Justo a tiempo – solo una vez alcanzó a tocar la puerta antes de que esta le revelara al pecado hecho mujer – pasa – un paso al lado y una pose sexy hicieron que la hombría de Edward se comenzara a levantar de entrada

Imágenes asquerosas pasaron por su mente logrando que controlara un poco sus impulsos pero el joven conocía lo suficiente del sexo para saber que era cosa de tiempo antes de que su pene quisiera volver a la acción – Muchas gracias

Si, era sencillo, un departamento común y corriente que con trabajo muchas personas podían conseguir, si antes Isabella le parecía una mujer digna de admiración y hermosa ya de por si ahora sentía que el lugar que estaba comenzando a ocupar en su vida y en su corazón iba creciendo.

- Es una hermosa casa

- Gracias – respondió ella dejando entrever algo debajo de su bata – pero es solo un departamento mas… esta en realidad no es mi casa

Por más que esas palabras no buscaban ofender al chico, lo hicieron, pero así como rápido se decepcionó tuvo que olvidarlo ya que las manos de ella se pasearon por su pecho, haciéndolo perder el hilo coherente de sus pensamientos.

- Bien Edward – murmuró cerca de su oído – te hice venir porque quiero entregarte esto – Isabella se alejó hacia una mesa de arrimo en donde estaba el contrato redactado por su amigo – ten

Con algo de temor Edward tomó los papeles pero sin ojearlos - ¿Qué es esto? – ya había firmado un contrato así que no veía la necesidad de otra clausula de silencio mas

- Es el contrato… lo que firmaste el otro día en la oficina solo fue un contrato de confidencialidad para que pudiera hablarte sobre los sumisos y los dominantes – pese a que Edward seguía de pie ella prefirió tomar asiento para poder darle una mejor visión de sus desnudas piernas – déjame comenzar a contarte un poco… toma asiento – él lo hizo frente a ella para que pudiera comenzar – hace ya un par de años que practico la dominación – él se mantuvo atento porque de eso ya se había dado cuenta – me gusta tener el control en mis relaciones sexuales y aunque no practico en si el BDSM si muchas veces hago uso de ciertos juguetes… me encanta azotar y amarrar pero no disfruto del dolor extremo, prefiero…

- ¿BDSM?

Por más que La Cobra odiaba que la interrumpieran lo dejo pasar ya que Edward era demasiado ignorante en el asunto y era mejor explicárselo todo con mayores detalles – Son siglas, la B viene de Bondage que es una especie de dominación erótica donde se usan amarras y ciertos juguetes, la D proviene de la dominación, la S de la sumisión y la M de masoquismo – hizo una pausa para notar como el chico parecía procesar la información pero sin asustarse ni nada parecido – como podrás ver la parte con la que no estoy totalmente de acuerdo acá es con el masoquismo… si, gozo de la dominación pero tengo limites así que por ese lado no deberías tener miedo

- No tengo miedo – hasta el momento lo que había escuchado de Isabella se asemejaba bastante de sus conclusiones así que no tenia porque temer

- Y no tienes que tenerlo – verlo sentado frente a ella con una prominente erección la obligó a rozar un poco sus muslos para controlar el calor de su ansioso coño – no voy a hacerte daño pero si debes saber que si aceptas esta relación tendras muchas normas que acatar

- ¿Cómo?

- La mayoría de los amos disfrutamos del cuidar de nuestros sumisos, en este caso yo no soy la excepción pero tampoco me voy al extremo… me bastan cosas simples como el que siempre tengas tu teléfono encendido y que tengas visitas controladas al médico… odio los condones – murmuró sensualmente provocándole un jadeo al chico – el resto de los detalles está ahí pero hay uno más importante – alzó un dedo – y ese es que te quiero libre ciertos días

- Pero mi padre… - cerró los ojos con fuerza al darse cuenta que había vuelto a hablar sin pensar – perdón – agacho la mirada

- Señora – murmuró ella – tienes que llamarme señora… amo como lo dices así que…

- Oh… está bien, señora

- En fin, se que vives con tu padre y aunque en un principio pensé en que te mudaras a este departamento lo pensé bien, eso levantaría muchas sospechas así que como se detalla ahí – miró la carpeta en el regazo del joven – están acordados los días en los que te quedaras aquí… que no son todos

- Oh bien – asintió - ¿Tiene una pluma señora? – por supuesto que el papel de sumiso no le costó trabajo

Ella negó varias veces a mientras se ponía de pie – Quiero que leas punto por punto el contrato antes de firmarlo – ya estaba frente a él mirándolo con superioridad – porque una vez que lo hayas hecho solo bastara que digas una palabra para que todo terminé… tendrás una sola oportunidad para deshacerlo y créemelo cariño – con una de sus uñas pasó por su mejilla obligándolo a que se levantara – conmigo no hay segundas oportunidad

- Bien – asintió con los ojos cerrados – entonces lo leeré y el lunes…

- Una sola oportunidad Edward – sus manos ahora fueron a ambos hombros del chico enviándole más placer aun a su polla – nada más

- Entendido señorada

Ya aclarado eso solo le quedaba algo por hacer a Isabella y eso era la “muestra gratis” aunque no era tan así porque ella misma se moría por hacerlo.

- Ahora… para que sepas de que se trata esto te diré que uno de los puntos importante es que me dejes satisfacerte… – ronroneo la mujer caminando a su alrededor y disfrutando de verlo tan nervioso – mi propio placer es lo más importante – reconoció sin pudor y exhalando todo su aliento cálido sobre el cuello del chico – pero eso no quiere decir que tu no goces… porque si hay algo que de verdad me calienta es ver a un hombre derretirse ante mi

- No entiendo – eso era mentira, Edward si sabía sobre como una mujer satisface a un hombre, quizás no lo ha visto o menos experimentado, pero siendo el chico inteligente que es si se podía imaginar por lo menos un par de escenarios

- Te voy a hacer llegar – Isabella dejó de rodearlo para quedarse de pie frente a él – solo con mi boca – lo miró por entre sus pestañas y afirmando sus manos en su fornido pecho comenzó a bajar por su cuerpo

- Yo… - las palabras se atoraron en la garganta de Edward sin dejarlo emitir otro sonido más, su miembro palpitando no lo dejaba razonar y la vista de esa exquisita mujer casi arrodilla a sus pies mucho menos

- Tranquilo – Isabella lo miró hacia arriba y bajó hasta afirmar sus rodillas en el suelo, en ningún momento perdió contacto con su chico – tu me hiciste sentir bien el otro día… ahora me toca a mi

- Yo… no sé como…

- Lo sé… y eso es lo que más me calienta – los agiles dedos de La Cobra se colaron por entre la cinturilla del pantalón del joven pero sin adentrarse mucho, primero que nada quería volverlo loco y asegurarse que no se iba a correr al primer toque – mmm… - gimió al ver como el enorme bulto en esos pantalones seguía creciendo mas y mas

- Señora…

El gemido de Edward fue perfecto para Isabella haciendo que lo dejara en un segundo desnudo de la cintura para abajo, su polla era enorme y rogaba por una atención completa que ella le daría con maestría. Alzó por un segundo la vista para trabar sus ojos en los de él y así sin previo aviso chupó desde la base hasta la punta haciendo que las rodillas de Edward perdieran fuerza por un segundo. La Cobra sonrió y repitió la acción un par de veces antes de meterse un testículo por completo a la boca para sacarlo con un enorme “plop”.

- ¿Te gusta mi pequeño Pitón? – hace un tiempo había visto un video de una Cobra comiéndose a un Pitón y ¡Mierda!, esa enorme polla era casi tan larga como uno

- Si… yo solo… nunca…

- Lo sé – con su mano ahora comenzó a masturbarlo – y me encanta saber que nadie se ha comido esta polla – una nueva lamida que terminó con un soplido en la punta hizo sisear a Edward – y más aun que no ha estado en ningún coño asqueroso… ¡Oh Mierda!... cuando mi coño se la coma

Sin más volvió a metérsela a la boca para comenzar a succión de forma desesperada, pocas veces Isabella perdía el control así pero el verlo sumiso sin estar fingiendo por querer follarsela la estaba haciendo olvidarse un poco de las reglar, pero solo seria por esta vez así que se afirmó de las nalgas del joven para tener un mayor apoyo y hacer lo que mejor sabia, una garganta profunda, si, el joven estaba más que bien dotado pero aun así sintió como esa enorme verga topaba con el fondo de su garganta haciendo que prácticamente se corriera al instante. Unas lamidas mas mezcladas con las vibraciones que producían los gemidos de Isabella en su polla hicieron que Edward Cullen tuviera su primer orgasmo, duro, largo y potente.

- Oh… tanta leche… - cuando ya lo había ordeñado por completo dejó que esa polla aun un tanto dura golpeara repetidas veces su lengua – creo que esto tendremos que repetirlo – pese a que lo haría otra vez en ese mismo momento soltó la polla mas flácida y se puso de pie – pero no por ahora… ya te mostré que en esta relación tu también gozaras así que ahora depende de ti saber si quieres estar en ella o no

La cereta fría de La Cobra volvió a tomar posesión de ella indicándole de forma no tan gentil a Edward que Thomas lo estaba esperando abajo para devolverlo a su casa. Esa noche Isabella se quedó sola esperando porque la peor época del año viniera a ella dejando caer sus muros y volviendo la mierda que de verdad era.

.
.
.

No había nada que pensar, los papeles ya habían sido releídos más de diez veces y solo bastó la primera para que Edward los firmara, aceptaba cada termino impuesto en ellos y ahora que por fin era lunes solo podía pensar en verla, además, se había enterado temprano esa mañana que el martes, mañana era su cumpleaños así que, qué mejor que darle el contrato firmado junto a esa pulsera de cuero que aun llevaba en su bolsillo.

- Hola Jane… ¿La señorita Isabella? – ni siquiera preguntó cómo se encontraba, estaba ansioso y así era mejor, rápido y conciso

- Oh Edward… tu eres nuevo y por eso no sabes pero ella… - la chica dudó por un momento pero se decidió sin mucho esfuerzo – ella está en el último piso – cuando el frunció el ceño le aclaró – y es mejor que no la interrumpas, está ahí desde ayer y…

- Oh… es que me dijo que necesita estos papeles con urgencia – apretó en su mano el contrato rogando porque a nadie se le ocurriera pedírselo – así que creo que agradecer que se los lleve

- No Edward, mejor…

- Gracias Jane

Ella trató de advertirlo pero él se fue antes de darle tiempo, sin preguntarle a nadie más subió hasta el último piso de la torre ansioso por verla y decirle que estaba de acuerdo en todo y que jamás haría uso de su palabra de seguridad, que de alguna retorcida forma él sentía que esa era una vida para él y mucho más si era ella la encargada de dominarla. Los 50 pisos pasaron con rapidez y tuvo suerte ya que nadie hizo parar el ascensor, cuando las puertas se abrieron se apresuró a presentarse a la secretaria que había en cada piso, nunca había ido ahí por lo que se extraño de que no hubiera nadie, era solo una sala abierta perfectamente decorada y sin nada en especial, avanzó un par de pasos esperando verla sentada detrás de un escritorio como le era costumbre pero en vez de eso la encontró de pie frente a un enorme ventanal.

Era la figura más hermosa que había visto nunca, no tenía una gota de maquillaje en su rostro y sus ropas eran demasiado normal para ser de oficina, algo extraño pasaba en ella y su instinto de sumiso lo invito a averiguarlo para hacer lo que estuviera en su poder que la ayudara.

- Señora – habló bajando un poco la cabeza en señal de respeto

Los ojos de Isabella se cerraron con fuerza, estaba agorada de tanto llorar y esperar para que esa voz viniera a sacarla de su continuo infierno - ¿Qué haces acá?... Nadie sube hasta acá…

- Yo… - por un momento se arrepintió de no haberle hecho caso a Jane pero ya estaba ahí y era mejor que no se echara para atrás – traje el contrato… ya lo firmé

- Hiciste mal… no deberías haberlo hecho – él frunció el ceño mientras ella mantenía la vista en la ventana – estoy dañada… soy una jodida perra dañada que va a corromperte

- Pero eso es lo que yo quiero señora – no dudó de sus palabras – y quiero que sepa que ya acepté cada punto del contrato así que…

- Déjalo encima de algún lado y vete… quiero estar sola

- Pero señora… es que mañana es su cumpleaños y yo…

- ¿Qué? – la rapidez con la que se giró hizo que Edward retrocediera un poco

- Si – asintió volviendo a avanzar hacia ella – mañana 13… – aclaró – es su cumpleaños señora y yo me tomé la molestia de…

- ¿Ya no es 11? - ¿alguien alguna vez había visto los ojos de La Cobra inundarse?, si, Edward, y ya con esta eran dos veces - ¿No vino por mi?

- ¿Quién? – una impotencia pura lo embargó al verla tan rota y sin saber que le pasaba

- Tyler – sollozó sin ser plenamente consciente de sus palabras – Tyler ayer cumplía 10 años de muerto… y yo… yo esperé como cada año que viniera a buscarme… subí lo más alto que pude pero no vino – su llanto ahora era puro y conciso – Tyler no vino a buscarme y yo… lo esperé

- ¿El murió hace 10 años?

- Si – ella levantó la vista para verlo a los ojos – mi novio murió el 11 de septiembre del 2001 en lo más alto de su torre… estaba ahí porque aunque no quería trabajar con su papá para él era más importante conquistar el mundo para ponerlo a mis pies… Tyler murió por mi culpa



________________

Besos, Joha!!

35 comentarios:

  1. wooow joha! recien lo subiste i te juro qe qiero leerlo todoo! :)

    ResponderEliminar
  2. diosssssssssssssssssssssss!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!............... que envideaaa que me produce la cabra jajajajaj... me encanta...

    ResponderEliminar
  3. OMG!!! ptm,  a estas alturas la cobra ha de andar mojada por como se comporta edward jaja.. buen adelantoooooo ya quiero leerlo completoo

    ResponderEliminar
  4. DIOSSSS! Espero con ansias a que ya lo subas, amo a la cobra & amo esta leccion
    Gracias por el adelanto Joha
    Besos

    ResponderEliminar
  5. buenizzzimo!!!! buenissima la clase tambn! jajaja
    grax por el adelanto Joha

    saludos
    xOxO

    ResponderEliminar
  6. Uf Yoha... me has dejado como o_O jajaja... ya quiero leer el cap entero!

    ResponderEliminar
  7. mmmmm... obvio qe si!!!! ya qero  la leccion completa!!! uffff, me dio calor :$ jajajjja

    ResponderEliminar
  8. me encanto joha!!!!  con las clases de la cobra  a mas de una le va a tener envidia jaja no veo la hora de leer  todas las enseñanzas !!

    ResponderEliminar
  9. Ya deseo aprender la lección completa..., mmmmmmm

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. :O :O diiiiooooosssss me encantoooooooooooooooooooooooooooooooooooooo........................... aahhh ya quiero leer el capiii... est fic m trae locaaaa xD bye cuidate q estes bien

    ResponderEliminar
  11. huyuyuiiiiii que rica leccion quien fuera la cobra jajaja espero el capi completo besitos Joha

    ResponderEliminar
  12. ahh siiii, yo quiero enseñarle, que me diga señora a mi....... me encanta la inocencia de este Edward...

    ResponderEliminar
  13. siii estas lecciones van a ser muyy entretenidas!!!!! subelo pronto!!
    y quedo bien el montaje ;)

    ResponderEliminar
  14. Estoy esperando la lección completa!!
    Me va a dar un infarto!
    Quien fuera la cobra...

    ResponderEliminar
  15. omg kiero leerlo!!!!! :D

    ResponderEliminar
  16. ME ENCANTA!! YA QUIERO SABER COMO SIGUE LA LECCIÓN!

    ResponderEliminar
  17. Pfffffff pobre Cobra & como ya lo veniamos suponiendo, Tayler murio el 11 de sep del 2001, pobre la compadezco & Ed tan tierno al quererle dar un regalo.....

    Excelente cap Joha & el pequeño lemmon simplemente genial ((:
    Espero leerte pronto

    ResponderEliminar
  18. Chan!!! Ed ya firmo y se entero de la gran herida de la cobra!!! Huuy ya quiero leer el proximo capitulo
    Me encanta  mi manera!

    ResponderEliminar
  19. ow Isabella esta traumada, pobre mujer :( y Edward es quien la salvara de ese hoyo en el q esta metida :D

    ResponderEliminar
  20. joha me encanto!!!  este edward timido me encanta vamos a ver si mas adelante se suelta un poco!!  al fin sabemos que le a pasado a tyler....  muy bueno el apodo

    ResponderEliminar
  21. wow excelente capitulo joha ! jaja me gusto muuuuchoo el nombre !! pobre bellaaa no es facil superar algo asiiii :S

    ResponderEliminar
  22. pobree cobraa,,,, y tayler :(... vamos a ver ahora ke sucede en la relacion con eddy... el la volvera a consolar o esta vez la cobra lo castigara por haber subido.... muero por el sig capyy¡¡ cuidatee besos joha¡¡¡

    ResponderEliminar
  23. Tyler murió en una de las torres derribadas por los aviones ¿verdad? que triste!!!

    No me sorprende en absoluto, si es así, la dureza y frialdad de Bella, aunque la vulnerabilidad que ahora mismo tiene delante de Edward espero que la ayude, en realidad ambos son seres que se necesitan.

    Que bonito que está el fic preciosa

    Besotes

    ResponderEliminar
  24. Edward tan tierno aww es un amor... ya quiero leer el otro cap (:
    saludos me encanto

    ResponderEliminar
  25. ohhh pobre bella!!! se siente culpable esta mujercita!!!! y algo tenia qe ver lo qe yo pensaba, alfin le apunte a algo jajajajjaja
    siempre edwardcito esta paraa conslarla, se viene lo bueni 1313 jajajjaja

    ResponderEliminar
  26. ayy pobre bells esta destrozada D: por otra parte... me encanta este Edward :D es tan tierno 

    ResponderEliminar
  27. nuevamente Edward ve a la Bella debil, que es capaz de llorar.... que lindo capitulo y el acepta todo lo que Bella le pide, y gracias por que Bella no practique el masoquismo porque no podria imaginar ese cuerpazo lastimado.....

    ResponderEliminar
  28. HOla Joha!!! OMG! con que eso era lo que había sucedido con Tyler... eme encantó el cap... y que Edward sea tan "oportuno" para que encuentre a Bella tal como es en verdad... Besossss

    ResponderEliminar
  29. que buen capitulo Joha.. el primer orgasmo de Ed!, la firma del contrato y Bella ya se abrio un poco mas con respecto a su pasado muye buennooo

    ResponderEliminar
  30. hola k tal???
    vaya q sorprendente no me imaginaba qeu hubiera muerto asi... este edward inocente me encanta jajaja.

    un besito y cuidate

    ResponderEliminar
  31. vaya... si que se va a poner interesante la histoira... Edward sumiso... ok eso en verdad me da algo de vertigo... pero es tu historia... y me dedicare a disfrutarla... como leo todas tus historias estoy segura que no me dececionara... Edward un sumiso... creo que he leido todo tipo de historias menos de este tipo... y  te agradezco tu imaginacion...

    ResponderEliminar
  32. awwwww :( :( :( Tyler murio en las torres gemelas...... y Bella se culpa por eso..... :( mas chimboooo q trist d verdad......... estuvo muy bueno el capi... bye cuidat q estes bien

    ResponderEliminar
  33. me encanta la combinación de crepúsculo con remember...........llore este 11 sep me la vi y volví a llorar no puedo evitarlo...

    ResponderEliminar
  34. Ame este capitulo, me encanto la combinacion de tu historia con la de
    Remember me, hasta solte mis lagrimas recordando a Tyler.... Pobre
    Bella... Dios Edward acepto ser su sumiso con todas las reglas , Dios!!!
    ese hombre si que sabe gozar y la cobra lo ayudo bastante!!!

    ojala ue Edward le quite toda esa tristeza a a Bella!!!
    gracias Joha

    ResponderEliminar
  35. la pobre siempre termina con un drama teniendo a un guapote a sus pies pero a pesal de todo me encanto espero el prosimo nena

    ResponderEliminar