martes, 20 de diciembre de 2011

A Mi Manera - Capitulo 12

Bueno, Capitulo enterito. Besos!!

Summary: Isabella Swan lo tiene todo, poderosa, fría y calculadora, acostumbrada a vivir en un mundo de hombres aprendió a tener el control sobre los demás… ¿Que pasará cuando un joven y tímido Edward Cullen llegue a su empresa y despierte su curiosidad? ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.


Capitulo 12


Hasta el momento, Edward solo conoció una parte del departamento de Isabella pero aun no había tenido el placer de entrar a su templo sagrado, su secreto más oscuro, su máximo placer… su cuarto de juegos. El departamento contaba con tres dormitorios de los cuales dos estaban juntos, en cuanto La Cobra firmó el contrato de compra-venta mandó de destruir la pared que los separaba, a poner aislantes de sonidos y a pintar todo de negro. De a poco ella misma junto a un empleado de confianza comenzó a llenarlo de sus juguetes favoritos logrando conseguir más de cien metros cuadrados de puro placer.

Luego de la pequeña charla en el auto no volvieron a hablar hasta que entraron al departamento, el joven Cullen solo se quedó de pie cerca de la puerta esperando instrucciones pero se equivocó ya que estaba vez la lección no sería en la sala y así se lo hizo saber su ama cuando con solo un movimiento de su dedo índice lo obligó a que la siguiera.

Las puertas del cuarto de juego llevaban demasiado meses sin abrirse y hoy por fin La Cobra tenia la excusa perfecta para divertirse de verdad.

- ¿Qué… es… eso? – las palabras se atoraron en la garganta del chico obligándolo a toser para destrabarlas

Isabella se excitó con su temor – Esto cariño, – pasó la mano por la enorme estructura que le había llamado la atención al joven – es un arnés… y aquí te voy a amarrar

Edward optó sabiamente por tragarse cualquier palabra que haya querido decir, en lugar de eso se mantuvo estoico y esperando por la siguiente instrucción que no tardo en llegar. Un suave “desnúdate” le indicó lo que tenía que hacer, lo hizo a una velocidad prudente, ni muy lento ni muy rápido, lo justo para que La Cobra se sintiera complacida.

- Ahora sube las manos sobre las barras altas – Edward miró hacia arriba viendo como dos barras de algo se extendían haciendo la forma justa para que pusiera sus brazos ahí – más arriba – le indicó cuando lo vio con los brazos apenas alzados

Edward asintió - ¿Así señora?

Se estiró tanto que sus músculos se flexionaron haciendo que las glándulas salivares de Isabella se activaras obligándola a mantener la boca cerrada para no gotear. Aunque la boca no fue lo único que tuvo que mantener cerrado para no mojar el piso.

- Bien – despejó sus ideas paseándose por detrás de él para amarrarlo con las cuerdas que colgaban de las barras - ¿Duele? – el chico no había emitido ningún sonido con el primer tirón de cuerdas

- No señora – unas pequeñas lágrimas amenazaban con caer por el rostro del joven pero con aplomo supo contenerlas

La castaña sonrió complacida pero no tanto, quería escucharlo rogar un poquito antes que se doblegara por completo, él tenía que entender que al estar con ella ni siquiera un mísero numero de teléfono podía obtener, ella era de relaciones exclusivas y que el infierno se abriera si algún día aceptaba compartir a alguno de sus hombres con cualquier perra en celo que circulaba por Nueva Yorks. Los músculos le dolían al cobrizo pero su polla lo hacía más, le rogaba porque pidiera atención exclusiva pero Edward no podía rendirse, tenía que aguantar, había hecho mal y ahora lo entendía, lo que menos quería en su vida era decepcionar a Isabella pero si con ello conseguía verla tan sexy tratando de castigarlo quizás conseguía buscar alguna otra forma para enojarla.

- ¿Tienes miedo?

- No – su respuesta no dejó lugar a dudas. Fue claro y demostró seguridad

Isabella sonrió complacida – No señora – lo reprendió dándole el primer tirón a la cuerda que tenía en sus manos

El rostro del joven se contrajo de dolor pero también de excitación. Sus bíceps se estiraron tanto que no dudó haber quedado con un calambre en sus músculos.

- No señora – se corrigió con los ojos cerrados, aun cuando ya había tenido una muestra del castigo

- ¿Sabes? – La Cobra se paseó alrededor de su sumiso respirando con calma y disfrutando del momento – creo que tendré que castigarte más seguido – su voz tenía una mezcla perfecta entre lujuria y determinación

Paró su recorrido justo frente a él en donde sus piernas se abrían dejando libre el camino hacia el pecado. La visión de Edward amarrado con todos sus músculos marcados y tensos hizo que la castaña sintiera su clítoris palpitar y rogar por un poco de atención. Para Edward la situación no era menos caliente, su señora estaba de pie frente a él mirando fijo su cuerpo y chorreando un chocolate de deseo… deseo por él. En ese momento lo entendió, él también contaba con algo, se sintió poderoso. Sintió el poder que tenía, el que estaba dejándole claro que pese a ser él el sumiso aun así tenía poder sobre La Cobra.

- ¿Quieres que te la chupe? – quizás una mamada a Edward podía darle placer pero no de la forma en la que estaba pensando Isabella

- Si señora… – habló solo en su surroso por el nudo que se le formó en la garganta – por favor

Ella solo sonrió y se agachó para llevarse el pene de su sumiso a la boca, no hubo miramientos, fue sin preámbulos a engullirlo haciéndolo gemir de tanto placer que no puso evitar mover sus caderas. Solo falta que las uñas de La Cobra se enterraran en sus nalgas para que él entendiera que debía dejar quietas sus caderas, y la verdad es que el joven Cullen era capaz de soportar cualquier tortura si su ama estaba chupándole la polla pero ella no pensaba lo mismo y en cuanto lo escuchó gimiendo de placer supo que debía parar, aunque ella se moría por tragarse su semen se controló y se separó de su cuerpo. Su sonrisa matadora se clavó en los ojos verdes de él diciendo solo con ellos que esta noche no iba a obtener lo que quería.

- ¿Leíste algo de BDSM? – Edward sabía que su voz le iba a fallar así que solo asintió – entonces supongo que leíste que uno de los principales castigos es no permitir que el sumiso se corra – un gemido lastimero se escapó sin control de su pecho – así que esperó que tus bolas no se caigan porque esta noche no disfrutaras de ningún orgasmo, solo placer – se le acercó amenazadoramente hasta que logró estar a su altura. Lo tomó de los cabellos y para girarlo a la altura de su rostro – pero nada de llegar al final ¿Esta claro? – con esfuerzo por la posición volvió a asentir

El deseo por esos labios entreabiertos hizo que Isabella lo besara perimiéndole de paso que probara algo de su esencia en su boca, para ella no había nada mas excitante que chupar una polla y después besar, era una mezcla de sabores perfectos y malditamente apasionantes. Quizás esos labios no tenían más sabor que el propio de ella, pero para el joven bastó con saber en donde había estados esos labios para que su pene doliera aun más.

- Suficiente

En un rincón del cuarto había una pequeña repisa con varios juguetes, muchos eran para castigos mayores, Edward era solo un principiante y ya el tenerlo amarrado sin posibilidad de que se corriera era un castigo por si solo para él. Pero ella quería un poquito más así que se decidió por la fusta, uno de sus elementos preferiros, no acostumbraba a dejar marcas pero sentir el cuero sobre el cuerpo de sus sumisos le provocaba un placer máximo, el saberlos expuestos a su azote, esperando por él, no sabiendo si llegaría o no era más placer que el mismo azote. Y así lo hizo, paseo la fusta por el cuerpo de Edward quien dio un respingó al sentir el cuero frio sobre su caliente cuerpo. Aun no había alzado la fusta para asentar el primer golpe esperó hasta estar a la altura de sus pezones que pese a quizás no eran como los de las mujeres si estaban bastantes sensibles, primeros los rodeó con el cuero y sin que él lo esperara lo azotó, nada muy fuerte, solo lo justo para que el cobrizo gimiera y se retorciera sin lograr mayor movimiento del que las cuerdas le permitían.

- ¿Duele?

- No señora – si le dolía pero solo un poco y no pensaba decirlo

- ¿Aun recuerdas tus palabras de seguridad? – si, Isabella podía ser una dominatrix de primera pero no era una desalmada, jamás haría algo en contra la voluntad de sus sumisos

Él cerró los ojos antes de hablar - Si señora pero no tengo intensiones de usarlas

- Bien porque ahora yo necesito mi liberación

Poniéndose delante de Edward, la castaña se subió a un pequeño banquito que la dejaba mas a la altura del joven, o más bien, nivelaba los sexos de ambos. Tomándose un poco más de tiempo, La Cobra se desnudó dándole una muy buena vista a su sumiso quien no despegó los ojos de su cuerpo en ningún momento hasta que por fin quedó desnuda. Así mismo se le acercó sin tocarlo más de la cuenta y sin dejarlo siquiera mirar tomó su miembros con sus manos y se penetró por sí misma. Ambos gimieron espontáneamente ante ello pero Edward se tuvo que controlar mucho mas ya que no tenia permitido correrse y menos disfrutar aunque le fue imposible no hacerlo ya que cualquier cosa que tuviera que ver con Isabella le provocaba éxtasis al por mayor.

En un par de embestidas, La Cobra sintió sus paredes tensarse y como su cuerpo se estremecía dándole un orgasmo exquisito, la visión de Edward amarrado y sirviendo solamente de polla penetradora la hizo llegar en menos tiempo.

- Ohhhhh – gimió alto pero sin especificar nada. Siempre trataba de mantener su boca cerrada para que esta no la traicionara a la hora del clímax – ohhh excelente polla Edward – para terminar enredó una de sus piernas en su cadera haciendo que llegara más profundo – si… asiiiiiiiii

Alargó la “i” hasta que su voz se apagó justo al tiempo en que ella se separaba para no darle ninguna oportunidad al joven de correrse.

La habitación estaba cargada de sexo. El castigo había sido simple y conciso, perfecto para una primera vez y eso Edward lo supo, la experiencia fue maravillosa, descubrió cosas nuevas de él y de su ama.

- Muchas gracias – murmuró mirándola directamente a los ojos

- ¿Qué?

Isabella había ido a buscar una bata de seda que guardaba en el cuarto pero quedó con ella a la mitad de su cuerpo ante los agradecimientos de Edward.

- Muchas gracias señora – volvió a repetir – gracias por haber sido considerada esta primera vez conmigo y le prometo que nunca más aceptaré el numero de nadie

En ese momento Isabella tuvo los peores sentimientos encontrados. La naturaleza sumisa de Edward salió a flote dándole mucho poder pero también demostrándole el poder que tenia él sobre ella, esos ojos verde dispuestos a satisfacerla le provocaban tantas cosas que si no se anda con cuidado iba a correr más riesgos de los que alguna vez hubiera imaginado.

- Solo comparte mejor – asintió abrochando las tiras de tu bata – ahora – se acercó a las cuerdas – será mejor que duermas, mañana tienes medico con tu padre muy temprano

El corazoncito del joven sonrió contento pero solo un poco, ya sabía cómo eran las cosas y no quería pensar cosas que después no iban a ser. Ya listos y fuera del cuarto de juego ambos relajaron sus actitudes, tal y como le gustaba a La Cobra, una cosa es dominar adentro del cuarto y otra cosa muy distinta era la vida fuera de él, aunque su naturaleza dominante no durmiera, jamás pensaría utilizar un látigo en otro lugar que no sea la habitación negra.

- Lo más probable es que mañana salga en todos los diarios nuestra cena… te comenzaran a seguir y a escarbar en tu vida así que antes de que te vayas afuera del departamento te esperan dos guardaespaldas

- Si señora – asintió él no teniendo otra opción

- Llegó el momento Edward – se giró para verlo directamente – a partir de mañana no solo eres mi sumiso… serás mi pareja pero ¿Estás listo para esto?

- Si – asintió tan rápido no pudiendo esconder su entusiasmo

- Entonces mañana serás oficialmente mi novio Edward Cullen

La sonrisa del joven no podía esconderse y la de Isabella tampoco al verlo tan dispuesto para ella. Él era hermoso y no solo por fuera, ese amor hacia su padre significaba mucho más para ella que cualquier polla grande o cuerpo fornido, así que bastante contenta con su decisión se puso de puntillas y lo besó castamente ya que él aun estaba castigado.

- Vamos a dormir

Esa mano que le extendió La Cobra estaba dándole paso a muchas más cosas que al compartir una cama.

.
.
.

La noche fue un infierno para los dos, durmieron en la misma cama pero con vacio enorme entre ellos ya que no todo salió como lo había pensando en un principio y la noche fue de castigo para ambos, lo que los hizo reflexionar muy bien sobre la siguiente vez en que esto ocurriera. Cerca de las 6 de la mañana Edward se aburrió de estar recostado y supo que era hora de levantarse si quería estar con su padre antes de que este despertara. Con sigilo se movió afuera de la cama pero su delicadeza no sirvió de mucho ya que Isabella estaba tan despierta como él.

- Thomas te estará esperando abajo junto con tus guardaespaldas, quiero que me avises si algo pasa y que no abras la boca para nada. Dudo mucho que hayan averiguado algo sobre ti pero es mejor prevenir, ya más tarde me encargaré de que nadie te siga

- Señora…

- Isabella – lo corrigió – recuerda que ahora solo me llamaras señora detrás de la puerta del cuarto de juegos

- Bien… Isabella – habló con algo de dificultad - ¿Esto quiero decir te somos… novio?

- Yo no tengo novios – la voz de ella sonó tan dura que fue como una cachetada para Edward

- Oh lo siento – bajó la cabeza negando por su estupidez – yo no quería…

La castaña suspiró, no quería ser una perra tan temprano en la mañana – No… lo siento yo pero Edward, es necesario que entiendas esto, yo no tengo novios, leíste el contrato y sabes cómo será esto, nuestra relación es más que nada de convivencia, de placer pero no de sentimientos… en el momento en que te involucres esto se termina

¿Era el momento para que le dijera lo involucrado que estaba?

Por supuesto que no, él sabía todo eso pero no podía dejar de querer a un paso de amarla como a nadie y lo más probable es que eso fuera su ruina algún día.

- Ahora ven acá – Isabella se puso de rodillas sobre la cama dejando gran parte de su cuerpo a la vista – dame un beso

Estiró sus brazos y sonrió de tal forma que Edward olvidó todo lo pasado, fue hacia ella cayendo en sus brazos como si no hubiera nada más importante que la castaña en su vida, solo su padre estaba en un primer lugar que quizás algún día se podría compartir con ella.

Una vez que Edward se bañó y se fue, Isabella tuvo tiempo para dejarse caer en su cama y pensar, pese a que esa no era su cama oficial le gustaba hasta más que la enorme cama que estaba en su enorme habitación de su enorme departamento. Todo ese lugar tenía un aire se simpleza que disfrutaba en supremacía cuando tenía el tiempo suficiente para mirar al techo y pensar en nada más que en cosas sin sentido. Su vida ya estaba lo suficientemente complicada como para que su cerebro no le diera tregua, ahí estaba más que tranquila y en paz.

Pero por supuesto que no todo es para siempre y esa paz se rompió en cuanto el sonido de su celular inundó el lugar. Bufó y pateó las sabanas pero no pudo huir de sus responsabilidades, en su vida había dejado de contestar el celular, era algo más fuerte que ella.

- ¿Hola? – prácticamente gruñó. Solo iban a ser las 7 de la mañana, demasiado temprano para cualquier cosa

- ¿Señorita Isabella? – la rapidez con la que se sentí en la cama fue sorprendente – siento molestarla tan temprano pero…

- ¿Qué mierda pasa Demetri?

- Lo siento pero… yo no sé como…

El titubeo del hombre le dio dolor de cabeza instantáneo. Isabella le pagaba para que mantuviera vigilada la aduana y si la estaba llamando a esas horas era solo porque una cosa pudo haber pasado y eso era algo que no iba a acepar. Hace muchos años hizo una promesa la que no pensaba incumplir de ninguna forma, en este mundo solo quedaba alguien indispensable para su vida y esa persona era su padre, por él era capaz hasta de matar y aunque hubiera preferido no hacerlo no pensaba dejar que le temblara la mano, ya muchas oportunidades había dado, esta era la última.

- Demetri – habló con los ojos cerrados tratando de controlar su voz – si no hablas de una buena vez…

- Ella esta acá. La tengo en inmigraciones pero no creo poder retenerla por mucho más tiempo no ha hecho nada malo y es contra la ley

- Voy para allá – ya estaba de pie vistiéndose mientras hablaba – pero si la dejas ir antes de que llegue estarás en problemas, ese puto video tuyo llegara a donde no quieres

- Ella estará acá cuando usted llegué

Sin más Isabella cortó la llamada, en tiempo record y olvidándose de su higiene estuvo lista y camino hacia el aeropuerto, Thomas estaba con Edward por lo que se vio obligada a tomar un taxi el que casi tuvo que comprar para que el chofer se atreviera a pasarse unas cuantas leyes del tránsito con tal de estar en el menor tiempo en el aeropuerto. Media hora después estaba entrando a JFK, se lo conocía de memoria y sabía muy bien donde tenía que dirigirse así que haciendo acopio a toda su careta dura que se había creado a lo largo de los últimos años se paró afuera de la puerta y respiró un par de veces, no se encontraba ni siquiera un guardia en ella por lo que viéndose sola dejó que esa coraza se cayera por unos cuantos segundos, se permitió dudar y por solo una fracción de tiempo se vio corriendo a casa de su padre en donde podría refugiarse sin miramientos entre sus brazos, ese era uno de los pocos lugares seguros que le quedan y por eso mismo es que retomó las fuerzas para entrar por esa puerta.

La mujer de cabello caramelo estaba de espaldas a ella mirando a través de un cristal como los de las comisarias, parecía un vidrio pero cualquiera podía saber que era un vidrio que se veía desde el otro lado. Los pasos de La Cobra resonaron logrando que la mujer se tensara, solo el sonido de los tacones de la castaña le bastaron para saber quién era que estaba a sus espaldas.

- Isabella – habló aun mirando al espejo – debí suponer que tú me tendrías aquí

- No debiste regresar – con un sonido sordo dejó caer su bolso en la mesa de vidrio que estaba en el centro de la habitación – ahora te voy a dar dos opciones – la mujer se giró para verla a los ojos

- No deberías hablarme así Isabella

- Yo te hablo como quiero… Esme – escupió su nombre con tanto asco y rabia que hasta el impávido rostro de la mujer se tensó – teníamos un trato y tu lo rompiste

- No – negó haciendo una mueca de sonrisa – el trato queda roto… esas reglas ya no me sirven

Una risa resonó en el ambiente. Era imposible para la chica creer sus palabras tan descaradas – Como dije… tienes dos opciones. Te vas por donde viniste o…

- ¿Qué? – la interrumpió - ¿me vas a matar?

- No me desafíes – habló con los dientes apretados – desde que supe de ti que me estoy controlando para no retorcerte el cuello

- Pues no eres la única – las cejas perfectas de Esme se alzaron – así que vas a tener que ponerte en la fila cariño

- No me interesa con quien más te has metido… solo me interesa que te mantengas lejos de mi familia

- Entonces dile a tu padre que deje de amenazarme de muerte

- ¿Qué…? – la voz de Isabella se cortó en cuanto escuchó sus palabras, no tenían sentido, ella estaba haciendo todo esto para protegerlo, para que él nunca se enterara de la verdad - ¿De qué mierda estás hablando?

- De que no eres la única con la que tenía un trato – recalcó el “tenia” con demasiado entusiasmo – tu padre también me ha estado manteniendo lejos los últimos años… desde el principio para ser exactos – la cabeza de La Cobra estaba tratando de procesar todo eso pero le estaba resultando casi imposible – pero me cansé – dejó de pensar en todo – estoy cansada de vivir lejos de mi país y quiero regresar

- Te equivocas si crees que te dejaré poner un solo pie en Nueva Yorks… ¡Esta es mi ciudad! – se llevó una mano al pecho para darle énfasis a sus palabras - ¡Y yo decido quien jodidamente entra aquí! – sus palabras tenían fuerza pero no pasaban a ser gritos

- ¿Y qué vas a hacer? – Esme se le acercó casi invadiendo su espacio personal - ¿Matarme? – la burla en sus palabras hizo que la castaña temblara de ira

- No me desafíes porque te juro que…

Esme la cortó con un gesto de mano - Nunca me matarías, después de todo soy tu madre Isabella… ¿O ya lo olvidaste?

_______________________________
Besos, Joha!!!

42 comentarios:

  1. Duro pero excitante!!! xD

    ResponderEliminar
  2. Lo quiero suave pero tambien duro!!! por dios !!

    ResponderEliminar
  3. DURO Bien DURO!!
    Peeeeeeeero con  muuuuuuuuuucho placer!!
    Hay!! no puedo esperar!!

    ResponderEliminar
  4. wow111 CASTIGO CASTIGO MUERO POR LEER

    ResponderEliminar
  5. buenisimooooo

    un besito y cuidate

    ResponderEliminar
  6. Mmmm... como sea! pero quiero castigo! jajaja

    ResponderEliminar
  7. muy bueno!! me encanta!!!! capi completo pronto!! :)

    ResponderEliminar
  8. que adelanto joha!!!  duro!!!  espero pronto capitulo completo

    ResponderEliminar
  9. yeahhh si mi vida con esos ojos tienes poder sobre cualquiera <3 <3 y la cobra no sera la excepcion de caer ante tus encantos

    ResponderEliminar
  10. Las consecuencias de guardar un papelito  xD

    Ya quiero leer el capitulo!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. ahhhhh estoyy ansiosaaaaaaa porr leer el castigooooooooo ajjajaajaj!!!!!!!! y con este adelantoo solo aumentann mis ganas de leerlo completooo!!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Duroooooo..... duradero y muuuuuy lujurioso!!!!!! 
    Te pasaste mujer! ya quiero el capi completitoooo... :)

    ResponderEliminar
  13. putas.... se que dije que mañana pero no me contuve estuvo genial el cap pobre mi ed se quedo con als bolas sazules jajaja ahora si a dormir muñe un bso y genial el capi

    ResponderEliminar
  14. te voy a matar mujer ... pero yo ya me lo sospechaba ... jajajaja ... edward cada capitulo lo amo mas .... eres genial

    ResponderEliminar
  15. woooooooooah... delicioso!!! estuvo leve el castigo pero muy hot!!!!
    No entiendo q paso con Esme,, quiero sabeeeeeer, me acabare las uñas de  la angustia por saber!!!!
    Excelente cap!!

    ResponderEliminar
  16. OMG! QUE CAPITULO!

    y el final con el regreso de Esme me dejo en Shock...aunque siendo o no madre de Bella....esta es la cobra y no se deja mandar xD

    ResponderEliminar
  17. wow buenisimo el capi pobre de mi edward mira que dejarlo asi espero que pronto tenga su recompensa y en cuanto a esme me muero de ansias de saber que fue lo que paso con ellos en el pasado para que la cobra y charlie la quieran matar en espera del siguiente capi 

    ResponderEliminar
  18. sospechaba  que  esme era algo de charlie, pero no la madre de la cobra!!!! la verdad con este fic me dejas sorprendia los personjaes como rosalie y emmett los padres de edward...
     Pobre edward lo han dejado con las ganas!!! jaja es mala la cobra.. excelente como siempre y quiero saber mas de esme

    ResponderEliminar
  19. hola k tal??
    muy buen capitulo...que sorpresa lo de esmes jajaja cada dia se complican mas las cosas y hay mas sorpresas..

    un besito y cuidate

    ResponderEliminar
  20. Me encanto el castigo de eddward !! y como ella le pidio qe la besara al final !! fue ttierno :) 

    y omgg esme su madre !! no me lo creoooooo !!!

    ResponderEliminar
  21. Joha cariño, me encantó!  El castigo de Edward lo encontré un poquitín suave, pero como era el primero te lo perdono jajajajaja.... Anoche te esperé hasta las 3 y algo, pero me venció el sueño, pero aquí estoy ;)

    Se supone que Esme dejó la cagá tiempo atrás pero no estoy segura de haberlo leído, me releeré de nuevo todos los capis ahora, muero por saber que harán esas dos zorras (Alices y su madre) que necesitaron que Esme vuelva :O

    Pobre Edward, se me hace que va a sufrir, aunque la Cobra tampoco se queda atrás.

    Te a darás de pascuerita para Navidad y nos regalarás un capi??? Anda di que si ya??

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  22. OH DIOS AME TANTO TODO EL CAPITULO! ESPERO ES PROXIMO PRONTO

    ResponderEliminar
  23. QUE PASADA, LE HAS DADO UN GIRO GENIAL. ESTÁ MUY INTERESANTE, UN FIC MUY ATRACTIVO

    BESITOS PRECIOSA.

    Upssss!!!!! Me gusta mucho la nueva decoración

    ResponderEliminar
  24. me encantooooo jejejeje el castigo fue leve pero es el primero me encanto k dormir fuera un caso perdido jejeje y esmeeee guaaaa gracias pekeña

    ResponderEliminar
  25. o.O :O OMG :O esto se pone bueno -.- Sabia q Esme era algo de Bella, pero su ¿madre? bueh, esto cada esta mejor :3 xD :D
    Espero el proximo cap amsiosisima :)

    ResponderEliminar
  26. Su mamá! O.o
    Ay!! Jodeeeeeeeeeer! esto se puso muy bueno!!
    =o
    Ya quiero leer el otro cap!! jeje
    El castigo me encanta, ni muy leve ni muy fuerte, perfecto para ser el primero!!

    ResponderEliminar
  27. Ame a la cobra, Esme es la mamá, como que me suena raro pero bueno me encanto el capitulo !!

    ResponderEliminar
  28. Excelente capitulo! Esme la madre? quien diría. Edward como sumiso es perfecto! jaja 

    ResponderEliminar
  29. WTF!!!!!!!!!!!!!!!!! y q onda con Renee¡¡???  xD... bueno sospechaaba q era su madre.. pero entonces.. waaa Joha me matasss revela pronto el secretooo, siquieraa este....

    ResponderEliminar
  30. holaa ahhhh que fascinantee el capiii!!! eme la madre de bella ahh quede en shockk je....
    y el castigoo de edwardd mmm estuvo buenoo ja!!! y edward ya estaa ree enganchado con bella mal mmm espero que no salga muy lastimado por que por lo que vemoss bella no quiere saber nadaa veremoss sii cambiaa de opinionnje..!! me re gustoooo el capituloOO!!!!!

    ResponderEliminar
  31. holaa JOHA  pase por aquii para desearte que tengas una FELIZ NAVIDADD... lo mejor en esta nochebuenaa para ti y tu familiaa!!!!! que lo paseess muy bienn!! besoe enormeess!!! y muy muy muy FELIZZZ NAVIDADDDDD!!!!!!

    ResponderEliminar
  32. VAYA ESO SI QUE HA SIDO JODIDAMENTE INTERESANTE... ES QUE ACASO TU HISTORIA ES COMO UN  CASTILLO DE NAIPES ... LISTO PARA DESMORONARSE... BUEN CAP...

    ResponderEliminar
  33. WOW SUPER INTERESANTE!!! KIERO SANER KE ES LO KE PASA!!! 

    ResponderEliminar
  34. Hola Joha... wooow... estuvo de pelos el capitulo--- y con que Esme es la madre de Bella? cada vez tengo mas incertidumbre sobre las cientos de verdades q escoden estos personajes.... Besos

    ResponderEliminar
  35. cada vez atrapan más las historias de cada uno de los personajes de esta historia.
    y debo decirte que me encanto que el castigo fuera suave....

    ResponderEliminar
  36. mnoooooooo!! me dejaste sin habla! xq se lleva tan mal con esme?? que hizo ella?

    ResponderEliminar
  37. dios! me lo había imaginado pero no
    quise creerlo hahaha.
    - El castigo de Edward me gusto que  fuese 
    así de suave, pero al parecer a el le hubiese sido mas 
    fuerte.
    Siento que La cobra y Edward sufrirán mucho, has que me 
    equivoque por favor. 

    ResponderEliminar
  38. Omg!! Joh mis felicitaciones siempre te leia en fanfiction pero no subiste mas alla

    ResponderEliminar
  39. Omg!! Joh mis felicitaciones siempre te leia en fanfiction pero no subiste mas alla

    ResponderEliminar
  40. Omg!! Joh mis felicitaciones siempre te leia en fanfiction pero no subiste mas alla

    ResponderEliminar
  41. MIERDA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    OMG NO LO PUEDO CREER AUN KE ME LO IMAJINE
    DIOS ME ENCANTA ESTE FIC JOHA LO EMPESE A LEER
    EL VIERNES PERO NO PODIA ESCRIBIR XK ME IBA
    APRISA AL SIG CAP PERO ME DEJASTE CON LA BOCA
    ABIERTA CON ESO DE KE ESME ES MOM DE BELLA
    TE ESTA QUEDANDO GENIAL SIN CONTAR QUE ME DAS
    DEMASIADAS IDEAS JEJEJ

    ResponderEliminar