domingo, 22 de abril de 2012

Lounder - Capitulo 2


Chicos, segundo capitulo :)

Summary: Una fría noche en Forks lleva a la despreocupada e inmadura Bella Swan directo a un destino que no eligió, una búsqueda que no quiere realizar y a un chico mucho peor que ella. Solo juntos podrán luchar contra los Lounders. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 2

- Deberías dejas de beber

Rodé los ojos y traté de que esas palabras se esfumaran porque no tenía ánimo ahora para soportar esto. Tomé la botella con fuerza en caso de que mi amigo quisiera arrancármela y le di otro sorbo.

- ¡Claro! Ignórame… como si eso sirviera – lo último lo murmuró pero sé que lo hizo con intención para que lo escuchara

- No me presiones Emmett – golpeé la mesa de centro con excesiva fuerza al dejar la botella sobre ella – no estoy de animo

- ¡Nunca estas de ánimo!

- ¡NO! – rugí poniendo de pie - ¿CÓMO MIERDA QUE ESTES DE ANIMO SI TENGO ESTA VIDA DE MIERDA!

El alcohol estaba apoderándose de mis sentidos así que cerré los ojos y traté de pensar en ellos… yo no era como ellos, necesitaba concentrarme y volver a encontrar mi centro.

- ¿De verdad crees que siendo como ellos te escaparas? – abrí los ojos y mi amigo estaba de pie y con los brazos cruzados en frente de mi

- Estoy vivo ¿No? – me toqué el pecho sin medir mi fuerza. Me dolió

Si, el alcohol ya estaba haciendo su efecto - ¡Perfecto! Entonces sería bueno que yo me fuera ya… quizás lo que necesitas es estar solo

- ¡Haz lo que quieras! – pasé por su lado para tomar mi chaqueta, mi billetera estaba en mi bolsillo - ¡voy a salir!

- ¡SAL! – gritó a mis espaldas - ¡Y ve si matas a algún Lounder!

Eso último me dio las energías para cerrar la puerta de golpe.

Lounders.

Esos malditos, si no volvía a ver uno en mi vida sería tan feliz. Quizás podría hacer las cosas que siempre quise, cumplir mis sueños… tener una vida y no esta mierda que me obligaba a estar borracho todo el tiempo.

Camine por entre los callejones aledaños a nuestro sucucho. No tenia miedo, podía con cualquiera, hasta con uno que otro Lounder por si se llegaban a aparecer, pero ahora espero sinceramente que guarden sus perversiones y su maldad porque esta noche será completamente mía. A solo dos cuadras de mi casa estaba la parada con la mejores putas de todo Nueva York, una mamada de cualquiera de ellas era suficiente para hacerme olvidar de todo, solo me faltaban un par de pasos para doblar la esquina que me esperaba pero no pude hacerlo, un sollozo me lo impidió.

¡Por esto los odiaba!

Podía vivir encerrado en mi sucucho sabiendo lo que pasaba pero sin verlo. No si lamentablemente o no, pero no podía escaparme una vez que los veía.

Avancé hacia los sollozos y vi al maldito amenazando con una navaja a dos chicos, los hombres pese a ser grandes estaban histéricos y no era para menos, a uno le había hecho un corte en plena mejilla derecha.

Bien, parece que mi acción de esta noche seria otra.

- ¡EY! – grité llamando la atención de los tres hombres – ustedes dos – apunté a los chicos - ¡corran!

Tuvieron que pasar unos segundos para que uno de ellos tomara al otro y salieran corriendo. El maldito Lounder se dio vuelta y por más que trató de identificarme se le hizo difícil, supongo que aun me quedaba una buena dosis de alcohol en la sangre.

- Tu… ohhh – al Lounder solo le bastó dar un paso hacia mí para reconocerme. Supongo que mis ojos verdes y me pelo rubio le daban una idea de quién era. Si supiera que solo mi cabello se había aclaro un poco con la transmutación – eres un cazador

- ¡No somos cazadores! – quise defenderme – ¡Somos limpiadores de Lounders! – me quité la chaqueta que dio Emmett para mi cumpleaños número 16, justo antes… la dejé a un lado y me remangué la camisa. Alguien iba a sangrar hoy

Sé que lo que dije sonó totalmente ridículo así que no me importaba que se estuviera riendo, dentro de poco estaría muerto - ¿Entonces vas a matarme? – asentí avanzando hacia él – oh niñito, eso será difícil porque tengo muchas ganas de incrementar mis poderes… y matar a un cazador…

- ¡NO SOMOS CAZADORES!

- ¿Y tu compañera?.... ¿No se suponen que son dos?

- Yo mismo basto para matarte

Pensé que iba a tener un poco de emoción pero en cuanto el tipo se me acercó lo hizo con la navaja hacia adelante, solo necesite hacerle un movimiento que había aprendido hace algún tiempo para cambiar el curso de la navaja directo a su corazón. En segundo el Lounder cayó muerto a mis pies. Quizás era bueno en esto y quizás podría sobrevivir yo solo matándolos pero este no era la puta vida que yo había escogido.

Si tan solo ese día no me hubiera quedado estudiando hasta tarde…

La biblioteca acababa de cerrar, me debería haber ido hace mucho pero no tenía ganas de llegar a casa… casa, más bien a ese infierno. Mi mejor forma de salir de ese lugar era el estudio así que me refugiaba en él cada vez que podía.

Ya era tarde, hacía calor así que llevaba mi chaqueta en la mano. Amaba mi chaqueta, mi mejor amigo Emmett acaba de regalármela y aunque era prácticamente el único regalo que he recibido en mi vida no dejaba de ser el mejor.

Miami era un lugar caluroso pero hoy sentía un calor excesivo, apuré el paso para llegar solo porque tenía sed y hambre. Si era por ver a mi padrastro… prefería quedarme a dormir en la calle. Iba tan ensimismado en mis pensamientos que no me di cuenta del escándalo hasta que me encontré en medio de él.

Era una mujer evidentemente drogada zamarreando a una niñita que no debía sobrepasar los 5 años, inmediatamente recuerdos de mi propia madre me invadieron. No lo pensé, solo me lancé sobre la mujer para que soltara a la niña que lloraba desesperaba. Cuando la tuve cerca no solo comprobé que estaba drogada sino que también olía a alcohol.

- ¡Suéltame maldito!

- ¿Qué…?

No pude terminar de hablar ya que me empujó tan fuerte que terminé trastabillando y con mi culo en el suelo. Me costó un poco coordinar lo que acaba de pasar, cuando iba a levantarme un hombre apareció de la nada inmovilizando a la mujer. Sinceramente no me preocupé por ella pero si por la niña quien estaba arrinconada rodeando sus piernas con sus brazos y llorando a mares.

- ¿Estás bien?

Negó sin dejar de hipar – Mi mamá… es mala – levantó su carita y estaba evidentemente asustada – no dejes que me lleve… por favor señor… no me deje con ella

La abrace contra mi pecho y agradecí como la mierda haberlo hecho porque justo en ese momento el chico que había aparecido le dio vuelta el cuello a la mujer dejando caer su cuerpo inmóvil al suelo. Abrí los ojos y la boca sin moverme, no podía creer que la haya matado, así sin más…

- Cierra los ojitos y quédate quietita hasta que venga… ¿Te sabes la canción del caballito blanco? – la niña solo asintió sin abrir sus ojos. Se lo agradecí – bien, cántala hasta que yo te diga ¿sí?

Volvió a asentir. Le di un beso en su frente y me levante. En una zancada llegué al hombre.

- ¿Qué mierda hiciste? – solo mi empujón demostró mi ira ya que mantuve el tono bajo - ¡La mataste!

El hombre vio de un lado a otro como buscando a alguien – No mate a alguien… mate a Lounder

- ¿Un Lounder? – no me hacía gracia esto. Volví a empujarlo solo por instinto - ¿Y qué mierda es eso?

- ¿Alguna vez te has preguntado como un hombre puede violar a una niña?... ¿Qué mierda está pasando por su retorcida cabeza? – asentí sintiendo un frio recorrer mi cuerpo. Eso era algo que muchas veces me había preguntad  – Eso es un Lounder

- No… entiendo

- Los Lounders… - volvió a mirar por todos – son humanos… malos humanos. Pero…

- ¿Qué miras? – quise seguir su mirada pero no había nada, solo oscuridad - ¿Esperas a la policía?

Negó volviendo a mirarme. Ahora su mirada era completamente distinta – No… a mi compañera, pero ya no puedo esperar – me tomó del rostro. Estaba demasiado cerca de mi pero aun así no fui capaz de alejarme – tu tendrás que buscarla a ella… recuerda – apretó demasiado su agarre – tienes que buscar a Irina porque o si no ambos morirán. Un cazador no puede subsistir sin su compañero

- ¿Cazador? – me quise remover. Tuve toda la intención pero sus ojos verdes me tenían atrapado - ¿Qué mierda…?

Un beso, un beso cálido y cargado de sentimientos. Ningún sentimiento amoroso, era algo mas, era… algo distinto. Acepté su beso que duro unos segundos más. Cuanto terminó por fin fui consciente de mi cuerpo y logré separarme de él solo para verlo caer.

No me había dado cuenta antes pero el hombre tenía una herida muy cerca de su corazón, era una cortada o algo, no sé, solo estoy seguro que sangraba mucho.

- Lo siento mucho pero ahora te toca a ti… eres un chico joven y yo no… solo busca a mi compañera, ella te dirá todo sobre nosotros y los Lounder

Su mano se dejó caer por completo, inerte… muerta.

No entendía nada, ahora había dos cuerpos en este callejón y yo necesitaba hacer algo. Giré para ver a la niña que seguía en la misma posición que la había dejado… cantando. Como pude me puse de pie y corrí hacia ella, la tomé en brazos y salí de ese callejón, corrí lo más que pude hasta una estación de policías. No era capaz de entrar por eso solo le pedí a la niña que les contara todo lo que había pasado, eran dos muertos en un callejón, lo sentía en el alma pero no podía quedarme a que me acusaran de algo.

Esperé hasta que la niña entrara y me gire para seguir mi camino incondicional rogando por olvidar esta noche.

Desde esa noche nada fue igual, yo tomé el lugar de ese hombre y aunque busqué a Irina y ella me informó un poco más sobre esta maldición nunca volví, tomé mis cosas, dejé a mi padrastro y hui. Corrí sin parar por meses huyendo de toda esa mierda, un par de Lounders me encontraron pero logré véndenselos, solo cuando estuve a punto de perder me di cuenta que o me rendía y buscaba a Irina para quedarme a su lado o encontraba una solución. Menos mal que gracias a mi perseverancia y al alcohol fue la segunda opción que me dio la solución.

Estuve solo casi un año hasta que Emmett me encontró, si no hubiera sido por él me habría muerto hace mucho, no a manos de un Lounder, sino gracias a mi mismo.

Le debía más de lo que pensaba a Emmett, por eso mismo cambie el rumbo de mis pasos, ya no tenía ganas de sexo ni mucho menos de una mamada, prefería volver a casa… además, el efecto del alcohol estaba pasando y no quería toparme con otro Lounder por ahí.

El camino hacia mi casa se me hizo difícil, me dolía la cabeza de una forma extraña, solo me dolía así cuando iba a tener una visión y si me estaba pasando era porque la sucesora de Irina no había aguantado mucho. Sé que era mi culpa, que ellas me estaban buscando pero no podía dejar que este mundo me comiera o si no me iba a perder en el.

En cuanto abrí la cadena que a penas y nos resguardaba de los ladrones me tiré en el sillón, la visión venia y yo no estaba lo suficientemente borracho como para aplacarla. Tomé mi cabeza y vi lo que estaba pasando.

Era una chica castaña, con ojos color chocolates, una hermosa mirada pero algo perdida, por alguna extraña razón me sentía a gusto viéndola a los ojos ya que era como si me estuviera viendo a mí mismo. Me dio pena la chica, esos hermosos ojos y ese brillante cabello iban a desaparecer para dar paso a un rubio común y a unos ojos demasiado extraños.

Me tomé la cabeza y esperé hasta que todo pasara, la chica era linda y me gustó pero ni por ella ni por nadie iba a entregarme a la vida de la que llevaba cuatro años escapando. Sentí como Emmett llegaba a mi lado y ya estaba listo para dejar ir la visión pero esta volvió a repetirse como si estuviera obligándome a prestarle atención, apreté los ojos e hice mi mayor esfuerzo para no chillar por el dolor que me estaba causando justo en medio de mis cejas.

- ¡Edward! ¡EDWARD! Reacciona hombre – con mucha voluntad conseguí pestañear y dejar ir esas malditas imágenes

- Estoy bien – la mano de Emmett me molestaba ya que mis ojos aun estaban algo sensibles - ¿Puedes dejar de hacer eso?

Tomé su mano y la corrí – Lo siento pero como te fuiste por un momento

- Lo sé – suspiré y tiré de mis cabellos para correrlos hacia atrás. Hice lo mismo con mi cuerpo y me dejé caer en  el respaldo del sofá – es solo que… murió otra – traté de decirlo normal pero aun así hice una mueca porque a pesar de todo esa chica no tenía la culpa… la culpa era solo mía

- ¡VES! – la voz de mi amigo se levanto varios decibeles al igual que su cuerpo – todo esto es tu culpa… porque estás aquí escondido y no dejas que te encuentren

- No es mi problema – me encogí de hombros ya no tan seguro de ellos. Los ojos cafés de la chica que ahora tomaría el lugar de la anterior “cazadora” me habían parecido lindos y era una verdadera lástima saber que ese color se había perdido al igual que su vida

El pequeño sucucho en el que estábamos tenía un enorme agujero justo frente a mis ojos, me concentré en él para no dejar que las palabras de la única persona que estaba siempre a mi lado me hicieran flaquear. Era yo quien había renunciado a todo y que ahora tenía que convivir prácticamente con las ratas para mantenerme vivo, si esa chica encontraba este mismo método no tendría por qué ser asesinada… era simple.

- Ed… amigo – el enorme cuerpo de Emmett volvió a posicionarse a mi lado en el sofá – tienes que hacer algo al respecto… no puedes dejar que otra chica vuelva a ser asesina cuando está en tus manos hacer algo al respecto. Tú sabes que… – de reojo vi como sus mejillas con hoyuelos comenzaban a colorearse – yo siempre estaré a tu lado, sea cual sea tu decisión pero… creo que debes buscar a esta chica. Es tu destino

- Eres un muy buen amigo Emmett – si la situación fuera diferente lo hubiera abrazado pero no quería confundir aun mas sus sentimos – si todo fuera distinto…

- Tranquilo – me sonrió mostrándome sus hoyuelos. Me animó ver a mi amigo de mejor humor, después de todo él era mi cable a tierra – se que no eres gay, que no puedes amarme pero eso no quiere decir que yo deje de estar a tu lado… sabes que estaré aquí mientras me necesites

- Lo sé – le di una palmadita

- Pero…

- Tengo hambre – lo corté – maté a un Lounder y se me abrió el apetito – se que eso iba a bastar para mantenerlo distraído por ahora

.
.
.

Una excelente semana había pasado, siempre cuando una nueva “limpiadora” era iniciada estaba teniendo visiones los primeros días pero hoy había cumplido los siete y no había pasado nada, sonreí sobre mi cama en cuanto abrí los ojos y me di cuenta que iba a ser un buena día, más bien una buena tarde ya que el reloj que colgaba la pared marcaba la 1 de la tarde.

Me estiré y rezongué haciendo hora para ponerme de pie, estaba dando el ultimo bostezo cuando una nueva visión vino a mí. Ahora era distinto, yo no estaba viéndola, era ella quien me veía a mí, esto era demasiado extraño.

Su pelo era completamente rubio y sus ojos era verdes, iguales a los míos, la vi de frente sin poder desviar mi mirada, ella sabía que estaba en su sueño o ella en el mío, lo que viniera al caso. Estaba enojada.

- Voy a encontrarte

- Inténtalo – me crucé de brazos y traté de verme lo más relajado posible

- Estoy cerca y no te vas a escapar

Titirité un poco, esto no me asustaba porque era normal la conexión. Pero ella… ella me daba una sensación extraña – No sabes dónde estoy

- ¡Se donde estas maldito borracho!

Me forcé a abrir los ojos ya que era la única forma en que las imagen se iban a ir, se fueron pero no sin que antes la chica me levantara el dedo de al medio en un claro gesto que demostraba su disconformidad.

Con pesar me levanté de mi catre y caminé hacia el baño, el espejo estaba roto, el lavamanos tenía solo una llave buena, la ducha no tenia cortina y ni siquiera salía agua caliente, vivía como la mierda porque si estaba entre la mierda era imposible que ellos me encontraran pero…

¿Esta mierda era mejor que luchar contra los Lounders?

Me mojé la cara con abundante agua y rogué porque mis pensamientos se aclararan. Por tantos años juré que tendría un futuro distinto al que estaba escrito en mis estrellas, con una madre drogadicta  y prostituta que terminó en una zanja y dejándome con un maldito proxeneta era más que lógico que yo iba a ser un maldito borracho que viviera en un sucucho. Fueron tantos años de creer que podía torcerle la mano al destino y ahora… era yo mismo quien me tenía en la mierda pero, si no dejaba de beber ellos iban a encontrarme.

Solo con un bóxer mal puesto entré a la sala en común que tenía este pequeño departamento. Gracias a Emmett y a sus trabajos es que comíamos.

- Buenos días

Me odie por hacerlo esto, sabía que debía taparme, él nunca me decía nada pero sé que se excitaba con verme tan desnudo. Busqué una solución que encontré al ver una camiseta tirada en el suelo, me la puse y avancé hacia la pequeña mesa en donde estaba comiendo.

- Yo… estuve pensando…

Lo vi y estaba totalmente atento – Te escucho

- Quizás si encuentro a esta chica… - negué porque se me hacía muy difícil hablar sobre esto – no lo sé… podríamos encontrar alguna forma de luchar en contra en esto

- Sabes cuál es la única forma de que dejes de ser un cazador

- ¡No soy un cazador!

¡Mierda! odiaba que nos dijeran así, para mí la idea de cazador seguía siendo algo como Buffy o los Cazafantasmas, unas especies de superhéroes de lo que yo estaba lejísimos de ser.

- Lo entiendo chico no cazador

- Ella está cerca – volví a ponerme melancólico y serio. Esto era tan difícil como la mierda – y pienso que si yo me concentro podrá encontrarme

- ¿Estás seguro de que es lo que quieres?

Vi de reojo como se ponía de pie y se agachaba a mi lado – Solo sé que esta es la vida de la que siempre quise escapar y… no es justo para ti tampoco Emmett. Tú mereces más que esto, si tan solo te fueras

- Tu… ¿Quieres que me vaya?

- ¡No!

Mi voz salió mucho más segura de lo que pensaba, tanto que ni siquiera me sentí extraño cuando las manos de Emm se posaron en mis mejillas. Tanto tiempo me pregunté él porque él me amaba y porque yo no podía hacerlo, era… sé que tengo mucho que agradecerle pero…

- Eres mi mejor amigo Emm

- Lo sé – sus manos se movieron sin intención de dejar mi rostro – y si tu quisieras podría ser mucho más Edward. Solo si me dieras una oportunidad

- Yo… te juro que… - cerré los ojos y pensé

Para mí el amor no era cosa de sexo, de si quien amas es hombre o mujer, para mí el amor tenía mucho de circunstancia y Emmett era quien mas había estado en mi vida. Sé que me encantan las mujeres y que los hombres no me llaman la atención pero mi amigo no era cualquier hombre… Emmett era quien impidió que muriera hace tanto tiempo.

- Solo dame un poco de tiempo ¿sí?

Él asintió pero con una gran sonrisa en el rostro – Solo eso te pido, que lo consideres

- Antes de tomar cualquier otra decisión necesito encontrar a esta chica – no pude evitar hacer una mueca al pensar en ella. No la conocía y ya me parecía odiosa

- Bien – antes de alejar sus manos me dio una caricia que me gustó bastante

Dos días más pasaron, no bebí ni siquiera una gota de alcohol lo que me hacia vulneraba a los Lounders así que aprovechando mi reciente aceptación a mi condición me di un par de vueltas por las calles de Brookyn y me encontré con tres Lounders. Tres malditos menos para esta ciudad y para el mundo, Emmett estaba feliz de que por fin estuviera realizando mi “trabajo”, nuestra relación seguía en pausa, aun no estaba seguro de poder darle una oportunidad y no porque eso me convertiría en homosexual sino porque no estaba para nada seguro de poder darle lo que él se merecía.

Hoy había sido una agotadora jornada en la cual me había desecho de un proxeneta y de un tipo que le vendía drogas a menores de edad. Estaba cansado y mis pies a penas y me respondían así que en cuento llegué a casa me tiré en el sofá y me quedé ahí. Emmett hoy tenía un trabajo, parece que iba a descargar un camión o no sé qué así que tenía un par de horas para dormir tranquilo. Mis ojos ya se estaban cerrando llevándome a un lindo sueño cuando ella volvió a aparecer.

- ¡Ey tú!

Gemí antes de verla. No necesitaba abrir los ojos ya que nuestra conexión era más bien “con los ojos cerrados”. La vi con calma, se veía molesta y ¡oh, oh! Su rostro tenía un corte que seguramente había sido causado por un Lounder.

- ¿Qué quieres?

- ¡Encontrarte! – rugió moviendo sus brazos de forma graciosa. Parece que mi risa no le gustó - ¡Se que tu sabes algo! No sé porque mierda te puedo ver y hablar contigo cuando cierro los ojos pero… ¿Por qué mierda tengo que encontrarte?

Aunque la chica se veía enojada y con ganas de patearme las bolas estaban a punto de soltar una lagrima. La entendía, esa impotencia de no saber lo que estaba pasando con nuestro propio cuerpo era horrible.

- ¿Dónde estás?

- En Minneapolis

- Oh, estas lejos aun

- ¡¿Lejos de donde?!

Quise taparme los odios por su grito pero no tenía sentido – De Nueva York

- ¿Ahí estas? – asentí – bien, entonces deberíamos juntarnos a mitad de camino o algo no se… en Michigan

- No – negué sin querer molestarla – es mejor que vengas a Nueva York… este es el lugar ideal para que hablemos sobre los Lounders

- ¿Lounders? – bien, parece ser que ella sabe menos de lo que me imaginaba

- Solo… ven a Nueva York

- ¿Y porque debería hacerte caso? Ni siquiera sé que como te llamas – sonreí. Se veía hermosa enojada, pero no era su cabello rubio ni sus ojos verdes, eran sus rosadas mejillas las que le daban un toque especial

- Me llamo Edward y podré resolver gran parte de tus dudas…

- Bella… dime Bella

- Bien Bella… te espero entonces en Nueva York

Su sonrisa y su asentimiento fue lo último que vi antes de abrir los ojos.



_______________________

Besos, Joha!!

13 comentarios:

  1. EMMETT ! mi amorrrrrr :) es Gay !! Que Guayyyy Lol Mira edwaard tu otra mitaddd ( osea bella) te necesitaaaa, asiiii qe vamos a ver siiii la busca ¬¬ estoy ansiosa por el proximo capitulo

    ResponderEliminar
  2. pffff super ya kiero ke lo subas :D

    ResponderEliminar
  3. Queee pasa aqui... A ver Emmette es gay??? Wow Joha cada historia me dejas sorprendida... Ahora osea que Bells debe encontrarlo pero Ed se esconde... ay no entiendooo... Quiero mas... Gracias Joha por sacarme de lo cotidiano... Te leo pronto... Xo

    ResponderEliminar
  4. diosssssss nooooo Emmett es gay? que sorpresa la verdad no lo vi venir ,me encantoooooooooo y nos dejas con ganas de mas....

    ResponderEliminar
  5. que adelantooooo fantasticooooo yy emmett es gay buenoooooo en el proximooo sabremoss de edwardd que buenoo estoy ansiosaa por saber mas...!!!!! muy buennoo el adelantooo ....vamos edward el tambien tiene que buscar a bellaaa ....!!! nos leemoss!!

    ResponderEliminar
  6. Ok. esto en realidad me confunde... necesito mas para aclarar bien las ideas que me venia formando en mi cabeza. Gay??? en serio???, eso es nuevo... Espero el capitulo completo ya que este me enredo mas... :)

    ResponderEliminar
  7. Bueno con este capitulo me has sacado muchas dudas la principal si edward era humano!!! Joha me quieres matar de un infarto ??' va a pensar si le de una oportunidad a Emmett!!!  bueno ya sabemos que son los lounder y ellos son cazadores , Ya me tienes atrapada quiero leer el encuentro de esos 2!!!

    ResponderEliminar
  8. wowww me has dejado woww esta historia es unica :) es completamente diferente enserio eres wow para poder crear tantas historias. sin duda alguna esta promete muchooo
    no puedo esperar que se encuentre :D

    ResponderEliminar
  9. Maritza Olaya Maya23 de abril de 2012, 0:01

    Aquí si puedo dejar mi Comentario ya que FF solo deja uno :P
    Amé el cap.. Ya sabemos alguito mas de lo lounders!!! :D
    Y OMG Emm y Ed O.O Me dejaste de una sola pieza con esto!!
    Espero que Bella encuentre a Ed rapido :)

    ResponderEliminar
  10. weoooow... cada vez me esta gustando mas esta historia... aunque aun no entienda bien de que va.. supongo que iré entendiéndolo más a medida que avance la historia... recién empieza... besos Joha!

    ResponderEliminar
  11. Gracias gracias gracias Joha! Ahora si me quedo claro que son los Lounders! Perros desgraciasiados!... Ok ese asunto entre Ed y Emma no me gustaaa lo confieso, para mi lis dos son sex simbol, no me los puedo imaginar así... Por otro lado me gusta que Edward este aflojandose un poco, xq pobre Bells ella si esta totalmente perdida, esta historia me encanta xq es totalmente distinta a lo que eh leído :D.... Te leo pronto! Xo

    ResponderEliminar
  12. Holaa Joha!!! esperabaa este capituloo con ansias me encanto la conexion que tienenn edward y bella a ver cuando se conozcann que pasaa..!!! yy guauuuu emmett enamorado de edwardd mmm pero cuando aparezca bella creo que a edwarddd le gustaraa jee...!!!!!!y bueno conocimos a edwardd y su vidaaa ...haber que sucede cuando se encuentrenn estos doss!!!!!!! yy emmett y edwardd que quedenn solo en buenoss amigosss ...jee por que yo soy cien por cien edward y bella je....!!!!!!! me encantoo el capituloo!!!!!!!!!!!!!! besos!

    ResponderEliminar
  13. excelente capitulo!! dios emmett es 100% gay wowwww y edward que lindo qq se decidio a enfrentarr su destino yy uyyyy como me alegra q ya se vallann a encontrar, pero solo me pregunto, de la reaccion de emmett cuando edward empieze a interesarse por bellaa

    ResponderEliminar