lunes, 16 de abril de 2012

A mi manera - Capitulo 18

Chicas... Les dejo el capitulo completo, perdón por todos los errores pero cada vez que lo escribia estaba con jaqueca. Besos.

Summary: Isabella Swan lo tiene todo, poderosa, fría y calculadora, acostumbrada a vivir en un mundo de hombres aprendió a tener el control sobre los demás… ¿Que pasará cuando un joven y tímido Edward Cullen llegue a su empresa y despierte su curiosidad? ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.


Capitulo 18


- Mayonesa, kétchup y mostaza por favor

Isabella veía abstraída como el hombre hacia lo que Edward le acaba de decir dejando caer encima de la salchicha en el pan una seria de salsas de colores que dejaban mucho que desear. Bueno, por lo menos para ella porque el joven de los ojos verdes estaba prácticamente salivando.

- Tenga – Edward tomó el hot dog y no esperó nada para darle el primer mordisco. Estaba tan rico como se lo había imaginado - ¿Y el suyo señorita? ¿Con que lo quiere?

- Ehhh – miró a Edward cuando se dio cuenta que estaba alargando demasiado la “h” y que sonaba un poco mal educada – con nada está bien para mi

- Bien bella dama – el hombre tomó un par de servilletas extras y le entregó a Isabella su hot dog

Aprovechándose un poco del shock de la joven, Edward sacó un billete de 5 dólares de su bolsillo trasero y pagó la consumición dejándole el cambio de propina al hombre. En seguida tomó la mano de su novia y la guio hacia una banca cerca en donde se sentaron, él volvió a comer de su comida mientras ella aun solo la estaba mirando.

- Amor… no tienes que comértelo si no lo quieres… puedes botarlo

El ceño de Isabella se frunció mirándolo – La comida no se vota Edward – el joven inmediatamente se puso colorado ya que eso era algo que tenía más que claro, pocas veces había tenido que botar algo comestible y era solamente porque ese algo estaba podrido y comerlo sería una verdadera irresponsabilidad

- Es cierto, pero yo…

Se tuvo que interrumpir ya que antes de poder decir nada mas, Isabella le dio una enorme mordida al hot dog que llegó a dejarle manchado el labio superior con migas de pan. La imagen era graciosa, adorable y demasiado humana para aquellos que conocían a La Cobra y no a Bella Swan. Edward recién estaba conociendo a esa chica que una vez jugó con muñequeas y que tuvo una vida perfecta hasta los 16 cuando su novio murió y se tuvo que enterar del asco que tenia por madre. Si, Edward hubiera dado cualquier cosa por conocerla porque estaba seguro que Bella no hubiera duda ni un solo segundo en comerse un hot dog en el Central Park, de ello, sabía que esa niña hubiera preferido sentarse a lo indio en el pasto y apoyarse sobre el pecho de su chico.

- ¿Ves como si puedo?

Y eso si que fue perfecto, esa sonrisa inocente y sin ninguna pretensión era lo que le faltaba a Isabella para dejar salir por completo a Bella… ya no estaba La Cobra de por medio. Por primera vez desde que empezó todo estaban solo Edward y Bella, sentados en una banca del Central Park disfrutando de un rico y poco saludable hot dog como cualquier par de novios.

- Eres perfecta – con uno de sus dedos largos y perfectos limpio el labio de su novia – eres todo lo que he soñado… Bella yo…

- Esto estaba más rico de lo que pensaba – la chica intuyendo un poco el rumbo de las palabras de su novio prefirió cambiar el tema y no enfrascarlos en una incómoda situación – así que supongo que te debo un cena con nuestros padres

- ¡Oh! – pese a que Edward tenía la firme convicción de decirle a su novia lo que sentía por ella, sus palabras cambiaron por completo el rumbo de sus pensamientos - ¿estás segura? No quiero que te sientas presionada por lo que te dije ni por nada

Cuando Isabella encaró una ceja Edward supo que era prácticamente imposible presionarla. Si, tenía un lado amoroso y libre pero eso no dejaba completamente afuera su parte dominante y siempre en control, quizás era eso lo que la hacía perfecta, una perfecta mezcla que todo el mundo deseaba pero que solo él tenía.

- Entonces hablaré con mi padre, se muere por conocerte – aprovechándose del ambiente distendido llevó una de sus manos hacia ella y la libró de unos rebeldes mechones que se le habían caído sobre el rostro – y quizás podríamos hacer la cena en casa para que no hayan periodistas ni chismosos

- No me importan ellos – de pronto la chica recordó que tenía una conversación pendiente con el dueño del New York Times, pero por ahora lo olvidaría – pero si me gustaría una cena solo para nosotros, algo familiar

Quizás sus palabras estaban saliendo sin su permiso, además de que estaba siendo irracional y descuidada pero por ahora nada de eso le importaba, era feliz del momento que estaba viviendo. Con Edward no tenia que fingir ni estar el cien por ciento del tiempo pensando en que cualquier cosa que dijera o hiciera de mas podía volverse en su contra, no, ya no era la chica que vivía con miedo ocultándose, por lo menos con él era solo Bella. Y si su chico le pedía una cena familiar es lo que iba a darle.


- Creo que a mi padre le agradaría mucho cocinar para nosotros pero no si tú y tu padre…

Isabella advirtiendo por donde iban sus pensamientos se apresuró a cortarlo – Nos encantaría una cena en tu casa

El viento comenzó a correr un poco más fuerte de lo acostumbrado consiguiendo que las copas de los arboles se mecieran provocando un sonido que si se estaba solo y con las luces bajas perfectamente podría provocar un paro cardiaco, pero si por otra parte se estaba acompañado de la personaba amada resultaba bastante placentero. El murmullo de los arboles combinado con el viento se interpuso entre los amantes en medio del Central Park, ya no eran Isabella Swan, la dueña y señora de Swan S.A. y de casi cualquier cosa que quisiera tener control en Nueva York, la dominante, la chica perdida que por años protegió a su padre quitándole cualquier crédito sobre su propia forma de protegerse. Tampoco era Edward Cullen, el chico huérfano de madre que por demasiado tiempo y sin ser su rol en la vida tuvo que preocuparse de su alcohólico padre que por más que lo amaba se odiaba mas a él, el chico que tuvo que dejar su alma en los estudios ya que sabía que el trabajo duro era lo único que lo iba a recompensar.

No, en ese parte no estaban la mujer las rica y poderosa de Nueva York y el chico sencillo que no tenia vergüenza de usar una camisa roída, no, en ese parque estaban dos personas que se habían encontrado en el momento preciso de sus vidas. Una dominante y un sumiso por naturaleza que sabían cuando dejar sus papeles a un lado para sentarse a disfrutar de un rico hot dog.

- Yo sé que no quieres escucharlo pero si siento por ti eso que supones

 Isabella solo pudo acurrucarse en su pecho y decir lo único que sentía – Si quieres puedes decirme Bella

Edward sonrió. Para él eso era mucho más de lo que esperaba conseguir, de a poco estaba curando su corazón y sabia que ella también estaba curando el suyo, porque aquí no había uno solo que sufría, los dos tenían heridas del pasado y es que… ¿Quién no las tiene?

Lo importante es encontrar a la persona correcta para sanarlas.

.
.
.

Un viaje inesperado los separo por ocho larguísimos días. La sucursal de Swan S.A. en Italia estaba teniendo problemas administrativos ya que el Gerente General había sufrido una trombosis cerebral que terminó con su vida. Era un hombre de 60 años que supo llevar muy bien el negocio, además, quizás el único en quien Isabella no tenía la necesidad imperiosa de estar todo el tiempo sobre él así que esa noche en el Central Park cuando la llamaron para avisarle no dudó en viajar a los funerales.

Lo malo fue que después de eso se dio cuenta que el hombre tenía demasiado control sobre todo y que sin él ahí habían muchas cosas que quedarían en el aire. Por eso su viaje exprés se extendió más de lo necesario, o por lo menos hasta que La Cobra se sintió conforme con el nuevo Gerente quien no tenía ninguna intención de fallarle a esa mujer ya que con lo poco que la vio supo que no le convenía tenerla de enemiga. Una vez mas Isabella comprobó con su viaje a Italia que el miedo era un muy buen condimento para aquellos que tenían problemas con el seguir ordenes.

En siete días dejó funcionando la empresa en la que ahora debía mantener un ojo, aunque fuera por un tiempo. El octavo día en su agenda lo aprovechó para viajar a Alemania en donde supo que viajo su madre ni bien los dejó a ellos hace tantos años atrás. El sobre que rescató de la casa de los Dwyer aún descansaba en el bolsillo de su abrigo cuando tomó el avión y solo en los aires tuvo tiempo para abrirlo, dio un agradecimiento al cielo por haber juntado a las estrella de aquella forma.

No era mucha la información que este le daba, solo era una carta de Renée a Victoria en donde le decía que ya estaba instalada y que su plan seguía en pie, lo importante de la carta era la dirección adjunta, la cual le sirvió para que en ese momento se encontrara en frente de la antigua construcción en pleno barrio alto de Berlín.

Le bastó una mirada al barrio para saber en dónde estaba, no necesitaba nada mas por ahora, quizás era una locura haber viajado para ver la casa y darse media vuelta e irse pero ella ya tenía lo que andaba buscando. Su familia tenía un pasado nazi sobre el cual ahora necesitaba investigar.

Desde Berlín tomó un vuelo directamente a Nueva York así que al día siguiente ya se estaba bajando en JFK en donde Thomas la esperaba con la puerta de su auto abierto.

- Bienvenida señorita Swan

- Gracias, – se subió en la parte trasera de auto y Thomas rápidamente en el lado del chofer – a la oficina por favor Thomas

- Por supuesto

El hombre suponía que eso sería así. Siempre después de un viaje iba primero a la oficina pero ahora suponía que los motivos habían variado un poco. Durante esos ocho días fue él quien tuvo que acompañar a todos lados a Edward y apostaba su cabeza a que los joven estaban muertos por el reencuentro.

Por primera vez en sus años que llevaba trabajando con la familia Swan, Thomas hizo algo a espaldas de su jefa. Mientras la esperaba le mandó un mensaje de texto a Edward para avisarle que ya iban camino a la oficina y es que ese joven se había ganado al leal empleado de los Swan.

Isabella tuvo que cruzar sus piernas cuando veía que se acercaban a su edificio, por fin iba a ver a Edward, no quería reconocerlo pero lo había extrañado mucho y el hecho de que a penas y hayan podido hablar por teléfono hizo de la separación algo mas difícil. Por teléfono y a la distancia su relación era muy distinta o quizás lo que la hacía diferente fue aquella noche en el Central Park donde dejó salir un lado que llevaba muchos años oculto. Estaba excitada y sobre ansiosa por volver a verlo y probar sus labios, no pensaba en sexo, solo en unos tibios besos y un par de caricias.

.
.
.

“La señorita ya llegó. Vamos rumbo a la oficina”

Edward dejó de lado todo lo que estaba haciendo, tenía un informe bastante interesante que mostrarle a su jefa pero ya habría tiempo para ello después, ahora quería ser un joven irresponsable y enamorado.

Bajó al segundo piso con calma porque aún le quedaban un par de minutos para que llegara. Jane no le preguntó el porqué estaba entrando a la oficina de su jefa ni tampoco quiso mostrar mayor interés en los que llevaba en el canasto porque lo suponía muy bien.

- Prometo que no estoy haciendo nada malo

Edward suspiró derrotado al no obtener respuesta pero no quiso darle importancia en ese momento ya que solo había alguien que ocupaba su cabeza. Sabía que lo iba a hacer era demasiado romántico y que las posibilidad de que ella se enojara era muchas pero era lo que sentía y después de todo… él era así.

Sacó las flores que compró temprano esa mañana y las dejó a un lado para poder sacar la rica torta que hizo su padre y el vino que él compró, no era un picnic ni nada muy estrafalario pero sabía que su novia vendría con hambre y siempre algo dulce sube el ánimo.

Cuando dejó todo listo sobre la mesa de centro que estaba en la oficina se sentó en el sofá con las rosas a su lado y esperó porque la puerta se abriera. No pasaron más de diez minutos antes de que la puerta se abriera con un gran estruendo.

- ¿Es que esta mujer no puede estar un minuto en su escritorio?

Edward vio embobado a su chica entrar y quitarse el abrigo pero ella no notó nada. Su ánimo se había comenzado a poner mal cuando llegó a su oficina y se encontró con el escritorio de su secretaria desocupado. Tiro su abrigo y su cartera pero sintió como la ultima se caía así que se giró pero cuando lo hizo se encontró con su novio de pie y con un hermoso ramo de rosas rojas.

- ¿Y esto?

- Antes de que te molestes – el joven dio un paso hacia su novia con el ramo por delante – acepta estas flores – ella dudó un segundo pero lo hizo – bien… ahora déjame explicarte que esto es un gesto – ella frunció el ceño pero él no se desanimó – de esos que tienen los novias con sus novias cuando tuvieron un largo viaje y vienen cansadas y con hambre, así que solo te pido que pienses por un segundo que te parece todo esto y que después me digas si prefieres que guarde todo y me vaya

Isabella no lo miró. En cambio guio su mirada hacia las rosas que estaban en sus manos, no las olio porque eso le parecía innecesario solo las miró y tocó con delicadeza antes de dejarla al lado de la bandeja que contenía la comida, Edward mantuvo todo el tiempo sus ojos sobre ella.

-Esto – con la mirada en el suelo comenzó a avanzar haciendo resonar sus tacones de 12 centímetros en las baldosas – es… - poco a poco alzó su barbilla para darle una visión entre tierna y lujuriosa a su novio – lo más hermoso – cuando llegó a su lado llevó inmediatamente sus manos a su pecho cincelado – que alguien haya hecho por mí y por más ganas que tengo de tener sexo contigo creo que…

Se puso de puntillas para darle un beso tierno y sin ninguna prisa. No quería incluir la palabra amor entre su frase pero por ultimo podía dárselo a entender y sí que lo hizo porque el cobrizo sonrió sobre sus labios en cuanto sus lenguas hicieron contacto. El beso era cálido y sin ninguna intención de terminan en una despojada desesperada de ropas… no, este beso tenía algo más.

Lastima para los amantes. Jane decidió dejar su lugar de trabajo para darles intimidad sin ni siquiera imaginarse que eso le daría vía libre a la única persona que tenía prohibida estrictamente la entrada a Swan S.A.

- ¿QUIEN MIERDA TE CREES QUE ERES?

Y con eso se rompió la magia que tanto le había costado a los dos alcanzar. Y es que no es para nada fácil abrir tu corazón, por eso cuando lo haces lo mínimo que esperas es que no te interrumpan.

- Edward – Isabella tomó el rostro del joven sin siquiera voltearse – ve a buscar tus cosas y esperamos en mi departamento ¿sí?

Edward asintió pero le quedó una duda - ¿En el departamento de siempre? – quiso confirmas lo obvio

- No – ella negó sonriéndole como Bella – en mi departamento. Dile a Thomas que te lleve, él tiene una copia extra de llaves

- Bien – y con una sonrisa enorme en el rostro dejando de lado a quien los había interrumpido, tomó las mejillas de su novia y la besó profundamente – te espero ahí Bella

Sin siquiera mirar a la mujer que estaba en medio de la oficina, Edward salió. No necesitaba verla para saber quién era y lo prefería así ya que no le agradaba para nada la idea de querer golpear a una mujer.

- Ahora tu – La Cobra, manteniendo su tono se giró hacia Esme – me vas a decir como mierda entraste aquí

- ¡Yo entro donde se me dé la gana! ¿O NO LO HACES TU MOCOSA?

La cobra asintió y camino hacia su escritorio – Supongo que sabes que entré a la casa de mis abuelitos pero… - en un tono bastante irónico y con una mano en el pecho se giro hacia la mujer que supuestamente le dio la vida - ¿No es mi derecho como heredera entrar cuando quiera?

- Mira niñita… - Esme solo alcanzó a dar un dedo antes de que la mirada de Isabella la detuviera

- De ti no necesito nada… solo quería algo que me recordara de donde vengo… algo de mis abuelos… de ti nada Esme

La mirada de la mujer mayor cambio a una de incredulidad - ¿Y porque debería creerte?

- No se – se encogió de hombros – y me da verdaderamente lo mismo lo que creas

Por un momento se quedaron calladas en una guerra de miradas, ni Esme le creía a Isabella ni La Cobra estaba segura de que Renée no quisiera romperle el cuello… bueno, que se atreviera.

- Entonces… ¿Te vas o esperas a que llame a los guardias? Ya sabes que con una sola llamada puedo hacerte pasar la noche en un calabozo

- ¿Y tu quien te crees? ¿Crees qué puedes hacer todo lo que quieres siempre?

Los ojos de Isabella estaban fijos en su madre, su rostro parecía sereno pero era cosa de verla a los ojos para saber que estaba a punto de explotar – Esme…

- ¡No! ¡Me tienes cansada niñita! – con esos mismos ojos siguió el movimiento que hizo la mujer para tirar un par de carpetas que ella mantenía en su escritorio - ¡TIENES TODO LO QUE QUIERES Y NO TE MERECES NADA!

- Baja el tono de voz – cansada ya de del escándalo y lista para dar todo por terminado, Isabella se puso de pie y rodeó su escritorio – que no estás en un puto burdel como a los que estas acostumbrada

- ¡Claro! – la risa de Renée era suficientemente estridente como para romper un par de vidrios – es eso lo que te molesta ¿No?... no ser lo suficiente mujer como yo. – de pronto los ojos de la mujer que le dio la vida tomaron un matiz demasiado similar a los de La Cobra. Quien las viera sabría inmediatamente que un parentesco fuerte las unía – Quizás a ese jovencito que acaba de irse podría demostrarle quien es la verdadera ama del lugar ¿no?

De lo siguiente que fue consiente la mujer fue de las manos de su hija haciendo una presión profunda en su cuello. Ya no parecía una mujer indefensa y mucho menos débil – Acércate a Edward – se miraron a los ojos. Parecía que en cualquier momento saldrían chispas – y tu cuerpo aparecerá destrozado en el Central Park como comida para los buitres

- Oh… - con esfuerzo Renée consiguió reírse. Le dolía mucho el agarre pero no podía rendirse ahora – entonces… ¿Estas enamorada hija?

Las imágenes de Edward regalándole una pulsera de cuero que no debía de haberle costado más de 2 dólares seguida de un Edward abriéndole su corazón por completo y finalizando con lo que acaba de suceder… un gesto nada más. Todo eso le dio una respuesta a Isabella, una respuesta que la asustaba pero que a final de cuentas era lo lógico, era una verdadera estupidez decir “nunca voy a enamorarme” porque eso era sobre lo cual no se tenía control. Si, La Cobra estaba en control sobre muchas cosas incluyendo su relación amorosa y sexual con Edward pero no estaba en control sobre su corazón, si fuera así quizás la respuesta seria otra.

- ¿Te interesa mami? – se sentó sobre el escritorio y cruzo sus piernas – después de tanto años… ¿De verdad te interesa saber si las mierdas que hiciste conmigo me terminaron de joder a tal extremo que sea incapaz de enamorarme? – Renée seguía de pie pero ya no sabía que decir - ¿Sabes?... yo me enamoré hace un tiempo, él era un perfecto hombre, él hombre perfecto… estuvo todo el tiempo a mi lado incluso cuando creí perderme por odio hacia ti… incluso cuando quería contratar a un par de sicarios para que te degollaran

- Que linda – habló con ironía sin poder decir nada más – instintos asesinos

- No – negó – eso es amor… si quería degollarte es porque amo mucho a mi padre y amaba mucho a Tyler como para imaginarme que tu mierda los alcanzara

- ¡Estas desvariando! – la mujer se puso histérica y agarró su cabello cuando se vio perdida entre las palabras de su hija – No entiendo lo que quieres decir

- Lo que quiero decir es que perdiste – se bajó de la mesa y camino un paso hacia ella – no me destruiste, no destruiste mi alma y ciertamente no destruiste mi corazón… amo a mi padre, amé a Tyler y… amo a Edward

Renée supuso que alzando la barbilla podría mantener su postura mientras Isabella se le acercaba – Entonces será mejor que lo cuides

- No Esme – negó un dedo llegando hasta su lado – será mejor que tú te cuides porque… - suspiró exageradamente – no quisiera tener que esta vez terminar lo que una vez pensé yo misma

- ¡Eres una asesina!

- Cada uno es, dependiendo el mundo en el que se cría… ¡Y este es mi mundo! – alzó los brazos mostrando su enorme oficina - ¡Yo soy la puta dueña de esta ciudad y lo que jodidamente se me antoje! Y tu Esme… sí que eres una asesina. No, no me mires así porque sé que algo ocultas y no tardaré en descubrirlo… tú no eres mi madre y no te tengo ningún aprecio… eso del lazo – bufó – es solo mierda… yo a ti no te debo nada

- Ese niño…

Desde los 12 años que Charlie quiso que su hija tomara clases de defensa personal en caso de emergencia, los guardaespaldas no siempre funcionaban al cien por ciento y a la larga cada uno es responsable de su vida. Así que desde pequeña Isabella se supo defender, si, había peleado un par de veces en el colegio pero todas fueron peleas de elite en donde no se filtró ninguna palabras y todas fueron referente a los mismo, la mujer que ahora tenía entre sus brazos. Cuando se tiene 13 años y se es huérfana de un padre ni todo el dinero del mundo puede defenderte, solo tú. Por años Isabella se defendió de palabras ofensivos referente a la trágica muerte de su madre. Ahora lo hacía sobre ella.

- En tu vida – La Cobra habló sobre el oído de Reneé sin soltar su llave – vuelvas siquiera a pensar en Edward ni en mi padre… esta batalla es solo nuestra Renée – por primera vez la llamó por su nombre – y es mejor que nos comportemos como mujeres con ovarios y no metamos a nadie más… ¿Entendido?

Cuando no escuchó respuesta apretó aun más – Si… entendido

Tosiendo y con las manos en su cuello, la mujer tomó todas sus cosas y se apresuró hacia la puerta. Con la manilla en la mano se giro – Ahora entiendo porque te dicen La Cobra… tus ojos de verdad que hipnotizan… eres venenosa

La sonrisa en el rostro de Isabella era de orgullo puro. Era La Cobra. Hipnótica. Venenosa. Y… enamorada.


_________________________

Besos, Joha!! 

47 comentarios:

  1. ahhhhhhhhh quee adelantooo ufff tall vezz estee enamoradaa noo se igual si yaa pero que empieza a sentir algo por edward eso seguroo y que no quiere que renne se acerquee segurooo uff bella se transformo con la mencionn del nombree de edward ...buenisimooo el adelantoooooo!!!! ahhh quieroo leer el capii completooo queeee emocionn jeee!! besoss!!

    ResponderEliminar
  2. AY!!!! ME ENCANTAAAAAAA!! YA QUIERO EL CAP COMPLETOOO!!
    Que le dirá!!

    ResponderEliminar
  3. Maritza Olaya Maya8 de abril de 2012, 23:04

    Ahhhhh defiende a Ed, Cobra!!! que la puta no se le acerque a mi Sum :P
    Ahh para mi que esta a punto de enamorarse!! Es que Ed es tan irresistible!! ♥

    ResponderEliminar
  4. No creo que lo acepte delante de ella. Ya que seria una especie de punto debil, pero es obvio que si, aunque pienso que le va a costar a ella misma creerlo.... :) me encanta!!! espero el capi completo....

    ResponderEliminar
  5. Mierda, mierda! 
    que le enseñe quien es la que manda UFF
    odio a esa mujer, no soy una persona de odiar 
    pero a ella la odio desde lo mas profundo de 
    mi ser y no me gusta que sepa el punto débil 
    de mi cobra, puede ser muy contraproducente 
    y eso no me agrada para nada. 

    Ya me estaba preguntando cuando llegaría a 
    tener señas de vida de la cobra que bueno que 
    no me impaciente :) 

    Saludos 
    -Vale 

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que si lo siente, pero creo que en estos momentos no se lo revelaria a nadie y mucho menos Renée  Huuy se viene buenisimo el siguiente capitulo :D

    ResponderEliminar
  7. :O Wow dime que la pondra en su lgar, que no descansara hasta verla hundida por infeliz... Odio a Renne... Muero por mas... Xo

    ResponderEliminar
  8. Muera Renee Viva la Cobra defendiendo a su Eddie!!1

    ResponderEliminar
  9. O_o sin palabras... esperando con ansias el proximo cap. para saber la respuesta

    Saludos!  :*

    ResponderEliminar
  10. siiiiiiiiiiiii defendiendo lo que es suyo me encantaaaaaaa y que la ponga en su lugar a Renne ,Besos...

    ResponderEliminar
  11. ed es solo de ella!!! k sake las garras! jejeje

    ResponderEliminar
  12. que malaaaa eres como nos dejas asiiiiiiiiiiii ¬¬

    ResponderEliminar
  13. Oh Dios!!! no nos dejes asi, ayy me muero, salto la cobra a defender lo suyo, odio a la tipa esta
     que se cree, que la maten!!! a la hoguera por bruja -_- 

    ResponderEliminar
  14. si esta enamorada pero aun no esta preparada  para admitirlo menos a su madre......
    que bien que defienda lo suyo con uñas y dientes, Edward no puede ser de nadie más.....yo tambien soy posesiva con Ed.....

    ResponderEliminar
  15. hola k tal???
    por supuesto que esta enamorada.. solo que con l cabezota que es no creo que lo admita facilmente... madre mia renee es mas perra de lo que me imagine...

    un besito y cuidate

    ResponderEliminar
  16. :O Estara enamorada.. si ella lo siente que el es solo suyo Cuando lo subes completo?

    ResponderEliminar
  17. :O... eso es increible... ¿por que siempre me estrello cuando saco algunas conclusiones?... bueno... me encanta!!! este  Edward que muestras es divino!!! me encanta esta historia, me muero por saber que paso con Esme en el pasado... huy,... como nos va en el apartamento esta noche???? y la cena con los padres de Edward y Bella? :O
    Eres excelente, pienso que este secreto de Esme es muy grande y como siempre te felicito por tu forma tan unica y buena de escribir...

    ResponderEliminar
  18. Maritza Olaya Maya17 de abril de 2012, 0:08

    Ahhhh La Cobra enamorada!!! Me encanta..Es que mi Ed tambien hipnotiza ;)
     Me encantó el detalle de Ed ♥
    Y el de Thomas..Que belleza de hombre :3
    Amé el cap!! Ya quiero ese encuentro en el apartamento de Bella :)

    ResponderEliminar
  19. Me a encantado el capitulo!!!!! La cobra admitido que lo ama!!! Me a dado algo cuando he leído esa parte, y edward es un romántico... Quiero un edward!!! Bueno ya sabemos que bella tiene un poco de su madre..y como la amenazado para que no toque a edward !! A sido mi capitulo preferido.. Rosi

    ResponderEliminar
  20. omg ¡¡¡¡¡OMg¡¡¡¡   POR FIN LO ACEPTO ...AL MENOS ALGO BUENO HIZO ESA MALA MADRE ,,, YA QUE PORFIN BELLA SE DIO CUENTA QUE LO AMABA}}JAJAJAJ ¡¡¡ 

    ResponderEliminar
  21. Yay lo acepto!! Muero por ver esa cita en el departamento!
    y Rene no sabe en la que se meta, ojala q la haga pagar por todo el daño! Le hubiera metido unas cachetadas!!!
    Muy buen cap! La parte del parque muy linda ;)

    ResponderEliminar
  22. ooooooh morire de felicidad .... yey bella ama a edward *grita y corre como loca*

    ResponderEliminar
  23. Oh por todo los cielos , se nos enamoro nomas, Dios! maldita Renne como odio a esa tipa, seguro hace algo contra Edward....Ayy me encanto nuestro niño con el super detalle . Me encanta esta historia y ya estoy ansiosa por el siguiente cap.

    ResponderEliminar
  24. ohhhh rayos!! era mas k obvio k eso pasaria me encanta parece una leona defendiendo lo suyo, ojala que se lo diga de frente cuando lo vea en su departamento ahhh saltaran chispas jejeje el chofer me gusta!

    ResponderEliminar
  25. ENAMORADA!!
    ME ENCANTO!
    ME FASCINO!
    PERFEEEEEEEEEEEEEEECTO!!

    ResponderEliminar
  26. Ame este capitulo la primera parte cuando estan en el parque y ella le dice que puede decirle Bella fue genial, desde ahí le decia que lo amaba cuando se da cuenta que lo ama me mató!! Arriba la Cobra!! muera Renee ESme o como quiera que se llame

    ResponderEliminar
  27. me encanta que por fin bella se diera cuenta de que esta enamorada de edward quien no se enamoraria de él si es tan tierno y detallista todo lo que se puede esperar de un hombre ahora falta ver si esme no le hace nada a edward al ver que es un punto debil de la cobra en espera del siguiente capi
    saludos y abrazos desde México 

    ResponderEliminar
  28. oh¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ por fin admite que está enamorada¡¡¡ se le veía venir porque sino, una dominante de ese calibre no aceptaría tan de buena gana las acciones románticas de edward... veremos ahora como se las apaña con renné, ojalá y descrubra algo importante por la que hacerla desaparecer de su vida...

    ResponderEliminar
  29. qué bonito, por fin isabella ha reconocido que está enamorada de edward, ahora sólo falta que cambie también un poco su carácter y seguro que él la ayudará a afrontar todo

    ResponderEliminar
  30. Mee encanto! La.cobra enamorada, que liindo como defendio a edward y.como recordo a tyler. Muy buenn capitulo, ya quiero ver que pasa en esa cena familiar jaja

    ResponderEliminar
  31. ooooooooooooooooooooooooo se enamoroooooooooo bien por ellaaa muu me encanta esta historioa em encanta aaaaaa

    ResponderEliminar
  32. :D me alegro tantooo que ya se haiga enamorado!! quien noo con ese dulce de hombre!! me encanto el capitulooo0o, esa cobra es de temer jijiji

    ResponderEliminar
  33. Matame Por dios! YA LO ACEPTO Yupi *brincando como loca* si, me muero cada ves que leeo como lo ve ella mucho amor empalaga  muy lindo; cada día Odio mas a René me choca, que la mate!
    Me super encanta que sea mala y cruel (con quien lo merece) pero que siempre este pensando en Edward y él tan lindo mi honey me deberia hacer un picnic  en la oficina aunque no tenga una, mínimo comer unos sandwish las jardineras  de la universidad *obligando a mi hombre a hacerme un sandwish*. 
    Cada día sorprendes mucho mejor no se como lo logras, el poner de tu esencia en cada capitulo creo que los hace así.
    Besos
    -Vale

    ResponderEliminar
  34. Oh.. Por ... Dios!!!!   
    estuvo genial el capitulo.... ahh detalles pequeños pero que tiene un significado muy grande.. tan lindo Edward!
    y sí!!  porfin la cobra acepto que estaba enamorada

    ya quiero el proximo cap!!!  :D

    ResponderEliminar
  35. Como culpar a la Cobra por enamorarse, ese hombre es LO MÁXIMO!!! que Bello Edward.. Me encanto Como la Cobra defendió lo suyo!!!   ahhhhh  ♥♥♥

    ResponderEliminar
  36. quee capitulooooo genial!!!!!!!!!! la Cobra se enamoroo ahhhh que buenooo!!!!! y como protegio a edward y le advirtio a renee que deje no se le ocurre acercarse a edward o a charlie guauuu  me encantoo esa parte del capiii!!!!!!! esa renee ahhh no la soportooooooooo malditaa je!!!!! yy cuando le dijo a edward que podia llamarla bella ahhhh esta pareja me re gustaaa aparte se esta poniendo dulce bella con edwardd...!!! nos leemos en el proximo!!!!!!!! fantastico el capiii Joha!!!!!!

    ResponderEliminar
  37. No entiendo su madre se llama Rene o Esme porque se mencionan a las dos

    ResponderEliminar
  38. oh por dios, oh por dios! he estado esperando esto por no sé, mucho tiempo. Lo único que quería es que se enamorara de Edward. Oh wn, estoy tan emocionada, me encanta que con Edward salga a reducir esa verdadera Bella, espero que se lo diga pronto a Edaward, aunque no lo creo, lo añoro. Odio a René con la vida, maldita mujer, pobre que le haga algo a Edward, la mataría psicológicamente heavymente. En, fin, me encantó el capi, lo no quería que se terminara, esperaré con ansias el próximo.

    ResponderEliminar
  39. siiiiiiiii.......la cobra se enamoro...... era inevitable con un hombre tan dulce como Edward, si conquisto incluso la lealtad de thomas.
    me encanto el capitulo, ahora a esperar el encuentro en el depa.......

    ResponderEliminar
  40. ahh enamorada q lindo y quien no con edward como novio y con esos detalles tan lindos divino definitivamente
    y ahora el esta en el departamento  jj guauu y en el de ella q pasara como lo defiende me encanto
    gracias joha
    excelnte capi como siempre te adoro besos :)

    ResponderEliminar
  41. Oh... la Cobra enamorada... que genial el capitulo, pobre que esa mujer le haga daño a su Edward jejejej... esperando el reencuentro :D

    ResponderEliminar
  42. Lo ameee!!! Cada vez se pone mas buena la historia, de verdad amo que La Cobra se este hablandando con Edward!... Pero de verdad espero con ansias que ponga en su lugar a Renne es una bruja maldita!
    Joya la historia cada vez va mejor!!! Xo

    ResponderEliminar
  43. Ahhhh... si! lo admitió... esta enamorada de Edward, y como para no estarlo, si él es todo un dulce y absolutamente fiel.... Aggg Esme, REnne... como sea... hay que hacerla desaparecer... Besosss

    ResponderEliminar
  44. wiiiii!! ameee q la cobra ya lo reconocio y odio a Rene!

    ResponderEliminar
  45. simplemente perfecto!! ED es perfecto y todo lo q hace igual, esta conquistando a bella!!!! ambos, hay muchas cosas por descubrir sobre esme/renne, faltan muchoas cosas estoy ansiosa por saber mas!!!! y q buena gente thomas al enviar el mensajito!!!!!!, me encanto el cap!!!! espero el proximo!!!

    ResponderEliminar
  46. ameeeee enserio este cap. te destacastes joha amooo a edward <3.<3

    ResponderEliminar
  47. enamorada... que lindo...

    ResponderEliminar