sábado, 21 de julio de 2012

Vuelve a vivir - Capítulo 20


Hola!!. Un adelanto un poquit más hot. ¡Besos!

Summary: Isabella creía tener todo seguro, una chica sencilla con una novio que la ama y un bebé en camino… ¿Qué puede salir mal?... mucho, un trágico accidente puede arruinarles la vida. M por lemmons ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.


Capítulo 20


Me estremecí al sentir el agua fría chocar contra mi cuello. Era una sensación extraña pero me sirvió para volver a la realidad, aún estaba algo conmocionada por lo que acababa de pasar… por lo que yo había hecho.

Siempre pensé que lo mejor era hacer oídos sordos cuando alguien empezaba a hablar tanta mierda junta pero hoy no me pude aguantar. El solo ver el rostro tan altivo y falso de Rosalie hizo que saliera la peor parte de mi, esa parte que no veía casi nunca.

Cerré los ojos y agaché la cabeza para tener un mayor acceso. Volví a mojar mi cuello, pero esta vez mis manos no fueron las únicas que masajearon mis contracturados músculos.

- ¿Me viste?

- Sí


Gemí. Lo que menos quería era dar un espectáculo pero parece que ya lo había hecho – Yo no quería… te juro que me aguanté pero ella…

- ¿Sabes lo sexy que fue verte así? – alcé rápidamente la vista cuando lo sentí acomodarse detrás de mi

A través del espejo nuestros ojos se conectaron. Vi claramente el deseo en ellos, también lo sentí cuando su polla se removió sobre mi trasero enviando todas esas sensaciones exquisitas directamente hacía mi coño… gemí… necesitaba mucho más que esto de él.

- Edward…

Dejé caer mi cabeza exponiendo todo mi cuello, quería darle un mejor acceso pero las caricias que tanto esperaba nunca llegaron. Abrí los ojos un tanto consternada, por el espejo vi como Edward me miraba, estaba serio y demasiado rígido para mi gusto. Tal parece ser que notó mis intenciones de voltearme porque me sostuvo de los hombros deteniendo cualquier movimiento posible.

- Te espero en el salón

Sin siquiera darme tiempo para procesar sus palabras se volteó dejándome sola y muy confundida. Afortunadamente tampoco necesité más de medio segundo para seguirlo, alcancé a tomarlo del brazo.

- Bella…

- No – pensé que mi voz iba a salir con más dudas pero salió firme -, dime que es lo que te pasó… trato de entenderte Edward pero a veces me desconciertas… - abrí la boca buscando las palabras correctas -, necesito entenderte

Lo vi inflar su pecho y fruncir el ceño. Estaba luchando contra él mismo – Trato de no ser tan bipolar pero a veces… sé que mis cambios de humor te desconciertan – sus manos subieron hasta posarse en mis mejillas, su tacto era tan cálido -, voy a tratar de controlarme

- Bien… pero ahora necesitas que me digas lo que pasó ahí adentro – apunté hacia la puerta cerrada del baño de mujeres

- Aún estas delicada y yo… a veces siento que no me puedo controlar frente a ti

Se agachó hasta que su frente quedó pegada a la mía – Pero…

- Sexo, amor… te amo pero me calientas como nadie… - se removió hacía un lado pero sin despegar nuestras frentes -, te veo y en lo único que pienso es en hacerte el amor… pero a veces… solo quiero penetrarte duro… hasta el fondo, hacerte gritar mi nombre y yo sé que tu no eres de esas chicas, que lo nuestro es distinto pero yo…

Menos mal que estaba agachado porque casi no tuve que alzarme para tomar sus labios entre mis dientes. No lo besé, lo mordí, porque yo estaba más caliente que él, ya me estaba costando controlar mis hormonas pero escucharlo hablar así… simplemente hizo estragos en mí.

- Creo que llegó la hora de darte la segunda parte de tu regalo

Él me miró fijo y negó – No amor, aún estas delicada

- Espérame en la entrada, nos vamos

No le pregunté, ordené. Lo besé en la comisura de sus labios antes de pasar por su lado y apresurar mi paso de vuelta al salón. Mi objetivo era encontrar a una sola persona, ni siquiera me preocupé por el resto, en cuanto divisé a mi madre y a Eleazar me acerqué a ellos.

Con mi madre tenía una muy buena relación, nos contábamos prácticamente todo pero nuestro límite siempre fue el sexo, ni yo quería saber lo que ella hacía ni a ella le interesaba saber mis prácticas en la cama. Pero esta vez ni siquiera eso me detuvo, me planté en frente a mi médico, no el novio de mi madre, ahora Eleazar era mi médico.

- ¿Estoy bien?

Lo vi fruncir el ceño. Podía apostar que mi madre estaba igual así que les sonreí a ambos.

- Lo siento. Eleazar, necesito saber si estoy bien – abrí bien los ojos y traté de que me entendiera -, te lo pregunto cómo mi médico… no sé si me entiendes

- Amor, lo que mi hija aquí presente – me acarició el brazo -, quiere saber es si puede intimar con tu novio… vamos Bella, está bien que no te guste hablar de sexo frente a mi pero tampoco necesitas actuar como una quinceañera

Rodé los ojos y me concentré en el hombre - ¿Puedo?

- Sí, de hecho desde la última consulta que…

- Nos vemos mañana… adiós

Pese a que mis pies estaban envueltos en unos bastante altos zapatos de tacón, encontré la forma de acelerar el paso hasta la salida. Las puertas dobles del hotel ya estaban en mi campo visual pero también otra cosa… más bien otras personas.

- ¿Ya te vas querida Isabella?

- Supongo que entendiste que este no es lugar para ti – suspiré y me recordé que Esme es una mujer mayor, que no podía solo llegar y golpearla

Puse una sonrisa en mi rostro y apreté mis labios antes de abrirlos – Sí, pero eso lo supe antes de venir, solo lo hice porque Edward es mi novio y no podía dejarlo solo… ahora si me disculpan… tengo que entregarle su regalo a Edward y eso tiene que ser en privado – les cerré un ojo disfrutando el ver como sus venas se marcaban en sus frentes -, no se si me entienden

Pasé por el lado de Esme y Rosalie sin darles oportunidad para decir nada.

Es verdad lo que dicen por ahí.

Cuando te sientes segura de ti misma no es importante la opinión de los demás.

Afuera del hotel ya estaba Edward esperándome al lado de su auto. Estaba serio pero ni bien me vio sonrió, verlo sonreír era la cosa más linda del mundo.

- Lista

Abrió la puerta para mí y la cerró sin siquiera tocarme, lo entendí, para mí también sería muy difícil poner mis manos sobre él ahora. El camino hacía el departamento de Edward no debía ser muy largo pero no llevaba ni cinco minutos sentada a su lado cuando comencé a sentir que el auto se carga de una tensión sexual que poco a poco me estaba carcomiendo por dentro. Cerré los ojos y junté mis piernas pero nada parecía funcionar, de reojo vi a Edward y se veía incluso más tenso que yo… y si…

Apreté mis labios y cerré míos ojos con fuerza. En el sexo nada es malo si los dos están de acuerdo. Me lo recordé un par de veces antes de poner mi mano en su muslo, necesitaba ver primero su reacción. Tiritó bajo mi tacto, creo que eso era una buena señal.

- Bella…

- Shuuu… tranquilo amor…

Subí un poco más mi mano, lentamente, con suavidad, hasta posarla sobre su pene, estaba mucho más duro de lo que esperaba. Lo masajeé hasta que mis hormonas ardieron a un punto en el cual era imposible ignorarlas, necesitaba más, necesitaba hacer algo… necesita su polla.

- Amor… - masajeé su bulto y desabroché sus pantalones -, eso se siente muy bien…

Ahora mi mano estaba tocando su piel, estaba caliente y húmeda. Se me hizo agua la boca.

- Sigue mirando al frente

Tomé una bocanada de aire antes de agacharme y lamer su pene, el liquido que tenía en la punta fue como un catalizador para mí. Lo tomé por completo en mi boca y lo succioné hasta el fondo, gemí sobre él pensando en el momento en que su pene me penetrara… quería sentirlo hasta el fondo, adentro… bien adentro.

- Oh Bella… ¡Bella!

Saqué su polla de mi boca y con la lengua tracé la punta, siseó de placer y yo gemí complacida.

Creo que lo sentí crecer en mi boca justo cuando el auto se detuvo, como pude alcé la vista para ver que ya estábamos en el garaje de su edificio.

- Vamos a dentro

Yo me levanté y el metió su dura polla de vuelta en sus pantalones.

No estoy muy segura como llegamos a su puerta, solo sé que antes de lo que pensaba sus labios estaban sobre los míos y sus caderas embestían en contra de la parte más sensible de mi cuerpo. Pensé que iba a penetrarme ahí mismo pero me equivoqué, me arrastró hasta su cuarto en donde con un cuidado propio solo de él, me depositó en el centro de la cama.

El vestido que llevaba desapareció de mi cuerpo en un par de segundos dejándome solo con una ropa interior que estuvo en el suelo antes de que Edward notara la humedad en mis bragas. Sonreí, él estaba incluso más ansioso de lo que pensaba.

- Quieta – no me había dado cuenta pero me estaba removiendo en mi lugar

Lo miré hacia abajo y lo vi sonriéndome, estaba al borde de la cama, demasiado lejos de mi.

Sus manos subieron lentamente por mis piernas, se entretuvieron detrás de mis rodillas dejando las caricias más exquisitas que jamás sentí, luego siguieron hacia arriba hasta que se toparon con mis muslos, pero no llegó hacia donde yo quería… a donde lo necesitaba. No, Edward quería hacerme sufrir por lo que se pasó directamente a mi vientre el que besó y arrulló con una ternura que de alguna extraña forma me excitó aún más.

- Eres exquisita… tu piel, tu olor… tu sabor – su lengua jugueteó con mi ombligo. Quise arquearme hacía él pero me costó un poco por lo que solo conseguí removerme -. Mmm… parece que alguien está ansiosa

Gemí casi lloriqueando – Edward… por favor

- No amor, quiero disfrutarte por completo… quiero darte placer

- Yo… lo necesito… tú…

Sus labios tan exasperadamente pacientes por fin llegaron a mis pezones que estaban duros hace mucho esperando por un contacto mucho más intimo. Edward no me decepcionó, con la punta de su lengua comenzó a hacer círculos en uno mientras que su dedo índice y pulgar, en forma de tenazas, se encargaban del otro. Con el embarazo mis pechos estaban mucho más grandes y sensibles, si hasta el roce del sostén me excitaba… los labios de Edward eran definitivamente mucho mejores que eso.

Su boca dejó mi cuerpo y ahora eran sus manos las que los amaban y piñizcaban las puntas – Estas tan sensible… tan caliente… tan sexy

Estaba tirada en la cama mirándolo. Hasta el momento me había mantenido relativamente tranquila, pero en cuanto lo vi no me pude seguir aguantando y lo tomé de su cabello para acercarlo lo suficiente, cuando lo tuve cerca ataqué sus labios y dejé que esa maravillosa parte de su cuerpo me diera un poco del placer por el que me rogaba mi intimidad.

- Te necesito… Edward, te necesito adentro

- Con calma

Negué cerrando los ojos y apretándolos con fuerza – No, te quiero duro… fuerte… quiero que calmes ese fuego que me está quemando

- Amor…

- Edward – lo miré a los ojos -, amo que me hagas el amor pero ahora te necesito un poco más rápido, más desenfrena, ya después lo haremos lento, ahora solo…

Edward seguía vestido, pero supongo que su pene estaba afuera hace rato, tal parece ser que no se abrochó los pantalones desde el auto. No lo sé, alguna explicación tenía que haber porque no pude hilar ninguna otra idea ya que el pene de Edward estaba en el fondo de mi coño.

- ¡Edward!

Cuando conseguí volver a tener control sobre mi cuerpo miré hacia abajo. Yo tenía razón, sus pantalones solo estaban abajo lo necesario para dejar libre su falo que en estos momentos entraba y salía de mi cuerpo. Creo que fue el sexo más rápido y satisfactorio de mi vida. Alcancé en un par de segundos ese tan anhelado orgasmo aunque no estaba ni siquiera cerca de estar satisfecha.

- Eso fue genial amor… gracias

Sonreí, mis ojos estaban semi cerrados pero los abrí cuando los labios de Edward tocaron los míos.

Mi novio salió de mi interior y se recostó a mi lado pero yo aún no quería descansar. Encontré fuerzas en el calor de mi bajo vientre para levantarme y sentarme a horcajadas sobre él. Su mirada sorprendida y bastante complacida me terminó de impulsar.

- Lo siento, pero no estoy ni cerca de terminar

Rió alzando sus caderas. Creo que fue instintivo.

- Ahora soy yo la que quiere que disfruten

Mi vientre abultado me impedía agacharme para besarlo así que me tuve que conformar con pasar mis uñas por sobre mi pecho.

¡Mierda!, eso se siente muy bien.

- Álzate un poco… necesito espacio para meterme

- Bien – me apoyé en su pecho para levantarme un poco

Cuando la punta de su pene rozó mi entrada me vi obligada a morderme los labios para no dejarme caer de golpe. Edward tenía su falo en su mano y el muy maldito no halló nada más chistoso que golpear mi entrada, mis labios y mi clítoris en el proceso, con su punta, eran golpecitos tan placenteros que me olvidé de lo incomodo de mi posición. De hecho me alcé un poco más para ver como nuestros jugos se mezclaban, esta era definitivamente una vista demasiado erótica como para perdérsela.

- Estás tan caliente… quiero metértelo hasta la garganta

- Entonces hazlo

Reacomodando el apoyo de mis manos conseguí que mi coño se tragara por completo su polla. Me senté y disfruté de cómo mi estrecho interior era invadido por él.

Lo cabalgué rápido y despacio, disfrutando de cada momento y procurando que él también lo hiciera. Me balanceé sobre él hasta que ya no pude más, apreté su pene cuando mi orgasmo se acercaba.

- Edward… me voy a correr… yo solo…

- Hazlo – sus manos subieron hacia mis pechos. Estaban tan sensibles que rodé los ojos cuando me tocó -, apriétame bien fuerte amor… hazme llegar

Edward retorció sus dedos y yo llegué a mi segundo orgasmo. Edward me siguió enseguida.

- Este definitivamente ha sido el mejor cumpleaños de mi vida

- Me alegro mucho

Me separé de él para poder recostarme a su lado. Cuando llegué él me rodeó con sus brazos y me apegó lo más posible a su pecho. Pero fue el momento en que acarició mi vientre lo que terminó por desarmarme.

- Gracias Edward

- Gracias a ti – besó mis cabellos y yo sentí como mis ojos pesaban

No pensé tener tanto sueño pero supongo que en los brazos de Edward era imposible no relajarse.

.
.
.

El olor a dulce hizo que me removiera, estaba soñando lindo, no sé bien con que. Solo sé que mi sueño era placido pero no más que el exquisito olor que me llegaba.

- Despierta dormilona

Rezongando abrí un ojo primero para ver como Edward dejaba una bandeja llena de comida en el velador. Sin poder resistirme más me senté en la cama, aún mis ojitos estaban pesados por el sueño y me costaba enfocar bien pero mi bebé quería comida.

- Pensé que tendrías hambre… ya pasa del mediodía

Me refregué los ojos para después mirarlo – Gracias, sí, me muero de hambre

- Entonces a comer

Me reacomodé y Edward puso la bandeja entre nosotros había de todo así que lo primero que saqué fue un vaso con jugo de naranja, tenía la garganta seca y eso me ayudó mucho. Estaba desnudo completamente pero no me importó, no me interesaba ponerme una camiseta ni nada, Edward ya me conocía por completo y estábamos solos, no le veía el sentido al estar vestidos dentro del cuarto. Además, tenía esperanzas en que repitiéramos lo de anoche una vez que recobráramos fuerzas.

- ¿Rico?

- Exquisito – le respondí para después darle una mordía a unos dulces de no sé qué. Estaban muy buenos

- Gracias Bella… por acompañarme ayer, sé que no fue fácil para ti pero lo hiciste

- Somas una pareja Ed – tomé su mano y le di un ligero apretón -, y esto es lo que hacen las parejas

Su sonrisa creció, me estaba mirando fijo – Me dijiste Ed

- Sí – fruncí el ceño, no entendía hacía donde iba -, ¿Te molesta?

- No, para nada – negó -, de hecho me gusta mucho, creo que es la primera vez que tengo un sobrenombre

- Bien, entonces te diré Ed, no es muy original pero por mientras sirve, si después surge otro lo cambiaremos

Edward se quedó callado y mirándome. Me hubiera asustado si no hubiera estado sonriendo.

- Me agrada esto, que pensemos en el futuro… el saber que nuestra relación no tiene fecha de caducidad

- Aprendí – suspiré llenando mis pulmones de aire antes de continuar -, que en las relaciones nada está escrito, que es bueno tener un plan general del futuro pero no uno detallado, porque cuando este se rompe… se rompe todo

- Entonces hagamos un plan general

Tomó mis manos y le agradecí que no ahondara en el trasfondo de mis palabras. Me agradaba esto de hablar de lo que me pasó con un poco más de naturalidad.

- En mi panorama general están tú y el pirigüin – puso una mano sobre mi vientre y lo sentí removerse

- Se está moviendo… al pirigüin le gustan tus palabras

- Eso es porque sabe que lo quiero… que los quiero

Como su mano seguía sobre mi bebé, llevé mis manos y las puse sobre las suyas. Juntos rodeamos mi vientre.

- En mi plan general también estas tú Edward, quiero que lo sepas

- Lo sé… creo que estoy venciendo mis inseguridades

- Y yo las mías

Saqué la bandeja casi vacía de la cama y me acurruqué en su pecho y disfruté de su calor y su aroma. Mis ojos se estaban comenzando a cerrar cuando recordé algo importante que sabía haría muy feliz a Edward.

- Amor… - lo llamé

- ¿Mmm?

Tal parecía ser que no era la única a la que estaba venciendo el sueño nuevamente – El lunes tengo hora con Eleazar, dijo que es muy probable que supiera el sexo del bebé y yo… quería saber si quieres venir

Miré hacia arriba esperando por su respuesta - ¿Tu me quieres ahí? – asentí -, bien, entonces tengo que decirte que no hay otro lugar en el mundo en que quiera estar… además, Eleazar ya me lo había dicho y tenía pensando hacerle una visita cordial justo a esa hora… ya me aceptaste Isabella Swan, desde ahora en adelante será casi imposible que te libres de mi

- No tengo intención de hacerlo – besé su pecho que era lo más cercano a mis labios

- Ni yo de dejar que lo hagas – él besó mi cabeza y poco a poco sentí como el sueño se adueñaba de mis actos
________________________

Besos, Joha!!!

30 comentarios:

  1. OMG!!! las hormonas!!! Que locuraaa!!! no veo la hora que llegue el capi completo!!!

    ResponderEliminar
  2. Ya quiero capitulo completo!! este es el regalo de cumpleaños que le da bella a edward??

    ResponderEliminar
  3. guauuuuuuuuuuuuuu bells esta ansiosaaaaaaaa jajjaj ohhh ya quiero mas mas masssssssssss

    ResponderEliminar
  4. Mother of fucking god sigue sigue yupiiiiiiiiiii eso sonó raro pero quiero capi T.T

    ResponderEliminar
  5. Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiipo Jooha sigueeeee jajajajaj que buen adelanto!!!!!

    ResponderEliminar
  6. siiiii como osas dejarnos a medias jajajajaja...Gracias...

    ResponderEliminar
  7. ohhhhh Johaa como mee dejaass solo con ese adelanto jajajajaj!!! me re gustooo ya quiero leerlo completo ahhhh!!!!!!!!! siiii que sigannn!!!!! je!

    ResponderEliminar
  8. Johaaa no nos dejes así... eres mala jajaja... Yo quiero mas de esto, pero también quiero saber que paso con la perra de Rosalie después de que Bells la puso en su lugar! XD... Xo

    ResponderEliminar
  9. omg si asi son la embarazadas... quiero estarlo jajajaja capitulo completo...

    ResponderEliminar
  10. yes!!!!! q se decidan ese par de locos!!!!!!, se aman y deben de vivir lo q toda pareja vive y mucho mas con el bebe en camino!!!!! aunque no sea de edward el ama el bebe y debe de disfrutar de esa paternidad q para nada es robada mas bien es super bien ganada!!!!!

    ResponderEliminar
  11. super adelantoooo ya quiero el cap porfaaaaa

    ResponderEliminar
  12. ooohhhhhh me encanta ke edward haya besado el vientre de bella,por favor ya keremos capitulo completooo!!

    ResponderEliminar
  13. hola k tal???
    me encanto este capitulo fue muy tierno... me encanta como va avanzando la relacion de edward y bella.. y las partes en que vas incluyendo al pirigüin me encanta..

    un besito y cuidate

    ResponderEliminar
  14. awww ke lindos tanto amor
    sta spr bn este fic me encata este
    ed bipolar me vuelve loka jaja ya
    no se ni ke esperar de el kjakaj

    ResponderEliminar
  15. jajajaja me encanto la forma en ke bella se despidió de eleazar y rené, y wow el capitulo cargadisimo de amor, me encanta, graxias!!

    ResponderEliminar
  16. estupendo cada dia me gusta mas esta historia

    ResponderEliminar
  17. HOLAA Joha!!! ahh que bueno el capituloo uff como estann estos doss las hormonas de bella los atacan a los dos parece jee...!! y me gusta sus planes a futuroo que ambos van a estar en la vida del otrooo!!!!! ahh me encantannnnnn!!! son tan tiernos los dos juntosss y romanticos...!!!! y esa rosalie y esme que see dejen de molestar no las soportoooo!!!
    besosss!! y buen fin de semanaa!!!!!!

    ResponderEliminar
  18. ahhhhh lindo!!! maldita esme!! me gustaria que hubiera mas drama en ese asunto!!! es muy emocionante!! jajaja y el sobrenombre me gusto obvio!! ED!!

    ResponderEliminar
  19. owwww lo ameeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee son tan lindossssssssssss ains ainssssssssss los amoooooooooooooooo gracias joha me encantooooooooo

    ResponderEliminar
  20. esas hormonas de bella están bastante revolucionadas, jaja

    ResponderEliminar
  21. amoo esoo es realmente increible joha!!!
    sabes qe lo amoo a este fic!
    te jurooo y lo amoo mas y mas
    me hace .... completamente feliz
    :)
    un besiiithoo
    qieroo adelantoo y capp ya!!!! jjajajajja

    Joselyn

    ResponderEliminar
  22. Creo que declaro este capitulo: MI CAPITULO FAVORITO de esta historia! Creo que es genial que estén venciendo sus inseguridades, no se que ame mas, si que Bells se pusiera en su lugar a Rosalie y Esme sin flaquear o que Edward pudiera ver que aunque pueden hacer el amor cuantas veces quieran también Bella es una mujer con la que puede tener sexo rudo (y eso que esta embarazada :P)... Quiero maaas, siempre quiero mas jajaja...
    Xo

    ResponderEliminar
  23. Hola me encanto creo que Edward no pudo tener un cumpleaños mejor me gusta como va avanzando la relacion que a pesar de lo que pueda hacer Rosalie y Esmme ellos sigan disfrutando de su amor en espera del siguiente capitulo
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  24. awwwwww que lindo su regalito lol !! muy tierno todo me ha encantado el capitulo

    ResponderEliminar
  25. ainss me encanto el cap, esperare con ansias el siguiente:)

    ResponderEliminar
  26. Muy buen capitulo... como se hacen bien el uno al otro!

    ResponderEliminar