lunes, 10 de septiembre de 2012

Mi Razón - Capítulo 3

Capítulo completo. Gracias a Erica Castelo por betearlo.

Summary: Un traficante de drogas y una hippie no parecen tener mucho en común. Pero… ¿y si lo tienen?. M por lemmons y temas fuertes. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capítulo 3

 - Bueno, supongo que llegamos en un mal momento – la mujer, que ahora estaba seguro era la madre de Bella, dejó el bolso que estaba cargando en el suelo y comenzó a caminar hacia nosotros.

Aproveché el descuido de todos en la sala, y en el movimiento más rápido que pude, me agaché y tomé mis pantalones. Los subí en tiempo récord sin preocuparme mucho por mi polla, la maldita, pese a todo, seguía semidura. Pero no me importó, el dolor en mi entrepierna me ayudó a comprender que debía irme.

Tan perdido había estado en mis pensamientos, que solo cuando estuve vestido vi como la mujer, la madre de Bella, estaba abrazándola y acariciando sus cabellos. No se veía enojada así que quizás, ella era tan relajada como su hija.

- Bueno… yo… este, me voy.

Me moví hacia el lado contrario a donde estaban ellas pero me topé con algo peor.

- ¿Por qué te vas tan pronto?

El que supuse era el hermano del que Bella habló y me tapó el paso. El maldito era tan grande que mis cojones siempre listos se escondieron detrás de mi polla. No había forma en el mundo de que pudiera ganarle en nada, él me tendría sobre mi trasero antes de que siquiera pudiera pestañear.

- Yo…

Como toda una nenita me volteé a ver a ver a Bella, rogando porque ella me ayudara a salir de esto.

- Oh, cierto – bendita seas Bellita -, mamá, Emmett – avanzó hacia mí y me tomó de la mano, en un principio se resbalaron porque las mías estaban jodidamente transpiradas -, él es Edward.

- Mucho gusto, cariño… yo soy Reneé, la mamá de Bella – ahora, que la tenía cerca me fijé que sus ropas eran muy parecidas a las de Bella, solo que quizás un poco más recatadas.

- Un gusto – puse mi mejor voz seria, esa que usaba para hablar con mis proveedores -, mi nombre es Edward Cullen, señora.

Toda mi tensión pasó a segundo plano al escuchar una estruendosa risa que solo podía venir de la persona con la caja torácica más grande. El hermano de Bella. Me volteé nuevamente hacia él, esperaba cualquier cosa menos que me diera un manotazo seguido de un fuerte abrazo.

- Si que eres cómico, Edward Cullen. Mira que presentarte así cuando todos vimos como te estabas comiendo a mi hermanita hace unos momentos… incluso podria apostar a que acabas de recibir algo.

Alzó sus cejas tantas veces que por un segundo me desconcentré mirándolo.

- ¡Emmett!, no molestes al chico de tu hermana. No le hagas caso querido, si hubiéramos sabido habríamos esperado afuera… pero eso les pasa por no avisar.

- No pasa nada mamá, con Edward ya habíamos terminado.

- ¿Quién terminó? ¿Tú o él? – ¿el hermano de Bella estaba preguntando eso?

Por favor tierra, ábrete y trágame ahora mismo.

Mierda, ¡Dios!, si no salía ahora mismo de esta casa era muy probable que me diera una embolia o algo. Quise moverme, necesitaba moverme pero eso me era imposible ahora, mis pies parecían estar clavados al piso.

- Yo… me tengo que ir. Mi mamá debe estar por llegar y…

- Claro, y Edward ya no será necesario que mañana pases por mí, Emmett me llevará.

Bella se me acercó y me dio un beso de lo más tierno que solo consiguió que mi postura se endureciera un poco más.

- Adiós, querido – ahora fue el turno de la mamá de Bella -, vuelve cuando quieras, los amigos de mi Bella siempre son bien recibidos en casa.

- Claro…

No tenía que más decir por lo que me dispuse a salir. Rápidamente estuve fuera de la casa respirando el aire. Llené mis pulmones de libertad para darme fuerzas. Sonreí, todo eso había sido extraño por lo que desde ahora en adelante procuraría mantenerme alejado lo más posible de Bella.

Di mi primer paso cuando ya no pude seguir avanzando. Quería creer que no era cierto, pero una mano me tenía tomado del brazo – Espera, Edward, quiero hablar contigo – gemí inconscientemente, necesita salir de esta casa de locos de una vez por todas -. Sé que no nos conocemos pero confío en mi hermana y si ella te dejó entrar a nuestra casa y dejó que la manosearas es por algo, algo debió ver en ti y ella no se equivoca. Así que necesito preguntarte algo.

- Dime – quería cerrar los ojos pero hice mi mayor esfuerzo por mantenerlos abiertos.

- ¿Tus intenciones con mi hermana son malas?

Lo miré sin moverme, su pregunta era tan… extraña. No sabía cómo responderle algo como eso y como él pensaba en un principio que si mi respuesta era afirmativa se lo diría.

- Mis intenciones con Bella son… la verdad es que aún no tengo intenciones con ella, Emmett.

Él sonrió y avanzó un paso hacia mí – Bien, solo quería saberlo, sé que siempre puede venir alguien y hacerle daño, ella es tan inocente la mayoría de las veces y creo que lo mínimo que puedo hacer como hermano mayor es velar por ella – ahora su enorme mano estaba en mi hombro, abrazándome como si fuéramos los mejores amigos del mundo.

- Tranquilo, en estos momentos no estoy buscando una relación.

- ¡Oh, Edward!, no me refería a una relación, sé muy bien que Bella tampoco anda detrás de eso, yo me refería solo a su amistad.

-Bien – ahora entendía menos, solo quería salir de aquí -, Emmett, de verdad que me gustaría quedarme a charlar pero tengo que irme a mi casa.

- Claro, claro… ve tranquilo hermano. Nos veremos mañana en el colegio.

Me despedí con un gesto de mano y corrí hasta mi moto. En nada la eché a andar y la metí al garaje de mi casa. Cuando terminé de estacionarla volteé hacia la casa de Bella y aún Emmett estaba ahí y me saludó con la mano.

- ¿ASÍ QUE ERES NUESTRO VECINO?

Le sonreí y entré apresuradamente a mi casa, necesitaba llegar a mi lugar y por eso corrí a mi habitación, en cuanto cerré la puerta me apoyé en ella. Después de un par de segundos solté una carcajada, no había forma en el mundo que luego de que la mamá y el hermano de una chica me encontraran con los pantalones abajo, en su casa, reaccionaran así. Reí porque acababa de pasar el susto más grande de mi vida y porque había recibido la mejor mamada de la historia.

- Espero que esa risa sea para mí.

Abrí los ojos, ahora ya no había gracia en ellos - ¿Qué mierda haces acá?

- Necesito…

- Oh no, tú de mí no necesitas nada, ya te lo dije hace un momento que ni a ti ni a perra de tu amiga les daré nada… así que por favor, sal de mi casa.

Se acercó hasta que apoyó sus manos en mi pecho – Puedo hacer cualquier cosa…

- Rosalie…

- Tú solo déjate llevar, Edward.

Se agachó ante mí y en tiempo récord tuvo mi polla dentro de su boca. Hasta ayer pensaba que la forma en la que Rosalie chupaba mi polla era una de las mejores, pero hoy eso ya no era así. Los labios de ella eran ásperos y su lengua demasiado juguetona, no se comparaban ni de cerca a otros labios.

¡Maldición!

Bella era una buena chica, pero debía alejarme de ella a como diera lugar. Ni ella era buena para mí ni mucho menos yo para ella. Sí, eso es lo que tenía que hacer, alejarme por siempre antes que fuera demasiado tarde.

Quise concentrarme en la boca de Rosalie pero unos cabellos castaños se colaron en mi mente obligándome a recordar como otros labios habían sabido llevarme a un perfecto orgasmo.

- Me gusta creer en la gente y tú de verdad me gustas, Edward.

En un segundo todo se fue a la mierda. Tiré lejos de mí a Rosalie y me subí los pantalones. Mi jodida cabeza estaba extremadamente mal como para escuchar la voz de Bella en estos momentos.

- Vete, Rosalie.

- Pero…

- ¡VETE!

Ella dio un saltito antes de tomar sus cosas y salir corriendo. Cuando ya estuve solo me tiré en la cama y me tapé con una almohada.

- ¿Qué es lo que estás haciendo conmigo, Bella?

Gemí y cerré los ojos. Por ahora no podía beber ni drogarme así que mi única salida era dormir.

.
.
.

- Edward, cariño… despierta.

Abrí los ojos de golpe al sentir la voz de mi madre, debí quedarme dormido como a las seis de la tarde por lo que debía ser de noche pero no, era de día, más que eso, parecía ser de mañana.

- ¿Qué hora es?

- Hora de ir al colegio, cuando llegué ayer no pude despertarte. Parecías muy cansado.

Me acarició los cabellos consiguiendo que me sintiera un poco mejor – Lo siento, debí estar muy cansado.

- Sí, pero ahora levántate. Le hice unas galletas a Bella y quiero que se las lleves.

- Llegaron su mamá y su hermano – murmuré mientras me levantaba -, ayer cuando la fui a dejar los conocí.

- Oh, Reneé, la recuerdo… creo que pasaré a saludarla antes de irme al trabajo. Desde que Anna murió que no viene por acá.

- ¿Anna?

- ¿La recuerdas, cariño? – rodó los ojos -, Anna, la vecina de al lado, la señora que murió hace un año.

- Oh, sí – asentí, esa señora era muy extraña, casi ni salía de su casa -, ella es la abuela de Bella, bueno, lo era.

- Sí, ella misma.

Me puse de pie y tomé mi toalla – Bueno, de todas formas ellos llegaron y el hermano de Bella la llevará al colegio así que yo ya no tengo que hacerlo.

- Si quisieras aún podrías hacerlo.

¡NO!, grité en mi cabeza. Mientras más lejos de ellos mejor.

Ya era tarde, había dormido doce horas seguidas por lo que mi cuerpo estaba inusualmente descansado. Para cuando bajé mi madre me tendió la bolsa con las galletas, quise hacerme el tonto con eso pero no pude. Tendría que buscar a Bella y entregárselas sin darle más charla, sí, eso es lo que haría.

Cuando llegué al colegio todos estaban un tanto revolucionados con el hermano de Bella, Emmett. Las chicas babeaban por el él y los chicos querían golpearlo. Tontos.

- ¿Así que ese es el hermano de tu novia?

- No es mi novia.

Apagué mi moto y enganché el casco al asiento trasero – Pero ayer te fuiste con ella.

- Jasper – le hablé en tono de advertencia, no me gustaban sus juegos -. Ella es solo mi vecina, mi mamá me pidió que la trajera y eso hice, ahora llegó su hermano y yo ya no tendré nada que ver con ella. Fin de la historia.

- Si eso es lo que quieres…

- Es lo que necesito.

Seguí a Jasper hasta adentro del colegio y a nuestra primera clase, a la hora del almuerzo me encargaría de buscar a Bella para entregarle sus galletas. No conocía sus horarios por lo que en un principio anduve algo nervioso de encontrármela, no sabía que decirle luego de lo que pasó ayer.

Era extraño ver a una chica luego de que te dio la mejor mamada de tu vida y de que su familia los encontró in fraganti.

Algo inteligente se me tenía que ocurrir para decirle cuando la volviera a ver.

- ¿Vamos a comer?

Tenía todas mis clases con Jasper por lo que tuve que hacer malabares para evadir sus preguntas sobre Bella. Por lo menos pude cambiar el cambiar el rumbo de sus pensamientos cuando le conté lo ocurrido con Rosalie ayer.

- No, necesito encontrar a Rosalie, creo que me debe un par de explicaciones.

- Y tú a ella otras más – ese par era de culto. El mismo Jasper ayer estuvo follando toda la tarde con “no sé quién”.

Si tener una relación era tener lo que ellos tenían, prefería quedarme soltero para siempre.

Mi amigo suspiró y negó – Ya me estoy aburriendo de esta relación Edward, era entretenida en un principio pero ella no va a cambiar y quizás yo necesito algo distinto…

- ¿Algo como qué?

- Una chica distinta, que no sea igual que todas las perras de este instituto… alguien como…

- No digas Bella – lo apunté -, y ahora mejor ve a buscar a Rosalie.

- ¿Celoso?

- No – rodé los ojos -. Sabes muy bien que una chica como Bella no es para mí de ninguna forma.

Caminamos hasta los casilleros de donde saqué la bolsa de galletas que le había preparado mi madre.

Jasper estaba apoyado en el casillero del lado - Una chica como Bella creo que le haría bien a cualquier hombre, Edward… esa aura que tiene…

Apreté los puños. Pocas veces tenía ganas de golpear a Jasper - ¿No tenías algo qué hacer?, ve por tu perra que yo también tengo algo pendiente – cerré el casillero con fuerza para darle energía a mis palabras.

- ¿Vas en busca de esa chica “distinta”?

- Jódete – le levanté el dedo de al medio y me di media vuelta.

Comencé a buscar en la cafetería y nada. Solo divisé a su hermano charlando con un par de chicos, parecía que era tan sociable como Bella. Caminé por el colegio y luego de unos minutos de no encontrar nada me comencé a desesperar, tenía hambre y la bolsa de galletas que tenía en mi mano no me ayudaba mucho. Si dentro del colegio no estaba, debía estar afuera.

Este era el último lugar en donde podía buscarla, si no estaba acá y me iba a dar por vencido y me comería las galletas.

Crucé todo el patio trasero del instituto pero nada, no había rastro de Bella. Me iba a devolver cuando un olor que conocía muy bien me llegó.

Marihuana.

Avancé dos pasos más y debajo de un viejo roble la vi. Su cabeza estaba apoyada en el árbol y en una de sus manos sostenía un cigarrillo de marihuana. Me acerqué con cuidado, ella se notaba tan perdida en sus pensamientos que no quería interrumpirla pero tampoco pude darme media vuelta e irme.

- ¿Quieres? – estiró su mano hacía mí sin mirarme, no sabía que se había dado cuenta de mi presencia.

- No, gracias – me senté a su lado pero su vista seguía clavada en el cielo -. Si te encuentran fumando marihuana van a llamar a la policía.

- ¿Por qué? – no me miró.

Eso me incomodó. Si había algo que estaba aprendiendo a amar en ella era la sinceridad de sus ojos y el que me negara ese placer era definitivamente algo que no me gustaba.

- Porque es ilegal en Washington.

Pese a que el olor de ese cigarrillo me llamaba a aceptar su oferta no pude hacerlo, primero necesitaba saber qué le pasaba, me intrigaba enormemente no verla con una sonrisa en medio del rostro. Quizás las galletas que le envió Esme pudieran subirle el ánimo.

Se removió en su lugar y apoyó mejor su cabeza en el árbol - No lo es, está aprobada para fines médicos y mi plantita es cien por ciento natural. Así que no tiene nada de malo que fume… me hace bien – una nueva calada.

- Solo que tú no lo haces con fines médicos, Bella – rodé los ojos ante la obviedad. Esperaba que me mirara pero no lo hizo.

Esta Bella se veía tan… no ella, perdida en sus pensamientos y sin vida, parecía cualquier otra adolescente deprimida, si ni siquiera la flor que llevaba en su cabello le daba vida – Eso no lo sabes – por fin me miró. Sus ojos estaban rojos pero no por el efecto de la marihuana -, no sabes si fumo por fines médicos.

Le dio otra calada a su cigarrillo - ¿Y qué fines serían esos?... ¿Qué te duele? – me enderecé, yo sabía tan poco de ella que había asumido muchas cosas.

¿Y si estaba enferma? ¿Y si era grave?

- El corazón, Edward – se llevó una mano a su pecho y lo estrujó con fuerza -, me duele el corazón.

Desde que conocí a Bella jamás pensé que la vería soltar una lágrima como lo estaba haciendo ahora. Por eso, sin siquiera pensarlo atraje su cuerpo al mío y apreté con fuerza. Un ser tan bueno y alegre como ella no debía de estar llorando.

- ¿Qué pasa, Bella?

Ella negó y se hundió aún más en mi pecho. Pese a que sus espasmos estaban remitiendo no por eso dejó de llorar. Mi propio corazón dolió, no me gusta ver a chicas como Bella en este estado, acaricié su espalda y rogué porque se calmara y porque lo que la acongojaba no fuera tan grave.

- Tranquila…

Se separó de mi pecho y llevó a sus labios el cigarrillo de marihuana que todavía estaba entre sus dedos. Cuando exhaló el humo se lo quité y la imité. Por regla autoimpuesta, nunca fumaba, tomaba o me inyectaba nada entre semana, pero esto era distinto.

La situación lo ameritaba.

- Estás fumando – aunque sus ojitos estaban rojos, se veían hermosos acompañados de una sonrisa -, pensé que no lo hacías.

- No lo hago – le devolví el cigarrillo del que casi no quedaba nada -, pero ahora me pareció un buen momento.

- ¿Te gustó mi plantita?

Saqué la lengua y saboreé lo que quedó en mi boca, la verdad es que era bastante distinta a la marihuana que solía fumar, no tenía ese sabor asqueroso a pegamento. Esta era distinta.

- Sí, me gustó mucho.

Y su sonrisa creció, era tan hermosa - ¿Qué? – me preguntó mientras yo pestañeaba -, ¿Por qué me miras así?

- No, por nada – bajé mi vista y ahí vi las galletas -, por cierto, mi mamá te mandó esto.

Le tendí la bolsa con las galletas y ella no dudó en tomarla - Oh, Esme es un amor… pasaré a darle las gracias después.

Abrió la bolsa que mi madre cuidadosamente había cerrado y sacó una galleta, lo primero que hizo con ella fue acercarla a mis labios, sin dejar de mirarla abrí la boca y permití que me la diera. Cuando estuvo adentro cerré los labios permitiéndome acariciar un poco la punta de sus dedos. Ella se sonrojó antes de comer una también.

- Están muy ricas.

- Sí, mi mamá es un as en la cocina.

Comimos el resto de las galletas sin decir mucho, solo permanecimos sentados apoyados en el árbol y disfrutando del día.

- Me gusta el verde pero siento que a este pueblo le falta un poco de color. Unas flores no le harían mal.

Recorrí con mi vista y era verdad. Arboles habían por montón pero flores ni por si acaso – Hay un lugar lleno de flores que la gente no conoce muy bien.

- ¿En serio?

Rápidamente toda su pena parecía haber quedado atrás, ahora solo estaba esa Bella que tanto me gustaba – Sí, puedo llevarte después de clases si quieres.

Cerré los ojos con fuerza.

¿Qué mierda estaba mal conmigo?

Necesitaba alejarme de Bella no acercarme más. Cada vez que me decidía a no verla más hacía cosas tan estúpidas como estas. Bueno, ahora por lo menos podía culpar a su plantita por ponerme ideas en la cabeza.

- Eso me encantaría, Edward.

Se tiró sobre mí dándome un apretado abrazo, cuando se separó dejó un tímido beso en mis labios. Mierda, sí que era hermosa.

- Yo… necesito ir a clases.

- Sí, yo también.

Me puse de pie y luego le di una mano para ayudarla. Mientras caminamos al colegio no le solté la mano, no sé si fue ella o yo, lo importante es que sus dedos suaves estaban entre los míos haciéndome sentir raramente bien.

- ¿Qué te toca ahora?

- ¡La mejor clase del mundo! – dio una pequeña vueltita soltando mi mano. ¡Mierda!, se sentía raro no tenerla - ¡Arte!

- Oh – a mí también me tocaba pero yo odiaba esa clase -, a mi también.

-¿De verdad? – asentí -, esta es la mejor noticia Edward, ya verás cómo te enseñaré unas técnicas geniales… ¿sabes hacer origami?

Sentí un par de miradas sobre nosotros pero las ignoré. Estaba concentrado en los labios de Bella que se movían sin parar contándome no sé qué, no podía escucharla muy bien pero eso era lo de menos, la tenía cerca y con eso me bastaba.

La clase se pasó en nada, Bella me habló de todo lo que pudo. Su estado depresivo había quedado atrás y yo me sentía mucho mejor, esperaba no tener que verla llorar nunca más.

Cuando salimos de clase yo estaba más que listo para mostrarle ese lugar lleno de flores.

- Necesito ir al baño primero.

- Bien, te espero en la salida.

Un nuevo beso en mis labios me hizo sonreír. Negando con la cabeza salí al estacionamiento. Lo primero que hice fue ver a Emmett al lado de una camioneta roja bastante antigua. Unos cuantos símbolos de la paz y un par de flores dejaban más que claro quiénes eran sus dueños.

- Bonita camioneta – lo saludé extendiendo mi mano.

La aceptó de inmediato - Idea de Bella, dice que el rojo deslavado era deprimente.

- ¿Tú no eres hippie?

Se encogió de hombros – Un poco… no tanto como Bella o mi mamá… yo más bien solo soy yo.

- Me parece bien– asentí. Cuando me di cuenta que era muy probable que estuviera esperando a Bella intervine -, si esperas a Bella será mejor que te vayas… yo la llevaré.

- Oh, pero… ella no estaba muy bien hoy.

Su sonrisa despareció en nada – Ahora está mejor, Emmett – le di una palmadita para que no se preocupara de más.

- Edward… recuerda lo que hablamos ayer por favor… mi hermana es my frágil.

- De eso ya me di cuenta.

- Bien, entonces me voy.

Hizo ese raro gesto de paz con los dos dedos antes de meterse en su camioneta. Un segundo después salió Bella del colegio, corrí hacia ella y la acompañé hasta mi moto.

Nunca había llevado a nadie a mi prado pero Bella era distinta. Ya no tenía sentido negarlo. Ella me gustaba independiente de todas sus locuras, de las locuras de su familia, de las de mi madre, de las de mis amigos… de todos.

Ella me gustaba por ser como era y aunque me daba un poco de miedo arriesgarme, creo que necesitaba hacerlo.


_______________

Besos, Joha!!

23 comentarios:

  1. aaaaaaaaw qué adorable Edward con Bella *-* pero se me hace extraño que Bella esté triste, ya pensaba yo que ésta Bella tendría algo oculto! espero que actualices pronto Joha, ésta historia es una de mis favoritas! :D

    ResponderEliminar
  2. OMG Joha, quiero leer el capi completo, tu fic es adictivo, me torturas con este pequeño adelanto, pobre Bella u.u :P

    ResponderEliminar
  3. Ohhhhhhhhh!está empezando lo melancólico! me gusta que siga así jajaja

    ResponderEliminar
  4. comenzaron los dramas, pero que será lo que ocurre porque ella es muy joven para estar desilusionada por un romance....será que siente que Ed está cerca de ella para complacer a Esme en primer lugar o habra una historia familiar detras de sus lagrimas?? que dificil acertar contigo Joha.

    ResponderEliminar
  5. ay! estoy más loca con el trailer que ni siquiera me da para pensar en lo que le pasa a Bella xD pero quiero leer el cap!

    ResponderEliminar
  6. ohhhhh k le pasa a Bella? y Ed no tiene ni 1 semana de haberla conocido y ya sabe cuando algo esta mal en ella!! Me encanta!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Esta enamorada de el? D: JOHO LO QUIERO COMPLETO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!11

    ResponderEliminar
  8. :3 Aww que hermoso Ed...
    Quien estará haciendo sufrir a Bells!! :S
    Ya quiero cap!!! :D

    ResponderEliminar
  9. Ahhhhh Johaaa por dioss con estos adelantoss tu me dejas que me vuelvaa locaa!! que le pasa a bella que la esta haciendo sufriri??? ohh por dioss!!! ella que siempre esta con una sonrisa ahhh!! bueno yy edward fue muyy bonito como la abrazoo hay quieroo leer el capii completoo!!
    gracias por el adelantoo!!
    beso!!

    ResponderEliminar
  10. que le paso a bells????? esta triste?? una enfermedad??? el corazón????,y ed q dulce ed!!!!! esta sumamente preocupado!! tengo dudas!!! quiero mas!!!!!

    ResponderEliminar
  11. ohhhh que tiene Bella :(

    ResponderEliminar
  12. uuufffff quede intrigada en verdad está enferma o tiene problemas de otra indole????

    ResponderEliminar
  13. Que le pasa a bella?? problemas de amor o esta enferma??? noto mucho interes de parte de edward.. quiero leer el capitulo para ver que pasa

    ResponderEliminar
  14. Ohhhh no puede ser... bella esta enferma? nooo que triste su historia juntos.... :(

    ResponderEliminar
  15. qué tierno que es edward con bella, me encanta como la trata, pero me he quedado con las ganas de saber por qué lloraba bella

    ResponderEliminar
  16. holaa sii ahi lei el capi completoo!! yo mm creo que bella esta enferma puede ser por loo que le dijo y luego por que emmett dijo que bella no se encontraba bien ...al menos es lo que piensoo supongo que deberemos esperar a ver que pasa!! y en cunato a edward jee esta locoo por bella jaa ya le gusta eso seguro por como es ella diferente! y me gusta por que con ella sale su lado tierno!! y como la trata y la cuida!! ahh yla llevara a su pradoo siii!! que hermosoo!! me encanto el capituloooo!!!! esta historia me tiene muy ansiosa esperoo impaciente sus capituloss jee!! besoossss!! buen dia Johaa! cudiate!

    ResponderEliminar
  17. :O hermoso!!!! gracias por alegrarme un día tan triste :)

    ResponderEliminar
  18. Muy buen CAP y yo q me prometí a mi misma no leer mas historias sin terminar, me encanta ya quiero leer el próximo CAP SOS una Maza escribiendo



    Meji Vélez

    ResponderEliminar
  19. OOHH KE LE PASARA A BELLA OJALA NO SEA NADA GRAVE...
    ME HICISTE REIR MUCHO JOHA JAJA ESTUVO GENIAL EL CAP
    JAJA TODO ASUSTADO ES X EMM JAJAJ ERES GENIAL JOHA NO ME CANSO DE DECIRLO

    ResponderEliminar
  20. Hola me encanta que en cada capitulo Bella logra sorprender a Edward que por cierto me gusta que ya no se resista a lo que siente por Bella aunque me quedo con la curiosidad de saber que le pasaba a Bella necesito saberlo hasta el siguiente capitulo
    saludos y abrazos desde México

    ResponderEliminar
  21. Que familia tan moderna a mi mi mamá me consigue así y mínimo me corta la cabeza jejeje gracias por el capi Joha ya muero por saber las locuras de este par

    ResponderEliminar
  22. Que familia moderna y el no sabia ni como tomárselo jajajajaja lo encuentran en pelotas y comí si nada, pero que es lo que tendrá Bella será grave y Edward aunque diga que no quiere nada con ella ya esta cayendo Gracias Joha hasta tu próxima actualización ..........:)

    ResponderEliminar