lunes, 1 de octubre de 2012

Mi Razón - Capítulo 5

Capítulo nuevo!!!. Gracias a Erica Castelo por betearlo.

Summary: Un traficante de drogas y una hippie no parecen tener mucho en común. Pero… ¿y si lo tienen?. M por lemmons y temas fuertes. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capítulo 5


- No, Bella… no pienso perdonar… no… no importa cuantos besos me des… no voy a…

- Creo que voy a alegrarme de que gimas el nombre de Bella y no el de otra chica.

Abrí los ojos de golpe y me senté en la cama. Los besos que estaba sintiendo y que me habían dejado completamente babeados venían del cachorrito que sostenía mi madre.

- ¿Qué haces con él?

Lo tomó mejor alejándolo por completo de mí – Este pequeñito, fue el encargado de despertarme esta mañana, supondré que tu sueño pudo más porque grité demasiado fuerte como para que despertaras.

- Sí – me toqué la cabeza -, ayer nos dejaron salir antes y me fue de gran ayuda porque estaba muerto de sueño.

- ¿Y el cachorro llegó solo?

- No – moví el cuello de un lado a otro, estaba un poco tenso… no me imagino por qué. Rodé los ojos ante mi ironía -. Perdón… el cachorrito lo encontré en la calle y me dio pena dejarlo solo.

- Hijo, aunque me encanta este pequeño no estoy segura de que podamos quedárnoslos.

Lo miró casi como si estuviera a punto de dejarlo solo por siempre. Era increíble como se había encariñado en… ¿media hora?, supongo que es el efecto de los cachorros en las mujeres.

- Madre – me rasqué la nuca ante la incomodidad de verla hablándole con voz de bebé a animal -, el cachorro no es para nosotros… yo, pensaba dárselo a Bella.

- Oh – su mirada se entristeció pero demasiado pronto se alegró, miró al cachorrito y luego a mí. Casi podía sentir las tuercas de su cerebro moviéndose y encajándose.

- Madre… no quiero que pienses cosas que no son, Bella es una muy buena amiga.

- Pero te gusta.

Le quité al cachorrito de los brazos y le hice cariños. El tema de Bella estaba un poco delicado para mí, quizás me costó toda la noche entenderlo pero por fin mi aturdido y estúpido cerebro entendió que no era malo que Bella saliera y se acostara con otro, yo mismo anoche había follado con Irina.

Sí, Bella me gusta y me daba un poco de celos que muy probablemente estuviera hasta mañana con ese tal Garrett pero sentía que si le daba la suficiente importancia a esto iba a terminar mucho más involucrado de lo que lo estaba pensando. No, mi relación con Bella debía ser como ya lo había decidido, ella era mi contacto con el Edward de la semana y hacía feliz a mi madre, suficiente.

- ¡Ey! – salté del susto cuando mi madre me chispeó los dedos, no era algo que acostumbrara a hacer y me descolocó un poco -, parecías ido.

- Solo estaba pensando.

- ¿En Bella?

La miré con los ojos entrecerrados – Sí, en Bella y en que mañana voy a ir a dejarle el cachorro.

- ¿Por qué mañana y no hoy?

Respiré hondo y alejé la visión de Bella siendo cogida por un rubio de sonrisa sexy. Cuando volví a concentrarme en mi madre pensé en mi mejor respuesta.

- Porque anoche me encontré con su madre y me dijo que se iba a quedar con unos amigos hasta mañana – me encogí de hombros y no dejé de verla para que no se diera cuenta de mi incomodidad.

- Esa Renée – ahora fue mi madre quien rodó los ojos -, es un caso, no sé donde tiene la cabeza – la forma en que lo dijo fue casi como si estuviera hablando de mí. Me agradaba saber que la madre de Bella era una potencial amiga de la mía.

- ¿Por qué? – la apuré cuando me di cuenta que estaba comenzando a divagar.

- Ah, porque acabo de ver a Bella – apuntó hacía la dirección en donde estaba su casa -, salió temprano a comprar leche, creo.

- Oh.

Me mordí el interior de mis mejillas para no reírme de alegría, no iba a molestar a Bella por su vida pero eso no quería decir que no me alegrara de que se haya quedado en casa.

Ese sábado dormí lo más que pude, en la noche me tocaba sí o sí ir  a una fiesta de unos amigos, bueno, si por amigos entiendo a clientes y potenciales clientes. Era solo una mierda de fiesta organizada por Jasper en donde tenía planeado vender una buena cantidad de mercadería, después de todo mi madre necesitaba cambiar el refrigerador y el dinero me vendría bien.

En cuanto salí de mi casa me subí a mi moto, aun era fin de semana y debía mantenerme enfocado, pensaba vender por lo menos el ochenta por ciento de la mercadería que tenía en mi poder, bueno, en el poder de Jasper más bien ya que era en su casa donde la guardaba.

Cuando llegué a la casa de mi amigo aún no había nadie, excepto su puta novia quien tenía enterrada su verga hasta el fondo de su culo.

- Linda escena – dejé mi bolso en una silla y pasé directo a la habitación de invitados en donde guardaba mis cosas.

Creo que con lo que recaudaré hoy le compraré algo, el cabrón era pesado pero tan malditamente leal como se podía. Cuando salí me encontré con la misma escena, jodidos voyeristas que no podían detenerse.

- ¿Se dieron cuenta que llegué no?

- Oh, Edward – Rosalie me miró y extendió una mano hacía mi -, por favor… folla mi coño.

No la miré a ella, miré a Jasper y no necesité mucho para darme cuenta que ya estaba drogado – Tu novia es una perra con un coño demasiado dilatado para mi gusto, amigo.

- No… me importa… más tarde… probaré uno… menos usado.

- ¡PUTOS CABRONES!

Un golpe de Jasper en su culo y la perra se olvidó de todo.

Pese a la mierda que era mi vida nunca he podido entender esa jodida relación que tenían. No les importaba que los vieran follando, se insultaban, follaban con otros e incluso a veces se golpeaban. Era una de esas relaciones malditamente obsesivas y adictivas.

Me dio un estremecimiento de asco, salí de ahí y me senté afuera esperando porque los gemidos cesaran. Prendí un cigarrillo y a la primera calada me fue imposible no pensar en alguien más… ver a Bella disfrutando de su plantita era una escena que llevaría calada en mi mente por siempre, la verdad es que toda ella se estaba grabando en mi cuerpo, boté el humo del cigarrillo y seguí pensando, estuve un tiempo con mi cabeza enfocada hasta que los gritos terminaron.

Para cuando los invitados comenzaron a llegar volví a entrar, Rosalie estaba dentro de lo que sea podía, decente, supongo que si por decente se entiende estar casi desnuda y pidiéndole a todo el mundo que la folle. No la culpé tanto cuando me di cuenta que estaba incluso más drogada que mi amigo.

Generalmente en estas fiestas, a las que iba por trabajo, trataba de mantenerme sobrio y limpio por lo que opté solo por cerveza, ya iba en mi tercera cuando mi amigo se sentó a mi lado en la barra de la cocina.

- Te debo como doscientos dólares, creo que saqué seis pastillas de esas rosadas.

Lo miré y negué con la cabeza, estaba más puesto de lo que pensaba – Tranquilo Jazz, eso va por la casa, no por nada cuidas la mercancía.

Le di un nuevo sorbo a mi cerveza – Gracias amigo – me dio un golpe en la espalda demasiado suave, creo que ni siquiera podía con su peso -, pero eso no te resta el contarme porque no viniste anoche.

- No quería encontrarme con Emmett y no supe si lo invitaste.

- Vino, pero pensé que te caía bien.

Me encogí de hombros, sabía que él no recordaría esta conversación después – Me cae bien pero no quiero que se entere de esta otra vida que llevo.

- Que eres un traficante de drogas – asentí ante su afirmación -. ¿Y por qué no?... dudo mucho que vaya a decirle a Esme, creo que ayer lo vi fumando algo.

Rodé los ojos, sabía muy bien de dónde ven a ese algo… de la plantita de Bella – No importa – me encogí de hombros.

- Oh, ¡ya sé por qué!, es porque no quieres que se enoje cuando te vea follando con otra y después con su hermana… te encuentro razón, hermano – dejé que me abrazara porque si no lo hacía caería como peso muerto -, si para follar con el bombón de Isabella necesito hacerme amigo de ese grandulón, lo haría… es que esa chica… esa chica tiene una boca que te invita a follar… dime algo, Edward – volteó a verme -, ¿ya te la chupó? ¿lo hace rico?

- Sí… su boca es como una aspiradora.

Aunque la risa de mi amigo era ensordecedora no me contagió, primero porque era un puto cabrón borracho y segundo porque no me agradaba lo que acababa de decir, pero no soy un caballero, soy un hombre y los hombres contamos estas cosas.

Debo agradecer que pese a mi mala disposición y pésimo humor, pude hacer buen dinero, vendí incluso un poco más de lo que pensaba pero la realidad es que eso fue gracias a la perra de Rosalie que hizo un striptease que dejó a todos, menos a mí, obvio, con la verga parada y con ganas de follar.

Para cuando el sol estaba saliendo yo ya estaba listo para irme, creo sinceramente que debía encontrar un nuevo “horario” de trabajo para decirle a mi madre porque el que tenía no estaba resultando. Con todos botados en el piso inconscientes me fui hasta el cuarto de invitados de Jasper, guardé lo poco que me quedaba y volví a salir, no pensaba despedirme de nadie pero los ojos soñolientos de mi amigo me vieron desde el suelo.

- ¿Te vas?

- Sí – arreglé el cuello de mi chaqueta y estuve listo.

- Dale saludos a la hermosísima Bella.

Y con eso volvió a caer en la inconsciencia. Ignoré al resto y salí de ahí lo antes posible. Para cuando llegué a mi casa, mi madre aún estaba dormida así que pude acostarme y dormir por un par de horas.

Me di un par de vueltas cuando me desperté, quería ir a entregarle el cachorrito a Bella pero no estaba muy seguro de lo que le diría, así que después de pensarlo por un tiempo y descubrir que no encontraba la solución. Me levanté de la cama y me decidí a ir así sin más. Ya iba a ser la hora del almuerzo y no quería interrumpirla. En un principio me costó quitarle el cachorrito a mi madre pero cedió cuando se dio cuenta que estaría al lado, le traería uno a ella y sé que aunque lo adore ahora en la semana sufriría por dejarlo solo y una mascota requiere de cariño y atención, lamentablemente en esta casa no podíamos darle eso todos los días.

- Hazme quedar bien, ¿sí?

Él solo lamió mi mano, eso lo tomé como una buena señal. Con el cachorrito entre mis brazos me acerqué hasta la casa de los Swan. Toqué el timbre y rogué porque fuera Bella quien abriera, sea quien sea que esté arriba, escuchó mis plegarias.

- ¡Hola, Edward! – su sonrisa fue para mí hasta que se dio cuenta de lo que llevaba entre mis brazos -. ¡Oh!, ¿puedo tomarlo?... ¡Por fis… di que sí!

- Claro – le pasé la bola de pelos negro y disfruté de cómo lo adoraba y le hacía arrumacos -. ¿Te gusta?

- Sí… - lo alzó y él se entregó por completo -, es hermosísimo… no sabía que tenías un cachorro.

- No tengo – me encogí de hombros. Me senté en los escalones de su casa y ella me imitó enseguida -, de hecho… me encontré con esta bola de pelos por casualidad – le hice un cariño y aunque no me rechazó, ya no se me prestaba atención como antes, supongo que estaba hechizado por Bella.

- Es un amor…

La miré mientras jugaba y le hacía cariños, menos mal que le aclaré a mi madre desde un  principio que el cachorrito era para Bella porque no hubiera tenido corazón para separarlos si no fuera así.

- ¿Te gusta? – ella asintió si mirarme -, ¿te gusta mucho?

Con esa segunda pregunta conseguí que me mirara - ¿Qué…?

- Es tuyo… lo traje para ti.

No oí ni una sola palabra salir de su boca, al contrario… recibí sus labios y vaya que los recibí con gusto. Dejé que me besara hasta que se cansara, solo me preocupé de abrir la boca y sacar la lengua porque ella estaba tan emocionada que hizo todo el trabajo por mí. Besar a Bella de por sí era una maravilla, pero besar a una Bella agradecida era cuestión de otro mundo, la forma en que movía sus labios y masajeaba mi lengua con la suya era la cosa más deliciosa del mundo… oh mierda, pensar en su lengua hizo que mi polla se levantara pidiendo un turno, ya había pasado una semana y creo que podría aguantar mucho más sin tener su boca rodeando mi verga… necesita derramarme en su interior y quizás, esta vez, tocar un poco más.

- Eres… mmm…

Gimió de una manera putamente exquisita y más rico aún fue cuando pegó sus pechos, que sobresalían de su blusa al mío, no me pude contener y si quieren acusarme de pervertido pueden hacerlo, pero esas tetas rogaban por un poco de atención.

¡Oh mierda!

Toqué sus tetas y tiré de sus pezones por sobre la tela, fue un toque casi inocente pero que me hizo eyacular un poquito, gemí sobre sus labios y ella lo hizo sobre los míos, se restregó un poco más sobre mí y se quiso acercar pero ya no teníamos espacio, además, estábamos frente a su casa… en la calle.

- Estoy caliente – balbuceó cuando dejé sus labios y fui por su cuello -, pero en mi casa está mi mamá y… mmm.

- Mañana – volví por sus labios para darle solo un beso -, después del colegio… mi casa estará desocupada.

- Sí, pero…

Se movió y volvió por mis labios, su toque fue suave pero su mano fue hasta mi polla, la masajeó por sobre mis jeans pero eso me bastó para comenzar a gemir como si estuviera penetrándola hasta el fondo, le devolví el beso algo más ansioso pero me detuve, Bella no era un chica para casi follar afuera de su casa.

- Bella… detente por favor… yo… no podré aguantar si sigues…

- Pero estoy caliente… mi coño está pidiendo….

Me puse de pie deteniendo cualquier contacto con ella – Serás mi perdición, Isabella Swan – le sonreí y ella lo hizo de vuelta -, creo que contigo no puedo irme con convencionalismos.

- ¿Eso es bueno o malo?

- Bueno… pero no sé qué tanto… así que creo que me iré.

Ella se puso de pie a mi lado llevando al cachorrito – Gracias por el cachorro, es lo más lindo que me han dado nunca.

- Solo quiero pedirte un favor – Bella asintió enseguida -, que dejes que mi madre lo vea de vez en cuando, se encariñó bastante con él estos días.

- Oh… ¿lo tienes desde hace mucho?

- Desde la noche del viernes – me encogí de hombros.

Bella me miró con el ceño fruncido, pocas veces la veía así, era linda - ¿Y por qué lo trajiste hasta hoy?

- Es que tu mamá dijo que te habías ido con unos amigos y que no llegabas hasta hoy – preferí hacerme el tonto con el tema.

- Oh, sí… me encontré con Garrett, pero solo pasamos la noche juntos, llegué ayer en la mañana.

Me mordí los labios para preguntar más. No quería saber cómo, exactamente, habían pasado la noche – Bueno, creo entonces que ya te quité un día con tu cachorrito así que no lo seguiré haciendo… además, mi mamá ya debe tener listo el almuerzo.

- Sí, la mía también.

Avancé un paso pero ella me detuvo – Gracias, Edward, de verdad – me besó en los labios dejándome su sabor por el resto del día.

.
.
.

- ¡Edward! – por instinto alcé mi mano y le di en la cabeza a Jasper, odiaba que me gritaran cuando estaba putamente concentrado en otra cosa -. ¡OYE!, no tienes por qué golpearme, yo solo quería saber dónde putas tenías tu cabeza.

- Lo siento – cerré mi casillero y le di una rápida mirada al pasillo, ni señas de Bella -, es solo que estoy un poco cansado, fue un fin de semana ajetreado.

- ¡No mientas!, si ni siquiera disfrutaste de la fiesta y más encima mantuviste tu polla dentro de tus pantalones.

Lo miré alzando una ceja - ¿Quién dice que fue así?

- ¡Perro!... ¿a quién follaste?

Me encogí de hombros, esto casi no tenía importancia, follarme a Irina era como que él se follara a Rosalie, algo de todas las semanas – A Irina, ya sabes – le resté importancia -, el viernes cuando fui por lo mío.

- ¡Esa puta!, aún me la debe… me hizo lamerle el coño pero cuando tuvo que devolverme el favor se fue… ¡cabrona!

- Quizás se asustó, ya sabes – hice un gesto con la mano -, no está acostumbrada a ver mierdas tan chicas.

- ¡Chica es tu verga, Cullen! – lo miré con los ojos entrecerrados, eso era mentira y él lo sabía.

- Hola – le di una mirada a Jasper para que se controlara, con Bella cerca las cosas eran distintas -, ¿cómo están chicos?

Se veía hermosa como siempre, su estilo despreocupado y lleno de colores le daba un aire maravilloso, aunque esta vez la flor que llevaba en el cabello la hacía ver tan angelical que me sentía como un pervertido al querer sentirla desnuda.

- Bien, Bella – Jasper la abrazó pero ella no se sintió incomoda así que lo dejé, aunque tampoco es que tuviera voz ni voto al respecto -, pero estaría mucho mejor si aceptaras salir conmigo.

- ¡Pero si no me lo has pedido!

- ¿Entonces, aceptas?

- ¡Claro!

Jasper no podía creer lo que ella le había dicho y yo menos – Entonces… bien, planificaré algo y mañana te lo diré. Ahora… creo que lo mejor es que me vaya.

Algo aturdido, mi amigo se dio media vuelta y se fue. Lo vimos desaparecer por el pasillo - ¿Sabes que él es novio de Rosalie, no?

La miré fijamente, ya había tenido esta conversación conmigo y no podía dejar que celos insulsos tomaran posesión de mis actos, por eso solo me conformé con apretar mis manos en puños y dejar que mis palabras salieran por entre medio de mis dientes.

- Sí, pero que salga con él no quiere decir que lo besaré ni que me iré a la cama con él… una cita también pude ser para conocer a un potencial amigo.

La miré aún ordenando sus palabras, conté hasta tres antes de decir cualquier cosa – Si todas las chicas pensaran como tú creo que menos hombres las engañarían.

- Ese fue un comentario algo machista… pero creo que tienes razón.

- Siempre la tengo – le guiñé un ojo.

Ella miró por todos lados y luego tomó y mi mano tirando de mí – ¿A dónde…?

- Entra aquí.

Abrió una puerta y me tiró dentro, era el cuarto del aseo, estaba lleno de utensilios de dudosa procedencia, de hecho el trapeador que estaba apoyado en la pared me daba la peor de las impresiones.

- ¿Por qué me metiste aquí?... si quieres hablar podemos ir a…

- Porque quería estar a solas contigo.

- Bella...

Desde hoy había encontrado la forma perfecta en la que quería ser callado, aunque si era Bella quien la ponía en práctica mucho mejor. Sus labios se movían hambrientos sobre los míos dejándome sin opción a réplica. No quise intervenir más de lo necesario porque parecía que ella sabía a la perfección lo que estaba haciendo, por eso, solo me preocupé de que el trapeador no se me enterrara en el culo.

- ¿Sabes? - se separó de pronto de mí y me miró sonriendo -, creo que tus labios son los que más me gustan - mientras hablaba pasó un dedo por el alrededor de mi boca-, son tan tersos... suaves, creo que podría besarlos por siempre.

- Bueno - me encogí de hombros -, dicen que soy un besador excelente.

- Sí - sus brazos subieron hasta mi cuello en donde se enredaron -, y me muero por saber que más puedes hacer con ellos.

El recuerdo de lo pasado en su casa hace una semana me golpeó, creo que le debía un favor - Si quieres podemos vernos después de clases.

- No puedo, tengo algo que hacer - sus ojos se entristecieron de una forma que me llegó a dar un apretón en el pecho. Bella era tan transparente que no había que ser un experto para leerla.

- ¿Qué pasa? - tomé su rostro y la obligué a que me mirara -. Sé que no te conozco mucho pero siento que algo no está bien, tus ojos no mienten.

Suspiró hondo antes de hablar - Prometo algún día contártelo pero ahora no puedo, solo... necesito confiar antes un poco más en ti.

- Está bien pero… creí que habíamos quedado en vernos hoy.

- Mi mamá está enferma – me miró a los ojos pero todo su rostro temblaba.

- Oh Bella…

Negó cuando quise acercarme a ella – No es algo de lo que quiera hablar ahora, Edward… de verdad, sé que algún día te contaré todo pero ahora no es el momento.

- Bien – me crucé de brazos y me apoyé en la pared.

¡Puto trapeador que volvía a enterrarse en mi culo!

- Entonces podemos hablar de algo más – comencé a pensar como continuar -… como por ejemplo, podrías decirme como le pusiste al cachorrito.

- Oh… es de lo más amoroso… ¿ya viste que es negro? – asentí y me guardé mi comentario sarcástico a su pregunta -, bueno… entonces estuve pensando y pensando y al final decidí que el nombre que mejor le quedaba era Black.

- ¿Black? – ella asintió nuevamente -, bien… no es mi nombre favorito pero creo que le viene.

- ¡A él le encantó!

- ¿A sí?... ¿y cómo lo sabes?

Bella rodó los ojos. Sus ojos que ya no tenían esa sombra de antes, quería pensar que se había olvidado por completo del tema de su madre pero dudaba mucho que así fuera, si Esme estuviera enferma dudo mucho que podría dejar de pensar en ello aunque fuera un minuto.

Bueno, quizás no podía quitarle el hecho pero si podía distraerla un poco.

- Bueno… porque se lo dije y él movió la colita y ladró, eso quiere decir que está de acuerdo con su nombre.

- Entonces supongo que está de acuerdo – concordé con ella -, ¿y ya le tienes cama y plato de comida?

- No, aún no… estaba pensando mañana ir a vender unos collares a la plaza para juntar un poco de dinero… no creo que necesite mucho.

- ¿Eso haces cada vez que necesitas dinero?... ¿sales a vender tus artesanías?

- Sí… soy una especie de vendedora ambulante.

Me la imaginé mostrando todas sus obras de arte en un paño de colores por las calles, y por otro lado me vi a mí mostrando el interior de mi chaqueta llena de todo tipo de drogas, se podía decir que nuestras formas de ganarnos la vida no eran tan distintas ¿no?

- Sí… yo también.

- ¿Qué? – me preguntó y yo ahí me di cuenta que había hablado en voz alta.

- Que… parece entretenido eso de salir a vender – dije lo primero que se me vino a la mente.

Su sonrisa creció y casi pude escuchar los engranajes de su cerebro tomando posición – Bueno… si quieres podrías venir mañana a vender conmigo… y quizás después de eso podríamos ir al prado… sabes, me parece un lugar perfecto para que me devuelvas el favor.

Estuve tan embobado mirándola que no la sentí acercarse, mucho menos cuando sus manos me tomaron por la chaqueta y me acercaron a ella. Estaba perdido, su olor me hizo imposible racionalizar por lo que sin pensarlo asentí aceptando su plan.





__________________________

Besos, Joha!!!

26 comentarios:

  1. siii que le devuelva el favor!!! Edward algun dia confiara en bella para contarle?? me encantan estos dos!!

    ResponderEliminar
  2. Si si si!!!

    Que le devuelva el favor XD


    ahahah ¿qué esconderá Bella? X_X

    ResponderEliminar
  3. dios me intriga que es lo que esconde bella dios si ke ed le regrese el favor yum!!!

    ResponderEliminar
  4. OH DIOS PORSUPUESTO!! QUIERO DEVULUCIONES DE FAVORES!! JAJAJA TIENE Q DAR Y RECIBIR JAJAJA!!! ESPERANDO IMPACIENTE ESE INTERCAMBIO JIJIJI

    ResponderEliminar
  5. Si que le devuelva el favor edward jaa!!! Que tendrá bella cada vez me asusta mas ufff ...bueno bella dice que debe confiar un poco mas con el y edward confiara en bella para contarle lo que el hace!! Me gusto mucho el aadelanto!

    ResponderEliminar
  6. me encantaria jajajaj muy bueno me dejas intrigada

    ResponderEliminar
  7. oh sí, por supuesto que quiero, también pienso mucho en lo que le pasa a Bella, espero saber pronto xD pero primero... a devolver el favor oh sí
    Chivy

    ResponderEliminar
  8. Ohhh siiiiii, que se lo devuelva!!! Tengo mucha curiosidad por saber el misterio que tiene Bella... Espero ansiosisisisima el siguiente capitulo :D

    ResponderEliminar
  9. me encanta, me encanta, y se me hace super raro leer la actu aquí y en FF el capitulo completo

    ResponderEliminar
  10. por supuesto, es más debe hacerlo jejeje

    ResponderEliminar
  11. jajajaja De seguro Ed le armo bronca o algo nop? xk sino xk lo abra callado con un besote!!!

    ResponderEliminar
  12. siiiiiiiiiiiii que se lo devuelvaaaa :D

    ResponderEliminar
  13. obviamente tiene que devolverle el favor y con mayor razon si la ve triste para levantarle el animo y que por un momento olvide sus problemas.

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que hay que ser recipocros .....XD Que es lo que tendrá Bella me intriga ya a esperar el completo Gracias Saludos..........:)

    ResponderEliminar
  15. siiiiiiiiiiiii claro quien no queria...

    ResponderEliminar
  16. Me mataste con la pa parte donde bella le dice a edward que sale a vender a la calle, me lo imagine a los dos a ella vendiendo artesanias y a edward drogas y joder esa imagen mental me mato literalmente
    ojala hubiera un photoshop asi
    soy yo o el capitulo estuvo corto??????
    muero porque edward le devuelva el favor
    me encanto como siempre el cap
    saludos Joha

    ResponderEliminar
  17. Ohh que interesante capitulo!! Me re gusto y la alegría de bella cuando le dio el perrito me gusto que edward pensara y se diera cuenta de que no podía hacerle una escena de celo a bella por que no son nada y el estuvo con irina aunque es ovbio que se muere de ganas por hacerla ajaja por que se está poniendo celoso de todo y también de jasper que la invito a salir ...renne está enferma bueno bella dijo que se lo contaría mas adelante veremos! Y buenoo Ahhh edward le tiene que devolver el favor Ajajaj sera en su pradoo eso seria muy buenoo!! Me encanto el capitulo! Besos!

    ResponderEliminar
  18. Oh! Tiene que devolverle el favor, siiii ...También tiene que averiguar que es lo que le pasa a Bella

    ResponderEliminar
  19. Ahhh que le devuelva el favor!!!!! *_*
    Amé el cap y amé a Black :3 Hermoso!!!
    Vamos a ver que problemas le trae a Bells salir con Jazz!!
    Ya quiero leer el próximo cap..Me fascinó este :D

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. Me encanto el CAP aunq yo me imagine algo más turbio q su madre enferma...... Como la pérdida de un hijo o algo así , c q tengo una mente bastante más maquiavélica aunq no tan imaginativa como para escribir una historia


    D verdad mil gracias x la historia, la estoy disfrutando mucho


    Meji Vélez

    ResponderEliminar
  22. jaajaja estos si estan locos de verdad me gusta esta pareja

    ResponderEliminar
  23. oohhhh!!!! Como sera que le devolvera el favor a Bella y creo que ella le oculto acerca de la enfermedad que tiene por q yo digo que ella es la enferma no su mamá Gracias me gusto espero pronto actualices ...........:)

    ResponderEliminar