lunes, 15 de octubre de 2012

Lounder - Capítulo 12

Nuevo capítulo :)

Summary: Una fría noche en Forks lleva a la despreocupada e inmadura Bella Swan directo a un destino que no eligió, una búsqueda que no quiere realizar y a un chico mucho peor que ella. Solo juntos podrán luchar contra los Lounders. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capítulo 12


Tomé el jamón y lo puse sobre el pan para después ponerla la tapa encima, pese a que el sándwich se veía rico, estaba seguro de que no sería suficiente para el almuerzo pero la verdad es que no había nada más, ayer nos la pasamos todo el día en la casa descansando que nadie se dio cuenta que la despensa estaba vacía hasta ahora.

- Yo voy a ir a hacer las compras – rezongó Emmett al llegar a la cocina.

- Sí, creo que es lo mejor.

Lo miré servirse un vaso de jugo, vació el cartón en su vaso y lo botó a la basura – Creo que mejor me visto y voy ahora, me da miedo morir de inanición.

- No seas exagerado – envolví ambos sándwich en toallas de papel y los dejé a un lado. Volví a abrir el refrigerador con la esperanza de encontrar algo más pero eso era imposible -, no puedo creer que ninguno nosotros se diera cuenta que estábamos sin comida.

Cerré el refrigerador con un poco más de fuerza y me apoyé en el de brazos cruzados – Bueno – alcé la vista para mirar a mi amigo -, eso les pasó a ustedes por haberse pasado todo el día follando, yo – se apuntó -, estaba cansado de tanto trabajo… tengo excusa.

Movió varias veces las cejas, solo Emmett era capaz de hacerme reír en un momento como este.

- Emm, trata de no decir cosas como esas en frente de Bella, por favor.

Él hizo una mueca que no me gustó nada, casi como si lo estuviera ofendiendo – Por supuesto que no Eddie, lo prometo – dejó el vaso ahora vacío en el lavaplatos y me miró fijamente.

- ¿Qué? – pregunté al ver que no sacaba su mirada de mi.

- Nada – se encogió de hombros pero no se movió.

Iba a volver a preguntar pero escuchamos a Bella acercarse, le di una mirada más a Emmett para que se comportara pero no me gustó porque volvió a encogerse de hombros y a sonreí, eso no era buena señal de ninguna forma.

- Emm…

- ¡Buenos días! – Bella ya venía con su uniforme, lista para el trabajo.

En un principio no nos vio porque estaba terminando de abrochar su chaqueta, pero en cuanto levantó la vista se quedó quita en su lugar, la sonrisa de Emm había aumentado.

- ¡Bellita!... ¿Muy cansada?... ¿sabes?, no hay nada para comer porque parece que ustedes dos estaban tan cansados ayer que no se pudieron levantar para ir por algo de comida…

- ¡EMMETT! ¡cállate la boca!

- No – Bella puso una mano frente a mí a modo de detenerme -, Emmett tiene razón, ayer estábamos tan cansados después de foll…

- ¡EY! – me puse en medio de los dos -, se acabó, es tarde y nosotros tenemos que trabajar – miré a mi novia -, y tú – apunté a Emm -, tienes que ir a hacer las compras así que será mejor que todos nos comencemos a mover.

- Sí, claro…

Bella y Emmett se dieron una miradas que no me gustaron mucho, esta parecía ser una pelea secreta entre ellos dos que no me daba muy buena espina ya que de alguna forma me ponía a mí al medio.

Con algo de esfuerzo conseguí sacar a Bella del departamento y guiarla hasta el metro, tomábamos líneas distintas pero aún así llegamos hasta el andén, juntos. Antes de separarnos no pude evitar abrazarla con fuerza, no nos habíamos separado desde que habíamos hecho el amor por primera vez y ahora que había llegado ese momento como que no me estaba gustando esto.

Afiancé mi agarre a su cintura, quizás si fuéramos “normales” podría hacerle algún daño pero sabía que su cuerpo era capaz de aguantar mi desesperado abrazo.

- Amor… necesitamos ir a trabajar – murmuró ella.

- Lo sé – murmuré sobre su cuello -, pero es difícil separarme de ti.

Ella rio y me separó un poquito de su cuerpo – Para mí también… ¿sabes? – tomó mi chaqueta con sus manos haciéndolas un puño -, nunca pensé que hacer el amor con alguien me hiciera tan dependiente de esa persona es como… no lo sé – me miró y sus ojos parecían buscar alguna respuesta en mi rostro -, ¿siempre se siente así, Edward?

- No lo sé… yo estaba acostumbrado a tener sexo y aunque era satisfactorio, muchas veces era solo una forma de descarga, pero nunca tuve esta sensación de dependencia – tomé sus manos y las llevé a mi pecho para que sintiera como mi corazón latía por ella.

- ¿Será… por lo que somos?

- Puede ser, puede que no… nunca he estado enamorado pero creo que es normal sentir que si no estás con la persona amada es como si no tuvieras aire.

Ahora fue ella quien me abrazó con fuerza – No quiero separarme de ti – su voz salió amortiguada por tener su boca tan cerca de mi pecho.

- Yo tampoco.

No me importó que estuviéramos en el metro ni la cantidad de gente que estaba pasando cerca de nosotros, arrastré a mi novia hasta la pared más cerca en donde la apoyé para poder atacar sus labios sin ninguna contemplación. Bella me dio la bienvenida abriendo sus labios y sacando la punta de su lengua para que rozara la mía, cuando sentí que mi entrepierna comenzaba a despertar me separé de ella, con mucho esfuerzo eso sí.

- Podríamos escaparnos – murmuré una vez que apegué mi frente a la suya.

- Sí, podríamos pero no podemos… tenemos que ir a trabajar – odiaba ser responsable, pero en estos momentos no podíamos darnos el lujo de perder nuestros trabajos.

- Es verdad – suspiró antes de volver a darme un casto beso en los labios -, pero en la noche…

- Sí, en la noche.

Respiré hondo inhalando todo su ahora antes de retroceder un paso.

- Ten – le tendí la bolsa de papel en donde había puesto su sándwich -, no había nada más así que solo te hice un sándwich.

- Muchas gracias amor, es perfecto.

Tomé su rostro entre mis manos y le di un último beso. La vi subirse en su vagón y después caminé hasta el mío.

Mi momento con Bella me retrasó un poco y por eso me había ganado una reprimenda en cuanto llegué, habían varios papeles que ir a repartir y yo ya iba en contra del tiempo, así que no bien dejé mis cosas en mi pequeño casillero, me puse a recorrer las calles de Nueva York, gracias a mi condición física tenía mucho más aguante, por lo que no tardé tanto como era de esperarse.

El último encargo que tenía era algo más personal del señor Davis, ese maldito hombro estaba siéndole infiel a su esposa con una estudiante de la Universidad de Nueva York, así que yo, como era su junior, tenía que ir a pagarle la mensualidad a la chica, me daba pena sin conocerla, pero por lo menos sabía que él no la estaba obligando a nada, ni haciendo nada malo con ella, o si no ya hubiera sentido alguna vibra sobre él, quería pensar que esta chica… Jane, era solo alguien joven que estaba tomando muy mala decisiones.

Cuando pagué todo lo que el señor Davis me había mandado a pagar de su colegiatura, me vi con mucho tiempo libre y con una muy buena idea sobre lo que quería hacer con él. Un restaurant chino estaba a la vuelta de la universidad así que me apresuré a pedir un menú para llevar, miré mi reloj y si quería estar a tiempo debía darme prisa.

Cuando entré a la tienda de ropa me sentí algo incomodo, estar rodeado de tantas prendes intimas de mujeres no era mi lugar favorito de ninguna forma, pero era donde trabajaba mi chica.

Algo perdido por no ver a Bella por ningún lado, me acerqué hasta un colgador en donde había una pequeña braga, era demasiado pequeña para que cobraran un por ella, por eso la tomé para verle el precio y como lo supuse, costaba más que, incluso, un par de zapatos.

- ¿Buscas algo para tu chica? – solté la tela que tenía entre mis manos y di media vuelta -, si quieres yo puedo servirte de modelo.

- Tengo novia – la miré con los ojos entrecerrados y sin una pizca de humor.

- Pues yo no veo a ninguna chica a tu lado.

Quiso acercarse pero yo me anticipé y retrocedí, aunque no mucho ya que un colgador lleno de bragas se me enterró en la espalda. Hice contacto visual con la chica pero no pude hacerla detenerse.

- De verdad, mi oferta sigue en pie… puedo probarme lo que quieras… de hecho, si quieres puedo meterme en un probador sin nada.

Bien, no era un experto en esto de los “poderes”, pero sí estaba muy seguro de que cuando deseaba que alguien hiciera algo, podía hacerlo. No grandes cosas, pero el que estaba chica se retirara, definitivamente se incluía como una de esas pequeñas cosas.

- Puedo incluso masturbarme y…

La zamarreé intentando que reaccionara pero no lo hizo, en ese momento me di cuenta que algo estaba mal en ella, algo que no era cien por ciento natural. La miré con los ojos entrecerrados y viendo bien adentro supe exactamente qué era lo que le pasaba.

- Bella… deja a la chica y sal de donde estás escondida – hablé bajito para que nadie más me escuchara.

La chica seguía frente a mi pero sin moverse – Silvia… hay una mujer esperando que la atiendan… ve.

La tal Silvia, salió de su aturdimiento y se dio media vuelta sin siquiera mirarme, detrás de ella apareció mi novia que me miraba mientras se mordía el labios inferior, podría enojarme con ella pero necesitaba saber qué es lo que había hecho con la chica, la intriga podía más que cualquier cosa.

- ¿Cómo hiciste eso?

Ella se encogió de hombros y terminó de llegar a mi lado – Sabes que podemos influir en los sentimientos de los otros.

- Lo sé, pero esa chica parecía poseída – Bella mordió aún más fuerte su labios y agachó la vista -, ¿Qué hiciste con ella?

- Yo… hace un tiempo que pensé que quizás podíamos hacer esto, ahora… solo lo comprobé… yo no quería hacerle daño ni nada, te juro que estaba en completo control.

- Sí, lo sé pero amor… esto no está bien, no podemos ir por ahí controlando las acciones de las personas.

- ¡Pero Edward! – se me acercó más cuando se dio cuenta que quizás había hablado muy fuerte -, ¿no quieres saber exactamente que somos capaces de hacer?

- Sí, pero…

- No, Edward, mira – ella llamó mi atención -, creo que hay cosas de las que ni siquiera somos consientes y si nos mantenemos en la ignorancia lo único que vamos a conseguir es darles ventaja a ellos y eso es lo que nos queremos.

Bella estaba moviendo sus manos y su boca a un mismo compás que por un segundo dejé de escucharla solo para concentrarme en ella.

- ¡Edward!, no me estas escuchando.

Pestañeé para volver a concentrarme – Lo siento pero…

- ¿Dónde rayos tenías la cabeza?

Miré a mí alrededor y nadie parecía vernos así que la tomé de la cintura y la apegué a mi pecho – En ti.

- Edward… - murmuró cuando mis dedos masajearon la porción de piel en su espalda que quedaba al descubierto.

- ¿Qué pasa amor?

Me acerqué más a ella y disfruté al sentirla temblar – Ven.

Tomó mi mano y tiró de mí, no opuso resistencia ni dije nada luego de que traspasamos la puerta de “No entrar”, tampoco dije nada cuando me quitó las bolsas de comida china que llevaba ni cuando me empujó hasta que mi espalda chocó contra una pared helada.

- ¿Vamos a tener sexo en tu lugar de trabajo?

Ella sonrió – Sí, vamos a tener sexo en mi lugar de trabajo.

Sus manos fueron directamente hasta mi cinturón y con gran agilidad consiguió desabrocharlo, libero mi polla que ya estaba lista para ella en cuestión de segundos.

- Bella…

Ella no dejaba de darme besos en mi cuello y yo necesitaba concentrarme un poco más, así que con un poco de esfuerzo pude darnos la vuelta y pegarla a ella a la pared, cuando la tuve así, la hice enrollar sus piernas en mis caderas, su falda se alzó, así que lo único que tuve que hacer fue mover sus bragas a un lado, comprobé que tan húmeda estaba y me sentí complacida al sentirla completamente húmeda para mí.

- Edward… rápido… duro.

La penetré de golpe, llevé mis manos a su culo y la afirme de ahí para poder arremeter contra ella sin ninguna contemplación.

- Oh mierda… te siento más apretada aún.

Saqué mi lengua y lamí desde la base de sus pechos hasta su cuello, cuando sentí su pulso debajo de mis labios no me pude contener más y le di un tímido mordisco que la hizo gruñir y al mismo tiempo apretar sus paredes. No tenía donde más afirmarme por lo que la tomé con más fuerza de las caderas, su coño estaba ordeñándome por completo y mis rodillas me amenazaban con dejarme caer en cualquier momento así que si no quería que nos diéramos el culo contra el suelo necesitaba concentrarme.

- Jodida mierda… ya me queda poco.

- Te siento… siento como estas más grande dentro mío… vamos amor… déjalo ir.

Rugí al dar mis últimas embestidas y correrme dentro de ella, antes no acostumbraba a hacerlo, siempre usaba condón pero ahora con Bella ni siquiera recordaba hacerlo.

- Amor – aún estábamos unidos después de nuestros orgasmos -, lo siento… me corrí adentro y…

- Sí, debemos tener más cuidado Edward… un bebé ahora no es buena idea.

- ¿Pero no estás tomando la pastilla?

- Sí, pero…

La tomé del rostro para verla mejor - ¿Te parece si vamos junto a un medico?, creo que sería bueno que nos hiciéramos un chequeo, ahora que somos pareja única.

- Bueno, no es como si yo tuviera a alguien más en mi lista.

- Yo… - no quería reconocerlo pero mi lista era demasiado grande, en los últimos años he follado tanto que ni siquiera me atrevería a dar un número aproximado -, lo siento pero…

- Lo del médico me parece una buena idea… si tú estás de acuerdo.

- Yo estoy de acuerdo con cualquier cosa que pueda ser buena para nosotros y si tú tienes dudas sobre mis… experiencias anteriores – hice una mueca por ello -, no dudes en decírmelo, yo lo único que quiero es hacerte sentir bien.

- Me haces bien… muy bien, Edward.

- Bien, porque eso es lo que quiero.

Nos besamos un poco más y a regañadientes, conseguí salir de su interior, mientras nos acomodábamos la ropa, recordé la comida que traía y como nos quedaban solo un par de minutos para comer.

- Traje comida china – apunté las bolsas que habíamos dejado a un lado -, pero necesitamos darnos prisa.

- Lo sé, parece que eres una distracción bastante grande para mi trabajo.

Le sonreí y serví nuestras comidas en los platos de cartón que me habían dado cuando compré la comida. Casi tragamos pero cualquier cosa valía la pena por estar un poco más de tiempo con Bella y si era dentro de ella, mucho mejor.

Cuando terminamos la comida se me hice menos difícil dejarla porque ahora quedaba menos tiempo para tenerla toda la noche entre mis brazos, ella misma me fue a dejar hasta la puerta de la tienda.

- ¿Por qué me trajiste comida?

Me encogí de hombros – Estaba cerca, tenía tiempo y no quería que solo te comieras un sándwich.

- ¿Solo eso? – me miró con los ojos entrecerrados.

- Bueno… eso y que me moría por verte.

- Eres un tierno.

Con un último beso, me fui de vuelta a mi trabajo, ahora con ánimos renovados, por eso no me afectó cuando lo primero que me dijeron al entrar al edificio es que el señor Davis necesitaba hablar conmigo.

- ¿Dijo algo más?

Sofía, la secretaria me dio una mirada que no me gustó mucho, era casi como de pena – No, lo siento Edward… pero él no se veía muy feliz.

- Oh, bien…

Caminé hasta el ascensor y subí hasta el piso de la presidencia casi sin respirar, no me agradaba el hecho de que pudiera perder esta mierda de empleo pero necesitaba pensar en un plan de respaldo.

La secretaria del señor Davis se veía incluso peor que Sofía, pero ella no me dijo nada, me apuntó directamente a la puerta así que solo pude murmurarle un “gracias”.

- Permiso – hablé mientras abría la puerta.

- Edward… entra, jovencito.

No me agradaba que me dijera así pero omití ese hecho y terminé por entrar a su despacho – Me dijeron que quería hablar conmigo.

- Sí – se sacó los lentes y los tiró lejos para después masajear sus ojos. Era verdad, no se veía para nada feliz -, siéntate por favor.

- Gracias – tomé asiento frente a él y no me di cuenta que estaba tan rígido hasta que mi espalda comenzó a dolerme.

- Edward… ¿fuiste a la Universidad?

Hice una mueca con mis labios antes de abrirlos – No, señor.

- Lo supuse, y llevas en Percy Co. ¿Cuánto? ¿Un mes?

- Un poco más, señor.

- Bien y en este mes… ¿has entendido lo que hacemos?

Quise rodar los ojos pero me contuve - Percy Co. es un Holding, se encargan de manejar una serias de empresas más pequeñas… pero por lo que he visto, la principal fuente de trabajo es Crystal una aseguradora.

- ¡Exacto! – la sonrisa que puso no me gustó nada -, me agrada saber que te has interiorizado en esto y es por eso que te quiero dar una oportunidad, quizás no es mucho pero es un poco más de responsabilidad de lo que estás haciendo.

- No entiendo.

- Hoy me acabo de enterar que mi asistente ha estado vendiendo información calificada a la competencia… como podrás imaginarte lo primero que hice fue despedirlo, ahora comenzaré un juicio en su contra pero lo que más me preocupa es que dejó muchos papel en pésimos estados, ya que esta situación venia desde hace un tiempo.

- Oh, lo siento.

- Sí, bueno, y aquí es donde entras tú… tú conoces muchos de los documentos de los que hablo ya que tu eres quien los traía o los iba a legalizar así que quiero que te hagas cargo de ello.

- ¿Me está ascendiendo? – creo que la emoción en mi voz se notaba a leguas.

- No exactamente… quiero ponerte a prueba, ya has estado en conocimiento de muchos de estos documentos y no has hecho nada con ellos así que prefiero probarte a ti para el cargo que traer a cualquier desconocido… además – se acerco un poco más en la mesa -, también aprecio mucho tu discreción en otras cosas.

- Oh – asentí cuando entendí lo último de sus palabras -, bueno… la verdad es que esto es una oportunidad que no pienso desaprovechar señor Davis, así que le aseguro que puede contar conmigo para cualquier cosa.

- Bien, me alegra oír eso porque necesito pedirte un favor… personal.

Traté de no hacer ninguna mueca al respecto porque sabía haciendo estaba yendo el señor Davis – Claro, dígame.

- Jane… necesito que hoy la vayas a recoger a la Universidad y la lleves a esta dirección – me pasó un papel con una dirección que no conocía -, para estas cosas usaras el mercedes de la compañía, tiene un GPS incluido.

- Bien, gracias… entonces… ¿tengo que ir ahora?

- Sí, ahora.

Me levanté para darle la mano al señor Davis, el muy maldito podía ser un cabrón a veces pero tenía que agradecerle esto, no cualquiera hubiera tenia esta deferencia conmigo.

- Oh, y Edward… espero que sepas que tu sueldo también va aumentar.

- Muchas gracias señor.

Caroline, la secretaria del señor Davis ya estaba en conocimiento de todo por lo que rápidamente me dio un sobre con varias cosas, entre ellas las llaves del auto que iba a usar, tal parecía ser que todos estaban con mucho trabajo luego de lo que descubrieron pero yo no me podía quedar a ayudar en nada porque ahora tenía que hacer de niñero de la jovencita amante del señor Davis.

Me fui a la Universidad de Nueva York por segunda vez en el día y me estacioné afuera, no conocía a la tal Jane pero supuse que ella iba a reconocer el auto, así que solo me estacioné y esperé porque alguien se subiera. No pasó mucho tiempo hasta que una chica rubia, bastante bonita pero demasiado joven para mi jefe, se subió.

- Oh… tu eres el nuevo mandado de Aro… bien, por lo menos eres más guapo que el anterior.

La sonrisa que me dio la chica no me gustó para nada por eso traté de ignorarla, puse la dirección que el señor Davis me dio en el GPS y comencé a manejar.

- Claro, ignórame ahora, pero ya verás como después no lo harás – me asusté un poco cuando sentí su aliento a centímetros de mi cuello -, me encantan los chicos difíciles.

Apreté el volante y me mantuve lo más que pude en mi posición. Tal parecía ser que este nuevo cargo venía con más de un extra.
_____________________________

Besos, Joha!!


18 comentarios:

  1. Una louder o algo similar a los dos que los acorralaron y prometieron que los dejarían en paz pero sabemos que no es así

    ResponderEliminar
  2. una louder... ahhh... no sé!!! quiero cap ya!

    ResponderEliminar
  3. O.o Drogas? Manipulación por parte del gobierno?La raptaron los extraterrestres y le borraron el cerebro? Porque obvio la bitch esa no entiende que mi Ed tiene dueña!!

    ResponderEliminar
  4. estan intentando romper su vinculo para hacerlos vulnerables.

    ResponderEliminar
  5. estará poseída por algo o alguien, no sé, jejeje

    ResponderEliminar
  6. uhh que dificil adivinar que le pasa a la chica ya que siempre nos sorprendes Joha... pero bueno espero el capitulo con ancias...

    ResponderEliminar
  7. Pienso igual que todos los comentarios anteriores, o una lounder, los quieren separar o cualquier cosa que cruce por esa cabecita tuya johita igual se que disfrutaremos el capi....gracias por el adelanto

    ResponderEliminar
  8. Ohhh que adelanto o es una lounder o sino los quieren separar aaa edward alejalaaa me re gusto el adelantoo ...uff tu siempre me sorprendes JOHA..besos!

    ResponderEliminar
  9. una intrusa loca!!!!! q puedes ser parecida a ellos!!!, pero creo q es un problema para esta parejita!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. yo creo saber !! wahaha pero no lo direee :P

    att miri

    ResponderEliminar
  11. jOHAN COMO SIEMPRE SORPRENDES CON CADA CAPITULO QUE ESCRIBES ME ENCANTO ESPERO QUE NO DEMORES CON EL OTRO CAPITULO.
    UN ABRAZO CUIDATE. PILI.

    ResponderEliminar
  12. ahhhhhhhhhhhhhhhh q pasara con esta Jane espero q no les de mucho problema, amo tu fic

    ResponderEliminar
  13. uy uy uy a ver sí esta niñata de jane no le trae problemas a edward ahora que le van bien las cosas en el trabajo y con bella

    ResponderEliminar
  14. Ah bueno.... espero que esta perra no interfiera en su relación.... por que te estrangulo Joha! te quiero ;)

    ResponderEliminar
  15. :O Bella lo hizo??? No me lo imaginaba!!! Me gusta que descubran sus poderes!!
    Amo la relación de estos dos :3, pero si es incomodo que todo suceda frente a Emm...
    Me fascinó la visita al trabajo de Bells *_*
    Y en cuanto al ascenso de Ed, ojala no se gane problemas con Bella por culpa de Jane!! :@
    Excelente cap Joha :)

    ResponderEliminar
  16. Holaaa JOhaa buenoo está jane seguro que querrá traer problemas entre edward y bella pero mmm ellos tienenn una relación fuerte por mas que sea reciente se da cuenta como edward la quiere y es tan tierno con ella ...bueno fueraaa janee vete a molestar a otro lado brujaaa!!! Ajjaajaj me encanto el capitulo...y era bella la que le estaba haciéndose ese control a la chica guauuu eso no me klo esperabaa!!! Besos y nos leemoss!!!

    ResponderEliminar
  17. No... esta se le quiere meter por lo Ojos a Ed... NoooOOOOOoooo

    ResponderEliminar