domingo, 17 de octubre de 2010

Sexcall ¿Cual es tu mayor fantasia sexual? - Capitulo 4


Cuarto capitulo, sigan disfrutando de esta historia que aun le queda mucho por delante...

Summary: ¿Por qué el cielo me odia? Justo en mi último día de trabajo este infierno se convirtió en mi paraíso. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.


Capitulo 4


Bella POV

Si pudiera elegir un día como el peor de mi vida hasta el momento, sin lugar a dudas, este ganaría, repasemos, cuando por fin terminaba con mi trabajo de infierno encuentro a una voz que me proporciona mi primer orgasmo y cuando quiero irme mi jefe me dice que debo quedarme, aunque pensándolo bien no se si eso es bueno o malo, quizás y solo quizás vuelvo a hablar con él, en fin… y para cerrar el día cuando encuentro mi trabajo de ensueños y mi primer articulo, este resulta ser nada mas ni nada menos que en mi trabajo de infierno y como broche de oro, el hijo del dueño esta que se parte solo.

- Bueno chicos… - nos interrumpió nuestra presentación Carlise – como Edward – puso una mano en el hombro de su hijo – es que tiene los contactos para el articulo, y tu Bella – me sonrió – eres la encargada de escribirlo, deberán trabajar codo a codo en esto – hizo una pausa algo dramática – recuerden que de este articulo depende el giro que le quiere dar a la revista así que den su mayor esfuerzo


- Tranquilo Carlise – le sonrió su hijo y casi me pierdo en esos dientes perfectamente cuidados – tengo todo bajo control – se paso una mano por su desordenado cabello y sentí como la humedad se acumulaba en mi ropa interior – así que… Bella – y vamos… si sigue así me lo voy a violar aquí mismo – espero que no te importe que nos pasemos a mi oficina para ajustar los detalles

- No… tran.. quilo - ¿Puedo decir algo mas estúpido y mirarlo con cara mas estúpida?. Definitivamente no, solo yo me supero un idioteces

- Entonces – llamo la atención de todos Carlise – damos por concluida la reunión

- Hola – de pronto el chico rubio de ojos azules estuvo frente a mi con su mano extendida – soy Jasper el encargado de edición

- Bella – le acepte la mano

- Bella… un gusto – me sonrió y no se porque pero me dio una sensación extraña que creo que la noto

- Ehh Bella – llamo mi atención Edward sacándome de mi nube

- ¿Si? – me volteé hacia él

- ¿Te parece si pasamos a mi oficina? – me quede muda pensando en nada – para discutir los detalles – agrego al ver mi falta de comunicación

- Si… por su puesto… vamos – me gire hacia Jasper y entrecerré los ojos – un gusto – nos quedamos mirando fijamente un par de segundos que se me hicieron eternos

- Lo mismo digo – tomo muy suavemente mi mano y dejo un casto beso en su dorso – y tranquila – me guiño un ojo que casi me deja sin respiración – todo saldrá bien – no se porque pero sentí un doble sentido en sus palabras

- Emmm – un carraspeo volvió a bajarme de la nube en la que últimamente pasaba soñando - ¿Vamos? – me gire hacia Edward y tenia el entrecejo fruncido

- Si

Edward me tome del brazo y me guió hasta su oficina, en el recorrido pude ver algo mas de la empresa y sencillamente era fabulosa, desde el decorado hasta el ambiente en si, el calor humano, se notaba a leguas que el ambiente de trabajo es otro, aunque si comparo mi trabajo de infierno con cualquier cosa, obvio que cualquier cosa es mejor que esa vibra a sexo.

- Alice… dos cafés por favor – le indico Edward a la que supongo es su secretaria y la que supongo que deja baba por donde él pasa y no lo pienso solo por la forma en la que casi lo desnuda con su mirada, si no también por la mirada de odio que me dio al verme ir del brazo de su jefe

- Si Edward – no se como pero lo hizo sonar como una clara invitación a que la follara en ese mismo momento sin importarle nada – ahora mismo – y ¡vamos!, se levanto de la silla y la pobre chica ¿no puedo ponerse algo que la cubra?, por Dios, con esa minúscula falda y esa blusa tan ceñida casi juraría que no puede ni caminar ni respirar.

- Bella – pareciera que Edward va a ser el encargado de bajarme cada vez que me suba a mi nube tres - ¿Toma asiento? – me indico

- Linda oficina – la tuve que alagar, si hasta un LCD tenia, esto si que era la oficina de ensueño

- Gracias – casi pude ver un dejo de sonrojo en sus mejillas y fue lo mas adorable del mundo – mi mamá me la decoro – pude sentir sin problemas el orgullo en su voz al nombrar a su madre

- Déjame decirte que tu madre tiene un gusto exquisito – le sonreí y me devolvió la sonrisa que desde hoy es mi favorita

- Se lo diré… le encantan los halagos – su expresión se puso seria de un segundo a otro – Bella… ¿Te puedo preguntar algo?

- Claro… dime

- ¿Te gusto Jasper?

- No se – le fui sincera – algo en él… - me levante de hombros – no se – suspire – me llamo la atención

- Si… Jasper es raro – lo dijo más que nada para él pero aun así lo oí

- En fin – quise cambiar el tema – hablemos del artículo – y por favor salgamos de esto luego antes que me de un paro cardiaco de tantas malas noticias

- Si – no pudo seguir hablando por la puerta se abrió de golpe dejando ver a la chiquita casi sin ropa que Edward tiene por secretaria

- Sus cafés señor – y la muy… le puso todos sus diminutos pechos a la altura del rostro de Edward mientras dejaba los cafés en la mesa, si hasta yo pude ver su tanga al agacharse, definitivamente esta chica necesita una amiga que le diga que parece una puta – cualquier cosa – y seguía en la misma posición – me avisa

- Ehhh – no pude mas y solté una sonora carcajada cuando Alice dejo la oficina

- ¿Qué? – pregunto confuso… ¿este es tonto o se hace?

- Edward… la chica prácticamente te pidió que la cojieras sobre el escritorio – definitivamente mi trabajo de infierno y Tanya estaban modificando mi vocabulario.

- Bella…

- Es verdad – deje un poco de reír

- Ella esta confundida… yo más que nada la veo como una hermana

- Pues avísale… porque la pobre espera algo mas

- Lo se… pero… no puedo… - se encogió de hombros

- ¿No me digas que vives como monje? – encare una ceja

- No… créeme que ligo bastante – me gusto la sinceridad en sus palabras – pero Alice… no se – se levanto de hombros – creo que ella es muy buena para pasar solo una vez por mi cama y yo no puedo darle mas – suspiro

- ¿Y es que las mujeres pasan solo una vez por tu cama? – me crucé de brazos

- Si… no me gusta repetir – sonrió confiado y arrogante

- Me gusta tu sinceridad – y de verdad me gustaba

- La verdad es que se que cuando conozca a la chica correcta voy a dejar de lado todas mis “conquistas” – hizo las comillas en el aire – y voy a sentar cabeza, así se que nunca la voy a engañar, porque ya abre vivido todo lo que tenia por vivir

- Sabes – lo mire lo mas que pude – me caes bien

- Tu también… creo que seremos grandes amigos

- Si… nunca he tenido tanta confianza con alguien a quien vengo recién conociendo – le fui sincera

- Yo menos… soy súper cerrado – me sonrió con mi sonrisa favorita – pero en fin – rebusco en unos papeles que tenia en la mesa – es mejor que aclaremos esto del artículo

- El articulo – bufe y él me miro

- ¿Pasa algo malo? – negué, ya nada mas malo podía pasar – entonces – removió los papeles – acá esta… el articulo estará basado en una operadora en especial – que sea Tanya, que sea Tanya, que sea Tanya – Ovejita… ese es su sobrenombre

Y si… definitivamente mi día podía empeorar.


____________________

Besos, Joha!

No hay comentarios:

Publicar un comentario