sábado, 11 de diciembre de 2010

Princesita - Capitulo 5

Bueno, nuevo capitulo, prontito muchas mas actualizaciones. Besos!!

Summary: Isabella Swan es una princesa baste fuera de lo normal... generalmente son los hombres los que tienen muchas amantes, por eso ella no se quiso quedar atras. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 5


Amanecí con un dolor inconfundible en mi entrepierna, el no haber “querido” consumar con Edward me estaba pasando la cuenta, pero rápidamente recordé el porque estaba haciendo esto, nos merecíamos algo especial en nuestra noche de bodas.

No tardo en aparecer Jessica en mis aposento, me preparo el baño y me arreglo para el día, cuando ya estuve completamente perfecta salí de mi cuarto y comencé a rondar por el castillo, en un día normar buscaría “entretención” con la servidumbre, pero este ya no era el caso, no es que me fascinara la monogamia, pero se la debía a mi futuro rey.

Comencé a dar vueltas y vueltas y después de haber rechazado mas de alguna invitación a algún lugar solitario, decidí dirigirme a la biblioteca, era muy poco probable que alguien entrara ahí. Busque algún libro que fuera de mi interés y cuando por fin encontré una comedia que me llamo la atención me escabullí a un rincón para que nadie me encontraba, este era mi tiempo sola conmigo.

- Señor… se lo digo enserio – me pare de la lectura para poner atención a las voces que entraron en la biblioteca, pude reconocer lo mas bien la de la víbora de Tanya

- Señorita – reconocí la voz de Edward, esto se estaba poniendo interesante – le ruego que deje sus insinuaciones para otros caballeros, yo estoy comprometido – una sonrisa involuntaria cruzo por mi rostro

- Pero mi señor – el tono “sensual” que trataba de poner la sirva era muy evidente – le juro que mis servicios son para no arrepentirse

- Se lo repito – sentí el tono cansado de Edward, pero aun así me quede escuchando – le ruego me disculpe

- ¡Edward! – me llamo la atención el cambio de voz en Tanya y también la forma en la que se refirió a mi futuro esposo – se muy bien que has follado con la mayoría de la población femenina de Volterra… y te aseguro que yo soy mejor que todas ellas – apreté los dientes de pura ira

- Si no me deja en paz le pediré a mi suegro que la corra

- No lo hará – note la confianza en su voz

- ¿Y porque? – me quería asomar pero era muy peligroso

- Por que te voy a dar la mejor mamada de tu vida

En ese momento salí de me escondite para encontrarme con la ultima escena que esperaba ver, ya esta lista para mandar al diablo mi compromiso y follar con cuatro escoltas de una vez para pasar las penas pero cuando salí me tome con el sonoro golpe de una bofetada y la mano de Tanya presionando su mejilla, que desde donde estaba yo se veía con perfección el color carmín que se formo.

- ¡Tanya! – puse mi mejor sonrisa y vi como sus ojos se abrían cuando me vio

- Su majestad – hizo una leve venia pero sin dejar de sobar su mejilla

- Ven querida – la llame y ella llego hacia mi con mucho esfuerzo, se notaba como temblaba

- Princesita – llego hasta mi con la vista baja

- Tanya – repetí sin dejar mi sonrisa – ¿Serias tan amable de prepararme un tilo? – ella me miro con los ojos aun mas abiertos – siento que me va a doler la cabeza – hice una ademán de tomarme la cabeza y ella solo asintió y dejo el cuarto

- Bella… – se me acerco Edward que había permanecido callado hasta el momento

- No – puse una mano entre nosotros para que no siguiera avanzando, tome aire y levante la vista para fijarla en sus hermosas esmeraldas

- Te juro que no es lo parecía… - busco algo en la habitación con la mirada, algo que nunca encontró – ella… no se – se tiro con fuerza sus rebeldes mechones – yo… no…

- Lo se – suspire – pero tengo una nueva propuesta

- ¿Qué? – me miro encarando una ceja

- No quiero que tengámonos ningún contacto hasta el matrimonio

- No entiendo…

- Edward – lo mire con los ojos suplicantes – los dos somos unos adictos al sexo… y si no somos capaces de aguantar unas semanas sin el, yo… – suspire y tome mucho aire hasta llenar mis pulmones – si tu no puedes serme fiel es que esto no va a resultar… no te estoy obligando a nada… - sonreí por lo que iba a decir – parece que soy un poco tradicional, no aguantaría compartir a mi hombre… estoy segura que el que engaña es porque no ama, para mi no hay justificaciones y por eso te lo digo ahora, si quieres acostarte con quien sea eres libre, te juro que no te guardare rencor y juntos hallaremos la manera de deshacer este compromiso… y si decides seguir adelante – puse mi mejor rostro de “no hay tal crisis” – quiero que sepas que es porque así lo deseas, porque TU quieres serme fiel, no porque algo o alguien te obligue

- Créeme que entiendo tu punto… y no puedo estar mas de acuerdo, creo que ambos estamos concientes de que nuestra relación es muy fuera de lo común, quizás en algunas décadas o siglos sea normal, pero ahora no – me sonrió de constado – así que debemos hacer todo nuestro esfuerzo para que funciones, esta será una prueba para los dos – sonrió aun mas ancho y supe que estaba recordando algo – aunque no lo creas esta es la primera vez que rechazo un poco de sexo, nunca he pasado un día sin tener un orgasmo, así que esta es una prueba para ambos – se puso algo serio – yo también quiero que sepas que no pienso compartirte, te adoro y quiero amarte…

- Y el que engaña no ama – complete yo

- Exacto

- Así que abstinencia absoluta y esperemos que sea lo mejor, que sea lo que tenga que ser

- Ahora – se me acerco – mi princesita – tomo mi mano y dejo un casto beso en ella - ¿Me acompaña a dar un recorrido por los jardines?

- Encantada

Sin decir nada mas nos enfrascamos en un placentero recorrido por los jardines del palacio, crecí toda mi vida con esta vista y jamás podría cansarme de ella, todo verde, pero de un verde matizado, con flores decorando en un marco perfecto todo el paisaje, definitivamente todo era hermoso a la vista.

- ¿Nos sentamos? – me indico una banca y yo asentí tomando asiento

- Así que… cuéntame un poco mas de ti

- Bueno – jugo un poco con sus manos – soy el hermano mayor, mi hermana Rosalie es la única que me entiende, pero me juzga – volteo a mirarme y sonrió – es algo raro, en cierta forma entiende que sea un libertino, o que fuera – se apresuro a aclarar – pero nunca deja de decirme que esa no es una buena vida… en fin – se encogió de hombros – mis padres son normales, de esos que prometen a sus hijos sin pedirles la opinión – rio y lo tuve que acompañar en eso

- Cuando tenga una hija voy a dejar que ella elija con quien casarse

- Cuando tengamos – se apresuro a aclarar

- Cuando tengamos – le sonreí, después de todo era una idea que me agradaba bastante

- Además – me encogí de hombros, este era un tema que llevaba rondando en mi cabeza por mucho tiempo – quiero que si primer tenemos – remarque el tenemos – una hija, ella herede, no quiero que pierdas sus privilegios de primogénita por pensamientos ya retrogradas

Sé que para muchos podía sonar como una libertina y hasta arriesgar que me acusaran de hereje, pero era mi sueño, mi hija y mi reino, así que haría lo que se me diera la gana.

- Bien – estiro su mano, dude un poco en tomarla pero lo hice a la vez que dejaba un beso en sus labios

- Si tenemos una hija primero, será ella quien herede el trono… sin importar nada – aclare por si las dudas

- Me gusta esa idea – me sonrió

- ¿Edward? – baje la vista - ¿Crees que esto resulte?

- Lo de heredarle el trono a nuestra hija – comento sonriente

- No… - levante la mirada hacia él – nosotros – lo apunte a él y a mi

- No se – se levanto de hombros – pero creo que me estoy enamorando de ti

- Yo también creo que me estoy enamorando de ti – le devolví la declaración, y aunque no era muy formal se que para nosotros era un gran paso

- Bien… creo que si podemos aguantar la tentación de estar con otras personas sabremos si esto es real

- Espero que así sea – le sonreí mirándolo – pero sin ataduras… si resulta, resulta, pero si no, no hay culpas

- Sin sangre no hay culpa – rió por su broma y yo lo seguí

- Bien – me levante y le extendí la mano y él la acepto – creo que es hora de volver


______________

Besos, Joha!

6 comentarios:

  1. lindo me gusto...hay q ver como siguen y si se aguantan!!
    espero que si...besos

    ResponderEliminar
  2. yo creo que sis e aguantan o a saber? jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. yo creo que sis e aguantan o a saber? jajajajaja

    ResponderEliminar
  4. yo confio en los dos, pienso que si aguantaran sin nada de nada el tiempo antes de la boda, pero pobres ya casenlos, se nota a distancia que ya se quieren casar, jajaja la que los quiere casar soy yo, en fin yo confio en ellos y en que su matrimonio va a ser feliz, por que las personas cambian, pienso que lo suyo va afuncionar, que estes bien joha mis mejores deseos. y me encanta la historia.

    ResponderEliminar
  5. yo confio en los dos, pienso que si aguantaran sin nada de nada el tiempo antes de la boda, pero pobres ya casenlos, se nota a distancia que ya se quieren casar, jajaja la que los quiere casar soy yo, en fin yo confio en ellos y en que su matrimonio va a ser feliz, por que las personas cambian, pienso que lo suyo va afuncionar, que estes bien joha mis mejores deseos. y me encanta la historia.

    ResponderEliminar
  6. yo confio en los dos, pienso que si aguantaran sin nada de nada el tiempo antes de la boda, pero pobres ya casenlos, se nota a distancia que ya se quieren casar, jajaja la que los quiere casar soy yo, en fin yo confio en ellos y en que su matrimonio va a ser feliz, por que las personas cambian, pienso que lo suyo va afuncionar, que estes bien joha mis mejores deseos. y me encanta la historia.

    ResponderEliminar