lunes, 7 de marzo de 2011

Rescatame - Capitulo 17


Hola!!!. Nuevo capitulo aca y FF acabo de subir Sexcall. Mañana subo Resiste, no me maten xfis. Besos!!

Summary: Vivo un infierno y ruego porque algún día llegue un ángel a rescatarme, pero se que es imposible, así que es mejor escapar a mi lugar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 17


- Primero que todo déjame felicitarte – mantuve mi mirada en el suelo porque no quería verlo a él – jamás me imagine que tuvieras la suficiente sangre en las venas para buscarte un amante – se sentó en la roñosa cama que había – además que las pruebas que hay aquí – levanto la carpeta para enseñármela – son un arduo trabajo, muy bueno por cierto

- ¿Qué quieres? – por fin logre reunir la fuerza para mirarlo a los ojos

- Muchas cosas – trato de tocarme la mejilla pero inmediatamente lo repelí – por ahora – se levanto y se me acerco – te informo que estas embarazada

- ¿Qué? – aunque no quise mi voz salió como un sonoro chillido

- Rosalie está embarazada y como tus padres quieren tanto un nieto se me ocurrió la brillante idea de hacerlo pasar por nuestro

Me quede de piedra, si Rosalie estaba embarazada eso significaba para mi humillaciones por montón, conociendo a Emmett la haría dueña y señorada de esta casa y hasta había posibilidades de que me pusiera a mí a servirla, no, eso ya lo daba por seguro.

Mire a Emmett y estaba sonriente, escanee un poco el lugar pero no había señales de Rosalie, seguramente estaba detrás de la puerta regocijándose con todo lo ocurrido.

Quizás podría explicarle todo a Edward y pedirle que nos fuéramos, ya tenía el departamento y después me las arreglaría para hacer que Emmett pagara por todo, y aunque Edward no quisiera aceptarlo, el dinero de mi abuela nos daría una muy buena vida.

- Ni lo pienses – me apunto - ¿sabes? – se paseo un poco en el estrecho lugar – yo también hice mi tarea – volvió a señalarme los papeles – y me entere que Edward tiene una linda familia – un jadeo se me escapo, inmediatamente me lleve las manos a la boca y cerré fuerte los ojos para que las lagrimas no me hicieran ver más débil de lo que me sentía – veo que sabes de quienes hablo… una linda mamá, un esforzado padre y un hermanito pequeño

Me senté al borde de la cama y me tome la cabeza con ambas manos, jamás me atrevería a poner en el mas mínimo peligro a esa hermosa familia que solo conocía por el amor que les profesa Edward, tendría que volver a mi infierno personal, estaba sola, no podía involucrar a nadie más en esto, quizás esta era mi vida, quizás Rosalie después desaparecía y me podría quedar con ese angelito que venía en camino, quizás él me daría la fuera y entereza para permanecer en esta horrible jaula de oro que yo misma deje construirme.

- Hare lo que quieras

- Así me gusta – se agacho frente a mí, me dieron nauseas el solo tenerlo cerca – primero que nada quiero que todo siga igual, no soy tonto, si te pido que lo dejes de un día para otro lo más probable es que note que hay algo mal… ¿Por qué le contaste no? – solo atine a asentir – entonces – suspiro – seguirás con él por digamos – fingió pensar – una semana más… después le dirás que te enteraste de tu embarazo y que quieres darle una familia, que yo estoy dispuesto a cambiar – acaricio mis mejillas y mis labios, estaba medio paralizada así que no pude moverme – y que lo sientes pero que lo mejor es que se vaya… yo le daré una buena compensación económica

- A él no le interesa el dinero – lo fulmine con mi mirada, Edward no era como él

- Entonces tú podrías darle una noche más

No alcance a verlo venir, pero antes de que pudiera reaccionar su lengua estaba penetrando ferozmente mi boca, quise quitarlo pero era más fuerte y no me dejo, solo me deje hacer y deje de luchar, pronto todo paso y su asquerosa boca se separo de la mía.

- ¿Y si piensa que el hijo es de él?

Levante mi cabeza y enfoque mis ojos en los suyos.

- Bueno, le dices que conmigo no te cuídate, que estábamos buscando un hijo

- Edward va a saber que es mentira – se lo escupí – él sabe muy bien que nunca te daría un hijo

-Entonces – tomo mi mentón con demasiada fuerza – mas te vale que seas convincente

El odio que vi en su mirada me hizo temblar así que ni siquiera quise mencionar a Esme, a Edward podría decirle que no lo amo o cualquier otra cosa y tenia probabilidades de que me creyera, pero a Esme nunca podría decirle algo lo suficientemente creíble para convencerla, a ella solo me tendría que conformar con guardarle silencio, ella misma ya después sacaría sus conclusiones, que por supuesto serian las peores y correctas.

- ¿Qué pasara con Rosalie?

- Esa perra – aunque lo dije muy despacio aun así pude escucharlo

Emmett se separo de mí y pude respirar un poco más tranquila.

- Se ira, a tus padres no les agrada para nada y cuando se enteren de tu embarazo – me sonrió – supongo que pasaran más tiempo acá, no quiero ni siquiera que sospechen que está embarazada, así que se irá a una casa en el campo que tengo

Respire un poco mejor, por lo menos no tendría que tenerla en casa haciéndome la vida imposible.

Por lo que pude apreciar en la mirada de Emmett, él no estaba muy contento con la situación de Rosalie, seguramente ella no es más que una ramera que busca su dinero, las ironías de la vida, ella está haciendo con él, lo mismo que él hizo conmigo, después de todo, lo más probable es que tendría que mantener por siempre. Lo más probable es que Rosalie lo esté chantajeando con el hijo, de solo imaginar esas pruebas de ADN en algún periódico me regocijo de su rostro.

- ¿La amas? – sonreí de solo ver su rostro de asco

- Es una maldita puta que se metió en mi cama para sacarme dinero

- Igual que tu – me cruce de brazos – después de todo solo se te está devolviendo todo lo que me has hecho, ella va a estar por siempre sacándote dinero, después de todo tiene más pruebas que yo para destruirte, un solo ADN te dejara en la ruina

- ¡Maldita!

Dolió, el ruido sordo acompaño un profundo ardor en mi mejilla, ya hace tiempo que no sentí un golpe suyo, pero creo que después todo, el dolor de la humillación y los golpes nunca se olvidan.

Quizás estaría por siempre encerrada en esta vida con él, pero haría lo posible por no hacerle las cosas fáciles, si yo estaba atrapada en esta vida, Emmett también, y no tenia porque volver a ser todo igual a como era antes.

- Creo que a mi papá le encantara encontrar una mejilla colorada en el rostro de su embarazada hija

- No me retes – hablo con los dientes apretados

- Estoy atrapada – reconocí – me tienes en tus manos, pero eso no quiere decir que hare las cosas fáciles para ti

- No estás en posición de hacer nad…

- Mira – lo corte – puede que este atrapada por ahora, pero llegara un momento en que ya no tengas con que chantajearme – quise decirle que podría volver a reunir las pruebas pero esa información preferí guardármela – además – me encogí de hombros – siempre puedo quedarme viuda – me cruce de brazos

Creo que lo vi tragar en seco.

- Ahora será mejor que saques a esa puta de mi casa, porque mañana vienen mis padres y no quiero que la vean

Salí del cuarto pasando por el lado de Rosalie, la mire de arriba abajo y prácticamente le escupí, ella no iba a hacer este infierno peor, la vi con intenciones de decirle algo pero antes de nada le di vuelta la cara de una cachetada.

- Sera mejor que desaparezcas de aquí esta misma noche

Casi corrí por el pasillo, las lágrimas se agolparon en mi rostro y no quería que nadie las viera.

Llegue a mi cuarto y me encerré a llorar, había estado tan cerca de dejar todo esto atrás que dolía.

Edward, solo tenía una semana con Edward antes de dejarlo para siempre, lo mejor sería que se alejara lo más posible de mí porque así quizás mis posibilidades de irme no se cerraban por completo.

Me dormí sobre la cama sin darme cuenta, se me olvido llamar a mis padres para que mi mentira fuera creíble, así que en cuanto me desperté llame a mi madre.

Le pareció raro y desubicado de mi parte avisarle tan encima, ni siquiera cuando le dije que la extrañaba suavizó su tono, pero aun así dijo que vendrían porque no tenían ningún otro plan para la noche, vaya suerte la mía, gracias a dios mis padres tienen tiempo para visitar a su hija.

Mientras me vestía pensé en otro punto que había dejado de lado, ya tenía todo listo para comenzar con mis clases la próxima semana, pero coincidía justo con la fecha en que se daría a conocer la noticia del bebé y ahí sí que todos se opondrían a que comenzara a estudiar, tendría que inventar algo para no perder esa parte de mi vida también.

Aunque ahora que lo pienso había otra cosa en la que seguramente Emmett no había pensado, mi panza, lleve mis manos a mi plano vientre y no había forma de curvarlo a menos que de verdad me quedara embarazada, algo ya imposible, así que supongo que tendría que usar uno de esos almohadones que usan las malas de la teleserie para engañar al pobre protagonista.

Llegue a la cocina y Esme tenía la misma sonrisa de ayer, por lo menos eso me hizo sentirme mejor.

- Hola mi niña – me sonrió – siéntate para darte algo de comer

- ¿Cómo estás?

- Bien – se giro a mirarme y su sonrisa se desapareció – vi que llego Emmett

- Si – me encogí de hombros tratando de sonar lo más relajada posible – lo vi, cruzamos un par de palabras y nada mas

- ¿No te dijo nada?

- Nada – mentí descaradamente

De pronto mi celular sonó, mire la pantalla y reconocí el numero de Victoria, le di una sonrisa a Esme y salí a hablar, no quería que nadie siquiera sospechara sobre el departamento que había comprado, en un tiempo esa podría ser una muy buena carta para mí.

- ¿Hola?

- ¿Bella?

- Victoria… ¿Cómo estás?

- Bien… ¿Y tú?

- Muy bien – mire por todos lados y no veía nadie cerca - ¿Cómo va todo con lo mío?

- ¡Excelente! – se notaba contenta – por eso te llamaba, necesito que firmes unos papeles y pensé que nos podríamos juntar en el café que está cerca de tu nuevo departamento… ¿sabes cuál?

- Si – volví a mirar el lugar, sentía que alguien me miraba – no sé si podre hoy

Venían mis padres a cenar y no quería arriesgarme innecesariamente

- Mañana entonces

- Si, mañana sería mejor

- Entonces quedamos en juntarnos mañana, ¿espero tu llamada?

- Si, cualquier cosa te llamo, pero no creo que mañana tenga problema para que nos juntemos… quiero dejar todo ese asunto listo

- Bien, entonces nos vemos… adiós

- Adiós

Corte y me quede mirando el teléfono, en todo caso mañana tenía que ir a ver unas cosas a la Universidad así que me convenía hacer todo de una sola vez, salir a cada rato solo avisaría a Emmett que algo estaba tramando.

- ¿Con quién hablabas?

Cerré los ojos con fuerza, por supuesto que no todo podía salirme bien.


_________________________

Besos, Joha!!


5 comentarios:

  1. Por que todo cambio tan dramáticamente?? que horrible, solo queda esperar.

    ResponderEliminar
  2. oh esto cada vez mas interesant
    pero creo q tendremos por aki unas cucharaditas
    d drama weno solo espero q Edward no sufra tanto porfaz
    besitos johitaa!

    ResponderEliminar
  3. Que injusto!!!!!!!!
    maldito emmet

    ResponderEliminar
  4. odio a Emmet, y nunca pense q lo diria pero ufffffff de veras se merece lo de la zorra de Rosalie!!
    agh!! por q todo el dram... supongo q por q la vida esta llena de este como siempre.
    espero de veras q Edward no le crea Bells q no lo ama cuando se lo diga asi en secreto ellos podrian pretender q estan separados pero no lo estan y siendo sinceras si me parce q Bells podria estar embarazada con todo lo q le ha hecho Edward... bueno espero lo q sigue con ansias!! besotes Johis!!
    Ale!!
    de Perú... XD

    ResponderEliminar
  5. Mal rayo lo parta a ese desgraciado ojala q termine hecho chicharron.....

    ResponderEliminar