martes, 29 de marzo de 2011

Sexcall... ¿Cual es tu mayor fantasia sexual? - Capitulo 23


Hola!!. Ya esta el capitulo 52 completo en fanfiction y el adelanto de MOV aqui en un ratito. Besos!!!

Summary: ¿Por qué el cielo me odia? Justo en mi último día de trabajo este infierno se convirtió en mi paraíso. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 22


Bella POV

Nada… vacío…

Eso es lo que no sentía, si alguna vez creí tener o sentir dolor, Diosssss que equivocada estaba.

Alguna vez escuche por algún lado una frase que hoy cobraba más sentido que nunca para mi.

“Un padre jamás debería enterrar a un hijo”

Y es verdad, somos los hijos los que tenemos que llorar a nuestros padres, no al revés, y porque aunque mi bebé no haya nacido, para mi estuvo vivo desde que me dieron la noticia de mi embarazo.

Sentía la presencia de Edward a mi lado, pero aun no era el momento de decir nada, necesitaba digerir la noticia, no quería decir o hacer algo de lo que después me podía arrepentir.

De lo único que estaba consiente era de las lágrimas que caían por mis ojos y del dolor que eso le estaba causando a mi mejor amigo, en ese momento llego un nuevo recuerdo a mí. El recuerdo de cuando mi abuela murió y lo que eso hizo en mi padre, un hombre fuerte y sensato cayó en la peor depresión que jamás vi, fue un año my duro, casi un infierno, tanto para él como para mi madre, para mí y para todos los que lo rodeaban.

Tuvieron que darle licencia por depresión en el trabajo porque no hacía nada más que beber hasta caer inconsciente y cuando despertaba lloraba por el dolor que nos estaba causando. Fue mi madre quien cuando lo dejo lo hizo caer en cuenta de que estaba perdiendo mucho más de lo que él pensaba, reaccionó a tiempo y salvo su trabajo, su relación de amistad con mi padre y por supuesto que nuestra relación padre e hija.

Así que con todos esos pensamientos y esos momentos vividos presentes es que tome un profundo respiro y abrí los ojos para enfocarlos en ese mar verde profundo que esperaba por mí, le sonreí y sé que con eso él estuvo bien, relajo su postura y me sonrió de vuelta.

- Estoy bien – susurre, y pese a lo que pensé, mi voz sonó más firme

- Mi niña… - se me acerco y se sentó junto a mi mientras tomaba mis manos

- Edward – cerré los ojos por un momento y los volví a abrir – de verdad… no te voy a mentir – respire hondo – duele – me toque el pecho al sentir como dolía… de verdad dolía – no te lo voy a negar… pero – volví a llenar mis pulmones de aire – necesito… quiero estar bien… es mi bebé – sollocé, no lo pude evitar – y siempre… siempre – ya las lagrimas estaban cayendo por mis ojos a mares – siempre va a estar conmigo

- Yo también – me apretó sin mucha fuerza pero con firmeza – siempre estaré contigo… pase lo que pase… te amo

- Te amo – me apreté aun mas a su pecho

- Bella… - vi en sus ojos lo que quería decir pero de verdad es que sentí que no era el momento para ello

- Edward no…

- No es eso amor – puso uno de dos largos dedos de pianista en mis labios a modo de hacerme callar – solo quiero que sepas que estoy contigo… cualquier otra cosa puede esperar.

Los siguientes minutos estuve abrasada a él terminando de sollozar lo que quedaba, por el momento, dentro de mí, no sé bien cuanto paso pero de pronto la puerta se abrió, alce la vista para ver a mi mejor amiga entrando por ella, jamás en estos años había visto sus preciosos ojos azules rojos por el llanto.

- ¡Amiga! – de un solo manotazo boto a Edward de mi lado y lo ocupo ella – quédate tranquila… llora todo lo que quiera… podemos comprar mucho helado y comer hasta que nos tengan que sacar rodando… después podemos gastarnos todo en ropa y cosas que jamás usaremos… después…

- Tanya – me solté un poco de su firme agarre y la mire con una sonrisa en los labios – estoy bien… entiendo la situación… se que estaba la posibilidad… así que ahora solo necesito que estén conmigo

- Cuenta con eso nenita – y con un guiño de ojo termino su intervención Emm

- ¿Le avisaron a Jasper?

Un profundo silencio inundo la habitación, inmediatamente supe que algo anda mal pero por las miradas que todos se daban intuí que no me iban a decir nada más.

- Chicos… - los anime

- Lo siento cariño – se me acerco Edward – tratamos de comunicarnos con él y nada… no pudimos

- Lo entiendo – una sombra cruzo por mis ojos al ver el dolor que esto le iba a causar a Jasper, él de verdad que quería a este bebé – se va a poner muy triste

- Eso sí – bufo Tanya, la mire pero me sonrió – es que de verdad se nota que él quería el bebé

- Si… me ha cuidado mucho

- Bella…

- Amiga… consejo – Tanya interrumpió a Edward y se puso de tal forma que excluía a los dos hombre de la conversación

- Amor… - llamo Emm - ¿Quieres que Eddie y yo salgamos y las dejemos conversar?

- Por eso estoy contigo amor… eres rápido – le guiño un ojo y me volvió a mirar

Cuando la puerta se cerró puse toda mi atención en mi rubia amiga.

- Amiga – tomo mis dos manos entre las de ella – te quiero pedir un favor – yo solo asentí animando a seguir hablando – por favor – se notaba la suplica en su voz – replantéate tu relación con Jasper… no quiero que sigas o no sigas con él por lo que pasó, nosotros estamos contigo – apretó aun mas su agarre dándome ánimos – pero de verdad, prométeme que sea lo que sea que venga ahora lo pensaras primero

- No entiendo – fruncí un poco el ceño – de que viene todo esto pero te lo prometo

- Te amo amiga – me volvió a abrasar

Al día siguiente me dieron el alta, como mi perdida fue natural no hubieron mayores inconvenientes, todos se ofrecieron para acompañarme hasta que Jasper volviera pero les hice saber que necesita mi tiempo a solas, para terminar de aceptar todo y sobre todo para ver como seguía mi vida.

Tanya se estacionó afuera de la casa de Jasper, me despedí de mi amiga y entre, una vez ahí apoye mi cabeza en la puerta, necesita saber que le diría a mi novio, por lo que me dijo Edward le dejo un recado diciéndole que había tenido una recaída y que volviera, ya hoy en la noche o mañana debería estar de regreso.

Subí las largas escaleras con un dolor punzante en el pecho, no era por mi bebé, era otra cosa, algo que aun no pasaba, camine por el pasillo hacia nuestra recamara y unos ruidos me hicieron sobresaltarme aun mas.

¿Un ladrón?

Maldita sea la hora en la que quise quedarme sola acá, no sé de donde saque fuerzas y seguí con mi camino, de pronto el ruido de algo rompiéndose llego a mis oídos, espere con todas mis fuerzas que haya sido el viento, abrí la puerta de la habitación y ahí vi lo que jamás espere ver.

Sobre la cama que estos meses había compartido con Jasper estaba Alice en cuatro mientras él le daba por atrás con los ojos cerrados y muy concentrado, ella me vio y solo sonrió.

Espere el crac! de mi corazón, pero este por algún motivo no llegó.

- Hola… Bella – me sonrió la perra

Jasper de golpe abrió los ojos y se levanto de un salto, se cubrió como pudo y llego a mi lado.

- Bella…

- Lo siento – me voz sonó muy calmada – déjame sacar mis cosas y me voy – le sonreí y aunque por alguna razón esto dolía menos de lo que pensé, aun dolía

- Amor – me tomo por el brazo y mi primer instinto fue cachetearlo por sinvergüenza

- Por favor suéltame – mi voz sonó mucho mas agria, él soltó el agarre al ver que no hacía nada mas – saco mis cosas y los dejo seguir

- Si… eso estaría bueno… ya no es entretenido tener que hacerlo solo cuando no estás en casa… me encanta cuando Jasper me folla en esta cama – se recostó en la cama y estiro los brazos

Mire a Alice y en lugar de sentir asco o rabia en contra de ella solo sentí pena, pena profunda, lastima y sé que cuando se siente lastima por alguien es porque ese alguien de verdad es que está mal.

- Lo siento de verdad – volví a repetir – quizás será mejor que saque mis cosas después – me acerque hasta el velador pasando por el lado de Alice

- ¿!Me vas a pegar zorras!? – se sentó al verme cerca

- No… solo voy a sacar mi celular y mis documentos

Abrí el cajón y saque mis cosas sin voltear a ver nada, encima de una silla reposaba mi bolso, lo tome y me lo eche al hombro.

- Bebé… no es nada… te lo juro… tu sabes todo lo que te amo a ti y a nuestro bebé – cuando lo vi ya tenía puesto un pantalón y una camiseta – te juro que no es nada

- Lo sé Jasper – le sonreí y lo vi sonreírme de vuelta – esto no es nada – nos apunte a ambos – jamás me amaste y yo… lo siento… pero tranquilo… no te molestare mas

Pase por su lado y acelere el paso para llegar luego a la sala, una vez ahí Jasper me tomo bruscamente del brazo y me giro para encararme.

- ¡GRITA MALDITA SEA! GOLPEAME, HAZ ALGO… PARECIERA QUE NO TE IMPORTA

- No me importa – me solté de su agarre – una persona que engaña a otra, y que mas encima están por traer un hijo a este mundo, no merece nada, ni rabia, ni odio, ni gritos nada, y eso es lo que eres tú para mi Jasper, nada, me da pena, porque en algún momento pensé que te amaba, pero hoy me libero, el amor es reciproco y tu no me amas, me engañaste y eso no tiene perdón, de verdad espero que cuando te enamores de verdad entiendas que el que ama no engaña

- No amor – cuando vi su rostro este ya estaba anegado de lagrimas, pero aun así no me convenció ni un poco – yo te amo… amo a nuestro bebé, nuestra familia

- Jasper – le sonreí con ternura por lo que venía – perdí a nuestro bebé

Un sollozo mucho mas fuerte rompió en su pecho, se que ese llanto si era verdadero, él de verdad quería esto, pero no lo suficiente.

- ¡NOOOOOO! – tiró de sus cabellos – lo siento – cayó de rodillas y rodeo mi cintura con sus brazos – tendremos más hijos… te lo prometo – seguía llorando como si se le fuera la vida – de verdad te amo – levanto la vista y vi que él de verdad se creía eso

- Te lo repito – me solté de su agarre – el que ama, jamás, bajo ninguna circunstancia engaña, para eso no hay justificación ni perdón, jamás volveremos a estar juntos y te pediría por favor que no te me volvieras acercar, no quiero terminar odiándote

Está bien, estaba tranquila dentro de todo, pero todo tenía su límite, sabía que ni él ni ella merecían mi tiempo ni mucho menos mis lagrimas pero aun así dolía, así que un pequeño sollozo escapo de mi.

- Amor…

- Jasper déjame – puse un rostro más serio – perdí a mi bebé – sentí una lagrima caer – y tú estabas revolcándote con ella, me pasó lo peor de esta vida y tú estabas con ella, vengo llegando del hospital y tu estas con ella… eso bajo ninguna circunstancia es amor, eso no es nada, no quiero ningunearte pero si tú sientes algo por mí, no fue más que la calentura del momento que disfrazaste con amor, ahora hazte un favor y hazme uno a mí y déjame ir y no vuelvas a buscarme nunca en tu vida – ya se me estaba acelerando la respiración de la rabia que estaba inundándome – de verdad que no quiero odiarte y créeme que para cualquiera eso sería fácil

- ¿Es por él no?

- ¿Qué? – lo mire entrecerrando los ojos

- ¡ES POR EDWARD! Por eso me dejas

- No cariño – dije irónicamente – a pesar de ti yo si se respetar a mis parejas y si estaba contigo jamás estuve con nadie más, pero quizás debería hacerlo ahora, porque sé que él nunca se acostaría con una zorra porque su novia embarazada tiene riesgo de pérdida si tienen relaciones

Con eso último salí de esa casa para siempre.

___________________

Besos, Joha!!

3 comentarios:

  1. OMG que pena x Bella perdio el bebe y que sucio fue Jasper ,dios espero que pueda superar la perdida...Sigue asi...Besos..

    ResponderEliminar
  2. ppFFF pobre Bellaa la vdd...
    pero todo pasa por alguna razon...

    ResponderEliminar
  3. OMG que pena x Bella perdio el bebe y que sucio fue Jasper ,dios espero que pueda superar la perdida...Sigue asi...Besos..

    ResponderEliminar