sábado, 9 de abril de 2011

Rescatame - Capitulo 23


Hola!!!. Yap, ahora subo el que estan esperando. Besos!!

Summary: Vivo un infierno y ruego porque algún día llegue un ángel a rescatarme, pero se que es imposible, así que es mejor escapar a mi lugar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 23


- Yo…

¿Qué podía decir en un momento como este?

Levante la vista hacia Emmett y estaba enfurecido, se me iba a acercar y sabia que este podía ser mi fin, en mi vida lo había visto tan sacado y furioso.

- Emmett… - me aleje lo mas que pude pero choque con una silla

Pensé en gritar pero si lo hacia lo más probable es que viniera Esme y no me lo perdonaría si este monstruo le hacía algo.

- Todo este tiempo… TÚ – me apunto rugiendo – y tu amante se han estado riendo de mi… tenias todo planeado

- No – negué y las lagrimas que estaban cayendo por mis ojos llegaron a saltar – te juro – me afirme demasiado fuerte del borde de la silla, en este momento era mi único sustento

- ¡SERAS PUTA!

Rugió a la vez que tiraba lejos una mesa de centro llena de pequeños adornos de cristal que resonaron al romperse contra el suelo, cerré los ojos, no quería ver a ese monstruo abalanzarse sobre mí. Instintivamente lleve mis manos a mi vientre, si yo no sobrevivía mi bebé tampoco lo haría, pensé en la posibilidad de que Emmett pagara por lo que iba a hacer y si Edward lo estaba demandando era por algo, quizás después de todo mi muerte y la mi nonato bebé no quedarían impune.

- Señor – un suave timbre de voz que conocía demasiado bien me hizo volver a abrir los ojos

- ¡¿QUE MIERDA QUIERES ESME?!

- De ti nada animal – abrí los ojos de golpe… Esme iba a morirse conmigo

- ¿Cómo me llamaste? – se calmo y comenzó a acercarse a ella

- Animal… Bella esta embaraza… eres un grandísimo hijo de puta y me canse de callarme

- Esme – solloce tratando de que se quedara callara

- Tranquila cariño – quiso acercarse a mí pero Emmett le corto el paso

- Maldita bruja… me aguante el echarte por muchos años pero ahora…

- ¿Señor Emmett McCarty?

Mire hacia Esme y tenía una sonrisa enorme dibujada en el rostro, no sabía que estaba pasando pero logre sentarme sobre el borde de la silla que no había soltado y pude ver un par de hombres tratando de tomar a Emmett que tiraba manotazos por todos lados, vi como le hicieron una llave dejándolo inmovilizado y recién en ese momento me pude fijar en las placas brillantes y doradas que resaltaban en la camisa de los hombre…

… eran policías.

Mire a Esme buscando alguna respuesta, seguramente ella los había llamado cuando comenzó a escuchar ruidos pero esto iba a hacer todo peor, Emmett no iba a estar por más de un par de horas en la cárcel, seguramente usaría sus influencias y las de mi padre para salir lo más rápido posible así que solo tenía unas horas para tomar lo que pudiera y perderme.

No lo haría por mí, lo haría por mi bebé porque sabía que cuando volviera volvería a matarme.

- ¡DEJENME MALDITO! USTEDES NO SABEN QUIEN SOY YO

Cerré los ojos con fuerza, sus gritos no me gustaban y me estaba sintiendo mal. Sentí la mano de Esme tomarme por lo hombre y rogándome porque me calmara, esto no le hacía nada de bien a mi pobre bebé.

- Tranquila mi niña – susurro en mi hombro

- Esme… va a volver… lo sé – me aferre con fuerza a su ropa no queriendo soltarla

- Shiiiii

- Señor le pido que se calme – alce la vista para ver a Emmett esposa con las manos detrás de su espalda

- Están sepultando sus carreras… no tienen ninguna prueba para arrestarme… van a pagar por esto

Su sonrisa irónica me hizo estremecer porque todo lo que decía era verdad, no había pruebas o si no ya lo hubiera denunciado yo misma.

- Lo siento señor peor aun una denuncia por desfalco y violencia intrafamiliar en su contra

- ¿La denuncia del amante de mi mujer? – la risa de Emmett era ensordecedora – esa solo es la denuncia de un ex empleado mío que sigue caliente con mi esposa… no tiene ninguna prueba ni valides

- Tengo mucho más que un par de pruebas

Mi corazón se detuvo, abrí y cerré los ojos varias veces para tratar de convencerme de que de verdad era Edward quien estaba delante de mí.

Con su traje impecable que aunque se notaba que no estaba hecho a la medida como los de Emmett infundía aun más respeto que el desgraciado de mi marido.

- No tienes nada – rugió mi espero yo pronto ex esposo, lo vi tratando de mantener la compostura pero se notaba que estaba por perder los estivos

- Tengo esto – levanto una carpeta que conocía demasiado bien, eran los papeles que yo había guardado en su cuarto

Los ojos de Emmett se abrieron como plato al reconocer igual que yo esa carpeta, pero no podía ser, era él mismo quien la había encontrado y con la que me había chantajeado, no podían ser los mismos papeles que yo había juntado en estos años.

- ¿La reconocer no? – Edward abrió la carpeta y saco una foto que yo misma me había tomado a un ojo morado hace un año y medio

- ¿Cómo…?

- La que encontraste tu eran solo copias, bien hechas pero copias, todo esto es lo original – volvió a alzar la carpeta

- ¡MALDITO! – quiso tirársele encime pero lo policías pudieron detenerlo

- Señor Emmett Mccarty queda usted detenido, todo lo que diga puede ser…

Deje de escuchar, muy pronto el musculoso cuerpo de mi esposo desapareció por la puerta de entrada de la mansión dejándome aun mas desconcertada que al principio. Me hundí un poco más en la silla y volví a ver a Edward quien ahora estaba al lado de Kate.

- Yo iré a ver a la comisaria a ver todo lo de la detención… tu quédate aquí – por unos segundos sus ojos azules me vieron y sonrieron, yo me pude devolverle el gesto

- Bien… más tarde iré yo… habla con Aro por favor para que acelere un poco el juicio

- Bien – le sonrió y salió de la casa

Todo se perdió, no fui consciente de nada mas aparte de que Edward estaba de pie frente a mí, mantuve el contacto visual por no sé cuánto tiempo, aunque ahora estuviera con alguien más se había preocupado por mí y me había salvado, Emmett no volvería, yo misma sabia que con lo que había juntado en pruebas era suficiente, ahora era libre y todo gracias a Edward.

Se agacho y quedo a mi altura, tomo mis manos como queriendo llamar mi atención, por supuesto que la obtuvo así que le sonreí, quise decirle tantas cosas, como que íbamos a ser padres pero no sabía si era lo mejor, no quería mentirle pero tampoco quería arruinar su vida con Kate, ellos merecían ser felices.

- Muchas gracias – logre encontrar mi voz

- Perdóname – tomo mis manos unidas y las llevo a sus labios para besarlas – se que tarde mucho peor necesita hacer esto bien… necesita titularme y poder hacer esto bien por nosotros

Quise creer que ese nosotros incluía a mi hijo pero eso era demasiado bueno para ser verdad.

- Me salvaste… cuando creí que todo estaba perdido llegaste como todo un ángel – no pude evitarlo y acaricie sus mejillas, cerró los ojos y quise convencerme de que era para disfrutar mejor mi toque – y me sacaste de este infierno… solo con tenerte a mi lado me bastaba… pero ahora… ahora me liberaste… soy libre gracias a ti

Y ahora si que no pude mas y me tire a sus brazos, todas las lagrimas que había contenido se desbordaron por mi ojos, esta vez no eran de dolor, eran de felicidad, seguramente mis padres creerían que todo es una mentira y me darían la espalda, no creía en cuentos de hadas ni utopías, sabia mi realidad y esa era esta, ahora estaba sola con mi bebé, hablaría con Esme y le pediría que nos fuéramos solas, lejos, donde mi hijo creciera sin mis fantasmas del pasado.

- Me voy a ir… le voy a pedir a Esme que nos vayamos lejos – reí con tanta alegría que ni yo misma me lo creía – por fin podre hacer lo que quiera y todo gracia a ti Edward, mereces todo lo bueno que te ha pasado, mereces ser… me liberaste y eso nunca lo voy a olvidar

- La demanda que presente incluye una por divorcio

- ¿De verdad? – le sonreí mostrando todos mis dientes – ni siquiera había pensado en eso

- De verdad… pero no quiero que seas libre

- ¿Qué? – fruncí el ceño al verlo

- Que no quiero que seas libre… quiero que en cuento salga tu divorcio te cases conmigo

- No Edward – sabía lo que estaba haciendo y no lo iba a dejar sacrificar su felicidad con Kate por mi – yo voy a estar bien, no es necesario que…

- Si lo es – acaricio mis mejillas y seco una lagrima de ella – merecemos ser feliz junto a nuestro hijo

Me tense, él lo sabía y no parecía para nada molesto, de hecho parecía que siempre lo había sabido.

- Yo…

- Tranquila – apoyo su frente en la mía – se porque no me lo dijiste, solo querías protegerlo pero ya no es necesario, desde ahora en adelante podremos estar los tres juntos

- Edward – me separe un poco de él – está bien – le sonreí para demostrárselo – se que eres feliz con Kate y no quiero arruinar eso, jamás te separare de tu hijo, podremos llegar a un acuerdo… pero no quiero otro matrimonio sin amor

Y me moría si ese matrimonio era con Edward, jamás me lo perdonaría si lo hacía dejar al amor por una obligación innecesaria.

- ¿No me amas?

Quería decirle con no y hacerle esto más fácil, pero no podía negar mi amor por él, después de todo era lo único que logro sacarme del infierno en el que vivía.

- Si te amo – trate de que sonara normal – pero tu ahora estas con Kate y sé que todo saldrá bien, podemos…

- ¿Estoy con Kate? – me miro sonriendo y de pronto me sentí muy estúpida

- Si… tu… y ella… yo…

¿Cómo mierda no podía hilar una frase ahora?

- Kate es algo así como mi jefa, a ella le paso lo mismo que a ti y quiso ayudarme, era asistente en la Universidad y un día me acerque con las pruebas hacia ella, cuando termine su bufet me contrato y desde ahí empezamos a trabajar para que la demanda contra Emmett fuera más fuerte – me sonrió y yo comencé a sentirme aun más estúpida

- Yo pensé que… - baje la mirada avergonzada pero muy feliz

- Te amo y quiero casarme contigo porque es lo que he soñado desde que te conozco – tomo mis manos entre las suyas y volví a mirarlo – soy solo un abogado asistente, no tengo mucho que ofrecerte, vivo en el departamento que compraste y no tengo más que un par de muebles pero puedo jurarte que nunca te faltara amor… no sé si algún día lograre tener mucho dinero pero sé que amor nunca nos faltara

- Te amo – me tire a besar sus labios y aunque solo fue un casto roce me basto, ya más tarde tendríamos tiempo para lo demás

- ¿Eso es un sí?

- Si – sonreímos y volvimos a besarnos sin dejar de reír

Estaba feliz a su lado, ahora sí que lo tenía todo.

- Edward – me separe un poco de él - ¿Cómo hiciste todo esto?... lo de la carpeta

_______________________

Besos, Joha!!!

4 comentarios:

  1. Alexa Valenzuela Ramos11 de julio de 2011, 0:59

    maldito emmet!! bien merecido q se lo lleva ... awwwwwwww estoy tan contenta con lo Edward y bells... aw y ahora tbn la beba!!! awwwwwwwwwww lindisisisisisisisisismo Johis!!!

    ResponderEliminar
  2. HAY JOHA QUE CAPITULO ME MORDI LAS UÑAS ....QUEDE SIN UÑAS....PERO AL FIN EMMET NO LES VA HACER MAS DAÑO....

    ResponderEliminar
  3. HAY JOHA QUE CAPITULO ME MORDI LAS UÑAS ....QUEDE SIN UÑAS....PERO AL FIN EMMET NO LES VA HACER MAS DAÑO....

    ResponderEliminar
  4. Alexa Valenzuela Ramos17 de julio de 2011, 0:46

    maldito emmet!! bien merecido q se lo lleva ... awwwwwwww estoy tan contenta con lo Edward y bells... aw y ahora tbn la beba!!! awwwwwwwwwww lindisisisisisisisisismo Johis!!!

    ResponderEliminar