jueves, 13 de octubre de 2011

Saraes - Capitulo 5

Hola!!. Chicos, aca esta el capitulo, creo que ya se empieza a poner bueno esto :). Besos!!

Summary: El 27 de Febrero del 2010 muchas cosas cambiaron en Chile, pero para Andrea fue el inicio de una parte de su vida que ni siquiera ella misma conocía, una herencia que no pidió volverá a buscarla. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.


Capitulo 5


- ¿Pasa algo? – luego de los primeros minutos en completo silencio el joven de los ojos zafiro intervino - ¿Pasa algo malo con mi nombre? – ahora su voz tenía una clara nota de diversión – se que no es muy común pero tampoco es para que se queden helados

- No – negó pestañeando rápidamente Andrea – es solo que… Saraes – le costó un poco pronunciar la palabra – es algo que una vez escuché por ahí

Él se encogió de hombros – Creo que puede tener más significados… no sé, es raro ¿no?

- Si es raro – intervino el novio de la chica al ver que estaba siendo excluido de la conversación – pero no tanto… ¿Haz escuchado el apellido Elano?

- Eh si – Felipe se rascó la parte posterior de su cabeza haciendo el mayor esfuerzo por no reír. No lo consiguió muy bien – pero Elano no es un apellido, es un nombre – lo corrigió – y en Brasil no es raro, lo es solo para nosotros que separamos las palabras… además, me parece más chistoso Kaká

Una risa musical y despreocupada los sacó a ambos de su extraña plática. Andrea reía sueltamente por el comentario del chico nuevo mientras recibía una mirada furiosa de su novio quien no estaba contento al ver que la hermosa sonrisa de Andrea era provocada por él. Si antes no le gustaba Felipe ahora lo hacía menos, no sabía cómo ni de qué forma pero para Diego estaba más que claro que ese chico de ojos hipnóticos tenía algo que ver con todo lo que había sufrido la castaña para el pasado terremoto.

- Andrea – interrumpió el ambiente – deberíamos irnos – le dio una rápida mirada a la cafetería. Gesto que imitaron los otros dos chicos – ya todos se están yendo

- Oh si – junto rápidamente los resto de la galleta que apenas y había mordisqueado y se puso de pie – Felipe muchas gracias por la compañía – miró de reojo a Diego – nos vemos más tarde

Así era mejor, no darle tiempo ni cabida a decir algo mas, gesto que agradeció su novio porque sintió que una vez mas lo estaba poniendo en su lugar aunque sospechaba muy bien que con Felipe iba a necesitar algo más que dulces palabras para ubicarlo.

- ¡Adiós!

Los enamorados apenas y escucharon el saludo de Felipe, pero Andrea alcanzó a darle un gesto mientras se perdían por el pasillo de la escuela. Ahora tenían una clase de química así que apresuraron en paso para no quedarse afuera la profesora era demasiado estricta con la asistencia y tener una falta ahora podía costarles muy tarde al final del año. Llegaron justo cuando el profesor estaba cerrando la puerta del laboratorio pero aun así lograron entrar, la asignación era simple, solo poner unos cuantos líquidos en un tubo de ensayo y anotar lo que veía.

- ¿No te parece raro que justo el apellido de Felipe sea Saraes?

- ¿De verdad vamos a seguir hablando de él?

Andrea no quería seguir pensando en él y muchos menos que Diego le hablara de lo que había pasado en la cafetería, necesitaba tiempo para procesar todo y no sacar conclusiones apresuradas. Había apretado sus manos varias veces en los días posteriores al terremoto para no teclear “Saraes” en el buscador de google, no quería que le salieran sandeces que solo la confundirán mas, ya le había bastado con lo que encontró Diego para seguir sumándole ideas locas a su cabeza. Pero ahora, ahora las cosas habían cambiado ya no solo sentía que Felipe la atraía de cierta forma sino que además no podía evitar sentirse extraña por lo que había escuchado y es que para cualquier en su situación lo seria también.

Todo era demasiado confuso para entenderlo en tan poco tiempo, ya cuando pasara un poco mas quizás las cosas mostrarían una perspectiva nueva.

Andrea y Diego no hablaron mas del tema por resto del día, en vez de eso se dedicaron a pasar la tarde juntos. Estaban paseando por el parque cercano a sus casas cuando un chorro de una manguera que estaban regando el pasto les dio de lleno a ellos, quedaron empapados de los pies a la cabeza pero eso no hizo que se deprimieran, al contrario, rieron y jugaron saltando sobre el agua aprovechando los días de marzo que aun llevaban sol, su amistad que ambos habían pensado se vería amenazada por su nuevo estado de relación estaba más fuerte y solida que nunca. Hace una semana hubieran disfrutado de la misma manera pero hoy a eso le sumaban un par de besos robados que hacia más magnifica la situación porque ya no solo tenían que conformarse en pensar que se sentiría sentir los labios del otro… no, esa tensión ya había desaparecido.

Cuando la brisa de la tarde los atrapó decidieron que era tiempo de irse hasta sus casas así que Diego como todo el caballero que era llevó a su novia hasta la reja de su casa.

- Te veré mañana – Diego besó los labios de su novia y despejó su rostro de sus cabellos mojados – pero ahora entra para que te cambies

- Y tu vete también… no quiero que te resfríes

Pasó sus manos por la cintura de su novio y alzándose en la punta de sus pies volvió a alcanzar sus labios, eso era algo a lo que no se podía acostumbrar y muchos menos cansar. Los labios de Diego se sentían suaves y cálidos sobre los suyos provocando que sus hormonas adolecentes se revolvieran un poco en su interior, solo le bastaba un roce para saber que estaba en el lugar correcto y con la persona correcta. La lengua del joven quiso abrirse paso entre la boca de su amada y todo iba bien hasta que Andrea se tensó en sus brazos. Una imagen de unos ojos azul profundo habían ocupado los pensamientos de la castaña invitándola a que dejara de rodear la cintura de su novio, lo hizo pero trató de que él no notara su incomodidad.

- ¿Qué pasa amor?

- Nada – le sonrió rogando para que no leyera sus ojos – solo que me dio frio

La vio abrasarse a sí misma y supo que esa era su clave para irse - Oh… entonces entra antes de que te enfermes

- Si… eso voy a hacer – ahora solo le hizo un gesto de mano para despedirse

Sin volver a voltear, Andrea entró a su casa con los ojos apretados y tratando de entender esa jugarretas que le estaba dando su mente.

. . . Cuando el despertador de Andrea sonó no pudo evitar sollozar, a penas y había dormido la noche anterior pensando en muchas cosas y en nada a la vez, pero al final de cuentas todo se resumía en una sola cosa, en una sola persona más bien… en Felipe Saraes.

Su cerebro no había dejado de enviar cualquier pensamiento posible, tomando todas las películas, libros, series, noticias y cualquier cosa que haya visto a lo largo de sus dieciséis años se agolpó sobreponiendo imágenes que cada vez carecían mas de sentido para ella. Sabía que lo más probable es que su lapsus durante el terremoto no tuviera nada que ver con su nuevo amigo pero aun así era demasiado complicado separar las cosas y verlas desde cristales distintos.

Antes de que se decidiera a pararse de la cama el sonido de su celular de Andrea la despabiló, no era el sonido de la alarma repitiéndose sino el de una llamada entrante. Lo cogió con rapidez y atendió antes de mirar el número.

- ¿Hola?

- Amor… - la voz se parecía a la de Diego pero era mucho más ronca

- ¿Estás bien? – inmediatamente la chica se sentó en la cama despertando por completo – amor, te oyes muy enfermo

- Lo estoy – se escuchó una tos profunda del otro lado – creo que la mojada de ayer me hizo mal… fue lindo y todo pero… - otra tos – creo que mis defensas están un poco bajas

- Supongo que no vas a ir al colegio hoy – el puchero en la boca de la castaña se sintió hasta a través del teléfono

- No amor… pero si me recupero hoy podremos salir el fin de semana

Eso era verdad. A Andrea esta idea no le gustaba nada pero si le decía eso a su novio lo conocía muy bien para saber que era capaz de ir enfermo al colegio- Bien, tomaré muchos apuntes y te pasaré a ver después del colegio

- Eso me encantaría

- Cuídate amor…

- Tu también… besos

Con mucho menos ánimo la chica se levantó y comenzó el mismo proceso de todas las mañanas, los gritos de su madre tampoco faltaron porque hoy si que iba llegando tarde al colegio.

- ¿Qué pasa hija? – ya estaba en la puerta a punto de subirse al auto cuando su madre la detuvo

- Diego está enfermo – se encogió de hombros

Sus padres sabían muy bien que su hija no tenia mas amigos que Diego y que los días que el faltaba al colegio eran muy solitarios para Andrea. Si tan solo ella se abriera a más personas y dejara que descubrieran la maravillosa chica que era las cosas serian muy distintas, pero por alguna razón para la castaña le era muy difícil entablar una plática con alguien más que no fuera su ahora novio.

- ¿Y no tienes más amigos…? – fue medio pregunta medio afirmación

Pero antes de que Andrea pudiera asentir recordó esos ojos zafiro y dudo, ya no estaba tan segura de no tener más amigos, fácilmente podía considerar como uno a Felipe, él definitivamente la veía de esa forma y no sería malo que ella también lo hiciera así con él.

- Creo… tengo un amigo nuevo – afirmó lo ultimo

- Bien… eso me alegra mucho cariño – Lucia besó la frente de su pequeña – pero ahora vete antes de que tu padre despierte al resto de los vecinos con la bocina

. . . El día fue como lo supuso, Felipe iba en último año así que no lo había visto en sus clases y aunque un par de compañeros la habían saludado, para Andrea no era lo mismo, le faltaba su otra mitad, su mejor amigo, su novio.

A la hora del último receso se aburrió de pasear por el colegio y caminó hacia los arboles en donde leía a veces y con el libro que le había prestado Felipe sabia que se entretendría unos momentos, se sentó bajo el alero del árbol mas grande y se metió en la vida algo extraña de Eric. Justo cuando un particular examen a la próstata practicado en una limusina se explicaba en aquellas páginas sintió una nueva sombra tapándole buena parte del sol.

- Por fin te encuentro sola

El corazón de la chica prácticamente se desbordó ante la voz del joven. Se sentó con gran rapidez dejando el libro a un lado y enfocando sus ojos en esos que tanto se parecían a los de suyos.

- Hola – con la voz alto tintineante trató de que no se le notaran los nervios que cargaba

- Hola… ¿Cómo estás? – sin dejar de verla por completo, Felipe tomó asiento a un lado de ella

- Bien – la castaña pasó su vista de un lado a otro pensando que podía llegar en cualquier momento su novio pero solo recién de unos segundos recordó que Diego estaba enfermo en su casa - ¿Y tú?

- Bien también – los ojos del chico se desviaron al libro blanco que resaltaba en el pasto – veo que estás leyendo el libro que te presté

- ¡Oh si! – Andrea asintió mirando el libro para después concentrarse en los tréboles que resaltaban en el pasto. Pese a que las cosas estaban mejor con Diego sentía que no estaba bien estar a solas con Felipe – es muy interesante

Un silencio algo incomodo se formó alrededor de los jóvenes. Para Andrea era porque no le gustaba estar a solas con él, sentía que estaba traicionando a Diego de todas formas y no quería que fuera así. En cambio para Felipe era porque sabía que esta era su oportunidad para hablar con ella a solas sin su protector al medio.

- Bueno, como quiero aprovechar que estás sola… – recién en ese momento Andrea volteó a verlo por completo ya que no le pasó de ser percibido que era la segunda vez hacia referencia a su soledad – mira, – él se acomodó para estar más cerca de ella – no quiero crearte problemas con tu novio pero es que va a haber una feria de libros y bueno… – se encogió de hombros – no quiero ir solo y pensé que quizás tu…

- Felipe… – comenzó a negar con la cabeza – no creo que sea buena idea

- Pero, tengo pases VIP – el castaño inmediatamente recurrió a su arma secreta sacando los pases de su bolsillo – van a haber muchas charlas y algunos escritores van a estar firmando libros – su sonrisa perfectamente blanca resplandeció junto a sus ojos azules cuando se dio cuenta que la estaba convenciendo

“Golpe bajo”, pensó ella. Había tocado su fibra más sensible – Bueno… yo – Dudó. Después de todo no tenía nada malo una salida entre amigos ¿No? Por lo menos eso quería creer Andrea

- ¿Y para cuando son?

- Para hoy… pensé que podríamos ir después de clases

- Oh… está bien

Su boca respondió por ella, era lo que quería, de verdad deseaba ir, había escuchado bastante sobre esa feria y la oportunidad con pases VIP era prácticamente única. Así que dejó de lado un poco sus remordimientos y decidió aceptar, mas tarde podría pasar a ver a Diego, tampoco es que fuera a mentirle pero si era justo ese día las cosas saldrían mejor ya que su novio estaba enfermo y no la extrañaría si llegaba un par de horas más tarde.

- ¡Perfecto! Podemos irnos en cuanto suene el timbre… ¿Tienes una última clase no? – ella asintió atrapando su labio inferior entre sus dientes – bien, entonces te espero a la salido del colegio… estaré junto a mi moto

- ¿Tu moto? – la chica abrió los ojos haciendo que se notara aun mas su color cielo - ¿Tienes moto? Pero eres menor de edad

- Tengo dieciocho – le sonrió orgulloso – los cumplí hace dos meses y me compré una moto para movilizarme mejor… junté dinero desde los dieciséis para ello así que es mi mayor orgullo

- Oh, pero…

- ¿Te has subido alguna vez a una moto? – ella negó con efervescencia – bien… entonces hoy será tu primera vez y Andrea… me gusta la velocidad

- Pero… yo no sé si – bajó la mirada y notó que justo ese día se había decido por ir con pantalones así que ni siquiera tenía la excusa de andar con falta – está bien – se rindió. Una parte de ella se moría por subirse a una moto – nos vemos a la salida del colegio

Por supuesto que la última clase al ser la más corta del día se pasó con mayor rapidez. Solo era arte así que no requería gran concentración de parte de la castaña lo que dejo lugar a las dudas por lo que iba a hacer, jamás había cometido una locura y ahora con un poco mas de perspectiva ya no le parecía tan buena la idea de subirse a una moto con Felipe y recorrer la ciudad en ella. Quizás se estaba pasando películas y no tenía nada de malo, solo una salida entre amigos que comparten una misma afección, eso no tenia porque ser malo.

Con su mochila apretada en su hombro camino decidida hacia Felipe para decirle que su mamá la había llamado y que tenía que estar en casa lo antes posible. Su habilidad para mentir era pésima pero se tenía toda la fe en ese momento, iba con toda la garra para convencer a su nuevo amigo de que lo mejor era salir otro día, de esa forma podría seguir pensando excusas baratas que ni ella misma se creería.

A penas cruzó la puerta del colegio vio un tumulto de gente pero no le costó mucho enfocar a ese chico de dieciocho años recostado en su moto, de esa forma llamaba la atención de las de una fémina, sus ojos azules resplandecían con el sol y su chaleco del colegio había sido rápidamente reemplazado por una chaqueta de cuero. Cualquier película de vampiros, demonios o lo que fuera debía estar inspirada en Felipe ya que en la forma que esta posando parecía ser una clara inspiración para los mejores escritores, si, no era tan cliché ese hormigueo en la panza y la sequedad de garganta, Andrea lo experimento de primera mano en cuanto esa sonrisa de dientes perfecto se abrió para ella… estaba lleno de chicas hermosa pero esa sonrisa era solo para ella.

- Ten

Antes de que ella abriera la boca frente a sus ojos se tendió una chaqueta similar a la que tenia Felipe solo que esta tenía un corte digno de mujer que entallaba una cintura delgada. Definitivamente esa chaqueta no era del rubio. Andrea la tomó en sus manos y la examinó, estaba nueva.

- Esto…

- Es tuya… sé que me la vas a querer rechazar pero por ultimo hazlo después de que nos subamos a la moto porque créeme – se bajó de donde estaba sentado y quedó mucho más cerca del rostro de la chica – la vez a necesitar

- Pero no puedo aceptarla, es de cuero y no debería haber gastado tu dinero en ella

- Es mi dinero – se encogió de hombros – además… tómalo como un regalo de cumpleaños ¿no estuviste el 27 pasado?

- Si, es verdad pero…

- No digas mas – la volvió a interrumpir – y vámonos antes que lleguemos tarde

Ahora se extendía frente a ella un casto. Solo suspiró y se puso la chaqueta porque sabía que tenía razón, la iba a necesitar cuando el frio viento golpeara su piel, así ya con ella puesta tomó el casco pero su habilidad no llegaba a tanto y Felipe se vio en la obligación de ayudarla. En un gesto demasiado intimo metió sus cabellos detrás de sus orejas en donde aprovechó de acaricias sus mejillas.

¿Dónde estaban ahora las intenciones de Andrea de rechazar la invitación?

Si, se habían ido por el caño en cuanto lo había visto, así que como no tenia caso pensar nada mas, solo suspiró y con sus pulmones llenos de auto tomó la mano que Felipe le ofrecía para subirse a la moto.

- ¿Lista?


10 comentarios:

  1. Me encanto el adelanto, me gusta esta historia & ya quiero ver que pasa ese dia & la reaccion de Diego ._.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ahora se viene lo romantico y pronto lo dark :)

    ResponderEliminar
  3. no joha que se quede con diego.. felipe sabe algo se me hace... muy buena la historia y concuerdo con andrea quiero saber la reaccion de diego

    ResponderEliminar
  4. dios me encanto y deseamos saber que hace diego....Besos sigue asi...

    ResponderEliminar
  5. cada vez sospecho mas de felipe joha!! parece inocente pero algo se trae... y andrea de inocente que va con el... vamos a ver que pasa en la feria del libro.. muy bueno como siempre

    ResponderEliminar
  6. me encnata cada vez eso se pone mejor jj gracias joha en serio uff sin palabras excelente jj muak

    ResponderEliminar
  7. Yo que mi tocaya mando a la punta del cerro a Diego y me quedo con Felipe aun que trame quien sabe que cosa!! 
    Se esta poniendo demasiado interesante la historia.

    ResponderEliminar
  8. uyyyyyy que joderr estoy como andrea,me encanta la relacion d ella y diego pero Diosss felipe esta bueniisimo *-* y esos ojitos azules .. wow me matan, pero aun asiii sigo siendo team diego :) el es bueno (; pero algo me dice que el que se quedara con andrea es felipe y lo que pasa con diego no es mas que un espejismo de amor 

    joha felicidades !! me encanta esta historia jiji primer fic que leo que no sea de twilight 

    ResponderEliminar
  9. Andy Nekogami Chan3 de mayo de 2012, 20:38

    Waaa!!! no puedo creerlo! esa mi tocayita si ke tiene suerte!!!!!
    y nu m podria mandar algo de esa suerte? ;) solo un pokito!!!!!
    chika soi tu fan!!!!  (amo la idea de ser la prota xD) wiiiiiiiii!!!!!!!
    me as alegrado este dia tan obscuro!!! >< te debo una! ;D
    continua continua!! kiero saber ke mas me pasa... digo!! ke mas le pasa a andrea :3

    ResponderEliminar