domingo, 16 de octubre de 2011

Resiste - Capitulo 49


Hola!!. Chicos, aca esta el casi final, ya no queda nada, se va esta historia. Besos!!

Summary: Sin esperar nada mas le dio una rápida apretada a mi entrepierna, la que aunque no se puso dura comenzó a reaccionar, enseguida se giro como si no hubiera pasado nada y salio de mi casa… Creo que si tendré que aprender a Resistir. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.


Capitulo 49


- Respira – murmuré para mí pero aun así no pude evitar retorcer mis manos

- Quédate quieto – rodé los ojos ante la voz de mi hijo. El muy maldito hasta se atrevió a piñizcarme pero me sirvió para relajarme un poco – respira

- Lo hago – hablé entre dientes

¡Mierda!

No tenía porque estar nervioso. Llevábamos dos meses casados, esto era solo una formalidad para nuestras familias pero aun así estaba sudando y embobado mientras veía a mi esposa caminar por el pasillo. Se veía hermosa con su vestido totalmente blanco, parecía una princesa con su velo y con su ramo de rosas rojas, podía apostar que sus labios también estaban pintados de ese color, era como una pequeña muestra de esa Bella que fue y que aun sale todas las noches en nuestra cama. Sus padres iban a su lado, uno en cada brazo guiándola por el pasillo. Sé que solo eran un par de pasos, estábamos celebrando la boda en el patio de nuestra casa y el pasillo no era para nada tan largo pero yo no sentía como que avanzara el tiempo a paso de tortuga.

Cuando por fin sentí a mi amada esposa a mi lado dos parejas de ojos me fulminaron.

- Es nuestra bebé Cullen, cuídala – le asentí a Charlie para después pasar a Carlisle

- Si le haces algo… creo que te puedes hacer una idea de lo que te haremos

No necesitaban decirme nada mas, jamás en la vida haría algo para lastimarla, ella era todo para mí y aunque ya fuera mi esposa no me hubiera perdido por nada del mundo la visión que tenia ante mis ojos, ella vestida de blanco, nerviosa y tomando mi mano. Levanté su velo con mucho cuidado y como había supuesto sus labios eran de un escarlata profundo que me invitaban a perderme en ellos. “Más tarde” murmuró una voz en mi cabeza, ya me encargaría de cobrárselo.

- Te amo

- Y yo a ti… para siempre y por siempre Edward

Nos besamos como si no hubiera nadie a nuestro alrededor, no fue un beso lujurioso ni fugaz, no brusco ni calmo, feroz ni tierno. Fue la mezcla perfecta, o puede que no, pero a mí me pareció que fue el mejor beso que le he dado a Bella, no porque nos estuviéramos casando por iglesia sino porque estábamos demostrándole al mundo entero que ni las diferencias de edad, ni los errores del pasado pueden en contra del amor verdadero, cuando tiene que ser es, punto.

La boda era al aire libre y también lo sería la recepción, si, había mucha gente pero no demasiada, solo las personas que de verdad tenían que estar ahí, nuestra familia, nuestros amigos y un par de conocidos pero nadie extraño. Era un día de julio así que la brisa del Nueva York normal hoy no estaba corriendo, nada iba a impedir el evento. Tanya y mi madre se habían encargado de todo así que a mi parecer cada cosa estaba en su lugar, aunque tampoco es que mi ojo fuera demasiado crítico, yo me conformaba con tener a mi esposa tomada por la cintura.

- Felicidades cuñado

- Muchas gracias Riley – sacudí la mano que me estaba tendiendo

- Y por cierto – me apuntó con su copa de champaña – si le haces daño a mi hermana tendré que cortarte las bolas

- Lo sé Riley

Riley Biers era el hermano perdido de Bella y Tanya, hace casi un mes ya que se habían reencontrado y las cosas parecían marchar de maravilla, Riley había decidido entrar a estudiar a NYU arquitectura y aunque sus padres no estaban del todo contentos si entendieron su necesidad de conocer un poco mas de familia biológica. Pese a que ya estaba viviendo en el campus aun así se reunía todos los fines de semanas con nosotros. Me gustaba mucho ver el lazo que había formado con mi esposa porque desde que él apareció ella parecía mucho más completa.

“Solo falta que me embaraces” me había dicho hace un par de noches, nuestra felicidad era prácticamente plena, solo faltaba un bebé Cullen revoloteando por nuestros gigantes pasillos para hacer todo un circulo completo.

- ¿Bailas conmigo?

- Por supuesto

Tomé la cintura de mi esposa y la apegue a mi cuerpo, el vals de los novios tenía que ser algo especial y eso era porque de común acuerdo habíamos decidido no usar la música común y corriente de vals, en vez de eso nos habíamos decido por Better Man de Robbie Williams, ambos nos habíamos salvado en esta relación, no era una cosa unilateral. Yo aprendí que no todo tiene que ser cuadrado y que a veces la gente que se mas moral es la más amoral, aprendí que no hacerle caso al corazón es tan malo como hacer daño porque te lo estás haciendo a ti mismo, descubrí que mi relación con mi hijo no tenia porque ser estrictamente paternal, que también podíamos ser amigos pero por sobre todo aprendí a amar. Bella también aprendió mucho, aprendió de sus errores de adolescencia, aprendió que a no dejarse marcar de por vida por ellos, que los excesos si pueden llevarte a la muerte y que no eres tú la única que sufre, que tu familia que está detrás es la más afecta, aprendió a madurar, a que sus experiencias podían servirle a otras personas y ella también aprendió a amar.

Sé que si me pongo a enumerar todo lo bueno que nos ha traído esta relación siempre voy a quedar debiendo porque es imposible poner en una lista las cosas que hemos pasado. Superamos una sobredosis, engaños, malos entendidos, prejuicios, diferencia de edad, carácter, un terrible accidente y seguimos superando obstáculos a diarios. Nadie dice que la vida es fácil pero es mucho más fácil cuando sabes que estás en el camino correcto y sobre todo con la persona correcta.

- ¿Sabes que eres lo que más amo en el mundo no? – murmuré sobre sus labios. Sé que todos estaban viendo el vals pero me importaba una mierda

- No – negó ella mientras me sonreía cálidamente – amas a Demetri y amaras a tus hijos tanto o más como me amas a mí… así es como tiene que ser

- Por cosas como estas es que cada vez te amo mas

- Lo sé – se encogió de hombros – y por ser un dulce es que yo también cada día te amo mas

- ¿Sabes? – apegue lo mas que nos permitía el baile nuestros cuerpos – te tengo una sorpresa para esta noche

- Se que rentaste una habitación en la Plaza

- Oh… ¿Cómo lo supiste?

Creo que se lo creyó porque su rostro decayó al saber que había arruinado mi sorpresa pero eso era justo lo que yo quería. Sé que se sorprendería mucho cuando viera el lugar que había planeado para llevarla esta noche.

La ceremonia siguió paso por paso, no dejamos de lado ninguna tradición. Comimos mucho y bailamos mas, todos estaban felices por nosotros, mis padres, los padres de Bella, mi hijo, mi nuera, los hermanos de Bella, todos. En cuanto a los regalos los más destacados fueron los de mis padres que nos dieron una luna de miel por todo Europa y el de los papas de Bella que nos dieron un viaje por América Latina. Tal parecía ser que tendríamos muchos viajes por realizar, ahora solo nos quedaba encontrar tiempo para ello.

- ¿Sabes? – dejé a un lado mi copa de vino para centrar mi atención en Deme – nunca pensé que te vería así… cuando comenzamos a vivir juntos pensé en que tendría que llevarte conmigo para todos lados. Que cuando me casara tendría que buscarte un cuarto y convencer a mi mujer para que acogiéramos a mi malhumorado padre

- Pero no será así – le sonreí con orgullo – ahora tengo lo que necesito

- Y mas… papá, tengo que contarte algo – su rostro se volvió demasiado tenso así que lo acompañé – no es malo de hecho es algo muy bueno, para mí no sé si para ti – hizo una sonrisa – vas a ser abuelo

¿Había escuchado bien?

- ¡Hijo! – lo apreté con fuerza a mi cuerpo pero no demoré en separarlo para darle un zape en la cabeza - ¿Cómo mierda dices que puede que sea algo malo para mí?

- Bueno – se encogió de hombros – yo voy a ser  papá antes que tu, o sea que mi hijo será mayor que su tío y…

- ¡Ey! – lo apunté con un dedo – yo ya soy papás, soy tu papás y que nunca se te olvide eso Demetri Cullen. Además, no puedo estar más feliz, ¡Voy a ser abuelo!

- Si, pero no digas nada aun, Jane quiere esperar para dar la noticia a toda la familia

- Lo entiendo. Creo que seré un abuelo muy consentido – murmuré para mí lo ultimo

- Lo sé – me volvió a abrazar – y serás un muy buen abuelo

La fiesta estaba en pleno apogeo, mis suegros estaban demasiado borrachos, mis padres iban por el mismo camino y mi nuevo cuñado parecía haber encontrado entretención en una de las hijas de un amigo mío. Todos estaban pasándola excelente pero para nosotros ya era la hora de retirarnos.

- ¡Vámonos!

No tenía intenciones de despedirme de nadie así que solo tomé la mano de mi esposa y la arrastre por el patio. En mi auto ya estaba todo lo que necesitaba y Deme se había encargado más temprano de dejar todo en su lugar, se que era algo fuera de lo común lo que iba a hacer pero me gustaba mucho la idea. En el camino Bella estaba de lo mas tranquila ya que suponía que íbamos al Plaza, su atención estaba por completo en la radio del auto, cambio de estación por estación no dejándola quieta en ningún lado, supongo que no estaba tan relajada después de todo. Maneje dando vueltas para que no notara mi real destino y creo que logré confundirla ya que no dijo nada en el resto del camino. Cuando doble para llegar a destino recién ahí la sentí tensarse, ya se había dado cuenta para donde íbamos.

- Edward…

Le sonreí de lado y seguí mi camino, ya solo faltaban unos cuantos metros pero todo estaba tan oscuro y desierto que disminuí considerablemente la velocidad, no venia acá desde el día de mi accidente pero todo seguía prácticamente igual, no sé si por dentro estaría en la misma situación pero por lo menos se que si Deme siguió mis instrucciones todo debía estar en orden. Estacioné lo más cerca posible de la entrad ay me bajé para darle la mano a mi esposa, ella solo estaba sonriendo y negando, ya había descubierto todas mis intenciones… estaba seguro.

Tomé su mano y con la otra bajé la maleta que había empacado, solo tenía unas cuantas pertenencias nuestras, uno que otro snack en caso de emergencia y lo más importante de todo, una linterna. El lugar estaba desolado y ni siquiera el cuidador iba a estar hoy, gracias a mi hijo por ello.

- Estas loco

- Por ti

Tiré de ella y la guié por esos pasillos que pese a que tanto tiempo no recorría sentía que me conocía a la perfección. Aun recuerdo la primera vez que pasé por ellos, estaba feliz, había llegado de vuelta a mi país y a hacer lo que siempre había querido, enseñar, pero ahí estaba ella, la diosa con ojos hipnóticos y tan malditamente sexy y desinhibida que no demoró en seducirme, en ese tiempo para mí era el infierno, quise aprender a resistir pero solo logré caer con más fuerza en sus garras. Quizás acá no la conocí pero si comenzó todo.

En este colegio y específicamente en este salón me enamoré de ella, me encantó, me embrujó o me drogó. La verdad es que no se pero me daba lo mismo, quería mas de eso, quería pasar una vez más por lo mismo solo si sabía con certeza que iba a llegar a este mismo punto.

- Espero que te haya gustado la sorpresa

El salón de clases que use para impartir mis conocimientos sobre filosofía estaba tal cual a como en esos tiempo, aunque ahora tenía una manta en el centro, un par de velas listas para ser prendidas y unos cuantos de pétalos rojos tirados a descuido, nada demasiado exagerado pero si lo suficiente para crear un ambiente romántico. Deje el bolsito en el suelo y lo abrí para sacar el encendedor que había guardado, con Bella aun un poco muda comencé a prender vela por vela haciendo que el salón se iluminara lo justo. Cuando ya todo estuvo en su lugar me giré para tomar la mano de mi esposa pero sus ojos estaban llenos de lágrimas, sabía que eran de felicidad pero aun asi quise bromear un poco con ella.

- Si quieres aun te puedo llevar al Plaza

- ¡NO! – reaccionó de golpe – esto… es perfecto

- Lo se – sonreí alzando las cejas – ven

Tomé su mano y la lleve al centro del salón donde estaba la manta puesta, el colegio no tenia calefacción pero Deme también se había preocupado de llevar un pequeño calefactor para que no muriéramos de hipotermia. Ahora estábamos los dos sentados en el centro de la manta peor ninguno parecía tener intención de hacer ningún movimiento, parecíamos dos vírgenes en la noche de bodas.

- Te amo

Y ahí comencé a seducirla, la recosté en la manta y me puse sobre ella. La acaicie y toque con mucha delicadeza, besé cada parte de su cuerpo que me ofreció y dejé que sus propias manos me recorrieran a mi cuerpo. Hicimos el amor con calma y sin prisas, su cuerpo llamaba el mío y no podía quitar mi manos de toda ella.

-  Edward…. Yo… oh ¡Dios!

- Bells… solo…

La giré posicionándola arriba mío y permitiéndole tener el control del acto. Sus movimientos fueron circulares y concisos, estaba tan cerca como yo así que decid estimularla un poco mas llevando mis manos a sus pechos, estábamos con la respiración agitada pero cerca. Solo un par de montadas mas de Bella y ambos llegamos a un perfecto orgasmo. Su cuerpo cayó sobre el mío agotado, sudoroso y satisfecho.

- Tengo que decirte algo

- Mmm – murmuré mientras apegaba su cuerpo lo más posible al mío. Creo que ya no era necesaria la calefacción

- Estoy embarazada

Abrí los ojos hasta que me dolieron. ¿Había escuchado bien? Si, no solo iba a ser abuelo, sino también padre

Me tiré sobre mi esposa y besé todo lo que alcance de ella, estaba llorando pero mierda que si estaba llorando de felicidad. Ahora sí que sentía mi felicidad completa.

- Supongo que estas feliz – rio apretándome a su pecho

- Supones bien – bajé por su cuerpo hasta que llegué a su barriguita aun plana – hola bebé… soy tu papá

.
.
.

- Bella… amor… por favor no comas tanto – me quejé detrás de ella con los ojos cerrados porque sabía lo que se me iba a venir encima. Pero ¡Mierda! ¡Se estaba terminando una torta para quince personas!

- ¿Me estás diciendo que como mucho? – Se giró con los ojos llameantes y quise decirle que si porque era la verdad pero no podía soportar una pelea más por la misma estupidez - ¡ABRE LOS OJOS!

Al contrario, los cerré con más fuerza rogando por desaparecer, sabía que esto era cosa de las hormonas y eso pero la verdad no me hubiera quejado si mi mujer se hubiera saltado ese paso.

- ¡Edward! – el sonido de algo siendo golpeado en la encimera me obligó a verla - ¿Me estás diciendo que como mucho?

- No amor – me pasé ambas manos por el cabello como si ello fuera a ayudarme – es solo que… - no Edward… ¡Cállate! – es que deberías comer un poco menos - ¿Por qué mierda nunca le hago caso a mi voz interior?

- ¡ERES UN PUTO MALNACIDO!... si como mucho es porque estoy cargando con tu hijo - ¡Mierda! ahora me estaba apuntando con una cuchara de plástico que aunque a simple vista no debería hacer daño estaba seguro que ella encontraría la forma de lastimarme con ella - ¡CONTESTA!

- Amor… está bien que comas por dos pero no por tres

¡Bien Cullen! Te acabas de ganar una merecida patada en las bolas.

- No me hables nunca más en tu vida

Sus sollozos hicieron que me costara mas entender sus palabras pero hice mi mayor esfuerzo por no enojarla más. Parecía que ya se había calmado porque sus hombros habían dejado de moverse.

- ¡TE ODIO CULLEN!

Si, no era más ni menos que una cuchara de té lo que me cayó en la frente, quería chillar y hasta llorar un poquito pero me lo aguanté. Hace una semana que habíamos descubierto el embarazo de Bella y parecía ser que lo estaba desde hace un mes, tenia apostadas mis fichas en que se había embarazado luego de nuestra escapada a Las Vegas, los exámenes que se hizo habían salido todo en orden pero aun así no dudaba que tuviera más de un mes ya que su estado anímico era de los mil demonio. Si hace dos meses nos escapamos a Las Vegas y hace una semana nos enteramos de su estado debía estar alrededor de las siete u ocho semanas y por eso hoy teníamos nuestra primera cita con el ginecólogo.

- Amor… vámonos que ya se nos hace tarde – le sonreí mordiéndome la lengua

- No me hables

Pasó por mi lado y solo pude rodar sus ojos. Su barriguita ahora estaba un poco más levantada pero podía ser solo que yo lo notara así. Mi hijo y Jane habían dado la noticia de su embarazo ayer en nuestra cena de los domingos así que nosotros íbamos a esperar hasta la próxima semana porque además querríamos estar completamente seguros de todo.

Esperé sentado en el auto por más de veinte minutos, y ahora era yo el que quería llorar. Sabía lo que se me venía y más me valía hacerme el ánimo, seguramente esto era solo una etapa que se le parecía, si de verdad el mayor problema de Bella es que comía mucho y eso era algo que de verdad me preocupaba.

Por supuesto que cuando se subió al auto cerró la puerta con demasiada fuerza, no le hice caso a eso y tampoco traté de contentarla ya que se fue todo el camino de brazos cruzados, había aprendido muy bien en todos estos años juntos que cuando Bella estaba de esta forma era mejor dejarla sola. Manejé con mucho más cuidado de costumbre, ahora lo hacia así solo por una cosa de instinto porque sabía que estaba cargando con alguien más.

Cuando llegué a la clínica quise ayudarla a bajarse pero obvio que no recibió mi mano, al contrario me dejó solo y ella misma se encargó de registrarse. Respiré hondo e hice mi mayor esfuerzo por calmarme, no quería presionarla más, ya suficiente tendría cuando se diera cuenta de lo mala que estaba siendo conmigo. Esperamos por casi diez minutos a que saliera la paciente que estaba adentro y mientras Bella se concentraba en una revista yo lo hice en mi celular para revisar unos cuantos correos del centro. Todo iba marchando de maravillas y ya había tomado por completo el ritmo, solo teníamos un problemita y es que habían encontrado un pasadizo por donde se colaban algunas personas en horas de la noche, la comisión quería taparlo pero yo me estaba oponiendo. No tenia moral para hacerlo sobre todo después de que yo mismo me había colado infinidad de veces para ver a Bella cuando estaba en rehabilitación. Este centro no era interno pero si habían muchas veces en que algunos chicos se tenían que quedar a pasar la noche.

Cuando el doctor nos hizo pasar inmediatamente cerré mi correo y guardé el celular.

- ¿Qué estabas haciendo? – los ojos de Bella eran totalmente acusadores

- Revisando el correo del centro

- ¿Seguro? – estábamos ya en la puerta y no podíamos discutir ahora

- Te lo juro por todo lo que te amo

Le di un besó en sus labios que pareció relajarla considerablemente. La primera parte de la consulta pasó entre preguntas de rigor en las que preferí guardar silencio ya que si preguntaban por cuanto estaba comiendo estaba seguro que daría la respuesta equivocada según mi esposa.  Me dediqué a mirar y a reír cuando la pesaron, el mismo doctor le hizo ver que su peso era un poco superior para su estado pero claro, a él sí que le hizo caso jurando que comería menos. Cuando la pasaron a la camilla mis manos estaban sudando a más no poder, íbamos a ver a nuestro hijo por primera vez.

- Te amo… ¿lo sabes no?

- Lo sé Edward… y perdón, sé que estoy comiendo mucho pero es que me da hambre y yo…

- Shuuu – la callé con un beso justo cuando el doctor expandía ese líquido raro en su barriga

- Bien papás, vamos a ver a este pequeño

El hombre empezó a pasar la maquina pero no decía nada, según mi criterio debería haber empezado a relatar lo que estábamos viendo pero el hombre estaba mudo y demasiado tenso para mi gusto. Cuando llegó el momento de escuchar los latidos también se sintió algo extraño, no soy experto pero si entendí enseguida que algo no estaba yendo bien. Sentí un apretón en mi mano y vi que Bella había entendido lo mismo que yo.

- ¿Doctor? – la voz de mi esposa sonó con una nota de histeria. La verdad es que yo también estaba al bordé pero tenía que mantener la calma por ella - ¿hay algo malo con nuestro bebé?

- Señores Cullen…– dejó de mover el aparato sobre la barriguita de Bella mientras seguía con esa maldita expresión impávida en su rostro - hay algo que debe informarles

- Doctor…

- Díganos por favor – me atreví a hablar con la mayor compostura posible

- No es un bebé… son dos. Señores Cullen, ustedes están esperando mellizos

34 comentarios:

  1. mierda mori.. jaja amo a las bellas bipolares en fase de embarazo!!! bienn que lo azoteeeeeee!!!! .. xD me dice q va a ser un capitulo para morir de risaaa :)

    ResponderEliminar
  2. ajajajajajajajajjaja esooooo q lo trate mal jajajaja xD ahhhh buen adelanto Joha :) bye cudiate q estes bien

    ResponderEliminar
  3. ajajajajjajjajajja a nadie, me mato de la risa!!! jajajajjajajjaaja 

    ResponderEliminar
  4. HAHAHAHAH AMÉ A BELLA HAHAHAHAHAHA ESPERO REÍRME TANTO CON EL CAPÍTULO COMO LO HICE CON EL ADELANTO :B QUE LE PEGUE POR EMBARAZADOR (? 

    ResponderEliminar
  5. jejejeje Dios mío Bella esta descontrolada xD amo a las embarazadas siempre taaaan exageradas lol... estoy loca x ver lo q Bella le va a hacer al pobre de Edward, lol aunq q goce no q quería más hijos?? jajajaja

    ResponderEliminar
  6. JAJAJAJAJ xddd entiendo perfectamente eso de las hormonas de embarazadas porque mi mama está embarazada y hay que aguantar sus gritos todo el puto día :| jajaja xd Saludos Joha!

    ResponderEliminar
  7. jajaj no veo la hora de leer  a bella y sus hormonas revolucionadas!!!!!!! pobre edward la que se le viene... y si tendria que hacele caso a su  voz interior ....

    ResponderEliminar
  8. jajajaja bastante interesante!!

    ResponderEliminar
  9. jajajajaajja esas locas hormonas de Bella dejaran loco a Edward pobre......

    ResponderEliminar
  10. pobrecito Edward, pero de verdad que las homonas a una la enloquecen y considerando el caracter de Bella, en ella  la reaccion al maximo...

    ResponderEliminar
  11. jajajaja que divertido ver a edward en apuros quien lo manda a tener esa bocota y no hacerle caso a su voz interior ahora que aguante el chaparron que le viene jejejejee 

    ResponderEliminar
  12. jajaja ahi bella nono pobre de edward pero quien lo manda jajaa ahhhh ya quiero leer el capi completito aun que nos acerquemos al final que  triste :( lloro pero aun asi ya lo quiero leer :) saludos

    ResponderEliminar
  13. MELLIZOS....JAJAJA Edward le va a dar algo xD

    Me encanto la boda fue hermosa y cuando fueron al salón donde convivieron el principio de su historia fue tan nostálgico x3

    Me reí mucho con Edward..alguien le tiene que decir que es mejor no meterse con una mujer embarazada xD

    El capitulo estuvo muy bueno como siempre!

    ResponderEliminar
  14. jajaja q divertido xD ame este cap :P

    ResponderEliminar
  15. Haaa mellizos!! Lo sabia apenas leí que estaba comiendo como por tres lo sospeche :P huuy que linda familia me muero no quiero que acabe, pero que le vamos a hacer noos queda nada nada para el final
    Que lindo que hayan vuelto al colegio... donde todo empezo,  lo ame

    ResponderEliminar
  16. wow mellizos l verdad que se lo merecen para ser felices los dos y ademas vienedos asi que los cambios seran mas notorios y los antonjos le volveran loco asi que espero que la consienta mucho

    ResponderEliminar
  17. mellizos!! siempre nos sorprendes no joha??  lo que se va a tener que agaunatar edward!!!  van a ser muy felices... no quiero que se acabe!!!!:(

    ResponderEliminar
  18. Hermoso capi... Super lindo y divertido... La boda, la noche de bodas, el embarazo, las bromas, las hormonas... mejor dicho super chevere el capi... Me encantó lo del embarazo multiple de Bella y eso de que Edward será papá y abuelo al mismo tiempo... Me reí mucho con lo del "Comes por dos no por tres"... Ay Edward que verdad más grande estabas diciendo... Creo que va a ser un embarazo muy divertido con todo elevado al cuadrado: la comida, el estres, las hormonas... Mejor dicho será todo un embarazo inolvidable... Y la reacción de las familias cuando se enteren...No mejor dicho... Una vez más me has sorprendido gratamente Joha... Mil gracias por el capi... Besos, mordiscos  y abrazos desde Colombia...

    ResponderEliminar
  19. ahhhhhhh que emocion!!!!!!! me encantó el capii esta hermosoo
    besos

    ResponderEliminar
  20. ohhhh mellizos!!! genial!!

    ResponderEliminar
  21. que lindo, poe eso Bella tiene tanta hambre....ufff paciencia Edward, esta mujer es de temer y embarazada......

    ResponderEliminar
  22. Ooooo k bonitoooo!!!! Tres niños nuevos en la familia, van a volverse todos locos!!! jjjj

    ResponderEliminar
  23. jaja bien ahiiii super semilla Cullen!! Edward la hizo doble.. jaja que lindos los conejitos.. ya ven Bella como por 2 mas... buen capi Joha

    ResponderEliminar
  24. TOMA EDWARD !!!! :P  !! tu criticando a bella por comer mucho y es que la pobre esta embaraza de dos !! tiene que comer por 3 ohhhhhhhhhhhhh !! tiene todo el derechhoo, dejala ser felizz, DEJALA COMER CUANTO QUIERA JUUM :@  me encanto el cap johaa !! sorry por leeer tan tarde pero como estoy en examenes no eh podido dedicarle mucho tiempo al blog

    ResponderEliminar
  25. me encanto que bonito tener mellizos ya me imagino la sorpresa que se van a llevar toda la familia cuando se den cuenta ay edward lo que se le viene encima aguantar los cambios de humor de bella pero bueno todo sea por sus hijos ya quiero que nazcan los bebes en espera del siguiente capi

    ResponderEliminar
  26. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!   MELLIZOS!!!!!!  OMG que felicidad...

    pobre edward enserio que hay que andar con cuidado con las embarazadas por que son realmente malas jajajajajaja
    pero bueno en realidad si estaba comiendo por tres jajajajaja

    bueno espero con ansias el siguiente capi o aunque sea el adelanto  uff que mas quisiera yo que no terminara pero bueno asi es no? joha asi que aqui estare al pendiente....

    besosss

    ResponderEliminar
  27. AWW!! me ha encantado joha!

    ResponderEliminar
  28. Ooooo jajaja nO ps si, si con lo activos q son como no tendrán mellizos y si comió de mas pero ahora ya saben la razón q bn al fin tienen lo q merecen ser felices.... Bsos

    ResponderEliminar
  29. Lol que maloso Edward pero si como dicen toma esaaaa! Pobre Bella como debio sentirse, creo q los hombres no deberian de meterse con una mujer embarazada jajaa, y al contrario cumplir con sus caprichossss xD, pero no los feos!!! Buenisimo cap, noche de bodas igual!!! Dos bebessss! q padre =)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  30. Hermoso capitulo! No puedo creer que Resiste también se termine :(. Pobre Bella, la acusaron de comer mucho y era por los bebes, es tan lindo ver como la relación de ellos dos, tanto entre ellos, como con los demás cambio para bien, Edward tan apegado a Demetri y por ser abuelo y padre a la vez!! jaja. Espero el próximo, muuy ansiosa por ver como se desenlaza esta hermosa historia! Saludos :)

    ResponderEliminar
  31. ja, ja, mellizos, este Cullen es imparable..... y el humor de Bella total.... Felicidades papas

    ResponderEliminar
  32. wujuu! mellizos que lindo por eso comia mucho pobre de bella tiene todo el derecho de comer cuanto quiera (: 
    estuvo hermosamente genial el cap joha que bueno que todo esta bien porque yose que naceran bien esos bebes vdd? =) sississis porfavor que todo salga bien nose pero siento que ya vamos para el final y no quieroo! ahhh quiero mas!!! (; juju bno espero que te este yendo bien en tu vida
    saludos y besos

    ResponderEliminar
  33. jajajajjaa pobreee por eso tanta hambre jajajja... qe buena noticia, se va a llenar de niños, con 2 hijos y un nieto qe tiernitooo :D

    ResponderEliminar
  34. jajajaja.... xD!!! ya me imagino a una Bella con ese geniecito jajaja....lo que le espera a Edward, me alegra que por fin estén bien.

    ResponderEliminar