miércoles, 7 de diciembre de 2011

Aprendiendo a Equivocarse - Capitulo 1


Summary: Allan y Brooke son mejores amigos desde siempre. Ella es hermosa y popular y él todo lo contrario. Cuando ambos descubran sus obsesiones puede que se unan más o terminen separándose por completo. Tener 17 es dificil y muchas veces hay que aprender a equivocarse para madurar. ADVERTENCIA, contiene material para mayores de edad.

Capitulo 1

- ¡Despierta! – estaba durmiendo, de eso estaba seguro así que no tenia caso abrir los ojos – ¡Allan! Se hace tarde y hoy es el primer día de clases… no podemos llegar tarde. ¡DESPIERTA!

No era un sueño, de ninguna forma esos gritos podían ser parte de un sueño, tendría que ser masoquista para soñar que mi querida amiga Brooke Morrison venia tan temprano en la mañana para despertarme y como no lo soy, bueno, solo a veces, esto tiene que ser cien por ciento realidad.

- No quiero ir al colegio – murmuré rogando porque se fuera, la amaba pero no como para levantarme

- ¡Allan! – chilló – es el primer día… tienes que ir – el énfasis de sus palabras en la última frase me hicieron abrir un ojo para mirarla

- No – hablé aun con mi voz pastosa – no tengo – escupí el “tengo” – que ir así que no pienso ir

- Bien – se levantó de la cama dejándome ver su perfecta vestimenta calzada a la perfección en su perfecto cuerpo. ¡Mierda! sí que es perfecta – entonces le diré a tu madre que no pude levantarte para que venga ella misma

- No me importa – volví a estirar la delgada sabana sobre mi cuerpo – porque no pienso ir

- Allan – ahora su rostro era distinto y supe que era uno de esos pocos momentos en que Brooke quería hablar en serio – eres mi mejor amigo y odio que odies así el colegio cuando es tan maravilloso, además que…

- Es maravilloso para ti – ya estaba despierto así que me senté apoyando mi espalda en el respaldo de la cama – tú eres la señorita popularidad y yo soy solo un perdedor más

La boca de mi mejor amiga se abrió varias veces pero nada salía de ella – Allan… - No – negué rápidamente. No quería volver a hablar de este tema – sólo… ve tú Brooke Se volvió a quedar callada y supe que tenía que decir algo porque sus ojitos azules se estaban poniendo rojos de a poco y lo que menos quería hacer hoy era arruinar su perfecto maquillaje. Brooke es hermosa, más de un metro setenta, rubia, ojos azules, un cuerpo de infarto y lo mejor, porque la verdad es que todo eso sería una mierda si no, es que es hermosa por dentro, es mi mejor amiga desde que tengo uso de razón y la persona más buena y fuerte que conozco.

- Si tu no vas yo no voy – desde que entramos a la preparatoria y mi amiga descubrió que era la más popular del colegio no ha faltado más que cuando se ha enfermado en exceso y de verdad que no podía hacerle esto. Menos hoy.

- Pero…

- ¿Por qué no dejas que te hable en el colegio?

Su pregunta me dejó helado, desde hace dos años cuando le pedí que no me hablara más en un radio de cinco kilómetros a la redonda del colegio que la hice jurar no preguntarme más por esto, no era algo que quisiera que supiera nunca, ya solo quedaba este año y después todos en ese maldito lugar podían irse a la mierda. Por ahora era mejor para Brooke y para mí que las cosas se quedaran así.

- ¿Por qué te drogas? ¿Por qué sales por la noche y te juntas con cada estúpido que se cruza en tu camino? ¿Por qué dejas que todos crean que eres algo que de verdad no eres?

Sé lo que estaba haciendo y ella también lo supo porque en vez de nublar aún más sus zafiros los achicó dejándome en claro que iba a tener que recibir mí merecido por lo que acababa de decir.

No la vi moverse ni mucho menos estirar su brazo hasta mi mesita de noche pero si sentí el frio del agua que tenía siempre ahí dejándose caer por mi rostro y mis hombros. Solo cerré los ojos y dejé que terminara de escurrirse para después abrirlos y ver como mi amiga se ponía de pie y me miraba con las manos sobre sus caderas. Sé que la había cagado pero prefería verla enojada conmigo antes de decirle el verdadero motivo por el que le pedí que no me hablara en las inmediaciones o cercanías del colegio.

- Ahora vas a mover tu huesudo trasero de esa cama y te vas a meter a bañar mientras yo voy a comer un poco de esa exquisita ensalada de fruta que hizo tu mamá… y mas te vale estar listo en 15 minutos Allan Johnson porque o si no si que vamos a tener un problema serio

Salió de mi cuarto dejándome entumecido, lo más “malo” que ella me había dicho hasta ahora ha sido esto y aun así no se acercaba ni de lejos a mis palabras. Su referencia a mi huesudo trasero hizo que me pusiera de pie y me mirara por completo en el horrible y enorme espejo que tenía mi baño. Huesudo había sido una muy buena palabra pero lo era aun más si se extendía a todo mi cuerpo porque mi trasero no era lo único a lo que le faltaba grasa y músculos. Con mi metro ochenta me veía aún más delgado y es que la genética había sido una perra conmigo, saqué la delgada contextura de mi madre y la altura de mi padre, pésima combinación para un chico de 17 años que aún está esperando desarrollarse, pero la verdad es que ahora después de haber probado todo lo que he podido estaba en proceso de rendirme y tratar de aceptarme como soy pero era verdaderamente difícil hacerlo cuando para el resto solo era un juguete mas al que molestar.

Este es mi último año y no pienso pasármelo lamentándome por mi, el próximo otoño estaré en alguna Universidad lejos de Newark aunque con mi suerte era muy probable que quedara en alguna de Nueva York, no importa, si ese era el caso viviría en el campus y me mantendría alejado de este lugar. Además, por la experiencia que me han enseñado esas comedias adolecentes, siempre el flaquito y maltratado chico de secundaria se vuelve todo un casa novas en la Universidad. ¡Mentira! A quien quiero engañar, eso no iba a pasar en mi caso.

Me duché sin ganas y me vestí con lo primero que encontré, me conformaba solo con estar limpio y no oler mal, mi atuendo… mi atuendo me valía una mierda. Tiré en la mochila los libros, tomé mi I-pod y mi celular y bajé hacia la cocina, desde la escalera se olía ese exquisito café que solo mi madre preparaba, por lo menos eso me subió un poco el ánimo porque iba a necesitar mucha cafeína en la sangre para soportar éste día.

- Buenos días – Brooke me sonrió mientras se metía un trozo de manzana en la boca y mi madre se acercó a mi

- Siéntate a comer algo hijo que ya es tarde

Le hice caso sentándome al lado de mi amiga quien seguía concentrada en su ensalada de frutas, mi madre me puso una taza humeante de café que no dudé en tomar y que acompañe con un pedazo de pie que estaba también sobre la mesa. Cuando ya me quedaba solo el concho en la taza miré de reojo a Brooke y me dio rabia verla con la mirada perdida porque sabía muy bien como estaba funcionando su cerebro, yo había dicho cosas que no tenía que decir y ahora ella estaba sufriendo por eso… no era justo.

- Lo siento – la miré encogiéndome de hombros. Simple y conciso

- Lo sé – me dio una sonrisa que no le llegó a los ojos – yo también lo siento por… - apuntó hacia debajo de la mesa – lo de tu huesudo trasero

- Tranquila – le sonreí ahora con más humor – mi trasero si es huesudo

Apretó sus labios y supe que las había cagado de nuevo – Y yo de verdad soy una puta drogadicta

- ¡Ey! – me giré por completo para tomar su rostro entre mis manos – nunca creas cuando una estúpido cabrón te diga una mierda como esa… mucho menos yo

- Allan…

Negué interrumpiéndola – No… yo las cagué y tienes derecho a estar enojada

- Pero no lo estoy – dejó sobre el plato su tenedor – Allan, lo que dijiste no es mentira y lo que yo dije tampoco – se encogió de hombros – solamente la forma en la que lo dijimos no fue la correcta así que debemos trabajar en eso. Por nuestra amistad… debemos decirnos siempre lo que pensamos

- De acuerdo – asentí

- Y ahora nos vamos porque o si no vamos a llegar tarde

Sollocé un poquito arrugando mis gestos - ¿De verdad tenemos que ir?

- Si… Allan, si tan solo me dejaras hablarte en el col…

Me levanté rápidamente tomando mi taza y arrancando de ahí, supe que ella entendió mi gesto porque sentí como pasaba por mi lado dejando su plato junto al mío.

Mi madre volvió a la cocina y nos dio a cada uno una bolsa de papel con un sándwich adentro, ella sabía que no comía con Brooke y por más que preguntó muchas veces el porqué no lo hacía, jamás obtuvo una respuesta de mi parte. Por un tiempo pensó que era culpa de mi amiga pero quienes la conocemos sabemos es que prácticamente imposible que ella haga algo como eso.

- ¡Adiós señora Johnson!

- ¡Adiós niños!

De lo que no me iba a salvar hoy era de irme con mi amiga, la miré por un momento con intenciones de protestar pero su rostro cambio a uno mucho más duro así que no alargué más el tiempo y me subí en el asiento del copiloto. El camino hacia el colegio no era muy largo pero durante ese silencioso tiempo me dediqué a mirarla, Brooke sí que es un mujer hermosa, si no la conociera desde siempre es muy probable que estuviera loco por ella pero en mis 17 años nunca había tenido un sentimiento hacia ella que no fuera fraternal por eso es que no entendía esa maldita actitud de matonaje que sus supuestos “amigos”. Como si alguien pudiera estar celoso de Brooke. ¡Vamos!, aunque yo no la mirara con ojos de deseo no había forma en el mundo de que ella se fijara en alguien como yo, Brooke Morrison nació para estar con alguien tan hermoso como ella y yo… yo para estar con alguien que pudiera llegar a quererme.

- Llegamos – miré a mi alrededor y noté que estaban a dos cuadras del colegio, justo donde le pedía que me dejara para que la vieran llegar conmigo

- Gracias – me giré para despedirme per su vista estaba trabada al frente – Brooke – suspiré cansado, no quería seguir mal con ella, solo eran las 8 de la mañana y ya habíamos peleado más que en muchos años – prometo que un día te contaré el porque de mis acciones y sé que me entenderás

Sus ojos azules se voltearon de a poco hasta que se trabaron en los míos - ¿Sabes? A veces creo que me conoces muy poco y hasta prefiero no saber tus motivos

En ese momento hice lo único que podía hacer. Me estiré lo que más pude y rodeé su cuerpo con mis brazos, ella no dudó en buscar alojo en ellos y así nos quedamos por unos segundos, sus rubias hebras se estarcieron por todos lados llegando hasta mi rostro pero no me molestó de ninguna forma, nada que tuviera que ver con Brooke podía molestarme nunca. Si tan solo ella no fuera tan buena y ciega a veces y viera la mierda de amigos que la rodeaban yo podría decirle la verdad de porque prefiero mantener nuestra amistad en secreto, pero sé que ella ama ser la capitana del equipo de porristas y la más popular, no por todas esas mierdas adolecentes que nunca entenderé, ella lo hace porque es diferente, porque desde su perspectiva es así como contribuye, siendo simpática y hablando hasta con los mas perdedores como yo aporta su granito de arena. Es una mierda asquerosa que para algunos un simple saludo sea motivo suficiente para llorar de alegría pero asi es. Cuando se es hermoso y aceptado es fácil criticar a los perdedores como yo que se sienten realizados cuando no recibes un maldito insulto en un día pero cuando se está en el lugar es distinto y sé que Brooke es feliz siendo así y si ella es feliz yo lo soy con ella.

- Eres mi mejor amigo Allan, no lo olvides nunca

Sonreí sobre su cuello provocándole un par de cosquillas – Y tú eres mi sol Brooke

Me bajé del auto y seguí mi camino solo. Todos estos problemas de preparatoria son una verdadera cosa ilógica pero es el mundo en el que vivimos, es simple, los lindos son beneficiados y los feos sufrimos de bullyng muchas veces... así es la vida, o por lo menos la mía.

.

.

El día estaba por la mitad y yo a penas y había hablado con dos personas, ambas por error. La primera fue una chica nueva que me preguntó el camino hacia los baños de mujeres y el segundo fue un chico llamado Pedro que me pidió permiso para abrir el casillero. Si, ese fue todo mi contacto con humanos en lo que iba del día, a Brooke solo la vi dos veces pero me escondí, no podría soportar ver su mirada de tristeza una vez más, con lo de la mañana había sido más que suficiente para lo que restaba del año, lo bueno eso sí de este día era que no me había topado con ninguno de los matones, y la verdad es que eso mejoraba cualquier día medianamente malo.

El timbre para el almuerzo acaba de sonar así que junté mis cosas con rapidez para escabullirme antes de que mi amiga me viera pasar, desde que pasó todo que me iba a comer dejaba de un árbol bastante alejado de la cafetería pero era mejor para mi si nadie sabía dónde estaba, por lo que cometí la grandísima estupidez de salir al pasillo sin fijarme en quien iba pasando.

- Cuidado imbécil – lo único que sentí en ese momento fue el fuerte empujón que llegó directo a los huesos de mi pecho

- Mira por donde caminar… o quizás sería mejor que simplemente no caminaras por estos pasillos

Si tan solo pudiera encontrar algunas palabras para responder… - Permiso

Aferré mi mochila a mi hombro y me dispuse a pasar por entre Joey y Luke pero el imponente cuerpo del primer me cortó el paso ni bien notó mis intenciones así que hice lo único que podía hacer en estos momentos, bajé la vista y espere porque su juego terminara, solo podía quedarme ahí y permitirles que hicieran conmigo todas esas mierdas acosadoras a las que estaban acostumbrados.

Una mano me tomó desde el cuello de la camisa obligándome a que levantara la vista. Los ojos verdes de Michael me miraban con un odio que nunca antes creí ver en él, quizás su cuerpo no era tan grande como el de su amigo pero si era mil veces más fuerte que yo, sólo con una mano sería capaz de derrotarme, de eso estaba más que seguro. Quise cerrar los ojos y esperar su golpe por ningún motivo pero en su lugar los mantuve abiertos viendo como su rostro se contraía mas y mas de una ira que no lograba entender.

- De verdad eres un puto imbécil Thomas – su rostro se acercó tanto al mio que mis nervios se dispararon hasta el cielo – no creas que no te vi. – sé que había gente viéndonos pero dudaba que escucharan sus palabras porque eran tan bajas como podía – Te vi bajando del auto de Brooke y ese no fue nuestro maldito trato huesudo

- Yo… no le hagas nada…. Yo le pedí que me trajera, mi mamá…

- Me importa una mierda la razón por la que te trajo. Te dije que no te quería cerca de ella y no estas cumpliendo tu parte – su agarre en mi cuello se intensificó cortándome un poco la respiración – además sé que también pasaron mucho tiempo juntos este verano… ¡Maldito seas! ¿Qué acaso no sabes que yo me entero de todo? – a la vez que sus palabras sonaron mas fuerte me soltó haciéndome trastabillar por un momento

- Luke, será mejor que nos vayamos – de reojo vi al fortachón mirando por todos lados, teníamos una buena cantidad de público – piensa que si Brooke se entera de esto perderás todas tus posibilidades con ella

El rostro del rubio pasó de su furia desmedida a dolor. Era como si le hubieran dado un golpe justo en la boca del estomago. Sabía que el animal estaba enamorado de mi amiga pero también sabia de sobra que ella nunca se fijaría en alguien como él, tan brusco, sin cerebro, maltratador, indiferente, con aires de grandeza y tantas otras cosas que sólo le restaban puntos, quizás él en su pequeño cerebro tenía la idea de que Brooke y yo éramos algo más que amigos y de alguna irracional razón se sentía amenazado por mi pero a la larga era él el único responsable de que esa hermosa mujer no pusiera uno solo de sus maravillosos ojos en él.

- No se… - tosí en cuanto abrí la boca – que ideas tienes pero te aseguro que no puedes estar más lejos de la realidad

Nuestro pequeño grupo de espectadores había comenzado a crecer aún más así que no dudaba en que Brooke se les uniera en cualquier minuto.

- Si Brooke llega…

- ¿ME ESTAS AMENAZANDO? – llegué a cerrar los ojos cuando sentí todo su alientos golpear de lleno en mi rostro – tu maldito bastardo – su cuerpo se movió unos pasos hacia mí y supe que por fin su puño se iba a estrellar en mi

- ¡LUKE! – ese grito hizo que todo quedara en silencio y detenido

Poco a poco me di media vuelta para ver a Brooke de pie frente a nosotros, su metro sesenta y algo acompañado de su pose de superioridad hizo que todos dirigieran su completa atención hacia ella. Dudaba mucho que si había alcanzado a escuchar una sola palabra de boca de Luke o si vio la forma en que me tomaba de los hombros se creyera mis excusas, llevaba más de un año tratando de esconder los maltratos de sus amigos para conmigo pero no estaba muy seguro de poder seguir haciéndolo desde hoy.

- Cariño… mejor te vas, no quiero que veas…

- ¡Cállate! – me estremecí ante su voz tan filosa. Ella no era una persona que acostumbrara a destilar odio – no quiero escuchar lo que dice un matón como tu

- Cariño…

- ¡No soy tu cariño! – ahora mi amiga estaba solo a unos pasos nuestros – Allan – sus ojos cambiaron inmediatamente en cuanto se posaron en los míos – de verdad espero que esto no sea lo que parece porque eso significaría que nuestra amistad no vale nada para ti

Error, me equivoqué en la mañana cuando pensé que su referencia a mi “huesudo trasero” había sido lo más fuerte que me había dicho, no, sus palabras más hirientes eran esta porque dejaba en claro que estaba herida, yo la había herido y no sé qué tan pronto me iba a perdonar. Los murmullos poco a poco comenzaron a incrementarse y hasta podía escuchar algunas estúpidas suposiciones como “parece que son novios”, “escuché que se acuestan hace más de un año”, “sé que él le pagó para que ella lo besara en frente de todos”.

¿Es que acaso en estas insulsas mentes no cabía la posibilidad de que fuéramos amigos y solo amigos?

Por eso es que la adolescencia está como está, si ni siquiera son capaces de medir sus palabras cuando no pueden estar más alejados de la realidad. Y si eso no les bastaba sólo hacía falta verme a mí y ver a Brooke para saber que una relación amorosa era lo más lejano del panorama.

- ¡Ya basta! – abrí los ojos lo más grande que pude en cuanto esas palabras dejaron mi boca – sólo… no miren más – estoy seguro que mi rostro ardía al máximo per no podía hacer nada más. Mi boca había hablado sin mi permiso

- Allan – Brooke me miró con más dolor aún - ¿no vas a decirme nada?

- ¿Podemos hablar en privado por favor? – rogué bajito para que nadie más se metiera en nuestros asuntos

- Brooke – estúpido. Bufé por lo bajo, es que este cerebro de músculos no entendía cuando una chica no estaba interesada – no puedes dejar a tus amigos por este… - me dio una mirada de asco. Nada a lo que no estuviera acostumbrado

- Es mi amigo – pese a todo, esas palabras bastaban para hacerme sentir bien

- No cariño – el rostro de Luke pasó a ser ahora de todo un puto arrogante – tus amigos somos nosotros – se acercó de a poco hasta que su asquerosa mano tocó el rostro de mi amiga – y dudo mucho que te puedas olvidar de ello sobre todo de lo que pasó el sábado

Miré inmediatamente a Brooke quien palideció automáticamente. Yo sabía muy bien lo que había pasado el sábado. Fueron a una fiesta en no sé dónde, hubo alcohol, baile, sexo y drogas, mi amiga había probado todo eso y más… y ¡mierda!, yo necesitaba una muy buena razón para entender porque alguien tan bueno y con tanto futuro como ella se estaba autodestruyendo de esa forma.

Ya hace unos buenos meses que Brooke comenzó a probar toda clase de excesos, primero fue el alcohol, después el sexo y por ultimo las drogas, me aterraba pensar que algo estaba mal en su vida personal porque supuesta mente yo la conocía por completo pero ahora no estaba tan seguro. Ella no era de esta forma, solo después de que entramos a la preparatoria y su popularidad se fue a las nubes que comenzó a distorsionarse, antes jurábamos sobre lo más preciado que teníamos que no íbamos a hacer nada esto, no, algo estaba mal aquí y yo necesitaba saber lo que era.

- No me interesa una mierda todo eso – habló con los dientes tan apretado

- ¿Entonces estás dispuesta a dejar toda tu vida por este? – Luke me apuntó nuevamente

- Si – sonreí como un estúpido ante su firmeza

- Entonces te quedarás sola cariño

Brooke alzó su vista hacia Luke – No me importa

- Ya lo veremos – me dio una última mirada amenazante y se giró sobre sus talones

Más de algún estúpido mirón lo siguió como todo un perrito faldero, así era la mierda en el colegio. Luke era algo así como el rey al que todos seguían y al que nadie se enfrentaba, cada uno sabia donde estaba su lugar y mientras lo respetara el orden natural de las cosas no se alteraba. Era pasado del medio día y yo ya había alterado ese orden, no solo para mí sino también para mi mejor amiga.

- Brooke, lo siento, mejor te vas y hablas con él – me senté en el suelo y ella se sentó frente a mi

- No – se encogió de hombros – esa vida de mierda que estaba teniendo ya me tenía un poco cansada – su mirada se aguó y no supe por qué

Estiré mis brazos y la rodeé con ella, no sabía si alguien nos seguía mirando pero no me importó - ¿Y las porristas?

Se encogió de hombros - Estoy cansada de abrirme de piernas

La miré con pena, sabía que sus palabras llevaban un doble significado por lo que no dije nada más. Solo dejé un beso en su frente y esperé porque ella me diera algún indicio de que ya estaba bien.

- ¿Te hacen bullyng?

- Un poco – no tenia caso mentir ahora – pero no me importa, nunca los tomé en cuenta

- Yo debería haberme dado cuenta antes. Debería haberlo sabido

Negué con la cabeza – No, así tenía que ser

- Pero… me siento como una pésima amiga Allan

Reí por lo bajó haciendo que ella me sonriera – Solo es la 1 de la tarde y ya te dejé sin amigos

- Yo tengo amigos – me miró intensamente – tu eres mi mejor amigo Allan y creo que esto es solo es el comienzo de algo muy bueno. Me alegró de que todo pasara en el primer día de clases… sabia que por algo no podíamos faltar hoy

Las palabras de Brooke solo las sentí como un eco porque en cuanto levanté un poquito mis ojos vi como un perfecto ángel se nos acercaba. Tengo 17 años y mi mayor deseo hacia el sexo opuesto ha sido por las mujeres de las películas, nunca había sentido que mi corazón se quisiera salir de mi pecho ante la visión de alguien… hasta ahora.

- Brooke amiga, te estaba buscando

Mi amiga alzó su vista y le sonrió a mi ángel – Lo siento Grace pero estoy ocupada – los ojos de amiga cambiaron en mi dirección - ¿Allan? ¿Allan Qué pasa?

- Me enamoré – mis palabras salieron solo como un murmullo. Estaba tan idiotizado viendo a mi amor que no noté cuando el cuerpo de mi mejor amiga dejó de estar apoyado en el mío.

__________________________
Besos, Joha!!

14 comentarios:

  1. holaaaa...soy nueva acabo d descubrir este blog en una semana....y aunq no lo creas ya acabe de leer todas las historias bueno casi todas me faltan 2 pero ya casi las acabo ame tu blog...me encanta cm escribes y esta historia va a estar wuauuuuu...!!! amo caminos encontrados jajaja publik pronto =) tk

    ResponderEliminar
  2. Hola linda... me gusta como va la cosa parece interesante y la verdad refrescante, los  nuevos personajes  siempre prometen me gusta la idea de seguir leyendo sobre estos dos.

    ResponderEliminar
  3. Exelente parece buena historia un cambio total ya espero el primer capitulo 😊💋besos bye

    ResponderEliminar
  4. ESTA HISTORIA PROMETE MUCHO !! COMO TODAS TUS HISTORIAS ! NO PUEDO ESPERAR A QUE LA COMIENZES :D

    ResponderEliminar
  5. me encantan los misterios y lo que parece y no es....
    creo que será una gran historia, aunque es logico viniendo de ti.
    Estare esperando el primer capitulo ...

    ResponderEliminar
  6. como siempre  joha dejas intrigas... pero mejor asi nos tienes a todas pendientes  y siguiendo tus historias... otra adiccion mas!!! y sobre todo ahora que empiezo las vacaciones mas pendiente voy a estar...  nos leemos pronto joha...

    ResponderEliminar
  7. umm me gusta muñe ya captaste mi atencion

    ResponderEliminar
  8. lol q linda historia :P me gusta mucho :D

    ResponderEliminar
  9. la verdades que la historia promete como casi todas tus historias asi que me gusta

    ResponderEliminar
  10. la unicaa escritora que me hace leer fic que no sean de edward y bella eres tu, y es porque conosco como escribe y se que todas las historias creadas por ti, soon incrreibles ! sorry por no haberte dejado comment antes pero es que estoy en examenes !! y mira q esta historiaa me parece bastante interesante !!

    ResponderEliminar
  11. Joha hoy es que tuve tiempo de pasar por el blog y leer tu nueva historia y como siempre nena te felicito me encanto ya quiero el proximo cap :D

    ResponderEliminar
  12. joha recien te dejo el comentario por anda rindiendo los finales.... me encanta la historia creia que alllan estaba enamorada de brooke pero parece que no!!! ya me has enganchado con  otras de tus historias joha!!! espero leer pronto el proximo capitulo

    ResponderEliminar
  13. wuuuaoooooooooooo....
    sin palabras...
    una vez mas enganchada con una de tu novelass
    y mal!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar